Club‎ > ‎

Historia


Alicante CF, Club Nonagenario


Los inicios

El Alicante CF inició su andadura en 1918 cuando un grupo de amigos decidieron plasmar su afición futbolística en un equipo que llevara el nombre de la ciudad. Estos chavales se reunían para jugar en un solar que ahora ocupa el Colegio Manjón Cervantes, entre los barrios de Carolinas y El Pla. Su primer presidente fue Joaquín Olcina. Poco después se trasladó al campo de los Frailes Franciscanos, que disponían de ese campo por la cesión de su dueño, “El Mellat”. Dicho terreno se encontraba enfrente del Hospital General y el huerto de Devesa, muy cerca de la actual Plaza del Sol y se le comenzó a llamar El Pla. En este año de arranque ya se jugaron varios partidos en la provincia así como en Murcia. La vestimenta era camiseta roja y pantalón azul, aunque posteriormente el pantalón pasó a ser negro. Tras un período de asentamiento en 1923 se inscribe en la Federación Valenciana y Tomás Joaquín Terol fue su primer presidente oficial.
 
En los años 20 participó en la competición regional. De gran importancia fue la gira por Argel y Orán en 1929, en la que el equipo visitó la colonia española en el norte de África y disputó cuatro amistosos con notable éxito.

El Alicante toma partida en la Tercera División en la campaña 31/32. Al acabar la temporada el Alicante se traslada a La Florida ya que el Hércules inauguraba el campo de Bardín. El 23 de septiembre la Asamblea General aprobó el cambio de indumentaria, que pasaba a ser el de la bandera de la ciudad, es decir, camiseta azul celeste y pantalón blanco, previo permiso municipal. El Alicante ha alternado históricamente el color celeste con el azul marino.
 
En la 33/34 el Alicante fue campeón del grupo 5 de Tercera B. Ello le dio opción a la fase intermedia, antesala de la promoción a Segunda. Pero quedó eliminado a manos del Gerona.
 
En la 39/40, tras el parón de la Guerra Civil, el Alicante remodeló su escudo. Participó en Segunda División y acabó tercero de ocho. La arbitrariedad en los criterios federativos hizo que en la 40/41 no jugara en Segunda. Sin embargo fue una temporada de éxito: campeón Regional invicto y máximo goleador en toda España. Su gran actuación dio pase a Tercera división, categoría que servía de promoción de ascenso a Segunda. No hubo suerte y el Alicante no obtuvo el ascenso.

La 41/42 supuso un paréntesis para nuestro club. Instado a colaborar, el Alicante se involucró en un proyecto de fortalecimiento del Hércules. El eterno rival temía un descenso a Segunda y la gran campaña del Alicante no había pasado desapercibida. El Hércules se denominó Alicante CD para esa temporada y el Alicante adoptó el nombre de Lucentum CF. Alicante CD dispuso del presidente alicantinista Vicente Duart como secretario técnico y de cinco notables futbolistas del Alicante (Corona, pretendido por los grandes y que acabó en el Madrid, Pina, Del Pozo, Martín y Rey). La idea de fusión no era nueva tras las intentonas de 1919 y 1931. A efectos federativos, queda como un cambio de denominaciones y no era una fusión. Por tanto, ambos clubes seguían siendo independientes. El debilitado Lucentum CF jugó el campeonato regional y el Alicante CD no pudo evitar el descenso.

Para la 42/43 los nombres fueron repuestos en ambos clubes. Vicente Duart siguió como presidente del Alicante y los futbolistas no retornaron a su club de origen. Por si fuera poco dos nuevos valores alicantinistas, Periche y Cortés, pasaron al Hércules (que vivía momentos de dificultad), impidiendo este hecho al Alicante el poder ser campeón Regional. La 43/44 es la del retorno de la Tercera al panorama nacional.. El Alicante fue cuarto clasificado y se debutó en la Copa Generalísimo. Dos campañas más en la categoría. Actualización del escudo del club (44/45) En su parte central se incluye parte del escudo de la ciudad.
 
En la 46/47 el Alicante juega en Bardín y el Hércules le cede varios jugadores. Se acabó primero de grupo aunque sin éxito en los torneos de ascenso (de 120 equipos de Tercera subieron dos). En la 47/48 se vuelve a La Florida, ahora denominada La Viña en honor a su propietario, tras las reformas de las que fue objeto el estadio. El Alicante fue cuarto en esa campaña y séptimo y noveno en las dos siguientes. Enrique Tolón era el presidente.
 

Los años 50, la década dorada: 3 años en Segunda División

Comienza la década prodigiosa del Alicante. En la 50/51 se vuelve a jugar en Bardín por un acuerdo de colaboración con el Hércules, con varios jugadores cedidos. Aunque la cosa pronto se estropeó ya que los futbolistas no recibían el sueldo del Hércules. Segundos tras el At.Baleares y segundos en la fase de promoción superando a históricos como el Betis. Gran alegría en la ciudad por el ascenso conseguido.
 
El reencuentro con la Segunda fue en Bardín contra el Melilla, al que se venció por dos a cero. Aunque fue un espejismo ya que el Alicante se vio abocado a la cola de la clasificación. El Alicante fue 15º (penúltimo) y descendió, aunque obtuvo los mismos puntos que el Granada, que se salvó. La afición respondió de manera magnífica y el Alicante volvió a arrastrar un gran número de aficionados.
 
En la siguiente temporada el Alicante vuelve a La Viña, dando paso a tres años discretos en Tercera. En 1954 hubo un hecho de importancia para el futuro. El Hércules salió de Bardín alegando tener poco aforo y entró en La Viña para volver a reformarla, desbancando de allí al Alicante. Nuestro club marchó a Bardín, propiedad de Renato Bardín. En 1955 entra Amaro González como presidente.
 
El Alicante en Segunda consigue la permanencia (1956-7)
En 1956 la ciudad volvió a vibrar con el Alicante tras un nuevo ascenso a Segunda. Segundos tras el Levante, ambos equipos obtuvieron el pase a la fase final. El gol-average dio el ascenso directo a los valencianos. El Alicante se lo jugó con el Gandía. Mejor imposible tras el partido de ida: 3-7. La vuelta fue una fiesta en Bardín y en la ciudad. Se empató a cero y se certificó el ascenso.
 
La tercera temporada del Alicante en Segunda fue la de la permanencia. Durante toda la campaña, con llenos constantes en Bardín, se luchó por evitar el descenso. Y se consiguió, aunque para ello hubo que volver a enfrentarse al Gandía en promoción. 15ª posición con 16 triunfos y 17 derrotas. En la promoción de permanencia, 1-1 a domicilio y 3-0 en Bardín. A recordar de este periplo en Segunda el 4-1 al Murcia, el 4-0 al Jerez, el 0-4 al Mestalla y el 1-2 en La Viña ante el Hércules. Cardell, Pina, Bardají, Muñoz, Manolet… hicieron posible la campaña más exitosa de la historia del club alicantinista. Los técnicos: Ramón Balaguer y Pepe Llopis.
 
La 57/58 se recordará por lo que pudo ser y no fue. Se reforzó al equipo con intención de estar arriba en la tabla, pero el equipo acabó penúltimo a cierta distancia de la salvación. Hasta ahora es la penúltima participación del Alicante en la Segunda División y tendrían que pasar 50 años para volver a ver al Alicante en Segunda División.
 
Contrastando con el primer equipo, el Juvenil realizó la mayor hazaña de su historia: subcampeón de la Copa Generalísimo Juvenil. La final se disputó en Chamartín y se perdió 2-1 frente al At.Madrid.
 
La 58/59 supuso un nuevo intento de ascender a Segunda. Subcampeones de grupo, se jugó la promoción frente al Mestalla. 1-0 en Valencia y 1-3 en Bardín dieron al traste con las esperanzas alicantinas. Dos campañas más en Tercera, 12º y 5º respectivamente.
 

Etapa de crisis y construcción de la Ciudad Deportiva

En la 61/62 se vivió el cierre de Bardín para construir edificios. El forzado aterrizaje del Alicante en este estadio tuvo su repercusión esta temporada pues con la desaparición del recinto benaluense, instado por satélites políticos, el Alicante tuvo que hacerse filial del Hércules para poder jugar en La Viña, de donde lo habían sacado en 1954. Ocho temporadas bajo el mandato herculano con el triste balance del descenso a 1ª Regional en la 67/68. Un año más tarde se lograría la independencia, lograda tras el acuerdo municipal por el que el Ayuntamiento construiría un nuevo estadio para la ciudad a base de recalificar La Viña, considerada municipal. En la 68/69, aún bajo el mandato herculano, el Alicante cambió su indumentaria vistiendo el primitivo color rojo. La afición rechazó de pleno esta medida y quedó en mera anécdota.
 
El
censo de socios, que pagaban cuota a pesar de la filialidad, quedó reducido a 14 personas. Con gran esfuerzo y nulo apoyo se logró volar en solitario. Tras dos años de libertad se promociona para subir a Tercera, pero el At.Baleares impidió el ascenso. Durante las 11 temporadas en Regional (desde 1970 en Preferente) se jugaron dos promociones más, sin éxito, ante Mirandés y Linense, esta última con partido de desempate incluido. Por si estas decepciones no fueran suficiente, en 1974 se cierra La Viña y tras conseguir el Hércules hacerse con el nuevo estadio, la ciudad se queda sin campo municipal. La solución no pudo ser peor: la Ciudad Deportiva, de tierra y en malas condiciones. Los últimos años en La Viña costaron casi medio millón de pesetas al Alicante en concepto de alquilier y en la Ciudad Deportiva no fue menos. Para mayor dificultad, se crea la Segunda B en la 77/78, con lo que el Alicante reside en Preferente, ahora quinto escalafón futbolístico.
 
Gracias al buen hacer de Jaime Bagur se consigue el ascenso y el nuevo campo del Alicante CF en 1979. El éxito deportivo, tras un agónico empate a cero en Villarrobledo en la jornada final. El estadio fue inaugurado el 12 de abril, con un amistoso: Alicante 2-1 Hércules. Se bautizó con el nombre de Estadio Alicante CF.

Trece temporadas consecutivas en Tercera, en las que destacó la pérdida de la titularidad del estadio (que cedido pasó a ser municipal con prioridad para el Alicante), algunas complicaciones clasificatorias, las penurias económicas y el acuerdo de filialidad con el Hércules durante dos campañas. Se volvió a jugar la Copa del Rey tras 31 años de ausencia y cuarta fue la mejor clasificación final de esta época. En la 91/92 se vive el descenso a Preferente tras una desastrosa campaña. Rápidamente se recupera la categoría nacional, con un presupuesto muy discreto, pero con un fenomenal trabajo que lleva al Alicante a ser campeón del grupo sur de Preferente.

Cuatro campañas más en Tercera, con un octavo puesto como mejor posición. El filial, creado en 1979, ascendió a Preferente en el 94, aunque bajó tras una temporada en la categoría. En la 96/97, nueva debacle y descenso a Preferente. El panorama era sombrío puesto que no había nadie que se hiciera cargo del club y de la deuda (19 millones de pesetas).
 

Resurgir del Alicante: llegada de Antonio Solana

En este punto surge la figura de Antonio Solana. El presidente que cambió el Alicante. Gracias a su gestión el Alicante pasó de Preferente a Segunda B en sólo cuatro años. Nuestro club pasó de ser la cenicienta de la provincia a ser respetado por todo el panorama futbolístico nacional. Pedro Boj fue nombrado presidente.

El primer éxito tardó en llegar. Dos años costó salir de Preferente. Subcampeones en la primera temporada y segundos en la promoción tras el Foyos. La repesca frente al Alcira fue dramática y finalmente se perdió (1-0, 2-0). Esta decepción no mermó en absoluto la moral del Alicante, que fue más fuerte aún en la 98/99, siendo campeón destacado, y esta vez sí se superó la promoción. La víctima, el Acero: 1-1 y 3-0.

Recuperada la Tercera, la maquinaria del Alicante continuó destacando. Cuartos en la 99/00 y debut en la promoción de ascenso a Segunda B, pero un par de pésimos arbitrajes en el doble enfrentamiento contra el Mataró le condenaron a permanecer en Tercera, haciendo inútiles los cuatro triunfos frente a Horadada y At. Baleares. Cabe destacar la fenomenal actuación en la Copa Generalitat, donde se llegó a semifinales.
 

Y a Segunda B

La 2000/01 supuso la llegada a Segunda B. El Alicante arrasó en Tercera con noventa puntos y sólo cuatro derrotas. En la promoción no fue menos, con cinco triunfos y un empate, quedando su portería imbatida en los seis encuentros. Se comenzó ganando al Lorca con dificultad (1-0, con partido impugnado por parte visitante), se venció en los dos enfrentamientos al Vilafranca, se volvió a superar al conjunto murciano (0-2) y de ahí hasta la quinta jornada, donde se empató a cero en el Nou Sardenya de Barcelona frente al Europa. Fue el 17 de junio de 2001 y en la memoria alicantinista quedará para siempre aquel encuentro. La Plaza del Mar volvió a albergar el alborozo alicantinista. Como guinda, el Juvenil subió a División de Honor tras encadenar dos ascensos consecutivos.
 
El debut en Segunda B supuso el cambio de estadio. El Alicante pidió al Ayuntamiento que, como titular del campo de Villafranqueza, realizara las mejoras necesarias para la categoría, a lo que se negó, ofreciendo como alternativa la utilización del José Rico Pérez, municipal desde el año 94. La asamblea de socios aceptó y desde entonces y hasta el año 2010 jugó sus partidos como local en dicho recinto. Absurdas e interesadas polémicas intentaron, sin éxito, deslegitimar al Alicante por este hecho. Esta campaña fue exitosa pues si bien el objetivo era la permanencia, el equipo tuvo opciones de entrar en la promoción de ascenso hasta los últimos cinco minutos de la jornada final. El Alicante necesitaba ganar 2-0 a su rival directo, el Getafe, para superarle en gol-average. Nuestro equipo cumplió, pero un gol a todas luces ilegal del conjunto madrileño cuando faltaba muy poco para acabar el partido impidió el sueño alicantinista. El equipo acabó sexto. A destacar también el retorno de la Copa del Rey tras 19 años de ausencia.

En la 2002/03 el Alicante se metió de lleno en el objetivo del ascenso. En una temporada complicada a punto se estuvo otra vez de entrar en la promoción, pero una mala racha final de encuentros llevó al equipo de la segunda plaza a la quinta. Para no olvidar fue la actuación en la Copa del Rey, con la eliminación del Español y el Valencia, en unos momentos en los que toda la España futbolística hablaba del Alicante como “matagigantes”. Se llegó a octavos de final y el defensor del título, Deportivo de La Coruña, fue demasiado hueso para nuestro equipo.
 
La 2003/04 tenía las mismas miras: promoción de ascenso. Y nuevamente se quedó a las puertas. La fulgurante reacción final tropezó con el Yeclano en la penúltima jornada, con un inamovible 0-0 que dio al traste con los excelentes dos meses anteriores. La sexta plaza final se antojó poco premio al esfuerzo realizado. El Alicante B logró alcanzar la Tercera tras cinco temporadas y tres ascensos desde que volvió a competir.
 
La 2004/05 fue de sobresaliente. Faltó el último paso para que fuera Matrícula de Honor. El equipo, como había hecho años atrás en Preferente o Tercera, arrasó en Segunda B y se convirtió en el rival más temido para el ascenso. El público respondió y el Rico Pérez vio un buen aspecto de público, teniendo en cuenta que la categoría no es llamativa. Pero toda la fuerza del Alicante se estampó contra el muro del Lorca, que doblegó al Alicante en la primera ronda de promoción (1-0 y 1-2). Fue una gran decepción para directiva, jugadores y público que, tras una gran temporada, vieron cómo se escapaba la oportunidad de ascender.
 
La siguiente campaña empezó con la resaca de la temporada anterior y terminó con las lágrimas de ver cómo se frustraba el ascenso sólo a cinco minutos de acabar el último partido. El equipo no se mostraba nada firme en la liga regular, pero al final de la temporada apretó y consiguió clasificarse en tercer lugar. En la primera ronda de promoción se superó al Águilas (2-1 y 0-0) y con mucha moral se afrontó el último escollo: la SD Ponferradina. El gol del empate en el minuto 93 de la ida desató la alegría desbordada en los alicantinistas, que con un 0-0 en la vuelta y en casa podrían ver a su equipo en Segunda A tras 48 años. Pero un gol leonés a falta de cinco minutos para cumplir el tiempo reglamentario fue un palo terrible para los más de quince mil aficionados que con ansias esperaban el pitido final. La buena actuación en Copa, con la eliminación del “Segunda A” Rvo.Huelva, el buen papel frente al Zaragoza y el éxito del Juvenil (que recuperó la División de Honor), no fue suficiente para aplacar la decepción.
 

Regreso a Segunda División medio siglo después

Tras nueve años al frente de la nave celeste, Antonio Solana dejó paso a Juan Antonio Iniesta. Nueve años de éxitos rotundos, de hacer club, de reverdecer los laureles del decano de la ciudad…tendrían continuación en la figura de Iniesta. El cambio en la dirección de la entidad modificó el modelo de club, se firmaron muchos jugadores nuevos y, prácticamente, se comenzaba una nueva era en un club que seguiría luchando por dar el salto a la Liga de Fútbol Profesional. Y estuvo cerca. Después de pasar una primera eliminatoria muy complicada con el Real Unión, con prórroga incluida, el Racing de Ferrol esperaba en la segunda. Un mal partido en A Malata hizo imposible remontar el 2-0 de la ida a pesar del gran partido que hizo el Alicante en el partido de vuelta y en el que se quedó a un solo gol de conseguir el sueño por el que tanto se luchaba.
 
Y comenzó la temporada 2007/2008, la que sería del ascenso. Un año para recordar. El equipo situado entre los cuatro primeros toda la liga y un enfrentamiento histórico en la Copa del Rey ante el Real Madrid darían paso a un gran final de fiesta. Se eliminó al Fuerteventura en la primera eliminatoria y esperaba la Ponferradina en la segunda ronda, aquel equipo que nos dejó en el camino hacía dos años y con el que había ánimo de revancha. Se venció en casa 2-0 y se perdió en Ponferrada 1-0 con 9 minutos de tiempo añadido que se hicieron eternos. Pero la justicia por fin llegó al Alicante CF. Tantos proyectos, tantos intentos y tanta lucha por un objetivo que finalmente se pudo tocar con las manos. El 2008 quedará en los libros de historia de este club como el del regreso a Segunda Divisón.

Y no sólo ascendió el primer equipo, también consiguió el ascenso, pero a Tercera División, el Promesas. Una generación de futbolistas que curtirían no mucho más tarde al primer equipo, incluso en Segunda División: Cristian, Pedro, Miñano y Forte primero, y más tarde Alberto, Robert, Tomás Russo, Sipo, Jon Uriarte...

Regreso a Tercera

Pese a todo
, el paso del Alicante por la categoría de plata resultó un tanto amargo. Los problemas económicos empezaron a afectar a la entidad y acabó descendiendo, presentando previamente un concurso de acreedores. No obstante, hubo algunos partidos que quedarán en la retina de muchos aficionados como el encuentro Hércules-Alicante, que se saldó con uno sorprendente 1-2 a favor de los celestes, que jugaron entonces de naranja. Una tarde lluviosa en la que la afición del conjunto local enmudeció por completo y el Alicante conseguía su segunda victoria de la temporada, haciendo soñar en una posible permanencia, pero no se consiguió.

En la temporada 09/1
0 se realizó un proyecto para recuperar la categoría perdida, pero de nuevo los impagos fueron protagonistas y, a mitad de campaña, buena parte de la plantilla fichó por otros equipos, teniendo que recurrir al filial para completar la plantilla. Los chavales de la cantera cumplieron con creces y salvaron la temporada, consiguiendo la permanencia: Alberto, Forte, Javi Salero, Jon Uriarte, Dani García, Robert, Tomás Russo... fueron algunos de ellos.

La temporada 10/11, aunque fue la del regreso a Villafranqueza y la consecuente marcha del Rico Pérez, no fue del todo distinta pues la difícil situación económica se unió a la crisis institucional que empezó a sufrir el club. Juan Antonio Iniesta dejó el Alicante tras perder de manera contundente las elecciones ante José Asensi Ripoll y su hermano Juan Manuel, ex-futbolista del FC Barcelona e hijo de uno de los fundadores del club celeste. No obstante, se vieron desbordados y, tras 5 meses en la presidencia, decidieron dimitir de sus cargos en el mes de marzo. Tuvieron que pasar 4 meses hasta conseguir nuevo presidente, ya avanzado el mes de julio. El abogado Raúl Díez Castillo tomó el timón del Alicante, tras haber sido descendido por primera vez en su historia por impagos a Tercera División, con el objetivo de hacerlo resurgir.
 

Resumen número de temporadas por categoría

  • TEMPORADAS EN PRIMERA DIVISIÓN: 0
  • TEMPORADAS EN SEGUNDA DIVISIÓN: 5
    • 1939-1940; 1951-1952; 1956-1958; 2008-2009.
  • TEMPORADAS EN SEGUNDA DIVISIÓN B: 9
    • 2001-2008; 2009-2011.
  • TEMPORADAS EN TERCERA DIVISIÓN: 45
    • 1931-1932; 1933-1934; 1940-1941; 1943-1951; 1952-1956; 1958-1968; 1979-1992; 1993-1997; 1999-2001; 2011-2012.
  • TEMPORADAS EN REGIONAL PREFERENTE: 22
  • SIN FEDERAR (CAMPEONATOS LOCALES): 5
  • INACTIVIDAD POR GUERRA CIVIL: 3

Presidentes Alicante CF

1918 Joaquín Olcina
1923 Tomás Joaquín Terol
1929 José Lacárcel García
        Luis Such Jiménez
        Francisco Menacho
1930 Jerónimo Martín Hidalgo
        Vicente Duart Soler
1946 Alfonso de Miguel Balanzat
1947 Enrique Tolón de Galí
1955 Amaro González Cortés
1959 Vicente Peral Seguí
1961 Ramón Beltrán Limiñana
1969 Víctor Chacón Fernández
1970 Antonio Martínez Serrano
1973 Santiago Baños Torres
1974 Antonio Martínez Serrano
1975 Antonio Luis Sánchez Llanos
1977 Jaime Bagur Esteve
1979 Enrique Picó Llorens
1981 Antonio Zamora Zaragoza
1985 Domingo Canales López
1988 Andrés Ariza Gosálvez
1990 Jacinto Ríos Espuch
1992 Enrique Vidal Pastor
1995 Miguel Barceló Pérez
1997 Pedro J. Boj Quereda
1999 Antonio Solana Yánez
2006 Juan Antonio Iniesta Ribelles
2010 José Asensi Ripoll
2011 Raúl Díez Castillo


Comments