Ciencia Ficción


     Cuentos

Retorno a la Cibernetica

Contacto

Blog Ciencia Ficción

Boletin

 

CUENTOS

 1. Casa muerta

2. Cazadores de imagenes

3. Zaida

4. Bahía dormida

5. Contagia

 

TraducIdos al ingles

Dead house

Image chasers

 

 BLOGS

Novelas 

Cuentos 

 

 

 

 

 

 

    Contempla la bahía, amanece en el puerto. A lo lejos se escucha el pitazo de un barco. Un círculo asoma  su cabeza roja por el horizonte. La luz del alba se reparte por todo el puerto y sus rayos encienden las chimeneas de los barcos, mientras un humo gris se eleva hasta el cielo. La loma le sirve de mirador y su vista puede alcanzar toda la bahía: el mar sereno, los barcos inmóviles, el silencio de la mañana; todo conspira para que un sentimiento de soledad se adueñe de su ser.Bahia dormida

 

  He llevado tanto tiempo encerrado, jugando con las computadoras, hablando ante un auditorio vacío, compuesto por imágenes tridimensionales; simulando viajes a través de los holovideos; acostándome con bellas seximuñes, todas iguales, con esa misma cara, siempre tan perfecta, y esos ojos inexpresivos ya sean verdes, azules o violetas. Siempre lo mismo, lo mismo; día tras día. Pero hoy, hoy he sentido deseos de salir... salir... ¿Salir afuera?  Temblé de tan sólo pensarlo. Salir afuera... Salir... No podría. ¿Por qué no?... ¿Salir allá afuera?... Enfrentarme a esos seres enfermos. Contagio

 

   Siempre acostumbro a venir aquí, a evocar su recuerdo, a contemplar nuestro mar; donde ella descansa. En este lugar la encontré y aquí mismo desde este promontorio, la arrojé al mar. Si, la arrojé al mar. Yo no quería. No se como pude regresar y cargarla... Cerré los ojos para no verla y traté de imaginármela como era, tan hermosa. La dejé caer en la parte más profunda, tal como ella lo deseaba. Desde entonces no he dejado de pensar en ella. Todo fue tan breve, como una gran ilusión; si no fuera por los cuadros pensaría que lo soñé. Zaida

 

 

 Avanza sigiloso por las calles, oteando cada esquina: a veces desciende un poco para observar algo, nada importante, y se eleva nuevamente en busca de mayor visibilidad: las calles están desiertas. Comienza a girar sobre sí mismo. Al fin divisa a un hombre tendido en el piso, desciende hasta pegarse a su cara: es un borracho, nada interesante. Sube, se remonta por encima de los edificios sin rostro, las ventanas cerradas; ni un solo sonido. A lo lejos divisa otra esfera. Se trasmiten mutuamente: es un canal rival, se corta todo contacto y cada cual continúa su camino en busca de alguna noticia sensacional que conmocione a todos y que reporte grandes ganancias. Cazadores de imágenes

 

 Se mueve inquieto dentro del cuarto; afuera comienza a llover; sabe lo que eso significa, bien que lo sabe; alza la vista y espera. Afuera la lluvia golpea sobre la vieja madera, el techo se queja lastimosamente; espera, de un momento a otro... La lluvia arremete furiosa contra el endeble techo que comienza a dejar entrar gruesas gotas. Corre a buscar los recipientes, empieza la cacería de goteras; después a rodar la cama, no existe un lugar donde se pueda colocar y que no se moje: el agua los tiene  acorralados. Toca el colchón, lo que queda de él, y se sienta en una esquina de la cama a contemplar los hilos de agua que se descuelgan y caen, muy cerca, tan cerca que le salpican los pies. Observa cómo se forman los charcos, la casa se inunda; de nada sirve rodar nuevamente la cama, ya no hay escapatoria. Su mirada cansada se detiene en las paredes rajadas; sonríe de infelicidad, podría llorar, ya hay demasiada agua esparcida, y sólo le queda sonreír. Casa muerta

 

 

 

687474703A2F2F7777772E6573746164697374696361736772617469732E636F6D2F65737461646973746963617320677261746973Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis