Lautaro escribe:
 

 


 

LA ÚLTIMA VEZ

Lautaro

 

Lo vi por primera vez

clavado en una cruz

¡Pobre Señor!

Pero no me imaginé nada.

Lo degusté por vez primera

en el altar de la parroquia

sin dulce y sin sal.

Y no me imaginé nada.

Creí palparlo

cuando traté de ayudar

a un Señor caído.

Y no me imaginé nada.

Sentí olfatearlo

cuando soporté el tufo del cura

después de la elevación.

Y no reparé humana tentación.

Creí escucharlo

cuando el Señor obispo

bramaba en el púlpito

contra los idólatras

de iconos y efigies

los placeres y las carnes

los derroches y

las riquezas materiales.

 

En ese momento.

En ese momento

no puedo recordar

qué pude imaginarme

si lo visto, palpado

olfateado y degustado

es sólo ficción

y nada real

y si el sermón

de las más de siete palabras

es sólo arenga y panegírico

que deambula por doquier

con la misma suerte

y la misma fantasía

que vive el Señor

orientando espíritus

enseñando grandes verdades

y sintiéndose celestialmente autorizado

por la divina providencia

en honrados botos

de caridad pobreza y

castidad

con la misma suerte

y la misma fantasía

de seguir peregrinando

en sus apetitosos carros

palpando el amor inmaculado

en colchones de plumas

degustando carnes mundanas

de distinguidas presas

extranjeras y nacionales,

colonizando caridad y compasión

con la misma suerte

y la misma fantasía

con que olfatea diezmos

limosnas y primicias

para edificar

con el trabajo obrero y campesino

iconos y efigies

de brillos auríferos

consagrados al Señor

a nombre del Señor

y a satisfacción del Señor

y con la misma suerte...

En ese momento seguí imaginándome

lo que hoy me imagino...

...¡Pobre Señor!

 

Mayo/2001 (mes de la virgen)

----------------

BAJO EL PUENTE NACE UN ROMANCE

Lautaro

 

¡Oh Col. Patria querida!

¿Qué haremos para salvar su vida?

si nos han abocado

a robarnos hasta un hueco

para que sirva de cuna

al niño que nace

libre y espontáneamente

bajo el incubador techo

de cualquier puente

y cobijado pacíficamente

con la luz de la luna

y alimentado con aquel bocado

que para su madre

es su única fortuna

cual es su beso no robado

ni vendido ni comprado

como en el circo cotidiano

que lidera el parlamento colombiano.

¡Oh Col. Patria querida!

¿Qué haremos para salvar su vida?

 

-------------- 

 

DE MI EXISTENCIA

Lautaro

 

Yo soy mi cerebro

Yo vivo allí

allí estoy, allí vivo

allí pienso

y él piensa por mí

y anda por mí

y hace de mí

un no yo genérico

como cualquier hombre

golpeado y arrastrado

que se levanta

con nuevas fuerzas

porque yo soy mi cerebro

porque mi cerebro

me hace un no yo,

que bien pueden,

pisarme un callo,

que el dolor pasará,

pincharme un dedo,

que sanará,

pero no me pisen

ni me pinchen el cerebro

ni pisoteen mis pensamientos

que ese soy yo,

instrumento de análisis

y síntesis de mi existencia,

ahí estoy yo

ahí vive mi yo,

esa es mi fábrica

que construye mis pensamientos,

el procesador material

de ese producto de la materia

que se identifican 

para construir mi yo

en un solo yo

que no es ese yo

de solo carne y huesos

sino ese yo

que lo llevo en mi cerebro

donde yo no soy yo

donde yo soy mi cerebro

y él es mi yo,

mis pensamientos

mi fuerza de acción

y el producto de mi existencia.

Yo soy mi cerebro.

          ¡Gracias!

                      LAUTARO