Página principal

Grupo de Enfermos Alcohólicos Recuperados Abulenses

ÁVILA
G.E.A.R.A.

geara.jpg (16219 bytes)

C/ Jesús del Gran Poder  Nº40, 1º

05203  Ávila

Tlno 920 212 681

ABIERTO: DE LUNES A VIERNES:
MAÑANAS DE 9.30 A 13.30 H
TARDES DE 17.00 A 21.00 H

                                                                              








                                                                                                      E-Mail  gearaavila@telefonica.net



¿Necesitas ayuda?

¡ Si tienes problemas con el ALCOHOL te podemos ayudar!









Si necesitas ayuda, pidenosla, seguro que te ayudaremos a salir  del alcohol ,con tu esfuerzo, tu colaboracion y nuestro apoyo saldrás del infierno del alcohol.

No tengas miedo en dar el primer paso, es el mas dificil.

Acompañanos, somos muchos con tu problema  y lo hemos superado. Visitanos, te estamos esperando.



 

Hola, me llamo Abel y soy enfermo alcohólico, llevo en rehabilitación mas de trece años, pertenezco al grupo de alcohólicos rehabilitados de Ávila, GEARA.

Gracias al grupo de terapia y a sus técnicos,con su ayuda, pude salir del infierno del alcohol, nunca les podre agradecer la ayuda que me dieron y me están dando para ser una persona con una autoestima alta y con una capacidad de decisión para todo, saber decidir entre lo bueno y lo malo entre el bien y el mal, saber apreciar lo que quiero y lo que no quiero, estar con los cinco sentidos en todo momento,pues todo lo tenia perdido, solo vivía por el maldito alcohol

GRACIAS, A TODOS LOS COMPONENTES DEL GRUPO DE TERAPIA DE GEARA LOS QUE ESTUBISTIS LOS QUE ESTAN Y LOS QUE ESTARAN A TODOS MUCHAS GRACIAS ABEL


 


 
 
 

Hola, me llamo Abel y soy enfermo alcohólico

Soy alcohólico rehabilitado. Llevo mas de trece años en rehabilitación, otros cuatro años tonteando con el alcohol y otros tres años en abstinencia,y unos quince consumiendo alcohol,
Estuve ingresado por el año 86 tres meses en el psiquiátrico en un estado deplorable, si no ingreso me hubiera muerto, entonces me encontraba en una situación limite, me desintoxique y me dieron el alta ya bastante bien, recuperado y en Barco yo solo en abstinencia no hice rehabilitación y como consecuencia tuve muchas recaídas, que son los cuatro años que estuve tonteando con el alcohol, tres meses bien y dos mal, así asta que di el paso de ir a G.E.A.R.A., gracias a su ayuda pude salir del infierno llamado alcohol.



Siempre que he jugado con el alcohol me ha ganado.
Del alcoholismo se sale con mucho sacrificio y mucha fuerza de voluntad, tiene que ser el propio alcohólico el que quiera salir, si el alcohólico no quiere es imposible poder ayudarle.
La familia es la mas perjudicada, la que sufre las consecuencias ;por cada enfermo alcohólico enferman dos o tres familiares, lo que pasan los familiares es peor que lo que pasa el propio enfermo cuando esta en activo, pues el enfermo no se da cuenta de lo que hace por estar bajo los efectos del alcohol, los familiares se sienten con impotencia por no saber como ayudar al enfermo, él no se da cuenta de que tiene un problema con el alcohol ,pues para él bebe lo normal, él no tiene problemas con el alcohol,
 LO DEJA CUANDO QUIERA.
Si me  preguntas que es beber lo normal para mi antes de dejar el alcohol te habría contestado que cinco copas por la mañana , media botella de vino para el bocadillo , unos vinos o unas cervezas a medio día , un litro para comer, después unas copas, cuando sales de trabajar sus vinos y cervezas correspondientes...
Si, esto puede ser lo normal para una persona que como yo, no me sentía alcohólico, pero ya me dirán ustedes .


Un vaso de vino al día es lo que metaboliza nuestro cuerpo, el resto lo tiene que metabolizar el hígado.







alcoholico rehabilitado

Hola a todos,me gustaría comentaros que entiendo yo por alcohólico rehabilitado.

Un alcohólico llegaría a estar rehabilitado cuando tenga la libertad de abstenerse de consumir alcohol, y  tenga capacidad de decidir entre beber y no beber , entre saber como afrontar  una situación de su vida con decisión,siendo consciente de lo que tiene que hacer, lo que esta bien o mal,  cuando es capaz de decidir por uno mismo, teniendo las cosas claras, sabiendo que el alcohol NO PUEDE VOLVER A FORMAR PARTE DE SU VIDA.      

Sentirse con fuerza de vivir sin necesidad del alcohol, sabiendo que esta hay ,que te lo vas a encontrar en todos los sitios,en celebraciones ,bodas, en toda clase de eventos,alegrías ,tristezas, etc , sentirse como si no estuviera ,para disfrutar de todas alegrías , o afrontar situaciones difíciles ,no es necesario el alcohol .

Seguro que todas las situaciones buenas o malas  sin alcohol se solucionan mejor.

Un alcohólico rehabilitado estará recuperado siempre que no vuelva a tomar ni una gota de alcohol en su vida





 

Criterios diagnósticos para la dependencia del alcohol

 

1. Mayor tolerancia al alcohol. Es decir, existe una necesidad de consumir cantidades crecientes de alcohol para lograr el efecto deseado o bien una disminución del efecto tras la in gesta de la misma cantidad.

 

2. Síndrome de abstinencia característico del alcohol o in gesta de alcohol para aliviar o evitar dichos síntomas. El síndrome de abstinencia se caracteriza por dos o más de los siguientes síntomas:

 

Sudoración o pulso rápido

Temblor de manos aumentado

Insomnio

Nauseas o vómitos

Agitación física

Ansiedad

Alucinaciones o ilusiones táctiles, visuales o auditivas pasajeras.

Convulsiones (ataques gran mal)

3. Deseo persistente o bien uno o más intentos de reducir o controlar el consumo de alcohol.

 

4. In gesta de mayores cantidades de lo planeado o in gesta durante más tiempo del planeado.

 

5. Abandono o disminución importante de las actividades sociales, laborales o recreativas por causa de la bebida.

 

6. Gastar mucho tiempo en actividades necesarias para obtener alcohol o recuperarse de las resacas.

 

7. Consumo continuado de alcohol a pesar de los persistentes problemas físicos o psicológicos que puede ocasionar (por ejemplo, continuar bebiendo a pesar de tener una úlcera y saber que empeora con el alcohol).

 

Se considera que hay un problema de alcoholismo si se cumplen tres o más criterios durante el último año.

Las causas del alcoholismo

   La dependencia del alcohol tiene múltiples causas, estando implicados factores genéticos, fisiológicos, psicológicos y sociales. En algunas personas predominan los rasgos psicológicos, como la impulsividad, baja autoestima o necesidad de aprobación. Hay quien busca la des inhibición que provoca el alcohol, sobre todo si tienen problemas para relacionarse con los demás. Otras personas beben como un modo de olvidar sus problemas emocionales o huir de ellos. La presión social también juega un papel importante, sobre todo entre los adolescentes, que pueden beber porque se ven presionados por amigos o para no ser diferentes al resto del grupo. El abuso físico o sexual también aumenta las probabilidades de abuso de alcohol y otras sustancias.

   Los factores genéticos también pueden jugar un papel. Por ejemplo, las personas que aguantan mejor el alcohol tienen un mayor riesgo de tener problemas de dependencia que las que lo toleran peor.

   Cuando una persona empieza a beber en exceso por cualquier motivo, ocurren cambios fisiológicos que les empujan a beber más para evitar el malestar que dichos cambios provocan. Es decir, las personas con dependencia del alcohol beben en gran parte para eliminar los efectos del síndrome de abstinencia

Los efectos del alcohol

   A corto plazo, el alcohol puede producir pérdida de memoria, resaca y desvanecimiento. A largo plazo produce problemas en el estómago, cáncer, daño cerebral, cirrosis hepática, problemas cardíacos y pérdida grave de memoria. Las personas que beben en exceso tienen también más probabilidades de tener accidentes de tráfico y un mayor riesgo de suicidio. Aunque el alcoholismo es mayor entre los hombres, el efecto del alcohol en las mujeres es más grave.

   A nivel psicológico, el alcohol puede agravar problemas existentes, como depresión, o crear nuevos problemas como ansiedad, depresión o problemas de memoria.

Como puedes saber si estás bebiendo demasiado

   Por lo general, los alcohólicos tienden a negar que tengan algún problema con el alcohol, diciendo cosas como : "yo tolero muy bien el alcohol", "en realidad no bebo tanto", etc. Dos o más respuestas afirmativas a las siguientes preguntas indican posible dependencia del alcohol:

  • Te han criticado alguna vez tu forma de beber.

  • Has tenido alguna vez la impresión de que deberías beber menos.

  • Te has sentido alguna vez mal o culpable por tu forma de beber.

  • En alguna ocasión, lo primero que has hecho por la mañana ha sido beber para calmar tus nervios o para librarte de una resaca.





Test personal *


Por favor sea honesto consigo mismo y conteste este sencillo test personal

 

¿Es la bebida causa de ausencia en su trabajo?                                                             Sí No
¿Hace desgraciada a su familia el hecho de beber? Sí No
¿Bebe Vd. por que se siente a disgusto con la gente? Sí No
¿Bebe Vd. hasta el punto de afectar a su reputación? Sí No
¿Ha experimentado alguna vez remordimientos después de haber bebido? Sí No
¿Ha tenido dificultades financieras por el hecho de haber bebido? Sí No
Cuando bebe ¿frecuenta malas compañías o un ambiente de inferior condición? Sí No
¿Se olvida del bienestar de su familia cuando bebe? Sí No
Desde que bebe ¿carece Vd. de ambición? Sí No
¿Se siente obsesionado por el deseo de beber a ciertos momentos del día? Sí No
¿Desea tomarse una copa a la mañana siguiente? Sí No
¿Tiene dificultades para dormir después de haber bebido? Sí No
¿Han disminuido sus aptitudes desde que bebe? Sí No
¿Compromete la bebida a su posición o a su negocio? Sí No
¿Bebe Vd. para eludir las preocupaciones o las molestias? Sí No
¿Bebe Vd. a solas? Sí No
¿Ha sufrido amnesias a causa de la bebida? Sí No
¿Le ha tratado su médico contra el alcoholismo? Sí No
¿Bebe Vd. para reafirmar su confianza en si mismo? Sí No
¿Ha estado internado en algún hospital o en alguna institución a causa del alcoholismo? Sí No

 


Si ha contestado afirmativamente,                                                                             

- Una pregunta:    quizás tenga usted problemas con el alcohol

- Dos preguntas:    hay grandes posibilidades que tenga usted problemas con el alcohol

- Tres preguntas:    usted indudablemente tiene problemas con el alcohol

* Este cuestionario, utilizado por el Hospital de la Universidad de John Hopkins, Baltimore (EE.UU.), sirve para determinar si un paciente es alcohólico o no




Tipos de alcoholismo

Hay diferentes tipos de alcohólicos:

    El alcohólico de diario. Que es aquel que necesita consumir todos los días para poder funcionar a lo largo del día.

    El alcohólico intermitente. Que es aquel que tiene la necesidad de ingerir alcohol cada cierto tiempo, pero que ha adquirido la dependencia.

    El alcohólico de fin de semana. Muy corriente en la actualidad sobre todo en la gente mas joven, ya que su única intención cuando salen los fines de semana es consumir alcohol.

Por lo tanto hay que tener muy claro que el alcoholismo es una enfermedad, reconocida por la O.M.S. (Organización Mundial de la Salud) aunque en nuestro país solo algunas comunidades lo consideran como tal.






EL ALCOHOLISMO

Definición

     Existen muchas formas de definir, ya sea el alcoholismo como a la persona dependiente del alcohol, pero de todos es bien conocido que se considera que una persona es alcohólica cuando pierde la libertad de abstenerse de consumir alcohol.

      Por tanto, el alcoholismo es una enfermedad adictiva en la que el enfermo no puede controlar el consumo de alcohol que en la mayoría de las ocasiones es un consumo excesivo y prolongado.

      Todo lo que se ha expuesto, como lo que se continuará detallando afecta tanto a hombres como a mujeres, por lo que, debemos considerar todo el análisis por igual para ambos sexos. Bien es cierto que se deberán tener en cuenta algunas matizaciones, pero desde un punto de vista globalizador, existen muchos puntos comunes.

Clasificación

     Vamos a intentar dar algunos de los criterios para clasificar los diferentes tipos de alcoholismo, evidentemente, no es una clasificación cerrada ni única.
Los adultos pueden clasificarse, según la cantidad de alcohol que consumen, en:

1.- Abstemios.
     Serías aquellas personas quienes no disfrutan o muestran un desagrado activo al gusto y a los efectos del alcohol y en consecuencia, no tienen interés en repetir la experiencia.

      Igualmente están los no bebedores preocupados, que no solamente se abstienen si no que buscan el persuadir o coaccionar a otros que comparten su abstención.

2.- Bebedores sociales

     Beben con sus amigos. El alcohol es parte de su proceso de socialización, pero no es esencial, y no toleran una embriaguez alteradora. Esta embriaguez es rara, puede ocurrir sólo durante una actividad de grupo, tal como una boda, una fiesta o el día de año viejo, momento en que se permite bebida en exceso.

3.- Alcohólicos Sociales

     Se intoxican con frecuencia, pero mantienen ciertos controles de su conducta. Prevén las ocasiones que requieren, de modo rutinario, tomar “un par de copas” antes de ir a casa. Son personas que les gusta ir siempre a los mismos lugares de bebida con gran tolerancia al alcohol. Un alcohólico social encontrará tiempo para una copa por lo menos, antes de la cena. Su bebida no suele interferir en su matrimonio ni gravemente en el trabajo mientras mantenga esta situación.

4.- Alcohólicos

     Se identifica por su gran dependencia o adicción hacia el alcohol y una forma acumulativa de conductas asociadas con la bebida. El término alcoholismo se aplica al desajuste social que se presenta en las vidas de los individuos adictos y de sus familias.

Causas del alcoholismo

     No se podrían dar causas únicas y comunes para todas las personas con problemas de bebida, pues, además, los efectos del alcohol varían de un individuo a otro a iguales dosis, interviniendo factores de orden biológico, psicológico, cultural, social, moral, etc.

     Es por ello que, podríamos, considerar como las principales causas que propician el alcoholismo: las costumbres familiares, las presiones personales y sociales, la educación y entorno social en el que el individuo se ha desarrollado y cómo le ha marcado de una forma u otra, posibilitándole desarrollar estrategias de afrontamiento o no, una autoestima no adecuada a las demandas sociales, que intenta suplir con el consumo de alcohol







Consecuencias en la familia

Las consecuencias que padece una familia donde una persona es alcohólica, son bastante conflictivas.

Los hijos, si están en edades donde se dan cuenta del problema, uno de los primeros pasos que dan es del alejamiento del enfermo, bien porque pueda existir agresividad tanto física como verbal o bien por la falta de afectividad y dialogo entre el enfermo y sus hijos. En la mayoría de los casos incluso suelen sentir vergüenza sobre todo cuando se encuentran en sociedad (con sus amigos). También en muchos casos sienten miedo a los acontecimientos que puedan ocurrir en la propia casa cuando el padre llega borracho.

En el conyugue la convivencia con un enfermo alcohólico suele trastornarlo/a psíquicamente y convertirlo/a en una enfermo/a codependiente.

El familiar al igual que los hijos lo primero que suele sentir ante el enfermo es el rechazo, también crea un estado de desamor y un ambiente conflictivo, donde cada miembro de la familia actúa por su cuenta sin tener en consideración a los demás, sobre todo el alcohólico, que solo se preocupa de tener dinero para poder seguir bebiendo. Se producen innumerables problemas, afectivos, económicos, sociales, etc..

Pero existiendo todos estos problemas que hemos comentado, los conyugues de los alcohólicos, suelen empujarlos y apoyarlos para acudir a los servicios médicos así, como a esta u otras asociaciones en un 80% de los casos.

 

La familia del alcohólico también está enferma





Características de la familia del alcohólico y solución para los familiares.

El alcoholismo es una enfermedad familiar, no es una enfermedad de un solo individuo, se dice que afecta a más de cuatro personas alrededor del enfermo.


La negación del problema y la codependencia hacen que sea una enfermedad muy difícil de controlar, no solo para el enfermo alcohólico, sino para la vida caótica e ingobernable que lleva el resto de la familia.


La familia alcohólica tiene estas características:

Abandono y poca atención para los hijos

Maltrato verbal y muchas veces físico

Inmadurez de parte de los padres

Padres abusivos o permisivos

Viven en codependencia unos con otros

Algún miembro de la familia tiene adicción que puede ser no solo al alcohol, sino a comida, juegos, deporte etc.

En algunas ocasiones hay abusos sexuales entre los familiares


La negación

El mayor obstáculo para poder controlar esta enfermedad es la negación del problema no solo por el enfermo alcohólico sino por toda la familia, que muchas veces es la que mas justifica y propicia este comportamiento. Se minimiza y se justifica el mal comportamiento del alcohólico, muchas veces se actúa como si el problema no existiera y se vive en un mundo de fantasías o mentiras creadas por los mismos familiares para vivir una vida “normal”. Esta negación se interpone entre el alcohólico y su sobriedad.


La codependencia

La codependencia es una condición psicológica en la cual alguien manifiesta una excesiva y a menudo inapropiada, preocupación por las dificultades de alguien más, olvidándose de su propia vida.


La familia del alcohólico comienza a vivir en torno a los problemas que este causa,

los miembros de la familia quieren ayudarlo convirtiéndose en “facilitadores” que sin saber fomenta mas el alcoholismo. “Los facilitadotes” comienzan a cubrir roles que le corresponden al enfermo. Muchas veces lo salvan de problemas en los que este se mete, pero posteriormente pasaran la cuenta con regaños y maltratos emocionales.


La Madre o esposa del alcohólico a pedido miles de veces a este, que deje de beber, pero ella le provee dinero, comida y un techo en donde vivir, quitándole las responsabilidades al enfermo alcohólico, ya que ella lo considera incapaz para cuidarse a si mismo.


El alcohólico comienza a tener baja autoestima, no solo por las crudas morales que lo atacan al día siguiente de su borrachera, sino tambíen por el rechazo y maltrato familiar. El rechazo la baja autoestima lo hacen comenzar a beber nuevamente convirtiendo esta situación en un circulo vicioso.


Los familiares comienzan a tener una vida ingobernable y caótica llena de problemas, emocionales de salud y financieros. Descuidan su aspecto, su salud, y dejan de luchar por sus propias metas, convirtiendo al enfermo en el centro de su vida. Muchos de estos familiares padecen enfermedades como la depresión, maniaco depresión, gastritis, colitis, dolores de espalda entre otras enfermedades.


Con el paso del tiempo esta vida caótica en codependencia con el alcohólico

les provoca también adicciones al juego, comida, sexo, drogas y también alcohol.


Cómo podemos cambiar

La familia hace esfuerzos enormes para que el alcohólico cambie, pero los que deben de cambiar son los miembros de la familia. El cambio de ellos ayudara a que el enfermo “toque fondo” y llegue a aceptar su enfermedad. Este cambio no garantiza que el alcohólico deje de tomar, mas puede hacer que la vida de los que están conviviendo con el alcoholismo sea mucho mas llevadera.


La familia esta sufriendo y necesita “ayuda” al igual que el enfermo alcohólico, pero los familiares son a veces los que mas rechazan esta ayuda, pues no se consideran enfermos. Muchas veces no solo el alcohólico tiene que tocar fondo para aceptar ayuda, sino que los familiares de alcohólicos necesitan tocar fondo de sufrimiento, para por fin poder llegar a algún grupo de autoayuda.

Es un grupo en donde los familiares ayudan a otros familiares a través de sus experiencias

Si tu eres un familiar de enfermo de alcoholismo y estas sufriendo, busca ayuda , podrás encontrar un grupo de amigos en quien puedas confiar.

Dios concédeme serenidad

para aceptar las cosas que no puedo cambiar,

valor para cambiar las cosas que puedo

y sabiduría para reconocer la diferencia


Rasgos alcohólicos

Rasgos muy generales de personas alcohólicas:

  • Mayor irritabilidad que la población general.
  • Cambios bruscos de humor.
  • Ansiedad por beber.
  • Culpabilidad por haber bebido.
  • Personalidad disfórica que acaba en celopatias.
  • Inseguridad, desgana y despreocupación.
  • Reiterativo y falta de sinceridad.
  • Desajuste emocional y desazón interna.
  • Conflictos neurológicos.
  • Trastornos de carácter.
  • Falta de maduración.
  • Depresión y sentimientos de desesperanza.
  • Soledad y vacío interior.
  • Egocentrismo, hipersensibilidad.
  • Escasa tolerancia a la frustración.
  • Conductas pasivas en situaciones críticas.
  • Miedo al fracaso.
  • Sentimientos de inferioridad y timidez.
  • Idealismo excesivo, lejos de la realidad.
  • Conformidad con el grupo -muy importante en los jóvenes-.
  • Inmadurez afectiva.
  • Inmadurez emocional.
  • Pasividad y dependencia.
  • Depresión y ansiedad.
  • Actitud amistosa superficial.

CONSECUENCIAS POR UN CONSUMO PROLONGADO DE ALCOHOL

     Los efectos o resultados adversos que se obtienen por el consumo de alcohol mantenido en el tiempo son múltiples, por lo que vamos a intentar destacar las complicaciones que van a impedir desarrollarnos como personas libres en nuestro ambiente familiar, laboral, social, etc.

Problemas y deterioro Físico

     La mayoría de las personas no suelen darle importancia a los efectos que el alcohol puede producirles a nivel orgánico, o creen que podrán reconocer el momento en que tienen un problema y dejar de beber por su cuenta antes de que ese problema se convierta en algo serio. Es decir, atacan los problemas a largo plazo con soluciones a corto plazo como dejar de beber durante una semana, tomar vitaminas y no tomar cerveza.

      Veamos una panorámica general de los problemas físicos causados por el alcohol. En general, suele ser cierto que cuanto más tiempo y más cantidad de alcohol se haya bebido, mayores serán las consecuencias físicas negativas. Los problemas más conocidos como la cirrosis hepática o el “Cerebro Húmedo” (Síndrome de Korsakoff) suelen producirse después de 15 ó 20 años de beber mucho. Sin embargo, los problemas médicos no surgen repentinamente después de que pasen esos años. La cirrosis o el daño hepático irreparable no ocurren sin antes enviar algunos avisos. Los sistemas corporales están siendo atacados mucho antes; el daño está comenzando a manifestarse.

     Las causas de los problemas físicos del alcohol tienen dos orígenes:

1. - El alcohol tiene un efecto directamente irritante sobre todas las partes del cuerpo.

2. - Con el uso continuado del alcohol, una persona puede llegar a estar desnutrida. Ciertas vitaminas o proteínas pueden que no se tomen en la dieta, o puede que no sean absorbidas por el cuerpo.

     Ya se ha dicho que los problemas físicos se producen de forma progresiva. De este modo puede que se pase de una etapa en la que no hay síntomas a una en la que comience a haber síntomas de tipo medio y luego a síntomas graves que limitan tu vida muy seriamente. Así, los problemas pueden pasar de ser reversibles a irreversibles o sin posibilidad de mejoría.

     Veamos la ruta que sigue el alcohol y los efectos que produce:

El Sistema Digestivo superior.

     Pasa a través de la boca al esófago, garganta y estómago, produciendo un efecto abrasivo sobre las capas protectoras. El esófago puede inflamarse y producir esofagitis.

      Las paredes del estómago también pueden irritarse; los músculos del estómago pueden volverse más fláccidos, producirse más ácidos, resultando el contenido más irritante, dañando las mucosas y paredes protectoras del estómago y produciendo gastritis o inflamación de las paredes del estómago. Síntomas: acidez, indigestión, vómitos y náuseas constantes.

      Si los daños sobre los tejidos continúan se produce la úlcera péptica, dejando las zonas musculares expuestas a dolores o a perforaciones, manifestándose a través de dolores de estómago y sangre en las heces o vómitos.

     Para todos estos tipos de enfermedades del tracto superior digestivo, es necesario parar de beber para detener la irritación y disminuir la producción de ácidos. Para la úlcera péptica a veces es necesario recurrir a las intervenciones quirúrgicas para extraer los tejidos dañados.

     A más largo plazo, un problema menos predecible y más difícil de controlar que puede ocurrir son los cánceres del tracto superior digestivo. La incidencia de los cánceres de boca, garganta y estómago es mayor en las personas con problemas de bebida.

Tracto digestivo inferior

     El alcohol pasa del estómago al intestino delgado, casi sin sufrir transformación alguna, pues el alcohol necesita poca digestión. El alcohol en el intestino disminuye la capacidad para absorber vitaminas importantes. Esta dificultad de absorción de principios alimenticios fundamentales hace posible que se produzcan otras complicaciones físicas debido al alcohol.

     El Páncreas. Produce enzimas que transforman las grasas, proteínas y carbohidratos, siendo una parte importante del sistema digestivo. El uso del alcohol altera su funcionamiento, pudiendo provocar Pancreatitis, Diabetes, Peritonitis, etc.

      La mortandad por causa de enfermedades relacionadas con el páncreas es alta (30% de las personas que padecen pancreatitis mueren)

      Desde el intestino delgado, el alcohol circula por todos los órganos del cuerpo, y se distribuye por todos los tejidos corporales por medio del flujo sanguíneo.

Sistema Nervioso y Cerebro

     Los daños que produce el alcohol sobre los tejidos nerviosos se deben a la acción combinada del alcohol como sustancia tóxica, y a la falta de vitaminas, concretamente la B1 o tiamina. Los problemas más comunes del sistema nervioso son:

Neuropatía periférica: las fibras nerviosas de las piernas y brazos están dañadas. Sensación de debilidad muscular, dolor o calambres después de beber. La neuropatía es reversible y la recuperación se produce cuando se deja de beber, se toman vitaminas y se sigue una dieta adecuada.

La Enfermedad de Wernicke: enfermedad reversible que afecta a las células del cerebro relacionadas con el pensamiento, sentimientos y la memoria. Cuando se padece produce excitabilidad, desorientación, pérdida de memoria y problemas visuales. De nuevo, la abstinencia, las vitaminas y una dieta correcta podrán corregir este problema.

Síndrome de Korsakoff: se procede como progresión de la enfermedad de Wernicke y es irreversible. Al producirse, la persona parece estar mentalmente alerta, pero si se observa con más atención, se notará que existen problemas intelectuales. No puede aprender cosas nuevas ni memorizar nada que se le diga. El pensamiento es rígido, no puede cambiar de tema de conversación o sus pensamientos. Sustituye los hechos olvidados por otros que no son tal (confabulación).

Degeneración Cerebelar. El cerebelo es la parte del cerebro que coordina los movimientos y el controla equilibrio. Cuando se ve afectada, la persona puede sentir dificultades para andar. La recuperación no siempre es completa.

Corazón

     El alcohol que circula alrededor de los vasos sanguíneos los daña. El resultado final se conoce como Cardiomiopatía Alcohólica El corazón aumenta de tamaño y presenta un tono muscular fláccido. Por ello, tiene que hacer más esfuerzo para poder funcionar bien. El pulso y la presión sanguínea aumentan. Ocasionalmente, la bomba cardiaca se deteriora y “explota”, a causa del exceso de trabajo, produciendo un Fallo congestivo cardiaco. Se producen también, graves dificultades respiratorias, arritmias cardiacas, y edemas (bultos en los pies, piernas, etc., por retención de líquidos) que pueden limitar y poner en peligro la propia vida.

Hígado

     Una vez que el alcohol circula por los fluidos del cuerpo, pasa por el hígado donde es transformado. A veces este órgano se ve influido por el efecto tóxico del alcohol. Podremos encontrar:

Hígado graso: aumento de la grasa en el hígado, porque se queman un menor número de grasas cuando el alcohol, que es un carbohidrato, está más fácilmente disponible que otros compuestos. Los síntomas son: se nota la presencia del hígado bajo el tórax, los análisis del hígado pueden ser anormales y no hay dolor. La recuperación se completa dejando de beber.

     Si no se deja de beber, las células del hígado pueden inflamarse, produciéndose La Hepatitis. Los síntomas son: disminución del apetito, náuseas y vómitos, dolor abdominal, ictericia (tono amarillento de la piel y de la parte blanca de los ojos).

     Tratamiento largo y abstinencia completa de alcohol, reposo, dieta y vitaminas. Si continúa bebiendo aumentará el número de células muertas y a veces se producen cicatrices en el hígado que forman la Cirrosis. La cirrosis o cicatrización de los tejidos del hígado y disminución de su capacidad de funcionamientos es irreversible.

La cirrosis puede llevar a muchas complicaciones que son causa de muerte. Algunas de éstas son: Varices esofágicas (venas varicosas en la garganta). Ascitis: acumulación de líquidos en la cavidad abdominal. En ambos casos la causa es que la cicatrización de los tejidos del hígado evita el paso de sangre a través de los vasos sanguíneos que conectan el intestino con el hígado. Fallo hepático: cuando el 70 % del hígado está dañado, deja de funcionar produciéndose estupor, coma y finalmente la muerte.

Sistema Respiratorio

     Los alcoholes de alta graduación suelen producir una baja resistencia a las infecciones debido a la tensión a la que someten al cuerpo, así como a deficiencias nutricionales, por eso los enfermos alcohólicos son más susceptibles de las Neumonías y Tuberculosis. A la vez podemos encontrar enfisemas, una enfermedad que provoca dificultades respiratorias, así como Cáncer de pulmón.



 EFECCTOS Y CONSECUENCIAS DEL ALCOHOL

Las consecuencias del alcohol se pueden percibir desde el primer segundo. Beber alcohol tiene efectos inmediatos desde la primera copa. Sea cual sea la frecuencia, beber favorece las conductas de riesgo, y hay ocasiones (cada vez más frecuentes) en las que el alcohol está presente como causante de accidentes laborales, de tráfico, altercados, violencia y agresiones, vandalismo...
Según diferentes parámetros, como son la cantidad de alcohol, antecedentes familiares, estado de salud, frecuencia de consumo, etcétera, consumir alcohol en grandes cantidades llevará a padecer consecuencias tan devastadoras como las que aquí te detallamos:
  • Pérdida de conocimiento.
  • Dificultar la respiración.
  • Causar la muerte por coma etílico, parálisis respiratoria y compromiso cardiovascular.
El siguiente cuadro determina los niveles de alcohol en sangre y los efectos que éstos conllevan sobre el organismo y la conducta. No obstante, es necesario determinar que el momento, la persona, la tolerancia al alcohol o el estado de ánimo influyen para padecer de maneras muy distintas los efectos del alcohol:
Gramos de alcohol por litro de sangre
Estado mental
Conducta
Movimientos y percepciones
0 - 0.5
Leve alegría
Apropiada
Leve lentitud y/o torpeza
0.5 – 1
Alegría, menor juicio, menor concentración
Desinhibición social
Lentitud, torpeza, disminución del campo visual
1 - 1.5
Emociones inestables, confusión
Descontrol (mal genio), agresividad
Dificultades en la dicción (habla) y en los movimientos, visión doble
1.5 – 2
Incoherencia, tristeza, rabia
Mayor descontrol, mareo / vómitos
Dificultad para hablar y caminar
2 – 3
Escasa conciencia
Apatía e inercia. Incontinencia de esfínteres
Incapacidad de hablar y caminar
3 – 4
Coma (inconciencia)
Ausente
Ausencia de reflejos y sensibilidad

Factores que influyen en una intoxicación etílica

En las mismas proporciones, cada persona se comporta de manera muy distinta cuando bebe alcohol. Incluso en una misma persona, el alcohol puede incidir de distinta manera en ocasiones diferentes. Algunos de los factores que influyen en estos cambios son:
  • Características personales:
    » La edad, el estado físico, el peso, la cantidad de alimentos en el estómago, el tipo de personalidad y los antecedentes familiares influyen en la manera en que el alcohol afecta la conducta de cada persona.
  • Circunstancias y situación temporal
    » La velocidad a la que se ingiere alcohol, el lugar donde se bebe, con quién se bebe y la ocasión en que se hace, inciden en la conducta del bebedor.
  • Estado de ánimo
    » Las expectativas, los motivos y las emociones que se tienen para beber influyen en el comportamiento de la persona que ingiere alcohol.

          Consumir bebidas alcohólicas trae consecuencias y efectos muy adversos a corto, medio y largo plazo, incluso con el consumo de pequeñas cantidades.
En pequeñas cantidades puede:

  • Perturbar la razón y el juicio. Falsa sensación de seguridad.
  • Retardar los reflejos.
  • Dificultar el habla y el control muscular.
  • Provocar la pérdida del equilibrio.
  • Disminuir la agudeza visual y auditiva.
  • Relajar y disminuir la ansiedad.
  • Dificultar la capacidad de reacción.
  • Desinhibir, provocar falsa sensación de euforia, locuacidad.
  • Irritar las paredes del estómago e intestino.
  • Provocar náuseas y vómitos por irritación y lesión de las paredes del estómago
                  
 
                          POR QUE SE SUFREN RECAIDAS EL ALCOHOLISMO

Entre 80% y 90% de las personas tratadas para el alcoholismo sufren recaídas -incluso después de años de abstinencia. Los pacientes deben entender que las recaídas del alcoholismo son análogas a las erupciones recurrentes de las enfermedades físicas crónicas. Un estudio encontró que tres factores colocaban a una persona en alto riesgo para una recaída: la frustración y la ira, la presión social y la tentación interna. El tratamiento para las recaídas, sin embargo, no siempre requiere comenzar desde el nada (partir de cero) con desintoxicación o la admisión a un ambiente de hospitalización; a menudo, la abstinencia puede empezar el próximo día. Perdonándose a si mismo(a) y la persistencia son rasgos esenciales para la recuperación permanente.

4.- CAIDAS Y RECAIDAS

     Ya que el beber de vuestro familiar fue algo aprendido y solía utilizarlo en respuesta a ciertos disparadores, él o ella puede que vuelvan a beber otra vez. Es importante para toda la familia, incluido el alcohólico, reconocer cómo puede reaccionar antes o inmediatamente después de que eso ocurra.

a) Hay muchos signos que indican que la persona puede estar pensando que una copa puede ser buena, servir de ayuda o ser necesaria.
b) Él o ella puede que se esfuercen menos en llevar a cabo o intentar nuevas alternativas o incluso en esperar que éstas tengan resultado.
c) Él o ella puede que parezcan más tranquilos o reservados de lo que es normal. Puede que estén “embotellando” sus sentimientos de nuevo.
d) Él o ella puede que se ponga a hablar de los efectos positivos del alcohol olvidándose de las consecuencias negativas de la bebida.
e) Puede que no se hagan conscientes de las ganancias de la sobriedad y comenzar a pensar que puede controlar su modo de beber y por tanto volver a beber otra vez.
f) Puede que se vuelva menos activa/o olvidándose de sus responsabilidades dentro del hogar y de la familia.
g) Puede que comiencen a frecuentar sus antiguos lugares de bebida y a sus últimas compañías de “andanzas. Algunos asumen muy pocas responsabilidades.
h) La PPB a menudo siente que puede manejar las cosas por sí misma/o.
i) Puede que decida dejar de acudir a tratamiento, dejar de toma Antabus.
j) Puede que se vuelva irritable o tenga problemas de sueño.
k) Puede que incluso sienta lástima de sí mismo desarrollando el conocido caso del “pobre de mí”.

     Llegados a este punto es importante que los familiares revisen sus propia conducta. A veces no son conscientes de que está influyendo en el modo de actuar de la persona con problemas de alcohol. A veces los familiares están demasiado ocupados en sus intereses individuales y comparten menos su tiempo con la persona. Los sentimientos no se expresan y los compromisos se olvidan. Las familias a veces cargan con las responsabilidades de la persona con problemas de alcohol y se niegan a redefinir o aceptar un nuevo reparto de responsabilidades dentro de la familia.

     En ocasiones, algunos miembros de la familia sospecharán que su familiar vuelva a estar bebiendo y se volverán desconfiados, le reñirán, registrarán su habitación e incluso puede que le recuerden a la persona con problemas de alcohol incidentes anteriores. La familia puede incluso tratar de controlar a la persona con problemas de alcohol rechazando las bebidas que otras personas le ofrezcan o incluso controlando el dinero que lleve encima. La confianza necesita tiempo para volver a construirse y es fácil que muchas acciones den al traste con ella si no se tiene el cuidado suficiente.

     Si ocurren estas señales de alarma, el enfermo alcohólico debe hablar de sus sentimientos y pensamientos con su familia, amistades, compañeros de tratamiento o miembros de terapia. También servirá de ayuda pensar en las consecuencias positivas de la sobriedad y en las negativas de beber alcohol. De este modo ella o él pueden ponerse en contacto con personas que le sirvan de apoyo y consejo, tomar Antabús o Colme y poner en práctica sus alternativas.

     A menudo es importante que las familias respondan a estas circunstancias difíciles del modo más tranquilo posibles. Los grupos de terapia familiar y otros grupos de apoyo de la propia red personal serán de gran ayuda para poder expresar vuestros propios sentimientos (los sentimientos de la familia). Debéis fijaros, del modo más positivo posibles, en los cambios que vuestro familiar ha realizado desde que está sobrio. Mencionad esos cambios así como las veces en que disfrutasteis juntos cuando él estaba sin beber. Puedes incluso sugerirle a él o ella algunas de las alternativas y metas que él o ella mismo desarrolló. A veces, incluso sólo hace falta charlar o dar un paseo con él para que la situación se solucione.

     Recuerda, todavía sigue siendo responsabilidad suya el beber o no beber. Tú sólo puedes intentar servir de apoyo.

Caídas

     Una tarea importantísima para considerar y planear por adelantado es la de las caídas. Una
caída es volver a beber alcohol después de un período de abstinencia. Puede que digas, “pero si mi familiar no tiene intención de volver a beber. ¿Por qué debe estar pensando en hacer planes por si cae?”. Te darás cuenta de que las caídas son normales y que incluso forman parte del proceso de recuperación en muchos casos.

Si tu familiar bebe una bebida alcohólica tú puedes hacer lo siguiente:

1. Trata de mantener la perspectiva de tus sentimientos. Recuerda que no es el “fin del mundo”. Puedes hacer algo para ayudarte a ti mismo y mantener tu sentido de bienestar. Llama a la asociación, a algún otro familiar o amigo, o a cualquier persona que pueda servirte de apoyo.

2. Recuerda que la decisión de beber o no hacerlo es responsabilidad de la persona con problemas de alcohol. No será útil intentar controlarle o encubrirle. Evita buscar o esconder las botellas. Ten cuidado que no te coja espiándole sea a dónde sea que vaya. Si actúas de ese modo puede que eso se convierta en un desencadenante para que él o ella vuelvan a beber.

3. No asumas las responsabilidades de tu familiar incluso si eso significa dejar algunas cosas sin hacer. Continúa con tus rutinas diarias tanto como sea posible.

4. Intenta hablar con tu familiar en un momento adecuado, cuando tenga poco o ningún alcohol en el cuerpo (primera hora de la mañana)

5. Recuérdale, de buenas maneras, lo que ha conseguido mientras estaba sobrio y de lo mucho que todos disfrutasteis con eso.

6. Puedes decirle de modo cuidadoso las consecuencias negativas que podrían ocurrirle si continuase bebiendo. Es importante no recordarle situaciones del pasado.

7. Si has comprendido y conoces cuáles son sus disparadores y alternativas, puede que seas capaz de ayudarle a explorarlos, y animarle a poner en práctica algunas alternativas. También puedes sugerirle algunas personas que podrían ayudarle.

  1. Recuerda, todas estas sugerencias deben ser puestas en práctica del modo más positivo y que sirva de mayor apoyo posible. No siempre es posible usarlas, y, desde luego, cada persona debe considerar en primer lugar su seguridad y bienestar, abandonando el hogar si existe algún peligro de que pueda sufrir algún tipo de malos tratos.


Al haber recuperado su salud física y encontrando su vida algo más manejable, puede que se alejen del programa mentalmente, olvidando los principios, o físicamente, asistiendo a menos reuniones de terapia. Estas personas pueden tener algunas "recaídas". Pueden volver a emborracharse. Esto puede ser desconsolador y muy penoso, para sus seres queridos. Pueden despertarse de nuevo los temores y los sentimientos de desesperanza. No obstante, los miembros del grupo de terapia saben que tales recaídas no tendrán que seguir repitiéndose necesariamente en el futuro. Si el alcohólico puede repasar sinceramente su comportamiento y los pensamientos que precedieron a la recaída, a menudo puede evitar que ocurra otra vez. De hecho, una recaída puede ser una buena lección para los alcohólicos que crean que están "rehabilitados" del alcoholismo sólo por haber estado en "abtinencia" durante un tiempo.

La confianza excesiva y los pensamientos poco realistas a menudo entrañan recaídas. El juicio se vuelve borroso y algunos alcohólicos empiezan a creer que pueden controlar el alcohol. Asisten cada vez a menos terapias o comienzan a criticar a la gente de su grupo,

Soy Abel y os cuento lo que yo pienso
En primer lugar yo fuí de los que tuvieron abundantes recaídas al principio del "camino" despues de cuatro años de abstinencia total. Seguidos de tres años con recaidas periodicas de tres meses bien y uno mal,despues de estar asi un tiempo medi cuenta que yo solo no podia salir entonces fue cuando comence a asistir a terapia de grupo a G.E.A.R.A.Logre salir y ya llevo mas de catorce años en reabilitacion
Desde entonces y hasta la fecha no he ingerido ninguna cantidad de alcohol,
Las recaídas se dan porque existe dependencia y, hasta que adquirimos los elementos que nos ayudan a vivir sin alcohol, es más fuerte que nuestra voluntad. Por ello, al principio, debemos "obligarnos" a estar en abstinencia mediante los fármacos adecuados, para, en ese estado de abstinencia, aunque sea impuesta, y mediante la INELUDIBLE asistencia a los Grupos de Terapia o Autoayuda, ir conociendo a nuestro adversario el alcohol y saber cómo vencerlo. Te aseguro que esposible
La inmensa mayoría de nosotros hemos creído en algunos momentos de nuestra puesta en abstinencia (y también antes) que somos capaces de "controlar" o que, pasado algún tiempo vamos a volver a serlo. Gran error que ha sido causa de muchísimas recaídas . Si se dan las recaídas, además de lo expuesto antes, debemos concluir que
1º) No había conciencia de enfermedad o si la había no era la suficiente;
2º) Algo se ha hecho mal o simplemente no se ha hecho
3º) Mientras se lleva la abstinencia como una carga y no como una liberación, el conflicto no está resuelto.
La recuperación de una persona dependiente al alcohol es siempre posible, por extremas y graves que sean sus circunstancias.QUE EL AFECTADO QUIERA SERIAMENTE SALIR DEL "POZO".
Pese a la recaída, nada está perdido, es como quien aprende a andar, tropieza y se cae en muchas ocasiones, pero se levanta y vuelve a intentarlo hasta que lo consigue. Si tu has estado en abstinencia, aunque no haya sido mucho tiempo, habrás constatado por sí mismo que hay cosas y situaciones que, en los días de abstinencia mejoraban sensiblemente. Éso es una experiencia vivida que está grabada en la memoria y que le ayudará a comparar.
Tiene que reemprender el camino donde lo dejó, deberá volver a integrarse a su Grupo de Terapia, exponer el caso al Trabajadora Social del Centro y al grupo de terapia para  que compartiera su experiencia con los compañeros del Grupo si bien sería muy útil el análisis de las circunstancia que se dieron o lo que se dejó de hacer, para él mismo y para el resto del Grupo. Las experiencias de otros nos indican qué debemos y qué no debemos hacer.

En nuestro fuero interno, casi todos hemos tenido la sensación de que nuestros excesos en la bebida eran considerables, pero desconocíamos que la sustancia era capaz de anular nuestra voluntad y que, por contra, la misma se había convertido en una muleta de la que no podíamos prescindir en determinados momentos, pero que debido a la tolerancia que es capaz de instaurar cada vez precisábamos más cantidad o bebidas de más graduación para conseguir el efecto deseado
¿por qué hay recaídas? yo pienso que es porque, al menos en este caso, el alcohólico piensa que tras un periodo de abstinencia, poco a poco puede ir bebiendo con control.
¿Si hay recaída puede ser también porque nunca llegó a estar convencido de su enfermedad?
¿Tambien pienso que las recaidas son premeditadas que antes de recaer lo das vueltas en la cabeza buscas las formas de como beber sin que te vean,tambien sabes lo que bas hacer sabes que no puedes beber y das vueltas ala cabeza para pensar que disculpa vas a poner ,hechas la culpa a las circustancias que si la mujer ,que el jefe ,que los compañeros etc.etc.Disculpas muchas motivos ninguno. y una vez que as bebido a un siendo poco lo niegas, a un que pienses que no se te nota se nota y mucho sobre todo el que vive contigo lo nota?
Suelo poner un ejemplo el que recae es como el que va a robar,mira para que no le vean despues observa y vigila como y cuando y en que momento lo puede hacer una vez que ya a bebido se siente culpable, tiene remordimientos,sabe las consecuencias
¿Es posible la recuperación?
¿Abandonar a un alcohólico en esta fase con la finalidad de que reaccione sería demasiado arriesgado?

Ultima pregunta: ¿Por que un alcohólico no ve la NECESIDAD de dejar de beber, incluso cuando ya ha experimentado el beneficio?



Subpáginas (1): Amigo Felix
Ċ
abel familiar,
21 ene. 2009 13:49
Ċ
abel familiar,
8 dic. 2008 11:00
Ċ
alcohol.pdf
(3448k)
abel familiar,
12 feb. 2009 8:21
Ċ
abel familiar,
8 dic. 2008 11:12
Ċ
abel familiar,
24 ene. 2009 12:30
Ċ
abel familiar,
8 feb. 2009 3:47
ċ
consecuenciasdelalcohol.rtf
(2969k)
abel familiar,
9 ene. 2009 7:35
Ċ
abel familiar,
12 feb. 2009 8:11
Ċ
abel familiar,
8 feb. 2009 3:47
Comments