El camino oscuro
 

Nosotros por seguir a la sombra sin darnos cuenta entramos al camino oscuro. A todos nos causaba escalosfrios pensar lo tenebrosa que era esa sombra. Caminamos y caminamos sin encontrar ningun rastro de lo que nos pedìa el alcalde.

Se hizo de noche y màs miedo causaba el lugar. De pronto, una lluvia intensa cayò sobre nosotros y poco a poco se hicieron charcos de agua. Sentimos pasos, gritos, y un viento helado que al mismo tiempo nos llenaba la cabeza de ideas desagradables.  

No sabìamos donde escondernos. No se veìa nada, todo se veia negro. Escuchamos otro grito pero este no era como los antreriores sino tenìa voz de uno de nosotros que decìa ¡¡¡ VENGAN PARA ACAA!!! ¡¡¡ HAY UNA CUEVA, ESTÀ OSCURA PERO SIRVE PARA QUEDARNOS AHÌ!!!

Todos nos dirigimos ahì y pudimos dormir en la cueva.

Al dìa siguiente, nos quedamos muy sorprendidos al ver una gran escalera en la cueva . Corrimos hacia ella para ver que habìa arriba.

La escalera era muy alta y nos dolìan demasiado las piernas. Al final del de la escalera encontramos dos puertas;una de ellas era blanca, bien cuidada, linda y nueva. La otra era negra por lo sucia que estaba.