Te interesa‎ > ‎

Comienza la nueva temporada

publicado a la‎(s)‎ 27 sept. 2015 11:29 por JOSE IGNACIO NÚÑEZ AYUSO

Después del verano, llega el momento de marcarse nuevos objetivos para el otoño, te damos las claves para no fracasar en el intento

Propósitos para el nuevo curso y cómo afrontarlos con éxito
Si cuando se acerca el final del año todos nos marcamos unos propósitos para el siguiente, cuando termina el verano y empezamos un nuevo curso también es habitual marcarse nuevos objetivos que intentaremos cumplir con mayor o menor éxito durante los siguientes meses.
Hacer ejercicio, aumentar la productividad en mi trabajo, ahorrar algo de dinero cada mes, participar en alguna causa solidaria, ser mejor persona, ser más amable o discutir menos con la pareja o con nuestros padres, llevarse mejor con la suegra, bajar de peso, beber menos, comer más saludable, llevar una vida sana, aprender a llevar mejor el estrés, ser más ecológico, llamar más a menudo a los amigos... y así podemos seguir hasta elaborar una larga lista de propósitos para entrar el otoño con buen pie.
Sin embargo, hay que ser realista y, como no se puede cumplir todos estos buenos deseos, te contamos cuáles son los que más suelen cumplirse:
-Aprender a disfrutar más de la vida
-Hacer ejercicio
-Perder peso
-Ser más ordenado
-Dejar de fumar o fumar menos
-Dejar de beber o beber menos
-Aprender un idioma
Para triunfar en la consecución de nuestros propósitos, hay que ser realista y específico con el objetivo que vamos a abordar marcando hitos a corto, medio y largo plazo para reforzar la motivación y que, así, sea más fácil ir cerrando etapas y afianzar esos éxitos con pequeñas recompensas. Además, para asegurarnos el triunfo es importante involucrar a las personas que nos rodean. Si se lo contamos y les hacemos partícipes nos ayudarán a esforzarnos más. Y lo más importante, hay que querer trabajar para llegar a la meta final y querer dar cada paso necesario para subir escalón a escalón, pensando en positivo, convencido de que se quiere hacer y visualizándose a uno mismo tras la consecución del propósito.
Los siguientes pasos nos ayudarán a cumplir de verdad nuestros propósitos y no venirse abajo:
1. Apunta tus objetivos: Si no tienes la disciplina de escribir tu objetivo, ¿cómo quieres tener la constancia para ejecutarlo?
2. Escribe por qué esta conducta es importante para ti.
3. Convierte tus propósitos en imágenes, dibujos y frases muy atractivas.
4. Determina tu conducta deseada: qué tienes que hacer.
5. Preparación de momentos difíciles.
6. Tener un plan B. Si un día recaes y no cumples con tu propósito, no pasa nada.
Como ves, el otoño también es una estación exigente, en AIRE tenemos las herramientas para que sigas viniéndote arriba en cualquier momento y en cualquier lugar.
Comments