Afinación de la flauta.

                                                                                                                                                               Por        Dante Darío Alberro.


En esta última parte veremos cómo hacer  los agujeros de la flauta para que suene afinada. Es una tarea de paciencia y precisión, como iremos viendo. Para facilitarnos el trabajo, se puede recurrir a un afinador electrónico... y si uno no  tiene la menor idea de música, siempre habrá algún amigo músico que seguramente podrá darnos una mano.




Se abren los dos primeros agujeros, el de afuera debe ser un poco más grande. Al destapar el pequeño tiene que dar un semitono (do#); destapando los dos nos darán la segunda nota de la escala (re).
El trabajo de ir afinando la flauta es tono a tono, y no hay que apurarse agrandando demasiado pronto los agujeros. Al ir secando la pieza, la afinación variará, por eso es preferible que los tonos queden bajos ya que abriendo los agujeros otro poco esto se puede corregir; tener que achicarlos es mucho más trabajoso. 



El tercer agujero es el que nos dará la 3er nota (mi). Será un poco más grande que los dos anteriores.





El cuarto agujero es algo menor que el anterior, y nos da la 4ª nota (fa). Esto es así porque entre el mi y el fa de la escala hay un medio tono.           

 Es necesario tener en cuenta que la digitación de la flauta es diferente a la de una ocarina: las notas de la escala se producen destapando los agujeros desde abajo hacia arriba.




Abrimos el quinto agujero, de tamaño algo mayor que el anterior, que nos dará la 5ª nota (sol). Nuevamente se vuelve a una diferencia mayor porque  entre fa y sol hay un tono.




Con el siguiente agujero llegamos a la 6ª nota de la escala (la). Su tamaño es similar al anterior, ya que entre el sol y el la hay un tono.



 

El séptimo agujero, igual a los anteriores, da la 7ª nota (si), completando los agujeros tonales que van al frente de la flauta.




Un octavo agujero, más pequeño que los anteriores, se ubica por debajo de la flauta para llegar a la 8ª nota (do). Entre el si y el do hay un medio tono, y con esto se completa la escala.


Antes del pegado definitivo del silbato, se trata de quitar cualquier rebaba en el interior de la flauta, y se prueba la posición del silbato. Si el sonido es pobre, o no se produce, hay que corregir la posición del silbato hasta lograr que el aire dé bien en el bisel. Luego de esto puede empezarse a dar terminación y pulido a los detalles exteriores de la flauta.                                                                                                                                        Un detalle que es interesante observar es que si la primera nota queda algo baja, se puede elevar agrandando un poco el agujero de salida del extremo de la flauta.                                                                                                                                                                                                       Queda todavía por delante vigilar el sonido durante el secado: éste debe ser muy controlado para que la flauta no se deforme. En esta etapa pueden ser necesarios algunos retoques en el diámetro de los agujeros para que las notas salgan afinadas.                                                              

Y con esto cierro la serie de notas sobre la flauta,  deseándoles suerte y paciencia al quienes se aboquen a la tarea de construir una.


 ...............................................................................................................................