Tratamientos‎ > ‎

Masajes

La fisioterapia puede prevenir o retrasar el linfedema. Cuando ha habido una cirugía es muy importante el papel de la rehabilitación precoz con tal de que este cúmulo de líquidos no se produzca, así que los pacientes deben seguir una serie de recomendaciones y ejercicios que ayudarán a evitar su aparición. Dentro de este proceso, el fisioterapeuta debe actuar cuando los perímetros de piel empiezan a aumentar. Los primeros tratamientos se basarán en vendajes multicapas, aunque si la linfa acumulada va en aumento habrá que complementarlos con drenajes. De eso se trata precisamente lafisioterapia descongestiva, de un drenaje manual del líquido. Primero se vacía la linfa de la extremidad y para evitar que reaparezca se coloca el vendaje multicapas que antes comentábamos. Todo esto acompañado, claro está, de una serie de ejercicios recomendados por el profesional.


Existen otros métodos como la presoterapia que consiste en realizar unos masajes en sentido ascendente en las extremidades con el fin de reactivar la circulación y provocar un drenaje linfático que elimine el líquido que ahí se acumula; la talasoterapia que utiliza el medio marino y sus componentes como método terapéutico, de la misma forma que la balnearioterapia también saca provecho de la acción del agua para reducir el cúmulo de líquidos en las extremidades del cuerpo; y gracias a los avances tecnológicos desarrollados en los últimos tiempos, el tratamiento con máquinas con bandas sonoras que permiten expulsar la linfa al exterior.