Tratamientos

Debido al poco conocimiento de la enfermedad hoy en día hay pocos especialistas que se dediquen a la prevención y tratamiento de los linfedemas, lo que hace que el paciente sea enviado de medico en medico en busca de una solución a su enfermedad.

La Terapia Descongestiva Compleja, es el método más eficaz que se ha descrito hasta el momento para el tratamiento del linfedema.

Esta terapia consta de dos fases. En la Primera lo que se persigue es la reducción del edema, y la segunda fase pretende la estabilización y optimización del mismo.

Se trata de una combinación de distintas formas de terapia, donde todos los elementos tienen su contribución especial y la mayor efectividad se logra aplicándolos conjuntamente. Consta de 4 partes, que son:

  • Drenaje linfático Manual
  • Vendajes
  • Cuidados de la piel
  • Ejercicios físicos y respiratorios.

El Drenaje Linfático Manual, es una técnica especial y especifica de masaje que entraña bastante dificultad y se debe realizar por especialistas en este tipo de tratamiento debido a su complejidad. Su finalidad es la de acelerar la evacuación de los líquidos excedentes y desechos metabólicos por las vías linfáticas.

El tratamiento con Drenaje Linfático Manual es la base fundamental de la terapéutica del linfedema.

Terapia de compresión, el flujo de la linfa, aumentado a través del drenaje linfático manual, puede verse intensificado por la terapia de compresión.

El intercambio de fluidos entre los capilares sanguíneos, el sistema linfático y nuestros órganos depende de la presión que se ejerza, así hay diferentes grados de presión en los diferentes tramos del trayecto. Los fluidos van siempre de las áreas con mayor presión hacia las de menos presión. Cuando todo el sistema (venoso-arterial y linfático) está intacto, la naturaleza nos ha dotado de una combinación de vasos de distintos diámetros, y mecanismos de bombeo para asegurarnos que el flujo se dirija siempre en la dirección correcta; esto es, desde el corazón a las arterias y de éstas hacia los tejidos para regresar de los tejidos a través de las venas y de los vasos linfáticos.

En el linfedema los vasos linfáticos no trabajan de forma correcta, alterándose las condiciones de presión, además la piel, que también ejerce presión, tiene modificada su elasticidad. El resultado de estas desviaciones de la presión adecuada hace que el líquido se quede acumulado en los tejidos produciendo el edema. La efectividad de la terapia de compresión está apoyada en la idea de proporcionar desde fuera la presión necesaria para permitir que los fluidos circulen hacia los vasos linfáticos y las venas.

Existen vendas y prendas de compresión (medias, mangas, etc). Este material está confeccionado en un tejido de baja elasticidad. Las vendas son más adecuadas durante la primera fase, de reducción del edema, ya que permiten ajustar la presión en función de la reducción que se va consiguiendo. Las medias, manga, han de ser a medida, las cuales se tomarán nada más terminar la primera fase de tratamiento y contribuyen a mantener la reducción del edema lograda en la primera fase. Tienen la ventaja de una mayor rapidez en su aplicación.