Uso de la Brújula

Un orientador puede emplear la brújula para muchos fines, pero son básicamente estos los usos que más se le dan a la brújula:

  • DETERMINAR UN RUMBO.
  • CORRER MANTENIENDO UN RUMBO.
  • ORIENTAR EL MAPA.

DETERMINAR UN RUMBO.


Tenemos que elegir un ruta, por ejemplo, desde el punto de salida hasta el control o punto 1.

Colocamos uno de los cantos más largos de la brújula o una línea de dirección los dos puntos  (de donde nos encontramos a donde queremos ir)



Con la base de la brújula firmemente apoyada, giramos el limbo hasta que las líneas norte-sur de su interior sean paralelas a los meridianos norte-sur del mapa. Importante: la flecha norte del limbo debe estar dirigida al norte del mapa (si la llevásemos al sur, la dirección sería la contraria).

Se levanta la brújula del mapa y se mantiene en la mano, nivelada horizontalmente. Giramos sobre nosotros hasta que el norte de la aguja coincida con la flecha norte del limbo. La dirección a seguir nos vendrá dada por la flecha de dirección.


CORRER MANTENIENDO EL RUMBO

Una vez hallado el rumbo donde se encuentra el punto hacia donde queremos dirigirnos se emplea la brújula de la siguiente forma:

La mantenemos nivelada horizontalmente en nuestra mano y apuntando a la dirección que tenemos que seguir nos aseguraremos de que la aguja magnética coincide con la flecha norte y ambas señalan el norte con relación al mapa.

A continuación, una vez observado en la brújula donde señala la flecha de dirección levantaremos la vista y trataremos de localizar un objeto destacable en el terreno (árbol, piedra...)tan lejos como se posible.

Para aproximarnos hasta el objeto se tratará de elegir la ruta más sencilla y tratar de evitar obstáculos que puedan desviar la atención del orientador puesta en el objeto.

Una vez llagado hasta el objeto o elemento del terreno, repetiremos la operación hasta alcanzar el punto deseado.
ORIENTAR EL MAPA

Este proceso consiste en colocar el mapa de tal manera que, desde el lugar donde estemos situados, los detalles del mapa estén alineados con los del terreno.

Esto se realiza con la brújula del siguiente modo:

  1. Colocamos la brújula sobre el mapa, frente a nosotros, con la aguja magnética próxima a un meridiano del mapa.
  2. A continuación giramos la brújula y el mapa juntos hasta que la aguja se encuentre paralela con los meridianos y el norte de la aguja esté dirigido hacia el norte del mapa.
  3. Levantamos la brújula sin mover el mapa de la posición en que estaba, y éste (mapa) que ya orientado.
Un orientador debe mantener siempre su mapa orientado con el terreno, esto le ayudará a poder identificar en cualquier momento el lugar donde se encuentra,  a tomar todas las decisiones exactamente y con mucha mayor rapidez.
Comments