La bicicleta transporte saludable


El 7 de abril de 2008, se celebró el Día Mundial de la Salud, bajo el lema “proteger la salud frente al cambio climático”. La OMS reconoce así, que el cambio climático es una amenaza para la salud  y trata de alertar sobre la necesidad de evitar los efectos negativos del cambio climático para proteger la salud mundial. La utilización de los vehículos de motor es la causa directa de más del 20% de las emisiones de CO2 a la atmósfera, que favorecen de forma determinante al incremento del efecto invernadero y contribuyen al cambio climático de nuestro planeta. 

El automóvil privado ocupa más del 80% del espacio público y lejos de cumplir con la utilidad práctica que tienen, colapsan la ciudad. Pero lo más perjudicial es que  el elevado número de vehículos circulantes, emiten aparte del CO2, gases y partículas tóxicas en cantidad suficiente para incrementar la incidencia de enfermedades respiratorias y cáncer y es responsable de la mayor parte de la contaminación acústica. 

El 7 de abril de 2010, la OMS, quiso resaltar la importancia del desarrollo urbanístico en nuestra salud colectiva, tanto a escala mundial como en el ámbito local, invitando a las  administraciones a que faciliten la promoción de hábitos saludables, priorizando el uso de los transportes públicos colectivos, el desplazamiento peatonal y el uso de la bicicleta. El objetivo es conseguir una movilidad eficaz en un ambiente sano, La bicicleta, es el medio de transporte más sostenible, económico y ecológico, es además otra manera de entender el mundo y el entorno, es la forma de recuperar los espacios urbanos y de contribuir a dejar un planeta saludable a las generaciones venideras.

El 19 de abril se celebra el Día Mundial de la Bicicleta. Los beneficios de la actividad física  asociados al uso de la bicicleta en una ciudad son mucho mayores que los riesgos para la salud por la contaminación del aire y los accidentes de tráfico.

Las cifras son claras: los beneficios se han cuantificado y el número de muertes anuales puede disminuir en un 24%, además de que se reducen las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en más de 9.000 toneladas.

La bicicleta no solo es un medio de transporte económico y ecológico, sino que además contribuye a mantener y mejorar la salud: 

Protege y disminuye el riesgo de infarto y otras enfermedades cardíacas y algunos tipos de canceres. Produce endorfinas que dan una sensación de bienestar, vitalidad y alegría, disminuye el  estrés, fortalece la musculatura. Reduce la obesidad y combate el sedentarismo. 

David Rojas-Rueda, investigador del CREAL y principal autor del estudio llamado TAPAS (Transportation, Air Pollution and Physical Activities) ha señalado que es evidente que las políticas de transporte, que promueven la actividad física, son un buen medio para mejorar la salud de la población y reducir los gastos en sanidad pública. Cabría añadir que, además, reduce la contaminación.

El 19 de abril se celebró el día Mundial de la Bicicleta, con el ánimo de concienciar a nivel social e institucional sobre la importancia de promover el uso de este vehículo no sólo porque permite proteger el medio ambiente (disminución de las emisiones de CO2 a la atmósfera y freno al cambio climático, sino porque es un instrumento eficaz para el cuidado de la salud de las personas, pues su uso habitual representa un completo y saludable ejercicio físico.

En la actualidad, existen unas 800 millones de bicicletas en el mundo y son utilizadas como medio de transporte principal o como vehículo de ocio, y cada día gana más adeptos, a pesar de que algunas grandes ciudades no ofrecen todas las facilidades que serían necesarias para promocionar su uso.

El Día Mundial de la Bicicleta se celebró con circuitos en la calle, desfiles de bicicletas, conciertos verdes, competencias de ensayos, carteles en las escuelas y plantaciones de árboles.

En España, la Red de Ciudades por la Bicicleta, entre las que figuran Alicante, Murcia, Barcelona, Madrid, Córdoba, Sevilla, Logroño, San Sebastián, Mérida, Burgos y Santiago de Compostela promueve el uso urbano de las bicicletas a través de distintas actividades.

Cartagena ha lanzado un programa en el que destaca la Calculadora de CO2 que determina la cantidad de CO2 que se puede dejar de emitir a la atmósfera en un trayecto, si sustituye el coche o la moto por la bicicleta.

Durante el Día Mundial de la Bicicleta, también se llevaron a cabo actividades en otros ayuntamientos para promocionar su utilización, en Madrid, los ciclistas arrancaron en la Plaza Castilla y en el Retiro una marcha con el objetivo de realizar un paseo lúdico hasta llegar al Templo de Debod y allí tomar un refrigerio bajo las estrellas. Además, el teleférico de la Casa de Campo permitió viajar con la bicicleta para que el usuario pudiera hacer una ruta por la Casa de Campo.

Gijón, se promovió la actividad Ring-Ring que consistió en obsequiar con un timbre y un desayuno a las personas que se mueven en bicicleta por la ciudad asturiana y también se realizaron itinerarios ciclourbanos con guías.

Oviedo, hubo una marcha ciclista urbana con salida desde la Plaza de la Catedral con un recorrido por las distintas calles de la ciudad. 

El Ayuntamiento de Mieres, desde la Concejalía de sostenibilidad ambiental y transporte, celebró el Día Mundial con el objetivo de presentar la bicicleta como un medio de locomoción alternativo económico y ecológico, favoreciendo el uso de la bicileta como el catalizador de una vida más saludable y una sociedad más responsable. 




 
     
 
  
 
  
  
  
  

Comments