Noticias‎ > ‎

Las consecuencias del bullying laboral

publicado a la‎(s)‎ 10/12/2011 14:41 por Mike Gmz Mtz
Cuando se piensa en bullying lo primero que se viene a la mente es la imagen de un niño violentado por sus compañeros física o psicológicamente, de forma directa, a través de rumores o por medio de las redes sociales. Sin embargo, la realidad es que, hoy en día, muchas personas adultas también sufren bullying laboral, siendo a diario víctimas de acoso en su trabajo.

De acuerdo a especialistas, el bullying se ejemplifica comúnmente con un estudiante amenazado, agredido y hasta golpeado, evidenciando niños deprimidos e inseguros, violentados por sus compañeros con palabras ofensivas, indirectas, sobrenombres, rumores, burlas crueles, ya sea de manera directa o a través de las redes sociales. Sin embargo, la realidad es que muchos adultos también sufren de bullying, propiciando consecuencias graves ante un maltrato suficientemente severo como para afectar la salud de un empleado víctima de bullying laboral.

¿Qué es exactamente el bullying laboral?

A decir la información de organizaciones creada para ayudar a los empleados que sufren bullying laboral, el término se puede definir como un maltrato lo suficientemente severo como para comprometer la salud de de un empleado, poniendo en peligro su carrera laboral al grado de afectar las relaciones con su familia, amigos y pareja.

En otras palabras, el bullying laboral quiere decir que es aquel comportamiento abusivo que hace que los empleados se sientan incómodos, humillados e inferiores, generando un impacto negativo en su vida dentro y fuera del lugar de trabajo.

Asimismo, en el ambiente laboral, generalmente el bullying ocurre de parte de gerentes o directivos, siendo quienes capitalizan el miedo para mantener el poder: se muestran seguros, confiados y superiores a todos los demás, tanto personal como laboralmente, además estas personas buscan a compañeros de trabajo o subordinados que parezcan pasivos o dóciles para hacerlos sus víctimas.

Este fenómeno de hostigamiento, ofensas y abusos, también ocurre entre compañeros de trabajo del mismo nivel laboral y tiene como propósito destacar, avanzar en sus carreras y no permitir que los demás resalten o consigan aumentos de sueldo.

Normalmente todo comienza con una broma que siempre está dirigida al compañero más introvertido del grupo pero, a medida que pasa el tiempo, las bromas se incrementan tanto en cantidad como en dimensión, llegando a sobrepasar lo que una persona puede tolerar. Al parecer las personas que practican bullying no se dan cuenta de que lo están haciendo y no lo asimilan hasta que el compañero que se ha vuelto centro del juego explota.

El problema radica en que este tipo de conductas provocan que las personas adopten una actitud defensiva, violenta e incluso se produzca incumplimiento laboral, ya que su ambiente de trabajo ha pasado a volverse un calvario. El aspecto emocional y físico se desgasta severamente y más cuando la víctima de este tipo de acoso lo aguanta por no tener problemas y por el miedo a perder su trabajo o hasta por quedar como una persona quejumbrosa y mentirosa.

Pero, ¿qué es lo que realmente pasa con las víctimas que sufren bullying laboral? Expertos señalan que las consecuencias de este peligro silencioso, por el hecho de no existir códigos de conducta específicos que detallen qué es el abuso laboral, indican que el impacto que puede llegar a tener una persona acosada podría ser incluso fatal.

Asimismo, cuando el bullying laboral persiste hacia un compañero de trabajo para dañar su autoestima, puede afectar su productividad, lo que puede ocasionar una baja en el rendimiento laboral de 30 y hasta 60 por ciento.

Señalan expertos que el bullying es un proceso complejo de victimización que va más allá de las discusiones o malas relaciones entre compañeros, y que se diferencia de éstos por su naturaleza, su duración, su intensidad, sus formas, sus protagonistas, sus consecuencias y sus ámbitos, y su significado se relaciona con conductas como la intimidación, la amenazas, los malos tratos físicos continuos, humillaciones en público, el rechazo social, el chantaje, los insultos reiterados, los motes, situaciones de abuso en las que no hay provocación previa por parte de la víctima y en las que existe intencionalidad por parte de las personas agresoras.

En México, este tipo de fenómenos no ha sido estudiado sistemáticamente, por lo que no hay cifras ni referencias oficiales sobre la extensión, el grado, el carácter y las tipologías particulares que asume el hostigamiento laboral. Sin embargo, se estima que tres de cada diez mujeres son víctimas de estas prácticas de bullying en sus trabajos.

En ejemplo, de acuerdo a datos del Instituto Nacional de las Mujeres, esta situación se da por un desequilibrio o abuso de poder en la relación y la persona agresora se aprovecha de situaciones en las que la víctima está en una situación de inferioridad.

Como muestra, una situación de maltrato o agresión no es un hecho aislado o que ocurra en una sola ocasión, es decir, se presenta de manera reiterada, mientras que las conductas de acoso e intimidación utilizados por la persona agresora hacia la víctima en un lugar de trabajo pueden ir desde el maltrato físico, amenazas, minimizar su trabajo, esconder objetos o pertenencias, agresiones verbales como insultos, amenazas y rumores, o aislar, excluir o ignorar.

Asimismo, muchos adultos que sufren bullying laboral creen que su única solución es soportar el problema, ya sea porque son el principal sustento para su familia o porque creen que existen muy pocas oportunidades laborales como para renunciar.

Lamentablemente el bullying no desaparece de un día para otro y el empleado que lo sufre se va volviendo cada vez más débil ante el acoso. Las personas que sufren bullying laboral creen que se encuentran atrapadas en una situación sin solución, cuando en realidad existen muchas cosas que se pueden hacer al respecto.

¿Qué señales hay cuando se está sufriendo bullying?

1. Asignación de trabajos sin valor o utilidad alguna.
2. Evidenciar delante de los compañeros y decir que es ineficiente.
3. Generar rumores o intrigas sólo por el hecho de desprestigiar.
4. Que limiten información necesaria para el trabajo y descarten en participaciones de juntas.
5. Interrupción constante e impedir la expresión.
6. Desmoralizar, a través de varias acciones, continuamente.
7. Tratarle de una manera diferente o discriminatoria, usar medidas exclusivas contra él, con vistas a estigmatizarlo ante otros compañeros o jefes (excluirle, discriminarle, tratar su caso de forma diferente).
8. Ignorarle o excluirle, hablando sólo a una tercera persona presente, simulando su no existencia como si fuese invisible.
9. Criticar continuamente su trabajo, sus ideas, sus propuestas, sus soluciones, etc.
10. Monitorizar o controlar malintencionadamente su trabajo con vistas a atacarle o a encontrarle faltas o formas de acusarle de algo.
11. Castigar duramente o impedir cualquier toma de decisión o iniciativa personal en el marco de sus responsabilidades y atribuciones.
12. Bloquear administrativamente a la persona, extraviando, retrasando, alterando o manipulando documentos o resoluciones que le afectan.
13. Ridiculizar su trabajo, sus ideas o los resultados obtenidos ante los demás trabajadores, caricaturizándolo o parodiándolo.

¿Cuáles son las consecuencias psicológicas y laborales?

1. Deterioro de la confianza en sí misma y en sus capacidades profesionales por parte de la víctima.
2. Proceso de devaluación personal.
3 Desarrollo de la culpabilidad en la víctima
4. Creencia de haber cometido verdaderamente errores, fallos o incumplimientos.
5. Enfermedades físicas, como insomnio, ansiedad, estrés, irritabilidad, fatiga, cambios de personalidad, inseguridad, torpeza, indecisión, conflictos con otras personas e incluso familiares, problemas de relación con la pareja y depresión.
6. Bajas laborales que el acosador suele aprovechar contra el trabajador.

Fuente: http://www.imagendelgolfo.com.mx/resumen.php?id=283671

Compartir Este Sitio

Comments

Acoso Laboral en Mexico