Contenido‎ > ‎

Trabajo infantil en Chile

 
El Trabajo Infantil

El Trabajo Infantil y sus peores formas se han convertido en objeto de intervención pública en Chile desde fines de los ’90; los programas sociales destinados a su erradicación han sido diseñados en función de las caracter ísticas que presentan las diversas manifestaciones de este fenómeno social.

El carácter emergente de las políticas sociales que buscan erradicar el trabajo de niños, niñas y adolescentes (en adelante NNA) hace que este estudio sea pertinente en su tiempo, ya que permite revisar modelos de intervención relativamente nuevos, a la luz del contexto que los origina y los principios orientadores de la política que los guía. 

Tras la ratificación del Convenio 182 de la OIT, relativo a la prohibición y eliminación urgente de las Peores Formas de Trabajo Infantil, Chile creó un sistema de registro de estas últimas, tipificándolas en dos grupos:  Los trabajos intolerables y los trabajos peligrosos.

Los trabajos intolerables comprenden prácticas contemporáneas de esclavitud, es decir, cuya naturaleza atenta contra los derechos humanos de NNA implicados en la actividad. Se subdividen en explotación sexual comercial y utilización de NNA en actividades ilícitas y prácticas asociadas a la esclavitud.

Los trabajos peligrosos son aquellos nocivos por naturaleza o por las condiciones en que se realizan, provocando daños a los NNA en el aspecto físico, mental o moral. En consecuencia, se clasifican en peligrosos por su naturaleza y peligrosos por sus condiciones.

 

 

 
     
                      

Los trabajos peligrosos por sus condiciones son aquellos en que los elementos del contexto en que los NNA desarrollan su actividad laboral pueden determinar perjuicio para su desarrollo integral, con independencia de lo inocuo de la naturaleza del trabajo. Por ejemplo: jornadas laborales extensas, trabajo en horario nocturno o de madrugada, actividad laboral desarrollada en ausencia de medidas de higiene y condiciones de seguridad, o trabajo que por su horario o exigencias impida la asistencia a la escuela.

Concretamente el Programa Pronito, desarrollado desde el año 2001 por el Consejo de Defensa del Niño (CODENI) en alianza con la Empresa Movistar, tiene como objetivos específicos el asegurar la  protección a NNA trabajadores en el desempeño de cualquier trabajo peligroso, mediante la activación de mecanismos individuales, familiares y sociales capaces de interrumpir la situación de trabajo infantil en que se encuentran.

 

El Servicio Nacional de Menores (SENAME) es el organismo encargado de la protección de derechos y la reparación de dañoS de niños, niñas y adolescentes vulnerados.

 

Los Programas Sociales seleccionados como modelos en la reducción del Trabajo Infantil comparten un sustrato definido por las orientaciones técnicas de la política social (SENAME, 2006).

Objetivo general: contribuir a promover los derechos del niño, niña y adolescente trabajador y prevenir que sus derechos sean vulnerados por la explotación, a través de procesos de interrupción y reparación, y el fortalecimiento de los recursos personales y grupales, del ámbito familiar y socio-comunitario.

 

Objetivos específicos:

Promover los derechos y potenciar los recursos personales y grupales en niños, niñas y adolescentes trabajadores.

Movilizar los recursos socio-comunitarios y de la red intersectorial para mejorar las condiciones de bienestar y la promoción de los derechos del niño, niña y adolescente trabajador.

Interrumpir la situación de explotación laboral y lograr el compromiso y fortalecimiento de la familia o vínculo significativo como recurso protector del niño, niña y adolescente trabajador.

Contribuir a la resignificación de las experiencias traumáticas vividas y facilitar procesos de reparación en el niño, niña y adolescente trabajador.

 

 
TRABAJOS INTOLERABLES:

 

La explotación sexual comercial de niños, niñas o adolescentes (ESC) es definida por la OIT como la utilización de una persona menor de 18 años en actividades sexuales, bajo la promesa de una retribución económica (en pago o en especie), o inclusive bajo amenazas. Las formas más frecuentes que incluye son:

 

•Actividades sexuales entre un adulto y una persona menor de edad a cambio de un pago para el/la menor de edad o para terceros (en calles o locales cerrados como burdeles, discotecas, hoteles, etc.).

 •Trata de niños, niñas y adolescentes para el comercio sexual.

•Producción y comercialización, importación, exportación, distribución, difusión o exhibición de pornografía involucrando a niños, niñas y adolescentes.
 
 
"Más de 196 mil niños y adolescentes trabajan en Chile. De ellos, 107 mil lo hace en condiciones inaceptables, no cumplen la edad mínima de admisión legal al empleo de 15 años, no asisten a la escuela, trabajan en la calle, de noche o por más tiempo que la jornada legalmente establecida para todos los trabajadores." Sin embargo existen instituciones que velan para que los niños puedan ejercer sus derechos.

 

 
Constanza Urtubia Paredes

Comments