FACTOR DE PROGRESO 


LAS ABEJAS, IMPORTANTE FACTOR DE PROGRESO
  advertising

Mundo de las Abejas  

Alimento Integral 

Metamorfosis  

Reina, Vuelo Nupcial

advertising

 SITIOS AMIGOS

Azucar en el Organismo

Vegetarianismo

Mitos y Cosmos

Qué es un Planetario

Telescopio

Secretos En Red

 Hoteles,Vuelos,Cruceros

 Forma de Ganar Dinero

 

 

 

  advertising

Cuando se observa la tarea que la abeja desarrolla sobre las flores, y cuando esta observación va seguida de ensayos y experiencias rigurosas, no sorprenden las palabras debidas a un anterior secretario de Agricultura de los Estados Unidos de América: “La clave para el bienestar del país esta en la apicultura”. Con ello indicaba que la labor de las abejas, al polinizar las flores de las plantas frutales, industriales y forrajeras, es primordial para lograr mayores rendimientos en cantidad y calidad de frutas, granos y semillas. Esto aumentos llegan, en algunos cultivos, hasta centuplicar sus rendimientos con iguales superficies plantadas.

En este aspecto la abeja asumió, desde la más remota antigüedad, el papel de rectora de los destinos vegetales. En efecto, la polinización, al llevar el polen de una flor para fecundar a otra, ha favorecido siempre la selección de aquellas plantas que producían flores más atractivas, más ricas en néctar o más generosas en polen, pues néctar y polen son el alimento básico de la abeja, y esta debe recolectarlos en cantidades apreciables. Las abejas de una sola colonia recolectan, en una temporada, mas de 70 Kg. de polen y  mas de 600 Kg. de néctar, lo que, concentrado y elaborado, representa unos 100 Kg. de miel y 3 o 4 Kg. de cera, y millares de abejas que se criaron, fueron mantenidas y sucumbieron en este ciclo anual.

El valor de la abeja en su tarea de polinizar estriba en la disposición de sus pelos, que actúan de medio transporte y almacenamiento de los granos germinales, y sobre todo en el hecho de que un mismo vuelo visita flores de una sola especie, con lo que no deposita nunca polen de una rosa sobre una amapola. En un día de labor, una sola abeja puede visitar entre 500 y 800 flores, lo que supone para una colonia normal, 5.000.000 de flores, cantidad que equivale a dos hectáreas de monte frutal en pleno apogeo de floración la recolección y transporte de este botín  en las celdillas especiales de las de las patas traseras de la abeja es tarea de largas e interesantes observaciones. Basta recordar que lleva, a través de distancias de mas de 3 Km., de 30.000 a 40.000 granitos de polen en forma de pelotas coloreadas que representan, mas o menos, un quinto del peso de su cuerpo.

Los apicultores especializados cosechan hoy este polen, riquísima fuente de complejos vitamínicos, elementos oleaginosos y otras sustancias fundamentales para la normal evolución de la colonia, mediante ingeniosos sistemas que colocan a la entrada de la colonia: las abejas, al pasar, pierden parte de su carga. Lo así recolectado se guarda convenientemente y es enviado luego a laboratorios y centros de investigación con el fin de extraer productos valiosísimos y de mucho interés para la dietética moderna.