ALIMENTO INTEGRAL


El Pan y la Leche de las Abejas Alimento Integral de las Abejas 

  advertising

Mundo de las Abejas

Factor de Progreso

Metamorfosis

Reina, Vuelo Nupcial 

 

advertising

SITIOS AMIGOS

Azucar en el Organismo

Vegetarianismo

Mitos y Cosmos

Qué es un Planetario

Telescopio

Secrteos En Red

Hoteles, Vuelos, Cruceros

Forma de ganar Dinero
 

 

  advertising

Las abejas necesitan el polen para alimento de sus larvas. Las abejas adultas podrían vivir si él si se las alimentara con jarabe de miel que, al no dejar residuos en sus intestinos, hace innecesario los vuelos de limpieza. Pero las larvas sucumbirían en breve plazo si sus nodrizas careciesen del polen para preparar su ración alimenticia. El polen no sólo constituye una `parte del alimento requerido por las crías para su desarrollo total, sino que, además, es necesario que las abejas nodrizas lo ingieran en cantidad para extraer valiosísimos principios vitales, los que, destilados juntamente con los provenientes del néctar, se convierten en sus glándulas galactógenas en la leche de las abejas o jalea real.

El alimento de las larvas es mas complejo que el polen; lo que las alimentará durante su desarrollo es el pan de las abejas elaborado por las abejas jóvenes, que se dedican a transformar el polen almacenado en celdas por las abejas adultas; utilizan para ello, además del polen, el néctar o la miel que necesiten, transformado el leche o jalea real y segregado en pequeñas gotitas por las glándulas situadas en su cabeza. Con este producto, o pan de las abejas, que en su calidad de nodrizas van entregando fresco, se alimentan las larvas nacidas de los miles de huevos que la reina pone diariamente en las pulcras celdas de cera.

Este consumo de polen por parte de de las nodrizas va dejando un residuo celulósico indigerible que es necesario eliminar. Ello obliga a las jóvenes abejas a efectuar un vuelo al séptimo u octavo día de su nacimiento. Un par de días mas en su tarea de nodrizas, y las jóvenes abejas serán reemplazadas por las que van naciendo, pasando ellas a engrosar las filas de las pecoreadotas, es decir, recolectoras de néctar y polen, para proveer al sustento de la comunidad.

En esta labor las abejas van perdiendo la tenue capa de pelusa que cubre todo su cuerpo y toman un color mas oscuro y brillante a medida que pasan las semanas; empiezan también a desflecarse las puntas de sus alas, y sucumben, finalmente agotadas, entre las cinco semanas y los tres o cuatro meses, según la época del año en que han nacido.