MUNDO DE LAS ABEJAS


 
  advertising

Factor de Progreso  

Alimento Integral

Metamorfosis 

Reina,Vuelo Nupcial

 

advertising

SITIOS AMIGOS

Azucar en el Organismo

Vegeterarianismo

Mitos y Cosmos

Qué es un Planetario

Telescopio

Secretos En Red 

 Hoteles,Vuelos,Cruceros

Forma de Ganar Dinero
 

 

  advertising

Como en el reino animal el hombre ocupa el sitial de honor por su capacidad creadora, su facultad de raciocinio y su espíritu, capaz de de las mas bellas proezas del pensamiento, así las abejas son las que poseen, entre las incontables especies animales que pueblan la tierra, el centro de superioridad por su perfecta organización social, la supervivencia de su progenie y, lo que es mas apasionante para nosotros, el misterio de su origen.

 

Mucho antes de que apareciera el hombre sobre la faz de la tierra, mucho antes de que vivieran los primitivos mamíferos y peces, mucho antes de que se hiciesen en presentes las aves y la casi totalidad de los vegetales, las abejas ya poblaban el aire húmedo de las selvas del carbonífero, pedían sus panales de cera  en oquedades y acumulaban las reservas de miel y polen. La estructura perfecta, la conformación orgánica y social bien definida, todo lo que hoy es prueba de una evolución en la que el automatismo a dado paso a funciones vitales que nos hacen pensar en un instinto desarrollado hasta los umbrales de la inteligencia, todo esto estaba ya definido en aquellas abejas que nos lego el ámbar milenario para satisfacer la curiosidad de nuestro espíritu investigador.

 

Los cálculos de los científicos contemporáneos han fijado de una forma precisa los estadios geológicos por que atravesó la tierra; pues bien, entre el momento en que la corteza terrestre y su atmósfera presentaron condiciones favorables para las manifestaciones mas rudimentarias de la vida , y el periodo  en que la colonia de abejas quedo fosilizada en el pedazo de ámbar, la evolución de este insecto no fue posible desde sus formas primitivas hasta lo que en la era carbonífera aparece ya como colonia social perfectamente desarrollada.

 

Además, desde estos tiempos remotos han trascurrido milenios, han sobrevivido cataclismos, erupciones volcánicas anomalías cósmicas, sin que la abeja se haya visto afectada por ello o tenido que variar el sistema de vida.

 

Todo esto sugiere, quizás, una hipótesis que ya no es, en la era atómica en que vivimos, tan aventurada: laabeja no es de este planeta; llego a la Tierra desde otro mundo que en edad nos aventajaba en varios millones de años y del cual quizás solo existen al presente errante despojos cósmico. Allí donde un cinturón de asteroides señala el antiguo derrotero de un planeta destrozado, pudo florecer en otro tiempo un mundo semejante al nuestro. Sabemos, en efecto, que todos los planetas están constituidos por la misma materia fundamental. El sistema solar es solo un ejemplo, un átomo, dentro de la inmensidad de la galaxia, que contiene millones de sistemas solares, y, a su vez, el universo esta constituido por millones de galaxias. No estamos solos en el universo: esto ya no es algo difícil de pensar; y, aunque hay una intima resistencia para admitir el origen extraterreno y pruebas acumuladas nos conducen a ello, no podemos, hoy, descartar semejante posibilidad.