sigue alimento<<>>

sigue el>>>>>>>>>>Alimento Verdadero 

                                                http://www.google.es/imgres? 


Hacer la Voluntad del Padre.

 

Dice el Señor a sus discípulos…Yo tengo un alimento que vosotros no conocéis…..

Rabbí, come.
        

 Pero él les dijo:
    
     

—Para comer yo tengo un alimento que vosotros no conocéis.

         Decían los discípulos entre sí:
         —¿Pero es que le ha traído alguien de comer?
         Jesús les dijo:
         —Mi alimento es hacer la voluntad del que me ha enviado y llevar a cabo su obra. (Jn. 4. 5sssss..).

 

Su obra ya la anunciaba Is. 61…. diciéndonos:

 

…A cambio de su vergüenza y sonrojo, obtendrán una porción doble; poseerán el doble en su país, y gozarán de alegría perpetua.

Porque yo, el Señor, amo la justicia, detesto la rapiña y el crimen; les daré su salario fielmente y haré con ellos un pacto perpetuo.

Su estirpe será célebre entre las naciones, y sus vástagos entre los pueblos. Los que los vean reconocerán que son la estirpe que bendijo el Señor.

Desbordo de gozo con el Señor, y me alegro con mi Dios: porque me ha vestido un traje de gala y me ha envuelto en un manto de triunfo, como novio que se pone la corona, o novia que se adorna con sus joyas.

Como el suelo echa sus brotes, como un jardín hace brotar sus semillas, así el Señor hará brotar la justicia y los himnos ante todos los pueblos.

 

San Pablo describía la acción de Dios así en su carta a los colosenses: 3,1-17

1 Así pues, si habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.

2 Aspirad a las cosas de arriba, no a las de la tierra.

3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está oculta con Cristo en Dios.

4 Cuando aparezca Cristo, vida vuestra, entonces también vosotros apareceréis gloriosos con él.

5 Por tanto, mortificad vuestros miembros terrenos: fornicación, impureza, pasiones, malos deseos y la codicia, que es una idolatría,

6 todo lo cual atrae la cólera de Dios sobre los rebeldes,

7 y que también vosotros practicasteis en otro tiempo, cuando vivíais entre ellas.

8 Mas ahora, desechad también vosotros todo esto: cólera, ira, maldad, maledicencia y palabras groseras, lejos de vuestra boca.

9 No os mintáis unos a otros. Despojaos del hombre viejo con sus obras,

10 y revestíos del hombre nuevo, que se va renovando hasta alcanzar un conocimiento perfecto, según la imagen de su Creador,

11 donde no hay griego y judío; circuncisión e incircuncisión; bárbaro, escita, esclavo, libre, sino que Cristo es todo y en todos.

12 Revestíos, pues, como elegidos de Dios, santos y amados, de entrañas de misericordia, de bondad, humildad, mansedumbre, paciencia,

13 soportándoos unos a otros y perdonándoos mutuamente, si alguno tiene queja contra otro. Como el Señor os perdonó, perdonaos también vosotros.

14 Y por encima de todo esto, revestíos del amor, que es el vínculo de la perfección.

15 Y que la paz de Cristo presida vuestros corazones, pues a ella habéis sido llamados formando un solo Cuerpo. Y sed agradecidos.

16 La palabra de Cristo habite en vosotros con toda su riqueza; instruíos y amonestaos con toda sabiduría, cantad agradecidos, himnos y cánticos inspirados,

17 y todo cuanto hagáis, de palabra y de boca, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por su medio a Dios Padre.

----

Y acaba de explicárnoslo San Agustín, cuando dice que el Señor, doctor en Caridad y rebosante de ella, puso de manifiesto que la ley y los profetas tienen su raiz en los dos preceptos de la caridad: Amar a Dios y al prójimo.

Porque si verdaderamente el primero y más grande es Amar a Dios, pues Él y sólo Él es el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin, Él es también el que ha puesto en el Origen del Amor al prójimo el Amor a Dios, de donde todo arranca y donde todo termina.

Pero el prójimo tiene la primacía en el rango de la acción, pues ¿cómo vas a amar a Dios a quién no ves si no amas al prójimo a quien si vez? (Jn). Es patente, pues, que el mismo Dios quiere ser amado en el prójimo….como dirá Cristo al final de los tiempos, “Ven, pasa al gozo de tu Señor, porque tuve hambre y me diste de comer”..  ¿Cuándo fue esto, Señor?...Cuando lo hiciste con uno de ESTOS PEQUEÑOS, CONMIGO LO HICISTE.

 

San Agustín nos lo enseña así:

Que no es más que una manera de decirte: Ama a Dios. Y si me dices: «Señálame a quién he de amar», ¿qué otra cosa he de responderte sino lo que dice el mismo Juan: A Dios nadie lo ha visto jamás? Y para que no se te ocurra creerte totalmente ajeno a la visión de Dios: Dios, dice, es amor, y quien permanece en el amor permanece en Dios. Ama por tanto al prójimo, y trata de averiguar dentro de ti el origen de ese amor; en él verás, tal y como ahora te es posible, al mismo Dios.

Comienza, pues, por amar al prójimo. Parte tu pan con el hambriento, y hospeda a los pobres sin techo; viste al que ves desnudo, y no te cierres a tu propia carne.

¿Qué será lo que consigas si haces esto? Entonces romperá tu luz como la aurora. Tu luz, que es tu Dios, tu aurora, que vendrá hacia ti tras la noche de este mundo; pues Dios ni surge ni se pone, sino que siempre permanece.

Al amar a tu prójimo y cuidarte de él, vas haciendo tu camino. ¿Y hacia dónde caminas sino hacia el Señor Dios, el mismo a quien tenemos que amar con todo el corazón, con toda el alma, con todo el ser? Es verdad que no hemos llegado todavía hasta nuestro Señor, pero sí que tenemos con nosotros al prójimo. Ayuda, por tanto, a aquel con quien caminas, para que llegues hasta aquel con quien deseas quedarte para siempre.

Oración

 Dame Señor amarte amando al prójimo, mi hermano. Y concédeme Señor amar a mi hermano amándote a ti sobre todas las cosas, como Tú nos ha amado Señor.

Dame Señor lo que me pides y pídeme lo que quieras..(S Agustín)

 

 

Comments