LA FE


Así, la ley fue nuestra niñera, hasta que 

llegara Cristo y Dios nos aceptara por la fe.

Una vez que la fe ha llegado, ya no estamos 

sometidos a la niñera, porque todos sois 

hijos de Dios por la fe en Cristo 

Jesús.

Los que os habéis incorporado a Cristo por el bautismo, os habéis revestido de Cristo.


Ya no hay distinción entre judíos y gentiles,
esclavos y libres, 
hombres y mujeres,
porque todos sois uno en Cristo Jesús.
Y si sois de Cristo, 
sois descendencia de Abrahán
y herederos de la promesa. ...
(Gal.3
.)
..................................................................................................
y
1Cor....2...

 ...que vuestra fe no se apoye en la sabiduría de los hombres, 
sino en el poder de Dios.
.............."Por él vosotros sois en Cristo Jesús, en este Cristo que Dios ha hecho para nosotros sabiduría, justicia, santificación y redención. Y así -como dice la Escritura- «el que se gloríe, que se gloríe en el Señor.»



¡¿Qué es la fe?!

Decía San Pablo....

Rm 4,20-25:                          Está escrito también por nosotros, a quienes nos valdrá si creemos en él.

....Ante la promesa de Dios, Abrahán no fue incrédulo, sino que se hizo fuerte en la fe por la gloria dada a Dios al persuadirse de que Dios es capaz de hacer lo que promete, por lo cual le fue computado como justicia.

Y no sólo por él está escrito: «le fue computado», sino también por nosotros a quienes se computará si creemos en el que resucitó de entre los muertos, nuestro Señor Jesús, que fue entregado por nuestros pecados y resucitado para nuestra justificación.
---------------------------------------------------.

antes,  leemos en Rm 3,21-30a: decía.......

" El hombre es justificado por la fe, sin las obras de la ley".

Hermanos:

Ahora, la justicia de Dios, atestiguada por la Ley y los Profetas, se ha manifestado independientemente de la Ley.

Por la fe en Jesucristo viene la justicia de Dios a todos los que creen, sin distinción alguna. Pues todos pecaron y todos están privados de la gloria de Dios, y son justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención de Cristo Jesús, a quien constituyó sacrificio de propiciación 
mediante la fe en su sangre.

Así quería Dios demostrar que no fue injusto dejando impunes con su tolerancia los pecados del pasado; se proponía mostrar en nuestros días su justicia salvadora, justificándose a sí mismo 
y cancelando la culpa del que apela a la fe en Jesús.

Y ahora, ¿dónde queda el orgullo? Queda eliminado.

¿En nombre de qué? ¿De las obras?

No, en nombre de la fe.

Sostenemos, pues, que el hombre es justificado por la fe, sin las obras de la Ley.

¿Acaso es Dios sólo de los judíos? ¿No lo es también de los gentiles?

Evidente que también de los gentiles, sí es verdad que no hay más que un Dios.

El absuelve a los circuncisos en virtud de la fe
y a los no circuncisos también por la fe.
....................
Ef 2,8-9
Estáis salvados por la gracia y mediante la fe. Y no se debe a vosotros, sino que es un don de Dios; 
y tampoco se debe a las obras, para que nadie pueda presumir.
...............................................


Es decir, que todo, la fe, las obras y la salvación,
 son Don de Dios, de su GRACIA.





La Biblia de Jerusalén en su traducción  expone lo mismo pero con mayor claridad: Rom. 3..........

19. Ahora bien, sabemos que cuanto dice la ley lo dice para los que están bajo la ley, para que toda boca enmudezca y el mundo entero se reconozca reo ante Dios,
20. ya que nadie será justificado ante él por las obras de la ley, pues la ley no da sino el conocimiento del pecado.
21. Pero ahora, independientemente de la ley, la justicia de Dios se ha manifestado, atestiguada por la ley y los profetas,
22. justicia de Dios por la fe en Jesucristo, para todos los que creen - pues no hay diferencia alguna;
23. todos pecaron y están privados de la gloria de Dios -
24. y son justificados por el don de su gracia, en virtud de la redención realizada en Cristo Jesús,
25. a quien exhibió Dios como instrumento de propiciación por su propia sangre, mediante la fe, para mostrar su justicia, habiendo pasado por alto los pecados cometidos anteriormente,
26. en el tiempo de la paciencia de Dios; en orden a mostrar su justicia en el tiempo presente, para ser él justo y justificador del que cree en Jesús.
27. ¿Dónde está, entonces, el derecho a gloriarse? ¡Queda eliminado.!   ¿ Por qué ley?   ¿Por la de las obras?

 No. Por la ley de la fe.
......................................................................................................



Por eso...

El Vaticano II hace este resumen del contenido de nuestra fe en Cristo:

Dice en GS, 40-45........
Pues el Verbo de Dios, por quien todo fue hecho, se encarnó, a fin de salvar, siendo él mismo hombre perfecto, a todos los hombres y para hacer que todas las cosas tuviesen a él por cabeza. El Señor es el término de la historia humana, el punto hacia el cual convergen los deseos de la historia y de la civilización, el centro del género humano, el gozo de todos los corazones y la plena satisfacción de todos sus deseos. 

Él es aquel a quien el Padre resucitó de entre los muertos, ensalzó e hizo sentar a su derecha, constituyéndolo juez de los vivos y de los muertos. Vivificados y congregados en su Espíritu, peregrinamos hacia la consumación de la historia humana, que corresponde plenamente a su designio de amor: 
Recapitular en Cristo todas las cosas del cielo y de la tierra.

El mismo Señor ha dicho: Mira, llego en seguida y traigo conmigo mi salario, 
para pagar a cada uno su propio trabajo. 
Yo soy el alfa y la omega, 
el primero y el último, el principio y el fin.

Vaticano II  GS

Tanto si ayuda al mundo como si recibe ayuda de él, la Iglesia no tiene más que una sola finalidad: que venga el reino de Dios y que se establezca la salvación de todo el género humano. Por otra parte, todo el bien que el pueblo de Dios, durante su peregrinación terrena, puede procurar a la familia humana procede del hecho de que la Iglesia es el sacramento universal de la salvación, manifestando y actualizando, al mismo tiempo, el misterio del amor de Dios hacia el hombre.


Vídeo de YouTube



Este hermoso resumen de lo que es el Credo, nos urge a guardar con esmero el más precioso tesoro
de la fe:


Sobre el símbolo de la fe


San Cirilo de Jerusalén
Catequesis 5, Sobre la fe y el símbolo 12-13

Al aprender y profesar la fe, adhiérete y conserva solamente la que ahora te entrega la Iglesia, la única que las santas Escrituras acreditan y defienden. Como sea que no todos pueden conocer las santas Escrituras, unos porque no saben leer, otros porque sus ocupaciones se lo impiden, para que ninguna alma perezca por ignorancia, hemos resumido, en los pocos versículos del símbolo, el conjunto de los dogmas de la fe.
Procura, pues, que esta fe sea para ti como un viático que te sirva toda la vida y, de ahora en adelante, no admitas ninguna otra, aunque fuera yo mismo quien, cambiando de opinión, te dijera lo contrario, o aunque un ángel caído se presentara ante ti disfrazado de ángel de luz y te enseñara otras cosas para inducirte al error. Pues, si alguien os predica un Evangelio distinto del que os hemos predicado -seamos nosotros mismos o un ángel del cielo-, ¡sea maldito!

Esta fe que estáis oyendo con palabras sencillas retenedla ahora en la memoria y, en el momento oportuno, comprenderéis, por medio de las santas Escrituras, lo que significa exactamente cada una de sus afirmaciones. Porque tenéis que saber que el símbolo de la fe no lo han compuesto los hombres según su capricho, sino que las afirmaciones que en él se contienen han sido entresacadas del conjunto de las santas Escrituras y resumen toda la doctrina de la fe. Y, a la manera de la semilla de mostaza, que, a pesar de ser un grano tan pequeño, contiene ya en sí la magnitud de sus diversas ramas, así también las pocas palabras del símbolo de la fe resumen y contienen, como en una síntesis, todo lo que nos da a conocer el antiguo y el nuevo Testamento.

Velad, pues, hermanos, y conservad cuidadosamente la tradición que ahora recibís y grabadla en el interior de vuestro corazón.
Poned todo cuidado, no sea que el enemigo, encontrando a alguno de vosotros desprevenido y remiso, le robe este tesoro, o bien se presente algún hereje que, con sus errores, contamine la verdad que os hemos entregado. Recibir la fe es como poner en el banco el dinero que os hemos entregado; Dios os pedirá cuenta de este depósito. Os recomiendo - como dice el Apóstol-, en presencia de Dios, que da la vida al universo, y de Cristo Jesús, que dio testimonio ante Poncio Pilato con tan noble profesión, que guardéis sin mancha la fe que habéis recibido, hasta el día de la manifestación de Cristo Jesús

Ahora se te hace entrega del tesoro de la vida, pero el Señor, el día de su manifestación, te pedirá cuenta de él, cuando aparezca como el bienaventurado y único Soberano, Rey de los reyes y Señor de los señores, el único poseedor de la inmortalidad, que habita en una luz inaccesible, a quien ningún hombre ha visto ni puede ver. 
A él la gloria, el honor y el imperio por los siglos de los siglos. Amén
...........................................................

R/. Mi justo vivirá de fe, pero, si se arredra, le retiraré mi favor. 
Pero nosotros no somos gente que se arredra para su perdición, sino hombres de fe para salvar el alma.

V/. El injusto tiene el alma hinchada.
R/. Pero nosotros no somos gente que se arredra para su perdición,  sino hombres de fe para salvar el alma.




....







....

Por eso el Señor le decía a María: No te he dicho que si crees verás la Gloria de Dios.......
y gritando con fuerte voz dijo: LÁZARO SAL FUERA, y Lázaro salió de la tumba donde llevaba ya cuatro días muerto y enterrado en una tumba..... Y les dijo: Desatadlo y dejadle andar......................

¡Si crees verás la GLORIA DE DIOS en tu vida!



Es decir, Dios, Nuestro Padre ha sido justo y se ha justificado a si mismo en -Cristo, muerto, crucificado Y AJUSTICIADO en la Cruz, pues la sentencia de Dios decía: el salario del pecado es la muerte. Por eso Cristo cumplió en si mismo la sentencia de muerte, por eso se hizo maldito por nuestros pecados, subió a la cruz cargado con nuestras culpas......pero, a la vez, una vez ajusticiado por Dios por nuestras culpas, ....fue RESUCITADO PARA NUESTRA SALVACIÓN ; pues con la muerte se ha cumplido la sentencia....pero Dios Padre fue mucho más allá,.....y quiso ser, también,  JUSTIFICADOR DE TODOS LOS QUE CREEN EN CRISTO JESÚS, SU HIJO AMADO,  A QUIEN HIZO: NUESTRA JUSTICIA.

Por puro Amor, pues, por su Gracia, determinó salvar a todos los hombres que por la fe se unen a Cristo, que muere por nosotros, por tanto todos en él morimos,...... pero si hemos muerto con él, también CON ÉL RESUCITAMOS A LA VIDA ETERNA QUE DIOS DISPUSO DARNOS EN SU HIJO, a quien ha hecho Cabeza de toda la Nueva Creación.
Somos una nueva Creatura de Dios en Cristo. Somos una nueva creación.


y......
¿qué dice el Catecismo?

Resumen

176 La fe es una adhesión personal del hombre entero a Dios que se revela. Comprende una adhesión de la inteligencia y de la voluntad a la Revelación que Dios ha hecho de sí mismo mediante sus obras y sus palabras.

177 "Creer" entraña, pues, una doble referencia: a la persona y a la verdad; a la verdad por confianza en la persona que la atestigua.

178 No debemos creer en ningún otro que no sea Dios, Padre, Hijo, y Espíritu Santo.

179 La fe es un don sobrenatural de Dios. Para creer, el hombre necesita los auxilios interiores del Espíritu Santo.

180 "Creer" es un acto humano, consciente y libre, que corresponde a la dignidad de la persona humana.

.....................................................................................
¡DIOS SEA BENDITO!



Subpáginas (1): sigue LA FE 2
ĉ
Antonio Todoli,
10 feb. 2012 1:47
ĉ
Antonio Todoli,
10 feb. 2012 1:52
ĉ
Antonio Todoli,
10 feb. 2012 1:50
Comments