Citas-Lecturas

<<< atrás                 
                                                                                                                                                                                                     sigue>>>

"Cuando hayas perdido tu único bien, 

todavía te quedará el bien que puedes hacer a los demás"

                                                    (Joubert)


"La familia es un feliz encuentro de dos corazones

 que no se aman más que para amar mejor a Dios"

(San Francisco de Sales)

                                                                                                                                                         


Sobre catequesis "Amor Humano" JPabloII
 dice un obispo:

Obispo Jean Laffitte: Teología del Cuerpo de Juan Pablo II es esencial para entender sexualidad                   
Mons. Jean Laffitte
Noticias relacionadas:
Jardín infantil "asexuado" experimenta con niños y su identidad sexual
Alarmantes estadísticas muestran bajón de ética sexual en Argentina
Separado de Dios el cuerpo se rebela contra el hombre, alerta el Papa
Sexo fuera del matrimonio es gran desorden ético, dice Cardenal Antonelli
Curso de entrenamiento para regulación natural de la fertilidad

DENVER, 12 Ago. 11 / 09:02 am (ACI/EWTN Noticias)

En entrevista concedida a ACI Prensa, el Obispo Jean Laffitte, Secretario del Pontificio Consejo para la Familia, alertó sobre la tendencia actual de concentrarse demasiado en el aspecto sexual de la "Teología del Cuerpo" desarrollada por el Beato Juan Pablo II, con lo que se corre el riesgo de eliminar la profundidad y el misterio del amor divino y humano.

"El problema está en que, si te concentras solo en el sexo no puedes ir más allá, y no llegas a ver que esta belleza es un don dado por el Creador pero en un contexto mucho más amplio", explicó el Obispo.

En el diálogo del 3 de agosto, Mons. Laffitte se refirió al actual debate sobre cómo interpretar las enseñanzas del recordado Pontífice, precisando que lo esencial es entender primeramente el designio de Dios al crear hombre y mujer.

Las enseñanzas de Juan Pablo II sobre el amor humano y la sexualidad fueron desarrolladas durante su pontificado en las audiencias generals de los miércoles entre 1979 y 1984, un aporte sin precedentes en la historia de la Iglesia.

Sexualidad y el Cuerpo

El Obispo Laffitte dijo también a ACI Prensa que si bien es normal sentirse atraído por "la belleza de la sexualidad y del cuerpo humano", no está de acuerdo en enfatizar "el fenómeno sexual" sin brindar toda la perspectiva del "misterio de la creación y el misterio del llamado de Dios a través del amor humano", como enseñó Juan Pablo II.

El Prelado vaticano explicó que luego de crear a Adán y Eva de la nada, Dios pudo haber usado el mismo método para crear a todas las demás personas de la historia humana. Sin embargo, les dio al hombre y a la mujer la sexualidad para participar en la obra creadora de la vida humana.

"El Creador quiso que el ser humano sea Su mediador en el acto de la creación. Eso es extraordinario. Desde ese momento, en Su intención providencial, el hombre y la mujer que Él creó serían los mediadores a través de quienes Él seguiría dando vida", indicó.

"Ese es el misterio de la sexualidad", dijo el Obispo, "la expresión del amor divino y humano que están integrados"

Por eso, precisó, "es imposible aislar la sexualidad" de esa integración y "aislar el cuerpo de todo este misterio" porque eso sería "aislar a la criatura de su Creador".

Mons. Laffitte dijo también que el misterio de las relaciones sexuales engloba  "no solo la unidad de los cuerpos" sino una unidad de cuerpos "que están animados por Dios y que expresa un amor espiritual".

"Cuando el Papa Juan Pablo II habla sobre el cuerpo eso es lo que tenemos que entender", precisó.

El Secretario del Pontificio Consejo indicó además que el término "Teología del Cuerpo" es una traducción al inglés de lo que originalmente se llamó "La Catequesis del Amor Humano".

Aunque el término en inglés Theology of the Body "no es incorrecto", no necesariamente transmite "la integridad de las catequesis". "No es una expresión equivocada, si vemos la intención de Juan Pablo II", añadió.

"Él (Juan Pablo II) estaba hablando sobre al amor humano y no solo se enfocaba parcialmente en el cuerpo y la sexualidad, que es al final de cuentas una expresión corporal del amor", dijo el Obispo.

"Ciertamente el cuerpo tiene una dimensión teológica, pero esta dimensión es dado por el designio de Dios sobre el amor y lo que, en la naturaleza del hombre y la mujer, pertenece al cumplimiento de ese designio".

Enseñanzas sobre la sexualidad en el mundo moderno

Luego de alabar la intención de popularizar las enseñanzas de Juan Pablo II sobre la sexualidad humana, el Obispo alertó del "riesgo" que significa transmitir una visión reducida de ellas.

Por ello enfatizó que el mundo de hoy, el amor humano y la sexualidad han sido "desfigurados" y las enseñanzas de la Iglesia sobre este tema deben ser difundidas como medio de evangelización, accesible a todos.

En respuesta a quienes dicen que los temas filosóficos y antropológicos que usa el fallecido Pontífice en sus enseñanzas son demasiado complejos para la persona promedio, el Obispo Laffitte señaló a ACI Prensa que cualquiera "con buena fe puede ser siempre sensible al misterio".

"Incluso cuando una persona no sabe leer ni escribir, cuando se enamora de alguien ingresa a un misterio extraordinario", dijo. No importa el nivel de conocimiento intelectual del individuo porque "tiene la misma experiencia" que posee alguien muy educado cuando está enamorado.

Mons. Jean Laffitte alertó también sobre una aproximación "vulgar" a la discusión sobre la sexualidad humana en el contexto de las enseñanzas de la Iglesia.

 "El hombre y la mujer han pecado", explicó

 "y en nuestros cuerpos sufrimos las consecuencias de esta herida en nuestra naturaleza".

El Prelado dijo que es "irreal" pensar que podemos discutir o tratar el tema de la sexualidad humana de manera casual o indiferente, o ignorar la realidad del pecado.

Teología del cuerpo. Amor Humano JPII>>

                                                                                                                                                              


                                                                                                                                                                                                      



                                                                                                







                                                                  

CON

Sal 33,4-5.6-7.16-17.18-19: El Señor libra de sus angustias a los justos.



Proclamad conmigo la grandeza del Señor,
ensalcemos juntos su nombre.
Yo consulté al Señor, y me respondió,
me libró de todas mis ansias....
--------------------------------


                                                                                                 

LA VIRTUD DE LA CASTIDAD>>Bajo el cristianismo, la castidad ha sido practicada de forma inédita respecto de otras influencias. La moral cristiana prescribe el orden recto de las relaciones. Éste debe dirigir y controlar el modo de las relaciones referido al otro en cuerop y alma. Entre ambos hay una oposición imposible de erradicar, la carne con su concupiscencia enfrentada sin freno al espíritu, cegándole y apartándole de la búsqueda de la vida verdadera. La armonía y el orden debidos entre cuerpo y alma deben prevalecer. Pero esto supone la preeminencia y dominio del espíritu, ++++++++LEER>>>>>

                                                                                                                    






Una <imagen




Los Padres de la Iglesia son aquellas grandes figuras del pueblo de Dios de los primeros siglos que, con su testimonio de vida y sobre todo con sudoctrina, han configurado la Iglesia así como la conocemos hoy, creando las estructuras que nos permiten plasmar nuestra vida cristiana. La liturgia, los símbolos de fe, la catequesis y la teología constituyen el tesoro que los Padres han legado a la Iglesia, respondiendo de esta forma a la revelaciónque Jesús nos dejó por medio de los Apóstoles.



                                                                                                                                                           


histórica.ppt                           ART 05.A. Románico. Introducción histórica.ppt

Romanico

 



R/. A ti grito, Señor: tú eres mi refugio. 
V/. Y mi lote en el país de la vida. 
---

                                                                                                                                                                      
Arte, hermoso arte que eleva el alma a Dios:Arte Bizantino
                                                                                                      Arte Bizantino II. Artes Figurativas.

Arte Bizantino

                                                                                            

                                                                                                                 



Especial S.Buenaventura, Isaías y............

Las escrituras continuamente nos recuerdan lo maravilloso que es el conocimiento del Señor. El Señor mismo nos dice: escrutad las escrituras, ellas hablan de mi.....y no contento con eso, cuenta el evangelio que yendo de camino dos de sus discípulos que se alejaban de Jerusalén, se les apareció el Señor, como un caminante más y...poco a poco....les iba enseñando lo que las escrituras decían de Él, al ir escuchándolo, decían luego sus dos discípulos que iban hacia Emaús:  ¿No ARDÍA NUESTRO CORAZÓN mientras nos explicaba las Escrituras?----

Pues bien, San Buenaventura nos los explica con profundidad y hermosa sencillez:
Comienza así la lectura:

                                                        ............El origen de la sagrada Escritura no hay que buscarlo en la investigación humana, sino en la revelación divina, que procede del Padre de los astros, de quien toma nombre toda familia en el cielo y en la tierra, de quien, por su Hijo Jesucristo, se derrama sobre nosotros el Espíritu Santo, y, por el Espíritu Santo, que reparte y distribuye a cada uno sus dones como quiere, se nos da la fe, y por la fe habita Cristo en nuestros corazones.


                     En esto consiste el conocimiento de Jesucristo, conocimiento que es la fuente de la que dimana la firmeza y la comprensión de toda la sagrada Escritura. Por esto, es imposible penetrar en el conocimiento de las Escrituras, si no se tiene previamente infundida en sí la fe en Cristo, la cual es como la luz, la puerta y el fundamento de toda la Escritura. 


                    En efecto, mientras vivimos en el destierro lejos del Señor, la fe es el fundamento estable, la luz 

directora y la puerta de entrada de toda iluminación sobrenatural; ella ha de ser la medida de la sabiduría que se 

nos da de lo alto, para que nadie quiera saber más de lo que conviene, sino que nos estimemos moderadamente, según la 

medida de la fe que Dios otorgó a cada uno.



Pero eleva un poco más el tono espiritual para hacernos gustar de éste... 

             La finalidad o fruto de la sagrada Escritura no es cosa de poca importancia, pues tiene

como objeto la plenitud de la felicidad eterna. Porque la Escritura contiene palabras de vida eterna, puesto que se ha escrito no sólo para que creamos, sino también para que alcancemos la vida eterna, aquella vida en la cual veremos,
amaremos y serán saciados todos nuestros deseos; y, una vez éstos saciados, entonces conoceremos verdaderamente lo que trasciende toda filosofía: el amor cristiano, y así llegaremos a la plenitud total de Cristo.

En esta plenitud, de que nos habla el Apóstol, la sagrada Escritura se esfuerza por 
introducirnos. Ésta es la finalidad, ésta es la intención que ha de guiarnos al estudiar, 
enseñar y 
escuchar la sagrada Escritura. 

 

...y finaliza con el auténtico conocimiento lo mejor y más sabroso:......

       Y, para llegar directamente a este resultado, a través del recto camino de las Escrituras, hay que empezar por el principio, es decir, debemos acercarnos, sin otro bagaje que la fe, al Padre de los astros, doblando las rodillas de nuestro corazón, para que él, por su Hijo, en el Espíritu Santo, nos dé el verdadero conocimiento de Jesucristo y, con el conocimiento, el amor, para que así, conociéndolo y amándolo, fundamentados en la fe y arraigados en la caridad, podamos conocer lo ancho, lo largo, lo alto y lo profundo de la sagrada Escritura y, por este conocimiento, llegar al conocimiento pleno y al amor extático de la santísima Trinidad; a ello tienden los anhelos de los santos, en ello consiste la plenitud y la perfección de todo lo bueno y verdadero.

Contestamos.....
R/. Comenzando por Moisés y siguiendo por los profetas, 
Jesús les explicó lo que se refería a él en toda la Escritura. 

V/. «¡Qué necios y torpes sois para creer lo que anunciaron los profetas!»

R/. Jesús les explicó lo que se refería a él en toda la Escritura.
-----

Pero que hermosura de PALABRA nos declara Isaías en el Capítulo 43, Palabra de Amor de Dios a nosotros, sus hijos:


43 1 Y ahora, así habla el Señor,el que te creó, Jacob,
el que te formó, Israel:
No temas, porque yo te he redimido,
te he llamado por tu nombre,tú me perteneces.
2 Si cruzas por las aguas,yo estaré contigo,
y los ríos no te anegarán;
si caminas por el fuego, no te quemarás,
y las llamas no te abrasarán.



3 Porque yo soy el Señor, tu Dios,
el Santo de Israel, tu salvador.
Yo entregué a Egipto para tu rescate,
a Cus y a Sebá a cambio de ti.
4 Porque tú eres de gran precio a mis ojos,
porque eres valioso, y yo te amo,
entrego hombres a cambio de ti
y pueblos a cambio de tu vida.
5 No temas, porque yo estoy contigo:
traeré a tu descendencia desde Oriente
y te reuniré desde Occidente.
6 Yo diré al Norte: “¡Dámelo!”,
y al Sur: “¡No lo retengas,
trae a mis hijos desde lejos
y a mis hijas desde el extremo de la tierra:
7 a todos los que son llamados con mi Nombre,
a los que he creado para mi gloria,
a los que yo mismo hice y formé!”.



8 ¡Hagan salir al pueblo ciego,pero que tiene ojos,
sordo, pero que tiene oídos!
9 ¡Que se reúnan todas las naciones
y se congreguen los pueblos!
¿Quién de entre ellos había anunciado estas cosas?
¿Quién nos predijo lo que sucedió en el pasado?
Que aduzcan testigos para justificarse,
para que se los oiga, y se pueda decir: “Es verdad
”.



10 Vosotros sois mis testigos
y mis servidores –oráculo del Señor–:
a ustedes los elegí
para que entiendan y crean en mí,
y para que comprendan que Yo Soy.

Antes de mí no fue formado ningún dios
ni habrá otro después de mí.

11 Yo, yo solo soy el Señor,
y no hay salvador fuera de mí.
12 Yo anuncié, yo salvé, yo predije,
y no un dios extraño entre ustedes.

Ustedes son mis testigos–oráculo del Señor–
y yo soy Dios.

13 Yo soy el mismo desde siempre,
y no hay nadie que libre de mi mano:
lo que yo hago ¿quién lo revocará?




                                                                                                                                             


Lo mismo nos dice el Evangelio de San JUAN 812 

Jesús les dirigió una vez más la palabra, diciendo:

«Yo soy la luz del mundo.
El que me sigue no andará en tinieblas,
sino que tendrá la luz de la Vida».

24 Por eso os he dicho: “moriréis en vuestros pecados”.
Porque si no creéis que Yo Soy,
moriréis en vuestros pecados».
27 Ellos no comprendieron que Jesús se refería al Padre.
 28 Después les dijo:

«Cuando ustedes hayan levantado en alto 
al Hijo del hombre,
entonces sabrán que Yo Soy
y que no hago nada por mí mismo,
sino que digo lo que el Padre me enseñó.
29 El que me envió está conmigo 
y no me ha dejado solo,
porque yo hago siempre lo que le agrada».

30 Mientras hablaba así, muchos creyeron en él.
-COMO NO DAR GRACIAS A DIOS POR CRISTO....
Rm.6......
12 No permitan que el pecado reine en sus cuerpos mortales, obedeciendo a sus malos deseos. 13 Ni hagan de sus miembros instrumentos de injusticia al servicio del pecado, sino ofrézcanse ustedes mismos a Dios, como quienes han pasado de la muerte a la Vida, y hagan de sus miembros instrumentos de justicia al servicio de Dios. 

14 Que el pecado no tenga más dominio sobre ustedes, ya que no están sometidos a la Ley, sino a la gracia.

15 ¿Entonces qué? ¿Vamos a pecar porque no estamos sometidos a la Ley sino a la gracia? ¡De ninguna manera! 16 ¿No saben que al someterse a alguien como esclavos para obedecerle, se hacen esclavos de aquel a quien obedecen, sea del pecado, que conduce a la muerte, sea de la obediencia que conduce a la justicia? 

17 Pero gracias a Dios, ustedes, después de haber sido esclavos del pecado, han obedecido de corazón a la regla de doctrina, a la cual fueron confiados,18 y ahora, liberados del pecado, han llegado a ser servidores de la justicia. 

19 Voy a hablarles de una manera humana, teniendo en cuenta la debilidad natural de ustedes. Si antes entregaron sus miembros, haciéndolos esclavos de la impureza y del desorden hasta llegar a sus excesos, pónganlos ahora al servicio de la justicia para alcanzar la santidad.


Alegría de JPII


>un poco de humor papal


Especial San Ireneo


>
                                                          
+Lecturas

Hoy, con San Clemente, elevamos nuestra mirada a Dios, nuestro Padre:
Decía así a los Corintios:Vemos, pues, cómo todos éstos ,  (Abrahán...Isaac, Jacob..), alcanzaron gloria y grandeza no por sí mismos ni por sus obras ni por sus buenas acciones, sino por beneplácito divino. 

También nosotros, llamados por su beneplácito en Cristo Jesús, somos justificados no por nosotros mismos ni por nuestra sabiduría o inteligencia ni por nuestra piedad ni por las obras que hayamos practicado con santidad de corazón, sino por la fe, por la cual Dios todopoderoso justificó a todos desde el principio; a él sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

¿Qué haremos, pues, hermanos? ¿Cesaremos en nuestras buenas obras y dejaremos de lado la caridad? No permita Dios tal cosa en nosotros, antes bien, con diligencia y fervor de espíritu, apresurémonos a practicar toda clase de obras buenas. 

El mismo Hacedor y Señor de todas las cosas se alegra por sus obras. Él, en efecto, con su máximo y supremo poder, estableció los cielos los embelleció con su sabiduría inconmensurable; él fue también quien separó la tierra firme del agua que la cubría por completo, y la afianzó sobre el cimiento inamovible de su propia voluntad; él, con sólo una orden de su voluntad, dio el ser a los animales que pueblan la tierra; él también, con su poder, encerró en el mar a los animales que en él habitan, después de haber hecho uno y otros.

Además de todo esto, con sus manos sagradas y puras, plasmó al más excelente de todos los seres vivos y al más elevado por la dignidad de su inteligencia, el hombre, en el que dejó la impronta de su imagen. Así, en efecto, dice Dios: «Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza». 

Y creó Dios al hombre; hombre y mujer los creó. Y, habiendo concluido todas sus obras, las halló buenas y las bendijo, diciendo: Creced, multiplicaos. Démonos cuenta, por tanto, de que todos los justos estuvieron colmados de buenas obras, y de que el mismo Señor se complació en sus obras.
 Teniendo semejante modelo, entreguémonos con diligencia al cumplimiento de su voluntad, pongamos todo nuestro esfuerzo en practicar el bien.


R/. El Señor es un Dios fuerte y fiel, que guarda la alianza y es leal con los que lo aman y cumplen sus mandamientos.
 V/. A los que aman a Dios todo les sirve para el bien.
R/. Y cumplen sus mandamientos.


Un buen enlace para conocer tu fe, 

los mandamientos de Dios y su por qué,......... lo tendrás <<pinchando aquí>>


                                                                                                                                                                                                                                                                                          



R/. A ti grito, Señor: tú eres mi refugio. 

V/. Y mi lote en el país de la vida. 


La Patrona de España>

Patrona de España


















confirmación


Aquí... puedes rezar el Rosario 
con la voz de Juan Pablo II: 




 







Sed buenos...si podéis (S.F Neri)>>>>>>>>>>>>>>




                                                

Ahora os presento un "Trailer" de infinito+uno sobre  "La última Cima",,,, ¿?¿?¿?

+++INTRODUCTION OF THE FILM (English subtitled) - THE LAST SUMMIT · 

LA ÚLTIMA CIMA from infinitomasuno.org 









                                                                                                                                    

EN NAVIDAD----++++

++++++-VILLANCICOS>>>>




  



Pero si no tienes gana de nada  Y PREFIERES MEDITAR  >>> 



>>>>pues pásate por estas  lecturas bonitas.....


1Sept-2010

Hoy : 
Jeremías dice:
Jeremías respondió a los príncipes y al pueblo: 

«El Señor me envió a profetizar contra este templo y esta ciudad las palabras que habéis oído. Pero, ahora, enmendad vuestra conducta y vuestras acciones, escuchad la voz del Señor, vuestro Dios; y el Señor se arrepentirá de la amenaza que pronunció contra vosotros. Yo, por mi parte, estoy en vuestras manos: haced de mí lo que mejor os parezca. 

Pero, sabedlo bien: si vosotros me matáis, echáis sangre inocente sobre vosotros, sobre esta ciudad y sus habitantes. Porque ciertamente me ha enviado el Señor a vosotros, a predicar a vuestros oídos estas palabras.» 

R/. Sabedlo bien: si vosotros me matáis, echáis sangre inocente sobre vosotros y sobre esta ciudad. 

V/. Pilato se lavó las manos en presencia de la multitud, diciendo: «Soy inocente de esta sangre.»

R/. Echáis sangre inocente sobre vosotros y sobre esta ciudad. 





El Espíritu Santo, Don del Padre, es con mucho LO MEJOR..


Qué pasa en la Confirmación?


Como lo explica Orígenes:

Dice:

Cristo hablaba del templo de su cuerpo

Comentario sobre el evangelio de san Juan, tomo 10,20

Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.

 Los amadores de su propio cuerpo y de los bienes materiales -se deja entender que hablamos aquí de los judíos-, los que no aguantaban que Cristo hubiera expulsado a los que convertían en mercado la casa de su Padre, exigen que les muestre un signo para obrar como obra. Así podrán juzgar si obra bien o no el Hijo de Dios, a quien se niegan a recibir.

 El Salvador, como si hablara en realidad del templo, pero hablando de su propio cuerpo, a la pregunta: ¿Qué signos nos muestras para obrar así?», responde: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.
Sin embargo, creo que ambos, el templo y el cuerpo de Jesús, según una interpretación unitaria, pueden considerarse figuras de la Iglesia, ya que ésta se halla construida de piedras vivas, hecha templo del Espíritu, formando un sacerdocio sagrado, construido sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, siendo la piedra angular el mismo Cristo Jesús que, a su vez, también es templo.

En cambio, si tenemos en cuenta aquel otro pasaje: Vosotros sois el cuerpo de Cristo, y cada uno es un miembro, parece que la unión y conveniente disposición de las piedras en el templo se destruye y descoyunta, como sugiere el salmo veintiuno, al decir en nombre de Cristo: Tengo los huesos descoyuntados.


Descoyuntados por los continuos golpes de las persecuciones y tribulaciones, y por la guerra que levantan los que rasgan la unidad del templo; pero el templo será restaurado, y el cuerpo resucitará el dia tercero; tercero, porque viene después del amenaza te día de la maldad, y del día de la consumación que seguirá.

Porque llegará ciertamente un tercer día, y en él nace un cielo nuevo y una tierra nueva, cuando estos huesos, decir, la casa toda de Israel, resucitarán en aquel solemne y gran domingo en el que la muerte será definitivamente aniquilada. Por ello, podemos afirmar que la resurrección de Cristo, que pone fin a su cruz y a su muerte, contiene y encierra ya en sí la resurrección de todos los que formamos el cuerpo de Cristo.

 Pues, de la misma forma que el cuerpo visible de Cristo, después de crucificado y sepultado, resucitó, así también acontecerá con el cuerpo total de Cristo formado por todos sus santos: crucificado y muerto con Cristo, resucitará también como él. 

Cada uno de los santos dice, pues, como Pablo: Lo que es a mí, Dios me libre de gloriarme si no es en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, en la cual el mundo está crucificado para mí, y yo para el mundo.

Por ello, de cada uno de los cristianos puede no sólo afirmarse que ha sido crucificado con Cristo para el mundo,
 sino también que con Cristo ha sido sepultado, pues, si por nuestro bautismo fuimos sepultados con Cristo,
 como dice san Pablo, con él también resucitaremos, añade,
 como para insinuarnos ya las arras de nuestra futura resurrección.



                                                                               


R/. A ti grito, Señor: tú eres mi refugio.
V/. Y mi lote en el país de la vida.


Sólo Dios es

ESCUCHA


dice Tomás de Kempis: 

Porque, abandonados a nuestras propias fuerzas, nos hundimos y perecemos; mas, visitados por ti, salimos a flote y vivimos.

Y es que somos inestables, pero gracias a ti cobramos firmeza; somos tibios, pero tú nos inflamas de nuevo. Toda vanagloria ha sido absorbida en la profundidad de tus juicios sobre mí.

¿Qué es toda carne en tu presencia? ¿Acaso podrá gloriarse el barro contra el que lo formó? ¿Cómo podrá la vana lisonja hacer que se engría el corazón de aquel que está verdaderamente sometido a Dios?

No basta el mundo entero para hacer ensoberbecer a quien la verdad hizo que se humillara, ni la alabanza de todos los hombres juntos hará vacilar a quien puso toda su confianza en Dios.

Porque los mismos que alaban son nada, y pasarán con el sonido de sus palabras. En cambio, la fidelidad del Señor dura por siempre.

Responde la Iglesia:

R/. Tú eres mi refugio y mi escudo, Señor, yo espero en tu palabra; apartaos de mí, los perversos,  y cumpliré los mandatos de mi Dios. 

V/. Detesto a los inconstantes y amo tu voluntad. 

R/. Apartaos de mí, los perversos, y cumpliré los mandatos de mi Dios. 





Y más aún nos instruye la Palabra para que no nos miremos a nosotros mismos como quién se autocomplace en sus obras, sino que mirando al Señor Crucificado podamos decir con S. Pablo: 

"Dios me libre de gloriarme si no es en la CRUZ DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
 que se entregó por mi cuando yo era malvado y pecador"


Pues, Dios es Amor:

1Jn 4,9-11 
                    
  
En esto se manifestó el amor que Dios nos tiene: en que Dios envió al mundo a su Hijo único, para que vivamos por medio de él. 

En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios,
 
sino en que él nos amó y nos envió a su Hijo 

como víctima de propiciación por nuestros pecados.

 
Queridos, si Dios nos amó de esta manera,

también nosotros debemos amarnos unos a otros.



    

Amor en el canto.....




R/. A ti grito, Señor: tú eres mi refugio. 

V/. Y mi lote en el país de la vida.



                                                                                                                                                                        

                                                                        
 
  V/. Fíjate, oh Dios, en nuestro Escudo. 

R/. Mira el rostro de tu Ungido.
 
Por eso, el que ama ha cumplido toda la ley. Pero la voluntad de Dios es que creamos en Jesucristo porque sólo Él es nuestra justicia...y con Él podemos cumplir la Voluntad de Dios para salvación nuestra, pues, dice San Juan: ¿Quién ama a Dios? El que cumple sus mandamientos.

 ¿Quién ama al prójimo, al hermano? 

Quien cumple los mandamientos de Dios     

   


 
 R/. A ti grito, Señor: tú eres mi refugio. 

V/. Y mi lote en el país de la vida.
 
Mirad ahora la rectitud de la Ley de Dios,

>/
 
 




Shemá>>>> del israelita 

Shema




                                                                                                    


Solemnidad

Día litúrgico: Domingo XXXIV del tiempo ordinario:


Jesucristo, Rey del Universo (C)


Texto del Evangelio (Lc 23,35-43):

    En aquel tiempo, los magistrados hacían muecas a Jesús diciendo: «A otros salvó; que se salve a sí mismo si él es el Cristo de Dios, el Elegido». También los soldados se burlaban de Él y, acercándose, le ofrecían vinagre y le decían: «Si tú eres el Rey de los judíos, ¡sálvate!». Había encima de él una inscripción: «Éste es el Rey de los judíos». 

Uno de los malhechores colgados le insultaba: «¿No eres tú el Cristo? Pues ¡sálvate a ti y a nosotros!». Pero el otro le respondió diciendo: «¿Es que no temes a Dios, tú que sufres la misma condena? Y nosotros con razón, porque nos lo hemos merecido con nuestros hechos; en cambio, éste nada malo ha hecho». Y decía: «Jesús, acuérdate de mí cuando vengas con tu Reino». Jesús le dijo: «Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso».


Comentario: 

Rev. D. Joan GUITERAS i Vilanova (Barcelona, España)


Éste es el Rey de los judíos

Hoy, el Evangelio nos hace elevar los ojos hacia la cruz donde Cristo agoniza en el Calvario. Ahí vemos al Buen Pastor que da la vida por las ovejas. Y, encima de todo hay un letrero en el que se lee: «Éste es el Rey de los judíos» (Lc 23,38). Este que sufre horrorosamente y que está tan desfigurado en su rostro, ¿es el Rey? ¿Es posible? Lo comprende perfectamente el buen ladrón, uno de los dos ajusticiados a un lado y otro de Jesús. Le dice con fe suplicante: «Jesús, acuérdate de mí cuando vengas con tu Reino» (Lc 23,42). La respuesta de Jesús es consoladora y cierta: «Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso» (Lc 23,43).

Sí, confesemos que Jesús es Rey. “Rey” con mayúscula. Nadie estará nunca a la altura de su realeza. El Reino de Jesús no es de este mundo. Es un Reino en el que se entra por la conversión cristiana. Un Reino de verdad y de vida, Reino de santidad y de gracia, Reino de justicia, de amor y de paz. Un Reino que sale de la Sangre y el agua que brotaron del costado de Jesucristo.

El Reino de Dios fue un tema primordial en la predicación del Señor. No cesaba de invitar a todos a entrar en él. Un día, en el Sermón de la montaña, proclamó bienaventurados a los pobres en el espíritu, porque ellos son los que poseerán el Reino.

Orígenes, comentando la sentencia de Jesús «El Reino de Dios ya está entre vosotros» (Lc 17,21), explica que quien suplica que el Reino de Dios venga, lo pide rectamente de aquel Reino de Dios que tiene dentro de él, para que nazca, fructifique y madure. Añade que «el Reino de Dios que hay dentro de nosotros, si avanzamos continuamente, llegará a su plenitud cuando se haya cumplido aquello que dice el Apóstol: que Cristo, una vez sometidos quienes le son enemigos, pondrá el Reino en manos de Dios el Padre, y así Dios será todo en todos». El escritor exhorta a que digamos siempre «Sea santificado tu nombre, venga a nosotros tu Reino».


Vivamos ya ahora el Reino con la santidad, y demos testimonio de él 
con la caridad que autentifica a la fe y a la esperanza.



los 7 dones



.......


Para tener presente en el alma continuamente, siempre que puedas:

Sábado, III semana del Tiempo Ordinario, feria
Sábado de la tercera semana


Del Oficio de Lecturas - Lectura Patrística y Responsorio 


El misterio de la muerte

Vaticano II

Gaudium et spes 18.22

El enigma de la condición humana alcanza su vértice en presencia de la muerte. El hombre no sólo es torturado por el dolor y la progresiva disolución de su cuerpo, sino también, y mucho más, por el temor de un definitivo aniquilamiento. El ser humano piensa muy certeramente cuando, guiado por un instinto de su corazón, detesta y rechaza la hipótesis de una total ruina y de una definitiva desaparición de su personalidad. La semilla de eternidad que lleva en sí, al ser irreductible a la sola materia, se subleva contra la muerte. Todos los esfuerzos de la técnica moderna, por muy útiles que sean, no logran acallar esta ansiedad del hombre: pues la prolongación de una longevidad biológica no puede satisfacer esa hambre de vida ulterior que, inevitablemente, lleva enraizada en su corazón.

Mientras toda imaginación fracasa ante la muerte, la Iglesia, adoctrinada por la divina revelación, afirma que el hombre ha sido creado por Dios para un destino feliz que sobrepasa las fronteras de la mísera vida terrestre. Y la fe cristiana enseña que la misma muerte corporal, de la que el ser humano estaría libre si no hubiera cometido el pecado, será vencida cuando el omnipotente y misericordioso Salvador restituya al hombre la salvación perdida por su culpa. Dios llamó y llama al hombre para que, en la perpetua comunión de la incorruptible vida divina, se adhiera a él con toda la plenitud de su ser. Y esta victoria la consiguió Cristo resucitando a la vida y liberando al hombre de la muerte con su propia muerte. La fe, por consiguiente, apoyada en sólidas razones, está en condiciones de dar a todo hombre reflexivo la respuesta al angustioso interrogante sobre su porvenir; y, al mismo tiempo, le ofrece la posibilidad de una comunión en Cristo con los seres queridos, arrebatados por la muerte, confiriendo la esperanza de que ellos han alcanzado ya en Dios la vida verdadera.

Ciertamente, urgen al cristiano la necesidad y el deber de luchar contra el mal, a través de muchas tribulaciones, y de sufrir la muerte; pero, asociado al misterio pascual y configurado con la muerte de Cristo, podrá ir al encuentro de la resurrección robustecido por la esperanza.

Todo esto es válido no sólo para los que creen en Cristo, sino para todos los hombres de buena voluntad, en cuyo corazón obra la gracia de un modo invisible; puesto que Cristo murió por todos y una sola es la vocación última de todos los hombres, es decir, la vocación divina, debemos creer que el Espíritu Santo ofrece a todos la posibilidad de que, de un modo que sólo Dios conoce, se asocien a su misterio pascual.

Éste es el gran misterio del hombre, que, para los creyentes, está iluminado por la revelación cristiana. Por consiguiente, en Cristo y por Cristo se ilumina el enigma del dolor y de la muerte, que, fuera de su Evangelio, nos aplasta. Cristo resucitó, venciendo a la muerte con su muerte, y nos dio la vida, de modo que, siendo hijos de Dios en el Hijo, podamos clamar en el Espíritu: «¡Abba!» (Padre).

R/. El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré?
     El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién me hará temblar? 
V/. Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque tú vas conmigo.
R/. El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién me hará temblar? 






R/. A ti grito, Señor: tú eres mi refugio. 

V/. Y mi lote en el país de la vida.