Home‎ > ‎

CAPÍTULO 09. - IGUALDAD Y PRIVILEGIO EN LA REVOLUCIÓN DE CASTRO. Juan Clark, Ph D. Introducción. Percepción sobre la existencia de privilegios. Desarrollo del privilegio. Relatividad e inestabilidad del privilegio. Funcionamiento del privilegio. Las «casas de Fidel» y otras casas. Privilegios de los «hijos de papá», Un servicio de salud especial. Otras áreas de privilegio. Recreación sin fronteras. El transporte nacional e internacional. La «especial» compañía femenina. Las Navidades de los pinchos. El privilegiado mayor. Conclusión.

CAPÍTULO IX
IGUALDAD Y PRIVILEGIO EN LA REVOLUCIÓN.DE CASTRO.
Juan Clark, Ph.D.


INTRODUCCIÓN
La llegada de Fidel Castro al poder en 1959 marcó no sólo una
nueva era político-económica para Cuba, sino también el comienzo de
un cambio radical en su estructuración social. A 50 años del comienzo
de ese fenómeno es de gran importancia analizar los cambios experimentados
a lo largo de esa reestructuración social y su repercusión
para Cuba y para otros pueblos en busca de un modelo social adecuado.
Aunque Castro no llegó al poder proponiendo un cambio en las
estructuras sociales, su actuación determinó una reestructuración completa
de las mismas. La proclamada intención inicial de Castro fue la
restauración democrática, la promoción de la justicia social y la igualdad
de oportunidades para todos. Así, en el nuevo ejército, el más alto
rango fue el de «comandante» (mayor), eliminándose los grados
superiores y los uniformes lujosos. El máximo liderazgo revolucionario
ostensiblemente procuraba identificarse con el pueblo compartiendo,
aparentemente, los sacrificios que las transformaciones revolucionarias
requerían. Comenzando por Castro, era visible (al menos para
las cámaras) la participación de esos líderes en el «trabajo voluntario»
(como cortando caña) que eventualmente se le pidió al pueblo que
hiciera. Siguiendo ese patrón, se popularizó el término «compañero»
para llamarse entre si.
Paralelamente, se hacía énfasis en que se promovía la ascensión
social de los más humildes, en cuanto a oportunidades en la vida.
Con énfasis igualitario se implementaron múltiples medidas populistas;
en la economía, rebajándose los alquileres así como las tarifas de
Efrén Córdova, Editor
1 Esto tuvo lugar en el histórico discurso de conmemoración del comienzo de las Fuerzas
Armadas Revolucionarias el 2 de diciembre de 1961. En él, Castro confesó que siempre fue
marxista-leninista y que lo sería hasta el fin de sus días, a pesar de haber negado tal cosa antes
del triunfo de la revolución, y particularmente en 1959. Reconoció que si hubiera proclamado
tal filiación, no hubiera podido bajar de la Sierra.
228
la electricidad y el teléfono. Se implementó la reforma agraria para dar
tierra al campesino, y más tarde la reforma urbana, para dar la propiedad
de la vivienda al inquilino. Para desarrollar el país y el desempleo
se iría a la industrialización acelerada, con el apoyo y sacrificio de
todos. En el plano educativo se desarrolló una campaña de alfabetización
para que todos tuvieran por lo menos el mínimo nivel. Para los
niveles superiores se abrieron programas de becas a todos los niveles,
y especialmente al universitario, particularmente beneficioso para
quienes provenían de las capas más humildes de la población.
La atención médica fue otro renglón en el que se proclamaba
la promoción de igualdad de oportunidades de este servicio para todos.
A ese efecto se eliminaron las estructuras de servicio de salud anteriores
que incluían un excelente sistema privado cooperativo-mutualista
(proveniente de la época colonial), y se estableció un sistema único de
salud para todo el pueblo, sin costo aparente para el mismo. La igualdad
de oportunidades se extendió a la recreación para todos, especialmente
con la construcción y apertura de balnearios populares, aprovechando
las hermosas playas del país.
Ya para fines de 1961 se había desposeído de sus tierras o
empresas a los altos sectores propietarios de la sociedad precastrista,
dejando éstos de existir como clase dirigente. Para esa fecha todo el
sistema educacional había pasado a manos gubernamentales para
«promover la igualdad de oportunidades para todos», Sin duda, en
esos primeros años, las grandes masas populares podían creer que se
iba realmente hacia una gran igualdad social dentro de un marco
democrático. Pero el 2 de diciembre de 1961 Fidel Castro se declaró
marxista-leninista, reconociendo implícitamente haber engañado al
pueblo por conveniencias tácticas, a fin de llegar al poder.1 Su alianza
con la Unión Soviética fue de suma importancia para su sobrevivencia.
La URSS suministró a la revolución de Castro no sólo material
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
2 Milovan Djilas, The New Class, An Analysis of the Communist System (New York,
Washington: Praeger Publishers, 1957).
3 Michael Voslensky, La Nomenklatura. Los Privilegiados en la URSS (Barcelona:
Editorial Argos Vergara, S.A. 1981).
4 Ver Juan Clark, Cuba: Mito y Realidad, 2 ed. (Caracas-Miami: Saeta Ediciones, 1992),
pp. 434-435.
229
bélico y técnicas represivas, sino también un enorme subsidio econónico
que se estima llegó a ser varias veces superior al aportado por el
Plan Marshall norteamericano para la reconstrucción de Europa, tras
la Segunda Guerra Mundial.
La alianza informal con la URSS, comenzó desde 1959. La
identificación formal con su modelo político-económico se consolidó
para 1961 y tuvo implicaciones que fueron más allá que la simple
sobrevivencia del régimen de Castro. ¿Podría esperarse que en Cuba
se repitiera también el fenómeno de una nueva estratificación social
como la descrita por el escritor yugoslavo Milovan Djilas en su obra
clásica, La Nueva Clase?2 ¿O, como la describiera más tarde con
énfasis menos teórico el ruso Michael Voslenski, en La Nomenklatura,
3 en cuanto al estilo de vida de las clases sociales típicas de ese
bloque?, ¿Se generaría igualmente la corrupción política con el uso y
abuso de los recursos de una nación como si fueran propios?
Es de notar que en el plano formal, la revolución de Castro
enfatizó el sentido igualitario del proceso y lo sancionó en su Constitución
de 1976. En ella, específicamente se menciona que «todos los
ciudadanos gozan de iguales derechos y están sujetos a iguales deberes
» se establece el principio de «la igualdad de los seres humanos» y
se especifica que «los ciudadanos, sin distinción de raza, color u
origen nacional tienen acceso, según méritos y capacidades, a todos
los cargos y empleos del Estado y de la producción y prestación de
servicios». Este énfasis igualitario se precisa en cuanto a situaciones
muy concretas como educación y salario; y servicios como medicina,
hoteles y restaurantes. Vale destacar que Castro, en diversas discursos
reiteró el empeño igualitario de la revolución.4
En el entorno de 50 años de proceso revolucionario, es apropiado
examinar si las enunciadas metas igualitarias se han cumplido,
Efrén Córdova, Editor
Ver C 5 lark, Cuba, «Una nota metodológica», pp. xxxvi-xli.
6 Ver Clark, Cuba, p. 437.
7 Ibid.
8 Dichos grupos fueron identificados como probables privilegiados según sondeos preliminares
anteriores. Los entrevistados debían escoger entre «ningúno» «muy poco», «algo»,
«mucho» y «muchísimo» privilegio con respecto a cada uno de los grupos pre-escogidos.
230
y poder así determinar el grado de igualdad y de privilegio prevalente
en esa sociedad. Para ello contamos con cientos de entrevistas realizadas
desde 1971 en varias encuestas (cuantificables y entrevistas en
profundidad) a personas que han vivido o viven en Cuba y nos han
relatado sobre sus vivencias.5
PERCEPCION SOBRE LA EXISTENCIA DE PRIVILEGIOS
Las encuestas de 1971 y 1986 fueron hechas a modo de entrevista
personal en profundidad y al estilo de survey con preguntas de
respuesta cerrada.6 A fines de los años 90, se exploró el tema de los
privilegios con el mismo estilo de survey pero con preguntas de
respuestas abiertas. En la encuesta de 1971, casi el 90% indicó que
existían grupos privilegiados dentro de la sociedad cubana. El survey
de 1986 lo reafirmó cuando, casi unánimemente (97%), ratificó la
conclusión anterior.7 Paralelamente a esas encuestas se han realizado
entrevistas individuales en profundidad, examinando con mayor
detalle éste y otros aspectos importantes de la realidad cubana.
La encuesta de 1971 sometió a consideración de los entrevistados
un listado de varios grupos sociales considerados como probables
privilegiados para ser evaluados cada uno de ellos individualmente
según una escala.8 La encuesta arrojo la presencia de tres grupos
privilegiados bastante definidos tomando en consideración el monto
de «muchísimo privilegio», En primer lugar y, de forma muy sólida,
estaban los «comandantes» con Castro a la cabeza y líderes de alto
nivel del Partido Comunista (PCC), quienes, recibieron el 86% de
«muchísimo privilegio», En segundo lugar emergieron «los oficiales
de las Fuerzas Armadas hasta el grado de capitán» con el 18% con esa
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
Debe subr 9 ayarse que cada uno de estos grupos fue evaluado independientement por lo
cual la suma individual de los que recibieron la evaluación de «muchísimo» sumara más de
100%. Los otros dos grupos sometidos a consideración fueron los «miembros de los Comités
de Defensa de la Revolución» y los soldados. Estos últimos no tuvieron nadie que afirmara
que tenían «muchísimo» privilegio, mientras que sólo el 2.1% afirmó lo mismo para los
miembros de los CDR.
231
misma evaluación. Igualmente, un poco más abajo estaban «los administradores
» con 15%.9
La encuesta de 1986 confirmó los resultados de la de 1971,
pero siguiendo un enfoque distinto. Esta vez fueron los entrevistados
los que señalaron los grupos que ellos consideraban que tenían «muchos
» privilegios. Así aparecieron los «dirigentes» del gobierno o del
Partido, mencionados por el 80% de los entrevistados; después se
ubican los «jefes militares» y a continuación, los «administradores»,
Vale señalar que aparecieron también, pero con menor proporción de
menciones, los «miembros de la Seguridad del Estado», «dirigentes de
los CDR y de otras organizaciones de masas», así como los «extranjeros
» y «figuras del deporte y las artes»,
Las entrevistas más recientes, realizadas entre fines de los 90
y principios del nuevo siglo, indican la presencia de un nuevo grupo
privilegiado. Estos son los beneficiados especialmente por el contacto
con las nuevas empresas especialmente en el turismo debido al acceso
a los dólares, tras la despenalización de esa moneda en agosto de
1993. Se encuentran también los que tenían acceso a esa moneda pero
proveniente de las remesas de familiares exiliados. La peculiaridad de
este nuevo grupo estriba en su magnitud, al igual que comprende
también a personas sin especial filiación gubernamental o poder
político. El acceso a los dólares determina el poder adquirir bienes de
primera necesidad, no disponibles o de muy difícil adquisición de otra
manera.
TIPOS DE PRIVILEGIO Y SU EVOLUCIÓN
Es importante que primero se defina el significado de privilegio
en el contexto cubano. Se considerará privilegio el uso de bienes
o servicios a los cuales los ciudadanos comunes no tienen acceso, o lo
Efrén Córdova, Editor
. Nombre con el que el pueblo designa 10 popularmente a los altos sectores privilegiados
del país. «Pincho» es actualmente el más popular.
11 Ver Juan Vivés, Los amos de Cuba (Buenos Aires: Emecé Editores, 1982) p. 353. El
autor, que fue guerrillero junto a «Che» Guevara en la lucha contra Batista, fue también
miembro de la Seguridad del Estado (G-2) y participó en la guerra de Angola. Actualmente
vive en el exilio. Señala en su obra cómo ya en 1961 el Instituto Cubano de Amistad con los
Pueblos (ICAP) era una fuente de privilegios para determinados funcionarios.
232
logran con mucha dificultad, aun cuando tuvieran los medios económicos
necesarios.
En este sentido, se pueden identificar renglones en los que
existen privilegios sustanciales, tales como: vivienda, compra de
bienes en general (la mayoría de los cuales están racionados desde
1962) servicios de salud, educación, viajes nacionales e internacionales
y el uso de instalaciones recreacionales.
Existe privilegio en esas áreas, dado que su disponibilidad o
su disfrute han dependido, de una forma u otra, más de la conexión y
lealtad política que de la eficiencia profesional o económica. En otras
palabras, el tener el dinero solamente, no ha permitido al cubano el
acceso a los renglones mencionadas. Por otra parte, la debida posición
o conexión política –ser familiar cercano, amigo o amante de un «pincho
» o «mayimbe» grande–10 puede asegurar dicho acceso de una
manera especial y aun sobreabundante, como veremos más adelante.
El método de encuesta, grosso modo, nos ha indicado que los
dirigentes de alto nivel del Partido han estado en la cúspide del disfrute
de privilegios, paralelamente con los jefes militares y de la Seguridad
del Estado. Por otro lado, las entrevistas en profundidad nos
brindaron una visión más detallada de la composición o características
de esos sectores fundamentales y de los otros ya mencionados.
Había consenso entre nuestros entrevistados en cuanto a identificar
por lo menos tres grandes grupos de privilegiados, emanados de
la estructura política totalitaria. Estos existían ya desde la década de
los sesenta,11 y han experimentado sólo cambios menores en su composición
(en particular en los altos niveles).
Estos grupos iniciales se pueden distinguir en la manera en la
que obtienen el privilegio. En otras palabras, teniendo en cuenta si las
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
Una persona que estuvo m 12 uy vinculada con la dirigencia por razon de su trabajo nos
afirmó: «Hay muchísimos miembros del Comité Central que pasan trabajo y no tienen qué
comer en las casas y tienen grandes dificultades, porque allí todos los miembros del Comité
Central no son del clan gobernante», Entrevista con Hilda Felipe el 23 de diciembre de 1987,
p. 14.
233
prerrogativas que han disfrutado son inherentes a la posición que
ocupan y, por tanto, legales; o si esos privilegios son más bien procurados
mediante manipulación en el ejercicio del cargo y, por ende,
ilegales. Dichos grupos, como veremos, no han sido por completo
homogéneos ni monolíticos, y comprenden, básicamente, los siguientes
niveles en orden descendente de privilegios:
1. Fidel Castro, muy por encima y muy distante del resto de la
élite, seguido por su hermano Raúl, los miembros del Buró
Político y del Secretariado del Partido. Más abajo se encuentran
los Primeros Secretarios del Partido en las provincias,
algunos ministros y los altos jefes de las Fuerzas Armadas y
del Ministerio del Interior. Esta pequeña cúpula se ha caracterizado
por su estrecha vinculación con Fidel Castro, que ha
sido la principal fuente de privilegios. En ella pueden estar
incluidos otros con menor rango oficial pero con gran vinculación
con Fidel y Raúl Castro. Entre éstos se hallan los que
tuvieron gran participación en la etapa guerrillera de la Sierra
Maestra y han mantenido su lealtad a los Castro.
2. Ministros de áreas menos importantes y viceministros del
gobierno, algunos miembros del Comité Central del Partido,12
oficiales importantes de la Seguridad del Estado, jefes militares
con rango desde coronel (ciertamente no todos los coroneles),
altos dirigentes de la administración y del gobierno,
incluyendo el Poder Popular y destacadas personalidades de
los deportes, las artes y las ciencias.
3. Los dirigentes con cargos señalados en los niveles anteriores,
pero que gozan de menor poder; otros dirigentes de menor
Efrén Córdova, Editor
Por 13 lo menos en los grupos 1, 2 y 3 han recibido de modo formal asignaciones en
dólares como suplemento de su salario.
234
importancia de los organismos superiores antes mencionados
y los administradores de las entidades económicas gubernamentales
a niveles provincial y municipal. El ser militante del
PCC hace a la persona ser parte de una élite con distintos
grados de privilegio, incluido el de la impunidad en cuanto a
la aplicación de la ley.
4. A partir del influjo de las inversiones, especialmente en el área
del turismo, y con la legalización de la circulación del dólar,
emergió otro sector especial que puede dividirse en dos. Por
un lado, los administradores y directores de las empresas
conectadas con dichas inversiones y que tienen gran acceso a
esa moneda. Estos pueden tener una fuerte vinculación política
y muchos son retirados de las Fuerzas Armadas y del Ministerio
del Interior. Por otra parte están los que ha tenido acceso al
dólar (actualmente al peso convertible) sin tener una fuerte
vinculación política, simplemente porque reciben remesas del
exterior o porque sus actividades económicas les han permitido
un gran acceso a dicha moneda. El nivel de vida de éstos es
superior al de los que no tienen ese acceso. De hecho, algunos
observadores simplifican la presente estratificación social
reduciéndola a la dicotomía entre los que han tenido acceso
generoso a los dólares (ahora al peso convertible) versus los
que no lo tienen, o la tienen en mucho menor grado.13
Una característica que debe señalarse de estos niveles de
privilegios (particularmente los tres primeros) es la relatividad de su
disfrute conectada con su relación a Fidel Castro. Esta vinculación
puede ser de tipo personal, o por el área de desempeño de funciones.
Entrevistados que formaron parte de la élite privilegiada nos describieron
cómo es posible que un simple «director de organismo» pueda
disfrutar de más privilegios que algunos de los miembros del Comité
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
235
Central o que algunos ministros, si ejerce sus funciones en una empresa
con oficinas en países capitalistas.
Así, la difunta Celia Sánchez –por sólo citar un ejemplo– sin
haber sido de la cúspide del PCC, ni haber dirigido un ministerio a
cargo de un área productiva, tuvo mayor capacidad de obtener y
facilitar privilegios que la mayoría de los dirigentes del Partido, del
gobierno y de las Fuerzas Armadas, debido a su estrecha vinculación
con Castro. Con respecto a la obtención de privilegios, puede ocupar
un nivel más elevado el ministro de la Marina Mercante que el de la
Industria Azucarera, aunque este último tenga una responsabilidad
económica y administrativa mucho mayor. «Hay ministros que son
unos `cometrapo'», nos decía un ex-funcionario gubernamental, y «hay
Generales que viven en un apartamento pequeño, mientras que un
viceministro o un director de empresa de una de esas áreas de acceso
a bienes de consumo puede ser un notable privilegiado»,
Otra característica destacada de estos niveles sociales es que
su membresía, en cuanto a disfrute de privilegios, no ha sido monolítica.
Es decir, el pertenecer a un sector privilegiado se hace más fluido
o menos rígido a medida que descendemos de nivel. De esta forma,
como se ha dicho, el nivel máximo (probablemente compuesto por una
veintena de personas) es, sin duda, el más cerrado, y exclusivo. Dentro
de él, y con los niveles supremos de privilegio, ha estado Fidel Castro,
muy por encima de los otros miembros del Buró Político debido a su
obvia posición de «máximo líder» y «comandante en jefe», y por su
férreo control del aparato político, administrativo y militar-represivo.
Es en este alto nivel donde el disfrute del privilegio es inherente
a la posición que se ocupa. En otras palabras, está básicamente
institucionalizado. En el caso de los jefes militares, por ejemplo, esto
está definido de modo claro por sus áreas especiales de compras, y de
recreación. Es a ese más alto nivel que se concentran de modo incuestionable
tanto el poder político, como el económico, y/o militar-represivo
del país. Es la naturaleza totalitaria de la sociedad cubana actual
la que nos lleva a afirmar, referente a su cúspide, que «son propietarios
de nada y dueños de todo», como nos lo caracterizara una persona
que disfrutó de sus privilegios. Con ello se explica que a este nivel
Efrén Córdova, Editor
236
particularmente sus miembros no tienen, de hecho, título de propiedad
de los medios de producción ni de los bienes materiales, pero disponen
de ellos como si fueran sus dueños verdaderos.
En general, mientras más cercana sea la conexión con la
cúspide –y preferiblemente con su punto más elevado, Fidel Castro–
mayor ha sido la posibilidad de obtener un tratamiento especial en
cualquiera de las áreas antes mencionadas. Por otra parte, el estar al
frente de un ministerio o de un organismo que disponga de amplios
recursos y más recientemente de dólares o pesos convertibles, incrementa
el privilegio de modo sustancial.
El caer en desgracia con la cúspide de poder y especialmente
con la persona de Castro es suficiente para perder no sólo los privilegios,
sino hasta la libertad y tal vez hasta la propia vida. Todas estas
características hacen que la cúspide de la élite sea probablemente más
poderosa que cualquier otra dentro del mundo capitalista, pues en
realidad está en sus manos el disponer, sin mayores cortapisas «de
vidas y haciendas»,
Otro rasgo distintivo y sumamente importante de la élite
privilegiada cubana es su virtual impunidad ante la ley, lo cual se
aplica no sólo al dirigente o miembro del PCC, sino muy frecuentemente
a su familia e hijos.
Es importante también destacar que la total lealtad política y
personal es crucial para la permanencia en los altos sectores privilegiados.
Una persona determinada, por ejemplo, puede cometer un
serio error administrativo o económico, o aun hacerse muy visible en
el uso del privilegio. A esa persona se la puede destituir del cargo o
posición que ocupe, pero muy bien puede suceder que «se caiga para
arriba», si tiene las debidas conexiones políticas o personales y conserva
la confianza política. Esto quiere decir que a un dirigente removido
de un cargo importante se le puede colocar en otro lugar, en una
posición igual o mejor que la anterior. Este no sería el caso si el error
fuera de naturaleza política o se cuestionara su lealtad.
Si la cúspide de la élite gobernante ha recibido la mayoría de
sus prerrogativas de una manera institucional, no ocurre necesariamente
lo mismo con el segundo nivel, y mucho menos con el tercero.
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
237
De esta forma, por ejemplo, los ministros y viceministros han tenido
derecho a un carro, a una cuota o bono gratuito de gasolina y a ciertos
privilegios de viaje. Pero cuando emplean los carros para uso personal
o familiar, de hecho se están aprovechando de su posición de una
manera ilegal, y algún día pueden tener que responder por ello. En
otras palabras, «se les puede pasar la cuenta» –como suele decirse en
Cuba– por los beneficios disfrutados.
Esto mismo es cierto con los administradores o dirigentes de
empresas u organismos a niveles más bajos. La mayoría de estos
administradores usan sistemática y subreptíciamente sus posiciones y
conexiones personales para «resolver» (equivalente al antiguo blat
soviético que implica manipulación clandestina de bienes o servicios
del Estado) con la ayuda de otros administradores o dirigentes. Esto
ha tenido lugar bajo un sistema primitivo de trueque y abarca los
bienes, servicios y/o influencias que están bajo su potestad.
Algunas personas que han vivido esta realidad social de hecho
consideran que son los privilegios de los administradores –más visibles
al público– los que el pueblo resiente más profundamente.
DESARROLLO DEL PRIVILEGIO
A principios de la década de los 60, algunos observadores de
la realidad cubana notaban ya la presencia de significativos privilegios.
Estos ocurrían a los más altos niveles y contrastaban fuertemente
con el modo de vida del resto de la población.
Según Carlos Franqui, director en 1959 del periódico Revolución,
vocero inicial del gobierno revolucionario y por ende testigo de
primera mano de sus primeros años, el privilegio comenzó muy temprano
y por el propio Fidel Castro quien:
...tenía 50 mansiones en diferentes partes del país, las
cuales usaba a su antojo. Justificando el privilegio en
Efrén Córdova, Editor
Carlos Franqui, Retrato d 14 e familia con Fidel (Barcelona: Editorial Seix Barral, S.A.,
1981), p. 236.
15 Ibid.
16 Entrevista con Hilda Felipe, el 23 de diciembre de 1987, p. 2.
238
otros líderes, él (Castro) solía decir: Los compañeros
deben vivir bien a fin de ser más eficientes.14
De esta forma, los comandantes y otros dirigentes comenzaron
a ocupar las mansiones de los pudientes que se marchaban del país.
«De las casas nuevas nadie se escapó [...]. Casas increíbles: jardines,
flores, piscinas, confort»,15 Pero no fueron sólo las nuevas residencias
personales, hasta las exclusivas y exquisitas mansiones de la famosa
playa de Varadero se convirtieron en casas de descanso de la nueva
élite. Además de tomar posesión de excelentes residencias, la nueva
élite redondeó sus gustos «burgueses» con muebles y joyas, como nos
testimonió quien fue parte de ese proceso:
Yo he sido testigo personal de lo que es el privilegio.
Por ejemplo: grandes muebles, grandes joyas de arte,
en todos los órdenes, desviados hacia casas de los
dirigentes. Lo vi yo, lo viví yo.16
El consenso de nuestros entrevistados es que los patrones de
privilegio antes descritos se incrementaron de manera gradual. Dependiendo
de los niveles, han habido purgas esporádicas y amenazas
periódicas de acabar con el abuso de la propiedad pública para beneficio
privado. Sin embargo, a pesar de esas amenazas, proferidas principalmente
por el propio Fidel Castro, los privilegios en general aumentaban
a todos los niveles. Un incremento significativo tuvo lugar
durante la «danza de los millones» de principios de la década de los
70, cuando los precios del azúcar se elevaron sustancialmente. Fue
durante esta época que una gran cantidad de artículos de lujo fueron
importados, más para beneficio de los altos niveles, ya que el pueblo
poco se benefició con aquella bonanza económica, en contraste con la
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
Término generado en Cuba 17 y derivado del vocablo «socio» o amigo, contrastando con
socialismo.
18 Entrevista con el ex funcionario del gobierno, Marcos Concepción, el 5 de febrero de
1989.
239
danza de los millones del año 1919, la cual tuvo gran repercusión
positiva en la población.
Aparentemente, los componentes de los niveles inferiores del
sector dirigente, conscientes de los privilegios de los estratos superiores,
han tratado de imitar el estilo de vida de los «pinchos» importantes.
Esto es natural, pero puede resultar riesgoso. Cubanos que han
salido en los últimos años de la isla sugieren que al menos algunos de
estos niveles inferiores han logrado grandes mejoras personales (en
particular con respecto a la posesión o construcción de excelentes
viviendas) por medio de la manipulación y/o «desvío» de fondos o
materiales, con muy poca o ninguna consecuencia negativa.
Como se apuntaba anteriormente, esta situación de privilegio
está en función de la clase de conexión (padrino) que la persona tenga
(«sociolismo»),17 lo cual implica el uso del amigo situado en buenas
posiciones para beneficio mutuo. Se podría afirmar que no sólo los
«pinchos» de menor jerarquía «resuelven» sus necesidades precisamente
mediante el «sociolismo», sino que el pueblo también lo usa
para resolver sus problemas de abastecimiento más perentorios.
Aparte de que los dirigentes a nivel medio o bajo puedan
«resolver» sus problemas, es importante anotar que ha existido un
organismo encargado de velar, en especial, por las necesidades de los
altos dirigentes. La Empresa de Producciones Varias (EMPROVA),
creada bajo las orientaciones de Celia Sánchez, supuestamente para
atender las necesidades de los miembros del Consejo de Estado, ha
realizado la función «desde conseguir una criada para uno de estos
dirigentes, hasta repararle la vivienda»,18 El Departamento de Seguridad
Personal del Ministerio del Interior es el que se ha ocupado de los
altos dirigentes en general.
Efrén Córdova, Editor
Probablemente el caso más conocido 19 sobre la libertad de movimiento y el retener contra
su voluntad a personas que desean ir al extranjero es el de la doctora Hilda Molina, destacada
neuróloga que renunció a altos cargos. Ella tiene un hijo y nietos en Argentina pero no se le
permite salir para visitarlos. Ver Hilda Molina, «Carta Abierta a Fidel Castro», El Nuevo
Herald, 12 de noviembre de 1996, p. 11A; y al cabo de 13 años, «Buscan solución al caso de
Hilda Molina», Diario Las Américas, 10 de enero de 2009, p. 1A. Otro de gran renombre fue
el caso de los hijos del pelotero Orlando «El Duque» Hernández, que escapó de la isla en una
balsa. No se le permitía sacar a sus hijos cuando actuaba de pitcher de los New York Yankees.
Hubo necesidad de una gestión personal del Cardenal O'Connor de New York con Fidel
Castro, tras la victoria de los Yankees en la Serie Mundial de 1998 para lograr la salida de la
familia de «El Duque». En Cuba no se puede vender ni comprar una casa como en cualquier
país. La libre compra-venta de carros se permite sólo con los vehículos anteriores a 1960.
Todos los carros nuevos tienen que ser comprados con permiso gubernamental y será muy
difícil que un particular cualquiera lo obtenga.
240
RELATIVIDAD E INESTABILIDAD DEL PRIVILEGIO
Otra característica importante concerniente a la desigualdad
social y a la nueva élite cubana tiene que ver con la relatividad e
inestabilidad del privilegio mismo. Muchas de las cosas que pueden
ser consideradas privilegio en Cuba no lo serían en una sociedad de
libre mercado. El comprar y vender una casa o un automóvil o poder
salir al extranjero19 está dentro de las posibilidades de cualquier persona
en una sociedad libre, siempre y cuando se disponga de los medios
económicos. Pero en Cuba, el tener el dinero no ha sido suficiente, ya
que en ciertas etapas la persona ha tenido que «ganarse el derecho» a
comprar el artículo deseado, o ha necesitado la debida conexión
política para ello. Más recientemente, con la dolarización de la economía
a partir de 1993, se facilitó al pueblo la compra de alimentos y
artículos electrodomésticos, con el agravante de que tenían que ser
comprados con esa moneda y ahora con pesos convertibles en las
tiendas (TRD) creadas especialmente para ese mercado. Esto ha
representado un altísimo costo para el nivel de ingresos del cubano
promedio.
Como se mencionó antes, los «pinchos» no tienen título de
propiedad de la mayoría de los beneficios que disfrutan. Esto constituye
un factor clave de control, pues produce inestabilidad en el disfrute
de esos privilegios y en el propio status de los individuos que los
poseen. Más aún, puede afirmarse que la falta de título de propiedad
promueve un sentimiento de dependencia hacia aquellos que pueden
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
En 20 esa fecha, 26 de julio de 1953, se produjo el asalto al Cuartel Moncada y al Cuartel
de Bayamo, por un grupo de revolucionarios encabezados por Fidel Castro. De ahí que el
movimiento clandestino que surgiría después se llamara Movimiento 26 de Julio.
21 Entre las deserciones de más impacto, en la que la decepción jugó un importante papel
está la del Gen. Rafael del Pino. Antes de él también desertó el viceministro Manuel Sánchez
Pérez, que lo hizo en España en 1985, manifestando su franca decepción del sistema. Otros
muchos funcionarios incluyendo ministros y embajadores han desertado después.
241
eliminar tanto los privilegios como la posición que los genera. El
«pincho» puede usar y hasta abusar de la residencia que disfruta, del
auto o de la casa en la playa (los que puede compartir con familiares
–particularmente los hijos– amigos y amantes), o de la posibilidad de
viajar, mientras no caiga en desgracia (ser «tronado») con los niveles
superiores que controlan esos beneficios y, de esa forma, sus vidas.
Debido a la naturaleza totalitaria de esa sociedad, el «pincho»
se sentirá muy desamparado si, por alguna circunstancia, cae en
desgracia, se decepciona o disiente significativamente de la línea
oficial del momento, o hace algún comentario considerado disidente.
En el pasado, algunos de los «pinchos» grandes que se han encontrado
en esa situación han optado por la deserción o el suicidio. Aunque no
hay evidencia definitiva, hay indicadores sólidos de que la decepción
fue al menos un importante ingrediente en el caso del suicidio del ex
presidente Osvaldo Dorticós Torrado, el cual mantuvo esa posición –al
menos nominalmente– por 17 años (1959-1976). Este fue también un
factor en el caso de Haydée Santamaría, una importante figura revolucionaria
desde el 26 de julio de 1953.20 Ella escogió precisamente esa
fecha, en 1979, para privarse de la vida.21
FUNCIONAMIENTO DEL PRIVILEGIO
La posesión de una buena vivienda es una de las características
más notables de la nueva élite cubana. Cuando se analiza la situación
de la vivienda como un renglón de privilegio en Cuba, es vital tener
en consideración la perspectiva nacional en esta materia. Según estadísticas
oficiales, el problema de la vivienda es uno de los más serios
Efrén Córdova, Editor
Ver en Clark, 22 Cuba, Capítulo 15 «La situación de la vivienda», pp. 306-311.
242
de la nación.22 Esto es resultado del control absoluto por parte del
gobierno de los materiales de construcción, utilizados preferentemente
para otros fines, como el militar, y hasta para la exportación. También
ha agudizado la crisis de la vivienda la imposibilidad de construirlas
de modo privado y comercial, a gran escala. Es sumamente difícil
también la construcción privada de modo individual. La situación de
la vivienda es particularmente crítica en el área de La Habana metropolitana,
pero no deja de serlo también en las ciudades del interior del
país.
El tener una buena vivienda no sólo ha servido a los «pinchos
», De hecho, el tener una buena casa en la ciudad o en una playa
ha constituido una garantía para la obtención del permiso de salida del
país por parte de sus propietarios. (el gobierno incauta, sin compensación
alguna, toda propiedad del que sale del país). Bastaba que el
gobierno quisiera usar una casa determinada o un «pincho» se «enamorase
» de ella y deseara ocuparla él o algún allegado suyo, para que se
eliminara cualquier obstáculo para la salida del país del propietario.
Es interesante anotar cómo, con fines propagandísticos, ciertas
áreas residenciales exclusivas de la antigua burguesía habanera, tales
como Miramar, el Country Club, el Biltmore y el Nuevo Biltmore
fueron usadas al inicio para albergar a estudiantes becados, muchos
del interior del país. Más tarde, éstos fueron llevados a albergues más
humildes. La nueva élite y el cuerpo diplomático ocuparon estas
zonas, después de ser reparadas muchas de esas viviendas.
Así, gradualmente, las mejores áreas residenciales de la élite
pre-castrista –en particular en La Habana– fueron ocupadas por la
dirigencia revolucionaria. Dentro de estas áreas se encontraban: las ya
mencionadas Miramar y el Country Club (al que la revolución le
cambió el nombre por el de Cubanacán), además de La Coronela, en
los suburbios occidentales de la capital, el Nuevo Vedado (donde Raúl
Castro ocupó un edificio de apartamentos entero) y Kohly. Estas áreas
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
«Zona congelada» es un área residencial de 23 importancia gubernamental, destinada para
uso exclusivo de ese sector. El hecho de vivir allí está controlado por la Oficina de Zona
Congelada.
24 «Las dachas del Estado en los alrededores de Moscú, están situadas en una zona
prohibida; altas empalizadas protegen sus jardines, y los guardias ejercen una implacable
vigilancia. El pueblo debe ser mantenido a distancia de los manjares de la Nomenklatura»,
Michael Voslensky, La Nomenklatura. Los privilegiados en la URSS (op. cit.,) p.226.
25 Nuestras entrevistas han revelado que esta situación de privilegio con la vivienda se ha
filtrado hacia niveles bastante bajos en la jerarquía. De vez en cuando, si desea «tronar» (un
cubanismo reciente muy popular que implica «purgar» al estilo comunista) a un dirigente
–usualmente por errores políticos– es fácil para él sacarle instancias de corrupción, como fue
el caso del dirigente Luis Orlando Domínguez. Ver «Castro dice preso en Cuba tenía
$100,000», El Nuevo Herald, 25 de junio de 1987.
243
residenciales de La Habana se convirtieron en «zonas congeladas»,23
En forma similar a la antigua URSS, la nueva clase dominante cubana
(la Nomenklatura) tiende a vivir concentrada y aislada del resto de la
población.24
De modo similar, en el interior del país –imitando el estilo de
los altos dirigentes de La Habana– los «pinchos» locales han ocupado
las mejores viviendas existentes. También no ha sido raro, según
varios testimonios, el que estos dirigentes construyan buenas casas, a
veces «desviando», con distintas artimañas, materiales de construcción
de obras estatales.25
Debe también señalarse que la alta dirigencia no sólo disfruta
de excelentes viviendas, sino que que éstas tienen un debido mantenimiento,
posibilidades de reparación o renovación, así como la periódica
pintura exterior e interior, ya que ellos tienen acceso inmediato a la
distribución de los materiales que necesitan. Por el contrario, el resto
de la población ha tenido que sufrir el penoso e inexorable deterioro
de sus viviendas. Ello se debe a que a la población se le dificulta o
impide comprar materiales de construcción, los cuales, como ya se
dijo, están absolutamente controlados por el Estado, y cuya venta a la
población es en extremo deficiente. Algunos de estos nuevos habitantes
privilegiados, violando la propia ley vigente, se han levantando
muros alrededor de sus viviendas, «para mayor privacidad»,
Algunos muy altos miembros del tope de la cúpula dirigente
no sólo disfrutan de las mejores residencias sino que también tienen
Efrén Córdova, Editor
244
la potestad para «obsequiarlas», es decir procurarlas para sus parientes,
amigos o amigas, lo cual resulta en extremo chocante. Todos los
rasgos arriba apuntados se refieren, por completo al primer o más alto
nivel de privilegio señalado, y más ligeramente al segundo. Puede
afirmarse que los «pinchos» de estos dos niveles superiores disfrutan,
además, de excelentes muebles, aires acondicionados (un gran privilegio),
al igual que teléfonos (de muy difícil posesión a menos que se
tuviera desde antes de 1959).
Concerniente a los efectos eléctricos, es de notar cómo la
nueva élite desarrolló un gran gusto por los productos comprados e
importados, especialmente del área capitalista. En muchos casos éstos
son comprados mientras se viaja al exterior, u ordenados a través de
los contactos en el servicio diplomático. Los barcos mercantes o los
aviones del país han sido usados para importar estos artículos, sin
tener que pasar por la aduana. Posteriormente son transportados, sin
problemas, a la residencia del privilegiado.
El servicio doméstico ha sido otro de los grandes privilegios
en la Cuba actual para el más alto nivel por la forma en que ellos lo
han utilizado. Este servicio, en los primeros años de la revolución, fue
calificado por sus dirigentes como una manifestación de desigualdad
social producto de la «sociedad burguesa», y por ello disminuyó de
forma sustancial. Sin embargo, el uso de empleados domésticos
sobrevive, sobre todo en las altas esferas, e incluso rigurosamente
uniformados. Como ya se mencionó, la EMPROVA ha suministrado
ese servicio a funcionarios de alto nivel, escogiéndolo entre personas
de mucha confianza política, ya examinadas por la Seguridad del
Estado.
Algunos funcionarios de nivel medio pagan a alguna persona
de más bajos recursos para que les limpie la casa o les lave la ropa de
la familia. Esto no es motivo de escándalo entre la población. Lo que
sí adquiere carácter escandaloso es la utilización de personal empleado
y pagado por el Estado, como servidumbre de los dirigentes, práctica
común entre algunos ministros y otros componentes de la cúspide
dirigente. El personal de plantilla del Estado que es usado por este
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
Juan Arcocha, 26 Fidel Castro en rompecabezas (Madrid: Ediciones R, 1973), p. 10.
27 . Entrevista del 30 de septiembre de 1981.
245
nivel de privilegiados es dirigido también a otros servicios, como la
reconstrucción de viviendas.
Un hecho bien documentado sobre las áreas donde viven los
«pinchos» grandes –particularmente en La Habana– es el no padecer
la carencia de agua y electricidad, un gran calvario sufrido por la
población. En el caso de que algunos de estos jerarcas residan fuera de
las zonas privilegiadas, y les faltaran tales servicios, se buscará la
manera de que no carezcan de los mismos. Para ellos hay servicio
rápido de «pipas» (o camiones cisterna) que les llenan de agua sus
cisternas y tanques adicionales en las azoteas. Incluso hay casos en los
que se han construido pozos especiales para que no le falte el precioso
líquido. La posesión de plantas eléctricas privadas es otro gran privilegio
para los de la nueva clase que no residan en alguna de las «zonas
congeladas» –al menos para algunos bien «conectados»,
LAS «CASAS DE FIDEL» Y OTRAS CASAS
Además de la anterior descripción de Carlos Franqui acerca de
las casas de Castro a través de la isla, existen informes que corroboran
y amplían lo dicho al respecto. Desde principios de la década de los 70
se nos reportaba que en cada una de las 14 provincias había al menos
una excelente vivienda o mansión siempre dispuesta a recibirlo,
incluyendo comida.26 Un testigo de primera mano que tuvo acceso
parcial a la parte externa de una de las «casas de Fidel», en los suburbios
de la ciudad de Camagüey, nos dijo que ésta «dejaba chiquita a
`Kuquine'», refiriéndose a la principal de las dos residencias del
depuesto presidente Batista, la cual no podía calificarse de suntuosa.27
El entrevistado añadió que esta mansión, situada en la hacienda
llamada Tayabito, en el Reparto Santayana, fue lujosamente expandida.
Esta incluía seis pistas de bolear (inexistentes en Cuba para el resto
de la población), un sauna, un bar y piscina, así como establos para
caballos. Se afirma que Castro alabó el gusto de Raúl Curbelo, entonEfrén
Córdova, Editor
28 Ibid. Oficialmente esta casa se usa también como casa de visita para la alta dirigencia.
29 Entrevista con el ex funcionario oficial Marcos Concepción el 11 de enero de 1989.
30 Estos son Alexis, Alex, Alejandro, Antonio y Angel. Además de estos con Dalia Soto
del Valle, Castro tiene a Fidel Castro Díaz-Balart, com Mirta Díaz-Balart, su primera esposa;
Alina Fernandez, con Natalia Revuelta y Jorge Angel Castro, con María Amparo. Ver Pablo
Alfonso, «El clan Castro vive protegido bajo férreo manto de silencio», El Nuevo Herald, 20
de agosto del 2006, p. 29A.
31 Milán, Farsa y farsantes, pp. 45, 46.
246
ces Primer Secretario del Partido en esa provincia y promotor del
proyecto.28
En torno a las residencias de las que dispone Fidel Castro, este
estudio ha encontrado testimonios de que una de ellas, situada en el
exclusivo reparto Siboney, es para su esposa, Dalia Soto del Valle,
natural de Trinidad, en la actual provincia de Sancti Spiritus. Fidel la
conoció en 1961 cuando ella realizaba labores de alfabetización en las
montañas del Escambray. Diversas fuentes coinciden en que era una
mujer muy bella, de pelo negro y ojos claros. «Fidel la vio en un
recorrido, la montó en un jeep y se la llevó»,29 De esa unión han
surgido cinco hijos.30 Tanto ellos como la madre no han tenido actividad
pública, y se han mantenido en un gran anonimato, incluso para
viajar.
Entre los dirigentes de la cúpula más destacados por la cuestión
de las residencias está Ramiro Valdés, «comandante de la revolución
», Este después de cada matrimonio con mujeres mucho más
jóvenes que él, les ha dejado una bien montada residencia. El dispone,
actualmente, según nuestros informes, de una mansión en el reparto
Barlovento, de Jaimanitas, en Ciudad de la Habana, con acceso al mar,
yate, lanchas de carrera, plantas eléctricas, frigoríficos y su colección
de autos deportivos.31
Concerniente también a la vivienda, pero a un nivel inferior y
distinto, deben mencionarse las «casas de visita», Estas son residencias
que el Partido, los ministerios y otras entidades gubernamentales
y económicas poseen a través del país. Sirven de alojamiento a los
respectivos funcionarios cuando viajan por el interior, ya que éstos no
se hospedan, por lo regular en los hoteles existentes. Debe señalarse
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
32 Ver, como ejemplo, «Princes of Privilege» en la revista Time del 28 de septiembre de
1987, p. 41. En este reportaje se afirma que en China los hijos de los líderes (conocidos como
taizi pai) asisten a las mejores escuelas, consiguen los mejores trabajos, se les permite viajar
al exterior y, si cometen algún delito, gracias a su influencia pueden escapar al castigo.
247
que hay diferencias entre las «casas de visita» pues, como nos dijo un
entrevistado, de acuerdo con la categoría del ministerio u organismo,
así serán las condiciones de sus «casas de visita», Las del Partido se
destacan entre todas las demás, y aun entre éstas hay diferencias, de
acuerdo con la categoría de los miembros del Partido. En estas casas
de visita, los dirigentes no sólo encuentran hospedaje al estilo de los
mejores hoteles, sino también servicios y comida abundante de la
mejor calidad.
PRIVILEGIOS DE LOS «HIJOS DE PAPÁ»
Los hijos de la dirigencia cubana, especialmente en las capas
más altas, tanto política como militar, han constituido un grupo privilegiado
peculiar. Al igual que en otros países del antiguo bloque
socialista, los hijos de los altos dirigentes, llamados por el pueblo los
«hijos de papá», disfrutan de grandes privilegios en diversas renglones
de vida.32 En el caso cubano, por una parte, la mayoría de éstos parece
que reciben con plácemes los beneficios asociados con su status sociopolítico
en una sociedad totalitaria, distinguiéndose a veces por una
conducta altamente arrogante y también de cinismo. Por otra parte,
algunos han mostrado gran frustración, tornándose en fuertes críticos
del sistema y llegando en algunos casos a desertar del mismo. Esto es
producto del «doble estándar» que ven en sus casas, donde nada falta,
en contraste con las privaciones que deben padecer las personas
comunes del pueblo. Los «hijos de papá» que disfrutan sin ambajes de
su posición privilegiada se consideran altamente elitistas, tratando con
arrogancia a los que no son como ellos, e incluso con las autoridades,
al ser sorprendidos en alguna actividad ilícita.
Es en la alimentación donde comienza el privilegio para este
sector. Para los «hijos de papá» pequeños no existen las limitaciones
alimenticias que tienen que sufrir los niños del pueblo, como la falta
de leche al cumplir los siete años, o la de otros nutrientes. Para ellos,
Efrén Córdova, Editor
En la Unión Soviética se produjo inicialmente 33 este fenómeno, muy bien explicado por
Michael Voslensky: «En el momento del paso a la enseñanza superior, los hijos de los
dignatarios no tienen que temer verse mezclados con la multitud de estudiantes ordinarios.
Esta es la razón de ser de la Escuela Superior de Relaciones Internacionales de Moscú. Allí
reina un elitismo de casta del que no se encontraría probablemente mejor ejemplo que el
antiguo cuerpo de la nobleza zarista», (Voslensky, La Nomenklatura, p. 215)
248
no sólo hay lo necesario, sino que puede existir en demasía, y de lo
mejor, aunque tenga que venir del extranjero.
Posteriormente están las oportunidades educacionales en las
que, quizás, radica una de las mayores fuentes de privilegios de este
sector. Para comenzar, las mejores escuelas de nivel primario y secundario
estarán disponibles para ellos. Posteriormente un número de
carreras ha estado fuera del alcance de los «no integrados» (políticamente
no identificados con la revolución)33. Publicamente se ha proclamado
que «la universidad es para los revolucionarios», con lo cual
se auto-destruye el reclamo de la universalidad e igualdad de las
oportunidades educacionales. Estas limitaciones han existido más en
las carreras con influencia social. Más aún, es evidente tras un somero
examen del sistema, que éste sirve como un excelente instrumento de
control sobre la juventud, y hasta de sus familias. Por ello la educación
ha sido un monopolio estatal a todos los niveles.
Algunas carreras que involucran viajes al extranjero, tales
como la diplomacia, han tenido gran demanda dentro de los «hijos de
papá», En el Instituto Superior de Relaciones Internacionales, donde
se cursan esas carreras, la mayoría de sus estudiantes son hijos de
dirigentes del PCC y/o de funcionarios del servicio exterior. Es de
notar que con la dolarización de la economía y el auge de la industria
del turismo se ha desarrollado un menosprecio por las carreras universitarias
tradicionales y un alto aprecio por las que conducen a la
obtención de esa preciada moneda. Es por ello que estos hijos de la
nueva clase han mostrado gran interés en este sector y es significativa
su presencia, en las empresas extranjeras y la industria del turismo.
La vivienda es también un área de privilegio para los hijos de
la alta dirigencia. Cuando éstos se casan no tienen que vivir «agregados
» en el hogar de sus padres. Sobre ellos no sobrevendrán calamidades
de orden familiar que tienen que soportar los jóvenes cubanos por
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
249
el gran déficit habitacional. Para los «hijos de papá» no habrá problemas
en conseguir una vivienda, y probablemente ésta será mejor
mientras más alto sea el status del padre.
Es interesante subrayar la gran identificación y gusto de parte
de los «hijos de papá» –al igual que el resto de la juventud, –por las
modas, ropas, artefactos y música occidental, particularmente norteamericanas.
Visiblemente son notorios por el uso de esos bienes.
Este más bien pequeño sector social se destaca también por el
uso y abuso de sus conexiones familiares, disfrutando de la impunidad.
A veces se involucran en serios problemas, llegando hasta el
delito. Su conexión familiar evita o minimiza cualquier tipo de castigo.
Esto aplica, en particular, al uso del auto del padre, artículo altamente
restringido en esa sociedad. En algunos casos estos jóvenes
pueden llegar a disponer de un carro para ellos, cosa impensable para
el resto de la juventud.
Los problemas de los «hijos de papá» no han ocurrido sólo en
las calles, sino con frecuencia en las escuelas, en donde también
pueden gozar de impunidad o trato preferencial. Allí también se
destacan por su superior vestir y comer, en contraste con el resto de
los alumnos y por no ser particularmente buenos estudiantes. Pero los
problemas de los hijos de la alta dirigencia rebasan a veces el nivel del
delito para entrar en serios problemas psicológicos, conducentes al
suicidio en algunos casos. No en balde el Ministerio del Interior creó
una sección encargada de los casos de este sector.
Los «hijos de Papá» se han distinguido también en cuanto a la
recreación privilegiada. Ellos no han tenido las limitaciones que
afectan al resto de la juventud. Para ellos hay distracciones no accesibles
a los jóvenes en general o de modo muy restringido. Tales son los
casos de los deportes acuáticos, la de videos (incluyendo los pornográficos);
el acceso a boleras, peleas de gallos y perros, y hasta la cacería,
excluida para el resto de la población.
Otra fuente adicional de privilegio para los hijos de la élite ha
sido el evadir el servicio militar. En este sentido, si hubieran sido
reclutados, lo más probable es que no sirvieran en frentes de batalla,
como lo fue en Angola u otro lugar peligroso; de ser enviados allí, no
Efrén Córdova, Editor
Los médicos graduados 34 después de 1964 tienen prohibida la práctica de la medicina
privada. Esta prohibición consta en el dorso de sus diplomas otorgados por la universidad.
250
irían a un puesto de combate. A lo largo de esta línea se halla la asistencia
a las escuelas pre-universitarias, casi todas situadas en el campo.
Allí, bajo condiciones difíciles, el joven tiene que trabajar en la
agricultura medio día y estudiar el resto. Los «hijos de papá» se las
arreglan muchas veces, para evadir ese tipo de escuela, tener un trato
preferencial en las mismas o ir a las mejores en existencia.
UN SERVICIO DE SALUD ESPECIAL
El cuidado de la salud ha sido uno de los acápites en los que la
revolución de Castro ha reclamado grandes logros. No cabe duda que,
cuantitatívamente, el presente sistema ha llevado la atención médica
a áreas rurales muy apartadas. Ello ha sido posible gracias al control
totalitario de la medicina, por lo cual todos los médicos son empleados
del Estado, excepto los graduados antes de 1960. Ellos, por tanto han
de ir donde se les ordene, so pena de sufrir muy graves consecuencias
en el plano laboral, teniendo en cuenta que en Cuba está prohibida la
práctica privada.34 Antes de 1959 existía un amplio y buen sistema
cooperativo-mutualista, que por una módica cuota mensual brindaba
un servicio muy completo, cubriendo en especial a los sectores socioeconómicos
medios y bajos, fundamentalmente en las áreas urbanas,
el cual fue abolido en los años 60. Ademas, existía el sistema de
salud pública nacional, totalmente gratis, y brindando un razonable
servicio.
En el curso de nuestros estudios hemos escuchado quejas sobre
la pobre calidad del servicio médico. Ella es atribuida a la falta de
medicamentos adecuados, pobre higiene, falta de privacidad, alimentación
deficiente, descuido en la atención, equipos obsoletos, entrenamiento
inadecuado y corrupción bastante extendida, como el recibir
pagos del público «debajo de la mesa» para obtener un mejor servicio
o simplemente obtenerlo. Con respecto a la obtención de privilegios
en este importantísimo sector, muchos de nuestros encuestados han
cuestionado la igualdad en el servicio de salud.
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
Dr. Hilda Molina, 35 «Cuban Medicine today», Cuba Brief (Washington, DC. Report of
the Center for a Free Cuba 1998 Summer), pp. 5-12.
251
Para la dirigencia nacional existen un número de lugares con
tratamiento «especializado» para los «pinchos» grandes y sus familiares.
En estos centros la falta de medicación o el servicio inadecuado,
o cualquiera de los otros problemas antes mencionados, no existían
para ellos. Más aún, según algunos de nuestros entrevistados de mayor
edad, la calidad de los servicios médicos que recibe la élite gobernante
sobrepasa la que recibía la élite adinerada de la Cuba pre-castrista.
Esta investigación también descubrió que el refinamiento en
la calidad del servicio médico de la élite ha sido progresivo. A principios
de los años 60 se habilitaron secciones especiales destinadas a la
nueva élite en los mejores hospitales existentes. Más tarde –principalmente
a mediados de los 70 y en los 80– hospitales enteros o antiguas
clínicas privadas fueron destinados exclusivamente para los dirigentes.
Durante los años iniciales, éstos recibían la atención médica principalmente
en La Habana, donde existían las mejores instalaciones hospitalarias.
Como caso típico se encontraba el Pabellón Borges del Hospital
Calixto García, el primer hospital universitario de Cuba. La antigua
Clínica Miramar (privada y probablemente una de las mejores de ese
tiempo), rebautizada «Cira García» fue posteriormente destinada a
extranjeros y a la nueva élite. Al mismo tiempo, un piso especial del
moderno Hospital Naval en La Habana del Este fue también destinado
a la atención de los «pinchos»,
Emulando a los «camaradas» del Kremlin, más tarde se construyó
una clínica totalmente dedicada a la cúspide dirigente (administrada
por el Ministerio del Interior) en el exclusivo Reparto Kohly,
donde muchos de la nueva élite residen. El General Del Pino, que
desertó en 1987, describió esta clínica y otra, el Centro de Investigaciones
Médico-Quirúrgicas (CIMEQ),35 en el Reparto Siboney, utilizado
también por extranjeros. Muchos de los equipos de estas clínicas
especiales para los dirigentes han sido importados principalmente de
países capitalistas, y la atención dista mucho de parecerse a la que
Efrén Córdova, Editor
36 Voslensky, La Nomenklatura, p. 215.
252
recibe la población en los hospitales regulares. Estos, muchas veces
están congestionados de pacientes, sin la medicación o condiciones
sanitarias adecuadas, teniendo necesidad de llevar hasta la ropa de
cama y comida.
La similitud aquí de la realidad cubana con la de la URSS es
enorme. La descripción de Voslensky aplica al caso cubano.
El hospital del Kremlin estaba equipado con aparatos
occidentales y dotado de una farmacopea occidental (la
Nomenklatura no confía jamás en la ciencia médica y
en la farmacología locales, cuando su salud está en
juego). La alimentación y los cuidados superan todo
elogio, lo mismo que el personal, que es numeroso,
competente y exhibe buen humor. Una situación que
difiere, de manera radical, de la que se constata en los
hospitales ordinarios, donde los pasillos están atosigados
de camas, donde el personal es insuficiente y donde
la alimentación es mala hasta el punto de resultar
intolerable...» 36
También se reporta que en los institutos nacionales de investigación
médica, localizados en La Habana, hay áreas especialmente
dedicadas a los dirigentes. En el Palacio de la Revolución, sede de la
cabeza política del sistema, ha existido una clínica especialmente
utilizada por Fidel Castro.
En el interior del país, nuestros encuestados indican también
la presencia de áreas especiales en los hospitales provinciales para la
dirigencia de la zona. En estos casos, el tratamiento contrastará mucho
con el que recibe la persona promedio. De esta forma, el «pincho» o
su familia podrán recibir un cuarto privado (cosa desconocida por el
pueblo) bien amueblado y en algunos casos hasta provisto de comida
y bebidas para compartir con los visitantes.
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
Estos son los casos del 37 Comandante René Vallejo, médico personal de Fidel Castro, de
la bailarina Alicia Alonso, de Celia Sánchez y del propio Castro, como situaciones en las que
se ha hecho este tipo de excepción con material o personal del extranjero o ir al exterior a
obtener tratamiento especializado.
38 Ver John Dorschner y Elaine de Valle, «Castro's care uncommonly good», The Miami
Herald, 4 de agosto del 2006, p.20A.
39 En la antigua Funeraria Rivero, en el elegante barrio habanero del Vedado, se reporta
que el último piso de la misma ha sido para dirigentes del Partido. Ver Pedro Cifuentes,
«Funeraria Rivero: Las diferencias sociales perduran más allá de la vida, ABC entró en el
tanatorio exclusivo de la elite comunista», ABC (Madrid), 24 de septiembre de 1994. Ver
también Raúl Rivero, «Morirse en Cuba: la igualdad de casi todos», El Nuevo Herald, 29 de
abril de 1996, donde se ofrecen más detalles del piso exclusivo, el cual dispone de aire
acondicionado (en contraste con las otras) y hasta de dormitorios, para los familiares. Otras
fuentes indican la presencia de otros privilegios en esta esfera, como la posibilidad de obtener
flores abundantes en perjuicio de otros en la población que las solicitan con igual fin.
253
Cuando ha sido necesario, se ha traído del exterior equipo o
especialistas muy calificados. Por otra parte, algunos miembros de la
élite con necesidad de tratamiento médico delicado han procurado ser
tratados fuera del país.37 Boston, New York y hasta Miami han sido
los lugares favoritos en este hemisferio. En la presente enfermedad de
Fidel Castro se han traído médicos del extranjero,38 gracias a lo cual,
aparentemente, ha podido seguir con vida, aunque en precaria condición,
delegando en su hermano Raúl sus funciones administrativas,
aunque retiene la posición clave de primer secretario del PCC.
Es interesante señalar que en caso de que todo el tratamiento
médico falle y devenga la muerte, también hay privilegio, pues los
«pinchos» tienen tratamiento especial hasta en los servicios fúnebres,
especialmente en las funerarias y las flores.39
OTRAS AREAS DE PRIVILEGIO
La cúpula de la nueva élite cubana está, en la práctica exenta
del estricto racionamiento impuesto al pueblo desde 1962. El racionamiento
incluye la mayoría de los bienes de consumo, como ropa,
comida, y artículos caseros. Este sistema ha implicado que cada
núcleo residencial deba tener su «libreta de abastecimientos» como
oficialmente se le conoce. Con ella se supone que se podrá adquirir,
de estar disponibles, los alimentos y los demás artículos de primera
Efrén Córdova, Editor
40 Ver en Clark, Cuba, el Capítulo 15, pp. 281-286, para más detalles.
41 Esto ha implicado una nueva división dentro de la sociedad cubana: entre los que tienen
y los que no tienen dólares. Para una descripción más detallada de este proceso de dolarización,
ver en esta obra el capítulo «El cubano como consumidor» y dentro de ésta, la sección
`La dolarización de la economía'.
42 Ver Juan Arcocha, Fidel Castro en rompecabezas (Madrid: Ediciones R, 1973), pp. 111-
113.
43 «En el Comité Central del PCUS, los bares abren a las once. Muy pronto se ve afluir a
ellos a los dignatarios de la Nomenklatura [...]. Cerca de la caja, una puerta da acceso a la
cantina reservada donde se pueden comprar a bajo precio todos los productos alimenticios
imaginables. Hace ya largo tiempo (desde 1929), que en los almacenes normales no se
(continúa...)
254
necesidad. Esto, de por sí, ha sido una permanente fuente de irritación,
ya que cada hogar ha tenido que estar pendiente de la disponibilidad
de los artículos, teniendo que emplear gran cantidad de horas en colas
para poder hacer las compras necesarias.40
A partir de 1993, para algunos de los sectores de la población,
esta situación cambió un tanto con la dolarización de la economía. De
este modo, en las tiendas que vendían en dólares, llamadas «shopping
», han estado disponibles muchos artículos de primera necesidad.
Sólo bastaba tener dólares, o posteriormente su equivalente en pesos
convertibles para hacer las compras.41
Los dirigentes a niveles inferiores también tienen una «libreta
de abastecimientos», pero, es sólo nominal. Para un cierto sector de la
alta dirigencia, los alimentos son traídos especialmente a sus casas en
cantidades abundantes, al punto de tener que botar «sobrantes», Más
aún, algunos de la nueva élite han podido ordenar alimentos al extranjero
por medio del cuerpo diplomático. Un ejemplo de esta prerrogativa
ha sido el propio Castro, que con habilidades culinarias (uno de sus
«hobbies») ha disfrutado haciéndose pasar por cocinero gourmet,
invitando a otros jerarcas a degustar de sus habilidades, cuando en
realidad lo que hacía era calentar comida enlatada de confección
extranjera.42
El privilegio en los comestibles llega a la sede del Comité
Central del Partido en el Palacio de la Revolución, en el cual hay un
comedor especial, como ocurría en el de la Unión Soviética.43 En el
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
43 (...continuacion)
encuentran artículos de esta calidad. La cocina, muy sabrosa, no utiliza más que productos
de primera calidad [...]. El precio es el que uno debería pagar por un almuerzo miserable e
indigesto en una de esas cantinas ordinarias donde, a esa misma hora, colas de trabajadores
esperan para reponer fuerzas durante la pausa del mediodía. «Voslensky, La Nomenklatura,
pp. 197, 198.
44 Héctor Caraballo, Estudio sobre la formación y características de la nueva clase
cubana. Agosto, 1975. Manuscrito entregado por ese autor para ser utilizado en esta investigación.
Entrevistas recientes confirman la presencia de este patrón.
255
caso cubano, la comida que se ofrece allí es inalcanzable al pueblo. La
situación privilegiada de dicho comedor se repite –en diversos grados
a través del país– como en las las sedes provinciales del Partido, así
como en los centros de trabajo. En éstos últimos, existe una jerarquización
en cuanto a lo que comen los trabajadores vs los dirigentes.44
La comida privilegiada también aparece en los recintos militares,
donde los reclutas comen mucho más modestamente que los
oficiales. Esta situación se extiende a las tiendas militares, «el comercio
militar», donde éstos podrán comprar a precios mucho más bajos
artículos electrodomésticos, la mayoría de las veces no disponibles
para el resto de la población. De modo periódico existen también
suministros especiales, como bolsas con comestibles y artículos de
aseo, que llegan hasta niveles inferiores del Partido, de las Fuerzas
Armadas y sectores laborales.
La cúspide de la nueva élite cubana no sólo esquiva el estricto
racionamiento en cuanto a la comida y otros artículos de primera
necesidad. También lo hace con artículos de lujo –para lo que también
se ha usado al servicio diplomático. Un caso destacado ha sido el de
la ya difunta Vilma Espín (probablemente la mujer mas importante de
Cuba) que encargaba desde perfumes franceses hasta ropas de Christian
Dior. Tanto la familia como los amigos de los jerarcas se han
beneficiado de este privilegio, y a través de ellos algunos de esos
artículos se filtran al mercado negro.
Efrén Córdova, Editor
256
RECREACION SIN FRONTERAS
Otra manifestación de la promesa igualitaria hecha al principio
de la revolución fue la de expandir las oportunidades de recreación
para toda la población. Esto se hizo muy visible en 1959, con la
apertura de numerosos centros de vacaciones para la población construidos
por el INIT (Instituto Nacional de la Industria Turística),
aprovechando las abundantes bellezas naturales no explotadas debidamente,
especialmente en las playas. Para fines de 1960 –en el apogeo
del proceso de confiscación de la propiedad– todos los clubes privados
habían sido confiscados y abiertos al pueblo, convirtiéndose en «Círculos
Sociales», Más tarde los eventos deportivos se hicieron gratuitos
a la población; abaratándose de modo significativo el turismo nacional.
Posteriormente esta situación comenzó a variar hacia la exclusividad
y el privilegio, y esta tendencia ha continuado hasta el presente.
Irónicamente ha sido en las zonas costeras donde el privilegio
recreativo se ha enraizado más profundamente. Algunos de los mejores
y exclusivos clubes playeros de antaño se han convertido en cotos
cerrados de la nueva élite y se han creado otros exclusivos para ellos
o para los visitantes extranjeros. En estos centros recreacionales,
contrastando con los dedicados al pueblo, no hay escasez de comida
ni de bebida. En los de las Fuerzas Armadas y la Seguridad del Estado,
hay tiendas especiales donde se pueden adquirir, los artículos que
escasean en el país.
Fidel Castro, gran fanático de los deportes marinos, disfrutó de
espléndidas facilidades para su uso. En los años iniciales, las patrulleras
de la Marina de Guerra o yates confiscados fueron suficientes para
ese fin. Pero a medida que la élite se fue acostumbrando al disfrute del
poder, este entretenimiento marino se hizo más refinado y exclusivo.
Así, se nos reportó acerca de la construcción para Castro del magnífico
yate Tuxpan, llamado así por el puerto mexicano de donde saliera
en 1956 la expedición del yate Granma. El Tuxpan fue construido en
Cuba con las mejores maderas preciosas del país y fue presentado a
Fidel en su cumpleaños del año 1977. De acuerdo con una fuente que
participó en su construcción, éste tiene 40 metros de eslora y despliega
tres puentes. La inmensa mayoría de su equipo provino de los países
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
De acuerdo con la en 45 trevista del 29 de septiembre de 1982 con Pedro Pérez Castro,
participante en la construcción del Tuxpan.
257
capitalistas. Su costo se estima entre los cuatro y los cinco millones de
dólares, y ha sido tripulado por personal de la Marina de Guerra y
Seguridad Personal del MININT.45
Pero si Fidel Castro ha disfrutado del Tuxpan y otros magníficos
yates (confiscados a la antigua élite o a algún infeliz navegante
varado en las costas cubanas o acusado de narcotráfico), los «pinchos»
de niveles inferiores también han podido disponer de otros yates para
ellos, sus familiares, amigos y «amigas», Durante el éxodo del Mariel
en 1980, los que venían de los EEUU con una «cigarreta» (una veloz
embarcación de forma alargada), las mismas constituían un salvoconducto
seguro para sacar al familiar, en el caso de que un «pincho» se
enamorara de la misma. En ese caso el «pincho» garantizaba la salida
a cambio de la «cigarreta», Los «hijos de papá» han también disfrutado
del exclusivo pasatiempo marinero del yatismo.
La nueva élite cubana tiene acceso a todo tipo de facilidades
recreacionales disponibles en la isla, mientras que el resto de la
población, sólo de modo limitado o nunca, dependiendo del caso.
Ellos han tenido acceso especial y exclusivo a películas convencionales,
de origen norteamericano y europeo, ya que la mayoría de la élite
ha detestado, al igual que el pueblo, las soviéticas y las de Europa
Oriental. Estas películas, importadas exclusivamente para la dirigencia,
se proyectaban para una audiencia «selecta» en pequeñas salas
especiales localizadas en diversas instituciones gubernamentales. Con
la popularidad del vídeo, aquel medio ya no es casi usado. De igual
forma, esta dirigencia tiene acceso a libros «prohibidos» (ideológicamente)
en la isla, pero comprados en el extranjero e intercambiados
entre ellos.
En cuanto a hoteles, la élite –aparte de las «casas de visita» ya
descritas– tienen además, habitaciones reservadas en los mejores
hoteles del país. Este privilegio en las reservaciones es igualmente
cierto para mesas en los mejores restaurantes y cabarets o centros
Efrén Córdova, Editor
Según el General Del Pino: «Cayo L 46 argo es un centro turístico cerrado para la población
de Cuba. Es solamente para el turismo internacional y para las operaciones ocultas e ilegales
del régimen de Castro.» Diario Las Américas, 26 de julio de 1987, p. 8A. En la película
cubana de promoción turística «La Habana te espera» salen vistas de este lugar.
47 Ver «Entrevista a Del Pino en Radio Martí. En esta entrevista, Del Pino señalaba: «Es
que ni los soviéticos hacen esto. Parece una cosa de la aristocracia del siglo pasado, y sin
embargo ocurre»,
48 Entrevista con Nelson González el 26 de noviembre de 1987.
49 Según la comparecencia de Mario (CAME) Pelaez el 27 de noviembre del 2008, en el
programa «A Mano Limpia» dirigido por Oscar Haza en el Canal 41 de Miami.
258
nocturnos, las que no son de fácil acceso para la persona promedio,
aún cuando tenga el dinero.
Algunos centros de vacaciones de nueva construcción destinados
para los turistas extranjeros, como Cayo Largo en la costa sur de
Cuba, han estado disponibles de modo exclusivo para los altos niveles
de la nueva élite cubana.46 Fidel y Raúl Castro desarrollaron exclusivos
cotos de caza, obviamente a un costo elevadísimo y usando métodos
sin precedentes –como es el uso de aviones pequeños para espantar
las aves a fin de poderles disparar.47 Que sepamos, nada similar
existe en otro país.
Un ejemplo dramático de las aficiones cazadoras de los hermanos
Castro ha tenido lugar en el llamado Parque Nacional de Saetía,
situado en Cayo Saetía, dentro de la excelente Bahía de Nipe, en el
oriente del país. Según un testigo de primera mano,48se desalojó a
todos los campesinos, sus residentes originales, para convertirlo en un
exclusivo coto de caza. En él había venados y otras especies de caza.
Dicho coto fue exclusivo de los Castro y sus allegados especiales.
Entre éstos han estado hijos de los hermanos Castro, los cuales han
violado las normas de cacería, matando un número excesivo de
piezas.49 Actualmente se usa como atracción del turismo internacional.
Los desatinos de la nueva élite con relación a la recreación han
sido costosos en más de un aspecto, como es el caso del Parque Lenin
en la provincia de La Habana. Dicho parque fue un capricho de Fidel
y la difunta Celia Sánchez. Para la construcción del mismo se gastaron
millones de pesos y se desactivó la textilera de Calabazar, la única que
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
Entrevista con e 50 l ingeniero Carlos Berenguer el 24 de abril de 1987, pp. 32-34. Sobre
los costosos gastos de construcción del Parque Lenin. Ver también José Luis Llovio-Menéndez,
Insider, my hidden life as a revolutionary in Cuba (New York: Bantam Books, 1988),
pp. 241-244.
259
hacía productos de lana en el país. Un testigo de primera mano nos
relató:
...un parque en un lugar que ni era parque ni servía
para nada. Tuvieron que traer las matas de Pinar del
Río, que costó una barbaridad. Se le metió a Fidel
hacer una represa allí en un lugar que no servía. Tenía
un fondo de roca caliza que se fracturó por el peso del
agua...50
Los precios de los productos vendidos allí han sido muy elevados
y la accesibilidad al mismo ha sido muy difícil para el pueblo
debido a la distancia y a la falta de transporte adecuado.
Otros «pinchos» grandes también han desarrollado diferentes
«hobbies» costosos y a veces ilegales. Tal es el caso del excéntrico
comandante de la Sierra de extracción campesina, Guillermo García
Frías. Este íntimo de Castro ha sido miembro del Buró Político del
PCC y gran fanático de las peleas de gallos, que han estado prohibidas
para la población desde la instauración del comunismo. Bajo el pretexto
de criar gallos finos de pelea «para la exportación», García Frías no
sólo los ha criado, sino que ha dispuesto de vallas privadas para
pelearlos, y hasta de una de tipo móvil en un camión rastra diseñado
especialmente para ese fin. También este «comandante de la revolución
» ha sido aficionado a la cría de aves exóticas, de caballos pura
sangre y de otros gustos relacionados con la naturaleza y los privilegios,
totalmente fuera del alcance del pueblo.
Las peleas de gallos fueron de igual forma oficialmente suprimidas,
pero extra-oficialmente las llevan a cabo los miembros de la
nueva élite. Otros deportes o pasatiempos exclusivos de los «pinchos»
cubanos, han sido el billar y las boleras.
Efrén Córdova, Editor
Ver en Clark, Cuba, Capítulo 15: «La 51 crisis del transporte».
260
EL TRANSPORTE NACIONAL E INTERNACIONAL
Tan importante como la vivienda es que se tenga, como status
symbol de la nueva élite, pero más visible, un buen automóvil o más
de uno del antiguo bloque soviético u occidental de modelo relativamente
reciente, contrastando fuertemente con los muy pocos afortunados
del resto de la población que posean auto. En este sentido debe
mencionarse que Cuba es el unico país donde abundan circulando
automóviles norteamericanos de los años 40 y 50, ya que no se venden
nuevos carros al pueblo. El contraste es aún mayor cuando la mayoría
de la población, debe utilizar el muy ineficiente y exasperante transporte
público, o en su defecto la peligrosa bicicleta, o andar a pie.
Si bien el transporte constituye uno de los más serios problemas
de la sociedad cubana actual,51 no lo será en absoluto para el
«pincho», Para los «grandes» el auto podrá venir asignado hasta con
uno o dos choferes (dependiendo de su status en la jerarquía oficial),
con gasolina gratis y sin problemas de reparación ya que hay lugares
especiales de reparación para estos vehículos. De nuevo, esto contrasta
fuertemente con la situación de los pocos poseedores de automóviles
privados los cuales tienen que realmente «inventar» para mantenerlos
en circulación, debido a la carencia de piezas de repuesto.
Como se mencionó antes, el carro que le viene dado al dirigente
por el cargo, se asume que sea sólo para uso oficial. Pero en la
práctica la mayoría lo usa también para asuntos privados. Más aún,
algunos han podido obtener carros adicionales para sus familiares,
debido a las conexiones político-administrativas que poseen. En este
sentido, como se apuntó antes, los hijos de los «pinchos» han sido
notables por el uso de los carros de sus padres, tanto privados como
oficiales. Es de destacar que para los altos dirigentes de la cúpula
gobernante, no basta con disponer de un solo carro. Esto ocurre de
director de empresa hacia arriba, y se le llama el «carro de reserva»,
Aparte del carro, han habido otros status symbols caracterizando
a la nueva élite. Entre ellos se encuentra la posesión de relojes
Rolex GMT. Estos costosos relojes marinos han sido normalmente
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
El más apreciado «status symbol» 52 entre los funcionarios cubanos es el que ha sido
otorgado por Fidel Castro. Este, a través del tiempo, ha establecido la costumbre de «premiar»
a los colaboradores de quienes se siente satisfecho con objetos que adquieren prácticamente
una exclusividad de uso en el país. Algunos de estos «premios» han sido identificados entre
los siguientes: automóviles Oldsmobile (en los primeros tiempos del régimen de Castro),
relojes Rolex deportivos de acero níquel, relojes digitales Seiko 5, calculadoras de bolsillo
(durante la zafra del 70), fosforeras de gas, automóviles Peugot de lujo y Volga.
261
regalos del «comandante en jefe» a algún favorito suyo en reconocimiento
por la realización de algún servicio especial. Como con los
Alfa Romeo en el pasado, y ahora los Mercedes, dichos relojes han
sido muy apreciados y considerados como indicadores de una fuerte
conexión con la cúspide de la élite.52
El privilegio en los viajes domésticos no está limitado para la
élite al transporte terrestre. Incluye también el transporte aéreo mediante
el uso exclusivo de la flotilla de aviones del Escuadrón Ejecutivo
de Baracoa (en Provincia Habana) el cual está a la completa disposición
del Buró Político. A niveles inferiores, los aviones regulares son
también usados. Para los viajes nacionales la dirigencia disfruta también
de un generoso viático o gastos de viaje, a menudo no usado
(pero sí cobrado), ya que las casas de visita suelen resolver todas las
necesidades del dirigente. Esto, de por sí, le proporciona a la dirigencia,
como ya dijimos, un ingreso adicional durante el desenvolvimiento
de sus funciones administrativas o directoras.
La posibilidad de viajar al exterior es tal vez uno de los grandes
privilegios de la nueva élite cubana. Este es especialmente el caso
cuando el viaje es a un país capitalista. Este privilegio tan deseado es
por lo general otorgado a los que la Seguridad del Estado considera
confiables o seguros, constituyendo una probable garantía de promoción
política u ocupacional.
El viaje al extranjero abarca mucho más. Incluye el muy
deseado «cambio de aire», que le permite al viajero observar diferentes
realidades, y también entraña otras recompensas materiales. El
«dirigente viajero» tiene derecho a una asignación (proporcional a su
rango) con la cual podrá adquirir, para su viaje, ropas adecuadas en
tiendas especiales no asequibles para el resto de la población. Y como
se apuntó arriba, dichos viajes también ofrecen la ansiada oportunidad,
Efrén Córdova, Editor
Ver en Clark, Cuba, pp. 503-53 504, algunos ejemplos de los romances de Fidel Castro que
han trascendido de modo notable.
262
en los casos de dirigentes de nivel más bajo, de comprar artículos no
disponibles para ellos en Cuba. Debe mencionarse también que esta
posibilidad de viajar al exterior también ha implicado la posibilidad
de becas en el exterior para los hijos y otros familiares inmediatos de
los altos dirigentes.
LA «ESPECIAL» COMPAÑÍA FEMENINA
El tener una amante o querida es un patrón de conducta muy
extendido en Latinoamérica. Puede por otra parte considerarse que
existe una correlación directa entre el poder económico y político y las
relaciones extramaritales. Es interesante notar cómo a comienzos del
proceso revolucionario hubo énfasis en la legitimización de las uniones
extra-matrimoniales mediante la realización masiva de matrimonios
civiles. Pero, como en otros aspectos de la vida social cubana, la
nueva élite no resultó ser una excepción al patrón latinoamericano.
Con pocas excepciones, la cúspide dirigente se ha caracterizado
por su notable machismo. El «comandante en jefe» ha hecho de su
vida privada un tabú y secreto de estado, que no puede ser comentado
en alta voz, y mucho menos ser objeto de información periodística
dentro del país. A pesar de ésto no ha podido evitar que se conozcan
algunos de sus muchos episodios sexuales-amorosos extramaritales.53
Se afirma que estos caprichos egocéntricos han tenido lugar incluso
con las esposas de compañeros revolucionarios, que aparentemente
han estado conscientes de esta situación y lo han tolerado. Son también
conocidos los intentos amorosos (algunos con éxito) con mujeres
extranjeras distinguidas, especialmente periodistas que lo han entrevistado.
Se dice también por personas que han estado allegadas a
Castro que éste no se ha distinguido por ser un amante particularmente
refinado. El realizar el coito, hasta con las botas puestas, parece haber
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
54 Esa carácterística, y otras a lo largo de ese patrón, le ganaron a Castro el apodo vulgar
de «mal palo»,
263
sido una de las características de sus aventuras falderas en épocas más
juveniles.54
Sin duda, la concentración del poder político y económico de
modo absoluto en una misma persona ha ejercido gran atracción en el
sexo opuesto, Es aquí donde los miembros de la nueva élite se han
destacado notablemente en sus amoríos o conexiones con jovencitas,
las «titis», algunas aún en las aulas del bachillerato o pre-universitario.
Una situación muy común ha sido la del «pincho», ya mayor,
descartando a su esposa de muchos años para casarse con la amante
mucho más joven (a menudo en sus veinte). A este patrón de conducta
se le ha llamado popularmente la «titimanía», No son raros, por otra
parte, los matrimonios en serie de esta naturaleza. En este caso –si el
«pincho» pertenece a los más altos niveles de privilegio– la esposa
«descartada» no se queda desvalida, ya que probablemente continúe
con la buena casa en que vivía, y es posible que si permanece en el
círculo de la élite, se vuelva a casar dentro del mismo con otro «pincho
» bien conectado.
Sin embargo, en los niveles inferiores de la dirigencia del
Partido, y en especial en localidades pequeñas, las prácticas extramatrimoniales
han sido severamente reprimidas. Pero en años recientes,
aunque no oficialmente permitida, esta práctica parece haberse
extendido a los niveles inferiores de la dirigencia política y administrativa.
Hay informes de que un gran número de administradores de
empresas se aprovechan de su posición para convertir a sus secretarias
en amantes. Se dice que una mujer atractiva casada, si desea ser fiel
al marido, probablemente tenga que dejar el trabajo debido a los
continuos pases amorosos y presiones sexuales de su jefe. Pero, aquéllas
realmente atractivas que desean seguir la corriente, pueden darse
el lujo de escoger.
Efrén Córdova, Editor
264
LAS «NAVIDADES» DE LOS «PINCHOS»
Un ejenplo del extremo desdén de la nueva élite por las tradiciones
populares, y a la vez ejemplo de abuso de poder y privilegio,
ha tenido que ver con la tradicional celebración de la Navidad. En el
día de Nochebuena (vísperas de Navidad), ha sido tradicional la
celebración –prácticamente universal– de una cena familiar con comidas
del país y algunas importadas. Entre las importadas se incluían los
turrones de España, mientras que el cerdo figuraba entre las importantes
comidas nativas.
Castro suprimió la Navidad como día feriado en 1969, supuestamente
para ayudar al ingente e irrealista esfuerzo por realizar la
Zafra de los 10 Millones (de toneladas de azúcar) en 1970. Aludió
también al hecho de que ésta era una celebración importada del extranjero,
con la implicación de ser algo negativo.
Como en otros casos, luego del fracaso de ese esfuerzo, aquella
celebración no fue restituida como día de fiesta a la población. Pero,
además de ese obstáculo, no se permitieron las tradicionales importaciones
de artículos comestibles para esta celebración a nivel de pueblo.
A su vez la venta de cerdo estuvo prohibida por largo tiempo. A
pesar de ello, la élite continuó celebrando la tradicional cena de Nochebuena
–claro que sin connotación religiosa– con las mejores comidas
domésticas, incluyendo el cerdo, así como los exclusivos productos
importados.
A modo de facilitar la Nochebuena entre los «pinchos», se
idearon las «cestas de Navidad» (o de fin de año). Estas comenzaron
a intercambiarse por la cúspide, pero se extendieron pronto hacia
niveles inferiores. Fidel Castro se distinguía por enviar las mismas
–consideradas un gran honor recibirlas– con todos los tradicionales
artículos y golosinas incluyendo el vino, a los cuales el pueblo no
tenía acceso. Aparentemente, dichas cestas se comenzaron a distribuir
más tarde como parte de la celebración del triunfo de la revolución,
para el día primero de año.
Por la visita papal en enero de 1998, se restableció como día
de asueto la Navidad de 1997. En 1998 esa festividad fue restaurada
permanentemente. Se dio públicamente una explicación por el PCC
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
265
acerca de la razón de la cancelación de la festividad en 1969, la cual
según la misma «no había tenido una motivación anti-religiosa...»,
EL PRIVILEGIADO MAYOR
Tras el análisis en el presente trabajo de los más importantes
aspectos de la nueva estructuración social cubana, así como de otros
aspectos de esa realidad en los ámbitos histórico, económico, político
y represivo realizados en nuestros estudios desde 1971, no cabe duda
que la figura de Fidel Castro emerge en ellas como eje central en todas
esas dimensiones. A él aplica más que a nadie la afirmación de que
«no es propietario de nada, pero dueño de todo», En contraste con
dictadores tradicionales de corte autoritario, como Rafael Leónidas
Trujillo, dueño formal de media República Dominicana (autodenominado
«Padre de la Patria Nueva» y otros epítetos laudatorios, además,
de estatuas de su persona, y hasta llegar a cambiar el nombre de la
capital por «Ciudad Trujillo»), Castro ciertamente no ha llegado a esos
extremos de vanidad y excentricidad. Pero, de hecho, él ha sido dueño
informal de toda la Isla de Cuba.
Su poder político absoluto e incuestionable, desborda también
de modo superlativo en las dimensiones económicas y represivas. El
no tener obligación de rendir cuentas, hace a Castro, por un inmenso
margen, el primer y mayor privilegiado dentro de esa nueva estructura
social. Igualmente puede calificársele de «dueño de vidas y haciendas
», El ha hecho ejecutar a miles de sus opositores o condenarlos a
largos años de cruel encarcelamiento sin escrúpulo alguno, ni importar
el grado de amistad que haya existido con esa persona. El caso más
destacado probablemente sea el de Mario Chanes de Armas, compañero
de Castro en el asalto al Cuartel Moncada y en la expedición del
Granma. Fue condenado a 30 años de prisión, los cuales cumplió hasta
el último día. En adición no le permitió asistir ni al funeral ni al entierro
de su único hijo, ni se le permitió salir del país por varios años tras
expirar su condena.
A través de medio siglo en el poder, prácticamente toda la
economía de la isla ha estado bajo el control directo o indirecto del
Comandante en Jefe. Inicialmente fue el control de las grandes propieEfrén
Córdova, Editor
266
dades, tanto agrícolas como industriales y comerciales. De este modo
la principal industria, la azucarera, pasó a manos del INRA (Instituto
Nacional de la Reforma Agraria), donde Castro era su presidente. Esa
entidad fue la que asumió la dirección de la propiedad agraria. Castro
era el que tenía la última palabra en cuanto a las prioridades sobre qué
sembrar, o qué hacer con las tierras que eran productivas o con las que
no lo eran. En este último caso se encontraba a principios de los 60 la
vasta Ciénaga de Zapata en el centro sur de la isla que quiso convertir
en enorme arrocera. En contra de la opinión de expertos nacionales y
extranjeros, se fue adelante con su idea y tras millones gastados caprichosamente,
todo resultó en un enorme fracaso.
De igual forma, Castro, carente absoluto de experiencia empresarial
agrícola, se lanzó en otros planes de esa naturaleza, en magnitudes
nacionales y sin hacer una experimentación adecuada. La inmensa
mayoría resultó en gigantescos fracasos con pérdidas millonarias para
el país, pero sin asumir él responsabilidad por los mismos. La responsabilidad
de los descalabros agrícolas usualmente era descargada en
otros o en las circunstancias adversas, ajenas a su voluntad. Esos
despilfarros fueron en parte asumidos por el enorme subsidio soviético,
equivalente a varias veces al Plan Marshall para la reconstrucción
de Europa (estimado en $10 billones USD en esos años). Ese plan hizo
posible la reconstrucción de un arrasado continente. En contraste,
Castro, al asumir el poder, encontró una nación en buen estado material
y económico –a pesar de la crisis política– ocupando posiciones
cimeras en latinoamérica según los principales índices socio-económicos,
y aun a nivel mundial. El otro doliente de ese desastroso liderazgo
privilegiado ha sido el pueblo cubano, explotado y reducido a
manso rebaño, sin poder de opinión o protesta. Al cabo de 50 años,
Cuba se encuentra arruinada materialmente, y postrada espiritualmente,
a pesar de no haber tenido que sufrir una guerra, ocupando ahora
los índices más bajos entre los indicadores ya mencionados.
Muchos han sido los llamados «Planes de Fidel» que se han
llevado a cabo por puro capricho de un líder que cree saberlo todo y
que todo lo puede por puro «voluntarismo», Así se llevó a cabo la
«Ofensiva Revolucionaria» de 1968 que eliminó todos los pequeños
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
267
negocios que aun quedaban en las zonas urbanas, a pesar de la opinión
contraria de íntimos colaboradores. La motivación principal de esta
medida fue el deseo de llevar el control económico hasta sus últimas
expresiones, y con ello completar el bloqueo del talento criollo, cerrando
así la tenaza totalitaria sobre la población. Esta medida tuvo
consecuencias muy negativas en el bienestar del pueblo, promoviendo
a la vez gran animosidad hacia el régimen, especialmente entre los
sectores más humildes, pues no se salvó de la expropiación ni el
barbero, ni el mecánico ni la manicurista, ni el vendedor ambulante.
Poco después Castro concibe la idea de una zafra azucarera
gigantesca, de 10 millones de toneladas para 1970, algo sin precedentes
en la isla. Este plan pretendía dar un gran impulso económico al
país después de abandonar otro gigantesco plan anterior, sobre una
rápida industrialización. Como en otros planes, en este no tomó en
cuenta la recomendación de expertos en la materia. El principal de
éstos fue despedido y castigado por emitir su sincera opinión que
Castro consideró derrotista. Mas el capricho de Castro se impuso de
nuevo, y el país prácticamente se paralizó en aras del cumplimiento de
dicha meta. Esta desarticuló aún más la ya tambaleante economía. Al
final, la meta se quedó corta por 1.5 millones de toneladas. El experto
castigado nunca fue exonerado ni retornado a su antigua posición.
Esto sirvió de lección a otros expertos nacionales para que en el futuro
guardaran muy privadamente su opinión, si la misma contradecía la
del Comandante en Jefe. Así, muchos aprendieron lo que era la enorme
magnitud de su ego y su soberbia.
Como se dijo anteriormente, otros planes salieron en igual
forma de la mente de Castro, inexperto en economía. No todos han
sido llevados a cabo nacionalmente, pero la mayoría sin la debida
experimentación previa, y con igual desastroso final. Así fueron «el
Cordón de La Habana» destinado a proveer a la capital de frutos
menores. Para ello se destruyeron arboledas frutales que tomaban
muchos años de crecimiento, y se expropió a gran cantidad de pequeños
campesinos que aún quedaban en la zona del plan. En otro empeño,
el plan de sembrado de café Caturra (de origen mexicano), iba a
convertir a Cuba en una potencia cafetalera, ya que el mismo se podía
Efrén Córdova, Editor
268
cosechar en terreno llano. Se sembró en los jardines urbanos, en los
colegios y en cuanto terreno vacío hubiese disponible. Este fue otro
completo fracaso, del cual simplemente no se habló más, al ser ésta
otra fracasada idea grandiosa del Comandante en Jefe.
Otra «magna» idea ha sido el plan de represas, encaminado a
«no dejar que el agua de los ríos llegase al mar», Esta había que
aprovecharla para la agricultura y otros fines productivos. Se han
hecho a lo largo del país numerosas represas y embalses de agua
dulce, inundando gran cantidad de ricas tierras. Pero se obvió el
posible desastre ecológico que dicho empeño conllevaría. Están por
evaluarse las consecuencias de esta nueva idea, pero ya se ven los
resultado con vastas áreas salinizadas, al ser penetrado el manto
freático por el agua de mar. Otro proyecto monumental, la Autopista
Nacional o la Carretera de «las Ocho Vías» (como se conoce popularmente),
atravesaría todas las provincias de este a oeste y con un ancho
innecesario (cuatro vías en ambas direcciones). La misma duplicaría
el papel de la existente Carretera Central, construida a fines de los
años 20. Se comenta que una razón importante para tan gigantesco
esfuerzo tenía por meta el utilizar dicha autopista como un gigantesco
aeropuerto militar en caso de una «invasión yanqui», Este proyecto se
quedó a mitad de camino, y es notable por su deterioro debido a falta
de mantenimiento, y por la falta de señalamientos en la misma.
El producto final de estos caprichos, denotando una irresponsabilidad
supina en el manejo de la economía de un país, basados en el
privilegio de un mando omnímodo, ha sido desastroso para el «feudo
castrista» llamado Cuba. Así, de ser un primer productor de azúcar en
el mundo, el país ha pasado a ser importador de la misma para alimentar
a su pueblo. Una hermosa ciudad como La Habana se cae a pedazos
por falta de mantenimiento, pareciendo en ciertas áreas como las
ciudades europeas, partes de ella bombardeadas en la II Guerra Mundial.
Todo este desastre material-económico es claro que ha sido
provocado por el capricho de controlarlo todo por parte de un líder
carismático, megalomaníaco y probablemente sociópata, junto con sus
incondicionales. Todos ellos tienen el agravante de no tener que
50 AÑOS DE REVOLUCIÓN EN CUBA
René Dumont, ¿55 Es Cuba Socialista? (Caracas: Editorial Tiempo Nuevo, 1971).
269
padecer las consecuencias de sus fracasos e irresponsabilidad, y sin
tener que rendir cuentas efectivamente a nadie. Este sistema bloquea
la tradicional iniciativa personal del cubano, al punto de convertir en
delito el ejercicio de dicha iniciativa. Todo este afán de control, como
si la isla y los cubanos fueran de su propiedad, ha generado un gigantesco
proceso de corrupción centrado en el propio Castro, como el
mayor dispensador de privilegios y gigantesco generador de corrupción.
Y dada la represión totalitaria que gravita sobre el cubano, a éste
no le ha quedado más remedio que mentir, fingir una lealtad que no
siente a un sistema que lo oprime, robarle al principal «ladrón» para
subsistir, o escapar del país a cualquier precio.
CONCLUSION
Este breve análisis de la estructuración social cubana indica la
presencia de una «nueva clase», generada principalmente por la
posición política y poseedora de grandes privilegios. Estos podrían
considerarse muy superiores a los existentes en la sociedad pre-castrista,
debido a la naturaleza y funcionamiento de los mismas. Dichos
privilegios se basan fundamentalmente en la lealtad política a Fidel
Castro y a la posición de ellos dentro del liderazgo del PCC. Esto, por
otra parte, conlleva la existencia de una enorme corrupción política
tanto en el plano individual como el colectivo, con un gigantesco
abuso y malversación de los recursos nacionales
Rene Dumont,55 un destacado agrónomo socialista francés, que
realizó vastos estudios en la isla en los años 60 sugirió que el sistema
socio-económico imperante allí, que fue proclamado por Castro como
socialista, distaba mucho de serlo. Él estimaba que dicho sistema tiene
grandes semejanzas con la estructuración social del feudalismo medieval:
un gran señor feudal con una élite (el señor y sus vasallos) poseedora
de poder ilimitado sobre vidas y haciendas, y el resto de la
población (los siervos), sin posibilidades significativas de ascenso
socio-económico que no sea por la vía política. Comparándola con
situaciones más recientes, la estructuración social cubana sigue los
Efrén Córdova, Editor
270
patrones descritos inicialmente por el escritor yugoslavo Milovan
Djilas en su insigne obra, La Nueva Clase.
A mayor vinculación con la cúspide gobernante y su eje principal,
Fidel Castro, mayor sería la oportunidad de disfrutar de los privilegios.
Este es por naturaleza inestable y relativo, dependiente del
favor de esa cúspide gobernante y partidista. Esa nueva élite denominadas
popularmente como los «pinchos» o «mayimbes» no tendrá
título de propiedad de nada, pero será en la práctica dueña de todo. El
perder el favor político implicará la pérdida absoluta de los privilegios
y prebendas adquiridos.
Al analizar los ejemplos de uso y abuso del poder, sin límite,
del caso cubano luce evidente que el modelo de estratificación social
propuesto por Djilas en el ámbito europeo se ha duplicado de modo
muy similar en la mayor de las Antillas, a pesar de las diferencias
culturales que separan esas sociedades. Este ejemplo de transformación
social también confirma, una vez más, el apotegma del gran
politólogo inglés Lord Acton, cuando enunciara que «el poder corrompe,
y el poder absoluto corrompe absolutament»,
La igualdad de oportunidades proclamada por Castro al inicio
del proceso revolucionario no ha existido realmente. Los pregonados
«logros de la revolución» han sido sólo eso, pregones, cuando se les
analiza de modo vivencial. Pero ellos han resultado ser excelentes
estandartes ante los ojos del mundo para encubrir una gigantesca farsa
y enorme desastre económico.

Comments