Los pueblos originarios en la actualidad

En la actualidad, los mocovíes se asientan en comunidades situadas en el  Chaco y en la provincia de Santa Fe. Ser perteneciente a una raza originaria en Argentina siempre fue una herencia dura. En el pasado fue  motivo de persecución y hasta de muerte. Hoy, si bien la situación mejoró, los miembros de los pueblos originarios siguen siendo los más marginados. Por otra parte, en la actualidad,  se  manifiesta el  orgulloso de ser "nativo" dentro de la sociedad. Se van organizando como pueblos olvidados y discriminados que luchan por sus derechos y las tierras que les pertenecían..

      

Los mocovíes (o moqoit) son un grupo étnico desprendido del conjunto llamado guaycurú (“guaykurú" denominación insultante que daban los guaraníes a las etnias pámpidas del Gran Chaco).  Su lengua forma parte de la familia lingüística mataco-guaycurú.

Los grupos mocovíes fueron sociedades cazadoras-recolectoras, con una organización social basada en unidades conformadas por dos o más familias extensas, cuyos miembros se consideraban parientes entre sí.

 Con respecto a la cantidad de población Mocoví, en la década de los 80 existían entre 5.000 y 8.000 mocovíes. Por otro lado, para los dirigentes de la organización indígena OCASTAFE (c.p.) habría, solamente en Santa Fe, alrededor de 40.000 mocovíes. Esto refleja la complejidad de la identidad étnica en un país que se conformó por: ideología de homogeneización, procesos de invisibilización étnica y asimilación cultural.

Frecuentemente las generaciones más jóvenes expresan su reclamo hacia las generaciones mayores por no haber incentivado la adquisición del idioma nativo. 

 Durante el tiempo de primavera y verano, las bandas tradicionalmente aliadas se reunían para llevar a cabo diferentes actividades rituales. Una de las más importantes era el consumo de bebidas fermentadas, que les permitía consolidar los liderazgos y alianzas.