.25 preguntas‎ > ‎

Marina Gersberg


Marina Gersberg nació el 10 de julio de 1978. Es psicóloga, especializada en adopción, y dirige junto a Luciano Lutereau el sello editorial Pánico El Pánico. También conduce, con Marcela Marcelli, el programa de radio "Palabras Enredadas" los domingos a las 22 horas por www.ciclopradio.com.ar. Escribe en el blog taparoja.blogspot.com y el año pasado apareció Bajar de un hondazo, su primer libro de poemas.


¿Cuál fue el último libro que leíste? 


Historia del pelo, de Alan Pauls.


¿Qué libro te gustaría leer en breve? 


Todos los que tengo apilados en mi mesa de luz. (Varadero y Habana maravillosa, de Vanoli – Hablar de mí, antología de narradores jóvenes argentinos – La conquista de lo inútil de Herzog – Poetas Argentinas 1961-1980)


¿Descargás música digital? 


No directamente, lo hago por terceros. Mi computadora apesta.


¿A quién votaste en las últimas elecciones?


Mmm, a Pino Solanas y ya me arrepentí.


¿Cuánto tiempo pasás conectada a la web? 


Mucho, es mi nueva gran adicción.

 

¿Qué te resulta satisfactorio? 


El tatuaje que le hice con una aguja y tinta china a un chico en el pie –una constelación-.


¿Qué te irrita? 


Mi vecina, que me manda cartas documento porque le molesta el ruido de mi aire acondicionado, hacer mil cosas al mismo tiempo, la situación paupérrima de los hospitales psiquiátricos en la Capital, algunos comentarios misóginos de mi papá, el olor a milanesa, las faltas de ortografía, mis repeticiones.


¿Cuál es tu lectura diaria preferida? 


Mi agenda. Escribo todo ahí, leo lo que tengo que hacer y tacho lo que ya hice.


¿Qué te gusta cocinar? 


Kniches de papa.


¿Qué te gusta comer? 


Mi sándwich preferido: Pan Francés, berenjena, queso, huevo y lechuga, los domingos al mediodía en el Bar de La Poesía en San Telmo. 

 

¿Cuál es tu peor defecto? 


La ansiedad y miles más que no pienso contar.


¿Qué cosas te obsesionan? 


Puedo pasar todo un fin de semana obsesionada con el uso de los guiones de diálogo en un texto. La locura. Las palabras.


¿Qué pensás de las redes sociales digitales? 


Me divierten mucho. Tengo blog, facebook, twitter.


¿Qué cosas te dan miedo? 


Quedarme ciega, que les pase algo malo a mis sobrinos, las enfermedades silenciosas. Viajar en avión me da pánico. Los deportes extremos. Soy muy miedosa.


¿Qué cosas te hacen reír? 


Uf, miles. Bailar haciéndonos los espásticos con mis primos en las reuniones familiares.

 

¿Cómo te imaginás la ropa y las costumbres de un oyente de Palabras Enredadas


Espero que no usen joggin ni alpargatas. Las costumbres al escuchar el programa: Los imagino comiendo y mirando la computadora como si fuera la televisión.


¿Qué es lo más difícil de hacer el programa? 


No se me ocurre nada, todo fluye.


¿Y qué es lo más gratificante? 


Que Marcela Marcelli me haya convocado para hacerlo, creer en la literatura contemporánea, los invitados que nos visitan. Las cosas que decimos con Marcela cuando los micrófonos están apagados. 


¿Cómo surge la idea de crear Pánico El pánico? 


Surgió con mi amigo y socio Luciano Lutereau. Nos conocemos de la facultad de psicología y nos volvimos a encontrar hace un año. Los dos estábamos escribiendo algunos textos y empezamos a delirar con armar la editorial. En menos de seis meses sacamos tres libros.


¿Qué libros nunca publicarían? 


Los que no están escritos con el corazón (puedo ser mucho más cursi inclusive)

 

¿Existe el amor digital? 


Supongo que sí.


¿Por qué te gusta tanto El Tigre? 


Porque es un lugar mágico para mi y para mis primos que son lo máximo que tengo en la vida. Nota: "mis primos" incluye a mi hermano menor. Es un lugar hermoso muy cerca de la Capital. Amo el río. Hago apología de Tigre.


¿Qué historias se cuentan en las islas del delta? 


Las más bizarras del mundo.


¿Cuál sería la mejor forma de festejar el Bicentenario de la Revolución de Mayo?  


Festejar bailando en la calle la legalización del aborto.


¿Qué te hace feliz? 


Viajar a Montevideo a visitar a mi hermano mayor, mi cuñada y mis sobrinos. Comprarme libros compulsivamente. Me pone muy feliz cuando mis pacientes logran adoptar a sus hijos. Escaparme del trabajo para merendar con mis amigas. Los talleres literarios. Los besos de lengua.

 



Abril. 2010.

Comments