.25 preguntas‎ > ‎

Alejandro Soifer


Alejandro Soifer, Buenos Aires, 1983, escribió para medios gráficos y en revistas digitales. Tuvo el blog www.lasopinionesdelrufian.blogspot.com, publicó los relatos de Fotos rotas en la Editorial Funesiana y en noviembre del 2010, por Editorial Sudamericana, saldrá Los Lubavitch en la Argentina, una crónica sobre judíos ultraortodoxos jasídicos. Actualmente colabora con el suplemento Radar Libros del diario Página/12 y con la revista THC. Fue durante años bibliotecario del Club Hebraica. Es especialista en historia del judaísmo, Youtube y video juegos.


¿Cuál fue el último libro que leíste?

Leo de a tres libros a la vez como mínimo. Podría decir que soy un multitasking de la lectura o que navego por solapas desde antes de que el Mozilla Firefox lo inventara. Entonces los últimos libros que leí fueron: Unchosen de Hella Winston, una serie de crónicas sobre judíos ultraortodoxos que se alejaron de la religión y de sus comunidades hipernormativas. El Bacalao compilado por Leonardo Sanhueza y que se presenta como “Diatribas antinerudianas y otros textos”. Cumple con lo que promete y es una prolijo trabajo de demolición de Pablo Neruda. Empieza bien arriba con una cita de Vicente Huidobro donde el patriarca creacionista consideraba que El Bacalao (es decir Neruda) escribía “la poesía especial para todas las tontas de América”, me resultó muy edificante para matar el tiempo. Por último terminé hace relativamente poco tiempo de leer Y: The Last Man de Brian K. Vaughan y Pia Guerra, novela gráfica en 60 números, que sin dudas, es la que mejor representa el espíritu de lo que fue la década de los ´00s.   

¿Qué libro te gustaría leer en breve?

Por falta de tiempo y otras prioridades de lectura dictada por el laburo, tuve que dejar a medio leer Masters of Doom de David Kushner. Es una crónica sobre cómo dos nerds crearon el Doom, uno de los videojuegos que más influyeron en la subjetividad de todos nosotros. Seamos o no conscientes de ello. Por otra parte tengo hace mucho tiempo separado, en un rincón donde voy poniendo todos los libros que quiero leer en breve (y la pila se va haciendo cada día más grande), The Porning of America de Carmine Sarracino y Kevin M. Scott, un libro que se propone describir el ascenso de la cultura porno y cómo está cada día más presente en todos los aspectos de nuestra vida.

¿Descargás música digital?

Lo mínimo indispensable. Prácticamente no escucho música. En mi casa nunca se escuchó música y a mí nunca me interesó tampoco. Pero si hay algo muy en particular que por algún motivo me calienta, lo trato de buscar en Taringa!

¿A quién votaste en las últimas elecciones?

A Pino Solanas. Y si bien a veces me arrepiento porque me parece que le hace el juego a la derecha, cuando lo analizo en frío sé que mi elección estuvo bien hecha. Creo que el kirchnerismo es bueno cuando lo corren por izquierda, cuando está medio grogui y busca ampararse en las capas medias. A mi criterio, el hecho de que Kirchner haya caído en las elecciones de 2009 se tradujo en Ley de Medios y Ley de Matrimonio Igualitario. Proyectos que no eran del oficialismo pero que éste se apropió a partir de esa situación de inferioridad que le produjo el sablazo de las legislativas.

¿Cuánto tiempo pasás conectado a la web?

A diferencia de otras épocas cuando había que vérselas con la conexión Dial-Up como un regulador de nuestros tiempos, la extensión de la banda ancha (una especie de neo-taylorismo 2.0) hizo que “no estar conectado” a internet suceda sólo cuando estoy lejos de la PC o cuando la apago antes de irme a dormir. Creo que internet hizo simbiosis con mi cuerpo y ya no me es posible pensarme sin ese estado de conexión sonambular y permanente. 

¿Qué te resulta satisfactorio?

Los días en que oscurece a las dos de la tarde.

¿Qué te irrita?

Muchas de las cosas que la gente encuentra satisfactorias: las reuniones ruidosas, la gente que se reúne a tocar la guitarra, las murgas, las lecturas de poesía, las lecturas en general, las peñas, el humo en ambientes cerrados, el pensamiento de derecha, el integrismo y el fanatismo ciego. Pero más que nada, que no me respondan los e-mails.

¿Cuál es tu lectura diaria preferida?

Mi Timeline de twitter. Mi selección de Blogs en Bloglines. Los portales de noticias, aún los más berretas. A veces me encuentro dándole actualizar al navegador varias veces a pesar de saber que lo más probable es que no haya nuevos contenidos actualizados.

¿Qué te gusta cocinar?

No soy bueno cocinando, pero los viernes a la noche que suelo estar solo me gusta cocinarme unos farfalej (una especialidad culinaria judía consistente en una especie de fideos cortaditos pre-cocidos muy ricos) con unos pattys. No sé si aplica “cocinar” a vaciar una caja sobre una olla con agua hirviendo y arrojar un medallón de carne sobre la plancha.

¿Qué te gusta comer?

Tengo uno de los paladares menos refinados que conozco: para mí milanesa de ternera con papas fritas está genial.

¿Cuál es tu peor defecto?

La ansiedad y el perfeccionismo. No se llevan bien y los tengo a los dos.

¿Qué cosas te obsesionan?

Todas las formas de la castración: la pérdida y la muerte sobre todas las cosas.

¿Qué pensás de las redes sociales digitales?

Cuando empezó Facebook fui de los primeros en tenerlo en la Argentina. No había nadie. No tenía amigos porque ninguno de mis conocidos o desconocidos que ahora tengo, estaban todavía. Era aburridísimo. Ahora sigue siendo aburrido, pero hay un poco más de gente. No termino de encontrarle el sentido. En cambio Twitter me parece más interesante por razones que no termino de comprender.

¿Qué cosas te dan miedo?

El fracaso. 

¿Qué cosas te hacen reír?

Casi todo, soy muy risueño. Pero en especial Seinfeld. Es la única sit-com que me gusta. Tiene el tipo de humor que me interpela. Lo mismo que el cómic argentino 4 Segundos, heredero bastardo del legado seinfeldiano.

¿Cuáles son tus cinco videojuegos preferidos?

Los que marcaron el comienzo de los géneros que más disfruto o disfruté:
1.
X-Com: Terror From the Deep que inició un género de estrategia por turnos actualmente muerto pero que me hizo muy feliz.
2.
Doom: porque como dije, con su ultraviolencia, marcó mi subjetividad cuando lo jugué a los diez u once años. Además prácticamente fundó el género First Person Shooter (FPS) que se ve actualmente en muchísimos videojuegos y también en el cine, la literatura, etc.
3.
Dune II: El primer Real Time Strategy (RTS), también me dio enormes momentos de felicidad.
4.
Monkey Island II: Probablemente, la mejor aventura gráfica que haya jugado.
5.
GTA San Andreas: El momento en que el sandbox game llegó a su punto de equilibrio perfecto. Y además tiene toda una estética nigga-gangsta que me re cabe.

¿Cuál fue el que más jugaste?

El Civilization II. Mi sexto videojuego favorito. Un gran clásico también. Imponía un eurocentrismo desvergonzado y lo hacía pasar como una forma de entretenimiento. Y lo lograba. Debe ser uno de los juegos más divertidos de jugar que se hayan hecho.

¿Qué tiene que tener un video juego para que te guste?

Mis gustos en videojuegos son bastante grasas. No me cabe toda la onda gil-indie que está medio de moda en ciertos ambientes. Me gustan los videojuegos que me permiten vivir una especie de literatura interactiva: una buena historia, muchas posibilidades de interacción con el ambiente y los personajes manejados por la máquina.
Por otro lado, detesto los videojuegos de deportes. Y en la cima de mis odios está toda la saga de
Winning Eleven. Me parece de un nivel de ridiculez alarmante: si quiero jugar a la pelota voy a la canchita. Ahora, si quiero salir como un desquiciado con una ametralladora a bajarme chabones en la calle, eso no lo puedo hacer en la realidad. Para mí el videojuego tiene que ocupar ese espacio vacante de la imposibilidad.

¿Cómo ves el futuro del género?

Soy un defensor de la PC como espacio para el videojuego. Me desilusiona un poco que el mercado se esté inclinando por liquidar ese soporte tosco y anti-util a favor de las consolas. No tengo consola ni quiero tenerla. En ese sentido lo veo un poco triste al futuro.

Si le tuvieras que recomendar tres libros a un adicto a los videojuegos, ¿Cuáles serían?

La Virgen de los Sicarios de Fernando Vallejo tiene tantos muertos como un FPS modesto, podría andar.
Gamer Theory de McKenzie Wark tiene algunas propuestas teóricas muy interesantes sobre el género.
El tándem
Los siete locos / Los lanzallamas de Arlt serían un excelente guión para una aventura gráfica alucinada y psicotizante.
Como Bonus propondría
Halting State de Charles Stross, lo compré hace tiempo y todavía no la pude leer. Pero según la solapa es un cyber-punk que transcurre en un juego multiplayer online.

¿Y un videojuego a un lector? 

El Deus Ex tenía un guión que parecía una novela de John LeCarré.

¿Qué historia debería contar una novela sobre videojuegos?

Una de gente que se siente más a gusto sociabilizando con una máquina que con gente real.

¿Qué historias contaban los lectores que pasaban por la biblioteca de Hebraica?

Las historias que no contaban seguramente eran las más interesantes: vagabundos que iban a dormir sobre los bancos debían guardar mucha oscuridad y dolor.

¿Cuál sería la mejor forma de festejar el Bicentenario de la Revolución de Mayo?

Haciendo una verdadera Revolución que nos libre de una buena vez del estatus colonial del que no hemos salido en dos siglos por la conveniencia de la clase que hizo la Revolución de Mayo. Y como cita el Astrólogo de Arlt a Lenin, “¿Cómo vamos a hacer una revolución sin matar a nadie?”.

¿Qué te hace feliz?

Estar para la gente que quiero cuando me necesitan y que ellos estén para mí cuando yo los necesito.









Septiembre. 2010.

Comments