Mercedes Araujo

 1-¿Dónde se encuentra el germen de tu creación?   /// quizás, si es por el origen:¿Cómo te involucraste, cómo caíste?  Y si es por el método:  imagen, contenido, experiencia, sonido;  qué gatilla el poema?

A mí me gusta cómo lo dice Le Clezió, “escribir solamente sobre las cosas que se aman, escribir para unir, para reunir los fragmentos de la belleza y después recomponer y reconstruir esa belleza. Entonces, los árboles que están en las palabras, las rocas, el agua, las chispas de luz que están en las palabras se encienden, brillan de nuevo, se lanzan y bailan”.

O también podría decir que en cualquier libro/ poema busco lo mismo, mejor o peor dicho pero lo mismo: lo humano. Imposible de definir, pero sí de recortar: dolor / felicidad/ pulsión/ira/goce. La escritura trabaja en esa materia a través del lenguaje y el lenguaje es tensión entre fuerzas sonoras. En definitiva, el poema que escribo es el mismo que escriben los otros. El poema será más o menos bello y más o menos sabio si esas palabras en su tensión sonora se encienden y brillan de nuevo.

Todo esto entendido sin la menor solemnidad ya que creo como Stevenson que “la ejecución de un libro, de una escultura, de una sonata deben emprenderse con la insensata buena fe y el espíritu incansable de un niño que juega”.

2- Las influencias son necesarias e inevitables, a veces hasta deseables pero ¿cómo logra  liberarse de ellas? ¿Se es más libre cuando se han sacudido las influencias?

No. Dependo absolutamente de mis amores o influencias literarias –aunque como dice Irene Gruss, ese amor no sea correspondido. Existo en las influencias, me gusta la idea de lo simiesco, de la imitación.

También creo que la identidad es siempre móvil, cambiante, fragmentada, invertebrada, y por lo tanto,  en el desorden del sistema, esos textos que me gustan y los autores que los escribieron me resultan una fuerza entrópica que ayuda en y al proceso de transformación.  

También creo que hay algo cierto en la teoría de Harold Bloom sobre la angustia de la influencia y la posibilidad de una mala lectura, como apertura hacia la propia voz.

3- Cree que la poesía actual hecha en Argentina es comparable a aquella de los años  vanguardistas construida en torno a la revista Martín Fierro, y sus grupos de Florida y Boedo?.

Si la pregunta es en relación a las camarillas y los grupos de identificación en la poesía, sí, siempre hay pertenencia, admiración y sentimiento filiar/ fraternal en relación a ciertas poéticas y distancia respecto  de otras.

4-¿Qué te parecen los mecanismos alternativos de difusión de las obras poéticas? que han sido alabados en igual medida que criticados///

La difusión por internet de poemas y libros y las lecturas públicas de poesía me parecen una excelente manera de acceder a una gran cantidad de libros o textos a los que me costaría un gran esfuerzo llegar si no fuera por esos medios.

Confío en mi capacidad de selección, de buscar y encontrar lo que me interesa y en nada me afecta que haya una gran cantidad de textos circulando. Es parte de la diversión, del juego de buscar y encontrar.

Leer es otra cosa, no se parece en nada a ese paseo diletante que tanto me gusta, la lectura se hace con tiempo, concentración, espacio, soledad y es el mejor momento del día.

5- Cual  es el pacto que estableces con el lector? ¿Es populista hacerse entender?  el virtuosismo, es soberbia?

¡No tengo ningún pacto! Aunque sí puedo contestar la pregunta como lectora: me gusta lo que dice Proust. "En realidad cada lector es, cuando lee, el propio lector de sí mismo. La obra del escritor no es más que una especie de instrumento óptico que ofrece al lector para permitirle discernir lo que, sin ese libro, no habría podido ver en sí mismo [...] Mi libro no sería más que una especie de esos cristales de aumento como los que ofrecía a un comprador el óptico de Combray; mi libro, gracias al cual les daría yo a los lectores el medio de leer en sí mismos, de suerte que no les pediría que me alabaran o me denigraran, sino sólo que me dijeran si es efectivamente esto, si las palabras que leen en ellos mismos son realmente las que yo he escrito (pues, por lo demás, las posibles divergencias a este respecto no siempre se debían a que yo me hubiera equivocado, sino a que a veces los ojos del lector no fueran los ojos que convienen a mi libro para leer bien en sí mismo" .

Y si alguno de los autores de esos libros que me gustan me ofreciera un pacto, le diría dejame que te invite a comer una comida rica, con un rico vino. Es el único pacto que me gustaría hacer. Algo así como un pudoroso gesto de agradecimiento, una caricia en la cabeza.

6-¿Creés que el poeta, como tal, tiene un compromiso social particular, o más bien se trata de una sensibilidad más expuesta a los males de la sociedad?

No sé qué es el poeta como tal, pero creo que lo humano nos es común a todos, o eso espero, así como la tragedia, el destino individual y comunitario y nuestra propia animalidad también, por supuesto.

7- Hay varios lugares comunes: toda poesía es política, el subjetivo es político, etc. Cómo, según tú, se articularía lo político en literatura, desde el retrato. Desde la queja? Desde la disección de la realidad? 

No sé muy bien qué es el poeta como tal, pero se me ocurre que esto lo dijo tan lindo Diana Bellesi que vale la pena repetirlo: “no es la voz del poeta, no es la del oficio, no es la del saber, ni la de la experiencia: es la voz de la idiota de la familia, es decir, de la poesía. Las tareas de esta voz: deshacer las cristalizaciones discursivas de lo útil y tejer una red de cedazo fino capaz de capturar las astillas de aquello que se revela. Atención y artesanía. Las tareas de esta voz: desatarse de lo aprendido que debe previamente aprenderse, y disminuir así los ecos de las voces altas para dejar oír la pequeña voz del mundo.”

8- Cuál fue el último libro de poesía  que leíste?

Óstraca – Poesía reunida- de Teresa Arijón, Editorial Curandera, Bs. As. 2011.

9- Cómo te sitúas en el dilema arte premeditado  v/s arte no premeditado; mapa del poema v/s escritura sobre la carne caliente del asunto?

El proceso de escritura es misterioso, pero lo que importa es llegar a una escucha de lo cambiante/en crisis/inestable/roto y que sin reducir la apertura del sentido, se ordene en esas zonas de referencia, de nuestros relatos cotidianos y míticos, y que además suene bien o digno. Ahí hay que soltar el poema y volver a escuchar.

10- Según tu criterio. Que poeta vivo que habría que releer en la actualidad?

Releo a cualquier poeta que me permita, habilite, una relectura y la considero la más noble y desinteresada de las maneras de leer.

 

* Marzo del 2012

Mercedes Araujo - nació en Mendoza en 1972 y vive en Buenos Aires. Es escritora y abogada. Publicó los libros de poesía: Ásperos esmeros (Ed. Del Copista); Duelo (Ed. En Danza); Viajar sola (Ed. Abeja Reina) y La isla (Ed. Bajo la luna).

Su primera novela La Hija de la Cabra obtuvo el primer premio del Fondo Nacional de las Artes y se edita este año en la Editorial Bajo la luna. 

Comments