Preludio

El rock es el género musical contemporáneo que engloba cada uno de los géneros musicales derivados del rock and roll, básicamente es una música urbana o de calle, asumida como una expresión de la realidad marginal, como el grito de aquellos que procuran con ansias salir de una condición que los limita, con las voces de quienes se sienten oprimidos. Sus letras están sobrecargadas de frases de ostensible doble sentido y de expresiones vulgares y populares. Y hasta podría decirse que es la representación de aquellos que viven de la esperanza…



 En las tapas de los discos se representa con claridad la realidad social, captada emocionalmente, muchas veces, a través de imágenes metafóricas: Los Ramones en el interior de un subte pintarrajeado con aerosoles... 

La ya legendaria escena de los Beatles tocando en la terraza de un edificio de Londres.



Así como los videos que muestran gigantescos Rolling Stones andando por encima de edificios neoyorquinos.

Probablemente, todos esos lugares siempre fueron un territorio fascinante para los músicos argentinos; sin embargo, cuando empezaron a concebir y escribir sus letras, sus nombres fueron otros: Avellaneda, el Bajo Belgrano, Rosario. En el pasaje, lo que se obtiene es una mirada de la ciudad que produce un redescubrimiento. La ciudad le ofrece al rock un gran escenario: los grandes edificios, las aglomeraciones, la rapidez, los movimientos, el ruido, el vidrio, el metal, el humo que nubla las percepciones, el cielo que deja verse…Datos de lo real, pero que reducidos al universo de las letras, adquieren la dimensión de la descripción simbólica. En este sentido, parece prevalecer cierta mirada crítica que estima a la ciudad como un factor de alineación que corroe las relaciones sociales. Otras miradas injurian a la ciudad  por su interferencia en las relaciones amorosas.

Así como en la ciudad “de los pobres corazones” y las “guitarras callejeras” los sujetos más bien adquirían una posición pasiva, sufriente y la violencia era algo que se recibía y se sufría (inicios del rock), en letras posteriores la violencia se convierte en algo que se ejerce para apropiarse de calles, paredes, espacios. Segmentada, la ciudad se convierte en territorio de apropiación, en un refugio. La ciudad se vuelve barrio y esta recuperación es uno de los temas más trabajados en la última década por el rock nacional.