El desafío nace de combinar el acceso a una vivienda unifamiliar y un centro de estética en relación directa con el exterior.

La propuesta busca incorporar una configuración en su geometría que contempla estos dos mundos, el residencial y el vinculado a la salud, expresándose en la pureza de su fachada. En un mismo gesto se propone apertura y transparencia. La apertura como gesto urbano que reconoce la necesidad de atraer al público y la transparencia entendiéndose como un filtro que se deja atravesar por cierta cantidad de luz.


Entendiendo los limites propios del terreno, el proyecto incorpora las alturas de los lotes vecinos a su vez logra independizar los accesos. Tomando el concepto de una casa, se reinterpreta la geometría tradicional al adosarse el programa de salud en una pieza pura, reconocida y entendida como un todo que coexiste en sintonía. El volumen emerge contrastando la arquitectura residencial existente, reconociendo sus límites. Desde la esquina el proyecto se abre e invita a entrar al usuario como continuidad del solado de la vereda.

Al igual que la piel, se disponen tres diferentes capas como instancias de recorrido: La primera capa se plantea en la fachada como piel exterior que oxigena y protege al interior de los rayos del sol. La segunda instancia se da en el acceso, en el espacio de reunión. La pieza central se reconoce como un prisma horadado en madera que dialoga con la recepción brindándole identidad y calidez espacial. Como última instancia se propone la parte más sensible, introspectiva y privada del proyecto, destinada meramente a los consultorios para el tratamiento de la piel.

El centro de estética respira por sus poros, como una piel que se oxigena y se renueva constantemente día a día.


CENTRO DE ESTÉTICA

Programa: Centro de estética

Superficie: 50m2

Ubicación: Banfield, Buenos Aires, Argentina

Año: 2019


Prisma Arquitectura ® | Buenos Aires - Argentina