Funciones de guardia, guardias de recreos y biblioteca

FUNCIONES GENERALES DE LA GUARDIA

Las guardias son un servicio necesario para garantizar la disciplina y el buen funcionamiento del centro y la medida en que todos los miembros de la comunidad educativa nos esforcemos en la organización y cumplimiento de las mismas, se traducirá en una mejora de la calidad de la enseñanza y del proceso de enseñanza-aprendizaje, que en definitiva es nuestra meta final.

Así pues, proponemos una organización sistemática de las guardias, tanto en horas lectivas como entre clase y clase y durante el recreo, que impida que el alumnado disruptivo y proclive al enfrentamiento pueda interrumpir el normal funcionamiento de las clases. Así podrá garantizarse el derecho del resto a aprovechar la hora de guardia realizando actividades de aprendizaje. Pese a los problemas que pudieran derivarse de este proceder, es importante realizarlo correctamente y de modo sistemático, puesto que la responsabilidad jurídica de cualquier docente podrá quedar a salvo si, en caso de accidente, el profesor está en su sitio. Todos hemos de conocer las funciones que debe realizar el profesorado de guardia, así como los criterios que rigen la asignación de las mismas.

Incluimos pues aquí algunos aspectos fundamentales que pueden definir la buena práctica del servicio de guardia, que básicamente consiste en garantizar que el alumnado esté en silencio y no tenga conductas incorrectas, tal como si de una clase normal se tratara. Es fundamental que la guardia sea así considerada tanto por el profesorado como por el alumnado, esto es, como una hora lectiva a todos los efectos de rendimiento académico:

  • El docente que tenga previsto faltar uno o varios días, dejará tareas preparadas para su realización, en una bandeja habilitada para tal fin que se encontrará en la jefatura de estudios. Las tareas de cada hora irán metidas en una funda de plástico y la primera página será el documento “Ausencia Prevista” cumplimentado en su totalidad. El profesor de guardia que lo sustituya recogerá la actividad de la bandeja establecida para tal fin en la sala de profesores (hay una bandeja por cada hora), y la distribuirá entre el alumnado. Al término de la misma procederá según haya indicado el profesor ausente. La actividad será corregida por el profesor en cuestión cuando se incorpore de nuevo, y contará como una nota más para la evaluación del alumnado.
  • En el caso excepcional de que el profesor no hubiese dejado actividades para el alumnado, se dispondrá de actividades de un fondo creado por los departamentos de coordinación didáctica, según niveles y materias. Este fondo de actividades se empezará a realizar con la mayor celeridad, intentando que sean tanto en papel como en soporte digital.
  • Insistimos en la importancia de la acción tutorial y la información precisa del tutor con respecto al sistema de guardias. El alumnado ha de mentalizarse de que deberá realizar actividades en la hora de sustitución, y de que dichas actividades serán oportunamente evaluadas.

Las guardias del profesorado son establecidas por la dirección del centro, a propuesta de la Jefatura de Estudios. Han de tenerse en cuenta los siguientes aspectos:

  • El horario de guardias se confeccionará a partir del horario lectivo del profesorado, procurando rellenar con ello los tiempos sin actividad lectiva existentes en el mismo, siempre que se salvaguarden los siguientes principios:

- Al menos, deberá guardarse la relación de un docente en servicio de guardia por cada ocho grupos de alumnos o fracción en presencia simultánea.

- En el caso de las guardias de recreo, el número de docentes en servicio de guardia será de seis, en función de las zonas en que tenemos distribuidas el centro. Ello garantizará un mejor control del mismo.

- Se procurará evitar la concentración de las guardias en las horas centrales de la actividad escolar en detrimento de las primeras y últimas de la jornada.

- Habrá guardias de pasillo entre los dos timbres que indican el final de una clase y el comienzo de la siguiente. Para ello el centro se distribuirá en cuatro zonas y se tendrá en cuenta el horario del profesorado y las aulas donde éste imparte clase.

- Cuando haya que entrar en la clase de profesorado ausente del Centro por encontrarse realizando una actividad complementaria o extraescolar, será el profesorado que se quede sin clase (siempre que no haya ningún alumno de su grupo al que atender) el que se encargue en primer lugar de cubrir la ausencia. El profesorado de guardia se encargará de cubrir el resto de ausencias. No obstante, si no hubiera suficiente profesorado libre, será función de los docentes de guardia realizar la sustitución del docente ausente por actividad complementaria o extraescolar.

  • El número de horas de guardia por profesor no es uniforme, estableciéndose éste, de manera individual, en función del número de horas lectivas de su horario personal, de la dedicación a otras actividades (coordinación de proyectos, apoyo o desempeño de funciones directivas, etc.) y de las necesidades organizativas del centro. En todo caso, en la asignación del horario de guardia al profesorado primará el principio de equidad, procurando con ello compensar las diferencias que puedan resultar en los horarios individuales tras la aplicación de los criterios pedagógicos establecidos para su elaboración.
  • En el caso de que el número de grupos sin profesorado fuera mayor que el de docentes en servicio de guardia, se atenderá prioritariamente al alumnado de niveles inferiores, pudiéndose compartir la vigilancia de más de un grupo por profesor. Si el número de grupos que hubiera que atender fuera mucho mayor que el de profesorado disponible, será la jefatura de estudios la que, en función del nivel, número de integrantes del grupo, tareas asignadas, resultados y otras características, establezca qué grupos son atendidos en el patio trasero. Aun así, la consideración general será que tendrán preferencia para permanecer en el aula los grupos de niveles inferiores.

Tal y como recoge el Artículo 18 de la Orden del 20 de agosto de 2010, por la que se regula la organización y el funcionamiento de los institutos de educación secundaria, así como el horario de los centros, del alumnado y del profesorado, las funciones del profesorado de guardia son las siguientes:

  • Velar por el cumplimiento del normal desarrollo de las actividades docentes y no docentes.
  • Procurar el mantenimiento del orden en aquellos casos en que por ausencia del profesorado encargado de este cometido sea necesario, así como atender al alumnado en sus aulas con funciones de estudio o trabajo personal asistido.
  • Anotar en el parte correspondiente las incidencias que se hubieran producido, incluyendo las ausencias o retrasos del profesorado.
  • Auxiliar oportunamente al alumnado que sufra algún tipo de accidente, gestionando, en colaboración con el equipo directivo del instituto, el correspondiente traslado a un centro sanitario en caso de necesidad y comunicarlo a la familia.
  • Atender la biblioteca del instituto, en caso de ausencia del profesorado que tenga asignada esta función en su horario individual.
  • Atender el aula de convivencia, de acuerdo con lo establecido en nuestro Plan de Convivencia.
  • En el caso de las guardias de pasillo entre los dos timbres, velar porque, en el cambio de clase, el alumnado quede dentro del aula, con las puertas abiertas, con un comportamiento adecuado.

Para garantizar el cumplimiento de las funciones arriba indicadas, el profesorado del IES El Fontanal que se encuentre en servicio de guardia procederá del siguiente modo:

  • El periodo de guardia del profesorado comienza en el momento mismo de tocar el timbre, por lo que, si un profesor inicia su periodo de guardia después de finalizar una clase, antes de acudir a la sala de profesores, permanecerá en los pasillos velando por que todo el alumnado esté en sus aulas y asegurándose de la incorporación del resto de profesores a las mismas.
  • El equipo de guardia de cada hora se personará en la sala de profesores con la mayor celeridad para organizar las posibles sustituciones, ofreciendo siempre al alumnado material apropiado, teniendo en cuenta la afinidad del profesorado de guardia con el área del profesorado ausente. Allí se rellenará el parte de guardia.
  • El profesorado de guardia de primera hora estará pendiente, junto con el equipo directivo, de que el alumnado que llegue tarde justifique adecuadamente su tardanza.
  • El profesor que entre en un aula se encargará de que el alumnado realice el trabajo encomendado por el profesor ausente, las tareas individuales que tengan los alumnos o cualquier otro trabajo que considere oportuno, teniendo siempre presente que si el compañero ausente dejó preparado material, éste tiene absoluta prioridad. En tal caso actuará conforme se indica en el punto anterior de este Reglamento. En la sala de profesores habrá una carpeta con fichas de trabajo preparadas por los distintos departamentos que podrá usarse como material auxiliar.
  • En el caso de sustituir a un profesor de Educación Física o cualquier aula específica (talleres, aula de informática o laboratorio), en principio los alumnos permanecerán en su aula o en otra libre y el profesor sustituto actuará del modo descrito en el párrafo anterior.
  • El profesorado que no entre en clase se encargará de vigilar los pasillos y velará por el orden en el centro. Además, atenderá al alumnado que salga expulsado del aula, rellenando el parte de expulsiones y acompañándolo en todo momento mientras realiza las tareas encomendadas en el aula de convivencia. Nunca se dejará sólo al alumnado expulsado y se velará por la realización de la tarea prescrita.
  • En el caso de que no haya profesorado de guardia disponible que pueda atender al alumnado que haya sido amonestado con la expulsión de su aula, este alumnado será acompañado por algún miembro del equipo directivo a la clase donde se encuentre alguno de los profesores que, de modo voluntario, se hayan ofrecido a recibirlo. Para ello, se organizará un cuadrante a comienzos de curso. En aquellas franjas horarias en que no se cuente con profesorado voluntario el alumnado deberá regresar a su clase, siempre que, por cuestiones razonadas, resulte imposible su permanencia con el directivo de guardia. Si el alumnado no pudiera mantenerse en clase, por su comportamiento y falta de respeto al profesorado, se llamará a su familia para que de forma preventiva se lo lleve a su casa, pendiente de la sanción que se le pudiera aplicar.
  • Siempre habrá, al menos, un miembro de equipo directivo en servicio de guardia, que podrá atender a cualquier miembro de la comunidad educativa y gestionará cualquier incidencia que pudiera suceder.
  • El profesorado de guardia tendrá que auxiliar oportunamente al alumnado que sufra algún tipo de accidente, gestionando, en colaboración con el equipo directivo del centro, el correspondiente traslado a un centro sanitario en caso de necesidad y comunicarlo a la familia.
  • Si un miembro del alumnado se quejara de alguna dolencia no considerada grave, el profesorado de guardia contactará con la familia para que se persone en el centro y se haga cargo del mismo. Mientras tanto el alumnado volverá a su aula hasta que llegue el familiar para recogerlo. Entonces se cumplimentará la autorización de salida correspondiente.
  • El profesorado de guardia colaborará en la realización de cualquier actividad puntual que le indique el equipo directivo.
  • El profesorado de guardia deberá conocer el Plan de Autoprotección del centro y desempeñar las funciones asignadas en él.
  • Si el alumnado se encuentra en los patios traseros, deberá estar acompañado en todo momento por un profesor de guardia.
  • No está permitido el uso de los ordenadores por el alumnado en caso de ausencia del profesorado, salvo en los casos en que dicho docente ausente deje tareas programadas para la clase que hagan necesaria su utilización o las actividades del banco de recursos digitales requieran el uso de equipos informáticos por parte del alumnado.
  • Durante el servicio de guardia, el profesorado que ejerza esta función no podrá realizar tareas de atención a padres, representantes de editoriales, reuniones, etc.

Guardias en los recreos

El Artículo 18 de la Orden del 20 de agosto de 2010, por la que se regula la organización y el funcionamiento de los institutos de educación secundaria, así como el horario de los centros, del alumnado y del profesorado, indica que una de las funciones del profesorado de guardia es la siguiente:

  • Velar por el normal desarrollo de las actividades en el tiempo de recreo, dedicando una mayor atención al alumnado de los primeros cursos de la educación secundaria obligatoria a fin de garantizar su integración en el instituto en las mejores condiciones posibles.

Además, indicamos aquí algunas de las funciones del profesorado de guardia que pueden ser de aplicación durante los recreos:

  • Velar por el cumplimiento del normal desarrollo de las actividades no docentes.
  • Auxiliar oportunamente al alumnado que sufra algún tipo de accidente, gestionando, en colaboración con el equipo directivo del instituto, el correspondiente traslado a un centro sanitario en caso de necesidad y comunicarlo a la familia.
  • Atender la biblioteca del instituto, en caso de ausencia del profesorado que tenga asignada esta función en su horario individual.
  • Atender el aula de convivencia, de acuerdo con lo establecido en nuestro Plan de Convivencia.

Para garantizar el cumplimiento de las funciones arriba indicadas, el profesorado del IES El Fontanal que se encuentre en servicio de guardia de recreo procederá del siguiente modo:

  • A efectos de las guardias de recreo, el instituto se encuentra dividido en seis zonas:

- Pista deportiva 1

- Pista deportiva 2

- Zona trasera de aulas

- Cancela de acceso al centro o entrada

- Servicios de alumnado y pasillo

- Biblioteca

-En cuanto al servicio de guardia en la biblioteca, remitimos al lector al apartado correspondiente de este reglamento, para conocer su funcionamiento.

Cada profesor se presentará en su zona lo antes posible y vigilará el comportamiento del alumnado, regulando el acceso a los servicios, velando por la limpieza del patio y evitando aglomeraciones y tumultos, así como la comunicación del alumnado con cualquier persona ajena al centro a través de la valla. Se recuerda que está terminantemente prohibido fumar en el centro y el alumnado que lo haga recibirá la sanción correspondiente (expulsión del centro). El profesorado encargado de la guardia en la zona de entrada, velará por la correcta salida del alumnado que, siendo mayor de edad, tenga autorización para abandonar el Centro.

  • Al terminar el recreo, el profesorado se asegurará de que el alumnado se dirige a las aulas correspondientes, velando por su rápida incorporación a las mismas.
  • Cuando por cuestiones meteorológicas el alumnado no salga al patio, el profesorado de guardia de recreo cumplirá con sus funciones en las zonas habilitadas para el alumnado (parte techada, entrada y pasillos de la planta baja), velando por el orden y evitando aglomeraciones y tumultos.
  • En la realización de actividades deportivas durante este periodo será prioritaria la presencia de algún miembro del departamento de educación física.