mutaciones_luminosas

Cambia la forma de ver las cosas y las cosas cambiarán. Wayne Walter Dyer (Psicólogo y escritor)

Objeto / personalización / cocreación

La personalización de productos, abordada de muy diversas formas, es una tendencia en constante crecimiento. Por un lado, la tecnología posibilita el acceso a la información, la comunicación directa y la participación cada vez mayor del usuario final como prosumidor (productor/consumidor) en la configuración final de los objetos. Así mismo, formas de producción sofisticadas hacen posible una oferta cada vez más individualizada, basada en la pieza única o pequeñas series sin necesidad de mercancías almacenadas o lo que es lo mismo, stock cero. No obstante, existen alternativas sencillas y muy accesibles, en línea con las propuestas que aquí se presentan.

Esta tendencia convive con la ya conocida fabricación masiva cuyo principal atractivo es la posibilidad de reducir el precio por unidad y su dificultad, poder adaptarse a las cambiantes necesidades de diferenciación que demandan cada vez más usuarios.

IKEA fabrica un gran número de unidades de todos sus productos y los distribuye por todo el mundo. Es evidente su compromiso con el buen diseño y con los precios asequibles. Por otro lado, y a pesar de las dificultades inherentes a su sistema de producción, los esfuerzos por introducir formas de personalización en sus productos, es un aspecto que interesa cada vez más a esta empresa (existen ya en este sentido, varias líneas de actuación abiertas).

Esta necesidad ha sido bien entendida por personas inquietas que modifican los productos y hasta por algunas empresas que entienden IKEA como su proveedor de materia prima, que utiliza para ofrecer sus mismos productos pero con modificaciones difíciles de conseguir desde la optimizada y organizada producción masiva, lo que les otorga ese plus de necesaria diferenciación.

Por otro lado, dado el éxito que IKEA tiene y teniendo en cuenta su escala cada vez más planetaria, comprar uno de sus productos puede producir a veces una cierta sensación de uniformidad. Cada vez más personas configuran sus casas con sus productos, por lo que no es difícil coincidir con un vecino en las decisiones de compra. Y esto gusta poco.

Los clientes de IKEA eligen, recogen, pagan, transportan y montan los productos, aspectos que ayudan a mantener los costes bajos y los precios asequibles. Esto es muy difícil de conseguir y tiene mucho mérito pero a veces los precios bajos pueden generar problemas de relación simbólica con el objeto comprado. Un producto de estas características está más expuesto a ser sustituido o descartado que uno caro y el valor subjetivo del mismo puede reducirse considerablemente en poco tiempo. Es por este motivo que reforzar la vinculación emocional a través de la personalización aumenta su perdurabilidad y el sentido de apropiación por parte del usuario final, es decir, la capacidad de hacer sentir como propio el objeto.

En este sentido se pueden establecer estrategias que incrementen la toma de decisiones e implicación del usuario en la configuración final del producto, reforzando así este importante vínculo emocional.

Un objeto de bajo coste, de fabricación masiva pero con posibilidades de cambio o mutación, tiene más probabilidades de ser una pieza que perdure en el tiempo, que llegue para quedarse, estableciendo así una relación consistente con el resto de objetos que configuran el hábitat y posibilitando de algún modo el reconocimiento y la proyección de la propia identidad personal a través de todos ellos.

___________________________

Salvador Alarcó Casañas (Coordinador del proyecto / Profesor).

Escuela Superior de Diseño de Madrid - Camino de Vinateros, 106 - www.esdmadrid.es