Somos el colegio Virgen de Europa, una comunidad de aprendizaje preocupada por la contaminación de plásticos ya que esta está afectando a todos los rincones de nuestro planeta.

Producimos demasiado plástico de un solo uso y sólo un 9% de lo que se produce se reutiliza o recicla de nuevo. Cuando llega al vertedero o al medio ambiente no se degrada. Una vez llegados a este punto, el plástico absorbe otras sustancias químicas tóxicas, se descompone en partículas diminutas (microplásticos), produciendo contaminación y entrando en la cadena alimentaria mediante su ingesta por la fauna marina.

Los estudios informan de la existencia de grandes acumulaciones de plástico y de islas y residuos plásticos de varios kilómetros de extensión que flotan en el Caribe, el Pacífico y frente a la costa de Indonesia. Se han encontrado plásticos de un solo uso incluso en zonas montañosas remotas y en mitad del desierto.

No podemos negar la causa de este problema, el plástico es un producto artificial que creamos y desechamos sin considerar las consecuencias.

Desde las escuelas asociadas de la UNESCO, a la que pertenece el colegio Virgen de Europa, hemos elegido desterrar los plásticos de un solo uso. Tenemos la certeza de que no va a ser fácil, ya que es un material que utilizamos diariamente, y sabemos que descartarlo al 100% es una tarea casi imposible. Pero también tenemos la certeza que proyectos como estos, pueden ir calando en la sociedad, consiguiendo cambiar hábitos personales y de consumo que contribuyan a que poco a poco, se vaya reduciendo la huella plástica y a mantener este material alejado de mares y océanos.

¿Te unes?

DESPLASTIFÍCATE