Dios llama cada día la puerta de tu corazón para regalarte una PALABRA DE ESPERANZA que llene de sentido tu vida:

"Mira que estoy a la puerta y llamo". (Ap 3, 21)

DOMINGO, 29 DE MARZO

ES DOMINGO (1).pdf