DIDO Y ENEAS

 

I

Esta bien y es una norma: fuera del paraíso,

recordando, no a Eliot, sino una traducción de Eliot,

(nuestra vida como los pocos versos que quedan de T. E. Hulme)

las naves que conducen a los guerreros difuntos,

(qué dios, qué héroe bajo los cielos recibirá esta carga),

la madera clafateada, el chapaleo las oscuras olas,

avanzando, no hacia un reino ignorado, no hacia el recuerdo o la infancia,

sino más bien hacia lo conocido. Así vuelve de pronto Milán,

una noche, a los dieciséis años: luz en la luz, relámpago, rosa y cruz de la aurora (los tranvías, disueltos en el crepúsculo, de oro, de oro­y en mi pecho qué frágiles)

Dido y Eneas, sólo una máscara de nieve,

un vaciado en yeso tras el maquillaje escarlata,

como danzarina etrusca,

cálido fox,

oscuro petirrojo,

la imperial de los ómnibus de Nueva Orleans está pintada de amarillo

y hay que bailar con un alfiler de oro en la mejilla

(como cuando se rezan oraciones para conjurar al Ruiseñor y la Rosa

o al milano en la tarde)

Amor mío, amor mío, dulce espada,

las llamas invadieron las torres de Cartago y sus jardines,

qué concierto en la nieve para piano

qué concierto en la nieve.

 

II

 

Y aún nos es posible cierta aspiración al equilibrio,

la pureza de líneas, el trazado de un diseño,

el olvido de la retórica de lo explícito por la retórica de las alusiones,

los recursos del arte (la piedra presiente la forma),

el recuerdo de una tarde de amor o un rezo en la capilla del colegio,

la vidriera teñía los rostros de un esplendor violeta,

naufragaban en la claridad submarina las hebillas de oro de los caballeros,

todo en escorzo, la luz amarilla chorreando en las botas y los cintos,

las cabezas extáticas, vueltas al cielo raso, porcelana de la tarde,

la quilla, los velámenes,

(qué costas y escolleras),

las islas, timonel,

en el viento nos llegan los cabellos de una sirena, las arenas doradas,

historias de hombres ahogados en el mar.

 

¿Qué costas? ¿Qué legiones?

 

Poemas. 1963-1969. Madrid: Visor, 1979: 144-145.