Hölderlin

El destí de Hölderlin és una immolació. Com la follia de de Shumann, la de Hölderlin sembla el senyla suprem de la possessió de l'home per un absolut massa fort que l'esberla. L'individu extravagant, submís i exageradament educat, per al qual el món s'havia reduït a les dimensions d'una cambra i al paisatge que hi era visible des de la finestra, no desmenteix potser, sinó que corrobora, el poeta ampli i visionari dels anys de lucidesa. Potser el que Hölderlin va arribar a conèixer, esdevenint Scardanelli, no era sinó la síntesi final del que va cercar, convulsiu i patètic, mentre tenia seny. En la pau de la follia, va veure l'altra cara del món.

Dietari Complet, 1(1979-1980), Barcelona: Edicions 62, 1995: 77


Hölderlin

El destino de Hölderlin es una inmolación. Como la locura de Schumann, la de Hölderlin parece la señal suprema de la posesión del hombre por un absoluto demasiado fuerte y que lo cuartea. El individuo extravagante, sometido y exageradamente educado, para quien el mundo se había reducido a las dimensiones de una habitación y al paisaje que le era visible desde la ventana, no desmiente quizá, sino que corrobora, el poeta amplio y visionario de los años de lucidez. Quizá lo que Hölderlin llegó a conocer, al convertirse en Scardanelli, no era sino la síntesis final de lo que buscó, convulsiva y patéticamente, mientras se mantuvo cuerdo. En la paz de la locura vio la otra cara del mundo.

Dietario (1970-1980), Traducción de Basilio Losada. Barcelona: Editorial Seix Barral, 1984: 53