Para determinar si un acto se apega a las normas morales de determinado sistema, se deben considerar tres elementos: el objeto, el fin y las circunstancias.
  • Objeto: El objeto de un acto es aquello que se realiza en lo inmediato e independientemente de las circunstancias. No se debe confundir con el fin.
  • Fin: Es el resultado final que el agente (es decir, quien realiza la acción) desea obtener por medio de su acción.
  • Circunstancias: Se definen como accidentes (lugar, modo, medios empleados, cantidad, relación, tiempo, etc.) que envuelven al acto humano moral. Pueden no estar presentes, pero pueden agregar mayor o menor maldad o bondad a los actos.
¿Cómo se puede saber si un acto ha sido bueno o malo?

Ejemplo: Un hombre rompe el parabrisas de un automóvil para sustraer una laptop que estaba en el asiento, la vende para comprar droga, ya que es un adicto. La explicación es la siguiente: 
  • Objeto: apoderarse de lo ajeno, en este caso, la laptop.
  • Fin: la satisfacción de su necesidad de la droga. 
  • Circunstancia: el automóvil con la laptop a la vista.

Se debe poner especial atención al fin, ya que es el elemento que revela la voluntad y la especificación detrás de los actos humanos. En el ejemplo anterior se sabe que el robo es intrínsecamente malo, por lo cual el acto es malo. Sin embargo, el fin define el dictamen: el robar es malo, y más aún, cuando se hace para satisfacer una adicción.

Régis Jolivet lo expone de la siguiente forma:

 

"El fin indica la intención moral del acto, es el fin particular que se da a sí mismo un sujeto al realizar un acto. Es interior y sólo puede ser conocido por un acto de reflexión sobre el pensamiento, por lo que es el elemento principal de acto voluntario."



Ve el siguiente ejemplo: Es muy diferente vestirse con el objeto de cobijar o proteger el cuerpo, a comprar zapatos compulsivamente con el fin de satisfacer la avaricia, como lo hizo Imelda Marcos, quien acumuló centenares de pares de zapatos cuando fue primera dama, a pesar de que gran parte de la población filipina se hundía en la pobreza extrema debido a la crisis económica. 
  • Su objeto era la adquisición de zapatos de forma innecesaria.
  • Su fin, poseer cada vez más. 
  • La circunstancia en que se dio este hecho fue la pobreza de su pueblo. 
Por tanto, se puede decir que el acto fue malo.


En los casos anteriores se observa claramente que el elemento indispensable de la voluntariedad debe ser tomado en cuenta para realizar el juicio moral. Queda entendido que, independientemente del acto en sí, el fin lo convierte en bueno o malo.

En la vida diaria, por otro lado, se actúa con fines que no son malos por sí mismos. Sin embargo, las circunstancias lo convierten en una falta, como puede ser transitar en sentido contrario al permitido o hablar por celular en el aula durante la clase. En este caso, se trata de actos prohibidos por una autoridad positiva.

Es conveniente precisar que las circunstancias generalmente le dan cierto grado a la bondad o maldad objetiva de los actos: no es lo mismo robarle cien pesos a un hombre rico que los va a usar para comprar unos cigarros, que a un pobre que solamente tiene esa cantidad para pagar el tanque de oxígeno de su madre que está enferma de los pulmones. 

La última situación es algo más grave, pues implica poner en peligro la vida de una tercera persona, mientras que el primero tiene como atenuante el impedir que el hombre compre cigarros.

Dentro de este contexto se enunciarán algunos aspectos que podemos considerar como circunstancias (García, 2006, p. 55). 
  • Quién: es la cualidad o condición de la persona que realiza la acción. 
  • Qué cosa: se refiere a la cantidad o cualidad del objeto. 
  • Dónde: es el lugar donde se realiza la acción. 
  • Con qué medios: se refiere a los medios, sean lícitos o ilícitos, usados para ejecutar la acción. 
  • Por qué: es el fin intentado en la acción. 
  • Cómo: es el modo moral con que se realiza el acto; determina con qué grado de advertencia o deliberación se actúa.
  • Cuándo: designa la cualidad de tiempo o la duración de la acción.



Comments