Bienvenida del Director


Estimadas familias, cordiales saludos en este principio de curso.

    Este año, queremos animar a tod@s en al crecimiento. No sólo nuestras hijas e hijos crecen, se hacen mayores, maduran, sino que tod@s nosotr@s, como familias, educadores y grupos, crecemos también con ellos.

    Desde el Colegio soñamos con crear hoy el Colegio del mañana, vivimos tiempos convulsos, nuestro insaciable apetito por los recursos de nuestro planeta y nuestra falta de solidaridad generan desde cambios en el clima hasta abusos sobre poblaciones y territorios. Las culturas humanas interaccionan de una manera impredecible, y los avances en ciencia y tecnología generan un vertiginoso cambio en la forma de vivir de unas generaciones a otras, en el Colegio lo notamos incluso de unas promociones a otras.

    La escuela no puede quedarse atrás en la gestión de estos cambios, para evitar lo perjudicial y potenciar lo bueno de todo lo nuevo, no podemos aplicar el tipo de educación de la Revolución Industrial, que era básicamente impersonal, si no que como Don Bosco y Madre Mazzarello ya soñaban en su época, tenemos que adaptar el tipo de educación a cada alumna y alumno como persona individual, tenemos que lograr implicar a cada una y cada uno en su propia educación, porque estamos convencidos de que en su interior, está esa "tecla" que hay que pulsar, estamos convencidos de que tienen muchas ganas de aprender, sólo hay que lograr interesarles. Seguimos creyendo en las grandes posibilidades de las chicas y chicos con los que trabajamos.

    Con eso soñamos, queremos liderar un cambio ordenado que lleve a hacer de nuestros chicos y chicas personas competentes, que estén preparados para el mundo en el que han de vivir y madurar, un mundo en constante cambio y evolución, donde han de lidiar diariamente con problemas que tendrán que resolver de forma creativa. 

    No basta con ceñirse a las normas, a lo establecido, a lo técnicamente correcto, sino que sus estructuras mentales han de ir un paso más allá y encontrar soluciones donde parecerá que no las hay, casi podríamos decir que deberán "soñar" esas soluciones, y para ello deben estar preparados. 

    Dicen algunos expertos que los trabajos que tendrán estos niños y niñas de hoy ni siquiera existen en este momento, por eso la competencia de nuestro alumnado tiene que ir en el sentido del conocimiento aplicado, de manejar las nuevas tecnologías y de ser imaginativos, atrevidos, soñadores.

    Por eso hemos iniciado nuestros Proyectos de Futuro, planificando un cambio metodológico que ha de adaptarse a esta sociedad cambiante y a este alumnado cada vez más tecnológico, y por eso desde este saludo inicial del curso os invito a participar de este sueño, a invertir tiempo en él, a reflexionar sobre el mundo y la sociedad en la que estamos todos inmersos y a aportar nuestro grano de arena en este crecimiento, y por ello me voy a permitir humildemente haceros algunas peticiones:

    A los educadores les pido que vean en cada alumna y alumno con los que tratan, a una persona con enormes deseos de aprender, de dialogar, de empaparse con la verdad, personas con intereses e ilusiones que hay que cultivar y potenciar, y sueño con que seamos capaces de captar su atención, de interesarles, de ayudarles y acompañarles, saliendo de nosotros mismos y estando en medio de ellos, con paciencia y amabilidad, usando sus medios y estableciendo metodologías que aumenten su interés.

    A las familias, padres, madres, abuelas y abuelos, les pido que se establezcan alianzas con el profesorado para envolver a nuestro alumnado en un ambiente educativo, que participen en el Colegio a través del Consejo Escolar y del AMPAS. Sueño con que comprendan que estamos en la misma tarea, que codo con codo trabajamos juntos por el bien de cada una y cada uno de nuestros alumnos, por lo que pueden tener plena confianza en el trabajo de los profesionales del centro.

    A las Hermanas Salesianas, les pido que mantengan la ilusión, que no se alejen de las niñas y niños que son su vida, y sueño con que la experiencia, la cercanía y su deseo de ayudar y de colaborar en la educación sean un apoyo a la labor que, siguiendo sus pasos, intentamos realizar en el Colegio.

    Y al resto de grupos de las familia Salesiana, les pido también su apoyo porque el entramado que forman ayuda a generar posibilidades educativas en todos los aspectos. Sueño también con que sigan en expansión y crecimiento como hasta ahora.

    Y a todas las chicas y chicos que pasan por nuestras aulas les pido que se impliquen en su propio desarrollo, que aprendan y nos hagan aprender y no sólo en técnicas y conocimientos, sino en competencia plena para aplicarlos, y además no puedo dejar de soñar que nuestro alumnado se impregne de los valores necesarios para cuidar de nuestro planeta, para evitar los abusos, para erradicar todo tipo de violencia, para practicar la sinceridad y la honradez, para tener una existencia plena  cuidando su dimensión trascendente.

    ¿Demasiado ambiciosos mis sueños?, estoy seguro de que a pesar de todas las dificultades, de todos los problemas que surgen y surgirán, el poner alto el listón permitirá un mayor crecimiento, y por eso me atrevo a soñar... ¿Y vosotr@s?

    Os deseo un buen curso.

     Con afecto: Jesús Salazar Artiaga