Home‎ > ‎

La próxima Internet

POR VINTON CERF

Desde la fundación de Google, hace ya diez años, históricamente Internet ha tenido que ver con la conectividad entre computadores y entre la gente misma. La World Wide Web (triple w)  abrió un mundo de posibilidades y motivaciones para la inyección de contenido en Internet, y los motores de búsqueda como Google proporcionaron la manera para que la gente encontrara la información correcta de acuerdo a sus intereses. Desde luego, Internet continúa evolucionando: nuevos dispositivos se incorporarán a la red y se desarrollarán nuevas maneras de acceder a ella.

En la próxima década, cerca de un 70% de la población mundial tendrá acceso fijo o móvil a Internet a unas velocidades giga bits por segundo cada vez más altas. Con toda seguridad podemos esperar que los dispositivos móviles lleguen a ser un componente primordial de Internet, al igual que lo serán los aparatos eléctricos y los sensores de cualquier tipo. Muchas de las cosas que estén en Internet, ya sean móviles o fijas, sabrán dónde se encuentran, tanto geográfica como lógicamente. Tan pronto entre en el cuarto de un hotel, su celular recibirá información acerca de la ubicación exacta dónde se encuentra incluyendo el número de cuarto. Cuando encienda su portátil, también él recibirá esta información, ya sea desde el celular o desde el cuarto mismo. Será normal que los dispositivos, una vez encendidos, detecten qué otros dispositivos se encuentran cerca, así que su celular detectará que tiene una gran pantalla de resolución a su disposición en lo que alguna vez se llamó televisor. Si lo desea, su celular recordará dónde ha estado usted y podrá rastrear los objetos que tengan la etiqueta de identificación a través de radiofrecuencia (RFID), tales como su maletín, sus llaves del carro y sus gafas. Usted preguntará ¿Dónde están mis gafas?, y su celular o su portátil responderán. “Ellas estaban al alcance de radiofrecuencia cuando usted estaba en la sala”.

Internet también transformará el medio del video. De los formatos que requieren de  grandes programaciones o flujos y que se deben ver a cierta hora, se pasará a los videos interactivos cuyo contenido y propaganda estarán bajo el control del consumidor. El posicionamiento de un producto le permitirá a los espectadores seleccionar los elementos de su interés en el campo de visión para obtener más información acerca de ellos incluyendo, más no exclusivamente, información comercial. Los hipervínculos asociarán el campo de batalla en Viaje a las Estrellas I al carro de batalla en Ben Hur. Se ampliarán las videoconferencias convencionales gracias al uso de robots manejados a control remoto y que podrán moverse de un lado para otro, disponer cámaras y micrófonos, y tal vez, hasta interactuar con el medio circundante bajo el control del usuario.

Internet también se volverá una parte integrante de otros aspectos de nuestra vida diaria, y los cambiará como corresponde. Las redes de suministro de electricidad, por ejemplo, serán una parte del universo de información de la Internet. Podremos rastrear y administrar la demanda de electricidad y nuestros automóviles participarán en la generación así como en el consumo de electricidad. Al compartir información a través de Internet acerca de los dispositivos y sistemas que consumen y producen energía, podremos volverlos más eficientes.

La caja de jabón para la lavadora será parte del servicio ya que las lavadoras conectadas a Internet serán manejadas a través de servicios Web, los cuales podrán configurar y activar su lavadora. Las mediciones científicas y los resultados experimentales serán publicados en blogs y automáticamente se volverán archivos de datos de uso público para facilitar la distribución, el intercambio y la reproducción de resultados experimentales. No es difícil imaginarse que hasta los instrumentos científicos podrán generar sus propios blogs.

Estos son sólo unos pocos ejemplos de la manera cómo Internet seguirá cambiando nuestro entorno en el futuro para ponerlo a nuestro servicio. La flexibilidad que podemos ver en Internet es el resultado de una simple observación: Internet es esencialmente un software. Y como aprendimos hace ya varias décadas atrás, un software no tiene fronteras. No hay límite en cuanto a lo que se puede programar. Si podemos imaginar algo, hay gran posibilidad de que lo podamos programar. Internet del futuro dispondrá de software, información, archivos de datos, y podrá albergar dispositivos y aparatos eléctricos así como a todas las personas que interactúen con o a través de esta maravillosa manta.

Comments

VIDEOS CONFERENCIA COLOMBIA

Links de interés