ROMANCES INFANTILES PARA SER CANTADOS







- ROMANCE DEL CONDE OLINOS –

 

El romance del Conde Olinos, o Conde Niño, es uno de los más difundidos en la tradición oral.

Una historia de amores imposibles y trágicos entre el Conde Olinos y la princesa. No apta para mentes muy sensibles, puesto que la solución que da la Reina al romance es un poco brusca.


Vídeo de YouTube



Una historia de amor que ha vencido al tiempo

Madrugaba el conde Olinos

mañanita de San Juan,

a dar agua a su caballo

a las orillas del mar. 

 

Mientras el caballo bebe

canta un hermoso cantar;

las aves que iban volando

se paraban a escuchar:

Bebe, mi caballo, bebe,

Dios te me libre del mal:

de los vientos de la tierra

y de las furias del mar.

 

De altas torres del palacio,

la reina le oyó cantar:

-Mira, hija, cómo canta

la sirena de la mar.

 

-No es la sirenita, madre,

que ésta tiene otro cantar;

es la voz del conde Olinos

que por mis amores va.

 

-Si es la voz del conde Olinos,

yo le mandaré matar,

que para casar contigo,

le falta sangre real.



 

Guardias mandaba la reina

al conde Olinos buscar:

que le maten a lanzadas

y echen su cuerpo a la mar.

 

La infantina, con gran pena,

no cesaba de llorar;

él murió a la medianoche

y ella a los gallos cantar.

 

-ESTABA EL SEÑOR DON GATO-




Éste es uno de los romances más populares de la tradición de relatos protagonizados por animales.

El origen del romance infantil no ha sido aún establecido con certeza. Se cree que procede del gusto renacentista por las aventuras y desventuras de animales humanizados.


Estaba el señor Don Gato

sentadito en su tejado

marramiau, miau, miau,

sentadito en su tejado.

 

Ha recibido una carta

por si quiere ser casado,

marramiau, miau, miau, miau,

por si quiere ser casado.

 

Con una gatita blanca

sobrina de un gato pardo,

marramiau, miau, miau, miau,

sobrina de un gato pardo.

 

El gato por ir a verla

se ha caído del tejado,

marramiau, miau, miau, miau,

se ha caído del tejado.

 

Se ha roto seis costillas

el espinazo y el rabo,

marramiau, miau, miau, miau,

el espinazo y el rabo.

 

Ya lo llevan a enterrar

por la calle del pescado,

marramiau, miau, miau, miau,

por la calle del pescado.

 

Al olor de las sardinas

el gato ha resucitado,

marramiau, miau, miau, miau,

el gato ha resucitado.

 

Por eso dice la gente

siete vidas tiene un gato,

marramiau, miau, miau, miau,

siete vidas tiene un gato.


ESTABA UNA PASTORA


(Romance infantil, muy conocido).

No a la violencia con los animales.

Si al perdón.

 

Estaba la pastora
lara lara larito
Estaba la pastora
haciendo requesito.
El gato la miraba
lara lara larito
el gato la miraba
con ojos golositos.
Si me hincas la uña
lara lara larito
si me hincas la uña
te cortaré el rabito.
La uña se la hincó
y el rabito le cortó.
A confesar la falta
lara lara larito
a confesar la falta
se fue al padre Benito.
A vos padre me acuso
lara lara larito
a vos padre me acuso
que le corté el rabito.
De penitencia te echo
lara lara larito
de penitencia te echo
que le des un besito.
El beso se lo dio
y este cuento se acabó.


 

ROMANCE DE LA LOBA PARDA

                                                



 

Este romance se encuentra muy extendido por toda nuestra geografía.

No puedo evitar pensar que era un gran sabio quien quiera que lo haya escrito.

 

Estando un pastor en vela / pintando la su cayada,

vio de venir siete lobos / y en medio la loba parda.

--Loba parda, no te arrimes, / no seas desvergonzada,

que tengo yo siete perros / y una perra sevillana

y un perro con unos hierros / que te irá a sacar el alma.

--Ni esos siete cachorrillos / ni esa perra sevillana

ni ese perro de los hierros / para mi no valen nada,

que tengo yo mis colmillos /que cortan como navajas.--

Dio tres vueltas a la red, / sacó una cordera blanca,

hija de la manituerta, /  nieta de la maniblanca.

--¡Arriba, mis siete perros / y esa perra sevillana

y ese perro de los hierros, / a correr la loba parda!,

si se la sabéis quitar, / sos daré cena doblada:

siete calderos de leche / y otros tantos de cuajada,

y si no se la quitáis, / sos daré con la cayada.--

Anduvieron siete leguas, / todas siete barbechadas,

y al llegar a un arroyuelo, / la loba ya iba cansada.

--Tomái, tomái, perritos, / vuestra corderita blanca,

tomái, tomái, perritos, / sana y buena como estaba.

--No queremos la cordera / de tus dientes maltratada,

que queremos tu pellica / pa el pastor pa una zamarra;

las pezuñas pa corchetes, / para abrocharse las bragas;

las tripas para unas cuerdas, / para tocar la guitarra;

las orejas pa abanicos, / para abanicarse la ama;

los dientes para una vieja, / pa que roiga las castañas,

y el culo para un salero, / para las recién casadas.






- ÉSTE ES EL MAMBRÚ, SEÑORES-      

 

(Las señas del esposo es uno de los romances más extendidos de la literatura oral, y sea también acaso por el mismo motivo, de la transmisión infantil.

Quizá por tener un tema tan general en la tradición como es la duda
de un marido sobre la fidelidad de su mujer. El esposo regresa al hogar tras un largo alejamiento, pero no confía en la lealtad de su esposa, “heroína del romance”.).

 

Éste es el Mambrú, señores,
éste es el Mambrú, señores,

que se canta del revés,

-¿Ha visto usted a mi marido
en la guerra alguna vez?

- No señora, no lo he visto ,
ni se las señas de él.

- Mi marido es alto, rubio,

alto y rubio aragonés

y a la punta de la espada
lleva un pañuelo bordé,

que lo bordé siendo niña,
siendo niña lo bordé.

Y otro que le estoy bordando
y otro que le bordaré.

- Cuatro años le he esperado,
y cuatro le esperaré.


Y si a los ocho no vuelve,
monjita me he de meter.

De esas monjitas que llaman

monjitas de San Andrés

Y las tres hijas que tengo,
donde yo las dejaré.

Una en casa doña Juana
y otra en casa doña Inés.

y la más rechiquitita

conmigo la dejaré

“pa” que me barra y me friegue

y me haga de comer.

Por las señas que usted ha dado

su marido muerto es.
 

- LA VIRGEN Y EL CIEGO -


 

(Este romance devoto se conoce también con el nombre de La Virgen y el Ciego o Romance de la huida a Egipto, para escapar de la matanza de los inocentes decretada por Herodes)




 

- Camina la Virgen pura, / camina para Belén,

y a la mitad del camino /  pide el niño de beber.

- No pidas agua, mi vida, /  no pidas agua, mi bien,

que vienen los ríos turbios / y no se puede beber.

- Un poquito más “adelante” / hay un verde naranjel,

que lo cuida un cieguecito, / cieguecito que no ve.

- Ciego dame una naranja, / “pa” a este niño entretener.

- Entre, la Señora, en el huerto, /  coja las que ha menester.

 - Cogía de una en una, / salían de tres en tres,

la rama que estaba seca, / volvía a reverdecer.

- ¡¿Quién es aquella Señora, / quién es aquella mujer?!

- La Virgen de los Dolores / que nos viene a socorrer,

a los hojos me dio vista /y en el corazón también.


-EL GATO PIRULATO-

 

(Este romance es una variante del tan conocido “Estaba el señor don Gato” del que se habla en la versión que figura en el disco “Para bailar”).

 

Miau miau miau miau  ......

Estaba el señor don gato

pirulato , pirulato

en silla de oro sentado (bis)

cuando tuvo la noticia,

pirulicia, pirulicia

que había de ser casado (bis)

con una gata rabona

pirulona, pirulona

sobrina de un gato pardo (bis)

Sabedor de la noticia

pirulicia, pirulicia

el gato se ha desmayado (bis).

 

Miau, miau miau ......

 

Se ha roto siete costillas

pirulillas, pirulillas

el espinazo y el rabo (bis)

ya le llevan a enterrar

pirular, pirular

por las calles del mercado (bis)

Al olor de las sardinas

pirulinas, pirulinas

el gato se ha resucitado /bis)

por eso dice la gente

pirulente, pirulente

siete vidas tiene un gato.


-ROMANCE DEL CONDE DE LARA-


(Nuevo Mester de Juglaría)

Vídeo de YouTube


El texto describe las vicisitudes amorosas de la condesa que vestida de peregrina marcha en busca de su esposo el conde, a punto de volverse a casar.


Ahí arriba en Lombardía
en aquella noble ciudad.
Lara la lara lala la...
Nombran al Conde de Lara
de la guerra capitán.
lara la...
La Condesa que lo supo
no dejaba de llorar.
Lara la...
Porque me han dicho que vas
a la guerra capitán.
Lara la...
Quien te ha dicho eso, Condesa,
bien te ha dicho la verdad.
Lara la... 

Que me voy a Lombardía
nombrado soy capitán.
Lara la...
Sí a los siete años no vuelvo
a los ocho casarás.
Lara la...
No lo quiera Dios del Cielo
ni la Santa Trinidad.
Lara la...
Mujer que ha sido tu esposa
no se volverá a casar.
Lara la...  

 

- EL PRISIONERO -

 

(Cabe destacar de este romance el contraste entre el alegre ambiente de amores en la primera mitad del poema, y la triste soledad del Prisionero en la segunda. La segunda insinuación del tema amoroso se encuentra en el motivo de la avecilla que tanto consolaba).

Vídeo de YouTube


                       Mes de mayo, mes de mayo, / el de las regias calores, 

cuando las cebadas granan /  y los trigos echan flores,

cuando los enamorados / se enraman en sus amores;

unos con naranjas verdes / y otros con agrios limones,

otros con palabras dulces / que alegran los corazones.

Y yo que estoy aquí sola, / metida en estas prisiones,

sin saber cuándo es de día, / sin saber cuándo es de noche,

“na” más por los pajarillos / que cantan en los árboles.

Uno es la pinta parda / y el otro es el ruiseñor

y el otro es la tortolilla, /  de las aves la mejor.


-ROMANCE DEL SOLDADO-


(Nuevo Mester de Juglaría)

Vídeo de YouTube

 

En romance ofrece una traslación temática del Romance del Quintado a la guerra de África. A veces se canta como canción de juego de corro.


 

En un hospital de Cádiz  /  estando yo de enfermera

había unos soldaditos  /  que hablaban de esta manera:

--¿Qué te pasa, soldadito?,  /  ¿qué pasa que no te alegras?,

¿es que te marea el mar  /  o el humo de las calderas?

--A mí no me marea el mar  /  ni el humo de las calderas,

es que me he casado ayer  /  y hoy me traen para la guerra.

--¿Tan bonita es tu mujer  /  que tanto te acuerdas de ella?

--Si ustedes la quieren ver /   la traigo en la cartera.--

Sacó la fotografía   /  para que todos la vieran;

y el capitán, que la vio,  /  puso sus ojos en ella.

--Soldadito, soldadito,  /  ya puedes ir con ella,

que con un soldado menos  /  no perderemos la guerra.--

--Ábreme la puerta, luna, /   ábreme la puerta, estrella,

que por tu cara bonita  /  me he librado de la guerra.

 

 

-        EL QUINTADO –

 

Otra versión del mismo romance

 

El veintiuno de marzo / comienza la primavera,

cuando los quintos soldados / se embarcan para la guerra.

Unos ríen y otros lloran / y otros se mueren de pena,

y el que va en medio de todos / es el que más pena lleva.

Le pregunta el capitán / -¿ Por qué tienes tanta pena !.

-Si es por padre o es por madre, / o es por alguien de tu tierra,

- No es por padre ni por madre, / ni es por nadie de mi tierra,

que es por una morenita / por quien yo muero de pena.

Si es por una morenita / por quien tu mueres de pena,

yo te daré la licencia / para que vayas a verla.

Ábreme la puerta luna / ábreme la puerta estrella,

que por tu cara bonita / me he librado de la guerra

que por tu cara bonita / me he librado de la guerra.

 

 

 

-MARIANA PINEDA-


 

Mariana Pineda simboliza la lucha liberal constitucionalista del siglo XIX. Murió ajusticiada por un doble motivo: haberse unido a los defensores por una causa política y no consentir en traicionarlos.


 

Marianita solita en su cuarto / la bandera se puso a bordar

la cogieron con ella en los brazos / su delito no pudo ocultar.

¡Oh, traidora cómo me engañaste / ¡ Oh, traidora no fuiste leal

que el registro que en tu casa hubo, /  varias muertes tendrá que costar.

Yo os pido por Dios, realistas, /  si en algo puedo conseguir,

que a mis hijos les den empleo / y a mí que me dejen morir.

Marianita ya la llevan presa  / y la gente llorando atrás

y los hijos llorando decían: / Vuelve a casa querida mamá.

Marianita sola en el cadalso / en la muerte se puso a pensar

y los mismos realistas decían: / ¡ Quién pudiera darte libertad!

Oh! Qué día tan triste en Granada, / que a las piedras hacía llorar
al ver que Marianita se muere / en cadalso por no declarar.


-EL CONDE FLORES-

Vídeo de YouTube

(Joaquín Díaz)



 "Conde Flores"
(Clica para oir la canción)


Este romance nos narra  la separación de  dos esposos, motivado por la guerra, y el posterior reencuentro, motivado principalmente por el tesón de la princesa.

 

Grandes guerras se levantan

por “cima” de Portugal,.

El Conde Flores , señora

dicen que se va a marchar.

La condesa llora, llora,

y no la pueden callar.

“Si a los siete años no vengo.

condesa, te casarás”

Se pasaron los siete años

y el conde no viene ya.

“Dame licencia, mi padre,

para el conde ir a buscar”.

Cogió el bordón en la mano

y se fue a peregrinar.

“Vaquerito, vaquerito

te quisiera preguntar:

¿De quién son tantas vacas

con tanto hierro y señal’

“Del conde Flores, Romera,

que en aquel castilla está.

De la guerra llegó rico,

mañana se va a casar”.

Llegada frente al castilla,

con el conde fue a encontrar.

“¿No me conoces, buen conde?

Mira si conocerás

el brial de seda verde

que me diste al desposar”.

“Quédese con Dios la novia,

vestidita y sin casar

que los amores primeros

son muy malos de olvidar” 




ROMANCE DEL DUERO


Vídeo de YouTube

Río Duero, río Duero,

nadie a acompañarte baja,

nadie se detiene a oír

tu eterna estrofa de agua.

 

Indiferente o cobarde

la ciudad vuelve la espalda.

No quiere ver en tu espejo

su muralla desdentada.

 

Tú, viejo Duero, sonríes

entre tus barbas de plata,

moliendo con tus romances

las cosechas mal logradas.

 

Y entre los santos de piedra

y los álamos de magia

pasas llevando en tus ondas

palabras de amor, palabras.

 

Quien pudiera como tú,

a la vez quieto y en marcha,

cantar siempre el mismo verso

pero con distinta agua.

 

Río Duero, río Duero,

nadie a estar contigo baja,

ya nadie quiere atender

tu eterna estrofa olvidada,

 

sino los enamorados

que preguntan por sus almas

y siembran en tus espumas

palabras de amor, palabras.


-EL DÍA DE LOS TORNEOS-

 

Vídeo de YouTube


 

El día de los torneos,
pasé por la morería,
y vi una mora lavando
al pie de la fuente fría.

 

"Apártate, mora bella;
apártate, mora linda;
deja que beba el caballo
esta agua cristalina."

 

"No soy mora, caballero,
que soy cristiana cautiva;
me cautivaron los moros
el día de Pascua Florida."

 

"¿Te quieres venir conmigo?"
"De buena gana me iría;
mas los pañuelos que lavo,
¿en dónde los dejaría?"

 

"Los de seda y los de Holanda,
aquí, en mi caballo, irían;
y los que nada valieren
la corriente llevaría."

 

La hizo subir al caballo
y a su casa la traía.
Al pasar por la frontera
la morita se reía.

 

"¿De qué te ríes, mora bella?
¿De qué te ríes, morita?"
"Me río al ver esta tierra,
que es toda patria mía."

 

Al llegar a aquellos montes
ella a llorar se ponía.
"¿Por qué lloras, mora bella?
¿Por qué lloras, mora linda?"

 

"Lloro porque en esos montes
mi padre a cazar venía
"¿Cómo se llama tu padre?"
"Mi padre, Juan de
la Oliva."


¡Virgen Santa lo que oigo!
¡Virgen sagrada María!

Pensaba traer mujer
y traigo una hermana mía."


"Abra usted, madre, las puertas,
ventanas y celosías,

que aquí le traigo la rosa
que lloraba noche y día."



palabras de amor, palabras.

 

Comments