3. LAS EPÍSTOLAS: IMPORTANCIA DEL CONTEXTO




    Comenzamos a tratar acerca de los diversos géneros bíblicos con el estudio de las epístolas del Nuevo Testamento. Una de las razones para comenzar aquí, es que parecen ser de fácil interpretación. Después de todo, ¿quién necesita ayuda especializada para entender que "todos pecaron" (Romanos 3:23), que "la paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23) y que "por gracia sois salvos, por medio de la fe" (Efesios 2:8), o los mandatos "andad en el Espíritu" (Gálatas 5:16) y "andad en amor" (Efesios 5:2)? 
    Al contrario; la "facilidad" para interpretar las epístolas puede ser engañosa. Especialmente en su hermenéutica. Si uno guía un grupo en un estudio bíblico de 1 Corintios, por ejemplo, puede darse cuenta de sus dificultades. "¿Cómo se ha de considerar la opinión de Pablo (7:25) como Palabra de Dios?" preguntarán algunos, especialmente cuando les disgustan las consecuencias de tal opinión. Y las preguntas siguen. ¿Qué relación tiene la excomunión del hermano del capítulo 5 con la Iglesia contemporánea, especialmente cuando el excomulgado puede irse a otra de tantas iglesias? ¿Qué importancia tienen los capítulos 12-14, si uno está en una iglesia local donde no se consideran válidos los dones carismáticos para el siglo veinte? ¿Cómo evitamos la clara especificación del capítulo 11:2-16 de que las mujeres deben cubrirse la cabeza al orar y al profetizar, o la clara disposición de que ellas han de orar y profetizar
en la comunidad reunida para adorar?
    Entonces se ve que no es tan fácil interpretar las epístolas como se cree a menudo. Así que, debido a su importancia para la fe cristiana, y porque así surgen tantos de los asuntos hermenéuticos más importantes, vamos a usarlas como modelos para las cuestiones hermenéuticas y exegéticas que vamos a tratar en el libro.

LA NATURALEZA DE LAS EPíSTOLAS

    Antes de considerar 1 Corintios específicamente como modelo para la exégesis de las epístolas, hay que mencionar algunas generalidades acerca de todas ellas (todo el Nuevo Testamento, excepto los cuatro Evangelios. los Hechos y el Apocalipsis).
    Primero. es necesario notar que las epístolas en sí no son homogéneas. Hace muchos años Adolfo Deíssman, basado en los vastos descubrimientos de papiros realizados. hizo una distinción entre cartas y epístolas. Las verdaderas cartas serían elementos sin valor literario, con un propósito que interesaba solamente a la persona o personas a quienes iban dirigidas. Esto es, no eran escritas para el público y la posteridad. A diferencia de la carta, la epístola era una forma literaria artística o un género literario dirigido al público. Deissman mismo consideraba todas las epístolas paulinas y también 2 y 3 Juan como "cartas verdaderas y reales". Aunque algunos otros eruditos han advertido que no se deben reducir todas las cartas del Nuevo Testamento a ninguna de estas categorías - en algunos casos la cuestión no está clara - sin embargo la distinción es válida. Romanos y Filemón difieren entre sí no sólo en contenido, sino porque una es más .personal que la otra. Y en contraste con cualquiera de las cartas de Pablo, 2 Pedro y 1 Juan son más de tipo epistolar.
    Se puede ver la validez de esta distinción al observar la forma de las cartas antiguas. Así como hay una forma establecida para nuestras cartas (fecha. saludo. texto. conclusión y firma). así también había una forma para las de ellos. Se han hallado millares de cartas y la mayoría de ellas tienen una forma exacta a la de las cartas del Nuevo Testamento (véase la carta del concilio en Hechos 15:23-29).
Su formato consta de seis partes:

1. Nombre del escritor (Pablo. por ejemplo).
2. Nombre del destinatario (p.e.• a la iglesia de Dios en Corinto).
3. Saludo [p.e.• gracia y paz a vosotros de parte de Dios nuestro Padre).
4. Petición de oración o acción de gracias (p.e., siempre doy gracias a Dios por vosotros...).
5. Texto.
6. Saludo final y despedida (p.e.• la gracia del Señor Jesucristo sea con vosotros).

    El elemento variable de este formato es el número 4, que en la mayoría de las cartas antiguas toma la forma de un deseo expresado en oración (casi exactamente como 3 Juan 2) o se omite del todo (como en Gálatas, 1 Timoteo, Tito)  aunque a veces se encuentran la acción de gracias y la oración (con frecuencia en las cartas de Pablo).
En tres de las epístolas del Nuevo Testamento esta acción de gracias se convierte en doxología (2 Corintios, Efesios. 1 Pedro; compárese con Apocalipsis 1:5. 6).

    Se observará que las epístolas del Nuevo Testamento a las que les falta cualquiera de los elementos 1-3 ó 6 son las que no son cartas verdaderas  aunque en parte tienen la forma epistolar. Hebreos, por ejemplo, que ha sido descrita como tres partes de tratado y una de carta, fue en realidad enviada a un cierto grupo de gente. como se aclara en 10:32-34 y 13:1-25. Obsérvese especialmente la forma de carta en 13:22-25. Sin embargo.los capítulos 1-10 no tienen forma de carta. sino que son en realidad una elocuente homilía en la cual el argumento de la preeminencia de Cristo sobre todo lo precedente se ve interrumpido varias veces con urgentes palabras de exhortación a que los lectores se mantengan firmes en la fe en Cristo (2:1-4; 3:7-19; 5:11-6:20; 10:19-25). En verdad. el autor mismo la llama "la palabra de exhortación" (13:22).
    La Primera carta de Juan es similar en ciertos aspectos, con la excepción de que no tiene ninguno de los elementos formales de una carta. Sin embargo, es claro que iba dirigida a un grupo especifico de personas (véase p.e., 2:7. 12-14. 19, 26) Y se parece mucho al texto de una carta al que se le han quitado los elementos formales. El caso es que no es simplemente un tratado teológico para la iglesia en general.

    Santiago y 2 Pedro están dirigidas como cartas. pero les faltan el saludo familiar final y la despedida; también les faltan destinatarios definidos. además de otras anotaciones personales de los escritores. Estas son las que más se acercan a la definición de "epístolas" en el Nuevo Testamento; esto es, son tratados para toda la Iglesia. aunque parece que 2 Pedro fue motivada por algunos que estaban negando la Segunda Venida (3:1-7). Santiago, al contrario. carece de un argumento general y parece más como una colección de notas para sermones sobre una variedad de temas éticos, y no una carta.

    A pesar de esta variedad. hay una cosa que todas las epístolas tienen en común  y es lo más importante que se debe observar al leerlas e interpretarlas: todas son documentos de ocasión (es decir, motivados y producidos por cierta ocasión), y son del siglo primero.
Aunque son inspiradas por el Espíritu Santo, y por lo tanto pertenecen a todas las épocas, fueron escritas primero en el contexto del autor para el contexto de los destinatarios originales. Son precisamente estos factores - que son de ocasión y que pertenecen al primer siglo - los que hacen que su interpretación sea difícil a veces.
    Por encima de todo. se debe considerar seriamente su naturaleza ocasional. Esto significa que fueron ocasionadas o motivadas por alguna circunstancia especial del autor o de los lectores. Casi todas las cartas del Nuevo Testamento fueron motivadas por los lectores (Filemón, Santiago, y quizá Romanos son las excepciones). Usualmente la ocasión era alguna clase de comportamiento que necesitaba corrección, o un error doctrinal que había que enderezar, o un malentendido que se tenía que aclarar. 
    La mayoría de los problemas de interpretación de las epístolas se deben a su factor ocasional. Tenemos la respuesta, pero no siempre sabemos las preguntas o los problemas, si los había. Es como escuchar solamente una parte de una conversación telefónica, y tratar de imaginar lo que dice la otra persona al otro extremo de la línea. Es muy importante tratar de saber las preguntas a las cuales encontramos la respuesta en el pasaje bíblico que estudiamos.
    Un punto más aquí. La naturaleza ocasional de las epístolas también significa que no son principalmente tratados teológicos; no son compendios de la teología de Pablo o de Pedro. Hay teología implícita, pero siempre están dirigidas a tratar del asunto presente. Esto es cierto, incluso en el caso de Romanos, que es donde se encuentra una declaración más sistemática y completa de la teología de Pablo, pero es solamente parte de su teología; en este caso, la que surge de su tarea especial como apóstol de los gentiles. Son su lucha especial por los derechos de los gentiles a la gracia de Dios, y su relación con el problema global de "la ley" las que le dan una forma especial al argumento en Romanos, y hacen que se use allí la palabra
justificación como la metáfora principal para hablar de la salvación. A fin de cuentas, la palabra justificar, que predomina en Romanos (15 veces) y en Gálatas (8), aparece solamente otras dos veces en todas las demás cartas de Pablo (1 Corintios 6:11; Tito 3:7). 
    De modo que vamos continuamente a las epístolas en busca de la teología cristiana; la contienen en abundancia, pero siempre se debe tener en cuenta que no fueron escritas con el propósito principal de exponerla. Es siempre la teología al servicio de una necesidad en particular. En el próximo capítulo estudiaremos las consecuencias de esto para la hermenéutica.
    Después de esta introducción, ¿cómo se hace la exégesis o una lectura exegética ilustrada de las epístolas? En adelante, estudiaremos 1 Corintios como modelo. Sabemos que todas las epístolas no son como ésta, pero en ella surgen casi todas las cuestiones que se pueden tratar en cualquier epístola.

EL CONTEXTO HISTÓRICO

    La primera cosa que se debe hacer con cualquiera de las Epístolas es formar una reconstrucción tentativa, pero ilustrada, de la situación que el autor está tratando. ¿Qué pasaba en Corinto. que impulsó a Pablo a escribir 1 Corintios? ¿Cómo conoció él esa situación? ¿Qué relación y cuáles comunicaciones había tenido Pablo antes con los corintios? ¿Cuáles actitudes reflejan en la carta él y ellos? Este es el tipo de preguntas que hay que responder. Entonces, ¿qué hacer?
     Primero, hay que consultar el diccionario bíblico o la introducción del comentario para obtener tanta información como sea posible sobre Corinto y su gente. Entre otras cosas debe notarse que, según las normas antiguas, era una ciudad relativamente joven; sólo tenía noventa y cuatro años de fundada cuando Pablo la visitó por primera vez. Sin embargo, debido a su situación estratégica para el comercio, había tenido un crecimiento rapidísimo. Era cosmopolita, rica, protectora de las artes, religiosa (por lo menos veintiséis
templos y santuarios) y bien conocida por su sensualidad. Con la imaginación, podemos ver que tenía un poco de lo mejor y lo peor de nuestras famosas urbes, como Nueva York, París, Madrid, Buenos Aires, Bogotá, etc.; todo concentrado en un solo lugar. No era, pues, una carta a una iglesia rural, y esto se debe considerar al leer y observar cómo afecta a la comprensión de casi todas sus páginas.
    Segundo, para el estudio hay que formarse el hábito de leer toda la carta de una vez. Hay que dedicar más o menos una hora para hacerlo, pero nada puede sustituir este ejercicio. Así es como se leen las cartas. Una carta de la Biblia no ha de ser diferente. Hay cosas que hay que observar al leer, pero no se trata de asimilar ahora el significado de cada palabra y oración. Es la visión de conjunto lo que cuenta primero. 
    Es muy importante leer varias veces. Después de leer y dividir la carta en sus secciones lógicas, hay que emprender el estudio de cada sección de la misma manera. Hay que repetir la lectura y observar las características especiales del texto.
    Al leer a través de toda la carta, sería útil escribir notas breves con referencias. Esto, para los que no pueden mantener sus notas mentalmente. ¿Qué se debe observar al leer para considerar las generalidades? Recuérdese que el propósito aquí es la reconstrucción del problema. Así que sugerimos cuatro clases de notas:

1. Lo que observe sobre los destinatarios mismos; p.e., si son judíos o griegos, ricos o esclavos, sus problemas, actitudes, etc.
2. La actitud de Pablo.
3. Las cosas específicas mencionadas en cuanto a la ocasión particular de la carta.
4. Las divisiones lógicas y naturales de la carta.

    Si esto parece demasiado para hacerlo en la primera lectura y le hace perder el valor de ella, entonces léala primero, y después haga otra lectura rápida saltando partes, para hacer las anotaciones mencionadas. Las siguientes son las cosas que se pueden anotar, agrupadas
según las categorías sugeridas: 

1. Los creyentes corintios son principalmente gentiles, aunque también hay algunos judíos (véanse 6:9-11; 8:10; 12:13); es obvio que aman la sabiduría y la ciencia (1:18-2:5; 4:10; 8:1-13; de allí, la ironía de 6:5); son orgullosos y arrogantes (4:1-5; 9:1-18); pero tienen un gran número de problemas internos.
2. La actitud de Pablo hacia todo esto fluctúa entre la reprensión (4:8-21; 5:2; 6:1-8), la apelación (4:14-17; 16:10, 11), y la exhortación (6:18-20; 16:12-14).
3. En lo concerniente a la ocasión de la carta, se observa en 1:10-12 que Pablo dice que ha sido informado por personas de la familia de Cloe; 5:1 también se refiere a la información reportada. En 7:1 dice: "En cuanto a las cosas de que me escribisteis", lo que quiere decir que también había recibido una carta de la iglesia. ¿Ya observó usted la repetición de "en cuanto" y "acerca de" en 7:25, 8:1, 12:1, 16:1 y 16:22? Probablemente todos esos eran los asuntos de la carta, que él iba tratando uno por uno. Una cosa más: ¿observó usted la "venida" de Estéfanas, de Fortunato y de Acaico en 16:17? Como se deben "sujetar" a Estéfanas (v. 16), queda en claro que estos hombres son líderes de la iglesia. Probablemente ellos le trajeron la carta a Pablo como en delegación oficial. 
    Si al leer no encontró todas estas cosas, no se dé por vencido. Hemos repasado este material muchas veces y todo nos es terreno conocido. Lo importante es aprender a leer a la expectativa de estas claves para el estudio.
4. Llegamos ahora al importante asunto del bosquejo de estudio de la carta. Esto es especialmente importante en 1 Corintios, pues es más fácil estudiar o leer esta carta en cómodas secciones. No todas las cartas de Pablo están hechas con tantas secciones, pero el bosquejo es siempre útil. El lugar para comenzar son las divisiones principales que saltan a
la vista. En este caso, 7:1 es la clave principal. Como aquí Pablo menciona por primera vez la carta que le enviaron, y como en 1:10 12 y 5:1, menciona cosas que le informaron, podemos suponer que los asuntos de los capítulos 1-6 son respuestas a lo informado. Las frases introductorias y los asuntos son las claves de todas las otras divisiones de la carta. Hay cuatro en los primeros seis capítulos:

el problema de la división de la iglesia (1:10-4:21);
el problema del hombre incestuoso (5:1-13);
el problema de los litigios (6:1-11);
el problema de la fornicación (6:12-20).

    Ya vimos las claves para la división de los capítulos 7-16, por las fórmulas introductorias "en cuanto a" o "acerca de". Hay tres asuntos que no se presentan con esa fórmula, y son 11:2-16, 11:17-34 y 15:1-58. Es probable que los asuntos del capítulo 11 (por lo menos 11:17.34) también le fueron informados, pero se incluyen aquí debido a que todo lo que aparece en los capítulos 8 a 14 trata de la adoración de un modo u otro. Es difícil saber si el capítulo 15 es una respuesta al informe o a la carta. La frase"¿cómo dicen algunos entre vosotros...?" del versículo 12 no aclara mucho, porque Pablo podría estarse refiriendo al informe o a la carta. De todos modos, el resto de la carta se puede dividir así:

acerca del comportamiento dentro del matrimonio (7:1-24);
acerca de las vírgenes (7:25-40);
acerca de la comida sacrificada a los ídolos (8:1-11:1);
acerca de que las mujeres se deben cubrir la cabeza en la
iglesia (11:2-16);
el problema del abuso en la Mesa del Señor (11:17-34);
acerca de los dones espirituales (12-14);
la resurrección corporal de los creyentes (15:1-58);
en cuanto a las ofrendas (16:1-11);
. en cuanto al regreso de Apolos (16:12);
exhortaciones y saludos finales (16:13-24).

    Es posible que al seguir las divisiones de la NVI no se note la división en 7:25, o que se dividan los capítulos 1-4, 8-10 y 12-14 en grupos más cortos. Sin embargo, ¿ve usted también que estos tres últimos son unidades completas? Por ejemplo, note que el capítulo 13 pertenece a todo el argumento que va del 12 al 14, por la mención de ciertos dones espirituales en los versículos 1, 2 Y 8.
    Antes de continuar sobre este asunto, se deben notar dos cosas con mucho cuidado. (1) El único otro lugar en las cartas de Pablo, en que trata una serie de asuntos independientes como está aquí, es en 1 Tesalonicenses 4-5. En su mayor parte, las otras cartas forman básicamente un solo argumento más bien largo, aunque a veces el argumento tenga varias divisiones claras. (2) Este bosquejo es solamente tentativo. Sabemos lo que motivó la carta solamente en la superficie: un informe verbal y una carta. Pero lo que en realidad queremos saber es la naturaleza precisa de cada uno de los problemas de Corinto, que hicieron necesarias cada una de las respuestas específicas de Pablo. Para nuestro propósito actual, nos
centraremos en una sola cosa: el problema de la división en la iglesia (1-4).

EL CONTEXTO HISTÓRICO DE 1 CORINTIOS 1-4

    Al acercarnos a las secciones más pequeñas de la carta, necesitamos repetir lo que hemos hecho. Si tuviéramos una tarea para cada lección, sería así: (1) Lea 1 Corintios 1-4 de corrido por lo menos dos veces (preferiblemente, en dos traducciones diferentes). Otra vez lea
para tener la idea general, para hallar el argumento completo. Después de leer la segunda vez (o aun la tercera o cuarta vez si quiere leer los cuatro capítulos en varias versiones diferentes), repase y (2) haga una lista de todo lo que diga algo de los destinatarios y sus problemas. Haga una lista de todo, aunque después tenga que tachar algunas cosas que no sean pertinentes. (3) Luego, haga otra lista de palabras clave y frases repetidas que indiquen el tema de la respuesta de Pablo.
    Una de las razones para escoger esta sección como modelo, no es solamente porque es tan crucial para muchas partes de 1 Corintios, sino francamente porque es difícil. Si ha leído toda la sección con cuidado en busca del problema, tal vez haya notado, o le haya hecho sentirse frustrado, que aunque Pablo comienza por presentar claramente el problema (1:10-12), el principio de su respuesta (1:18-3:4) no parece referirse al problema en absoluto. En realidad, uno pudiera pensar inicialmente que 1:18-3:4 es una divagación, pero Pablo no se va por la tangente en sus argumentos, y además, en 3:1823, "sabiduría" y "locura" (palabras clave en 1:18-3:4) se unen con "ninguno se gloríe en los hombres" y con referencias a Pablo, Apolos y Cefas. La manera definitiva de descubrir el problema, entonces, es ver la armonía de todo esto.
    El lugar para comenzar es la anotación de lo que Pablo dice en sí. En 1:10-12, afirma que están divididos en nombre de los líderes (véanse 3:4-9; 3:21, 22; 4:6). Ahora bien, ¿observó usted que la división no es solamente por las diferencias de opinión entre ellos?
En realidad, están contendiendo (1:12; 3:3) y envaneciéndose "unos contra otros" (4:6; compárese con 3:21).
   Todo esto parece bastante claro. Sin embargo, la lectura cuidadosa en busca del problema hará surgir otras dos cosas.
    1. Parece que había ciertos "disgustos" entre la iglesia y Pablo mismo. Esto se ve más claramente en 4:1-5 y 4:18-21. Con eso en mente. se puede ver que las contiendas y divisiones no eran simplemente un asunto de preferencia por Apolo o Pablo, sino de una oposición real a Pablo.
    2. Una de las palabras clave de esta sección es sabiduría o sabio (26 veces en los capítulos 1-3 y sólo 18 veces más en todas las demás cartas de Pablo). Se ve claro que ésta es con más frecuencia una palabra despectiva que favorable. Dios se ha propuesto desechar la sabiduría de este mundo (1:18-22, 27, 28; 3:18-20). Lo ha hecho por la cruz (1:18-25), por su selección de los creyentes corintios (1:2631), y por la debilidad de la predicación de Pablo (2:1-5). Cristo, a través de la cruz, "nos ha sido hecho por Dios sabiduría" (1:30), y esta sabiduría es revelada por el Espíritu a los que tienen el Espíritu. El uso de la palabra sabiduría de este modo en el argumento de Pablo, casi afirma que esto también es parte de la división. Ahora bien, ¿cómo? Por lo menos, podemos adivinar que mantienen su división en cuanto a los líderes y su oposición a Pablo en nombre de la sabiduría.
    Todo lo que se diga más allá de lo dicho es especulación o adivinación estudiada. Como el término sabiduría es técnico para la filosofía también, y como los filósofos ambulantes' de toda clase abundaban en el mundo griego del tiempo de Pablo, suponemos que los creyentes  corintios comenzaban a considerar su nueva fe cristiana como una nueva "sabiduría divina", que a su vez los motivaba a evaluar a sus líderes en lo humano, como podrían hacerlo con cualquiera de los filósofos itinerantes. Sin embargo, véase que, por útil que sea esta "idea", va más allá de lo que podría decirse con base en el texto mismo.
    A partir de la respuesta de Pablo se pueden decir tres cosas con seguridad: (1) Según 3:5-23, queda claro que ellos tenían una grave confusión acerca de la característica y función del liderazgo en la iglesia. (2) De modo similar, Según 1:18-3:4, parecen haber malentendido el carácter fundamental del Evangelio. (3) Se ve en 4:1-21 que también están equivocados en su juicio sobre Pablo, y necesitan volver a evaluar su relación con él. Verá usted que con esto ya hemos comenzado a adelantar un análisis de la respuesta de Pablo.

EL CONTEXTO LITERARIO

    El próximo paso en el estudio de las epístolas es aprender a seguir el argumento de Pablo como respuesta al problema antes mencionado tentativamente. Usted recuerda que en el capítulo 1 dijimos que esta es la parte definitiva de la tarea exegética y que esto también es algo que uno puede hacer sin depender inicialmente de los eruditos.
    Si fuéramos a darle una tarea sobre esta parte de la "lección", sería así: Siga el argumento de 1 Corintios 1:1Q..-4:21, párrafo por párrafo,y en una o dos oraciones explique el punto principal de cada párrafo con relación a todo el argumento, o explique su función como parte de la respuesta de Pablo al problema de la división en la iglesia.
    Aprender a PENSAR EN PÁRRAFOS es importantísimo, no sólo porque son unidades naturales de pensamiento, sino como clave indispensable para entender el argumento de las epístolas. Recuerde que la pregunta que usted debe hacer continuamente es ¿Cu61 es el punto principal? Por consiguiente. hay que hacer dos cosas: (1) En pocas palabras. diga el contenido de cada párrafo. ¿Qué dice Pablo en este párrafo? (2) En una o dos oraciones, trate de explicar por qué piensa usted que Pablo dice esto precisamente en este punto. ¿Cómo contribuye este contenido al argumento?
    Como no podemos hacer esto aquí para todo el texto de 1 Corintios 1-4, entremos en detalle a los tres párrafos cruciales de la segunda parte de la respuesta de Pablo en 3:5-16. Hasta este punto, Pablo,bajo la inspiración del Espíritu Santo, ha respondido a la incorrecta comprensión del Evangelio por parte de ellos, señalando que el corazón del Evangelio - el Mesías crucificado - está en contradicción con la sabiduría humana (1:18-25), como también lo está su selección de aquellos que componen el nuevo pueblo de Dios (1:2631). Es como si les hubiera dicho: "¿De modo que ustedes creen que el Evangelio es una nueva clase de sabiduría? ¿Cómo puede ser eso? ¿Quién habría decidido en nombre de la sabiduría que ustedes fueran el nuevo pueblo de Dios?" La propia predicación de Pablo sirve como ilustración de la contradicción divina (2:1-5). Todo esto es sabiduría verdadera, afirma Pablo en 2:6-16, pero es sabiduría revelada por el Espíritu al nuevo pueblo de Dios: aquellos que tienen al Espíritu. Como los corintios si tienen al Espíritu, sigue diciendo él, por transición, deben dejar de obrar como los que no lo tienen (3:1-4). Una señal de que están obrando como "hombres solamente", son sus contiendas acerca de Apolos y Pablo.
    ¿Cómo, pues, funcionan en este argumento los tres párrafos siguientes? El contenido de 3:5-9 trata del carácter y la función de los líderes sobre los cuales. están contendiendo. Pablo afirma que ellos son siervos, no señores, como pretenden los corintios que son. En los versículos 6·9, por medio de una analogía de la agricultura. dice dos cosas acerca de la servidumbre. y ambas son definitivas para la confusión de los corintios: (1) Tanto Pablo como Apolo son uno en una causa común, aunque sus misiones son diferentes y cada uno recibirá su propio "premio". (2) Todo y todos pertenecen a Dios: la iglesia, los siervos y el crecimiento.
    Estos dos puntos son decisivos para la solución del problema. Están dividiendo la iglesia con respecto a los lideres. Sin embargo, éstos no son señores o amos a quienes ellos pertenecen. Son siervos, aunque tengan diferentes ministerios, y son uno en la misma causa, y estos siervos pertenecen a Dios, como también los corintios.
    Otro texto que ha sido interpretado erróneamente a menudo, por no pensar en párrafos, es 3:10-15. Obsérvense dos cosas: (1) Al final del versículo 9 Pablo cambia la metáfora de la agricultura a la  arquitectura, y usa esa metáfora en todo el párrafo. (2) Las partes en ambas metáforas son correspondientes (Pablo planta/pone el fundamento; Apolo riega/edifica sobre el fundamento; la iglesia de Corinto es el campo/el edificio; Dios posee el campo/edificio). En cambio, el tema principal de cada párrafo difiere. El tema de 3:10-15 está expresado claramente en el versículo 10: "Cada uno mire cómo sobreedifica." Y queda claro, por la metáfora de Pablo, que uno puede edificar bien o mal, con resultados diferentes. Nótese que lo que se edifica es la iglesia; no hay ni un indicio de que Pablo haga referencia a la manera como cada cristiano debe edificar su propia vida en Cristo, lo cual no viene al caso en la discusión. Lo que Pablo hace aquí es darle una pequeña desviación al argumento para advertir a los lideres de la iglesia que deben gobernar con mucho cuidado, porque el día de la prueba está por venir. La edificación de la iglesia con sabiduría humana y oratoria elocuente que echen a un lado la cruz, es como edificar con madera,. heno y hojarasca.
    El texto siguiente, 3:16, 17, ha sido aplicado mal también, en parte porque se sabe bien que un poco más adelante (6:19) Pablo llama al cuerpo del cristiano "el templo del Espíritu Santo". También se ha creído que este texto hace referencia al abuso del cuerpo o al descuido de la vida espiritual. En otras partes, sin embargo, Pablo usa la metáfora del templo en sentido colectivo para referirse a la Iglesia como el templo de Dios (2 Corintios 6:16; Efesios 2:19-22). Esa es, con seguridad, su intención aquí, que la NVI trata de hacer resaltar al traducir: "Ustedes mismos son el templo de Dios."
    ¿Qué, pues, quiere decir Pablo en este contexto? La iglesia de Corinto debía ser el templo de Dios allí, por encima de todos los demás templos de la ciudad. Ellos eran la opción de Dios en Corinto, su alternativa al estilo de vida de los corintios. Lo que los convertía en su templo era la presencia del Espíritu en medio de ellos. No obstante, con sus divisiones, estaban destruyendo el templo de Dios. Los responsables, dice Pablo, serían destruidos por Dios, porque la iglesia de Corinto era preciosa (sagrada) para El.
    El inspirado argumento de Pablo ya está completo. Comienza por hacerles ver su mala comprensión del Evangelio. un Evangelio que no solamente no está basado en la sabiduría humana, sino que es la contradicción de ella. Luego pasa a exponer su mala e incorrecta comprensión del liderazgo de la iglesia, y al mismo tiempo advierte a los lideres y a la iglesia que el juicio de Dios caerá sobre los que promueven las divisiones. En 3:18-23 reúne estos dos temas en su conclusión. La sabiduría humana es insensatez; por lo tanto, que "ninguno se glorie en los hombres".
    Observe al resumir este análisis: (1) la exégesis está contenida allí mismo; esto es, no tenemos que buscar información externa para entender el significado, (2) no hay nada en el texto que no se acomode al argumento, y (3) todo esto le da perfecto sentido a todo. Esto es la exégesis. Esta fue la Palabra de Dios para ellos. Si tiene más preguntas sobre ciertos puntos del contenido, puede consultar los comentarios. Usted puede hacer todo lo que hemos hecho aquí. Tal vez se necesite práctica, y en algunos casos aun un esfuerzo de pensamiento muy grande; pero usted puede hacerlo, y las recompensas son muy grandes.

UNA VEZ MÁS

     Antes de concluir este capítulo, repasemos el procedimiento de la exégesis una vez más como práctica, y esta vez en un pasaje más fácil que 1 Corintios, pero que también trata de la falta de unidad en la iglesia. .
    Lea Filipenses 1:27-2:13 varias veces. La ocasión es que Pablo estaba en prisión (1:13, 17) y la iglesia de Filipos había enviado un regalo con uno de sus miembros, llamado Epafrodito (4:14-18). Parece que Epafrodito se enfermó, la iglesia lo supo y se entristeció (2:25-30); péro Dios lo sanó, y Pablo lo envía de regreso (2:25-30) con esta carta para (1) decirles cómo le va (1:12-26), (2) agradecerles el regalo (4:10, 14-19), y (3) exhortarlos sobre un par de asuntos: a vivir en armonía (1:27-2:17; 4:2,3), ya evitar la herejía de los judaizantes(3:1-4).
    Pablo acaba de terminar esta sección diciéndoles cómo le va en su prisión. La nueva sección es parte de la exhortación. Obsérvese, por ejemplo, que ya no habla de sí mismo como en los versículos 12-26. ¿Observó usted ese cambio del uso de la primera persona del singular a la' segunda persona del plural?
    ¿Cuál es entonces el significado de cada uno de los párrafos de esta sección?
    El primer párrafo, 1:27-30, comienza la exhortación. El pensamiento principal parece ser lo que dice el versículo 27: "Que estáis firmes en un mismo espíritu." Esta es una exhortación a la unidad, especialmente porque están confrontando cierta oposición. (Nota: Si decidimos que el v. 27 encierra el punto clave del párrafo, entonces tenemos que preguntar: "¿Qué significan los vv. 28-30 y el énfasis sobre la oposición y el sufrimiento?" Obsérvese cómo tratamos de responder a esto.)
    ¿Cómo se relacionan los versículos 2:1-4 con la unidad? Primero, él repite la exhortación (vv. 1, 2 que ahora nos dan la seguridad de que nosotros teníamos razón en cuanto al primer párrafo). Sin embargo, el punto principal ahora es que la humildad es la actitud debida para que los creyentes tengan unidad.
    Ahora, veamos 2:5-11. ¿Cuál es el propósito? ¿Por qué cita él este himno acerca de la humillación y exaltación de Cristo? Su respuesta no tiene que ser en nuestras palabras, pero seguramente debe incluir lo siguiente: Jesús en su encarnación y muerte es el ejemplo supremo de la humildad que Pablo quiere que ellos tengan. (Se verá que al hacer las preguntas de este modo, el propósito del párrafo no es enseñarnos algo nuevo acerca de Cristo. El menciona estas grandes verdades acerca de Cristo para que los filipenses sean como El, no simplemente para que sepan algo acerca de El).
    Pasemos a 2:12, 13. Ahora, ¿cuál es el propósito? Está claro que ésta es la conclusión. Observe la expresión por tanto. Dado el ejemplo de Cristo, ellos deben obedecer a Pablo ahora. ¿En qué? Ciertamente en tener unidad, lo cual también requiere humildad.
    Finalmente, se debe notar, por la manera como Pablo trata aquí el problema de la falta de unidad, que el problema similar en Corinto era seguramente de un carácter mucho más complejo y grave. Esto debe ayudarnos además a confirmar nuestra reconstrucción del problema que había allí.

LOS PASAJES PROBLEMÁTICOS

    Con toda idea, lo hemos guiado a través de dos pasajes, de los cuales estamos convencidos que usted podría haber hecho la mayor parte de este tipo de exégesis solo, si ha aprendido a pensar en párrafos y hacer las preguntas contextuales e históricas correctas. Ahora bien, estamos conscientes de la existencia de otros textos sobre los cuales se nos pregunta continuamente: el significado de las palabras "por causa de los ángeles" en 1 Corintios 11:10, o "los que se bautizan por los muertos" en 1 Corintios 15:29, o la predicación de Cristo a "los espíritus encarcelados" en 1 Pedro 3:19, o "el hombre de pecado" en 2 Tesalonicenses 2:3. En resumen, ¿cómo se encuentra el significado de los pasajes problemáticos?
   
 Aquí tenemos una guía:
    1. En muchos casos, la razón de que sean difíciles esos textos, es que no fueron escritos para nosotros. Esto es, el autor original y sus lectores están en la misma longitud de onda, que le permite al autor inspirado dar por supuesto que los lectores, saben muchas cosas que él no dice expresamente. Así, por ejemplo, cuando Pablo les dice a los tesalonicenses: "¿No os acordáis que cuando yo estaba todavía con vosotros os decía esto?" y por tanto, "ahora vosotros sabéis lo que lo detiene" (2 Tesalonicenses 2:5, 6), tenemos que aprender a contentarnos con nuestra falta de conocimiento. Lo que les había dicho oralmente, ellos lo podían acomodar a lo que les decía por carta. Nos falta la comunicación oral, y esto hace que la escrita sea especialmente difícil. Lo consideramos como un axioma: Dios nos ha comunicado lo que quiere que sepamos; lo que no nos ha dicho puede despertar nuestro interés, pero nuestra incertidumbre en esos puntos debe hacemos dudar, antes que ser dogmáticos al respecto.
    2. Sin embargo, como hemos sugerido antes, aunque no se pueda tener plena certeza sobre algunos de los detalles, muy a menudo el propósito de todo el pasaje queda todavía a nuestro alcance. Si no sabemos lo que los corintios hadan al "bautizarse por los muertos", si sabemos por qué se refiere Pablo a esta práctica de ellos. Su propia acción era como una "prueba de la experiencia" de que ellos se contradecían a sí mismos al rechazar la futura resurrección de los
creyentes.
    3. A pesar de la incertidumbre sobre algunos de los detalles precisos, hay que aprender a preguntar lo que se puede decir con certeza sobre un texto, y lo que es posible, pero no es cierto. Veamos 1 Corintios 15:29 otra vez como ejemplo. ¿Qué se puede decir con certeza? Algunos corintios en realidad eran bautizados "por los muertos", ya sea que queramos admitirlo o no. Además, Pablo ni condena ni autoriza su práctica; simplemente se refiere a ella, por una razón totalmente diferente a la práctica en sí. No obstante, no sabemos y probablemente nunca sabremos quiénes lo hacían, por quiénes lo hacían y por qué lo hacían. Probablemente. ya hemos perdido para siempre los detalles y el significado de tal práctica.
    4. Para tales pasajes hay que consultar los comentarios. Como indicamos en el apéndice. es la manera de tratar esos pasajes lo que separa los buenos comentarios de los demás. Los buenos hacen una lista de las diversas opciones y las comentan brevemente por lo menos. e indican las razones en pro y en contra de las soluciones sugeridas. Puede que usted no esté de acuerdo con lo que decida el comentarista, pero hay que estar informado sobre la variedad de opciones, y los comentarios buenos proveen tal información.
    Por último, sugerimos que ni aun los eruditos tienen todas las respuestas. Puede estar seguro de que. donde haya entre cuatro y catorce opciones viables en cuanto al significado de un texto, aun los eruditos están adivinando. Los textos como 1 Corintios 15:29 deben servir para hacemos sentir humildes.
    Este capitulo, sin embargo, no es sino la mitad de la tarea. Es la primera mitad esencial, pero ahora queremos seguir adelante, y preguntarnos cómo se nos aplican estos textos a nosotros. Hemos aprendido lo que es la Palabra de Dios expresada en ellos. ¿Cuál es su Palabra para nosotros? De eso trata el capitulo siguiente.