Estudio Inductivo de la Biblia

Buscar en este sitio

    Actividad reciente del sitio



    Lectura de Habacuc

    Datos de Orientación de Habacuc 
    • Habacuc entra en diálogo con Dios sobre la cuestión de la injusticia (¿cómo es que la gente se sale con la suya haciendo el mal y Dios parece no hacer nada?), y recibe fundamentos para confiar.
    • Profeta: Habacuc, un profeta de Judá, desconocido fuera de este libro. 
    • Fecha de la actividad profética: algún tiempo entre el año 612 y el 599 a.C., cuando Babilonia había empezado a dominar la escena internacional, pero antes de que hubiera atacado a Jerusalén. 
    • Énfasis: indignación profética por la aparente tolerancia de Dios de la injusticia; confianza profética en la justicia y poder de Dios; la postura de los justos es fidelidad y confianza en Dios; la seguridad de que Dios castigará a los malvados. 



    Panorama del Libro de Habacuc 

        El lector puede darse cuenta de que este octavo libro del "Libro de los Doce" está entre los más fáciles de entender entre los libros proféticos , porque la estructura es clara y la línea de pensamiento fácil de seguir. Los primeros dos capítulos toman la forma de un diálogo entre el profeta y Jehová acerca de la injusticia. El capítulo 3 es la respuesta final del profeta a Dios en la forma de oración en la que él anhela el nuevo éxodo, sin embargo afirma su confianza en Dios a pesar de todo.    

        En su queja, Habacuc lucha con lo que él sabe que es cierto acerca del carácter de Dios al lado de su aparente tolerancia de la violencia y la injusticia que abunda en Judá (1:2-4). La respuesta de Dios - que él esta moviendo a los babilonios para arreglar este asunto (1:5-11) - es de poco consuelo para el profeta (1:12-17), !puesto que los babilonios son todavía más violentos! Así pues, él toma su posición como guarda de la noche para ver qué respuesta vendrá mañana (2:1). La segunda respuesta de Dios es doble:1) El profeta debe esperar y seguir confiando en Dios (2:2-4), y 2) el arrogante seguramente enfrentará su destrucción en especie de (saqueo por saqueo, 2:4-20). La oración de Habacuc es un dramático recuerdo metafórico del éxodo desde Egipto, que inspira esperanza, confianza y regocijo en Dios frente a todas la dificultades.


    Recomendaciones Específicas para la Lectura del Libro de Habacuc 

        En muchas maneras la lectura del libro de Habacuc es como leer un lamento extenso como el que se encuentra, por ejemplo, en el Salmo 10 ó 13. Todo es predicado sobre el carácter de Dios, y la confianza del profeta/salmista en que Dios finalmente juzgará las acciones de los malvados. En cada caso, es precisamente por razón de quién es Dios que el profeta o el salmista clama "¿Hasta cuándo?", ante lo que parece ser tolerancia divina del mal.    

        Es esta relación con los lamentos en el Salterio lo que explica mejor el rasgo singular de Habacuc, es decir, que no hay un oráculo dirigido hacia el pueblo de Dios como tal. Más bien, el mismo profeta se ha investido del papel del pueblo en su diálogo con Dios sobre la presente injusticia. Las anotaciones litúrgicas al principio y al fin del capítulo 3 dejan claro que Habacuc se proponía que su oración/salmo fuera cantada en la comunidad de los justos.

        Para el trasfondo bíblico del libro de Habacuc tal vez el lector quiera leer 2 Reyes 22, 23 y 2 Crónicas 34:1-36:4. La manera en que él menciona al ascenso de Babilonia en Habacuc 1:6 sugiere que ésta no había alcanzado todavía completa supremacía internacional (después del año 605 a.C), lo que también significa que Habacuc era contemporáneo de Sofonías, Nahúm y Jeremías. La descripción  de los pecados de Judá en estos cuatros libros confirman el testimonio de los libros de Reyes u Crónicas de que la reforma de Josías fue solamente de corta duración y superficial, y de que Judá era una sociedad de continua injusticia, violencia y rechazo de la ley. Sin embargo, al igual que sus contemporáneos, Habacuc veía el futuro con claridad:la justicia de Dios prevalecería.

        El lector reconocerá que los oráculos contra Babilonia son muy congruentes con toda la tradición profética que claramente entendía que Jehová es el Dios soberano de todas las naciones. Dios es el que levantó a Babilonia para ejecutar juicio contra Judá.  

    Un Recorrido por el Libro de Habacuc

     1:1-4Primera queja de Habacuc 
        Observe cuán parecida es la queja (2-4) a los salmos de lamentación, un grito pidiendo que Dios actúe a la luz de la situación presente, más un catálogo de razones para el lamento.    
     1:5-11Respuesta de Jehová 
        !La respuesta de Jehová es difícilmente lo que un profeta esperaría¡ Dios está moviendo a Babilonia para lanzar su juicio contra Judá. Uno podría querer comparar la inexorable e incontenible naturaleza del futuro ataque Babilónico con cualquiera de las visiones de Nahúm (Nah 2:3, 4, 9, 10; 3:1-3) o con las de Joel (Joel 2:1-11).
     1:12-2:1Segunda queja de Habacuc 
        Trate de ponerse en los zapato de Habacuc para ver cuán insatisfactoria es la respuesta de Dios ¿Cómo puede ser justicia esto, cuando Dios, cuyos ojos son demasiado limpios para mirar el mal, llama al traidor para que "destruya al más justo que él" (1:13)? Así pues, Habacuc toma el lugar del guarda para ver cómo responderá Dios esta vez (2:1).
     2:2-5Respuesta de Jehová 
        La respuesta es triple: 1) Habacuc debe esperar, porque la respuesta ("visión") vendrá en el tiempo establecido; 2) la actual actitud de arrogancia de los babilonios está condenada; y 3) el justo vivirá por su fiel confianza en Jehová (4, el pasaje que llegó a ser crucial en la teología de Pablo)  
    2:6-20 Oráculos de "!ay!" contra el opresor
        El lector debe poner atención aquí a la naturaleza de lex talionis (ley del talión "ojo por ojo") de la justicia de Dios conforme su juicio es cumplido sobre Babilonia. Tomando una imagen diferente en cada oráculo, Dios golpea su martillo cinco veces: 1) el despojador es despojado (6-8), 2) el conquistador altivo es avergonzado (9-11), 3) el que edifica llagará a ser combustible para el fuego (12-14), 4) el que fuerza a otro a embriagarse beberá vergüenza de la copa de la ira de Dios (15-17), y 5) el ídolo mudo es  callado ante Jehová, que está presente en su santo templo (18-20).  
    3:1-19 Oración y confesión de Habacuc   
        Este maravillosos salmo viene en tres partes básicas: el versículo 2, una oración para que Dios renueve sus obras de mucho tiempo; versículos 3-15, una celebración de las pasadas victorias de Dios como Guerrero divino; y versículos 16-19, el doble compromiso de Habacuc de esperar pacientemente "por el día de la angustia", y de poner su confianza  en Dios bajo cualquier circunstancia (2:2-4).
        Como con muchos lectores, puede encontrar que la sección central es difícil de seguir. Lo que es crucial observar aquí es que en tres estrofas (3:3-7, 8-10, y 11-15) Habacuc entrelaza: 1) el dominio de Dios sobre las caóticas aguas de la creación, 2) el que hiciera que el sol se detuviera para Josué, 3) la teofanía en Sinaí, y 4) las descripciones poéticas del éxodo (Éxo 15:6-8; Sal 114) en un brillante y asombroso recordatorio del triunfo de Dios sobre faraón al liberar a su pueblo, un cuadro que hace que a Habacuc se le erice el pelo (Hab 3:16). Todo esto sirve para asegurar al pueblo de Dios que él actuará una vez más a su favor. 

    Libro: "Cómo leer la Biblia libro por libro" por Gordon D. Fee y Douglas Stuart