ANÁLISIS DE JOSUÉ



PALABRAS CLAVES DE JOSUÉ:
1. Conquista y poseer.

VERSOS CLAVES:
1. Capítulo 1:5-9; 22:5

2. “Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desamparare. Esfuérzate y sé valiente; Porque tu repartirás a este pueblo por heredad la tierra la cual juré a sus padres que la daría a ellos. Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en el está escrito; Porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá
bien. Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.” (Josué 1:5-9)

3. “Solamente que con diligencia cuidéis de cumplir el mandamiento y la ley que Moisés siervo de Jehová os ordenó: Que améis a Jehová vuestro Dios, y andéis en todos sus caminos; que guardéis sus mandamientos, y le sigáis a el, y le sirváis de todo vuestro corazón y de toda vuestra alma” (Josué 22:5)

FRASE CLAVE:
1. “Escogeos hoy a quien sirváis.” (Josué 24:15)

CAPÍTULOS CLAVES:
1. Capítulos 23-24

TEMA PRINCIPAL DE JOSUÉ:
 El mensaje principal de Josué es la fidelidad de Dios en guardar Sus promesas. Esto se ve en el cumplimiento de la promesa divina que Dios hizo a Abraham concerniente a la posesión de la tierra prometida que Dios había prometido a sus descendientes (Gén. 12:7).

EL LIBRO DE JOSUÉ:
    El libro de Josué es llamado conforme a su autor. Josué fue el sucesor de Moisés después de su muerte. El fue el que dirigió al pueblo de Israel para entrar en la tierra prometida. Se escribió aproximadamente en 1,400 a. C., este libro es un registro de las conquistas y división de Canaán, un periodo de 50 años. Es en su mayoría un libro de historia acerca de campañas militares en donde Dios peleó por los judíos, una de las mejores guerras de todos los tiempos. El libro continua donde Deuteronomio termina; Josué completa lo que Moisés comenzó.

EVENTOS PRINCIPALES:
    Los espías enviados a Jericó, recibidos por Rahab; cruzando el Jordán, invasión de la tierra, caída de Jericó, pecado de Acán y derrota en Hai, Israel en Ebal y Gerazim, la batalla de Bet-horon donde el sol se detuvo, división de la tierra, establecimiento de 6 ciudades de refugio, y la despedida de Josué y muerte.

GRANDES LECCIONES DE JOSUÉ:
1. El libro de la ley de Dios leído y registrado—Dios instruyó a Josué acerca de la necesidad de él y el pueblo de guardar y hacer conforme al libro de la ley (1:8). Por lo tanto, cuando ellos vinieron al Monte Ebal, Josué obedeció el mandamiento
de Moisés acerca de recordar al pueblo que habría bendiciones de obediencia y maldiciones de la desobediencia (8:30-35; Dt. 27:1-26).

2. Dios en pelea con el pecado—La guerra de Josué para conquistar en contra de los Cananitas fue para un propósito noble. Dios peleó por su pueblo, destruyó a las naciones malvadas de Canaán y estableció la nación de Israel, por medio del cual vino el Mesías para bendecir a todas las naciones. El propósito principal de Dios fue tener un pueblo separado, y consagrado a el, para liberarlos de la idolatría. Y de esta manera, preservar la simiente de Abraham para que Cristo pudiera venir (Gen. 22:18; Ga. 3:16)

3. En Josué podemos contemplar a Dios peleando en contra del pecado, destruyendo a los enemigos físicos de Israel. Después de muchas oportunidades, Dios castigo y sacó a los Cananitas por causa de sus pecados. La copa de su iniquidad por último se llenó (Gen. 15:16). Dios permitió que Israel fuese vencido por causa de su Pecado (7:10-13). Dios continúa siendo el enemigo del pecado. Cristo vino para destruir las obras del pecado (1 Jn. 3:8). Su reino, la Iglesia, no es de este
mundo (2 Co. 10:4), pero pelean una batalla constante contra las asechanzas del diablo (Ef. 6:10-20).

MILAGROS EN JOSUÉ:
    Las obras de Dios registradas en Josué muestran el justo juicio de Dios sobre las naciones malvadas de Canaán y su providencia en cuanto a guardar a su pueblo.

(1) El paso del Jordán (3:14-17). Lograron cruzar el Jordán en tierra seca.
(2) La caída de Jericó (Cap. 6). Los muros de Jericó cayeron de una manera milagrosa. Esta fue una de las grandes victorias que Dios dio a Su pueblo. Esto sucedió aproximadamente en el 1400 a. C., el tiempo de la conquista de Josué.
(3) En Gabaon Jehová arrojo desde el cielo grandes piedras del granizo (10:11).
(4) El sol se detuvo en Gabaon y la luna en el valle de Ajalon (10:12-14)
(5) El mana ceso el día siguiente que los hijos de Israel comenzaron a comer de los
frutos de la tierra que ellos no habían sembrado (5:12-12).

LA LLAVE PARA EL ÉXITO ESPIRITUAL (JOSUÉ 22:5).
1. Cuidarse con diligencia.
2. Cumplir los mandamientos de Dios.
3. Amar a Jehová.
4. Andar en los caminos de Jehová.
5. Guardar sus mandamientos.
6. Seguir a Jehová.
7. Servir a Jehová con todo el corazón y alma.

REFERENCIAS EN EL NUEVO TESTAMENTO ACERCA DE ESTE LIBRO
1. Rahab (2:1; 6:22; He. 11:31)
2. Caída de Jericó, un ejemplo de victoria por la fe después de haber hecho la voluntad
de Dios (6:20; He. 11:30)
3. El castigo por el pecado (24:19-20; Hch. 7:42)
4. La confianza de que Dios nos ayuda (1:5-7; He. 13:5).

NOTAS ARQUEOLÓGICAS (LA CAIDA DE JERICO)
    El Dr. John Garstang, director de la Escuela Británica de Arqueología en Jerusalén y del Departamento de Antigüedades del Gobierno de Palestina, excavó las ruinas de Jericó en 1929-36. Halló evidencias de que la ciudad había sido destruida alrededor de 1400 A. C., lo que coincide con los tiempos de Josué. Muchos detalles de sus descubrimientos confirman de manera notable el relato bíblico.

DESPEDIDA DE JOSUÉ:
    A la edad de 110, Josué dio su último encargo a Israel en uno de los más grandes sermones que encontramos en la Biblia. En este discurso les recuerda que Dios fue el que los sacó de la esclavitud, peleó por ello, los trajo a la tierra prometida y
que todas las promesas que Dios les había prometido se cumplieron, sin dejar
promesa alguna sin cumplir.

LOS HUESOS DE JOSÉ:
    Los huesos de José, fueron llevados desde Egipto hasta Canaán, y fueron enterrados en la tierra prometida, como él lo había pedido (Gen. 50:25; Josué 24:32).

JOSUÉ UN BUEN EJEMPLO A SEGUIR:
    Josué fue un hombre de valor y convicción. Aunque otros querían apartarse del buen camino, el y su familia perseveraron hasta el fin. En Josué 24:15 encontramos uno de los textos que ha sido recordado por muchos a través de la historia. En este pasaje Josué dice. “Escogeos hoy a quién sirváis, pero yo y mi casa serviremos a Jehová” Esta es la actitud que los líderes del hogar necesitan tener para poder tener el verdadero éxito espiritual.