home‎ > ‎

research




Blog (Notes)

1. Criminal Sociology

19 de Julio de 2010. 

1.1.-La Modernidad y la muerte del Neoliberalismo. Carlos Elbert. 


Mayo, 2011. Aquí está el Prof. Elbert, cuando me dió el gran honor de visitarlo mientras investigaba en la biblioteca de Franz von Liszt en Berlin. El Instituto le dió una estadía para investigar los libros del autor alemán. Con dedicación revisaba las actas de la República de Weimar. Con sencillez y humildad repasa la historia del derecho penal mundial como si fueran anécdotas simples de recordar. Un grande, un imprescindible del derecho penal en latinoamérica, definitivamente. 


Globalización y Derecho Penal

No le veo mucho sentido a la reflexión, al pensamiento humano, o inclusive a la vida, cuando carece de un sentido de humanidad, o inclusive de bondad. Es decir, cuando el pensamiento no está inherentemente ligado a la esperanza o la ilusión. Creo que la incesante búsqueda de felicidad y la esperanza son incansables atributos de la personalidad humana.

Coincido con el profesor Elbert cuando reconoce en la caída del Muro de Berlín un punto de quiebra en la historia universal; también comparto su visión al señalar que el año de 1989 representa el auge de una irrefrenable globalización del capitalismo tecno-financiero, una evolución exponencial de los procesos de la racionalización económica, una fascinación de la política circense o de farándula; un nuevo desorden mundial, o una crisis dentro de otra crisis. Pero tengo mis reservas en cuánto a que este momento histórico sea el fin de la historia, o inclusivo el trágico y triste final de un relato que –universalmente y no sólo en relación con dos ideologías contrapuestas- prometía ser épico y grandioso.

 Frente a la presunta muerte de la modernidad, Elbert nos enfrenta con tres posibles posturas: la visión abierta o dialéctica, la visión cerrada, o una última visión de la cual él parece ser partidario, y según la cual la modernidad ya murió, y sobre la cual vivimos en la post-modernidad. Estas posibles rutas, aparentemente necesarias, son ilusorias.

 En primer lugar, mi primera pregunta sería: ¿Qué distinción hay entre modernidad y post-modernidad? Autores como Ulrich Beck señalan que tal distinción no va más allá de una simple discusión semántica. Pero digamos que éste es un argumento secundario. Quiero referirme a un humanismo, que lejos de ser pragmático y escéptico, ha resultado ser idealista y esperanzador[1].

 Decía Max Horkheimer que Marx concebía la clase dominante como una condición necesaria de la lucha de clases[2]. Esto, porque la opresión generada por la clase dominante ejercía un sentimiento de solidaridad entre el proletariado. “Esta idea es falsa (Diese Idee ist Falsch!)”, dice el pensador de la Escuela de Frankfurt. Mediante la dignificación a través de el trabajo, mediante el capitalismo, el individuo también tuvo acceso a una vida de mayor bienestar. También tuvo acceso a mayores bienes y servicios, y a una vida más cómoda y saludable. Esta posición es compartida por otros filósofos de este movimiento neo-marxista, como Marcuse o Fromm. El problema fue la hipóstasis, la fetichización de la mercancía que sobrevino después. En eso estamos claros. Pero resulta muy importante destacar que el capitalismo no sólo trajo inequidad y pobreza en el proletariado. Trajo, para muchos sectores de la población, una mejora en sus condiciones de educación, salud y trabajo. En la época tardía del industrialismo ha habido un cambio cuantitativo que ha incidido negativamente en lo cualitativo, y algunas clases políticas han tratado de lucrar con ese discurso, y justamente han sido criticadas y expuestas por tratar de vender el trabajo como una mercancía. Pero en cuanto a la modernidad, hay un proceso que me parece de vital importancia. La lucha de clases no era únicamente una lucha de los trabajadores. Fue una reivindicación de sectores que hasta el siglo XIX  habían permanecido sin voz, marginados e invisibilizados: fue una lucha de estudiantes, de afro-americanos, de migrantes, de la liberalización de la mujer, del reconocimiento de la identidad de los niños y de los jóvenes, del respeto de la dignidad humana de las personas con diferente escogencia sexual, una visibilización de los indígenas, de las religiones distintas a la católica, del respeto de las personas con discapacidades físicas.  Este es un gran logro de la post-modernidad. Y creo que sobre ésta dinámica se suscribió la Declaración Universal de los Derechos Humanos y que fue sobre está dinámica sobre la cual se fundó las Naciones Unidas.

 El proceso que vivimos no tiene que ser visto como un relato apoteósico, y aún si así lo fuera, me parece que el único relato que pretende dar una visión del fin de la historia, no es el marxismo, sino que es finalmente el relato místico-religioso. Y esto nos lleva a observar que por lo menos en la tradición judeo-cristiana, el final apocalíptico no es trágico sino más bien optimista. Este momento histórico puede ser visto no sólo como el fenecimiento del Pacto Social, sino como la génesis de una nueva escala de valores universal, o de lo que Habermas llama una nueva ética del discurso[3]. No necesariamente la imposición de unos valores sobre otros, sino del reconocimiento de un código de convivencia universal[4]. La lectura de las fuentes utilizadas para este curso dan fe de esa evolución: las principales estadísticas y estudios analizados provienen del PNUD, del ILANUD, del Estado de la Nación; es decir, de organismos internacionales que empiezan a conformar una red de instituciones que representan la institucionalización de los nuevos códigos normativos universales. Para quienes hayan decidido formar parte de ese proceso, se encuentra a disposición la posibilidad de comprobar que estos procesos sociales son auténticos y no inducidos. De acuerdo a la propia distinción kantiana, no puede existir Derecho sin Moral. Pues bien, prefiero pensar que me tocó presenciar el proceso de gestación de esa nueva moralidad, convertida luego en institucionalidad. Creo que la Corte Interamericana de Derechos Humanos o el propio Estatuto de Roma son signos evidentes de este momento histórico de gran pragmatismo, pero también de gran ilusión.

1.2. Consecuencias en políticas criminales. 

 a.      El Informe sobre Desarrollo Humano 2009-2010 de PNUD distingue metodológicamente tres secciones o momentos: 1. Los conceptos, 2. Los hechos y 3. Las salidas. En materia de lo que denomina “delitos invisibles”, habla de los delitos contra la mujer, y la corrupción. En cuanto a el segundo bloque (corrupción), diferencia tres relaciones: una parasitaria, una simbiótica, y finalmente, un tercer estado (mucho más grave), en donde las organizaciones criminales han calado tan adentro de las instituciones que éstas dependen de las otras para la gestación de decisiones políticas.  Creo que el análisis de Elbert sirve para llamar la atención sobre este fenómeno: la pérdida de confianza en la instituciones tiene como fondo la pérdida de confianza en el Estado Nacional como institución surgida con la Modernidad. Finalmente, el choque que realiza el neoliberalismo incide sobre las instituciones estatales. El mismo análisis propone como solventar esta coyuntura: mediante las integración regional, mediante el reforzamiento de las instituciones, pero no sólo sobre una base simbólica sino real, proveniente de un consenso social.

b.      Frente a la anomia, el informe del PNUD describe la necesidad de una “sinomia”. Es decir, no sólo la presencia de la norma como un ente retribucionista al cual hay que obedecer por sí misma, sino finalmente el valor real de la norma, proveniente del consenso, proveniente de la solidaridad y del consenso social. Tanto este informe como Irwin Waller insisten en la prevención. Cuando el delito ingresa al Sistema de Seguridad Ciudadana o de Justicia Penal (SSCJP), estamos hablando de que sólo podemos examinar éstas estadísticas como un grano de sal. Finalmente lo que buscamos es mejor seguridad humana, y no sólo seguridad ciudadana.  

 c.      El informe de PNUD acude a casos en donde el delito pudo ser “tratado”: San Diego, California, Venezuela, Colombia, Sao Paulo. Estos casos fueron rastreados, investigados, localizados, con base en la comunicación, el producto por excelencia de la globalización. Creo que finalmente la globalización permite que la sociedad entienda que los mitos a los que hace alusión Kliksberg son mitos y no verdades infranqueables: que el delito no es una constante y que tiene solución. El hecho de que una sociedad pueda observar las soluciones de otro conjunto social es un factor importante para la definición de las salidas.



[1] Resulta interesante señalar que éstas son precisamente las cualidades que Juan Bustos Ramírez le concede al Iluminismo, en oposición al positivismo pragmático de Comte, en las lecturas asignadas en este curso y que versan sobre la evolución de la criminología como disciplina.

[2] Video al cual tuve acceso a través de internet, precisamente, y lo cual demuestra que las bases de datos ofrecen también una democratización del conocimiento de posibilidades infinitas. Hoy en día cualquier muchacho de una zona rural del tercer mundo puede tener acceso al museo de Louvre, al menos desde una fotografía digital. El hecho de que esté haciendo este examen en mi computadora es evidencia de que esta transición no tiene que ser necesariamente perjudicial.

[3] Creo que Elbert comparte este optimismo, de lo contrario no haría la propuesta de reforzar el Protocolo de Kyoto, de exigir el cierre de Guantánamo o la finalización del embargo sobre Cuba. Curiosamente, algunas de esas tareas han iniciado su cristalización con el cambio que significa el nombramiento de Barack Obama en Estados Unidos. Lo que me interesa recalcar es que finalmente el relato de la post-modernidad no debe ser absolutamente fatalista.

[4] Hago referencia a la conferencia de Ferré que formó parte de este curso.



2. Maras y pandillas en Centroamérica


Maras: El fenómeno en Centroamérica y su impacto en Costa Rica. (Nov, 2009.)

Abstract: The article approaches a progression of the violence phenomena in Central America, specifically the juvenile gangs -so called "maras" or "maras salvatruchas", and delimitates some possible historical causes of their appearance. Immigration and deportation policies from the Unites States are referred as probable important precedents. Finally, it relates this topic to the current status in Costa Rica. 

Download pdf: Maras.pdf

Note: The picture is taken from the work of Christian Poveda. More pictures at: http://www.lafemme-endormie.com/


3. The Frankfurt School and Human rights in the penintentiary criminal law. 

Herbert Marcuse

YouTube Video



Horkheimer


YouTube Video


The object of this article is to illustrate how the global currrents in Criminal Policy affected the penitentiary system in Central America. It shows the penitentiary rates in the Unites States, in relation to the rest of the world, and the selective criteria of imprisionment in this area of the Americas in comparison to the GDP of the same countries. 

The article then binds the two topics by making an application of three basic ideas taken from the most representative philosophers of the Frankfurter Schule, as an initial point to further reflections on the legitimacy of the UN and Habermas´s idea of an "Ethik der Diskurs". 

Download pdf: Dialektik der Aufklärung and Penitentiary Law in Central America

Erich Fromm in USA

YouTube Video




4. UNODC and Criminology

It has been almost half a century since Richard Nixon declared a war on drugs. The current perspective -according to Rui Maria Costa, chief of the UNODC- seems to be more related to a matter of public health, than to a war of the State against it´s own civilians. Using the reports of the UNODC on the matter, and the statistics of the UNODC, the article attempts to put into a more understandable frame, the actual dimensions of the drug trafficking black market, comparing it´s actual economic flows to those of a central american country. The difference in infraestructure and capacities is abismal and astounding. This actually demonstrates how the political discourse of civil security through a war on drugs is actually not only harmful to our social context, but lastly inneffective.

Download pdf: Criminal law and Globalization: UNODC and the Central American State. 




Criminology Schools, Ideogramm. Quelle: i.g., 2009. 








The State of Law and Democracy in Latin America

 Costa Rica and our region are situated in a critical context without precedents. From a historical point of view, the end of the twentieth century and the beginning of the twentieth first represents a decisive turning point for the countries of Latin America.

    1. The end of Monopoly of Law by the State

The Modern State, as a republican, liberal invention, originated in the French Revolution, will soon face two centuries of existence. The Interventionist State, indisputably regulating every aspect of the human activity –whether a strong Leviathan or a benevolent contract of society as envisioned by Rousseau- looses, gradually, the dominant role by which it ordered  Economy and Society. Today, the State is no longer able to control the social relations living under it’s sovereignty and jurisdiction, mainly because these relations originate far from their reach. The State is no longer power by definition.

In several countries of Latin America, the State regulated ferociously, inflicting tyrannies and despotic regimes to which we look back in regret. In other countries, such as the case of Costa Rica after it’s civil war, the State concentrated the resources and secured this market with governmental enterprises and monopolies. These institutions (banks, agricultural enterprises, insurance, telecommunications, hydrocarbon refineries) yield now to pressures created by social spheres of rather recent upraising, and are now being disarticulated, reformulated, substituted and in some cases, disarmed. Such is the case of privatization, probably the most representative, conflictive and polemic case in this evident transformation.

The model of State, (even when the leaders that still remain, who created and enforced it in Costa Rica during the last half-century will not acknowledge this fact), is due, and we still do not have a built, solid, planned model for the times to come.

    1. The reaction. Liberal model vs. Populism

 The scenario has changed, and so has changed the struggle between the actors. Influenced by mercantile and corporative initiatives, the State seems like a competitor among a mass of other social contestants. This time, it is not only a struggle in the international forum or in the United Nations, dominated by two main ideologies. The international context has widened and clustered its discussions through the creation of a new communicational suburbia: internet and the concentration of groups of population that now emerge aside of the governmental context or control. And the State has reacted to these phenomena.

In Latin America, the States have reacted in two parallel ideologies. In some cases this reaction – as the case of Venezuela- is not only evident: the image is radically distorted, and it appears as caricatured or ludicrous to some extent. (As a support to the victims of the earthquake in Peru, Chavez distributed cans of tuna with his own picture to the victims). Nicaragua is a painful example. Having returned to a socialist regime after three failed neo-liberal administrations, Nicaragua constitutes not only a solid evidence of this transition, but a hurtful sign. Our development models begin to appear as contradictory, in either populism or neo-liberal policies[1]. Latin America divides itself.

El Salvador represents an enigmatic example in our region. It owns an economy fully based on the income of the immigrant labor forced situated in the United States. 85% of its internal product derives from these transfers. It would be unrealistic to think that this fact is not directly linked to the arousal of the “maras” in this country. El Salvador shows the highest figures of criminality in our region and Guatemala has been repeatedly acknowledged by the international authorities as a systematic violator of human rights. These facts are directly connected to the way these economies were built and the way they have developed lately. It is here where we find the roots of phenomena such as the “maras”. This is a symptom developed not only in a local environment.

 Some governments have decided to enforce their development models, regardless of the opposition and the consequences. In Mexico, on new years 1994, the Zapatista revolution arouse the very same day in which the NAFTA was being enforced, and the presidential candidate Luis Donaldo Colosio, was crudely assassinated 23 days later, a fact that could not be more direct and symbolic, demonstrating that the opposing roles of development followed by our societies are not only academic struggles between intellectuals, but a fierce battle for power, at the spiteful cost of an illiterate population used to extreme poverty.

    1. The case of criminal law in Costa Rica
Criminal Law is the ultima ratio, the maximum punitive strength; power by definition, bare and indisputable. Therefore, even when the separation of powers of Blackstone or Montesquieu may exist, the Judicial Power is the bastion, the final guardian, per excellence, of democracy.

Our legislative power, traditionally divided into two main parties, has fractioned into several representations. Immerse in extended and exhausting discussions, Congress has become almost obsolete and inoperative. The demagogic debates end up providing no solutions to our population.

 The Executive power in Costa Rica has fatally failed to the popular demand and to the reason of its own nature. During the last ten years, public scandals have nourished a mass-media circus. Regretfully, accusations regarding frauds in the sectors of tourism, banking, telecommunications and in the health care system arouse to the point where three millions of costaricans, along with one million of illegal immigrants that reside in our country and the entire global community, watched in full awe as two expresidents of our country –one still in his position as president of the Organization of American States- were driven into the cells of our local Penitentiary. These two ex-presidents now face a trial, and have filed serious accusations towards the due process of law in their procedures. The power of mass-media has increased extensively. Crowds gather in front of the screen of their television as they did in the Middle Ages, only now the lynching takes place in a live broadcast. The use of propaganda mournfully reminds of the media strategies used by Goebbels sixty years ago. 

Costa Rica is not used to such a violent and vicious ambient. Despite the critiques of academics and intellectual, which argue that this was a strategy to eradicate the competition of other sectors, the truth is that Costa Rica has no army. During fifty years, Costa Rica was a peaceful place to live in.

However the circumstances, all the credibility of our State are surmounted in our Judiciary Power. If our judicial system were to fail, our society would be a darwinian disaster, left in anarchy to its own fate.

Aside from populism or right-winged liberalism, aside from relativisms or critiques, institutions as freedom and democracy must prevail. And criminal law is the resource to maintain it, to sustain it. With even more importance, these institutions -in such a critical state- must be carefully handled, in order to avoid despotic or tyrannical regimes. With the uprising of chaos, the necessity for draconian stability, no matter the costs, approaches as a dangerous and evil premonition.

Although the enormous challenge, with enthusiasm and naive hope we can still look into the future of Latin America with great hope and expectation. We are still in time in order to study change and agree in the policies of development for our region. Although the upcoming pressure from China, and the possible “new cold war” that some think-thank annalists and Harvard reviewers name and foresee[2], we are still in control of our social institutions and the politic decisions of our countries.

 The importance of this manual is unprecedented to our country. It is a call for study and introspective. It represents an opportunity to understand and to slowly construct a peaceful fate for our societies.

 -Ignacio García

San Jose, Costa Rica

28th August 2007.



[1]

See “La Guerra y las Palabras, una historia intelectual de 1994”. Jorge Volpi. Ediciones Era, 1994. 

[2]

“Hemispheric Echoes, The Reverberations of Latin American Populism”, Larry Birns, Nicholas Birns. Harvard International Review. (http://hir.harvard.edu/articles/1592/2/)



5. The State of Law and Democracy in Latin America


 Costa Rica and our region are situated in a critical context without precedents. From a historical point of view, the end of the twentieth century and the beginning of the twentieth first represents a decisive turning point for the countries of Latin America.


The end of Monopoly of Law by the State

The Modern State, as a republican, liberal invention, originated in the French Revolution, will soon face two centuries of existence. The Interventionist State, indisputably regulating every aspect of the human activity –whether a strong Leviathan or a benevolent contract of society as envisioned by Rousseau- looses, gradually, the dominant role by which it ordered  Economy and Society. Today, the State is no longer able to control the social relations living under it’s sovereignty and jurisdiction, mainly because these relations originate far from their reach. The State is no longer power by definition.

In several countries of Latin America, the State regulated ferociously, inflicting tyrannies and despotic regimes to which we look back in regret. In other countries, such as the case of Costa Rica after it’s civil war, the State concentrated the resources and secured this market with governmental enterprises and monopolies. These institutions (banks, agricultural enterprises, insurance, telecommunications, hydrocarbon refineries) yield now to pressures created by social spheres of rather recent upraising, and are now being disarticulated, reformulated, substituted and in some cases, disarmed. Such is the case of privatization, probably the most representative, conflictive and polemic case in this evident transformation.

The model of State, (even when the leaders that still remain, who created and enforced it in Costa Rica during the last half-century will not acknowledge this fact), is due, and we still do not have a built, solid, planned model for the times to come.


The reaction. Liberal model vs. Populism

 The scenario has changed, and so has changed the struggle between the actors. Influenced by mercantile and corporative initiatives, the State seems like a competitor among a mass of other social contestants. This time, it is not only a struggle in the international forum or in the United Nations, dominated by two main ideologies. The international context has widened and clustered its discussions through the creation of a new communicational suburbia: internet and the concentration of groups of population that now emerge aside of the governmental context or control. And the State has reacted to these phenomena.

In Latin America, the States have reacted in two parallel ideologies. In some cases this reaction – as the case of Venezuela- is not only evident: the image is radically distorted, and it appears as caricatured or ludicrous to some extent. (As a support to the victims of the earthquake in Peru, Chavez distributed cans of tuna with his own picture to the victims). Nicaragua is a painful example. Having returned to a socialist regime after three failed neo-liberal administrations, Nicaragua constitutes not only a solid evidence of this transition, but a hurtful sign. Our development models begin to appear as contradictory, in either populism or neo-liberal policies[1]. Latin America divides itself.

El Salvador represents an enigmatic example in our region. It owns an economy fully based on the income of the immigrant labor forced situated in the United States. 85% of its internal product derives from these transfers. It would be unrealistic to think that this fact is not directly linked to the arousal of the “maras” in this country. El Salvador shows the highest figures of criminality in our region and Guatemala has been repeatedly acknowledged by the international authorities as a systematic violator of human rights. These facts are directly connected to the way these economies were built and the way they have developed lately. It is here where we find the roots of phenomena such as the “maras”. This is a symptom developed not only in a local environment.

 Some governments have decided to enforce their development models, regardless of the opposition and the consequences. In Mexico, on new years 1994, the Zapatista revolution arouse the very same day in which the NAFTA was being enforced, and the presidential candidate Luis Donaldo Colosio, was crudely assassinated 23 days later, a fact that could not be more direct and symbolic, demonstrating that the opposing roles of development followed by our societies are not only academic struggles between intellectuals, but a fierce battle for power, at the spiteful cost of an illiterate population used to extreme poverty.


The case of criminal law in Costa Rica

Criminal Law is the ultima ratio, the maximum punitive strength; power by definition, bare and indisputable. Therefore, even when the separation of powers of Blackstone or Montesquieu may exist, the Judicial Power is the bastion, the final guardian, per excellence, of democracy.

Our legislative power, traditionally divided into two main parties, has fractioned into several representations. Immerse in extended and exhausting discussions, Congress has become almost obsolete and inoperative. The demagogic debates end up providing no solutions to our population.

 The Executive power in Costa Rica has fatally failed to the popular demand and to the reason of its own nature. During the last ten years, public scandals have nourished a mass-media circus. Regretfully, accusations regarding frauds in the sectors of tourism, banking, telecommunications and in the health care system arouse to the point where three millions of costaricans, along with one million of illegal immigrants that reside in our country and the entire global community, watched in full awe as two expresidents of our country –one still in his position as president of the Organization of American States- were driven into the cells of our local Penitentiary. These two ex-presidents now face a trial, and have filed serious accusations towards the due process of law in their procedures. The power of mass-media has increased extensively. Crowds gather in front of the screen of their television as they did in the Middle Ages, only now the lynching takes place in a live broadcast. The use of propaganda mournfully reminds of the media strategies used by Goebbels sixty years ago. 

Costa Rica is not used to such a violent and vicious ambient. Despite the critiques of academics and intellectual, which argue that this was a strategy to eradicate the competition of other sectors, the truth is that Costa Rica has no army. During fifty years, Costa Rica was a peaceful place to live in.

However the circumstances, all the credibility of our State are surmounted in our Judiciary Power. If our judicial system were to fail, our society would be a darwinian disaster, left in anarchy to its own fate.

Aside from populism or right-winged liberalism, aside from relativisms or critiques, institutions as freedom and democracy must prevail. And criminal law is the resource to maintain it, to sustain it. With even more importance, these institutions -in such a critical state- must be carefully handled, in order to avoid despotic or tyrannical regimes. With the uprising of chaos, the necessity for draconian stability, no matter the costs, approaches as a dangerous and evil premonition.

Although the enormous challenge, with enthusiasm and naive hope we can still look into the future of Latin America with great hope and expectation. We are still in time in order to study change and agree in the policies of development for our region. Although the upcoming pressure from China, and the possible “new cold war” that some think-thank annalists and Harvard reviewers name and foresee[2], we are still in control of our social institutions and the politic decisions of our countries.

 The importance of this manual is unprecedented to our country. It is a call for study and introspective. It represents an opportunity to understand and to slowly construct a peaceful fate for our societies.

 -Ignacio García

San Jose, Costa Rica

28th August 2007.


See “La Guerra y las Palabras, una historia intelectual de 1994”. Jorge Volpi. Ediciones Era, 1994. 

[2]

“Hemispheric Echoes, The Reverberations of Latin American Populism”, Larry Birns, Nicholas Birns. Harvard International Review. (http://hir.harvard.edu/articles/1592/2/)



7. Some ideas in Berlin





Source: http://www.uni-koeln.de/studenten/gew/lass/krieg/krieg.htm 










Die Internationale  Kommission gegen die Straflosigkeit in Guatemala (CICIG)

 

Am 12. Dezember 2006 wurde von den Vereinten Nationen und dem Staat von Guatemala die Internationale Kommission gegen die Straflosigkeit in Guatemala (CICIG) gegründet.

 Laut ihres Mandats ist die Aufgabe der CICIG „illegale Sicherheitsorgane und Parallelstrukturen aufzuspüren und in Zusammenarbeit mit den Behörden zu beseitigen“.[1]

 Eine sehr schwere Aufgabe, wenn man bedenkt, dass Guatemala an einer der höchsten Gewaltraten der Welt leidet[2]. Laut Angaben der Vereinten Nationen geschahen 2004 in Mittelamerika  29,3 Morde pro 100 000 Einwohner - damit liegt die Region nur knapp einen Platz hinter Afrika mit einer Rate von 31,7 Morden. Für die UN “würde [Mittelamerika] die gewalttätigste Region der Erde sein, wenn man die Gebiete mit einer intensiven politischen Gewalttätigkeit nicht zählt”.[3] Weltweit verzeichnet Zentralamerika heute sowohl die meisten Verbrechen als auch die höchsten Mordraten, mit Ausnahme der sich im Kriegzustand befindenden Länder.

 Die CICIG gehört zu der internationalen und progressiven Entwicklung der Transitional Justice. Fruehere Projekte in der Region waren die Comisión para el Esclarecimiento Histórico (Historical Clarification Commission, Historische Aufklärungskommission) von 1999 in Guatemala und die Wahrheits-Kommission für El Salvador (Comisión de la Verdad para El Salvador) von 1992. Hintergrund für diese Einsätze war die Schlichtung von Bürgerkriegen und der von der UN als Völkermorde bezeichneten bewaffneten Konflikte die in den 60er bis 90er Jahren stattfanden.

 Das Chapultepec Friedensabkommen von El Salvador (1992) und die Friedensverträge von Guatemala (1996) sollten die Beendigung von mehr als 40 Jahre an Auseinandersetzungen in der Region darstellen. Die Konflikte standen ursprünglich im Zusammenhang mit den Interessen, Ideologien und der Spannung des Kalten Krieges. Trotzdem, und trotz des Wandels von Agrarwirtschaft zu industrialisierter Gesellschaft in den letzten 20 Jahren, blieben wesentliche Aspekte, wie z.B. der Ort an dem das Gewaltniveau am Höchsten ist - das “nördliche Dreieck” genannt - gleich. Die gegenwärtigen Herausforderungen der CICIG können in zwei Ideen zusammengefasst und analysiert werden: (1) Eine strukturelle Gewalttätigkeit, die sich “nach innen” verbreitet hat, und (2) eine dichte konsolidierte und korrumpierte Machtstruktur, die sich aus einer Mischung von militärischer, staatlicher, politischer und organisierter Makrokriminalität ergibt.[4] Beide allgemeine Beobachtungen können durch einzelne Beispiele bewiesen werden.

1. Konsolidierte  illegale  Machtstrukturen

Trotz der Friedensverträge arbeiteten heimliche Sicherheitsorganisationen, ursprünglich aus dem staatlichen Bereich, weiterhin als klandestinische Verbrecherorganisationen. Als Ergebnis dieser “Gewalttätigkeit nach innen”, haben sich nicht nur die Verbrechen sondern auch der Diskurs der bürgerlichen Sicherheit stark verbreitet. Die politischen Parteien haben eine Politik der “harten Hand” gegen die Kriminalität angeregt. Ein Beispiel dieser “Ausbreitung der Gewalt nach innen” ist das Phänomen der jugendlichen Banden; die so genannten “Maras Salvatruchas”. So nennt man eine Anzahl von Mafiaorganisationen, die in den USA in den 60er Jahren gebildet wurden und die später nach Beendigung der mittelamerikanischen Konflikte aus dem Land ausgewiesen wurden. Mehr als 400,000 Menschen wurden von den USA zurück nach El Salvador deportiert.[5] Die Gefängnisse waren überbevölkert[6]. Die Wirtschaft von El Salvador hatte sich von einer Agrarökonomie zu einem chaotischen, urbanen Kontext geändert, und wurde stark abhängig von der amerikanischen Ökonomie (85% des Einkommens von El Salvador stammen aus Geldsendungen der Schwarzmarkt-Arbeiter in den USA)[7]. Die Reaktion der politischen Führung war eine “eiserne Faust”: die Anti-maras Gesetze; darunter Eines, nach dem Verbrecher gesetzlich durch deutliche körperliche Merkmalen wie Tätowierungen definiert wurden. Weiterhin muss erwähnt werden, dass seit Kolonialzeiten die starke ökonomische Trennung zwischen Sozialschichten durch ein psysiogonomisches Element geprägt ist, und es deshalb nicht schwer zu erkennen ist dass diese Kriminalpolitik auf eine bestimmte Menge von marginalen Klassen ausgerichtet war.[8] Es ist genau in dieser Machstruktur zwischen Politik, organisierter Kriminalität, Militär und wirtschaftlicher Macht in der die CICIG ihre Herausforderung sieht, besonders weil ein Teil der amtierenden politischen Elite kein Interesse daran hat, diese bestehenden Strukturen zu verändern, sondern ganz im Gegenteil durchaus von den derzeitigen Umständen profitiert. Daher spricht man auch meist von einem gescheiterten Staat (failed State)[9]. Die Bezeichnung scheint nicht zufällig zu sein, wenn man den nicht vorhandenen Bestrafungswillen des Staates betrachtet. Laut Berichten der CICIG liegt die Straflosigkeitsrate des Landes zufolge der guatemaltekischen Gerichtshofe bei 99.75%[10]. Die oben erwähnte Machstruktur spielt hier eine wichtige Rolle.

 Ein weiteres Beispiel, in dem die Makrokriminalität von Verbrechen, Drogenhandel und Staat klar zum Vorschein kommt, ist die grausame Ermordung dreier Abgeordneter des zentralamerikanischen Parlamentes im Jahre 2007.[11] Der Fall ist besonders symbolträchtig:

 Eduardo D’Abuisson, einer der ermordeten Politiker, war der Sohn von Roberto D´Abuisson Arrieta, einer polemischen aber zentralen Figur des Bürgerkriegs in Mittelamerika in den sechziger Jahren. Funes, aktuell Präsident von El Salvador, hatte den Angehörigen der Opfern eine symbolische Entschuldigung zu zeigen. 2007 urteilte die Wahrheitskommission in El Salvador, dass Roberto D´Abuisson für die Ermordung von Erzbischof Romero, einem aktiven Leiter der Opposition in den 80er Jahren, verantwortlich war. Im Fall seines Sohnes, Eduardo, bestimmte der CICIG dass es sich um einen Drogendiebstahl ohne politischen Hintergrund handelte.

 Der erste Staatsanwalt der CICIG, Carlos Castresana, ernannt vom Generalsekretär der Kommission am 14. September 2007, legte im Juni 2010 sein Amt nieder. Grund für seinen Rücktritt war die Ernennung eines neuen Generalstaatsanwalt, Conrado Reyes, der nach Castresanas Auffassung „mehr Loyalität gegenüber illegalen Organisationen als gegenüber dem Rechtsstaat zeigt“[12]. Castresana hatte den neugewählten Präsident Álvaro Colom um die sofortige Entlassung von Reyes gebeten. Merkwürdigerweise hatte eine Untersuchung der CICIG vier Monate zuvor, im Januar 2010, ergeben, dass Colom keine Beteiligung am Mord von Rodrigo Rosenberg, einem Rechtsanwalt und Politiker, hatte. Die CICIG stellte fest, dass Rosenberg seinen eigenen Tod geplant hatte, um Colon politisch zu schaden. Die CICIG spielte ferner auch eine entscheidende Rolle bei der Festnahme und dem anschließenden Prozess von Adolfo Portillo, Ex-Präsident von Guatemala bis 2004.

Der derzeitige Chef der CICIG ist der ehemalige kostarikanische Generalstaatsanwalt Francisco Dall´Anese, der unter Anderem durch die Mitarbeit an der strafrechtlichen Verfolgung von zwei Ex-Präsidenten bekannt ist. Bis dato hat die CICIG an 13 Prozessen unter der staatlichen Zuständigkeit der guatemalischen Strafgerichtshöfe teilgenommen. Im Vergleich zu anderen Einrichtungen des internationalen strafrechtlichen Rechtssystems fungiert die CICIG nicht als unabhängiger ad hoc Gerichtshof oder als politische Kommission -ohne legalen Charakter-, sondern als ein neues, hybrides Übergangsmodell. Ziel dieses Modells ist es, eine Übertragung der staatlichen Aufgaben vom Staat auf internationale Organismen zu vermeiden, indem es den selbstständigen Rechtsstaat unterstützt. Die offizielle Einstellung ist es, der Bevölkerung zu zeigen, dass sowohl Gewalt als auch Frieden letztendlich das Ergebnis einer gemeinsamen gesellschaftlichen Entscheidung sind. 

2. Strafrechtliche Gewaltformen

Gegenstand dieser Arbeit ist, anhand des Begriffs strafrechtliche Formen der Gewalt und des Beispiels der CICIG folgende Frage zu stellen: Warum verhalten sich Gesellschaften gewalttätig? Die Frage wird durch eine übergreifende Interpretation der Strafrechtsentwicklung in Zentralamerika erforscht werden, indem Entwicklungsziele und Entwicklungsrichtungen der letzten 20 Jahren aufgezeigt werden.[13]

Der Vergleich mit geschichtlichen ähnlichen Ereignissen, speziell der NS-Unrechte des Dritten Reichs, zeigt bestimmte Formen des Strafrechts die in gewalttätigen gesellschaftlichen Zusammenhängen auftreten. Fraglich ist, ob diese Phänomene universelle Prinzipien der gewalttätigen Strafrechts sein könnten[14]. Dieser Vergleich soll jedoch kein bloßer Vergleich von historisch ähnlichen Fakten sein, sondern eine systemimmante Betrachtung des Strafrechts als Rechtssystem, aus der sich Prinzipien und Grundsätze herauslesen lassen können[15]. In dieser Analyse wollen wir nicht einen wissenschaftlichen (hegelianischen) Totalitarismus[16] erreichen, sondern eine genaue und präzise Perspektive darlegen.[17]

 Insbesonders wenn verglichen mit dem rechtsstaatlichen Strafrecht als Maßstab[18] erscheinen bestimmte Brueche der rechtstaatliche Prinzipien ausdrücklich als symptome der strafrechtlichen Gewaltsformen[19]. Ziel dieser Arbeit ist, den Bruch dieser Prinzipien anhand spezifischer Beispiele zu erklären:

    2.1.Durchbrechung der Gewaltenteilung.

     a. Die demokratische Diskussion und Vertretung der Interessen der Legislative wird durch eine pragmatische Einstellung der Exekutive ersetzt. Zielstellung ist eine leistungsfaehige Steuerung, die “Wandel” ermöglichen kann, und so bekommt eine starke und vielzahlige Herstellung von Dekreten und Executive Verordnungen nur berechenbar.

    b. Eine Spannung zwischen Legislative und Judikative im Bezug auf die Auslegung der Normen hinsichtlich der Menschenrechte kommt ausdrücklich vor. Die       Judikative erfährt auch eine starke Spannung mit den Polizeiorganen, inbesonders mit den polizeilichen Untersuchungsorganen. Eine Vermehrung und Zentralisierung der polizelichen Organe kommt vor.

    2.2. Eine Politisierung, Ideologisierung des Strafrechts.

    Kenntnisse der Juristen werden unterbewertet, sogar verachtet. Kriminologische Forschung wird  durch eine politische Argumentation ersetzt. Im Gegensatz zu der pragmatischen Einstellung der Exekutive ist diese Aktivität nur durch demagogisch geprägte “leere Formen” begründet[20]. Integrale Kenntnisse der Machtinhaber ist keine Voraussetzung, sondern ein Hindernis. Gewünscht ist eine technische, pragmatische Perspektive, die sich mit einer schlauen maquiavelischen politische Betätigung in das innere der Machteliten vergleicht.

     2.3.Die Komposition einer Machtelite.

    Soziale Mobilität zwischen den verschiedenen Schichten der Bevölkerung wird reduziert. Es wird eine zunehmende Identität zwischen Partei und Staat geben, sogar zwischen Personen und beamtlichen Stellen, wobei eine Person gleichzeitig verschiedene Ämter ausüben kann, auch über verschiedene Amtsperioden hinweg.

     2.4. Änderungen (Abkürzung) des Strafverfahrensrechts.

    Eine individuelle Haftung wird durch eine sektorische, soziale Haftung ersetzt. Dass heißt, dass der Strafprozess zu einem Mittel der Kriminalpolitik wird. Man zielt nicht darauf ab, Taten zu bestrafen und die einzelnen “Verfahrenswahrheiten” zu finden, sondern -durch das Strafrecht- besondere Deliktarten oder Verbrechensgebiete zu bekämpfen. Das Strafrecht wandelt sich dann in  eine Täterdelikt Einrichtung um, in der der Prozess und die Untersuchung bestimmter Gebiete der Bevölkerung verfolgt werden. Diese Einrichtung hält auch eine bestimmte dialektische Beziehung zum Identitätsprozeß, wobei eine Gesellschaft aus “Feinden” und “Bürgern” besteht, und die Polarität des Diskurses weder eine selektive Solidarisierung noch eine selektive Diskriminierung ermöglicht. 

    2.5. Zunehmende aber bewusste Leugnung der individuellem Grundrechte.

    Gesetze, die in die Intimsphere oder die Versammlungsfreiheit eingreifen, werden bewusst als fundamental von der Machtelite bezeichnet, und bei der Zivilbevölkerung als notwendig gegen kriminelle Vereinigungen und Staatsfeinde angesehen. Wichtig ist, dass die Leugnung individueller Rechte paulativ von der Allgemeinheit akzeptiert wird.


Ziel dieser Arbeit ist, den Bruch dieser Prinzipien genauer zu definieren und mit spezifischen Beispielen zu erklären.


-Berlin, 5. April, 2011. 


[1] Vgl. Mandat der ICIG (www.cicig.org). Der Mandat zwischen der UN und der Staat von Guatemala wurde 12 Dezember 2006 erlassen, ursprünglich für eine Periode von 2 Jahre. 3 April 2009 würde seinem Mandat bis April 2011 verlängert geworden.

[3] UNDP, Report on Human Development in Central America 2009-2010. http://hdr.undp.org/en/reports/regional/latinamericathecaribbean/irdhc-2009-2010-summary.pdf, s.14.

[4] “Strukturen des Strafrechts 1933 bis 1945”. Vgl. Werle, G. “Justiz-Strafrecht und polizeiliche Verbrechenbekämpfung im Dritten Reich. de Gruyter, 1989.s.3.

[5] U.S. Department of Justice-Ins, 1998, 1999, 2000, 2001, 2005 Statistical Yearbook of the Immigration and Naturalization Service, and Office of Immigration-U.S. Department of Homeland Security, 2002 Yearbook of Immigration Statistics; http://www.uscis.gov

[6] Vgl. Geoff Thale, “Youth Gangs in Central America” http://www.wola.org/

[8] Vgl. Samuel Z. Stone, Heritage of the Conquistadors: Ruling Classes in Central America from Conquest to the Sandinistas. Der Author prüft eine historische Verwandschaft zwischen die Machtinhabern der Kolonialzeiten und die Präsidenten von Mittelamerika in den 19.Jh.; Siehe auch: Bethell, Leslie, The Cambridge History of Latin America, 1996; Colburn, Forrest D., Latin America at the End of Politics, Princeton University Press, 2002. Kliksberg, Bernardo, Desmitificando la pobreza. www.fondoespanapnud.org.

[9] Vgl. “Failed State index” in: http://www.fundforpeace.org; www.foreignpolicy.com.

[10] Reporte para el tercer año de labores, (Bericht für das dritte Jahr der CICIG), http://cicig.org

[12]  http://www.taz.deUNO-Verbrecherjäger in Guatemala gibt auf, 10.06.2010.

[13] Vgl. Werle, ibid. s.1.

[14] “weil das in diesem Prinzip enthaltene Zweck-Mittel-Denken keine zulässige Trennung zwischen ethis unerheblich un ethisch bedeutsamen Sachverhalten erlaubt”. Hans Albert, Ökonomische Theorie als politische Ideologie: das ökonomische Argument. Mohr Siebeck, 3. Auf. 2009. s.62.

[15] Vgl. Werle. ibid. s.

[16]Als erklärt bei Slavoj Zizek in his lecture “Is it Still Possible to be a hegelian Today?”. Donnerstag, 31 März 2011, Dahlem Humanities Center, FU-Berlin. 

[17] “Zum Glück ist es nicht nötig, alles zu wissen, um genug zu wissen” Alexy, R. Die Natur der Rechtsphilosophie. In: Rechtsphilosophie in 21 Jh. Suhrkampf, 2008.

[18] Werle ibid. s.16

[19] Der Begriff symptom wird nicht restrictiv behandelt. Das Gleichnis der Recht als lebendige Organ kommt häufig in der Literatur vor, ist jedoch eine fragliche Theorie. Die Diskussion wird nicht hier gearbeitet. Vgl. Ihering, R. “Der Zweck im Recht”, Oxford, 1877; Teubner, Gunther. “Recht als eine autopoietisches System”, 1989.

[20] Vgl. Albert, Hans. Ibid. s.62.



El Gaspar mudó de escondite. (...)
Grande era su fuerza, grande era su danza. Su fuerza eran las flores. Su danza eran las nubes". 
-Miguel Angel Asturias, Hombres de Maíz.


Rosenberg case: 

1. The New Yorker´s  David Grann on the Rosenberg casesee article

1.2. video



Alfano´s  (anti-) visit to HU-Berlin




Italian Justice Minister Angelino Alfano was supposed to give a lecture in HU-Berlin. (See news) Protesters showed up. The president of the University asked if they were going to allow him to speak. Minutes later he explained that Minister Alfano had an urgent meeting and could not attend. Instead of the lecture, Prof. Heger answered questions and commentaries from the public. 

I did not know much about the situation in Italy, and as a student I regret that we did not have the opportunity to have an open debate. That is in first place why anyone comes to the University. To learn from others. 

It appears that the main argument against the lecture was that an open debate was not possible. "Academic power would have joined political debate and tomorrow morning we would have read in the paper that Alfano gave a lecture in Berlin succesfully"-one of the protesters told me. When asked for sources for some of the statements he had attributed to Mussolini ("we need to get rid of judges"), this person had no actual documentary reference to his arguments. He said I should look in the press. I have been looking today but have not found much. Yet, the fact that Alfano did not show up, also constitutes an act that speaks for itself. 

Despite human experience and suffering, it seems that between the times of the Maleus Malificiarum -as narrated by Langbein or Foucault-, to the Nurnberg Trials, we have progressed so much yet so little. After the activity I went to the library, and take a look of the shelfs where the 12-Volume transcriptions of the IMT Nuernberg Judgement[1]. Rationality left us with the criminal procedures, with thousands of affidavits, documentations, laws and schemes, yet humankind seems to be acting by the same underlying principles of irrationality once and again. It is quite a difficult job for those valuable jurists to bring reason where passions emerge. Nevertheless it is an enlightening individual opportunity, as well as a necessary and essential task in a democratic society. 

As explained above, in Central America, we had a case that illustrates the matter quite well and that I would like to bring to your attention. Hours after being brutally murdered, a video of Rodrigo Rosenberg, a well known lawyer from Guatemala, spreads out in the Internet and in television. Rosenberg himself appears in the video and declares that if people are watching this video, it is because the President of Guatemala, Alvaro Colom, has ordered his killing. Thousands of people visit his house. They leave flowers and prayers. They accuse the president of being a murderer. The United Nations would later find out -through methods based on the rational criminal procedure-, that Rosenberg had faked his own dead. The chief of this investigation was a spanish lawyer, Carlos Castresana. Castresana resigned, and probably looks at this episode of his life with profound confusion and a feeling between sadness and joy. I know Italy is a different case, but my point is, that at the end, he proved many people wrong. Yet enigmatically, the murder of Rosenberg brought the attention of the international community to a place where people had lost hope in a "failed" State and in democracy. So at the end, he became a figure between a hero and villain. At the end he too, as many others before him, will have to wait for history to define his legacy. “Life imitates Art”. So intricate and fragile is the life of criminal procedures sometimes. Absurd, one might add. Maybe that is why from time to time we seek a second, "objective" point of view. 

 At the end, the “failed lecture” gave me the idea that what I witnessed in Berlin was –at small scale- something that is happening around the world, specially in Lybia, Tunisia and Egipt, for example, and finally is a phenomena to which we should pay more attention. I hope to address this matter in a future post.

 Berlin, 15 April.



[1] So reads the Judgement, literally: “Four hundred and three open sessions of the Tribunal have been held. Thirty-three witnesses gave evidence orally for the prosecution against the individual defendants, and sixty-one witnesses, in addition to nineteen of the defendants, gave evidence for the defence.

A further 143 witnesses gave evidence for the defence by means of written answers to interrogatories.

The Tribunal appointed Commissioners to hear evidence relating to the organizations, and 101 witnesses were heard for the defence before the Commissioners, and 1,809 affidavits from other witnesses were submitted. Six reports were also submitted, summarizing the contents of a great number of further affidavits.

38,000 affidavits, signed by 155,000 people, were submitted on behalf of the Political Leaders; 136,213 on behalf of the SS; 10,000 on behalf of the SA; 7,000 on behalf of the SD; 3,000 on behalf of the General Staff and OKW; and 2,000 on behalf of the Gestapo”. 




Slavoj Zizek in FU-Berlin


Dahlem Humanities Center, FU-Berlin, "Is It Still Possible to Be a Hegelian Today?", 










                                                                                                                          Žižek

Is postmodernity exists, so is Slavoj Žižek a symbol of it. You know him. The youtube-philosopher. He rubs his nose constantly, sweats, arranges his hair almost frenetically; rubs his beard; mixes up Hegel and Marx, Althusser, Benjamin, Schopenhauer, "Modern Times" of Chaplin, Lacan, his son´s Playstation, the theological  paradox of God, the Holy Spirit and the Starbucks parafernalia in one universal idea alltogether. To use his pop-culture rethoric, I will say that if The Matrix dilemma of human existence is a debate between a red and a blue pill, Žižek already had the whole jar of red pills some years ago... and totally OD´d.

There is probably no difference between reading his texts and meeting the man, but we act as if  there was a difference. "You came here to see the show“, said the Professor who introduced him in FU-Berlin (in fact I think he was actually paraphrasing Eminem). And to tell the truth, Žižek makes a circus out of your brain. Certainly the most popular philosopher in the world right now, I suppose that you could not write about him and not be either wrong or at least emphatically critized. But that is precisely the point: he creates a common place.  I think that is why he became so popular. Even when narrating a general universe, each person in the public seems to feel that they have specifically understood the unique personal interpretation of his theory. I want to bring attention on one idea that he explained that could be interesting to apply to this work on Central American Criminal Law. 

The idea is the re-interpretation of art history. Hegel´s logic was supposed to be a "mind of God prior to the creation of the world". This megalomaniac-encyclopedia point of view of science, is what can be understood as a "hegelian totalitarism". We can all relate to the desire of achieve divinity through science in Icarus or Prometheus, or even to Woody Allen when he says "I don't want to become immortal through my work, I want to become immortal through not dying". Thus, Žižek´s speech basically transports this idea into our common postmodernity, and uses parabolic examples: the example of Job´s suffering in the bible, the example of the crucification of Christ, or even the morals contained in an Starbuck´s coffee. One of the main ideas is the relationship between the general and the particular. "State is the self-conscience of a society". How a particular stain, for example, seems to be an accident in a general universe. But at the same time, this stain becomes necessary in order to allow the existence of what we perceive as general, obvious and naturally fundamental, namely the universal background. He puts in controversial terms, there is no God without Christ. He addresses this topic by asking "Who really died on the Cross?".   But the point is not religion or theology, although law inherits many of it´s basic answers through the unanswered yet ancestral questions of religion. 

The most influential legal example of postmodernity is the Nürnberg Trial. The Judgement ressembles Genesis. By writing history, the Tribunal creates history .  

The example related to art history is no different. When we take a piece of art from any period in history, and provide it with meaning in our own time and space -for example today, 2011, in Berlin-, then the sense of this work of art becomes a fusion between that period of time and my personal time quantum. The art piece becomes a new meaning to itself. It is repeteadly reborn as a "Third World" once and again. 

So I think I will hear the objection to my work also repeteadly: What is there common between Germany 1933-45 and Central American 1992-2011? They are two separate worlds, both in time and space. What could you possibly find common in this analysis? And then, of course the normal pragmatical approach: What for? 

Well, being that life-expectancy is still a reality, I think that the Woody-Allen-formula of the perishable inmortality and simplicity of ideas might be a useful approach to address this questions. Law commonly derives from the application of general principles to particular circumstances. Maybe if we could establish basic principles to protect the State of Law, we can also apply this principles to specific episodes of the human context. As far as we can keep this "third world" of democratic principles in motion, they can act to prevent other atrocities from taking place. This means, create the possibility of generally internalizing these principles as "normal, acceptable" paths of behavior, so that they can turn into rules and finally into norms, and finally into "law". They can function as ways to keep the remembrance of the value of freedom as a general background of human experience

Other views on the lecture: 

Berhane-Aymero

University at Buffalo




Wenn Gadafi mit blutiger Rache droht





Peace Process in Guatemala

The Peace Negotiation in Guatemala was a complicated process of change. This is a list of important legal documents: 

1983: Grupo de Contadora

1. Esquipulas I: May 1986

2. Esquipulas II (Procedimiento para establecer la Paz firme y duradera): 7th August 1987. -CNR. 

3. Oslo Abkommen: 30 März, 1990. (Acuerdo sobre el establecimiento de la Comisión para el esclarecimiento histórico de las violaciones a los derechos humanos y los hechos de violencia que han causado sufrimientos a la población guatemalteca).

4. Mexico Accord: 26 April 1991

5. Querétaro Accord: 25 Juli 1991

1994 Abkommen:

 6. 6-9 Januar 1994, Mexico: Marco para la reanudación del proceso de negociación entre el Gobierno de Guatemala y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca.

7. 29 März 1994, Mexico: Acuerdo de calendario de las negociaciones para una paz firme y duradera en Guatemala. 

8. 29 März 1994, Mexico: Acuerdo Global sobre Derechos Humanos

9. 17 Juni 1994, Oslo: Acuerdo para el reasentamiento de las poblaciones desarraigadas por el enfrentamiento armado.

10. 23 Juni, 1994, Oslo: Acuerdo sobre el establecimiento de la Comisión para el esclarecimiento histórico de las violaciones a los derechos humanos y los hechos de violencia que han causado sufrimientos a la población guatemalteca. 

11. 31, März, 1995: Acuerdo sobre identidad y derechos de los pueblos indígenas.

1996 Abkommen: 

12. 6 Mai, Mexico: Acuerdo sobre aspectos socioeconómicos y situación agraria.

13. 19 September, Mexico: Acuerdo sobre el fortalecimiento del poder civil y función del ejército en una sociedad democrática. 

14. 4 Dezember, Oslo: Acuerdo sobre el definitivo cese al fuego. 

15. 7 Dezember, Stockholm: Acuerdo sobre reformas constitucionales y régimen electoral

16. 12 Dezember, Madrid: Acuerdo sobre bases para la incorporación de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) a la legalidad. 

17. 18 Dezember, Guatemala: Ley de Reconciliación Nacional. 

18. 29, Dezember, 1996: Acuerdo de Paz firme y Duradera und Acuerdo sobre el cronograma para la implementación, cumplimiento y verificación de los Acuerdos de Paz. 






Visit of Habermas to HU-Berlin

Jürgen Habermas held his speech on the "Crisis of the European Union" in HU-Berlin last Thursday. His approach, in general -and despite the numerous intricate elaborations of his thought-, was finally in favor and towards the construction of the long desired "european identity".

His mental structure is based on two levels: the relationship between citizen and State at first, and secondly, a relationship between the citizen and this ideal construct, namely the European Union[1].

 The great reveal of the Habermas lecture was the dinamics of the construction of a social identity.  The question is wether this process is controlled and induced, or spontaneous. Of course it is both. But I think the surprise in my particular case is how artificially and externally it can actually be directed! The complaint was expressed in the lecture: “In this century, would it not be exactly possible to call yourself an european than a citizen of the world?”

 The question arises by the usage of the term “Latin America”.

I have had some problems tracing this word and it´s definition back to its etimological origin, specially with the comparison of the spanish terms with the german geographical terminology. In German you distinguish “Mittel” von “Zentral” Amerika. Generally in Spanish, Latin America is the name given to the countries from the Río Grande in southern Mexico, to the Patagonia in Argentina. Thus, usually, when you refer to “Centroamérica”, you refer to the 5 countries which have common historical background as they gained independence from the Vice-Kingdom of Spain in 1821 (historical criteria): Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua and Costa Rica. Should you add Panamá and the Caribbean Islands in the mix, then that would be called “Central America”. If you use a precolumbian criteria, then “Mesoamerica” is a concept coined actually by a HU-Scholar, Paul Kirchhoff, who worked in Mexico and developed an anthropological terminology based on a cultural criteria.

Last week, due to the gently invitation of the Ibero-american Institute, I had the opportunity to discuss with two historiographs, one from Brasil and the other from Canada. Their position was: there is no such thing as Latin America. They said: “We historians will find this notion quite disturbing. What relation can you find between the Aymará tribes in Bolivia, and the argentinian afro-cultures, for instance?” My case was simple: this identity is created through social processes.

 When you see that -for good or for bad, I am not taking sides here- Sandino and Arbenz in Central America were communist oriented Presidents who were overthrown by militar and postcolonial power (lately Zelaya in Honduras?), and that this story remotely ressembles the history of Allende in Chile, and that at the end the leader and hero for some in one country is at the same time, their genocidal dictator for others (despite the undisputable proof of a truth commission in some cases); that there is a strong cultural and economic division between indios and criollos; and that the political intrussion of foreign powers is a common denominator, then an identity is created through opposition. The horrible truth of identity in Latin America, is that this identity is created upon the idea of a common friend or enemy. So, to put in Kant´s terms: or reason towards the United States as hegemonic power is practical, not pure. It is a complicated love-hate relationship. Either you find cubans that are willing to take a boat and risk their 60 miles journey to Miami, or you find fanatic followers of the Chavez regime in Venezuela. As always, a region full where contradiction is probably the only parameter.

At the end, wether a induced or spontaneous process, the truth is that if you grab a white peace of paper, and write “Latin America” on it, the concept will evoke something...anything. And that is already an identity. The problem with a theory that is too general or to particular, is the same as with the polarized distinction between objective and subjective thought: we believe is this fictions so strongly, that we prevent ourselves from looking at our surroundings. We use this parameters in order to organize reality, and finally they end up converting into a mean in itself, we end up coordinating reality according to our existencial, fundamental parameters of science and rationality. So in terms of the definition of "Latin America", either if you are looking at it from a general historical, or microscopical individual perspective, the end result is that you are being related to it. Identified with it.

The main question of this undeniable identity remains to be, what it is being used for.


[1] His speech basically resembled what I had read recently in one of his articles. Habermas, J. Konstitutionalisierung des Völkerrechts und die Legitimationsprobleme einer verfassten Weltgesellschaft. In: Rechtsphilosophie in 21 Jh. Suhrkampf, 2008.




 


Judge Ekaterina Trendafilova in HU-Berlin

Judge Ekaterina Trendafilova from the ICC came to HU-Berlin. Her speech was irradiated by a comfortable, kind atmosphere. Maybe it had to do with the fact that it was her birthday. Her vision showed a “behind the curtains” look at the work of the ICC, facing operative and future challenges of the Court.  She gave us the two sides of the Court.

I do not know if there is a judicial system in the world that will not complain about not having enough budget, staff or resources. Even when Criminal Law is used as a highly technified, aggressive and depurated machinery in totalitarian societies with astounding imprisonment and ratios, the need for efficiency remains distant and as a distopical program.  Maybe the constant incompleteness is an quintessencial aspect of the judiciary, furthermore a necessary condition. I will try to explain this using an example of the ICC.

 The ICC was created as complimentary jurisdiction. The Statute reads that the Court will only prosecute if the State is “unwilling or unable” to exercise jurisdiction. The exercise of jurisdiction, however -the internal obligation of the State to prosecute- was not foreseen as a prerrogative by the drafters of the Statute. According to republican principles of sovereignty, and specially under the napoleonic Code –filled with principles of law of wide interpretation possibilities- , the State is in the permanent obligation to prosecute. Yet, in the Lubanga-Ngudjolo Trial, the State decided that it was better if the case came to the ICC, thus developing the question of “self-referral”[1]. The argument of the Defense before the Appeals Chamber of the ICC, in the sense that the State did not have a right to give up on his jurisdiction powers, was rejected, and this marks one of the touchstones of the incipient jurisprudence of the Court.

I quickly tried go over my first semester notes of undergraduate studies on Duverger in order to remember the requisites for a State: territory, nation, a political structure and so on. I remember that in classical literature of State theory there used to be a discussion, because some authors argued that in order to be a State, there had to be a political will to rule, a desire of the arising institution to impose it´s increasing power. Others refused this argument.

 One of my teachers back home wrote his german doctoral degree with the following quote of Thurman Arnold: “We are the institutions that we create”. Then again, maybe not. But to the optimists, to which I adscribe, it could be that this ruling of the Court could be interpreted as a clear symptom of the change of times, and a clear tendency towards the consolidation of it as an institution.



[1] ICC, Appeals Chamber, P. v. Katanga and Ngudjolo Chui, ‘Judgment on the Appeal of Mr. Germain Katanga against the Oral Decision of Trial Chamber II of 12 June 2009 on the Admissibility of the Case’, 25 September 2009, ICC-01/04-01/07-1497, pp. 1-3, 21-34 (third issue on appeal: interpretation of article 17 (1) (a) and (b) ICCSt.), available at http://www.icc-cpi.int/iccdocs/doc/doc746819.pdf






One’s dictator is another’s freedom fighter.

The examples in history are quite documented. Kaiser Wilhelm was not prosecuted after World War I. Emperor Tenno was not indicted in the Tokyo Trials[1]. The reactions towards this historical figures of the “founding fathers” is generally full of contradictions. As a younger generation, you find people that acidly critize governments like Pinochet or even General Francisco Franco in Spain, but at the same time there are still people who refer to them as a sort of “necessary evil”, a person who did was had to be donewho brought estability in a controversial time. The fact that Keiko Fujimori ran for presidency this year in Peru is another example of this recurrent paradox. Always violence resembles this necessity for security. History, truth and the democratic system appear as fragile. As later generation, we are left with thousands of documents, testimonies, pictures and histories…and no trace of the truth. This is known and handled in small groups.

 The more I research into Latin America, I find that the work of lawyers in a democratic system is just another key role in a symbolic use of power. There can be no law in Anarchy. Thus, this  State of Emergency is shared with two other dominant power systems: politics and war. Coming from a country with no army, this comes as a surprise, despite the examples of neighbouring countries. The work of lawyers is only accesory to other powers like the military. I came to this idea after understading that the change that Belgrano and the May revolution in Argentina desired, could only be brought to reality once José de San Martin –a militar- could take on the revolutionary operations.[2] Up in the northern part of the region, military operations were run by Francisco Morazán. At some point, they actually met in Perú. The parallelism to Francisco Morazan’s actions only brings more questions into the ecuation in this period of the efervescence of republicanism in the region. Curiously, the freedom fighter of South America, and today the inspiration of the Chavez ideology, Morazán was born in Honduras and killed in Costa Rica in 1821. It was until this military phase, inspired by the French Revolution, take place, that Latin America could enter into the republican phase of the XIX Century. Coup d’Etat would become usual, but into the republican political system, where lawyers operate and law is the ground of domain.

I see the figure of Efraín Ríos Montt in Guatemala and get the same feeling towards this patriarchal, eternal power figure. Despite being accused of genocide, his operation “fusiles and frijoles” and the “Plan de Sánchez” ended up in the massacre of more than 60 villages in Guatemala as verified by the Truth Commission of the UN (Comisión de Esclarecimiento Histórico). Despite this background, Ríos Montt has ran for presidency two times, his attempts blocked by the Constitutional Chamber.

 His career started out, as other Central American Generals, like Roberto D’Abuisson in El Salvador, or Tiburcio Carías in Panamá, as a cadette of the School of the America’s in Fort Bennington, Georgia.  With the support of the U.S. government, Ríos Montt came to power by throwing out the elected president Jacobo Arbenz. The government of the United States, under the Clinton Administration, apologized for the intromission in domestic policy. Yet, today, the School of the Americas operates under the name Western Hemisphere Institute for Security Operation.[3] 

Last week, in Guatemala, the Central American nations met with Hillary Clinton, in order to discuss the possibility of a loan from the World Bank in order to support the war on drugs. 

One wonders if the two backgrounds are related to each other.



[1] The title is taken from the phrase of prof. Werle’s Manual on International Criminal Law. 

[2] http://www.elhistoriador.com.ar/

[3] https://www.benning.army.mil/






Symbolic use of political institutions

The history of Central America cannot be understood without the influence of clear external political currents. Even when the Captaincy General of Guatemala was dissolved and turned into the Central American Federal Republic in 1821, many of the sociological structures of colonialism, such as the repartimiento and the encomienda, would define -and still design today- the economic and cultural shape of the social context of the region: a strong creole (spanish descendants, mestizos or criollos) power structure that controls governmental institutions on one side, and an excluded marginal majority of indigenous peoples on the other. 

The external influence would continue in post-colonialism, or the republican era. The arousal of industrialism would strenghten the consolidation of a privilleged class, which also exercised pressure on maximizing the use and tenure of land. Thus, the agrarian context and the geopolitical position of Central America, gave birth to the “Banana Republics” concept, basically expressing the interest of foreign investment american companies such as United Fruit Company, in the agricultural use of the land. The figure of Minor C. Keith is paradigmatical in order to show this liason of commercial interests and public policy. The imposed governments of Manuel Estrada Cabrera and Jorge Ubico in Guatemala, Maximiliano Hernández Martínez in El Salvador and Tiburcio Carías in Honduras are a vivid example of this complexity which finally derived in wide repression. 

The purpose of this general frame is to emphasize that although our analysis is situated in the end of the 20th Century, violence in this sense of structural phenomena, almost inherent to the centralamerican region since colonial times. 

It is under the context of the tensions of agricultural economy that Jacobo Arbenz assumes power in 1954 in Guatemala, establishing an agrarian reform which assigns land and expropiates the agricultural industry. In the same year, following a plan of the CIA, the Presidency of Dwight D. Eisenhower supports a Coup on Arbenz, establishing a military, General Castillo Armas, as President of a Military Assembly. 

Moreover, the Cuban Revolution takes place in 1961, thus adding the ideological component of the Cold War to the existing political tensions. From then on, the intervention of the United States in the Central American policy has been the rule more than the exception. The School of the Americas -and the fact that it operates still today under a different name-, is the most evident example of the geopolitical interest of the U.S. in the region. One wonders if "communism" was simply changed for "terrorism" or "war on drugs".

Thus, governmental institutions in Central America have traditionally been used as simbolic structures of domination, and they have sistematically excluded large portions of the population. Also considering that they have been fragile, more subject to military operations than to political ideologies, legal arguments or even simple ideas, it comes as no surprise that they posess rather limited legitimacy among their inhabitants. Even since colonial times, the population is used to welcome the new bishop in town with great respect, but to survive using the whisper of the spoken word and discretion. Even more important, since colonial times the institutional power is used to say one thing in the official context, but to do completely another. 

Changing this use of the mere simbolic use of the political institution into a practical, real use, proves a great challenge to the democracy process that started in 1980´s with the Peace Agreements.






Truth 

"The philosophers have only interpreted the world, the point is to change it". When Zizek came to Berlin last March, he "recognized excellence" in FU-Berlin as oppossed to HU. He stated that philosophers had dealt too much in the XIX Century with changing reality, and that we should start trying to think more about reality rather than having this impulse to change it constantly. He was making reference to the famous frase in the entrance of HU-Berlin. 

I could not disagree enough.

I think I realized I was becoming older when I found out that one phrase was not enough to explain reality. There would be always something that was left out. 

The phrase of Marx is one of many historic signs in Berlin. Even when the Wall fell, Berlin has numerous reminders of past glories. Some of them come from the "left". Whatever this means. Communism is one of this sensibles words that cannot be spelled without touching the most sensitive nerves of postmodern both consciousness and unconsciousness. People will react strongly towards any comment that you issue on the matter. Any. 

But then what? Is the answer to rely on our comfort zone, to ignore these great realities, to create silence and taboo? I deny this method as an answer. When we finally dare to reach out and connect with other human beings on these difficult issues, then finally you find sincere communication. And there lies something initially unrecognizable, but perceivably important, essential. 

So, I respectfully try to address this issues.

What I find surprising is how selective the collective conscience (or the media?) can selectively choose it´s icons. 

It is surprising how people know Check Point Charlie as an emblematic tourist-spot, but I even met one or two germans from Berlin who did not know of the Monument to the Soviet Soldier in Treptower Park, which is quite imponent. The Gate of Brandenburg -sign of a german victory, of monarquic splendor- is well known to the general public, but the Memorial to the Soviet Soldier which is not far away, in Tierpark, Siegesäule, I think passes ignored to the majority of tourists." 

In the window of the Law Faculty of HU-Berlin, there is a motive in honor to Vladimir Lenin that "was left". Apparently, there was a movement to remove it, which did not prospered. Maybe it is a reminder of how fast the world has changed in so little time. But then again, some times I feel like we have not changed at all. 

The other day I made a remark towards social movements in Central America. At the end of the lecture, a student came over and said "Hi, I am also a communist". Through his polarization of the debate I understood how misunderstood I had been. This, according to past experience, will probably go on forever. Since some years ago I took the decision to just keep on explaining myself repeteadly. In the words of Brecht, “He who does not know the truth is only a fool. He who knows the truth and calls it a lie is a criminal.” But phrases are incomplete, they cannot explain reality without becoming dogmas, axioms of faith. So the question of Brecht leads us to the wider dimension of the pursuit of truth. No answers there. I mean, I am a law-abiding citizen. I do not want to get into politics. Like many others, I just want a simple life.

At night I went to a party. The germans started discussing their accents. One said, "we are all from the West". Another replied "but we are all not commies", as an explanatory, apologizing, joke. We all laughed. I remembered the remarks that I have been reading in the bathroom of the University, which proove that the "Wiedervereinigung" is still a difficult process. Even when you may not exercise a position towards an ideology, the only mention of this idea will leave corridors of silence in your audience. This is what happens with the word "communism" in Central America, at least.

The composition of the URNG, the Rebell army of Guatemala, shows the complexity and atomization of the social context. The Peace treaties of 1994-1996 were coordinated through the four generals of the URNG according to the main currents in the rebel movement, Gaspar Illom, Pablo Monsanto, Ronaldo Morán and Carlos Gonzales. The URNG, founded originally in the 1960´s in clandestinity, was officially founded in 1982.  The movement started out as a dissident current of militar structures, ended up gaining political force with the participation of students, the communist party and other social groups. The Union was formed from the ORPA (Organización del Pueblo en Armas), the FAR (Fuerzas Armadas Rebeldes), Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP), and the PGT (Partido Guerrillero del Trabajo). The URNG became an official political party in 1998 after the Peace Treaties. (http://www.urng-maiz.org.gt)

Son of the writer Miguel Angel Asturias, Ilom´s actual name was Rodrigo Asturias. He took part as many other of his countrymen in the conflict since his early childhood. His alias comes from a character in “Hombres de Maíz” (Maismenschen), one of the most representative books of his father. Of the four Guerilla officers, Asturias did not signed the Agreements because he was in exile, returned to the country in 1997 and died in 2005. Ricardo Arnoldo Ramírez de León, alias Ronaldo Morán died in 1998 of natural causes. Pablo Monsanto participated as a presidential Candidate for the ANN and is politically active (http://annguatemala.net/). Carlos Gonzáles (alias Ricardo Rosales Román)  started out in the PGT and became Congressmen in 2000-2004 with the URNG as a political party. He works today as a columnist in the newspaper “La Hora”( www.ricardorosalesroman.blogspot.com). 

Both phrases, Marx´s and Brecht´s that I have cited in this small comment, are also transcribed in Rosales´s blog. I wonder if those phrases can contain an explanation to a whole macrocosm. All I know is that when a person, -specially a scholar- decides to hand a gun, his decision must be a very lonely one. I try to put Marx´s life together, as a student in Berlin (1836-1840), his radical thought being shut down by the prussian authority. Marx finally graduated from Jena. I also try to connect this facts with the ideas of Morán more than a century later. All I can put together is that truth cannot be put in one phrase, although once in a while you find a really great one. 



esta semana

las noticias dicen 
entre otras 
que por el golpe a arbenz
Colom  
pidió perdón como estado
por una guerra 
de la cual él fue víctima 
como persona
...estas ficciones.


el gesto es positivo
un paso hacia adelante, por aquello de que sepamos para donde vamos
siempre hacia delante compañero!
aunque sea pal barranco!
pero igual quedan preguntas, paradojas
como bordes de un rompecabezas 
que nunca se termina de ordenar
porque no tiene forma
...es una ficción

porque hay otros que debieron haber pedido perdón primero
los que exportaron una fruta podrida y maldita
desde una república de bananos
la compañía de frutas unidas
pero eso es realismo mágico
es decir...ficciones

como un presidente que había pedido perdón
por los tres millones de dólares mensuales
por la escuela de las américas
por las armas que le compraron a unos y le vendieron a otros
por participar de un genocidio
y después se quitó
dijo "eso fue como persona no como Estado"
por eso...estas ficciones.

después hubo otros
los menos
que se quedaron callados
o que financiaron revoluciones poéticas
y se cambiaron su nombre a indígena 
pero el crimen huele igual cuando la gente se desangra
aunque uno se cambie el nombre a quiché o a nahuatl
a xinca o garífona
de miguel a gaspar

y hay otros más culpables
que son los que hacen de centroamérica cinco países
a pesar de que podríamos ser uno
los iscariotes
y esos no son indígenas ni europeos
sino, comerciantes ladinos adictos al statu quo
con una patria de trece familias
que ojalá nunca cambie para bien 
de nadie más

no se trata de despertar iras enterradas, sino de conocer historias
no es cacería de brujas, sino exorcismo
y dos expresidentes autodenominados socialdemócratas se tiran mentiras y verdades
que hieden a monólogo póstumo
en el café de la mañana
ambos dícense salvadores de la patria
pero la gente está más interesada 
en las críticas a las nalguitas que Sagot niega

así que ahora otra familia 
más albina, rubia y nórdica que las trece
financia la guerra contra las drogas
y hacemos grandes conferencias en hoteles cinco estrellas
y firmamos préstamos con intereses vitalicios
para seguir cometiendo los mismos errores
y seguir persiguiendo fantasmas ideológicos
mientras se muere gente de verdad
de esa de carne y hueso en todo el alma
menos donde importa que haya carne
osea 
en el plato de la cena

estas ficciones

23 Oct.2012

ladino, na.

(Del lat. latīnus, latino).

1. adj. Astuto, sagaz, taimado.

2. adj. Se decía del romance o castellano antiguo.

3. adj. Se decía de quien habla con facilidad alguna o algunas lenguas además de la propia.

4. adj. Am. Cen. mestizo.

5. adj. Am. Cen. Mestizo que solo habla español.

6. m. Ling. Lengua hablada en la antigua Retia.

7. m. Ling. Lengua religiosa de los sefardíes. Es calco de la sintaxis y del vocabulario de los textos bíblicos hebreos y se escribe con letras latinas o con caracteres rasíes.

8. m. Ling. Variedad del castellano que, en época medieval, hablaban los judíos en España, y que, en la actualidad, hablan los judeoespañoles en Oriente.



Soy lo que soy 

Soy lo que soy y me gusta
se lo que piensan de mi
una emoción una duda
una locura sin fin

Soy lo que soy y me gusta
tener conciencia de ser
saber que vive una parte
del infinito en mi piel

Canto, bailo, amo, rio,
alrededor de la vida
fuego eterno que cultivo

Soy lo que soy y me gusta
que decida el corazón
que los sueños me gobiernen
que la magia se haga sol

Soy lo que soy y me gusta
que me guste ser feliz
enamorado del mundo
los misterios y el jazmín

Canto, bailo, amo, rio,
alrededor de la vida
fuego eterno que cultivo

Soy lo que soy y me gusta
ser como soy
ser como soy

Facundo Cabral, in memoriam, 10. Julio 2011. 




Challenges for the investigation (What this investigation will NOT be): 

 

  1. A comparison between the History of Law in Germany and Central America. (-)
  2. A summary of the political history of El Salvador and Guatemala. (-)
  3. An evaluation of the progressional transitional Justice or hybrid system of the UN or the CICIG. (-)
  4. A comparison between other experiences of the UN Organs (ICTY; ICTR, ICC or other Truth Commissions) (-)
  5. A sociological Study trying to explain the origin of violence in Central America. (-)
  6. A Research on the “maras” phenomena in Central America. (-)
  7. A criminal investigation of the status of Violence or the effects of Drug-War in Central America. (-)
  8. Journalism. Facts will be analyzed, a history is not being told. (I find this one really hard, the press is so dramatic that I get caught into  such novels...) (-)
  9. A study on philosophie of Law. (-)
Trying to stay inside the borders. 

(+): A systemic interpretation of the evolution of criminal law in Central America in the last 20 years, with the CICIG in Guatemala as an illustrative example.

22.Juli.2011.





Roger Waters, Calle 13.

So I went to see Roger Waters “The Wall” at the O2 Arena in Warschauer Strasse. The fact that this high-tech Stadium is in front of the East Side Gallery should have given me a hint on the progression contradictions of the forthcoming night.

 

When playing “Good-bye, blue sky”, enormous planes start dropping bombs. This bombs turn, at some point, into symbols of religion or political ideologies. To bring the idea into a more contemporary context, this version of the concert also drops logos and shield of transnational corporations such as Shell. The common underlying general feeling towards this projection –quite an ordinary idea, nothing wrong with simpleness- is that you are watching it in a totally marketing-oriented environment as the O2 Stadium, so it is, to some  large extent, quite paradoxical, -and to me, I must admit, a bit disturbing-.

 

So, the concert ends and as usual in Berlin, I plug into my headseat and into Calle 13.

 

This is a puertorican hip-hop band that has become really popular because of their candid lyrics. This is also the name of the street in Los Angeles where the gangs movements would develop in the 80´s. Many of these illegal immigrants –discriminated among the discriminated parts of the general american population- were later deported to Central American, forming the “maras”, a form of latinamerican gang heavily tattoed, dangerous to the point of mythical and center and object of the national security political doctrine of today. This perspective on criminal policy on the the obsessed center of the personality of the criminal reminds me the origins of positive criminology.

Calle 13 has become quite popular. They are playing this month in Hamburg. They have become mainstream, have world tours and a contract with Sony, which they completely trash in the same record. In some of their lyrics they say “I operate from the inside, infiltrate in the system and explode from inside”.

 

I do not quite know what to think of this input-revolution idea. Everything has become sistematic and relative. But human rights violations are so grossly performed, just so clear to see. I was reading the other day in a paper in Guatemala, that former President Portillo would throw money to the people in his office, and yell: “here, you dogs!”. Then he would make a bed out of money and throw himself into it. What kind of relativism is there to see?

 

In order to be tolerant and open minded, I will say that the possibility of becoming a tirant is a potential in every human being. But I am amazed of exactly the contrary, namely the common, ordinary well-being of people.

 
I read today that Calle 13 is trying to play in a maximum security cell in El Salvador.
Dritte Welt (?)

1952 hat ein Demograph den Begriff “Dritte Welt” geprägt[1]. Der Begriff sollte ürsprunglich Bezug auf den “dritten Stand” (Sieyés) nehmen, war aber während des Kalten Krieges stark ideologisiert. Seitdem haben die globalen Bezeichungen für Armut und Ungleichheit verschiedene Formen angenommen. Die heutige Unterscheidung der Vereinten Nationen für Unterentwicklung ist begründet -nicht nur über einen ökonomischen Maßstab- sondern über die Idee einer Menschlichen Entwicklung, Human Development.[2]

Gegenstand der Untersuchung, ist die Internationale Kommission gegen die Straflosigkeit in Guatemala (CICIG), die am 12. Dezember 2006 von den Vereinten Nationen und dem Staat von Guatemala gegründet wurde.[3] Die Untersuchung soll nicht als ein Bericht der Arbeit und Ereignisse der Kommission gesehen werden, sondern als eine Bewertung der Bedeutung dieser Kommission in der heutigen Bewegung des Internationalen Völkerstrafrechtes.

 Ziel dieser Arbeit ist die Gewaltsformen der strafrechtlichen Systeme von Zentralamerika zu untersuchen. Anhand des Begriffs strafrechtliche Formen der Gewalt und des Beispiels der CICIG stellt sich folgende Frage: Warum verhalten sich Gesellschaften gewalttätig? Mittels einer übergreifenden Interpretation der Strafrechtsentwicklung in Zentralamerika, in welcher Entwicklungsziele und Entwicklungsrichtungen der letzten 20 Jahren aufgezeigt werden, soll eine Antwort auf diese Frage gefunden werden.[4]

 Diese Gegenüberstellung soll jedoch kein bloßer Vergleich von historisch ähnlichen Fakten sein, sondern eine systemimmante Betrachtung des Strafrechts als Rechtssystem, aus der sich Prinzipien und Grundsätze herauslesen lassen können.[5] Der Vergleich mit ähnlichen geschichtlichen Ereignissen, speziell der Untersuchungsmethoden, Forschungstechniken und die grundsätzliche juristische Fragen der Forschung zu den NS-Unrechten des Dritten Reichs, zeigt bestimmte Formen des Strafrechts, die in gewalttätigen gesellschaftlichen Zusammenhängen auftreten. Fraglich ist, ob diese Phänomene universelle Prinzipien der gewalttätigen Strafrechts sein könnten. Aus der Forschung und Fragen des Justiz-Strafrechtes in Zentralamerika und des politischen Diskurses der polizeilichen Verbrechensbekämpfung, versucht diese Arbeit die benannten Phänomene zu unterscheiden und anhand dieser spezifischen Beispiele, die Dynamik dieser strukturellen Gewalt zu erklären.[6]

 Wie bereits erläutert, ist die folgende Arbeit ein Versuch, gemeinsame Entwicklungsrichtungen der zeitgenösichen Entwicklung des Strafrechts und der Kriminalpolitik in Zentralamerika zu finden. Die Untersuchung der Ursachen des bewaffneten Konflikts ist Teil der Voraussetzung für die Arbeit, ist aber bei weitem nicht der zentrale Punkt dieser Forschung. Es ist wichtig, dass der Leser sich vor Augen hält, dass die Arbeit weder eine vollständige noch eine progressive Analyse der zentralamerikanischen Geschichte ist, sondern vielmehr versucht eine progressive Entwicklung seiner Strömungen darzustellen.

Der Leser dieser Arbeit sollte einen allgemeinen Überblick über soziale Strukturen und Dynamiken Zentralamerikas haben, um die Analyse der zentralamerikanischen Gewaltphänomens zu verstehen. Für fachkundige Leser  soll die Arbeit Anreize für weitere Analysen und Debatten schaffen.

Traditionell verweist der Begriff Centroamérica (Zentralamerika) auf die fünf zentralamerikanischen Ländern mit einem gemeinsamen kolonialen Hintergrund. Dies bringt den kontinentalen Raum des Ishtmus, nämlich Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua und Costa Rica. Dieser Begriff impliziert ein historisches Kriterium auf das politische Erbe des Vize-Königreich Spanien. Eine weiterer verwendeter Begriff ist "Mesoamerika", ein anthropologisches Konzept, das auf kulturelle Kriterien hinweist. Der Begriff América Central (Mittelamerika), umfasst den Ishtmus, die Inseln in der Karibik und Panama.[7]

Die Analyse wird sich auf die Entwicklung des internationalen Strafrechts in Guatemala konzentrieren. Wiederkehrende Beispiele und Referenzen zu anderen Bereichen in der Region werden bei Bedarf ebenfalls gemacht werden, aber die Grundidee ist die Frage, ob die gleichen Bereiche, in denen die intensive koloniale Gewalt ausgeübt wurde, die Bereiche sind, in denen später die Gewalt bewaffneter Konflikte in den Bürgerkriegen der 80er Jahre, ausbrach. Dieser Bereich, auch als "El Petén" bekannt, ist auch die Zone, wo die meisten der Gewalttaten in Mittelamerika heute stattfinden.

Die Geschichte hat letzendlich ein ontologisches Problem: indem man die Wahrheit schreibt, schreibt man auch was die Wahrheit sein wird. Gleichzeitig, schreibt die Kommission in unvermeidlicherweise auch was die Wahrheit nicht sein wird. Obwohl die rationalen Mitteln einer Untersuchung, die tausende von Zeugen, Affidavits, und die zunehmenden Beweismittel, die Erzählung dieser Wahrheit immer eine beschränkte Übung sein wird. Die Zussamenfassung eines bewaffneten Konflikts hat einen immanent selektiven Character. Diese pathologische Aporie der Untersuchung zu verneinen (einen anwesenden und kennzeichnendes Problem bei den gerichtlichen Verfahren), würde unrealistisch sein.

Eine Gemeinsamkeit der Erzählungen der genannten Wahrheitskommissionen und der Forschungsmethode war folgendes: (1) Eine Cronologische Bewertung der Gewalt als historische Grundlage; (2) Eine Auswahl von representativen Fällen und (3) eine Empfehlung an die beteiligten Staat bezogen auf diese Fälle. Dies diente gleichzeitig auch als Anerkennung der Menschenrechtenverletzungen.

 Die bedeutungsvolle Leistung der Wahrheitskommission, in ihrem außergerichtlichen Charakter, ist eine Kenntnis-Erfahrung zu erweisen. Das heißt, offentsichlich zu machen was “das Volk als eine schriftliche Dokumentation kennt, was er in eine zuverlässige mundlich Form schon kannte”.[8]

Die Forschungsmethode der Wahrheitskommission, nutzt representative Fälle als Brücke zwischen einer historischen Grundlage und einer Menge von gewünschten Entwicklungsrichtungen und Entwicklungszielen für die beteiligte Gesellschaft.

Heutzutage ist Mittelamerika immer noch eine der gewaltätigsten Regionen der Welt. So ist der Frieden nur eine progressive, entwickelte Hoffnung.

Die folgende Arbeit wird nicht in die Ursachen der bewaffneten Konflikten behandeln.

Der interessierte Leser kann entsprechende Zusammenfassung in den Berichten der korrespondierenden Wahrheitskommissionen finden.

Die Forschungsmethoden der Wahrheitskommissionen fördern eine wichtige Forschungsmethode. Diese wird in dieser Untersuchung erweitert.  Mit den Berichten der Wahrheitskommissionen als Deutungsmuster, versucht diese Forschung diesselbe Forschungsmethode fortzusetzen. Durch den Kontext der Versöhnungserfahrungen als historische Grundlage (1), werden representative Fälle identifiziert, die im heutigen Kontext (2), um aktuelle Entwicklungsziele und Richtungen des politischen Diskurs der nationale Sicherheit zu erkennen sind (3). In den lezten 40 Jahren, mit der Ankunft des Drogenhandels, haben sich die ursprüngliche rachedende antikommunistische Doctrine of National Security und die nationalen Sicherheits-Staatslehren, in neue Formen und Ideologien umgewandelt, die aktuelle Analyse benötigen.

Der erweiterte Blick auf das strafrechtliche Systeme von Zentralamerika, verweist auf das grundlegende Methodenproblem des NS-Unrechts. Ein Einheitsmodell, welches entweder das ganzes Recht der Zeit als “pervertiert” oder “gesund” betrachtet, ist keine vollkommende Betrachtung eines Justiz-Systems. Sollte die Periode in Deutschland zwischen 1933-1945 als eine Perversion des Rechts verstanden werden, so ist der Unterschied zwischen “normalem” und “verkehrtem” Recht, nicht befriedigend. Wenn man sich diesem Phänomen nähert, findet man, dass beide Bestände (Strafrecht und typisch nationalsozialistisches Strafunrecht im Sinne von Nicht-Recht) komplexe Beziehungen haben. Im Gegenteil, dieser Zwiespalt hätte in der entsprechenden Vergangenheit behandelt werden sollen und sollte nicht erst Produkt einer ex post-Betrachtung sein.[9] Die Unterscheidung von heterogenen Gebieten setzt als Gegenbild eine natürliche Vorstellung, die einen festen Begriff von Naturrrecht als wesentliches Konstruktionselement voraussetz.[10] Das Modell das dieser Untersuchung folgen wird ist ein “Entwicklungsmodell”, in dem Ziele, Tendenzen und Entwicklungsrichtungen zu erkennen sind.

Trotz der wachsenden Anerkennung der Menschenrechte im 20. Jahrhundert, bleibt der Vorwurf vollwertig: Die bloße Geburtsurkunde des Völkerstrafrechts, nämlich das Recht von Tokio und Nürnberg, leidet an dem Paradox einer Siegerjustiz.[11]

So ist das Internationalen Völkerstrafrecht vom Anfang an mit einem bewussten Legitimationsbedarf behaftet.[12]

Dem Leser muß klar sein: Diese Arbeit betrachtet, unter anderem, den Unterschied zwisched zivilisierten und un-zivilisierten Gesellschaften. Die Einheitsthese wird in Betracht gezogen. Ein Unterschied zwischen einem “zivilisiertem, rationalem, entwickeltem” Strafrecht und einem “primitivem, pervertiertem, unentwickeltem” Rechtssystem ist unter diese Ansicht unzulässig[13].

Für diese Arbeit sind die strafrechtliche Formen der Gewalt soziale Phänomene. Ausdrückliche Gewalttätigkeit im Strafrecht ist doch ein Kulturrückschritt, aber auch einen anwesenden Phänomen von denen jede Gesellschaft ständig bedroht ist. Man kann Tendenzen und Entwicklungsrichtungen erkennen, aber strukturelle Gewalttätigkeit ist ein gemeinsamer Teiler der zeitgenössischen Gesellschaften. Die Frage ist nicht nach der von  Verantwortlichkeiten im Kolonialismus. Die Größe oder Komplexität eines Staats (ähnlich der Analyse des NS-Unrecht) kann als Bezug oder als als Hinweis, funktioneren. Vielleicht treten also gerade, wie zu Kriegzeiten, die wirkungsmächtigen Tendenzen größerer, entwickelter Länder besonders klar hervor – oder vielleicht gerade nicht. Aber eine Gesellschaft besteht aus Menschen, eine Person ist Zweck, und in jeder dieser Individuen liegt ein hinreichenden enigmatischen Element. “Immer wenn ein Mensch stirbt, wird ein ganzes Universum zerstört, so dass ein vollständiges Verstehen seines Benehmens immer wieder weit weg liegt, vielleicht sogar glücklicherweise, unerreichbar ist[14]. Nur indem man diese igualitäre Perspektive zwischen strafrechtlichen Systemen der verschiedene Länder angibt, kann über Rechtsgüter wie Friede, Sicherheit und das Wohl der Welt universell nachgedacht werden. Um funktioneren zu können, setzt das Recht dieses Verständnis der Inklusion sogar vorraus.

Zuletzt, und merkwürdigerweise, ist Dritte Welt auch eine philosophische Bezeichnung, um die Welt der “Erzeugnisse des menschliches Geistes” zu bezeichnen, “wie Erzählungen, erklärende Mythen, Werkzeuge, wissenschaftliche Theorien (wahre wie falsche), wissenschaftliche Probleme, soziale Einrichtungen und Kuntswerke.” [15]


[1] “Drei Welten, Ein Planet”. Sauvy, Alfred. L´Observateur (1954).

[3] Comisión contra la Impunidad en Guatemala, www.cicig.org

[4] Vgl. Werle, G. “Justiz-Strafrecht und polizeiliche Verbrechenbekämpfung im Dritten Reich(1989).s.3ff. 

[5] Vgl. Werle, Justiz-Strafrecht, (1989), s.3.

[6] Vgl. Galtung, Johann. “Cultural Violence” (1990); “Violence, Peace and Peace Research (1969). Roth, Michael “Strukturell und personale Gewalt: Probleme der Operationalisierung des Gewaltbegriffs von Johan Galtung” (1988).

[7] Paul Kirchhof. Carrasco Davíd (ed.), 2001, The Oxford Encyclopedia of Mesoamerican Cultures, Oxford University Press; Manzanilla Linda, Leonardo Lopez Lujan (eds.), 2001 [1995], Historia Antigua de Mexico, Miguel Angel Porrúa, Mexico.

[8] CVES, “De la Locura a la Esperanza” (1993).

[9] Werle ibid

[10] Vgl. Werle, Justiz-Strafrecht, (1989), s.5ff.

[11] Vgl. Werle, G. “Völkerstrafrecht (2007).s.14ff.

[12] Vgl. Habermas, J. “Konstitutionalisierung des Völkerrechts und die Legitimationsprobleme einer verfassten Weltgesellschaft”. In: Rechtsphilosophie in 21.Jahrhundert, (2008). S. 365.

[13] Vgl. Schröder, R., “Vorlesung Rechtsgeschichte II”, http://schroeder.rewi.hu-berlin.de; Vlg. Simon (2002), S. 203. 

[14] Josef Popper-Lynkeus zitiert von Popper, Karl und Eccles, John. “Das Ich und sein Gehirn” (1989), s.21.

[15] Popper, Karl und Eccles, John. “Das Ich und sein Gehirn” (1989), s.64. 




Gracias, Fidel. 






7 Sept. 


So ist es Marat
das ist für sie die Revolution
Sie haben Zahnschmerzen
und sollten sich den Zahn Ziehen lassen
Die Suppe ist ihnen angebrannt
aufgeregt fordern sie eine bessere Suppe
Der einen ist ihr Mann zu kurz
sie will einen längeren haben
Einen drücken die Schuh
beim Nachbarn sieht er bequemere
Einem Poeten fallen keine Verse ein
verzweifelt sucht er nach neuen Gedanken

Ein Fischer taucht seit Studen die Angel ins Wasser
warum beißt kein Fisch an
So kommen sie zur Revolution
und glauben die Revolution gebe ihnen alles
Einen Fisch
einen Schuh
ein Gedicht
einen neuen Mann
eine neue Frau
und sie stürmen alle Befestigungen
und dann stehn sie da
und alles ist wies früher war
die Suppe angebrant
die Verse verpfuscht
der Partner im Bett
stinkend und verbraucht
und unseres ganzes Heldentum
das uns hinab die Kloaken trieb
können wir uns an den Hut stecken
wenn wir noch einen haben

"Die Verfolgung und Ermordung Jean Paul Marats dargestellt durch die Schauspielgruppe des Hospizes zu Charenton unter Anleitung des Hernn de Sade". 
-Peter Weiss






Hijos de las guerras

Cuarenta años tuvieron que pasar para que Estados Unidos entendiera, al menos desde un punto de vista retórico, que la "Guerra contra las Drogas" anunciada por Nixon en 1971, era -más bien-, un problema de salud pública. Que el Estado no puede estar en guerra contra sus propios ciudadanos porque ese postulado atenta contra su propia base filosófica. Las más recientes afirmaciones de Gil Kerliowsky, director de la oficina de política de Control de Drogas de Obama y de la Secretaria de Estado Hillary Clinton, pueden ser tomadas como una pequeña buena noticia.

Aún así, los millones que destina Estados Unidos al "Plan Colombia" y a la "Iniciativa Mérida" nos recuerdan un poco a la Escuela de las Américas; al entrenamiento que recibieron Roberto D'Abuisson, Romeo Lucas García, Efraín Ríos Montt -por citar tres ejemplos evidentes al punto de lo grotesco- para montar la estructura de una febril Doctrina de Seguridad Nacional. Con la excusa de salvar a Centroamérica del comunismo, se terminó creando un infernal genocidio.

Y fue precisamente en esos tiempos donde un financista de la campaña de Nixon, Robert Vesco, recibió protección de José Figueres. No pretendo repetir aquí la propaganda de un demagogo. Pero creo que el ejemplo evidencia una dinámica que ya tiene más de cuarenta años,  que ha definido a Centroamérica durante las últimas tres décadas, y que explica también el papel que juega el PLN en ese contexto: el narcotráfico.

La Conferencia Internacional de Apoyo a la Estrategia de Seguridad de Centroamérica que se realizó en Junio dejó muy claro el programa del PLN. No hay $15 millones para construir un puente sin platina que comunique al aeropuerto con el centro de la ciudad. Los puentes con buses escolares se caen literalmente sobre los costarricenses, exponiendo la imposibilidad del Estado de cumplir con el pacto social para el cual fue creado. Pero sí habrá la posibilidad de recibir $300 millones para nosotros mismos sigamos financiando el nuevo discurso de la seguridad ciudadana.

Así las cosas, y a pesar de Funes en el Salvador; de las 6 presidencias pacíficas en Guatemala desde Esquipulas II, y de lo que parece ser un progreso democrático en la región, ejemplos como Honduras o la conducta del PLN durante el TLC siguen enseñándonos que Centroamérica sigue siendo objeto de intervención. Como diría Reagan -a quien recientemente se le erigió un busto en Inglaterra- sobre el posicionamiento geográfico de Centroamérica, "el riesgo es demasiado". Y lamentablemente, como el abrazo de Belgrano y San Martín en Yatasto, algunos procesos parecen regirse por inteligencia y estrategia militar, y no por consensos y democracia, por más que nos duela aceptarlo a quienes como Belgrano nos hemos dedicado a estudiar estos procesos, y no ha empuñar un fusil como lo hicieron San Martín o Morazán, -o como terminó haciéndolo él mismo en algún momento-.

Hace treinta años también leyó García Márquez su discurso "la soledad de América Latina" entre butacas de lujo. Lo triste es que el último reporte de UNODC indica que el consumo de drogas de los países desarrollados ha bajado paulatinamente, mientras que en Centroamérica crece sostenidamente. Mientras al costarricense no se le obligue a enfrentar la realidad que no quiere aceptar, seguirá viviendo en el realismo mágico. Y seguirá pensando que tal cosa es simple y normal, sin saber quiénes eran sus próceres, pero redimensionándolos con deliberada nostalgia como una forma de justificar su conciencia. Que tal cosa es algo de todos los días, viendo a los helicópteros caerse del cielo porque ya no les cabía más droga.

12. Oct. 2011. 





2012, S.J., (CRC)

La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala. Tendencias hacia un derecho penal híbrido en Centroamérica.

-Ignacio García A.

Conferencia para el Ciclo de Conferencias de Derecho Penal Internacional

Organizadas por el equipo de Costa Rica para la Competencia Internacional Víctor Carlos García Moreno, 12 y 13 de Abril. Corte Interamericana de Derechos Humanos, San José, Costa Rica.

 

Es para mí motivo de particular orgullo y honor poder participar como expositor de este Ciclo de Conferencias de Derecho Penal Internacional. Desde ahora le deseo mucha suerte al equipo que representará a Costa Rica en la fase internacional en México de la Competencia Internacional Víctor Carlos García Moreno. Su iniciativa es importante no sólo para sus carreras profesionales de manera individual, sino para la formación de juristas costarricenses como los que necesita nuestro país y como los que necesita y requiere cualquier nación democrática de manera fundamental.

 

Digo particular porque éste es mi primer acto académico público oficial desde que regresé de Berlin, y es motivo de inspiración poder hablar con colegas costarricenses sobre la evolución de estado de la región, especialmente cuando uno observa que hay un esfuerzo serio y comprometido con el bienestar de la ciencia jurídica costarricense. Por supuesto que incluyo en ese agradecimiento a las personas y organizaciones que hicieron posible este coloquio, y naturalmente agradezco a la Corte Interamericana la posibilidad de realizarlo en este espacio. En ese punto en particular quiero hacer público mi agradecimiento y reconocimiento al grupo de profesores de la Maestría en Ciencias Penales de la Universidad de Costa Rica, y en especial al profesor Chirino, quien como un verdadero docente siempre ha mostrado con su característica personalidad afable y cordial, su incondicional apoyo a las iniciativas e interrogantes de los estudiantes de la Facultad, entre ellas las mías cuando fui su alumno de pregrado hace ya algunos años. Además aprecio el hecho de que el Dr. Chirino comprenda la necesidad del humor negro para aquellos que lidiamos diariamente con las crudas reflexiones acerca del derecho penal.

 

Yo voy a iniciar con algunas consideraciones un poco abstractas, menos técnico-jurídicas, así que les solicito su paciencia. Desde que tuve la oportunidad de ver una disertación del psicoanalista esloveno Slavoj Zizek sobre Hegel hace cerca de un año atrás, me ha costado ordenar básicamente la totalidad de mi visión de mundo. Todavía estoy tratando de estimar que el daño no sea permanente. Sobre el final de la mi intervención aterrizaremos sobre puntos más específicos.

 

Paradójicamente, mi investigación en Berlin se centró en la Comisión contra la Impunidad en Guatemala. Sin embargo, quiero dejar claro desde un inicio que el enfoque de la presente charla no será un reporte de las funciones, tareas, retos y logros de la CICIG. Me gustaría utilizar la CICIG como un punto de partida para analizar la evolución del derecho penal en Centroamérica, especialmente en cuanto a esta forma de derecho penal internacional que se venido a llamar “híbrida”, y utilizar a la Comisión como un punto de partida para reflexionar un poco sobre los lugares y las formas que podría adoptar el derecho penal en Centroamérica en los próximos años.

 

Estar sumido en la nostalgia trágica pero sublime de Berlin me permitió observar a Centroamérica desde una perspectiva externa. Algo que el profesor Haba llamaba en sus clases más simples un “metalenguaje”, es decir, una visión externa al objeto de estudio. Estuve en los coloquios del Instituto Latinoamericano, en la conferencia de un argentino que estudiaba la desnutrición en Tucumán. La pregunta al final de la charla era previsible: ¿Por qué venir a Alemania a estudiar la desnutrición de los niños guaranís en el norte de Argentina? Pero la respuesta también pareciera exacta: Porque a veces se requiere esa distancia hacia el objeto de estudio para poder analizarlo claramente. ¿Cuánto tiempo se debe vivir en un país para conocerlo realmente? Ahora que lo pienso, el problema se asemeja al hecho de conocer a una persona. Se puede conocer a alguien intensamente en un momento crucial pero fugaz, así como se puede conocer a una persona toda la vida y no tener idea de quién es.

 

Y sabemos desde Einstein, quien por cierto dio sus primeras conferencias sobre la teoría de la relatividad en las aulas de la Universidad Humboldt, (y cuyas teorías terminaron dándole fin a la guerra y abriendo las puertas de la historia para que se cimentara la base del derecho penal internacional moderno en los juicios de Nuremberg), que dicha visión externa siempre es relativa, y que por lo tanto no existe una visión del “observador objetivo”, sino que lo que existen son universos de observación todos entrelazados.

 

También en las aulas de la Universidad Humboldt, fueron secuestrados y llevados campos de concentración profesores universitarios, y en la plaza frente e la Universidad, estudiantes universitarios fascistas hicieron una infame quema de libros. Hoy en esa plaza, la Bebelplatz, llamada así en honor a August Bebel, hay un monumento compuesto por un librero vacío, en donde se simbolizan los libros quemados que nunca podrán recuperarse, y existe una frase con carácter de sentencia de Heinrich Heine, previa a los campos de concentración en donde el poeta afirmó como una fatal premonición: “Ahí donde se queman libros, se termina también quemando a la gente”.

 

Pero sin entrar en mucho detalle en la filosofía –y mucho menos en la física cuántica-, quiero compartir con ustedes la visión de mis reflexiones sobre el fenómeno penal en Centroamérica, en donde confluyen intrínsecamente, -por llamarlos de alguna manera tres universos de observación-: el derecho penal del nacionalsocialismo, la evolución del derecho penal internacional, y la historia centroamericana.

 

Centroamérica firmó sus acuerdos de Paz en 1996. Sin embargo, al día de hoy es la segunda región más violenta del planeta. Los indicadores los conocemos bien, porque todos los días aparece un experto en la prensa reproduciendo el estado de pánico: 29,3 homicidios por cada 100.000 habitantes en Centroamérica para el 2004; Guatemala sufrió de 6500 asesinatos en el 2009; existen entre 70 mil y cien mil pandilleros en América Central; en el 2006 se incautaron sólo en Costa Rica cerca de 22.000 toneladas de cocaína. Una cifra que se encuentra muy comúnmente en los estudios sobre la CICIG es que Guatemala posee una tasa de impunidad casi del 99%.

 

Así que pese a los acuerdos de paz, el fin de la guerra fría y la caída de la cortina de hierro y el muro de Berlin, Centroamérica parece seguir en alguna especie de estado de sitio. Curiosamente, el costarricense parece percibirse a sí mismo en lo que un historiador costarricense llama un “excepcionalismo tico”, es decir, una manera de abstracción de carácter sociológico en donde Costa Rica pareciera no querer aceptar que está siendo afectada por lo que es una violencia de magnitud epidémica en la región latinoamericana. Siempre ha existido esta noción de ser una “suiza centroamericana”.

 

En el derecho humanitario existe la noción polisémica y debatible de una “guerra justa”, algo así como una legítima defensa aplicada al Estado como sujeto del derecho internacional. Se hace la distinción del ius in bellum y el ius ad bellumcomo el derecho de la guerra en estados de guerra y, por el contrario, el derecho aplicable en situaciones de paz.

 

Después de algunos años de silencio, de tabú, y otros de crítica no muy constructiva, las primeras obras jurídicas alemanas que empiezan a reflexionar filosóficamente sobre el nacionalsocialismo ven la luz por ahí de los años ochenta. Sus preguntas empiezan a ser más constructivas, metodológicas, científicas, objetivas si se quiere, ya no tanto centradas en juzgamientos morales, sino preguntándose con cierta abstracción: realmente, ¿qué fue lo que pasó? ¿qué fue lo que salió mal?. Dentro de esta lógica se encuentra por ejemplo el debate entre Michael Stolleis y Dieter Simon sobre la interpretación del derecho producido durante el nacionalsocialismo. ¿Debe ser considerado “Derecho”, así con mayúscula, o es más bien un no-derecho, un injusto, una perversión del derecho? ¿Qué son los instrumentos legales decretados entre 1933 y 1945? ¿Existe una unidad o una continuidad en el derecho penal aleman anterior y posterior a esta grave ruptura? ¿Debemos considerar el derecho del nacionalsocialismo como una unidad conceptual aparte, o por el contrario, como un capítulo más dentro de una unidad de la historia del derecho penal alemán?

 

Mi profesor en Berlin, el profesor Gerhard Werle, realiza su tesis doctoral sobre este tema y publica en 1989 su libro sobre la justicia penal, en donde responde a esta pregunta con un Modelo de Tendencias (Entwicklungsmodell). Sus herramientas de análisis me parecen muy útiles. No se trata de una simple reproducción y recopilación de datos históricos. Se trata de una interpretación histórica y filósofica de los fenómenos penales, determinando la dirección de las tendencias y las metas que el derecho penal va desarrollando. Así por ejemplo se pueden ir delimitando líneas en la politización de lo judicial; en las funciones y atribuciones de la polícia; en el derecho penitenciario, etc. Se podría entender este catálogo de patologías de un Estado que adolece de un especie de contagio virulento de violencia estructural, como un serie de principios democráticos como los que describen Beccaria o de Ferrajoli, sólo que en negativo. Esto, principalmente, con el fin de garantizar el principio de un derecho penal mínimo, y de mantener el Estado de Derecho libre de las corrupciones de las cuales parece estar amenazado de manera constante.

 

Es con fundamento en estas tendencias que quisiera abordar el tema del derecho penal híbrido en Centroamérica. Hace algunos días atrás, en el Seminario de Política Criminal organizado por la Maestría en Ciencias Penales de la Universidad de Costa Rica, se abordó el tema de la racionalidad y la irracionalidad en el Derecho Penal, y creo que éstas distinciones entre el estado de guerra y el estado de paz; entre estados de racionalidad y estados de irracionalidad; entre el derecho y el no-derecho; entre lo justo o el injusto penal; son importantes para entender el contexto de la violencia en Centroamérica, una situación en donde a veces pareciera que el absurdo dantesco es la única constante para la explicación del fenómeno de la densa delincuencia en la región. Un lugar en donde se caen helicópteros llenos de cocaína en el que se autoproclama como el país más feliz del mundo, y en donde a los narcotraficantes se les paga por peso, por kilo, porque contar el dinero ya no resulta práctico. Una situación ante la cual resulta acertado tomar una distancia académica, para poder reflexionar con mayor objetividad sobre la realidad de América Central.

 

La fase moderna del derecho, desde los juicios de Nurnberg, de la justicia transicional y de las Comisiones de Verdad ha develado una insuficiencia del modelo racional y cartesiano del proceso penal. Por influencia del positivismo y el racionalismo, el modelo del proceso penal busca establecer una reproducción de la verdad, una verdad procesal, a través de la medición y la reproducción científica de los hechos. Pero en el derecho penal internacional, desde su fase más clásica, se produce una densidad cuantitativa de tal magnitud que se transforma cualitativamente el objeto de estudio. El Tribunal de los crímenes de guerra de Nurnberg sostuvo 403 sesiones, recibió cerca de 38.000 declaraciones juradas de testigos firmadas por 155.000 personas y su plan de reparación, el más ambicioso de la historia, cubría a cerca de 8 millones de víctimas. De vuelta en Centroamérica, ¿Cómo se documentan 376 masacres, 23000 desapariciones forzadas, 160.000 asesinatos, 40 mil desaparaciones? Esta limitación racional convierte el proceso penal frecuentemente en una escena kafkiana al mejor estilo de Ionesco.

 

Y para contribuir con el problema, todas nuestras nociones de derecho penal general (la tipicidad, los elementos objetivos y subjetivos, la imputación objetiva, las causas de justificación, la culpabilidad y hasta la fijación de la pena) están cimentadas sobre la idea nacida del Iluminismo del libre albedrío. ¡Nuestra concepción del mismo Estado está fijada sobre esa base! La idea de una normalidad de una conducta debida, de una tabla de conducta común a todas las personas, y la posibilidad del reproche social de poder haber actuado de otra manera. Esto implica de alguna manera la imposición de una “normalidad”. Vean ustedes que cuando Voltaire escribe Cándido nisiquiera existía la noción freudiana de que muchos de nuestros actos proceden de algo que se llama la inconsciencia, el subconsciente. De alguna manera tenemos que ir adaptando y modernizando estos paradigmas, porque cuando uno se da cuenta de que el ser humano ni siquiera parece escoger adonde nace, la fundamentación de todo este sistema racional se nos viene un poco abajo.

 

Con esto para nada quiero decir que la idea de la libre determinación carezca de sentido. La psicología conductivista y la neurosciencia, por ejemplo los experimentos de Benjamin Libet, hace ya casi veinte años empezaron a postular que nuestras decisiones están condicionadas por predisposiciones bioquímicas, cuestionando fuertemente la idea del libre albedrío. Y bueno, Teubner y Luhmann y otras escuelas que además dan algún fundamento ideológico para Jakobs, han venido desarrollando estas ideas de que lo que existen no son seres humanos, sino sistemas sociales. 

 

Pero bueno, no quiero desviarme del tema que nos convoca hoy, así que quedémonos con la CICIG.

 

2. La CICIG

 

Ordenar la historia de Centroamérica, y en particular la de Guatemala, no es una tarea fácil, especialmente para un costarricense. En este punto debo incluir una conversación que sostuve en un coloquio científico con dos académicos latinoamericanistas, uno de Canadá y otro de Brasil, para quienes el concepto de “Latinoamérica” –muy en contraposición a las letras de las bandas de raggaeton que invitaron para el Festival de las Artes en el pasado mes- les resultaba inaceptable. Para ellos las distancias entre un mapuche, un aymará, un bonairense y un garífona son demasiadas como para ser obviadas mediante forzados puntos de encuentro. En este respecto, aunque resulte obvio, debo decir que cualquier explicación que yo haga sobre estos fenómenos la podré hacer -nunca como guatemalteco-, acaso como centroamericano, ciertamente como un costarricense, aunque cualquiera de los tres calificativos resulten muy difíciles de definir cuando se les observa de manera más detenida. Mis disculpas para los presentes si algunas de las descripciones que haré en esta exposición les resultan obvias, pero no puedo asumir que la realidad guatemalteca sea del entero y detallado conocimiento de todos los presentes.

 

Son muchos los intertextos, los personajes, de un relato intricado y convulso como la realidad de Guatemala. Para efectos de la CICIG, he dividido su evolución cronológica en dos clasificaciones: Por un lado, los períodos presidenciales desde los acuerdos de Paz, es decir, las administraciones de Arzú, Portillo, Berger, Colom y más recientemente, Otto Pérez de Molina, respectivamente. Sé que esta clasificación le otorga al mandato presidencial cierta preeminencia un poco sobrevalorada, pero por algún lado había que empezar. Por otro lado, a lo interno de la CICIG, puede distinguirse un primer período bajo el mando del comisionado español Carlos Castresana; y un segundo período a partir de la dirección del costarricense Francisco D’Allanese.

 

Más que un simple cese al fuego los más de veinte Acuerdos de Paz fueron un proyecto utópico, una programa lleno de esperanza para la región centroamericana. Pueden diferenciarse tres etapas históricas modernas decisivas del derecho penal internacional: Una fase clásica con el Tribunal Internacional Militar de Nurnberg, un renacimiento del derecho penal internacional con los tribunales de Ruanda y la antigua Yugoslavia, y por último una consolidación más reciente con la creación de la Corte Penal Internacional con el Estatuto de Roma de 1998.

 

Enmarcada en la segunda fase de estas tendencias del derecho penal internacional, se crea la Comisión de Esclarecimiento Histórico, que publica su reporte en 1999. La CEH fue presidida por el profesor Christian Tomuschat, quien fuera presidente de la Comisión de Juristas de las Naciones Unidas y profesor emérito de la Universidad Humboldt de Berlin. La CEH constituye un antecedente trascendental para la CICIG, se enmarca dentro de la evolución del derecho penal internacional de las Comisiones de Verdad. Dentro de este marco de referencia se pueden nombrar los ejemplos de Argentina, Chile, Guatemala, Suráfrica y Sierra Leone. En Centroamérica es notable mencionar también el caso de la Comisión para la Verdad de El Salvador, nombrada por el Secretario General de las Naciones Unidas y presidida por el expresidente colombiano Belisario Betancourt. Dicha Comisión cual rindió su informe que se denominó “De la Locura a la Esperanza: la guerra de los Doce Años en El Salvador” en 1993. Por gestión del gobierno de Mireya Moscoso en Panamá se realizó en el 2002 un reporte oficial y político, sin respaldo de las Naciones Unidas, denominado “La verdad os hará libres” y que investigó las desapariciones forzadas de personas durante el período comprendido entre 1968 y 1989.

 

  1. La CEH

 

La Comisión de Esclarecimiento Histórico se encuentra no sólo con una verdad intricada y compleja, sino además con un problema intrínseco a la elaboración de una verdad. Y esto es un problema que ya había aparecido en Nuremberg: al escribir lo que será la referencia documental de la historia, se deja de lado y también se obvia –deliberada o accidentalmente- lo que no será tomado en cuenta. Es decir, también se define lo que no será verdad.

 

Esta especie de etiología patológica, -tal vez presente desde la redacción del Génesis-, causó la crítica común al finalizar la Segunda Guerra Mundial, de que las sentencias del juicio de Nurnberg eran un tipo de justicia del más fuerte, de que la verdad la escriben los que ganan, y que ésta se encuentra legitimada por la fuerza y no por razones naturales. La crítica se repite en Guatemala con la publicación de informe de la CEH, “Guatemala: Memoria del silencio”, el 7 de Febrero de 1999.

 

El informe consta de 12 tomos, en español, y esto en una población compuesta mayormente por indígenas –muchos de los cuales no saben leer ni escribir, no hablan ni leen español, sino se comunican en quiché- era difícil de difundir. La otra crítica era que la Comisión había rebasado los límites de su mandato, estableciendo y nombrando responsabilidades individuales cuando en realidad le tocaba documentar hechos de manera general. Por supuesto que ésta crítica provino mayormente de personas a quienes el informe responsabilizaba de manera directa.

 

Sin embargo, y de manera general, a pesar de los todos los bemoles que se pudieran esbozar en relación con el informe final de la CEH, lo cierto del caso es que “Guatemala: Memoria del silencio”, es un documento histórico, una referencia documental que retrata la imagen de una verdad centroamericana de manera concisa y directa. Tal y como lo dijo una persona presente en la presentación del informe, “Memoria del Silencio” no deja títere sin cabeza. Sienta las responsabilidad de los Estados que de manera externa financiaron y apoyaron violaciones sistemáticas de derechos humanos; califica esta violencia estructural como genocidio, en su acepción técnico-jurídica, y finalmente, responsabiliza a la guerrilla, pero principalmente al Estado por haber emprendido un anticomunismo febril que con la excusa de proteger a la sociedad del flagelo del comunismo terminó por implantar un régimen de terror dentro de la misma sociedad guatemalteca. Esta ideología nos recuerda un poco la estrategia de Hitler de quemar el Reichstag, para que Hindenburg le otorgara poderes plenipotenciarios.

 

La reacción del gobierno de Arzú al reporte de la Comisión fue distante. Aunque presente en el Teatro Miguel Angel Asturias en la presentación del informe el 25 de Febrero de 1999, el informe fue recibido por una delegada de la Secretaría para la Paz. El reporte fue emitido en 1999 y la gestión de Alvaro Arzú, un ingeniero más enfocado en el progreso de la infraestructura guatemalteca, terminaría en el 2000.  

 

  1. Portillo

 

En el dos mil asume la presidencia Alfonso Portillo, candidato del FRG, Frente Republicano Guatemalteco. Debe nombrarse el vínculo ideológico, por decir lo menos, entre Portillo y el fundador del FRG, Efraín Ríos Montt. Ríos Montt intentó postularse a las elecciones en 1990 y 1995, pero fue limitado por la Corte Constitucional por haber participado en el Golpe de Estado contra Romeo Lucas en 1982. Sin embargo, el exgeneral –inculpado por la Comisión de Verdad por operaciones sistemáticas de violencia durante su gestión- seguía influenciando las decisiones desde la presidencia del Congreso, modificando la conformación de la Corte Constitucional. En el 2004 la Corte Constitucional cambia su criterio por razones de retroactividad, y queda inscrita la candidatura del exdictador. Al final quedó en tercer lugar y su candidatura no prosperó. La Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú por medio de su fundación y otros denunciantes, presentaron una denuncia ante la Audiencia Nacional de España por genocidio, terrorismo y tortura en contra de Ríos Montt en 1999.  El juez Santiago Pedraz emitió ordenes de captura en contra de Ríos Montt en el 2006, pero éstas fueron bloqueadas por la jurisdicción constitucional.

 

El caso de Ríos Montt y otros denunciados ante la Audiencia Nacional de España constituye un antecedente importante en el desarrollo del principio de jurisdicción universal en la región centroamericana. Durante su gestión como parlamentario, el militar gozaba de inmunidad, por lo cual su detención quedo en suspenso hasta el cese de su cargo en el 2010. El 26 de Enero de este año, el Juzgado Primero de Mayor Riesgo ordenó la investigación de Ríos Montt por su responsabilidad en actos de genocidio, ordenándose su arresto domiciliario. Treinta años después la investigación contra Ríos Montt se encuentra pendiente.

 

La referencia que hago en este punto al exdictador no tiene la intención de reescribir o emular “El Señor Presidente”, sino de aproximarse a la interrogante de la violencia como un fenómeno social complejo.  Por supuesto que cada responsabilidad debe quedar sentada y juzgarse, sin impunidad. Bien podría hacerse la referencia a la figura personal de Ríos Montt, como podría estudiarse a Romeo Lucas García, Eugenio Laugerud y otras figuras militares del conflicto armado guatemalteco, incluso anteriores como Jorge Ubico, o incluso de otros dictadores de la región como el dictador salvadoreño Maximiliano Hernández Martínez. Pero no se trata de eso. No es mi intención realizar -uno por uno-, la descripción la imagen perversa de la personificación del mal. El libertador de unos termina siendo, a veces, el dictador de otros.

 

Se ha criticado a la Corte Penal Internacional por tener un carácter selectivo, en vista de que sus primeros casos están todos localizados en Africa (Congo, Uganda, Africa Central, Kenia, Costa de Marfil, y Lybia).

 

Pero este carácter selectivo ya aparecía en Nurnberg. Los 24 acusados de los juicios de Nurnberg fueron escogidos por Robert H. Jackson y los demás fiscales por representar la cúpula de diferentes sistemas sociales. No podría ser de otra forma. Hacer lo contrario hubiera significado juzgar a una sociedad entera. Gustav Krupp era el empresario; Streicher el periodista corruptor de juventudes; Ribbentrop el diplomático; Kaltenbrunner el líder de la policía especial, la SS., etc.

 

Pero como les digo, parafraseando a Werle, el libertador de algunos es el tirano de otros. Este año se levantó otro busto para Ronald Reagan en Inglaterra. El emperador japonés Hiroito a pesar de ser el principal gestor de los crímenes de guerra de Japón en la Segunda Guerra Mundial, jamás fue juzgado. Más bien, se le erigió recientemente un monumento, que después fue retirado debido a la crítica. ¡Imagínense ustedes que en Alemania se le levantara un monumento a Hitler! Y sin embargo, mientras algunos costarricenses puede citar cronológicamente los presidentes de Estados Unidos y retienen sin esfuerzo en su retina histórica la visita de Kennedy a San José en 1963, genocidas centroamericanos como Maximiliano Hernández y la matanza de Tlatetolco pasan absolutamente desapercibidos por nuestros curriculums academícos, por nuestros libros escolares. Otro ejemplo de esta paradoja es el caso de Raphael Lemkin, el jurista insigne que acuño el término genocidio y a quien le debemos la convención correspondiente. Lemkin perdió casi entera a su familia, cerca de cuarenta personas, en la guerra. Emigra a Estados Unidos, en donde trabaja como asistente para el juez de la Corte Suprema quien posteriormente fue el fiscal estadounidense en los juicios de Nuremberg, Robert Jackson. Vuelve a Alemania y durante meses colabora con la fiscalía en el procesamiento de sus victimarios, a quienes debe ver en estrados diariamente. Paradójicamente Lemkin murió en un funeral con 7 personas presentes.  Así que me parece que además de tener una posición claro sobre Sanctorum, el costarricense no deje de lado relatos como el que encontré en un artículo de periódico, en donde en una escena propia de una novela de realismo mágico, una persona alega haber presenciado como el expresidente Portillo se hacía una cama de dinero y caminaba por el palacio presidencial, arrojando fajos de billetes y diciendo “tomen perros, muertos de hambre” a los funcionarios de gobierno.

 

Creo que es importante (para poder acercarse al fenómeno de la violencia estructural), alejarse de maniqueismos que puedan polarizar el análisis bajo premisas de bien o mal. Es posible que abrirse teóricamente a esas reflexiones nos puedan guiar a entender cómo operan esas tendencias de violencia estructural y cómo van creciendo esas tensiones sociales en un Estado de Derecho al punto de llegar a ponerlo en peligro.

 

Al analizar la gestión de Alfonso Portillo, un académico señala que su administración era una especie de mutación al tenor del personaje de Robert Louis Stevenson, “Jekyll y Mr. Hyde”. Incluso en su gabinete, Portillo, nombra como ministra de cultura y deportes a Lux Otilia de Cotí, quien había formado parte del consejo de la CEH. Creo que éste argumento es aplicable no sólo al gabinete de una administración guatemalteca, sino al contexto social y político no sólo de Guatemala, sino más bien de nuestros países centroamericanos, tanto los de antaño como los de ahora.

 

Portillo fue acusado por peculado y otros actos de corrupción al finalizar su mandato en el 2004. Fue detenido mientras huía a México. Portillo, junto con sus ministros de defensa y finanzas, fue absuelto en setiembre del dos mil once. Su caso fue la primera prueba de fuego para el Comisionado D’Allanese a su llegada a Guatemala en Agosto del 2010, ya que debilitaba su posición frente a la opinión pública al ser un extranjero con relativamente poco tiempo en el cargo. La apelación en este caso se encuentra pendiente. Portillo permanece en prisión en vista de que enfrenta cargos por las mismas causas en los Estados Unidos.

 

  1. Berger

 

En el 2004 entra en posesión el presidente Oscar Berger.  Durante su gestión va a ocurrir un hecho que pone en evidencia la crisis de la institucionalidad guatemalteca: el llamado caso Parlacen, el asesinato de tres diputados del Parlacen el 19 de Febrero de 2006.

 

Dentro de los tres parlamentarios muertos, se encontraba el parlamentario salvadoreño Eduardo D’Abuisson, hijo del fundador del Partido Arena de El Salvador, Roberto D’Abuisson. El padre, Roberto D’Abuisson, un militar entrenado en la Escuela de las Américas, en Fort Benning, Georgia. Fue responsabilizado por la Comisión para la Verdad de El Salvador en su informe “De la Locura a la Esperanza” que mencionamos anteriormente, como el autor intelectual del asesinato de monseñor Oscar Romero en los conflictos armados de los años ochenta. Cabe señalar que la Escuela de las Américas, centro de adiestramiento militar para conocidos genocidas en Centroamérica, funciona hoy todavía bajo el nombre The Western Hemisphere Institute for Security Cooperation (WHINSEC).

 

En el vehículo en donde se calcinaron los diputados del Parlacen, D’Abuisson, Pichinte y Gonzáles, se encontraron 5 millones de dólares en efectivo y veinte kilos de cocaína.

 

El triple homicidio se le atribuyó, según la justicia guatemalteca, a un diputado del Congreso de ese país. Sin embargo (según la versión recién publicada de un periodista costarricense que reside en el Salvador), la fiscal costarricense de la CICIG, Giselle Rivera, y un grupo de investigadores de ese órgano de las Naciones Unidas, lograron identificar que el crimen había sido efectuado por un grupo clandestino de policías, quienes formaban parte de una estructura de crimen organizado que operaba paralelamente desde la institucionalidad del gobierno de ese país.

 

El líder de ese grupo era un venezolano, Víctor Rivera, conocido como “Zacarías”, un “exconsultor en materia de seguridad” que había sido traído a El Salvador por el gobierno de Napoleón Duarte durante los Procesos de Paz en Centroamérica de inicios de la década de los noventa, pero que finalmente fue expulsado de ese país. El “consultor” fue entonces contratado por las autoridades guatemaltecas. Su tarea consistía en negociar secuestros, hacer perfiles criminológicos, en fin, sustituir al Estado en el monopolio de la violencia mediante una especie de contrato de servicios, avalado y apoyado por la institucionalidad del Estado guatemalteco.

 

Según un reporte de la CICIG, el grupo de Zacarías realizaba asesinatos, tráfico de drogas, lavado de dinero, secuestros, extorsiones y tumbonazos de drogas. Dentro de sus tareas, su organización, conocida como los “Riveritas” también se dedicaba a la “limpieza social” de criminales. Es así como en setiembre del 2006 se lleva a cabo la ejecución sistemática de 7 reclusos en la cárcel de Pavón, un lugar olvidado en donde el Estado guatemalteco había perdido presencia que el Ministro Carlos Vielmann quería recuperar. Éste es uno de los principales casos que el exfiscal general costarricense, Francisco D’Allanese, llega a conocer al asumir su posición como comisionado de la CICIG en Guatemala, en sustitución del penalista español Carlos Castresana.

 

Por un lado, el caso Parlacen dejó en franca exposición los cuerpos clandestinos ligados íntimamente a las instituciones públicas. El Acuerdo de Esquipulas, firmado en 1986, tenía como uno de sus fines la fundación del Parlacen como un medio para “fortalecer el diálogo, el desarrollo conjunto, la Democracia y la pluralidad como elementos fundamentales para la Paz de la Región”. Sin embargo, el Parlacen tuvo serias fallas de legimitidad desde su inicio. El gobierno de Costa Rica nunca participó en su conformación. El caso Parlacen evidenció que las organizaciones clandestinas habían penetrado hasta lo más medular de los Estados en el llamado triángulo norte. Originalmente, por ejemplo, los estudios especializados habían determinado dos tendencias del crimen organizado dentro del ejército guatemalteco: por un lado se hablaba de “El Sindicato” y por el otro “de la Cofradía”, grupos que se escondían detrás de la institucionalidad como “poderes ocultos” de la sociedad guatemalteca.  Pero el caso Parlacen evidenció ligámenes de estas estructuras tradicionales con carteles y organizaciones de origen foráneo y de alcances regionales, como El Cartel de Sinaloa o los Zetas en México, grupos también de orígen militar.

 

Así, el caso Parlacen no sólo develó el alcance de estos Cuerpos Ilegales o Aparatos Clandestinos y de Seguridad (lo que las Naciones Unidas acuñó con el acrónimo de CIACS), sino que además dejó en evidencia un aparente fracaso de los procesos de pacificación en el Triángulo Norte después de los Procesos de Paz posteriores a la caída del muro de Berlin. Esto motivó al gobierno de Berger, a través de su ministro de relaciones exteriores Edgar Gutiérrez y el vicepresidente Eduardo Stein, a solicitar ayuda de la comunidad internacional. En primera instancia se fundó la CICIACS, Comisión de Investigación de Cuerpos Ilegales y Aparatos Clandestinos y de Seguridad, un proyecto que inicialmente fue descartado por razones de constitucionalidad.

 

El 12 de Diciembre de 2006 se firma el acuerdo entre la Organización de las Naciones Unidas y el Estado de Guatemala, creando la CICIG. La Comisión sigue un modelo similar al de las cortes “híbridas” de Timor, Sierra Leona, Cambodia y Líbano. Pero en algunos mecanismos crea un órgano sin precedentes.

 

  1. Colom

 

Álvaro Colom, quien estuvo presente hace algunas semanas en la reunión de la Internacional Socialista en San José, inicia su mandato en el 2008.

 

Ya con la CICIG instalada, la justicia guatemalteca juzga a la cúpula de la policía del gobierno anterior de Oscar Berger, por lo que parece una operación de “limpieza social” guíada por el Estado. Dentro de los acusados se encuentran el Ministro de Gobernación, Carlos Vielmann; el jefe de la policía, Erwin Sperissen; y el subdirector, Javier Figueroa. Para otros sectores de la sociedad guatemalteca, inclusive para los mismos funcionarios que habían ayudado en su origen, el órgano de las Naciones Unidas, la CICIG, se había salido fuera de control. Los imputados más importantes en el caso Pavón huyeron hacia el extranjero. Vielmann hacia España y Sperissen hacia Suiza, por lo que hubo necesidad de volver a activar mecanismos de cooperación internacional y de recurrir al tema de la jurisdicción universal.

 

Durante la administración de Colom vuelve a ocurrir un cisma, un terremoto de la legitimación, en la institucionalidad guatemalteca: el caso Rosenberg.

 

En Mayo de 2009 apareció muerto Rodrigo Rosenberg, un reconocido político y abogado de la sociedad guatemalteca. En un video que se difundió horas después y muy rápidamente por la Internet, aparecía Rosenberg, responsabilizando al Presidente Colom de su muerte. El video produjo la protesta virulenta de miles de personas que se tiraron a las calles a solicitar la renuncia del presidente. El caso creó una seria crisis institucional para el gobierno.

 

El caso Rosenberg, por otro lado, abrió las puertas para la legimitación de la CICIG ante el pueblo guatemalteco. Mediante el uso de recursos tecnológicos (rastreo de teléfonos celulares, grabaciones de videocámaras), la CICIG logró determinar que Rodrigo Rosenberg, a raíz de una depresión sentimental, había contratado a una banda para que le mataran, haciendo parecer el suicidio como un asesinato, y con la intención de perjudicar políticamente el gobierno de Colom.

 

El caso le otorgó mucha credibilidad a la CICIG. El comisionado Carlos Castresana rindió informes de seguimiento masivo ante la prensa, lo cual le devolvió la tranquilidad al gobierno. Sin embargo, debido a la forma en la que se presentaron los resultados, Castresana fue muy criticado por un supuesto afán de notoriedad, cuando en realidad la preeminencia de la investigación fue realizada y el correspondiente crédito de la investigación debía quedar en manos de la fiscalía.

 

 A pesar del golpe creado por el caso Rosenberg, el gobierno de Colom reportó pasos hacia delante en la lucha contra la impunidad.  Al final de su gobierno, el grupo socialdemócrata trató de inscribir la candidatura de Sandra Torres, la exesposa de Colom, pero ésta fue limitada por la corte constitucional. Este hecho facilitó las elecciones para el presidente electo, Otto Pérez de Molina, un exmilitar, quien finalmente ganó las elecciones en Setiembre de 2001 e inició su periódo presidencial en el 2012.

 

  1. Pérez de Molina

 

El 14 de Abril, es decir, mañana, inicia la Cumbre de las Américas en Colombia, precisamente el día en el que Otto Pérez de Molina cumple 90 días en el cargo de presidente. Paradójicamente, el candidato que anunciaba la mano dura nos salió abolicionista al mejor estilo de Louk Hulsman, Nils Christie o de Thoreau y su eximio ensayo sobre la desobediencia civil. Pérez ha puesto en efervescencia el tema de la legalización de drogas en el contexto latinoamericano.

 

Uno a uno, cada uno de los países latinoamericanos ha tenido que irse definiendo como alineado o no-alineado frente a la cuestión de la legalización. Esta polarización de la discusión en opuestos aparentes nos recuerda dinámicas ideológicas de tiempos que se suponía que ya eran parte del pasado. Sólo Costa Rica y Panamá asistieron al encuentro convocado por Pérez el 24 de Marzo pasado. Martinelli, Ortega, Funes y Porfirio Lobo se expresaron negativamente sobre la idea, pero en común cada uno de los países maneja con mucha cautela el asunto.

 

No es para menos, la reacción de Washinton fue casi inmediata. La visita de Hillary Clinton primero en Marzo de 2010 a Costa Rica, en Junio de 2011 a Guatemala, con ocasión de la Conferencia Internacional de Apoyo a la Estrategia de Seguridad de Centroamérica, fue seguida por la visita de Joe Biden como parte de la organización del Plan Mérida y del proyecto de la Iniciativa Regional de Seguridad para América Central. Finalmente el seguimiento fue confirmado por la visita de la secretaria de seguridad nacional Janet Napolitano el pasado mes, una semana después de que Pérez de Molina expresara sus ideas sobre la legalización.

 

Es claro que todo país tiene el derecho y la deseada posibilidad de generar su política exterior. De hecho la cooperación internacional pareciera ser una salida para terminar con el problema de la violencia endémica en América Central. Y en este punto haré una aclaración que lejos de funcionar, siempre genera el efecto contrario al que deseo provocar. Así que por favor no sigan sus impulsos, y les pido amablemente su atención.

 

Para nada quiero que esta disertación se perciba como una teoría de la conspiración incendiaria, en donde los Estados Unidos tienen la responsabilidad de las causas de violencia en América Latina. Sin embargo, resulta curioso que un país tan preocupado por la estabilidad y la seguridad de la región, y que gasta sumas enormes en este tema, no haya ratificado el Estatuto de Roma, no haya cerrado las bases de Guantánamo, y que permita que siga operando la Escuela de las Américas. Es importante que las tendencias y dinámicas políticas no desemboquen en la repetición de los errores del pasado, y que el Estado de Derecho se fortalezca y abandonemos de una vez por todas estas teorías sobre un Estado fallido en Centroamérica. Estas teorías finalmente parecen favorecer sólo a algunos.

 

Finalmente, quiero abordar un último tema sobre la construcción y permanencia de las instituciones de derecho penal internacional en Centroamérica.

 

El Dr. Werle, citaba a veces un artículo que leyó cuando empezó a investigar el tema, en el cual el autor se preguntaba si se podía o no hablar de “derecho penal internacional”. Bromeaba diciendo que ahora más bien se hacían seminarios y conferencias sobre el tema. A mí personalmente me hubiera gustado más la denominación “Derecho Penal de los Derechos Humanos”. El Dr. Manuel Ventura Robles escribía en el 2001 en un seminario en Rio de Janeiro, sobre la necesidad de una Corte Interamericana Permanente. La misma Corte Penal Internacional surge de la iniciativa de Trinidad y Tobago, quien solicita a las Naciones Unidas apoyo para la creación de un órgano para combatir el tráfico de drogas. Finalmente, Arturo Valenzuela, Secretario de Estado de Estados Unidos para Asuntos del Hemisferio Oeste, mencionó en Marzo del 2011 la posibilidad de una CICIG regional para Centroamérica. Sus observaciones fueron apoyadas por el Secretario General de Naciones Unidas Ban Khi Moon.

 

Así que es probable que en los próximos años hablemos de una CICIG regional.

 

Eso sí, creo que sería prudente cambiarle el nombre y no hablar más de impunidad. La impunidad es un valor que refiere a las teorías retribucionistas, a la eficiencia de la ley, al cumplimiento de la ley por ser ley, nada más, independientemente del ser humano. La impunidad como bien jurídico es una idea que refiere a Hegel, a que el reo es un objeto que está en deuda con la sociedad y debe retribuir el mal causado mediante un bien, que debe restituir el orden. La impunidad como valor refiere a Kant y su ejemplo de la isla desierta, en donde debe cumplirse la pena aún cuándo no tenga sentido ni significancia real. La impunidad como bien jurídico refiere a la prevención general por medio de la intimidación. Creo que esa referencia hacia la impunidad como valor supremo, supongo que inconsciente y no voluntario por parte de quienes redactaron el nombre de la CICIG, arroja un vínculo directo hacia con las teorías retribucionistas. Esto es un claro signo del estado embrionario, incipiente, inicial, primigenio, en el que están nuestras instituciones de derecho penal internacional híbrido centroamericano.

 

Como ejemplo de esta característica incipiente del derecho penal internacional, todavía pensar en un “derecho penal internacional comparado”, resulta demasiado optimista. Estando en una seminario en la casa del lago Wannsee, esta villa de descanso ubicada en un lugar hermoso y apacible, en donde los altos mandos nazis planearon la “Solución Final”, (una reunión que se descubrió por accidente cuando Eichmann estaba recluído en Israel) es decir, la ejecución masiva de 6 millones de personas –la efectiva, porque la expectativa eran 20 millones-, coincidí con abogados de Kenya, Korea, y Cambodia, y logramos identificar no sólo tendencias generales, comunes, teóricas en fenómenos de violencia estructural, sino además coincidencias en fechas, en líneas de operación de larealpolitik específicas y exactas. El potencial de una investigación de ese tipo es simplemente necesario. Pero tendremos que esperar. Este es sólo uno de los muchos ejemplos de un derecho que se encuentra en gestación.

 

Bueno, precisamente Kant soñaba con un programa utópico global del derecho en “Sobre la Paz Perpetua”, y Habermas teoriza sobre él en sus reflexiones sobre la Unión Europea como un compuesto social, como estos nuevos procesos de la consolidación de instituciones supranacionales. Poco a poco se van creando esas instituciones. A aquí parafraseo la cita de Thurman Arnold que hace Minor Salas en el epígrafe de su tesis doctoral: “Somos aquellas instituciones que creamos”. Sí, el ser humano se ve reflejado en sus instituciones, como esta grandiosa Corte Interamericana. Y bueno, creo que en una segunda fase regional se puede soñar con un proyecto de instituciones permanentes para Centroamérica tan esperanzador como los inicios de las Comisiones de Verdad y los Acuerdos de Paz.

 

En 1980, Gabriel García Márquez, junto con la también Nobel Alva Myrdal, y el primer ministro sueco Olaf Palme, buscaban fundar uno de los que serían los primeros esfuerzos de cooperación internacional para la paz en Centroamérica, el llamado Grupo Contadora. Márquez también recibiría el Nobel en 1982, por retratar una realidad tan insoportable, que debía transformarse en fantasía, en lo que posteriormente en el boom se llamó un realismo mágico. Su aceptación del Nobel se llamaría “La soledad de América Latina”, y solicitaba el apoyo de la comunidad internacional. En realidad, ésta negación de la realidad sostiene un paralelismo interesante con la alucinación que incita al consumo de drogas y de la cual surge esta guerra no declarada de la que sufre Centroamérica.

 

Ojalá que las instituciones que construyamos en el futuro para América Central sean utilizadas -no para servir intereses geopolíticos externos-, sino para beneficio de las agendas de nuestra región, y para construir mejores condiciones para nuestros países.

 

Muchas gracias.

 

San José, 11 de Abril de 2012.

 

 

 







Lo natural del derecho natural, lo positivo del derecho positivo. 

El cliché me persigue. 

Muy contento porque me dieron un curso que siempre había querido dar, y a mi manera: Filosofía del Derecho. 

Así que desempolvé la "Axiología Jurídica Fundamental" de Haba, "Vigilar y Castigar", a Kelsen y a Radbruch. 

De Kant a Voltaire y Beccaria, y de ahí a Habermas, Teubner, y finalmente las teorías más deconstructivistas. La crítica a la postmodernidad de la Escue
la de Frankfurt. La aparición del subconsciente. La crisis del libre albedrío y la despersonificación del individuo mediante las teorías de los sistemas sociales. De todo esto voy a poder hablar. De cómo en derecho hemos adoptado todos estos saberes, acaso sin saberlo. Lo que más me ha impresionado últimamente es la interpretación de Marx de las diferentes fases de la Revolución Francesa en "El Brumario de Luis Bonaparte".

Creo que no le diré a los alumnos de pregrado que los conceptos de bien común, de justicia y contrato social son vanos constructos sociales de los cuales debemos desconfiar. 

No me parece que la Filosofía del Derecho deba limitarse a la distinción de si a los conceptos les ponemos comillas o mayúsculas para hipostasiarlos. Ya sabíamos que el lenguaje era una convención social.

Todo lo contrario, me parece importante que mantengamos el sentido crítico, pero que sigamos pensando que "somos las instituciones que creamos", y que estas construcciones operan en la medida en la que (como decían Vaihinger y Gramsci) actuamos "como si" fueran reales. 

Ya abogados cínicos y calculadores hay suficientes, como para desaprovechar la oportunidad de incentivar a los idealistas. Y aunque el derecho natural se preste para malinterpretaciones (léase discusiones sobre el origen de la vida y los derechos reproductivos, por ejemplo); y aunque el derecho se preste para crear conceptos falaciosos y para manipulaciones, creo que también es importante reconocer que también ha servido históricamente para crear mejores sociedades a las que conocimos anteriormente, y hacer un espacio para hacer ese reconocimiento.


I. INTRODUCCION A LA FILOSOFIA DEL DERECHO

Módulo I: La Fase Clásica: El Derecho Natural y el Idealismo.

Subtemas: La Guerra de los cien años y la Paz de Westfalia (1618-1648); los autores iusnaturalistas del Medioevo: Grotio, Thomassius, Puffendorf y Wolff; La influencia del Idealismo (Kant y Hegel; Goethe, Fichte y el “Sturm und Drang” y el romanticismo) ; El sistema universal de Gottfried Wilhelm Leibniz; La Escuela Histórica del Derecho (Hugo, Niebuhr, Puchta, Savigny); Rudolf von Ihering y “La Lucha por el Derecho”; Las Codificaciones del Siglo XVII y el Imperialismo (la crítica de Otto von Gierke al derecho); El período de la Restauración prusiana

Módulo II: La Ilustración y el Racionalismo: el dilema del positivismo.

La Revolución Francesa (Montesquieu, Voltaire, Diderot, Beccaria); La Escuela de la Exégesis (Francois Gény); René Descartes y Auguste Comte; La aparición de “El Manifiesto Comunista”; La República de Weimar; El industrialismo y la primera guerra mundial (Adam Smith y “La Riqueza de las Naciones”); El utilitarismo de Bentham; Aplicaciones del industrialismo al modelo del conocimiento (La escuela del medio social: Tarde, Quetelet); El Determinismo (El origen de las especies de Darwin; Herbert Spencer y Lamark); El positivismo criminológico (Lombroso; Garrofalo, Ferri);  La segunda guerra mundial; la teoría de la relatividad en Viena (Max Planck y Einstein) y la teoría pura del Derecho de Hans Kelsen; La fórmula de Gustav Radbruch; La escuela de la jurisprudencia de intereses (Stoll; Heck; Oertmann; Stampe; Viehweg, Zittelman);

Módulo III: La etapa crítica: deconstructivismo y realismo crítico. 

La aparición de la sociología (Durkheim, Max Weber); La aparición del subconsciente (Nietzsche; Freud, Jung); La Escuela del Derecho Libre (Hermann Kantorowicz); La Escuela de Frankfurt (Fromm; Marcuse; Adorno; Horkheimer y Walter Benjamin); Las corrientes americanas (Oliver Wendell Holmes, Roscoe Pound y el American Legal Realism; Jerome Frank y la Escuela del Critical Legal Studies; el interaccionismo simbólico; Edwin Sutherland); El regreso a Beccaria (Ferrajoli y la racionalidad; Norberto Bobbio); El deconstructivismo (Barthes, Derrida, Lacan); El neomarxismo crítico (Foucault); La despersonificiación de la sociedad: La Teoría de Sistemas de Luhmann; La respuesta de Habermas; La autopoiesis de Gunther Teubner; la crítica de la tolerancia y el análisis de la postmodernidad de Slavoj Zizek.  


HISTORIA DEL PENSAMIENTO JURIDICO Y DEL DERECHO COSTARRICENSE 

Módulo I: Historia del pensamiento jurídico universal

1. Roma; La fase clásica (monarquía); la República y el Imperio; La caída del Imperio: Dioclesiano y Teodosio I, la Pax Romana.

2. La Edad Media: Alta Edad Media, Baja Edad Media; La Iglesia y la Inquisición (Constitutio Criminalis Carolina; Las VII Partidas); Los Glosadores y Postglosadores; La Edad Moderna; La Revolución Francesa; Las Codificaciones. Colonialismo; Industrialismo; Primera Guerra Mundial y la República de Weimar. Segunda Guerra Mundial; El injusto del nacionalsocialismo; La Conferencia de Potsdam y la Organización de las Naciones Unidas. La Guerra Fría; La República Democrática Alemana; La Postmodernidad; La Caída del Muro de Berlín.

Módulo II: Historia del pensamiento jurídico Costarricense

El descubrimiento de América; El Popol Vuh y el Codex Borgias; Derecho colonial; El Consejo de Indias; Los Virreinatos de Yucatán, Nueva España y Granada; las reales audiencias; los cabildos; la encomienda y el repartimiento. La independencia; El Pacto Social Fundamental Interino del Estado de Costa Rica; la Federación Centroamericana; Ley de Bases y Garantías; El Código General de 1841; La fase repúblicana: la Constitución de 1871; la Constitución de 1917; El Código Civil de 1881. La Guerra Civil de 1949; Las Garantías Sociales y El Partido Comunista. La Guerra Fría; Los Acuerdos de Paz en Centroamérica; La Comisión de Verdad en El Salvador y Guatemala;  El neoliberalismo, la caída del muro de Berlin, los Planes de Ajuste Estructural y los Tratados de Libre Comercio. 



Artículos y citas

 

http://www.poder-judicial.go.cr/escuelajudicial/archivos%20actuales/documents/revs_juds/rev_jud_96/completos/la_continuidad_entrela_convencion.html

 

http://www.poder-judicial.go.cr/escuelajudicial/archivos%20actuales/documents/revs_juds/rev_jud_92/completos/09%20completo.html

 

http://www.poder-judicial.go.cr/escuelajudicial/archivos%20actuales/documents/revs_juds/rev_jud_92/00-presentacion.htm

 

http://www.sinabi.go.cr/Default.aspx?tipo=catalogo&campo=autor&expresion=Garc%C3%ADa%20Azofeifa,%20José%20Ignacio

 

http://www.sinabi.go.cr/Default.aspx?tipo=catalogo&campo=autor&expresion=Robles%20Garc%C3%ADa,%20Ignacio

 

http://www.iij.ucr.ac.cr/archivos/publicaciones/congresos/Congreso%20Internacional%20de%20Derecho%20Mercantil%20-%20UNAM%202006/Romero%20Perez,%20Jorge%20Enrique.pdf

http://books.google.co.cr/books/about/Historia_de_Alemania_contemporánea.html?id=X5ZHPQAACAAJ&redir_esc=y

http://scholar.google.com/scholar?hl=en&q=lex+mercatoria+ignacio+garc%C3%ADa&btnG=Search&as_sdt=0%2C5&as_ylo=&as_vis=0






Family and Place of origin-.I was born in a little village in San José called Mata de Plátano (Plantane Tree). Son of a modest lawyer and an inspired feminist who loved flowers, our neighborhood was composed of middle-class families who preferred spending their salary in the education of their children -instead of cars and a new flat screen tv-, and whose children preferred horses to bikes and could eat fruits directly from the trees. Direct contact with nature and a reminiscence of a social rural context were two definite aspects of my childhood; you could still visit some of the farms nearby, sit down with farming characters and have fresh baked tortillas which still smelled like wood fire. They never felt comfortable with a distance that I could not understand at the time. With the years, resentments and silences have grown deeper. Once in a while the bus of our town–which made a trip to San José every two hours for 21 colones- had to stop because the cows or an ox-wheel (carreta) were blocking the way. However, as many other populated areas of our country, Guadalupe´s social context was experiencing a decisive transition from a rural context to a more urban development. Today my town has a new road, paved since an important officer of the government moved to the most expensive lot in the block, and the old neighborhood has a private entry guarded by Nicaraguan watchmen. Released from the large bills of private education for the children –most of them currently struggling professionals- the parents, now older and traumatized by incidents of burglary or even kidnapping, have invested into bigger dividing walls, gates, and better gardens. I grew up in the green mountains, but soon enough climbed down to the valley. One day, my father asked me if I would like to join a german school. I got accepted in their scholarship program, and I would graduate from high school together with classmates from a very diverse source of economic statutes. The rigorous program required a severe sense of solidarity.  I witnessed the fall of the Berlin Wall, the end of the Cold War and the fall of the Iron Curtain –all unfamiliar terms for me at the time-. German families would embrace themselves in November 1989, weeping with joy. I visited Guatemala in 1992. I still did not have a clear idea of what was going on, but I knew I was witnessing an important chapter of contemporary history. I learned german literature, art, science and culture and studied the Holocaust with great interest. Culture and History became my sanctuary during difficult times of my life and the divorce of my parents. During this phase of my life I would have the experience of living in Rohrmoser and San Pedro, in a more urban context, a change of scene that taught me to see the best of both worlds. Today it is my conviction that our social and State model cannot be based on a melancholic point of view of our ancient costumes, but has to incorporate the best of both stages of this national transition from a rural to an urban context. Many of the thoughts and ideas I cultivated during high school followed me to University, where I spend more time trying to understand questions that will never be completely answered, but that I appreciate and keep with great gratitude. 

 

 
Picture of the Constitutional Chamber of Costa Rica at the National Day of the Declaration of Independence, 2008. 


Interests. I try to live my life as fully as possible. Music has been a cleansing therapy for my soul since a young age, specially through my roughest times. I play in a rock band and write lyrics about what I see and I feel from my “universal moment”. I try to make as much exercise as I can, hoping to swim a triathlon and climb the Chirripó Mount this year. I love my family in a way that words are powerless to describe, and I hope to have the honor of getting married with my goodhearted girlfriend and having a family in the near future. 

 Experiences with schooling or work, hopes in the future. I am founder  and  president of an organization  named  “Centre for the  Studies in National Reality” (GERN, www.realidadcostarricense.org). This  is a  small  organization, formed in 2007 by a dozen  professionals  from different   careers   and  backgrounds,   with  the   joint  interest  of  understanding  –and  if  possible, modifying- the costarrican context in which we live. My intention, one day, is to have the GERN working as a highly developed, interdisciplinary organization. A  second  generation  of  costarrican leaders , an organization  which  integrates  professionals   from  different backgrounds  and careers.  But also, an organization which constructs theories and hipothesis  (similar to a think-thank, an academic research institute or a consulting firm), but is also capable of extracting this theories from everyday life and, most importantly,  to enforce  this useful theories in reality, on a common basis, together with the communities  and people that they will influence.

Excerpt of my application for the Fullbright Scholarship, 2009.

Chirripó Mountain, Costa Rica 2009.



New York

I walk down Central Park and 5th Avenue.   Somebody I read once said:  “If I were a Roman, I would live in Rome”. Since I have grown in postmodernity, liberalism and in the latter era of capitalism, I suppose that I should walk in the middle of skyscrapers in New York City.

How daring and bold is the human race! What is the object of building a 58th floor? Is that pretentious ambition, or simply an engineering marvel, with no religious content within itself? Could this be interpreted as a theological, filosofical statement, and Umpire State-ment or am I the only one here who still believes in God as a superior being? Maybe God is just a beggar hidden in the trains at Grand Central. Maybe God is a danish Banker in the top of the buildings in fifth avenue, trading and beting with souls, together with other gods. Why? Why can´t you choose the place that you are born in? What is it that you expect from us? What is fate? What is life? Why are more than two thirds of the population of the world living in extreme poverty, while this gentlemen by my side spends three thousand dollar in a watch, carved with diamonds stolen from Africa.  Should I just care about survival? Is the human being only a virus, polluting the environment in which it lives? Is earth only a Darwinian observatory? Why does the Metropolitan Museum of New York holds pieces of every culture as chunks of societies, as stolen treasures, as ideological instruments for global control? An Empire can only be built in the ruins and ashes of the future of another society? Entire generations devoted to preserve this lifestyle. Entire generations devoted to preserve their interests. Entire generations –excluded from this privileges- devoted to preserve them. So, again, what is fate, when you have no right of choosing your place of birth? What is choice, when you have no call in the selection of your surroundings? How is a human being conceived, created, in this axis, paths that cross a certain time and place? This Chinese immigrant, in the subway, next to me, is he just an item, a non transcendent fact? is there no cosmic, universal consideration and purpose to his existence? Are we both just facts, data, only created to play along in this shakesperian theather called world? Am I losing my time, dedicating hours of thinking about our essences and place in the world?

Definition of oxymoron:  I walk down fifth avenue. In front of the Pfizer Headquarters, in the middle of the limousines and the Calvin Klein suits, there is a lady, begging for help, asking for money. So, I guess that the image of development that they insist on selling us through CAFTA, will always have side effects. Even in the most developed countries in the world you find beggars, criminality, lousy bathrooms and walls with graffitis. Such is the disgrace of being alive? To grieve in cause of the evident imperfection in the world. Is this the consecuence of being kicked out of Eden? Again, is there a purpose to our life? Are we just a cosmic accident? A sweet, sarcastic, error? Is Earth an enormous orphanage? 

The only buildings as large as the Museums, Banks and Offices, are –curiously enough- the churches and synagogues.  Big walls with inmense, dense phrases. The message sculpted below the Rockefeller Center, “Wisdom and Knowledge shall be the Stability of thy times” is an excerpt from the Biblical book of Isaiah.  I remember Umberto Eco: mass media is made to send encrypted messages between groups of power. One million persons below these walls. Is any of them wondering about that phrase? That is the feeling you get in New York: Masonic symbols, religious symbolisms. It feels like a holy war is being held underneath all this concrete, using all the amount of knowledge archived in the memory of humanity, held by the wisest, elder, fraternities in the world. The Statute of Liberty is also filled with Masonic symbols. New York was built through the entrance of 12 million immigrants, mainly from Central and Eastern Europe. Who built and then opened the “golden door”? These are just questions, paranoic fantasies –I prefer calling them theories- that I have. But when you imagine Rome and the causes of it´s decline, these type of questions begin to become useful. Today, United States of America holds 25 million latinamerican immigrants, and 20 million Chinese immigrants. I went to Italian, greek, Japanese, thai and Spanish restaurants. But the cooks were mostly Mexican. Diego Rivera´s revolutionary paintings, encapsulated in the Walls of the MoMA, removed from the Walls of the Rockerfeller Center.  What is the difference between these immigrants and the ones that built America? How will this context evolve? Could we ever prevent it? If so, why would we?

One block away from the Rock Center is Saint Patrick´s Cathedral. I carry my questions as if my brain was a bag made of cloth. I start dropping each question at a Statute of Saint John, inside the church of Saint Patrick´s.

Unlike U2, I walk sadly through the streets of New York. I cannot believe God chooses an unequal fate for every human being. I refuse to think that Earth is a pond with no gardener, where any fish has to swim according to it´s possibilities, and that every day big fishes grow bigger, and little fish grow weaker. I was taught differently. I believe in faith, solidarity, friendship, and honor. New York has those values. I see it in their monuments to their soldiers in World War II, in the greatness of their society. But now, Irak holds a very different meaning to what “brave and proud” must mean. The future is blurry for this powerful nation.

I believe in the human kind and it´s inherent generosity. I have seen it. I have lived it.

And that´s how I know that my life has a purpose. I walked out of an elevator. A baby looks at me right in the eye. I am not good with children, so I know that this is actually not a coincidence –although it must certainly be in other sense of the word-. He points at the sky. Not at a building, not at anything, but the open sky. He laughs. God was saying, “I love you”. Not only me. All of us. I will hold this as a certainty for the rest of my life. My life is no accident. It has a purpose, it holds a meaning. I was born in a place where water came from within the Earth. Where a river is only water, and not polluted. A place where the rain whispers, and there is enough place to hold your thoughts in silence. Life is a miracle. I am fully aware of this. I am thankful for it. 

Easter Friday, 2007.


Old Notes regarding the 11th Sept.2001


Veintiséis de setiembre del año dos mil uno. Un año después del ataque terrorista más impactante que me había tocado presenciar y experimentar de manera indirecta durante mi vida, puse mis pies sobre el aeropuerto de Los Ángeles, California. Un rígido y corpulento oficial de la policía de migración de Estados Unidos me indicaba que debía hacer fila frente a un detector de metales y quitarme los zapatos. Con resignación, no tanto por el hecho en concreto de tener que soportar esta molestia –en realidad yo no tenía prisa-, sino por el  triste y generalizado estado de urgencia con el que me encontraba a esta parte vital del mundo, procedí a sacar algunas llaves y monedas de las bolsas de mi pantalón, y a colocarme de último, al final de una larga fila de cientos de viajeros de toda clase de edad, raza y religión. No pude evitar pensar en el estado de sitio de una guerra mundial, o en el escrutinio  previo al internamiento de los prisioneros en los campos de concentración de Auschwitz. El estado de emergencia en ante mis ojos me alarmaba.

 Bajo el brazo, cargaba la magistral obra “El ocaso y la caída del Imperio Romano”, del historiador inglés Andrew Gibbon, nacido en 1737.[1] Lo puse sobre una caja de plástico en donde se colocaban los objetos personales mientras eran desplazados por medio de una banda negra hacia el arco metálico de una caja detectora de metales. No estaba yo ni cerca de poder imaginar lo que ésta obra iba a incidir -de una manera tan literal- sobre lo que estaba a punto de presenciar durante el mes que estuve en esa ciudad, durante las veces que me ha tocado visitar Estados Unidos después de ese día, y sobre todo, sobre todas las reflexiones acerca del contexto social de América Latina que he tenido desde entonces.

 Al salir de Costa Rica, yo llevaba frescas las imágenes de John Steinbeck en “Las uvas de la ira”. Este es un libro en donde este autor norteamericano narra los infortunios de un grupo de migrantes durante la recesión de 1921. Frente a la necesidad, dejan su suelo natal en Oklahoma, al sur de Estados Unidos, para buscar sustento en California. Las fincas colonizadas por sus ancestros, las cuales proveyeron de alimento a cuatro generaciones, fueron rematadas y adjudicadas a un banco, y eran ahora el sustento de un “monstruo” (así lo llama Steinbeck): un ser abominable pero invisible que consume, que no conoce límites para su voracidad. Aquejados por su desesperación, la familia entera decide emigrar hacia Los Ángeles, en donde la posibilidad de trabajo ronda como un fantasma: alguien oyó que en un pueblo a cuarenta millas de aquí hay trabajo; o que en una empacadora de melocotón a tres pueblos tienen espacio para uno más (¿comemos hoy o nos jugamos el chance?);  en un viñedo necesitan a dos pero que sean fornidos y que no estén enfermos. El trabajo es como un personaje legendario, presente en la voz de todos, pero nadie parece haberlo visto nunca. Y Steinbeck retrata a los grupos sociales (blancos, negros, chinos, latinos en menor medida) como sombras que caminaban unas meditabundas, otras tenaces, pero todas hambrientas y confundidas, por el territorio del Medio Oeste de Estados Unidos.

El panorama del avión contrastaba fuertemente con la del bus que abordaría al salir del aeropuerto, y explicaba mucho la situación que existe y la que posiblemente vendrá. Las salas de espera de los aeropuertos estaban llenas de muchachos jóvenes con audífonos y aparatos digitales de la última generación. Los orientales especialmente –no sabría decir si japoneses o coreanos-, poseían artículos con tecnología que hasta cierto punto me costaba descifrar, signo evidente de que el saber es poder y de que las relaciones de poder en el mundo van cambiando paulatinamente. Las parejas mayores leían pausadamente. Es decir, era un grupo social con acceso a la comunicación, al pensamiento o a ambos. Esta teoría se comprobaba cada vez que les hacía conversación en las salas de espera o en el avión, y que me respondían con buen modo y una forma de degustar las palabras que sólo la meditación consciente puede dar. Pero ahora, sentado en el bus, el panorama era muy distinto. Un libro era disonante con el ambiente, el cual era hostil e incómodo debido a la considerablemente mayor densidad de personas en cada espacio visual. Leía los rótulos de los barrios de Los Ángeles. Todos sus nombres evocaban épocas coloniales. Mi trance fue interrumpido por la voz firme del chofer, quien con su dedo índice le indicaba a una persona que debía levantar a su hijo porque el tiquete sólo le daba derecho a un solo asiento. “No cabe”-le dijo el pasajero con un mal inglés y cierto tono que me sonó mexicano. “No me importa”-le dijo el chofer. “Usted sólo tiene derecho a un asiento”. El señor se levantó del asiento, cedió su lugar a sus dos hijos, y se puso de pie, devolviéndole la calma al círculo social del bus. Un pasajero visiblemente obeso se sentó en su lugar, campo que le correspondía según el tiquete que exhibió. En mi mente sólo acaté a darle la razón al chofer. Por un momento pensé: “los latinos y nuestro ancestral derecho a saltarnos la norma, a buscarle la conva al palo, como decimos en Costa Rica”. Pensé en las implicaciones últimas de esta norma si la hiciéramos axioma fundamental de un escenario progresional: las redes de inmigrantes, el narcotráfico, la corrupción política en nuestros países, todo parte del mismo principio, mezcla de necesidad y egoísmo en dos lugares que son antagónicos entre sí y que –al igual que cualquier materia física del cosmos- no pueden ocupar el mismo lugar en el universo. 

 Saqué a Gibbons. Corre el año 313 después de Cristo. Después de ocho siglos de Imperio, Roma se divide. Dioclesiano y Maximiano habían dividido el Imperio en dos, distinguiendo el Imperio Romano de Oriente del Imperio Romano de Occidente. Aparte, se había entregado la administración de ciertos territorios a dos Augustos más, fragmentándose el imperio romano en cuatro. La silla del emperador está vacía, los pretendientes al trono confabulan entre ellos. Quien retiene el poder no logra hacerlo por mucho tiempo. Los patricios pelean entre sí mientras siglos de imperio se resquebrajan vertiginosamente en menos de medio siglo. Roma empieza a dejar de ser el centro del mundo. Las abatidas atomizadas de seleúcidas y bárbaros sacuden a los vestigios del reino. Cientos de culturas (celtas, galos, francos, germanos, godos, sármatas, sasánidas) antes sometidas a una sola cabeza de mando y utilizados como fuerzas de un solo señor, ahora se ven desperdigadas por todo el territorio como huérfanos confundidos. Por los pueblos de lo que fue el imperio Romano (Antioquía, Bitinia, por ejemplo), transitan evangelios anónimos y creencias. Miles de credos huérfanos, sin institucionalizar, constituyen una sola masa politeísta. Rastros de religiones antiguas desperdigadas por el mundo conocido hasta entonces. Tras un revelador sueño, Constantino aprueba en el año 313 el Edicto de Milán y aprueba oficialmente la religión católica. El cambio es evidente. Constantino se instituye en el poder. Crea la plaza de San Pedro, en un intento meláncólico de restaurar la grandiosidad de Roma. Los católicos salen de las catacumbas, y en el 325 se celebraría el primer Concilio de Nicea, en donde más de trescientos obispos se pondrían de acuerdo sobre los dogmas y axiomas –creencias fundamentales e inamovibles- que gobernarían su credo y sobre el cual erigirían su iglesia. Bizancio, último síntoma y signo de vida de esplendor de La República antes de morir y que cayera el velo de la Edad Moderna sobre la humanidad, se erigía como Constantinopla, la nueva capital del mundo. ¿Sería abusivamente malicioso pensar que el sueño de Constantino era simplemente una efectiva movida política para reunir a todos esos adeptos politeístas a su favor bajo un mismo credo, una misma religión?

El bus había llegado a una antigua estación de trenes, construida durante la fiebre del oro en mil ochocientos y algo. El legado de un pueblo fantasma, ahora revitalizado mediante restaurantes de comida rápida. Un híbrido inequívoco, tangible, de cuya veracidad y constancia podía yo dar plenamente fe, a pesar de que provenía de historias –casi fábulas- lejanas, relativas, aparentes, y (lo que más me llamaba la atención de su enigma) disonantes entre sí.

 11 de Setiembre del 2007.Seis años después, me dejo caer violentamente sobre mi silla, en frente de mi escritorio. En realidad violentamente es un término exagerado para este acto, pero al usar éste término el lector se podrá dar cuenta de la sepulcral apacibilidad de ese día.

Abro mi computadora. Estoy en San Pedro. Un lugar plenamente localizable por medio de Google Earth. Dos clicks de mi computadora me enseñan una cuadro lleno de mi innegable realidad. Pierdo interés.

 Abierto sobre la mesa hay un libro, con un cuadro del japonés On Kawara. El cuadro es simplement6e una fecha, escrita con letras blancas sobre un fondo negro: “2 de Junio, 1971”. La guía de arte dice que el japonés, radicado en Nueva York, era un artista conceptual. “El tiempo y el espacio son el tema de Kawara”. Semejante loco –pienso-. Un artista que con ahínco frenético registra cada uno de los actos de su vida: los lugares adonde va, lo que lee, la gente que conoce y cada único detalle, por más ínfimo, público o privado que sea. Telegrafía a sus amigos sólo para decirles a qué hora se ha levantado hoy. Sigo leyendo: “A principios de los cincuenta, Kawara había sido uno de los primero artistas de su movimiento en reaccionar inmediata y convincentemente a los horrores de la Segunda Guerra Mundial, especialmente a las terribles consecuencias del lanzamiento de bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki.” Cierro el libro. Las manos sobre mi cara.

 En realidad, la propuesta de Kawara tiene un profundo sentido. Al menos el Kawara que yo creo haber entendido, el que vivió dos segundos en mis ideas. (Kawara también podría ser una idea rígida, que vive en la mente de un estricto profesor de arte, quien con su regla de madera y sus reglas sempiternas, su semblante rígido y su cátedra eterna, podría decirme: “Usted no ha entendido a Kawara”, como si un artista fuera la verdad de una Biblia que he decidido desconocer por mi crasa ignorancia, cometiendo un pecado capital del arte moderno). Pero si Kawara alguna vez existió de la manera en la que yo lo entendí, pues entonces Kawara, o como quieran llamar a esta idea, tiene bastante sentido. 

Nuestra vida está compuesta por un conjunto de elementos numerus clausus. Algunos actuamos descuidadamente, como si fuera eterna. Pero aquí estaba la muestra de que todo sucede por alguna razón.

Sobre la mesa, de manera fortuita, me encuentro una revista National Geographic, que en su portada dice “Maya, como una gran cultura surgió y cayó”.



[1] “The Decline and Fall of the Roman Empire”. Gibbon, Andrew. Tess Press, Black Dog and Leventhal Publishers, Inc. New York, 1963. 


Feb.1, 2005

Ethnogenesis and Global Apartheid

There is no better time in life to be hopeful and optimistic than our years of youth.

 I am currently in my senior year of law studies, in a place often referred to as the “Third World”. Although it may sound as a euphemism, I prefer the term “countries under development”, for I have learned to appreciate the indefatigable desire for wellbeing in my country, (despite the difficulties of its surroundings) as a paradoxical strength of our small country. Before I expose my specific plea concerning your organization, I would like to explain briefly the topic of my thesis, which could be framed under the area of History of Philosophy of Law and International Private Law. My aim, however, is to stress the interest of my research in the topic of Human Development and Human Rights. I believe that by explaining the focus of my investigation, I could also give you an excerpt of my professional believes and expectations concerning this letter in particular. 

 The title of my final bachelor degree dissertation is “The Principle of a Gapless Law and the Lex Mercatoria”. It is divided into two major sections: one regarding a brief summary of the german History of Philosophy of Law, the origins of the dogma of a gapless law during the XIX century and, finally, the idea of “Legal Pluralism”. The second part, analyzes the birth of new commercial, non-governmental organs; more specifically, the birth of new institutions of international law as an evidence of social organizations larger- and evidently more powerful- than the some National States.

 According to certain authors, the codification movements in the XIX century, profoundly embracing the legacy and principles of the Corpus Iuris, postulated the idea of a law without gaps. This idea of law as a whole and complete system -embodied in the Codes- would be directly related to the desire of the States to centralize and monopolize the sources of law. The obligation of the judge to render a judgment, no matter the object of discussion, would become a way to make possible an omnipresence of the State in any human activity. Thus, understanding the law as a gapless system, the State could intervene in any imaginable and given circumstance. This principle, -of course in a very lockian viewpoint in regards to the role of the State in society-, became a subtle way to enforce the supremacy of the State as the only source of the law.

 With the arrival of new inventions such as the railroad and the vapor machine, Europe wandered from an agricultural economy into liberalism and the industrial revolution. Naturally, this transition is reflects itself in the way jurists would analyze law. In Germany, Philosophy of Law experienced an interesting progression: from the ideas of the “Historical School of Law” into the “Jurisprudence of Interests” and finally, the “Free School of Law”.[1] The main stream of free-law jurists advocated the idea of a free system of law. This means, a law aside from state governance. Influenced by the free law current, Santi Romano, an Italian jurist, developed the idea of diverse legal systems, all and every each of them with an autonomous logic, -other than the logic of the governmental institution-. This theory is known as legal pluralism, a theory which has recently gained importance among legal anthropologists and Social Science scholars: With the arrival of globalization, the social context reflects itself in new social institutions. The later period of the last century, and especially with the downfall of their communist counterpart, has become an era of raw commercial relationships. The definition of law, under a monopolistic, motionless viewpoint, is becoming obsolete. Are we in presence of the definite downfall of the Modern State as we have known it for the last two centuries? 

 The purpose of my writings is not to blame developed countries for our fate and disgrace. Nor is it to inspire sympathy or delusion. My intention is solely to express and illustrate my commitment towards my professional expectations: social development. As a Maybe not as the architect of a new global disorder.

 


[1] This progression, however the importance of it, is not well known in the costarrican academic environment. 


This work was finally published by the Law Research Institute of the University of Costa Rica. To see the work, go to: 

http://www.iij.derecho.ucr.ac.cr/archivos/documentacion/Plenitud_Hermetica_y_lex_mercatoria.pdf


.............................................................................................................................................................................................................................................................

Pilares del Mundo (reflexiones sobre la aplicación selectiva del Derecho Penal)

Hay cierta gente –dos amigos de verdad y tal vez un par de conocidos- que me entienden. Gente a la que la vida (cierto día que por dicha sólo puede venir uno o dos días en la vida porque sino no aguantaríamos más)  les ha estrujado el pescuezo al punto de que sintieron que les faltaba el aire. Ese día, perdido en el calendario y olvidado por dios, sintieron que ya no podían más. Ese día en la vida los abofeteó, les escupió el alma y los dejó tirados, desnudos, en un calabozo oscuro de la mierda. No podían caminar de la conmoción, del dolor. Sentían que se ahogaban. Que no era posible que la vida fuera tan maldita, tan hijueputa. Y resoplando de la rabia y del colerón, se levantaron, –llenos de coraje, pero con miedo también, porque les daba terror que la vida los volviera a escupir otra vez- vieron a la vida a los ojos y le dijeron: No. Así de fácil no. Yo no me rindo.   

 Yo no sé si todo el mundo tiene esas historias, y que San José está repleto de héroes anónimos, todos próceres de su propio e individual drama e historia. A esos dos o tres que conozco, y de cuyas historias también conozco, los he aprendido a ver como escogidos, no como víctimas, del destino. Son pequeños dioses con un designio fatal y un silencio heroico.


Tuesday, September 23, 2008 (Brief an der FU-Berlin): 

Im Jahr 1999  gab es in Berlin eine Diskussion zwischen Günther Jakobs, Vertreter des Feindstrafrechts, und einem ehemaligen Studenten der FU-Berlin, Dr. Albin Eser. Ist die Gesellschaft in einem ständigen Zustand des Krieges? Diese Diskussion ist nicht nur von akademischer Bedeutung. Wie der Name dieses Kongresses illustriert („Die Wissenschaft von der deutschen Strafrechtsjahrtausendwende - Rückbesinnung und Ausblick “), war in der Diskussion die Richtung dass der deutschen Strafrechts Wissenschaft im Wesentlichen wissen zu diesem neuen Jahrhundert folgen sollte. 

Nach dem Post-industrialismus, der Post-moderne und vierhundert Jahre seit der Gründung des modernen Rechtstaates stehen die internationalen  Unternehmen vor der Herausforderung, sechs Milliarden Menschen demokratisch zu organisieren . Auf der einen Seite, einige anfordern eine realist „funktionelle“ Einstellung . Aufgrund terroristischen Ereignissen und globalen Veränderungen wird vorgeschlagen, zwischen Bürgern und Feinden zu unterscheiden. Andere Annäherungen, die zuweilen als fundamentalistisch gennant werden, verteidigen die romantischen Vorstellungen -abgeleitet von der Aufklärung der Menschenwürde-. Unabhängig von der Position , findet die Diskussion über die Zukunft unserer Gesellschaft gerade in Berlin statt. Für mich wäre es eine große Ehre, Zeuge dieser Entwicklung der menschlichen Vorstellungen zu sein. Ich möchte Energie  und Kenntnisse  sammeln, um weiter für mein Land und meine  Umgebung zu arbeiten;  um den  Dialog  durch unsere Studiengruppe und  durch Vorträge, Vorlesungen, akademische Schriften und Konferenzen in unserer Universitat anzuregen.

In Costa Rica haben  die  politischen  Parteien eine Politik der „harten Hand“ gegen die Kriminalität angeregt. Mein Hauptinteresse liegt bei der Untersuchung des Strafrechtssystem als eine Methode der sozialen Kontrolle.  Ich begrüße Autoren wie Foucault und kritische Lesungen wie Eugenio Zaffaronni, sowohl als auch mehr konservative Autoren wie Muñoz Conde oder Claus Roxin, und bin besonders an Kriminologie und Kriminalpolitik interessiert. Ich denke, dass Costa Rica ein Konzept und eine klare Theorie der Vollstreckung aubilden muss. Ich möchte an diesem Thema arbeiten, um Costa Rica in der Zukunft ein gesamtes Gesetzbuch für Strafvollstreckung vorzustellen.



Motivationsschreiben

HU-Berlin, L.L.M. 

Meine Ansicht aus Mittelamerika

[San José-Berlin] : 20 Jahre nach dem Fall der Mauer.

 

Costa Rica hat sich wesentlich verändert. Unsere StaatModell ist nicht eindeutig;  unsere Kapazitat fur gemeinsamen Arbeiten und Denken ist verwirrend, häufig zerbrochen. Dialogue und Einigkeit sind seit langem gebraucht, aber unsere Generation kann von unsere weltliche Vergangenheit viel lernen. 

 

1. Zentral Amerika

 

Meine Kindheit, genau wie die von vielen anderen Mittelamerikanern, hat unter den Folgen des sehr realen Kampfes zwischen zwei Ideologien gelitten. Die Geschichte Mittelamerikas seit 1930 (und besonders nach 1960) ist von  blutigen Bürgerkriegen geprägt. Mehr als 100.000 Tote in El Salvador, Guatemala, Honduras und Nicaragua; Machtverteilung zwischen Militär und Oligarchie, Finanzierung paramilitärischer Gruppen zur Bekämpfung von Volksaufständen; militärische Fronten gegen De-facto-Regierungen; Interventionismus beider Blöcke in der Innenpolitik Lateinamerikas (Initiative für das Karibische Becken, Kissinger-Kommission,  Reagan, Carter, Kennedy und die Allianz für den Fortschritt auf der einen Seite; Waffen aus dem Nahen Osten, der Einfluss des Kommunistischen Manifests und die Finanzierung revolutionärer Bewegungen auf der anderen). Es herrschte ein gewalttätiges Klima in Mittelamerika bis zum Fall der Berliner Mauer (1989), der Plan von Esquipulas (1986/87), und den Friedensabkommen von Chapultepec (1992). Die globale Situation hatte sich mit dem Fall des Eisernen Vorhangs verändert[1].

 

Ich sah den Fall der Mauer 1989 in den Fernsehbildschirmen der Deutschen Schule in San José. Ein emotionaler Moment. Meine Lehrer und Mitschüler umarmten sich und weinten vor Glück. Ich wusste, dass ich Zeuge eines historischen Ereignisses von großer Bedeutung war. Auch in Costa Rica haben wir viele Veränderungen erlebt. An Stelle von dem Sozialstaat, der seit 1940 aufgebaut worden war, sprachen die Regierenden von Liberalismus, Unternehmertum und freiem Handel. Schon bald wurden Freihandelszonen und Maquilas gebaut. Der ländliche Raum musste sich in einem städtischen sozialen Gefüge einordnen, aber der Übergang von einem Kontext zum anderen wurde nie ordentlich oder eindeutig sein. Kaffeeplantagen wurden zu Wohnsiedlungen für die Mittelschicht und zu marginalisierten städtischen Gebieten. Aus Dörfer wurden kleine Städte mit gravierenden Umwelt- und Stadtplanungsprobleme und eine steigende Unsicherheit. Kriminelle Organisationen wie der Drogenhandel (ein globales Problem, das  zu dieser Zeit entstand[2]) begannen die Institutionen des Staates zu untergraben. Obwohl Oscar Arias, Präsident von Costa Rica, den Friedensnobelpreis für seine Verhandlungen über den Friedenspakt von 1987 gewonnen hat, scheinte sich der Militar Konflikt von Zentral Amerika zu der Zivilgesellschaft verschoben zu haben. Tausende Deportierte aus den Vereinigten Staaten organisierten sich in Jugendbanden, besonders im sogenannten "nördliche Dreieck" von Mittelamerika. Heute erhält El Salvador mehr als 90% seines BIP in Form von Überweisungen aus den USA. Länder wie Costa Rica, deren Wirtschaft traditionell vor allem Landwirtschaft gewesen war, wurden nun zu Verbrauchermärkte für eingeführte Waren. Als wir die Entwicklungen in Asien bemerkten versuchten wir, die technologische Revolution mit hochqualifizierten Arbeitskräften zu begegnen, sowie mit einem eigenen, auf dem Tourismus basierendes Modell. Trotzdem war das Ergebnis mehr Ungleichheit und eine ungünstigere Verteilung des Reichtums. Eigentlich hatte sich alles so schnell verändert, dass das, was aus dem Staatsmodell übrig war, in ein babelisches Gewirr verschwunden ist, und es blieb keine Zeit oder Ruhe um über einen neuen, zukunftsfähigen Projekt nachzudenken. 

 

2. Costa Rica und die Moderne

 

„Die Armee von Costa Rica, ein würdiger Nachfolger der Nationalen Befreiungsarmee, übergibt heute diese Kaserne den Schulen, damit sie in einem Kulturzentrum umgewandelt wird.“ So lautet der Eintrag, der am 1.12.1948  in der damaligen Bellavista-Kaserne, heute das Nationalmuseum, die Armee auflöste. So endete – zusammen mit dem Zweiten Weltkrieg –  eine schwierige Zeit für die damalige Generation, und so fing für Costa Rica die zweite Hälfte des 20. Jahrhunderts an.

 

In der ersten Hälfte des Jahrhunderts wurde der Bankensektor verstaatlicht, was die  landwirtschaftliche Produktion verstärkt hat. Auch die sozialen Sicherungssysteme wurden verstärkt, und es wurden Krankenhäuser, Schulen, der Universität von Costa Rica und Infrastruktur gebaut. Der Reichtum des Landes, der vor allem aus der Agrarwirtschaft kam, war, verglichen mit den anderen Ländern der Region, relativ gerecht verteilt. Als ich 11 Jahre alt war, nahm ich zusammen mit vielen anderen Costarrikanern an der Beisetzung von José Figueres Ferrer in der Bellavista-Kaserne teil[3]. Mit ihm wurde ein Teil der Geschichte des Landes, das er so geprägt hat, beigesetzt. Geschichte ist nicht linear, und es gibt keinen absoluten Konsens darüber, aber es scheint damals, in der vierzigehr Jahre, ein Staatsideal gegeben zu haben, das der Bevölkerung, den Intellektuellen und den politischen Führern gemeinsam war. Vielleicht war es nur eine gemeinsame Einbildung. Jedenfalls wurde der costarrikanische Staat mehr als vierzig Jahre lang nach diesem Ideal von Solidarität und Einigkeit gebaut. 

 

Die nächsten Jahre schien eine Chance, eine Zukunft aufzubauen. Aber die Jahre zwischen 1960 und 1990 und die Globalisierung haben Änderungen in unserem Leben mit sich gebracht, die wir erst jetzt zu verstehen beginnen[4].

 

Allerdings, um das Bild noch schwieriger zu machen, für die Wahlen von 2010 haben die politischen Parteien eine Politik der „harten Hand“ gegen die Kriminalität angeregt. "Eine harte Hand gegen die Kriminalität", steht in den Wahlplakaten des Movimiento Libertario (Liberale Bewegung, eine rechte Partei) mit roten Buchstaben drauf. Dies ist besonders schmerzhaft wegen den Erfahrungen der anderen zentralamerikanischen Ländern, wo die Politik der „Harten“ nur als großer Misserfolg gesehen werden kann. Diese ist eine kriminelle Politik, verbreitet in alle Parteien und in unsere Gesellschaft, die nur in den Wahllokalen gute Ergebnisse zeigt; sie schafft Furcht und Hass in der Bevölkerung, begründet der Ausbau einer repressiven Politik und übernimmt keine Gewähr für die Bürger. Eine staatliche Politik, die einen Verbrecher als solcher von Geburt an konzipiert, ist schädlich für die Bevölkerung: sie versteht jeden Verbrecher als eine Art Untermensch mit biologischen und genetischen Defekten, anfällig für die Kriminalität, und leicht durch deutlichen physikalischen Eigenschaften (wie Tätowierungen oder eine besondere Physiognomie) vom Rest der Bevölkerung zu unterscheiden – Eigenschaften, die nicht zufälligerweise mit den Eigenschaften von Ausländern oder marginale Klassen übereinstimmen. Die Liberale Partei hat in diesem Jahr sehr schnell Anhänger gewonnen, vielleicht, weil der Costarrikaner verständlicherweise eine angemessene Führung vermisst, und sich deswegen für die Figur des (scheinbaren) starken Mannes entscheidet[5].

 

Das Auffälligste an diesem politischen Vorschlag, der sich im Grunde nicht von der Politik der anderen Parteien unterscheidet, besteht darin, dass die öffentliche Sicherheit als ein isoliertes soziales System – mit einer Lösung in sich und für sich – verstanden wird. Dabei stemmt die Unsicherheit des Landes aus 40 Jahren von verkehrten bis nicht existierenden staatlichen Maßnahmen in Beschäftigung, Bildung, Kultur und soziale Sicherheit. Keine Gesellschaft kann ohne einen Gesellschaftsvertrag überleben, so immateriell dieser sein mag. Ohne einen subjektiven Konsens der Gemeinschaft, eine Identifikation des Einzelnen als Teil einer Gruppe, kann kein Gesellschaft existieren. 

 

Seit über 20 Jahren lebe ich in derselben Gegend, zusammen mit Gemeinschaftsführern, Bauern, Richtern, Abgeordneten. Gemeinsam mit anderen jungen Akademikern, die wie ich daran interessiert sind, unsere Wirklichkeit zu verstehen, gründeten wir 2007 die GERN (www.realidadcostarricense.org), eine Arbeitsgruppe für Akademische Studien zur Nationalen Lage. Wir arbeiten eng mit den costarrikanischen Gemeinden zusammen und versuchen unsere Realitat in akademische Schriften zu dokumentieren. Eines Tages, während der Fahrt nach Hause von Abangares[6], trug ich über tausend Unterschriften in meiner Aktentasche, die wir an diesem Tag gesammelt hatten, und die vor dem Verfassungsgericht vorgelegt werden sollten. Der Fall wurde vor dem Verfassungsgericht gewonnen. Ich bin sicher, dass das Recht ein Instrument zur Schaffung besserer Gesellschaften ist. Ich träume davon, dass mit dem neuen Jahrtausend die Menschheit – und damit auch mein Land –   aus einer destruktiven Sackgasse findet. Dialogue initiativen bedeuten für mich einen Weg aus dieser Sackgasse. Sie entstehen aus einem kollektiven Bewusstsein, sind ein Beweis dafür, dass man die neuesten Entwicklungen nicht mit einem verschärften Hedonismus zu begegnen braucht, sondern mit den Aufbau von gemeinsamen Werten, mit einer humanistischen, vereinten Weltanschauung, die Nachhaltigkeit an erster Stelle stellt. 

 

2. Deutschland 

 

Ich hatte das Glück, durch das Abitur die Deutsche Literatur entdeckt zu haben. Eine Lehrerin lenkte meine Lektüre zu Klassikern wie Fontane, Goethe und der „Sturm und Drang“, bis hin zu modernen Werken wie Heinrich Mann, Hesse und Büchner, Brecht und Heinrich Böll. Die deutsche Literatur gab mir eine Bewunderung für die Unfassbarkeit des menschlichen Geistes. Besonders ein Werk hat meine Aufmerksamkeit gefangen: Die Ermittlung, einen Theaterstück, in dem Peter Weiss die Aussagen der Nürnberger Prozesse transkribiert. Gemäß der geltenden Werten einer bestimmten Zeit wurden Kriegsverbrecher von einem Teil der Bevölkerung als Helden angesehen. Ich frage mich immer noch: Was bringt eine Gesellschaft dazu, sich gewaltsam zu verhalten? Die gleiche Frage blieb während meiner Zeit an der Universität. Ich las weiterhin viel, von technischen und rechtlichen Werken wie die von Hans Kelsen, bis hin zu den philosophischen Schriften von Wittgenstein oder Nietzsche – alles, um eines Tages den Brief zu schreiben den Sie jetzt, in den Händen halten. 

 

Ich denke, wir haben viel aus den Erfahrungen von dem deutschen Volk zu lernen. Einer der wichtigsten Erfahrungen der Menschheit in unserem Jahrhundert ist in ihrer Weltanschauung enthalten. Deshalb habe ich die Absicht gefasst, in Deutschland zu studieren.  

 

3. Berlin

 

Ich bin sehr zufrieden mit meinem Schicksal, meinem Willen und meiner Existenz als Mensch. Die kubanische Revolution, Hugo Chavéz und seine Interventionen vor den Vereinten Nationen, die Außenpolitik von George W. Bush, das Obama-Phänomen, Ahmadinejads Äußerungen in der UN und der Obstanbieter an der Ecke: all dies erscheint mir faszinierend und ich versuche alles zu verstehen, jeden Tag vollständig zu leben. 

 

Ich will über die Region Lateinamerika reflektieren, sie von „Außen“ betrachten, diese Realität entfernen, um sie besser zu verstehen. Gemeinsam mit Dozenten und Studierenden, die diesen gleichen Prozess durchleben, will ich hart an Forschungen arbeiten, die später angewendet und in Costa Rica nützlich sein können. Die Humboldt-Universität Berlin scheint der perfekte Ort zu sein, um dies zu tun. Die Geschichte der Stadt und das Profil der Universität zeigen ihre kulturelle Vielfalt und Toleranz. Das LL.M. Programm Transnational Criminal Justice and Crime Prevention, das zusammen mit der Universität des Westkaps angeboten wird, ist Beweis nicht nur eine akademische Seite, aber ihres sozialen Kompromisses und offener Geist. Junge Professoren der HU-Berlin wie Prof. Dr. Bernd Heinrich in Strafrecht und Strafprozessrecht sind professoren die sher wichtige Einflusse mit neueren Ansichten und einen mehr direkteren Ansatz für die Schüler ermöglichen. Ich will Energie und Kenntnisse sammeln, um weiter für mein Land und meine Umgebung zu arbeiten; um Dialoge durch unsere Studiengruppe und durch Unterrichten, akademische Schriften und Konferenzen in unsere Universitat verbreiten. Zusatzlich, setzt sich das Studienprogramm auf 4 Modulen zusammen. Ich finde das sehr atraktiv und wichtig, da ich in einem ganzheitlichen Konzept des Gesetzes und der Wissenschaft als ein vielfaltiges System glaube, gerade weil aus der Vielfalt kommt die Kreativität[7]. Ein Anwalt must nicht ein undimensional Fachmann sein, aber ein „universales“ Mensch, mit integrierten Kenntnissen. Beide, sowohl mein Land als auch ich, in einer kritischen Phase sind, die jedoch besonders geeignet für neue Ideen und Verbesserungen.

 

Diese vier Seiten fassen drei Jahrzehnte von Ideen, Bemühungen und Gefühle zusammen. Das Leben des Menschen, der Ihnen jetzt schreibt. Ich danke Ihnen, dass ich diese Erfahrungen mit Ihnen teilen konnte, und hoffe, es in naher Zukunft persönlich weiter tun zu können. 

 

Mit freundlichen Grüßen, 

 

Ignacio García 

San José, 12. Januar 2010 



[1] Ideen aus Bethell, Leslie. Historia de América Latina14 Band, América Central desde 1930. Cambridge University Press, 200, p. 87 und Colburn, Forrest D.. Latin America at the End of Politics. Princeton University Press, 2002

[2] United Nations Office on Drugs and Crime (UNODC), Büro der Vereinten Nationen für Drogen- und Verbrechensbekämpfung , World Drug Report, http://www.unodc.org

[3] José Figueres Ferrer, Sieger der 1948 Burgerkrieg, gilt als Vordenker der modernen Demokratie in Costa Rica, sowie als einer der einflussreichsten Politiker in der Geschichte des Landes als Grunder der heutige kostarrikaner Republik. 

[4] Von der zweiten Generation von Staatschefs, Söhne der Helden von 1940, (1990-2010) bleibt eine Art von Enttäuschung. Zum Beispiel, der Sohn eines ehemaligen Präsidenten der Ära der 40er Jahre, Rafael A. Calderón, wurde im Dezember 2009 zu 8 Jahren Haft wegen Korruption verurteilt.

[5] Costa Rica liegt nicht über das Niveau der Gewalt-und Tötungsdelikte pro hunderttausend Einwohner von anderen Gebieten der Region. Trotz, der Ebene der subjektiven Wahrnehmung der Unsicherheit ist hoch. Huhn, Sebastian (2009): The Culture of Fear and Control in Costa Rica (II): The Talk of Crime and Social Changes, GIGA Working Paper No 108, September 2009, Hamburg. http://www.giga-hamburg.de   

[6] Ein Dorf im Norden Guanacastes, eine Provinz in Costa Rica.

[7] In meine Diplomarbeit habe ich das Thema von der Recht als Sozialsystem viel gearbeitet, mit autoren wie Luhmann, Bordieu, und z.B.Teubner, Gunther. Recht als autopoiestisches System. Suhrkampf. Frankfurt am Main. 1989.




"From: Internationale Programme <internationaleprogramme@rewi.hu-berlin.de>
Date: July 21, 2010 1:42:06 PM GMT+02:00
To: Verborgene_Empfaenger:;
Subject: Bewerbung LL.M.

Liebe Studierende,


das Auswahlverfahren zur Zulassung zum Studium im Masterstudiengang ist abgeschlossen. Wir freuen uns, Ihnen mitteilen zu können, dass Sie zum Studium zugelassen sind und beglückwünschen Sie herzlich zum Erhalt des Studienplatzes.
           (...) "
  


   







+

My main proposal was to build a research group between the University of Berlin, the University of Costa Rica and the non-profit organization that I represent.  

Prof. Francisco Castillo is a legend in our Courts. It is only for this reason that he is allowed some privileges mostly denied to many other professors in our Faculty. Smoking in class is one. He looked at me and then said: "I think you should read Bernd Heinrich in the University of Berlin".  I did, and I found the book perfectly written and understandable. That was my first approach to HU-Berlin. 

I came to Berlin because I wanted to learn the history of Nationalsocialism. We would sit in class with prof. LLobet and read Ernst Fränkl´s Doppelstaat, or even Beccaria, just to understand that the State of Law is a social contract subject to a permanent fragile state. The applications of the readings of nationalsocialism were not only theorical. We would find practical applications to all these historic similarities in our day-to-day job as jurists. 

And it is the job of jurists -even in anonimity- to stand as pillars of democracy. "Es droht immer", would later tell me Prof. Jochen Bung once in Berlin. And even when politician become popular or receive honors, jurists and criminal lawyers often survive their battles in total anonimity, even when the general public is unaware of their effort, for law becomes a criptographic language and history a difuse reference. 

I also learned that Prof. Werle had a program with the University of Cape Town, South Africa. This encouraged me to think that maybe a similar program could be established for Central America. Africa and Central America are the two most violent regions in the world. It would be interesting to research if any similarities are to be found. What I propose is to look for this similarities in what I call "forms on violence in International Criminal Law", which is a term to illustrate the use of criminal law as a mean to political interests. 


1. Forms of Violence in International Criminal Law 

The question is why societies decide to behave in a violent manner. The initial inquiry of Criminal law and Criminology; -complicated when applied to an individual-, becomes infinitely unknown when applied to an entire population, moreover to humankind as a whole.

 The problem was left unanswered by the twentieth century. The reasons as to why the crimes had happened were not clear. Yet, that did not hinder the IMT to pass judgement, and to establish the foundations of what has progressively become a codification, a proper system of law, with it´s own logic and ethics. The why remains, however, uncertain.

 Reason did not provide with definite answers. Kant separated law from moral. Free will was afixed as an axiom of the human conciussness. Firstly through the philosophical emantipation of the Renaissance, then through the ideals and governmental structure created by the French Revolution. Thus, the great frame of the Modern State gravitates on the touchstone of the idea of choice. The system of criminal law is founded on the basis of a required behavior, a normal circumstances parameter. The objective parameter will determine if the act was justified or not[1]. However, even under the underlying rational development of the legal thought, the violent primal instinct of the human character seems to lie beneath. It was not until recently in human history, and as a achievement of the aforementioned efforts of rationality, that law was rejected as a valid method of politics (Kellogg-Briand). This shows a gap between the surface of the legal rationality and what could be referred to as a contained underlying irrationality of violence.

 The objectiveness parameter may have translated into international humanitarian law. The distinction between ius ad bellum and ius in bellum, for instance, appears as a fictional frontier between normal and abnormal circumstances. As many other passages in human understanding, the phenomenon of violence is understood under the war/peace paradox, being the first an abnormality -an exception- of the latter[2]. The example challenges the idea of free choice, specially in postmodern times. Not only because the individual which makes use of an structural hierarchy is not in the position to choose his life circumstances[3], but also, because –almost intentionally- the line between times of war and peace has become a difuse boundary to determine[4]. And in this sense, not only political authors but also legal doctrine begin to question the rational-normality parameter of law by making a difference between criminals inside the social contract and criminals outside the boundaries of the legal contract[5].

 The question is then, if violence can be understood as an epidemic that invades and affect the criminal legal system. One could think of a society as permanently state of war, only held together by the strenght of a Leviathan or the compromise of the rousseauan social contract, but in either form always enduringly threatened by an abnormal, exceptional state of violence which abruptly manifests itself by destroying fundamental rights and political axioms of the democratic State. Even if understood as a parallel State or a separate abnormal form of law[6], it is undisputable that criminal law becomes an instrument to the violence epidemic. Therefore, it is only important to question whether it is possible to find common principles, even cyclical paths of behavior, to this endemic manifestations of violence. That is what can be referred to as forms of violence in criminal law (Strafrecht Gewaltsformen). Hopefully, the detection of this principles could add a rational element to the progressively incorporated law system, in order to reinforce the limitations to the upraisal of violence and strenghten the legitimation need of the international human rights protection mechanisms[7].

 Lastly, it is promissory to note that the human instinct of violence also originates from the same ground from which the required illussion emerged, in order to create the institutions and ideals that we now hold as indisputable and real, such as peace and human dignity as a normal state for our societies.



[1] The objective paradigm has been challenged in our century by the model of relativism, yet this evolution has not permeated our use of law. We still act as if it were real. 

[2] Bung, J. Das Bett des Karneades, Zu Metakritik der Paradoxologie. In: Rechtsphilosophie in 21 Jh. Suhrkampf, 2008.  

[3] Grundparadox des Menschenrechts (Bung). 

[4] The debate of wheter the DDR was a tyranic regime or not illustrates this ambivalence towards facts that may appear as self evident at first.

[5] The “Feindstrafrechtstheorie” by Jakobs was widely discussed in Latin America in the last years. G. Jakobs, Staatliche Strafe: Bedeutung und Zweck, Schöningh, Paderborn u.a. 2004. 

[6] Fränkl refers to a “Dual State” (Doppelstaat), whereas other authors discuss about the nationalsocialist regime as an “Unrecht” (“Zwei-Welten-Lehre”) or as one whole progressive current of criminal law (Einheitsthese, Kontinuitätsthese). Fränkl, E. The Dual State, 1941.  

[7] Habermas, J. Konstitutionalisierung des Völkerrechts und die Legitimationsprobleme einer verfassten Weltgesellschaft. In: Rechtsphilosophie in 21 Jh. Suhrkampf, 2008.




I. El Gern

Impulsados con una idea común por el bienestar social de Costa Rica, pero especialmente preocupados después de la experiencia del TLC y del Referéndum y la correspondiente respuesta de algunos sectores, un grupo de estudiantes y de profesionales de distintas edades y diversas carreras nos hemos organizado en un grupo de estudios que hemos decidido denominar el GERN, “Grupo de Estudios de Realidad Nacional”.

La intención del grupo es estudiar -y en lo posible contribuir- a la elaboración de un Modelo de Estado inclusivo y solidario para Costa Rica y de hacer un análisis de la realidad de Costa Rica.

Evidentemente, la idea de fundar un grupo así irremediablemente evoca al Grupo de Estudios para los Problemas Nacionales, de cuyo seno y guiados por Rodrigo Facio en los años cuarenta, surgieron los académicos e intelectuales que cambiarían la historia de Costa Rica para siempre. A pesar de que todos ellos frecuentaban el grupo con ideas muy disímiles, fueron guiados por su deseo de elaborar un modelo de Estado para la Costa Rica que existió durante más de medio siglo, pero que ante un cambio social drástico y un nuevo contexto social –ahora masivo y global- necesita replantearse las bases de su democracia.

No somos un grupo de derecha ni de izquierda. La denominación del grupo, o las etiquetas bajo las cuales no ubicamos, sin embargo, no es lo más importante. No tenemos ninguna filiación ni motivación política más allá que la búsqueda de un estudio sobre la realidad de Costa Rica que finalmente nos permita entender mejor a nuestro país. Esa disyuntiva maniquea entre sí y no, entre bueno y malos absoluto, reduce toda un problemática social a una disyuntiva, y se contrapone a la discusión de un modelo de Estado inclusivo y solidario. Somos costarricenses, ciudadanos, algunos jóvenes, otros con más trayectoria profesional, con tendencias políticas muy diversas entre sí, pero todos preocupados por su país y trabajando en virtud de nuestra preocupación por el estado actual de la sociedad costarricense. Evidentemente, estamos conscientes de que este intento no es el primero, de que no será el último, y estamos conscientes de las distancias que podría mantener nuestro proyecto con el GEPN original. No podemos asegurar que de éste grupo saldrán las nuevas fuerzas intelectuales para renovar la institucionalidad de Costa Rica, pero sí puedo asegurarle de que esa es, claramente, parte de nuestra intención.

II. Organización del Grupo

El grupo actualmente está compuesto por una decena de profesionales, pero estaría abierto al ingreso de las personas que quieran ir incorporándose.

El Gern está compuesto por una Asamblea General, el órgano fiscal y la Junta Directiva.

a. La Junta Directiva para el período 2008-2010 está compuesta por ocho profesionales jóvenes:
b. Aparte de estos órganos, el GERN cuenta con el apoyo de una serie de colaboradores, quienes de manera desinteresada y en beneficio de los temas tratados en el grupo, contribuyen con su valioso aporte al estudio de la realidad costarricense.
Dentro de éste grupo de asociados, contamos con el apoyo y consejo de personas con mayor experiencia y trayectoria profesional. Especialmente han sido de gran apoyo don Roger Churnside, economista, y don Rodolfo Silva, quien fue alto jerarca del Ministerio de Planificación y de Transportes, y del Banco Centroamericano de Integración económica y doña Emilia Rodríguez, primera antropóloga del Banco Interamericano de Desarrollo.
La Asamblea General se reúne de manera anual para escuchar el informe de la Junta Directiva, compuesta por un grupo mayor de asociados que se reúnen periódicamente para analizar los temas y revisar los textos y transcripciones elaboradas.
Del estudio de algunos documentos (el Plan Nacional de Desarrollo Jorge Manuel Dengo, la convocatoria 2002 del Partido Acción Ciudadana y los Planes de Gobierno de los últimos seis gobiernos, dentro de ellos el Plan Nacional de Desarrolloy el Programa de Gobierno 2006-2010, “Hacia la Costa Rica del Bicentenario, los cuales promueven la conformación de grupos de discusión como el que nos ocupa), confluyen ideas con sobre actualidad latinoamericana y política exterior. Se pretende elaborar, mendiante Comisión de Estudio y subcomisiones, discusiones y textos sobre lo que debe ser un modelo de Estado para Costa Rica; Educación; Cultura; Urbanismo y Transporte; Seguridad Ciudadana ( que incluye los subtemas corrupción, política migratoria y políticas públicas de seguridad ciudadana), Ambiental ( que incluye Turismo, Recursos Naturales y sector agrario); Salud y Empleo; y finalmente, la mesa de Trabajo en pleno que trata de abordar las confluencias de estos temas bajo la idea de lo que debe ser el Estado, ahora en el contexto global, a cuatrocientos años de su primera gestación.

III. Conversatorios de Realidad Nacional

En el año 2009 tuvimos la iniciativa de realizar nuestro primer Conversatorio de Realidad Nacional.

El conversatorio inició con la presencia de don Alberto Cañas, quien nos narró –coincidentemente-, cómo fue el inicio del Grupo de Estudios de Realidad Nacional. También recibimos una charla de don Roger Churnside quien recientemente escribió un libro llamado Forja Patriótica sobre don Rodrigo Facio. La iniciativa de Don Roger inició con la pregunta de cómo imaginarse al costarricense. Recibimos también la visita de don Eduardo Lizano Fait, para hablar de la crisis económica mundial y la reacción de Costa Rica, y también entrevistamos al precandidato Ottón Solís para conocer su programa de gobierno.



The GERN, Grupo de Estudios de Realidad Nacional (Centre for the Studies of National Reality), was established in 2007. The name is based on a former group which was very influential in our history and founded in the 1940´s (Centro para el Estudio de los Problemas Nacionales) in Costa Rica. 

The Group is a constituted non-profit organisation, duly registered in our mercantile Registry. The organisation is formed by young professionals, but also by honorary members acknowledged as solid intelectuals in our country. 

The main purpose of the GERN is to reelaborate the basis of a social contract in our country. This means, to study and investigate the social context by performing practical research, and then to reexamine this field work with the tools of interdisciplinary knowledge. The group is constituted by several working groups in specific areas (environment, social security and health, culture, criminal policy, gender studies). All of this working groups reunite in a general assembly, named "State Model". 



Extracto de una carta presentada a CONAPE en Enero de 2012: 

Mi área principal de investigación en Berlin fue el Derecho Penal Internacional, específicamente la evolución de los discursos de política criminal en Centroamérica a partir de las negociaciones de paz de finales de los años noventa. La idea era hacer una comparación con los métodos de investigación del nacionalsocialismo en Alemania en tiempos de la segunda guerra mundial. El discurso de la seguridad ciudadana ha sido recientemente difundido en Costa Rica como parte de un escenario frecuente en nuestra región.

La tesis era de maestría y hubo diversos temas que quedaron pendientes. La extensión del trabajo y el tiempo no me permitieron desarrollar áreas importantes de un tema de mucha actualidad en Costa Rica. Mi principal intención en el futuro próximo es ahondar en la investigación de este tema.

En primer lugar, me interesa buscar financiamento y apoyo por parte de alguna fundación u organización de derechos humanos para financiar estudios de doctorado. 

Dentro de las puertas que debo tocar en los próximos meses están: El Servicio de Intercambio Académico Alemán (DAAD); El Centro de Estudios Americanos de la Universidad Libre de Berlin; la Fundación Heinrich Böll; El Instituto Interamericano de la Universidad Libre de Berlin; La Fundación Friedrich Ebert; La Fundación Konrad Adenauer; la Fundación Open Society; La Fundación Arias para la Paz y el Progreso Humano; la Fundación GIGA de Hamburgo; la Universidad para la Paz; La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO); El Instituto Max Planck; La Organización de Estados Americanos; El Banco Interamericano de Desarrollo; El Fondo Monetario Internacional; El Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad de Costa Rica; la Maestría en Ciencias Penales de la Universidad de Costa Rica; el Postgrado de Historia Centroamericana de la Universidad de Costa Rica; El instituto IDEA, entre otros.

Mis profesores en Alemania, el Dr. Gerhard Werle y el Dr. Christian Tomuschat (antiguo presidente de la Comisión de Verdad de las Naciones Unidas en Guatemala), me manifestaron verbalmente y expresamente su apoyo en caso de futuros proyectos de estudio. Asímismo, me gustaría buscar la posibilidad de buscar simultáneamente apoyo académico de parte de otros investigadores que pude conocer durante mi estancia. Por ejemplo el profesor Kai Ambos de la Universidad de Gottinga, o el Dr. Jochen Bung de la Universidad de Passau. Me interesa conocer también sus puntos de vista sobre el tema y en los próximos meses trataré de hacer contacto con sus institutos de investigación.

Actualmente trabajo en la traducción de mi tesis de maestría del alemán al español. Quiero preparar dos artículos, uno para la Revista Judicial y otro para la revista de Ciencias Jurídicas. También quiero participar activamente en la discusión del tema en la prensa nacional. Creo que esto es muy necesario en el ambiente jurídico costarricense actual. He publicado en una de éstas revistas anteriormente y ya conversé con los directores de éstas publicaciones, los doctores Víctor Pérez Vargas y Jorge Enrique Romero, quienes amablemente se han mostrado anuentes de colocar algún eventual artículo en los números del próximo año (ya las ediciones de éste año están listas).

Estos artículos son básicos para el proyecto de doctorado. Asímismo, servirán como puntos de referencia para terminar mi tesis de maestría en la Maestría en Ciencias Penales de la Universidad de Costa Rica, en donde cursé casi todo el curriculum académico, pero en donde no he presentado el Trabajo Final de Investigación. Este trabajo no se presentó –a finales del año 2010- de manera deliberada, ya que quería finalizar mis estudios en Alemania para poder sentarme a escribir una tesis más compleja en idioma español.

Adicionalmente, me gustaría proponer estos puntos de la investigación al Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad de Costa Rica (www.iij.ucr.ac.cr), así como a la Vicerrectoría de Investigación de la misma institución. (http://www.oplau.ucr.ac.cr)

Este trabajo como docente debería facilitar la preparación de los cursos que quiero impartir en las Universidades públicas o privadas en Costa Rica. Considero esencial ahondar en el pasado histórico de la política criminal de Centroamérica, para entender el presente del tema en nuestras sociedades.

Para el mes de Marzo de los corrientes fui amablemente invitado por la Universidad de Costa Rica a preparar una ponencia para un Congreso de la Red Iberoamericana de Postgrados, razón por la cual debo invertir tiempo en las reflexiones que quiero exponer ese día.

La preparación de estos proyectos demandará mucho tiempo y dedicación.

Finalmente, el proyecto más ambicioso y al cual quisiera dedicarle mi esfuerzo y dedicación (así como los escasos recursos económicos que tenga disponibles), es el Observatorio de Derechos Humanos Centroamericanos.

Esta iniciativa forma parte de una organización que fundamos en el año 2007 junto con un grupo de intelectuales jóvenes, el “Grupo de Estudios de Realidad Nacional” o por su acrónimo, GERN.

 La idea del Grupo es crear un centro de discusión y análisis de la realidad de Costa Rica. De manera similar al Centro de Estudios de los Problemas Nacionales, fundado por Rodrigo Facio en los años cuarenta, el Grupo tiene la intención de mezclar la teoría con la práctica. Se trata de un esfuerzo interdisciplinario por reflexionar sobre la actualidad en Costa Rica.

Dentro de esta organización, a mí me correspondería la organización de un grupo sobre política criminal y Derecho Penal. Es en ésta área donde propongo crear un observatorio que discuta el desarrollo de la política criminal en Centroamérica en los últimos 20 años. El Observatorio trataría además de reforzar un enfoque regional, convocando intelectuales y académicos de la región centroamericana.

De manera muy atenta solicito su apoyo en éstos proyectos, los cuales considero no sólo importantes para mi carrera, sino que me gustaría pensar que son finalmente propósitos con una firme intención de incidencia y conveniencia social para nuestro país. 

i.g.

Ene, 2012.



PicasaWeb Slideshow





The imaginary
The logo of the GERN is an inversed mapamundi, as a way to question the idea of the eurocentrism as an axiom not only of science, but of universal cosmogony. The Wegenertheory of the Pangea (who actually taught in the Humboldt University of Berlin), sets out not only an explanation, but also installs in the conscience of our people a axiom of thought, a Weltbild, hard to surpass for our region. Our idea is to find in our surrounding the answers to our proper context. The logo simply tries to question our reality as a method of awakening, of relativization. More recent development in the Human Rights tradition emphasize on terms like "human development" instead of human dignity as primate, instead of just economic indicators. “Thirld World” was originally a term coined by Alfred Sauvy (cartographer, etnographer and historian),  in Le Monde Diplomatique in 1952. Sauvy was a demographer, who would later found the National Institute of Demographic Studies. His studies refer specially to the growth of population in Central Europe. 
In his reference to the Thirld World, Sauvy made explicit reference to Sieye’s denomination of the Tiers Etat (Dritter Stand), in regards to the standing of the representation of those heterogenic groups of populations not classified as nobles, nor as church officials, during the French Revolution. 
Later in the century, as the world entered postwar conflicts, the term made special reference to the political status of the world, soon to face the tensions of the cold war. The thirld world countries were those not embracing a particular ideology in terms of the two alternatives possible. 
Once the cold war was over, the term ended up making reference to those countries living in poverty. Since then, there have been other etiological distinctions made in regards to this term, such as: “Fourth World”, meaning those countries living in absolute poverty; “underdeveloped countries” –but then that term was considered inappropriate;, and more recently “newly industrialized countries”, using a designation that considers not only the income per capita of every person and their financial capacity as sole factor of poverty, but using the Human Development Index and a compound of indicators of the UNDP as basis. Using this background as basis, the logo tries to bring near that valuable progression.


In 2005, prior to the GERN, some of us had  founded a similar group, which was name "Third World" as a reference to the aforementioned concept of Sauvy, but also making a relation to Karl Popper´s idea of the use of human imagination as an ironic remark. The project had a regional approach, and had to be reinvented in order to fit a more local dinamic.   





Upon my return to Costa Rica, I would like to teach as a University Professor, and continue with the work in the Organisation. 


OTHER IDEAS
Comayagua



Aprovecho para responder los comentarios que me hiciera un amigo muy querido, para reflexionar y tomar nota sobre algunos puntos sobre el derecho del Estado a castigar.

El motivo de sus inquietudes fue la siguiente noticia: http://www.nacion.com/2012-05-28/Mundo/reclusos-en—-honduras-son-los-duenos-de-las-carceles.aspx

Alternativas a modelos carcelarios. El otro día alguien me preguntaba que por qué no se le permitía ejercer la justicia a mano propia. Esta persona había sido asaltada en plena calle por cuatro sujetos, logró controlarlos físicamente, y cuándo apareció la policía lo separaron de los delincuentes para que no matara a uno a golpes. Me decía que era su derecho poder defenderse. Que la policía no lo debió separar.

 

Es decir, yo sé que cuatro siglos de Estado moderno deberían suponer algún grado de evolución en el pensar humano. Uno lo piensa, hasta con un grado de frecuencia habitual me atrevería a asegurarlo. 

 

Pero bueno. De repente uno se topa con estas opiniones que confirman exactamente lo contrario. Y lejos de la perplejidad, pues supongo que toda aseveración de un semejante debe ser tratada con el respeto y el cuidado que se merece la visión de mundo de otro ser humano. 

 

En las sociedades arcaicas, la familia, tribu u horda que se sintiera vilipendiada y ofendida por el miembro de otro clan, debía ejercer su defensa de manera personal. En la edad moderna se sustituyó este modelo por el monopolio de la violencia: la policía, los jueces, en general, el Estado. 

 

De manera adicional, en vista de que las circunstancias que rodean un hecho criminal no siempre son claras, se construyó todo un modelo racional para determinar la culpabilidad de una persona: el proceso. Se toman fotos, declaraciones, huellas, indicios, que tratan de reproducir la realidad. Sí, puede ser kafkiano y con frecuencia lo es. 

 

Los críticos dicen que separar a la víctima del victimario con la ficción del Estado es una expropiación de la violencia. En los últimos años se ha desarrollado una tendencia para visibilizar el papel de la víctima. Se le dan derechos dentro del proceso; se le otorga un derecho a ser escuchada en el proceso penal. Esto algunos lo ven como una alcahuetería. Pero en realidad, incluso desde un punto de vista psicoanalítico, la expresión de lo acontecido es una forma de liberar a la víctima de una serie de culpabilidades.  A modo de ejemplo, me parece sorprendente que Jung lograra apoyar a Sabina Spielrein a ser una psiquiatra de tanta importancia, utilizando los métodos de Freud de simplemente escuchar. Una confirmación más del poder de la palabra. Otro ejemplo, de carácter colectivo, son las Comisiones de Verdad (Guatemala, Suráfrica). No tienen carácter punitivo, ni judicial. Son declaraciones de carácter político, de que los hechos sucedieron. No fueron invenciones de las víctimas, tergiversaciones relativas de la historia. No. Hubo desaparecidos. Hubo tortura. Esto tiene que quedar históricamente documentado. Libera a una sociedad entera de la culpa.  

 

Finalmente quedan las teorías re-. Rehabilitación, reinserción, reeducación. Estas son teorías que a finales del siglo XIX abandonan el determinismo positivista de que el delito es una enfermedad genéticamente heredada. Aquí entra un poco también esta ficción que hacemos los seres humanos para explicar el universo, entre ciencias sociales y ciencias naturales. En realidad tanto condiciona el ambiente como la genética. Pero por razones históricas, la simple mención de esta dinámica me da pánico cuando se aplica al derecho penal. Por eso digamos que ésta sería una discusión de carácter científico-epistemológico y ya.  Otro día hablaríamos de Kühn. El asunto es que así entra en el siglo XX a la perspectiva del delincuente en su estudio como persona, y posteriormente al estudio de la víctima, la victimología, una forma de reinsertar a la víctima en el plano del proceso y del derecho penal. 

 

Este año me tocó intervenir un caso en donde la víctima escogió el destino del imputado. Me pareció un acto irresponsable de la fiscalía y del juez, hacer descansar el peso del aparato penal en la decisión de una víctima, a quien se le hace más difícil entender las implicaciones de esta decisión. Pero bueno, ya ese sería un tema de patologías judiciales. 

 

El asunto es que frente a pulsiones tan intricadas y complejas como lo que consideramos delito, la solución que hayamos como sociedad es la prisión. Es un poco absurdo, pero es lo que tenemos. Creo que ya la ciencia y la sociedad como constructo general, estamos conscientes y de acuerdo en que hay otras formas de solucionar nuestros traumas más férreos. Lo que pasa es que a pesar de tanto progreso que pareciera lineal, seguimos caminando en la historia a brincos y a saltos, de manera totalmente aleatoria e inesperada (como los electrones). Así que las teorías re-, a pesar de tener más de dos siglos, todavía siguen siendo demasiado de vanguardia para muchas personas, algunas de éstas con mucho poder político sobre los aparatos y las instituciones de control.

 

Ubicuidad del delito. Control social. Tanto delinque el obrero no calificado de la colonia más pobre de El Salvador, como el doctor más renombrado de Beverly Hills. A la presencia general del delito en la sociedad se le llama ubicuidad. Es un término que me recuerda a la omnipresencia de dios, un término en el que supongo, creen los cristianos optimistas. Para otros, lo único cierto en el mundo pareciera ser la ausencia de él. Pero bueno, sin teología: en los dos lugares existe el delito. Lo que pasa es que en unos lugares se persigue más que en otros. Nos deja en una especia de aporía: ¿Se delinque más porque se controla más, o viceversa? Creo que en este punto es simplemente necesario y más razonable citar a Kliksberg: el problema no es la pobreza, es la inequidad. Siguiendo esa máxima se encuentra uno un norte firme, no hay chance a equivocarse. La inequidad es una circunstancia, en especial en Latinoamerica, que hay que erradicar. 

 

En la Chicago de Al Capone, Sutherland empezó a investigar lo que llamó los crímenes de cuello blanco o white collar crimes. Habría que preguntarse si no hace más daño un expresidente que se fuga de su país con baúles llenos de dinero en efectivo, a cientos de mareros que asaltan y matan a transeúntes en las zonas de clase media a la salida del trabajo. Otro ejemplo de la ubicuidad son los delitos sexuales. Es decir, igual sucede en los barrios más pobres como en los más ricos. Creo que lo que más suscita los delitos sexuales es la habitualidad, la cotidianidad. La mayoría de los agresores sexuales conocen a sus víctimas. Una buena forma de prevenir delitos sexuales, parece ser, curiosamente, un buen planeamiento urbanístico. Las immigraciones hacia Argentina produjo el alquiler de habitaciones conocidas como conventillos, lo cual produjo una cohabitación desordenada que redundó en un incremento de delitos sexuales. Ahora bien, en un barrio con poder económico, el abuso sexual se puede atender con terapia psicoanalítica; con cultura, con literatura. En las zonas urbano marginales, ésta forma de violencia más bien se mezcla con otras formas de violencia estructural: desempleo, drogas, tráfico de armas o de personas, etc. Entonces entramos en la misma aporía de la localización de delito versus el control social. A final de cuentas, creo que lo más sabio sería pensar que el delito existe en la humanidad, para empezar, porque nosotros mismos definimos los valores que determinan qué es inmoral o antijurídico; qué es inaceptable o punible desde el punto de vista social. Así que esto hace que el sufrimiento sea algo inherente al ser humano. Y tal vez podamos empezar a deconstruir ese concepto. A esto algunos tildarían de abolicionista. Supongo que lo es. El hecho de que nuestras sociedades no estén listas para prescindir de los métodos de control social, no quiere decir que uno no comprenda que es importante que algún día lo hagan. 

 

La policía. Nicaragua tiene un modelo policial en Centroamérica muy diferente a los restos cuerpos de policía. Es una policía muy comunitaria, muy rural.  Eso tal vez tiene que ver con la forma en la que Nicaragua instaló el modelo agroindustrial. Es decir, Nicaragua, a diferencia de El Salvador o Guatemala, no exporta mano de obra a Estados Unidos. No recibe 85% de su PIB en remesas. No posee el número de zonas francas que poseen los países del triángulo norte. Aquí normalmente un miope neoliberal me tildaría de comunista. Recordemos que Nicaragua es el único país centroamericano en donde ganó la revolución. A mí hasta me da pereza la discusión del modelo político. Especialmente si se entiende bajo una polaridad antagónica de tendencias: capitalismo vs. comunismo. Me parece trasnochada. No importa cúal sea el modelo, mientras redistribuya, reparta equitativamente la riqueza. Lo que pasa es que me he acostumbrado a ver que la discusión del modelo político no tiene que ver con esos temas, sino más bien simplemente en la forma en la que una oligarquía se sitúa en el poder. Pero bueno, regresemos al tema de la policía.  En Guatemala, las Naciones Unidas logró determinar que dentro del gobierno existía una estructura clandestina de limpieza social, incluso con aval del Ministro de Gobernación. Sigo creyendo que la mejor forma de policía, es la que esté menos presente. El trabajo de la policía es recoger indicios para la investigación judicial. Es un método de monitoreo: a través de sus bitácoras de denuncias se hace un mapeo del orden o del desorden social. Se presenta sistemáticamente en la sociedad, supuestamente para conservar el orden. Así que si estamos en una sociedad donde su presencia es mínima, es probable que estemos en un ambiente más tranquilo. Imagínense un cuarto en donde no hay policías, y ustedes están tomando un café y leyendo un libro. Ahora imagínense el mismo cuarto con 8 policías, cada uno armado con una ametralladora. ¿En cúal es más fácil concentrarse en la lectura?

 

Legalización. A pesar de que el debate es importantísimo, el tema de la legalización no tiene tanto que ver con el hecho en sí, más que con ideologías. Ya Milton Friedman en los ochentas había dicho que la legalización era necesaria. Aunque no sé, me siento un poco extraño citando a Friedman como fuente de autoridad. El inventor del LSD se murió diciendo que su invención era lo mejor que pudo haber hecho por la humanidad. El mundo tiene cincuenta años de consumir droga. Esto a alguna gente le asusta. Como fuera una noticia y la droga fuera un mal que apareció ayer en la sociedad del consumo. Pero en Centroamérica, se acabo la guerra fría y muchos militares se quedaron sin trabajo. De hecho algunos de ellos hoy señalan que no existió genocidio en Centroamérica, que habría que demostrarlo. La competencia es clandestina. A pesar de los acuerdos de paz, Centroamérica es la segunda región más violenta del mundo. 

 

Pérez de Molina, precisamente uno de los militares que cuestiona la existencia de un genocidio en Guatemala en los ochentas, trajo el tema de la legalización a discusión, y dos días después estaba Napolitano, la Secretaria de Defensa de Estados Unidos, en Costa Rica, Joe Biden reuniéndose en Guatemala, Obama en Cartagena, y Hillary Clinton firmando acuerdos de asistencia en el hotel Intercontinental en San José. Así que el tema de la legalización sin hablar de política es como hablar del agua en tubos de ensayo. 

 

Al final, a mí me queda la pregunta, de si la Inquisición hubiera matado menos gente si se hubiera comprobado la inexistencia de la brujería. Es decir, Felipe II invirtió millones de plata que provenía de América, para evangelizar. ¿Hubiera invertido menos si la discusión se hubiera zanjado en los claustros académicos? No creo. No hace falta ser un estadista para observar que en Costa Rica se otorgan permisos para que los cargueros militares atraquen en nuestras costas por alguna razón más que la simple seguridad nacional de nuestro propio país. El asunto tiene que ver más con ideología en práctica, que con teorías en abstracto. Tiene que ver con formas discursivas de satanizar, para financiar cruzadas. No sé si me explico. 

 

 

Valores.  Aquí en Costa Rica hay fundaciones que se encargan de cultivar y preservar los valores, como si fueran entes de las cavernas de Platón que se extinguen, como los animales, y los cuales hay que salvar. Los valores los crea una sociedad, y finalmente es la misma sociedad las que los expone en un Código Penal como conductas indebidas. En esto, tal vez sería sano aplicar un poco de cinismo. Seguimos siendo tan salvajes como siempre hemos sido. Así que yo no sé, no me adscribo mucho a esta tesis de la constante crisis social, siempre todas las civilizaciones presentes y pasadas, al borde la distopía apocalíptica.


Creo más en una especie de razón pura en el movimiento social. Es decir, detectar lo que uno considera injusto dentro de su metro cuadrado, analizarlo, tratar de entenderlo y tratar de cambiar lo que se pueda en la medida de lo posible. Es más sincero y más auténtico con uno mismo y con los demás. No posee el componente de un mesianismo heroico. No lo digo con pesimismo o nihilismo. Pero creo que la expectativa de vida para un costarricense son cerca de 80 años y la vida es muy corta para perderla en misiones futiles. A final de cuentas, como decía Jacques Le Fatalist, “ya todo está escrito en el cielo”.

 

   

Posted 4 years ago
Ordalía

Según datos del UNDP que acabo de revisar, la expectativa de vida para una persona que nace en Costa Rica hoy es de 79.3 años.

Para aquellos de nosotros para quienes la vida después de la muerte no es una absoluta certeza, ésta cifra implica un indicio sobre una filosofía de vida, un dato para comprender toda una postura frente a la realidad: ésta debe necesariamente entenderse de una manera muy práctica.

La vida se convierte para estos pragmatistas malditos, no en un sufrimiento perenne, ni en la promesa de un universo que vendrá. Se convierte en una realidad inmediata, en un número cerrado de actos próximos, inmediatos, que se suceden. No existe la promesa de un cielo después de la tierra. No existe la idea de un reino de los cielos. Hacer el bien es aquí, ahora. Para bien o para mal. Nuestros cuerpos envejecen irreparablemente. El prójimo es áquel que está, -en un momento muy específico y determinado en el universo de cada quien-, en frente de cada uno de nosotros. Las oportunidades que dejamos pasar perfectamente podrían no volver, incluso aquellas de demostrar afecto o cariño. No existen mensajes cifrados en el cielo y en el universo, más que el realismo mágico de una vida que es sueño. La realidad está ahí, de manera tan directa como indiscutible. No estamos encadenados a un destino. No existe una razón universal escondida detrás de cada casualidad. Incluso un cristiano creyente inteligente como David Hume, diría: “el único modo de mostrar un respeto auténtico por Dios es actuar moralmente a la vez que se ignora su existencia”.

Ahora bien, si la sociedad se pudiera organizar caóticamente como las secciones de vientos, cuerdas y percusiones de una orquesta en el teatro absurdo del mundo, podríamos clasificar, de primera entrada, tres secciones principales: En primer lugar una élite en primer línea, a la que le le favorece el orden actual de las cosas, y que –obviamente- se interesa y se favorece al mantener ese orden establecido. En segundo lugar, una minoría que –disconforme con ese orden de las cosas pero con acceso al entendimiento de éstas- aboga por un cambio en las circunstancias; y tercero, de manera última pero de forma trascendental, una gran masa indeterminada de personas sin criterio propio que se adhieren a lo que cualquiera de éstas élitas decidan o argumenten.

Los ejemplos de las dinámicas entre estos tres sectores imaginarios de una orquesta que hemos imaginado con fines de reflexión, son casi interminables. Al punto de que frecuentemente se les describe como cíclicos. En la Edad Media, la inquisición era la autoridad, y se podía acusar –por ejemplo- a una mujer por brujería, (otra forma digamos, “más diabólica”, de llamar a un enamoramiento). Todavía estamos tratando de entender esas emociones, sólo que ahora le llamamos psicoanálisis. En 1704 Christian Thomassius escribía contra los procesos de brujas y en contra de la inquisición. El Código Penal de la época era el Maleus Malificiarum, un manual de tortura. Se practiba la ordalía: se arrojaba a la mujer bruja –denunciada de manera anónima por medio de chismes- a un río. Si moría ahogada, era porque era bruja. Si lograba salir del río con una piedra amarrada a sus pies, era porque había hechizado el río. Igual era bruja y debía morir. Hasta bien entrado el siglo XX, la homosexualidad era categorizada y penalizada en los códigos penales como sodomía. Así que éstos debates no tienen nada de nuevo.

Lo que sí varía es su contexto. Cuando uno viene sentado en un bus, o está en la fila de un banco, no puede distinguir los pensamientos de la gente. Uno no sabe si el señor calvo de pantalones de sastre está a favor de la eutanasia, o si tiene alguna posición frente al aborto terapéutico. Uno no puede saber si la muchacha que viene con las compras del supermercado tiene una posición avant-garde sobre el matrimonio de personas de mismo sexo. Es imposible saber si una persona es o no homofóbica porque viene oyendo música en un i-phone. Pero cuando uno va a una marcha, la cosa cambia. Porque hay signos externos. La gente sujeta rótulos, grita consignas, sonríe con solidaridad. Porque la gente que cree en nuestros mismos valores, en nuestras ideas, en lo que se entiende de manera muy específica en ese momento como democracia, como libertad, está ahí, hombro a hombro, a la par de nosotros. Así que al final de cuentas, algo le agradezco al movimiento conservador intolerante costarricense (el cual por cierto excede por mucho únicamente la figura de Justo Orozco), y es haberme congregado con la gente que cambia día a día, mi país. Le agradezco porque me permitió ver a unos muchachos hacer una altar con carritos de supermercado, mientras de manera simbólica se le daban certificados de matrimonio a parejas homosexuales que se besaban. Le agradezco porque vi en niños de cuatro y cinco años que el respeto y la tolerancia son valores inherentemente humanos. Me permitió ver a intelectuales que asumen la responsabilidad de su discurso, haciendo acto de presencia y debate en momentos en los que sus ideas son necesarias.

Así que ésta marcha no debe ser subestimada, porque es una respuesta a una violencia estructural que viene desarrollándose en Costa Rica desde hace años. Es un acto de emancipación hacia los garrotes invisibles de la exclusión, de la inflación, del costo de la vida, de la persecución política, del control social carcelario. Es un acto de rebeldía pacífica para visibilizar actos de violencia pasiva, invisible. Ya decían los filósofos, escritores y artistas de la segunda guerra mundial, que las épocas de crisis y de guerra hacer relucir a la vez lo más horrible y lo más noble del ser humano. Estos debates polarizados nos dejan al margen de una especie de ordalía irresoluta. Es triste y a la vez feliz que la libertad de expresión no se hace más visible que cuando está siendo abiertamente reprimida.

Posted 4 years ago
Justo 

Justo

 

“Humoresque”, la obra de Robert Schumann para piano, contiene dos líneas para el piano, y una línea vocal reducida al silencio. Esto es lo que se define como “Augenmusik”, música que existe sólo de manera escrita, y en la ejecución aparece de una manera casi imperceptible. 

 

Sin embargo, a final de cuentas, esta parte de la obra se convierte –a la vez- en su pieza central y principal.

 

Este es el ejemplo que utiliza el psicoanalista esloveno Slavoj Zizek para analizar el fenómeno de la violencia. Señala que a veces son los sistemas sociales que aparecen como insignificantes, aquellos que ayudan a sostener todo el peso de la violencia estructural. Martín Baró, hablaba, por ejemplo, de “micromachismos”. 

 

De esta manera, un pequeño chiste homofóbico, racista o machista que de manera inicial pareciera inofensivo, es la muestra más simbólica y evidente de una lógica social que reprime sectores enteros de la población de la manera más estructural. Esta relación de poder violenta se evidencia en lo que pareciera ser más superfluo o trivial, para poder seguir vigente, presente, en una cotidianiedad que el individuo trata de ignorar deliberadamente para poder convivir de frente con ella. 

 

Esta semana tuve ocasión de presenciar a un supuesto comediante a quien le pareció muy gracioso subirse al escenario de un bar, y hacer un monólogo sobre la necesidad de tener un nombre artístico. Su chiste estrella era “Pensé en ponerme un pseudónimo como el del rapero Pitbull. Tal vez, Rottweiler, pero entonces los nicas no vendrían a verme. Pero que sean los perros los que coman caca”. 

 

El auditorio estalló de la risa.

 

Creo que es importante obligar la renuncia de un diputado o un ministro que no se comporte de acuerdo con los postulados de su cargo, especialmente si el cargo es como defensor de derechos humanos. Pero me parece más importante ahondar en las causas estructurales que lo llevaron ahí. 

 

Estimado lector, la próxima vez que haga un chiste que denigre, afecte o perjudique a otro, piense que tal vez ese chiste esté reforzando dinámicas que al final no le favorecen a nadie.

Justo esas cosas que aparecen pequeñas son las que probablemente haya que ir cambiando, hasta tener en nuestras instituciones gente que represente nuestras creencias más sagradas y nuestros ideales más nobles. 

Posted 4 years ago
Maschinenmensch


Vi “Metropolis” de Fritz Lang ayer. 

En su versión más larga, con los tomos perdidos en Argentina. 

El cine Variedades albergaba cerca de 300 personas. Un éxito, me parece. No sólo la proyección en sí, sino que estos espacios se den y se apoyen en la misma sociedad cuya presidente lucía un velo negro en presencia del Papa ese mismo día. Sentí que ese velo nos transportaba hacia la Edad Media en una máquina del tiempo en donde las reivindicaciones sociales se desvanecían como cuentos inventados. 
Muy bien, sentarse y ver que El Variedades está funcionando porque la gente quiere que funcione. Ver alrededor y verlo lleno, hasta la segunda planta. Lo hace sentir a uno que el mundo no se ha vuelto completamente loco todavía. 

Hay ciertamente una especie de aspecto faustiano en la película: los anagramas, los siete pecados capitales…creo que al final se vuelve todo un ambiente shakesperiano. Los subtítulos en alemán, las imágenes en blanco y negro ayudan a ese ambiente gótico, oscuro. Estas grandes palabras en frases cortas tienen la cualidad de describirlo todo sin decir nada, y viceversa.  
Así, elabora Metrópolis una alegoría a la mente (oligarquía), las manos (la clase trabajadora) y el corazón (¿la “salvadora” y mediadora clase media?).  
Al final, después de una gran revolución, hay un pacto y todo queda igual. La élite capitalista vuelve al mando, la clase trabajadora a sus trabajos, y la clase media salvadora en un pacto feliz para los tres. ¿Para qué tanta revolución si al final todo iba a quedar igual? 
La trama: el capitalista banquero le pide al científico que encubra a la fe y a la esperanza de un pueblo. Que use este disfraz de una mujer (yo la interpreté un poco como está noción alegórica de la libertad en Delacroix), para en realidad situar a una máquina cínica y despiadada (no es culpa de ella, así son las máquinas, nosotros las inventamos así) al mando de la sociedad. Esto provocaría un caos general que le permitiría a él, -al dueño de la ciudad-, ser necesario, volver al mando. 
Así que al final, como casi siempre en la política, la fe, la esperanza y la libertad, pero sólo en la fachada.  
En tiempos de velos y burkas, uno se pone a pensar de dónde saldrá tanta intolerancia….el origen del fundamentalismo. Esta reacción hacia la intransigencia. El filósofo de cafetín diría “un intento por tener control sobre las cosas, por no soportar la constante castración y sufrimiento que implica la impotencia de saberse minúsculo en el universo”. Así que a todos los fanáticos a los FODAS, a los almuerzos de trabajo con comida empaquetada y con logos, a la máquina de agua al final del pasillo y a la música de espera en el auricular de la central telefónica: no todo lo que implique solidaridad social es comunismo. Y a todos los fanáticos de lo alternativo, también se les hace un llamado hacia la comprensión. Al final, si todo sale bien, todo quedará ceteris paribus. 
Al final también uno reconoce que el mundo en el siglo XX creció mucho en esta percepción del otro. Mucha gente debe estar viendo atónita en el Facebook como el mundo que se imaginó como inamovible es sútil pero diametralmente diferente en la pantalla del otro. 
Posted 4 years ago
Correa-Assange


Ayer viendo las noticias en Telesur: manifestantes colombianos en Buenos Aires protestan contra Uribe y le llaman genocida; la presidente del Colegio de Abogados de Colombia y los sindicalistas con ese bellísimo acento, usando palabras como justicia y solidaridad; los periodistas de derecha dicen ser amenazados en Venezuela y voceros del gobierno hacen una rexplicación de lo acontecido que nunca verá la luz en CNN; en Nicaragua la gente protesta porque a las Universidades les den el 6% y porque el FMI no les diga cómo gastar la plata del préstamo: en Guatemala, Pérez sigue hablando sobre la legalización de drogas en el Palacio Nacional. 
Todos estos acentos mezclados que ni siquiera puedo empezar a ordenar en mi cabeza. 
Hace ya unos 7 años que venimos escribiendo de esto.
Y por más que uno aborrezca a Correa por su personalidad, hay que prestarle atención a lo que dice. Sus argumentos son convincentes. No sólo en la oposición a EEUU. (“Tendremos una base de USA en Ecuador cuando Ecuador pueda tener una en Miami”; “Estados Unidos es el único país que no tiene que preocuparse de golpes de estado, porque no tiene una embajada de Estados Unidos”). Pero sobretodo, en el momento histórico de Latinoamérica. Y esto no es simple populismo calle 13. Es lo que dice de los líderes. Que Latinoamérica tiene el potencial para ser potencia. Que hay líderes como los que otras sociedades sí parecen tener derecho a tener -el ejemplo de la reconstrucción de Europa, de la revolución americana-. El momento histórico de Latinoamérica. 
“Don´t get assassinated”. 
Posted 4 years ago
Los cinco soles de México

“Sí, somos más que los calendarios. No cabemos en ellos. Sabemos que nada tiene principio ni fin absoluto. A veces pienso que México posee una visión renacentista permanente que no acepta la tiranía de la Razón ni la tiranía de la Fe -nuestros extremos- sino que celebra incansablemente la continuidad de la vida, múltiple, portadora del pasado que nosotros creamos, inventora del porvenir que nosotros imaginamos. 
No nos atemos nunca a un dogma, a una esencia, a una meta excluyente. Ayudemos al mundo a recrear una modernidad incluyente, capaz de abrazar razas, culturas, aspiraciones diversas. 
Abracemos la emancipación de los signos, la escala humana de las cosas, la inclusión, el sueño del otro." 

Carlos Fuentes. "Los cinco soles de México. Memoria de un Milenio.”

Jacques Le Fatalist

Más recursos para seguir haciéndose preguntas sobre el libre albedrío.

Tres grandes dependencias tenía el amo de Jacques en su vida: su reloj, su tabaquera, y a Jacques.

Algo así como en una versión del “Paraíso Perdido” de Milton, Huxley preguntaba si la Tierra sería el infierno de otros planetas. 

Uno se pone a pensar si habrá tenido razón, cuando ve que un proyecto aeronáutico  reciente es que van a bombardear asteroides para extraer minerales. Se podría escribir otro poema de diez tomos y cien mil líneas, como el de Milton, aventurándose a inventar una historia nueva para estos asteroides. 

Si para Cándido vivimos en el mejor de todos los mundos posibles, para Jacques todo estaba escrito en el cielo. Aunque si hoy había algo que leer en el cielo, no lo ví, porque estaba lloviendo. Pero además porque estaba muy ocupado quitándole el envoltorio al libro de Diderot, que venía en una de esas bolsas con burbujas que uno no puede dejar de estripar, y que ya venía estripado hasta la mitad del envoltorio.

Gracias a Carlos Fuentes por enseñarnos cinco soles en México. Hoy definitivamente se apagó uno fulgurante para América Latina.

Posted 4 years ago
Preguntas mesoamericanas

Estoy tratando de anotar ideas cuando voy en el bus o hago una fila, y es muy curioso porque nunca había redactado desde el teléfono y no me reconozco en el texto. 


Estas son ideas sin tildes, producto de un bus con asientos rayados con letras de la doce y la espuma arrancada del asiento, octavio paz, un partido de fútbol en las pantallas de la compraventa afuera y las caras de la gente que va mensajeandose por celular. 

Aquí va el primer experimento.
……

Preguntas sobre Mesoamérica.


El análisis sobre Latinoamérica adolece de lugares comunes evidentes. 

Es común escuchar sobre las actuales encrucijadas ideológicas, las coyunturas geopolíticas, la influencia de políticas externas, el intervencionismo, la adopción de modelos obsoletos, sus correspondientes repercusiones, y demás.

Existen sin embargo, una serie de factores, que si bien fundamentales e importantes, son dejados de lado en el estudio de la región, ya sea por descuido o simplemente porque aparecen tan complejos que se prescinde siquiera de su mención o de su análisis. 

Uno de estos aspectos, es por ejemplo, la transposición de tradiciones culturales. 

La iglesia codificó por escrito tradiciones que hasta entonces se habían mantenido de manera oral. El Codex Borgias y el Popol Vuh son dos ejemplos de esta codificación.

No existía, antes de estos escritos, un universo intelectual escrito, material, físico, que albergara esta visión de la tradición cultural maya. 

Es por esta diferencia en la forma de conservar el conocimiento, la forma en que el proceso penal de hoy se desarrolla en nuestros países, a diferencia de la tradición europea, debe necesariamente verse reflejada en esta dualidad histórica de lo escrito versus lo oral. Zaffaronni, en cuanto a la influencia de esta tradición en nuestro proceso penal y la forma del proceso penal acusatorio, dice: “la inquisición corre por las venas de América Latina”. 

Otro ejemplo es la aparición de la institucionalidad. Es decir, para el europeo, la arquitectura imponente de sus instituciones monárquicas o estatales -el Bundestag, el Pantheon, etc- eran evidentes, indiscutibles, pero también propias. 

El edificio del parlamento implicaba la presencia física del poder. Sin embargo, en Latinoamérica se desarrolla un componente adicional. Este poder no es autóctono, sino extranjero. 

Otra institución, la iglesia, se posiciona sobre una superficie cultural extraña que logra dominar en lo aparente, pero que se le revela en la informalidad de lo clandestino. 

De ahí creo que devine esta cualidad tan latinoamericana de hablar del poder solo cuando este no se encuentre presente. La chota hacia los mandatarios, pero siempre de manera anónima, clandestina. Cuando el poder es manifiesto, se le reverencia sin tapujos. La doble moralidad ante la obediencia a las instituciones. Es por esta razón que lo inquisitivo, lo clandestino y lo informal forman también parte de lo cotidiano en América Latina. 

¿Cómo se traduce esto en la ritualidad de nuestras instituciones, en lo cotidiano de nuestras sociedades modernas? La respuesta va mas allá del espacio jurídico-penal. Tiene que ver con la fascinación por lo violento, la normalidad con la que se expresa y entiende lo mórbido, la cotidianidad con la que se convive con el genocidio. (Pensemos en la forma en la que se muestran las noticias de sucesos en los periódicos de más amplia circulación).

Tiene que ver también con la divinidad del asesinato, posteriormente rectificada como perversa. Es decir, el asesinato pasó de ser un acto religioso fundante, una kratofanía divina, a un pecado, motivo de culpa y vergüenza. 

¿Cuánto de nuestra violencia estructural centroamericana es incluso, precolombina? ¿Cuánta de esa ritualidad se readaptó a la fase colonial?

Más importante aún: ¿Cuánta de esa readaptación procede de un sustrato indígena auténtico, y no fue deliberadamente manipulado para hacerlo ver como incivilizado, como barbarie?

Las nociones de muerte, de lo corporal, de lo humano, definitivamente tenían otro significado en lo precolombino. No tenían la connotación del puritanismo cristiano, las ideas sobre lo pulcro del cuerpo, una noción distinta de lo grotesco.


Foto: Monolito maya con alegoría a los sacrificios humanos. (Museo etnológico de Berlin).

Es probable que estas preguntas no se puedan responder. Ha pasado mucho tiempo sin registro histórico mas que una conciencia colectiva nuevamente oral. Sin embargo, esto no obsta para que las preguntas sean útiles, validas, y para alejar muestra literatura de lugares comunes que lejos de contribuir a pacificar la segunda región mas violenta del mundo, la reducen a diálogos circundantes, a proyectos de cooperación cosméticos y a recopilaciones estadísticas monótonas.

Una nota curiosa adicional, es que Mesoamérica es un término acuñado por Paul Kirchhoff, académico originalmente de Berlin. 

Tal vez preguntas como la incidencia de lo indígena o lo colonial dentro de nuestros racionalismos criminales institucionales nos permitan reformularnos un panorama común bajo perspectivas novedosas. 

La absorción de los precolombino en lo colonial. He ahí un tema que alcanzaría para ser infinito.

Epicuro y Estoico

“Clavero, are you being serious?”

“That, my friend, we will never know.”

-Charlie Chaplin, Limelight

Estoico y Epicuro

Estoico y Epicuro son amigos.

Estoico es objetivo, racional y coherente. Todos sus actos conllevan una deliberación consigo mismo. Trata de llevar a cabo sus acciones de acuerdo a los planes que teorizó. Tiene como principal máxima la represión de sus impulsos, trata de entenderlos y de tomar las decisiones de su vida con la cabeza fría, con base en estos aspectos racionales.

Epicuro, por el contrario, tiene como máxima ser fiel a sus impulsos. Es decir, su compromiso existencial está ligado directamente a sus emociones. Se ha fijado como meta en la vida, ser consecuente al máximo con sus instintos y con su intuición. Ahí donde siente algo, lo persigue.

Y así, Estoico y Epicuro han vivido su amistad durante años. Ambos son ciclistas profesionales. Desde niños participan en competencias juntos, siendo ambos muy exitosos. A veces Estoico planea la carrera con antelación, diseñando programas de entrenamiento rigurosos, investigando nuevas tendencias y teorías sobre alimentación, técnica y resistencia. No pocas veces sus teorías han sido exitosas, y logra llegar primero. Otras veces las carreras presentan sorpresas que se llevan sus planes directo al último lugar. Al principio le reclamaba a Epicuro sus llegadas tardías, su desorden, pero luego aprendió a ver éstas formas de sus ser como distintas…y a respetarlas. Epicuro a veces llega con resaca a los entrenamientos, o llega sin idea alguna de la carrera. Pero como es fiel a su corazón, arriesga todo en cada vuelta, y audazmente logra maniobras que ningún ciclista en su sano juicio estaría dispuesto a realizar, y debido a esto –aunque ha llegado de último algunas veces-, también ha llegado de primer lugar en carreras cruciales, de manera indiscutible. Siempre ha admirado ésta cualidad de Estoico de sacrificar sus emociones, de pensar antes de actuar, pero con el tiempo ha aceptado que su corazón es muy desobediente como para tratar de atarlo con racionalismos.

De manera similar han vivido sus vidas. Las novias de Estoico le han recriminado siempre su frialdad, su falta de emotividad; las de Epicuro le reprochan su inestabilidad, su ímpetu. Y así, después de muchos años de conocerse, Estoico y Epicuro han reconocido éstas diferencias en cada una de sus personalidades. Y por las noches, cuando están en ruta y van de campamento, cuando ya terminó el día después de cada etapa, en silencio, ambos se recriminan sus errores por las mismas razones, y se sienten orgullosos de sus aciertos también por las mismas razones.

Hoy Epicuro y Estoico se ha sentado a almorzar. Estoico pidió su característica ensalada verde. Sus calorías bien medidas, la acompaña con un vaso de agua y un pedazo de cuatro centímetros cuadrados de postre. Epicuro pidió una cerveza, un plato de chifrijo y todavía no sabe si pedirá postre. El almuerzo sería cotidiano y habitual sino fuera por una razón: hoy ambos están enamorados de Rosalinde.

Los dos están enterados ya sobre esta situación. Así que siendo amigos desde hace tanto tiempo, las palabras sobran. Desde hace mucho tiempo que un sólo gesto del otro es capaz de comunicar más que mil palabras. Estoico por la mañana ideó, visualizó, clasificó y se planteó todos los escenarios posibles, para hacer de ésta una situación manejable. Pensó en cómo poder conquistar a Rosalinde, sin herir a su amigo. Y frente al espejo, después de leer manuales de actuación, ensayó como haría para disimular sus emociones frente a él. Pero a pesar de todos sus esfuerzos y reflexiones, al tomar el aderezo hizo contacto visual con Epicuro por dos segundos, y era evidente que en sus ojos estaba el brillo de un hombre que sólo puede estar enamorado. Epicuro no ha pensado en cómo conquistará a Rosalinde. Lo hará cuando esté frente a ella. Al ver los ojos de su amigo, Epicuro siguió fiel a su máxima de ser consecuente con sus emociones. Le vió a los ojos, tomó la pimienta y guardó silencio. En su corazón estaba la intuición clara y unívoca de no herir a su amigo. 

Posted 5 years ago
Entre la guerra y la paz, entre Hobbes y Rousseau.

En Centroamérica tradicionalmente se hace la guerra, mientras se habla de paz. 

 Más que un simple cese al fuego, los más de 22 Acuerdos de Paz que se firmaron con apoyo de la comunidad internacional en Centroamérica entre 1987 y 1996 (finalizando con el Acuerdo de Paz Firme y Duradera), eran grandes inicios, la gran promesa, planes utópicos de establecimiento de los programas de Estado en la región, especialmente después de la caída de la cortina de hierro y del Muro de Berlín.

 Sin embargo, tanto entonces como hoy, el Estado centroamericano –y el Estado moderno, en realidad, a cuatrocientos años de su origen- sigue teniendo los mismos detractores e inicialmente los mismos aliados. Los sectores neoliberales siguen pregonando la idea de un Estado fallido; los sectores económicos ladinos privilegiados siguen utilizando el Estado centroamericano como su centro de finanzas privadas; finalmente, los sectores populares excluidos siguen exigiendo de la estructura estatal un mínimo de protección a su dignidad y el respeto de la justicia.

El Derecho Penal distingue tradicionalmente cinco áreas básicas de estudio: la criminología, la política criminal, el derecho penal sustantivo (general y especial), y el derecho penitenciario.

Uno podría decir –asumiendo una postura muy estructuralista, cínica- que cada área lo que hace es seguir el camino del individuo a través de los diferentes mecanismos de control social que el poder ha creado.

Así, por ejemplo, el poder primero  realiza un estudio de las conductas humanas, seleccionando aquellas que serán catalogadas como prohibidas. Posteriormente, estudia al individuo, le crea un perfil, determinando cuáles son sus hábitos y formas de conducta. Con base en éste estudio general, crea lineamientos, es decir legislación, catálogos de conductas en donde se determina más claramente qué será y que no será prohibido. La política criminal además legitima la prohibición. Crea la justificación del consenso. Mediante el derecho penal sustantivo, se traduce éste lenguaje político en ciencia. Es decir, se transforma un discurso en lenguaje forense, técnico. Con base en este lenguaje se pueden determinar penas y culpabilidades como se miden proporciones, se puede medir el albedrío en dolo o culpa, y finalmente, el Estado puede castigar, llegando a la última fase del derecho penal, el derecho penal penitenciario.

Un célebre jurista de nuestra época clasificó una serie de principios y axiomas que constituyen la base de lo que él llamó un garantismo penal.[1] Es decir, una serie de principios que deben quedar incólumes en un Estado democrático:  el principio de inocencia, el principio de juez natural, el de legalidad, el principio de justicia pronta y cumplida, la independencia, la objetividad y la inviolabilidad de la defensa, por mencionar los más esenciales. Podría decirse que Ferrajoli representa un renacimiento de Beccaria en pleno postindustrialismo, por ser éstos los mismos principios que inspiraron precisamente la creación del Estado moderno durante el Iluminismo.

Ahora bien, de manera inversa, uno puede detectar las patologías de un Estado, al identificar las violaciones a éstos principios. Es decir, invertir la noción de los principios negativamente. Esto daría como resultado una serie de principios que nos dan a entender que el sistema se está comportando de manera anti-democrática. Trataré de esbozar algunos ejemplos.

La estructura de violencia clandestina comandada por ls cúpula del Ministerio de Gobernación de Guatemala durante la administración de Oscar Berger, evidencia una intención de perseguir ciertos sectores poblacionales mediante ejecuciones sistemáticas. El trabajo de Víctor Rivera, el “consultor” venezolano utilizado por el Estado guatemalteco para realizar éstas ejecuciones, era precisamente propio de la criminología. Su especialidad era el elaborar el perfil de los criminales objeto de la persecución.

La política criminal de Centroamérica es el ejemplo más claro de éstos “principios constitucionales en negativo”. El discurso de la mano dura,  crea normas de carácter general con base en casos particulares. Se utiliza el testimonio de una víctima para demonizar, para sacar provecho del pánico general. La crisis política de Honduras en el 2009, el regreso de Noriega a Panamá y la notoriedad de un intervencionismo estadounidense en la realización de las políticas públicas centroamericanas, la detención de los expresidentes en Costa Rica, todo forma parte de un panorama regional convulso. Se ha convertido en algo habitual el allanamiento de oficinas de partidos políticos en Costa Rica. Curiosamente, el costarricense no se percibe a sí mismo como innegablemente inmerso en el caos institucional de Centroamérica.

En materia jurídica propiamente, hay un efecto muy determinado: la politización de lo judicial. Esta se puede dar en dos niveles: en la judicatura, en sentido estricto, y a nivel de lo policial.

En la judicatura, la fricción más común es el conflicto entre legisladores y jueces sobre la ley justa. Ya la ley antimaras, por ejemplo, supuso algún grado de conflicto entre lo que la aplicación de la ley determinaba y lo que el juez se negó a aplicar en el caso concreto, por ser violatorio de derechos fundamentales. Las Salas Constitucionales parecieran ser un lugar común en donde se expresa dicha tensión.

En cuanto al segundo rubro, a nivel de la investigación judicial o policial, en Costa Rica tuvimos un ejemplo que verificó ésta dinámica. Ante cierto cuestionamiento por parte de la Asociación de Jueces, el director de la policía Judicial aprovechó los premios anuales que se le adjudican a los investigadores, para asumir una postura política proselitística. La convención de investigadores judiciales asumió un carácter de plaza pública, guíada por un funcionario público que no es de elección  popular.

Y finalmente, llegamos al derecho penitenciario. Todo el peso de la maquinaria penal recae sobre el reo. Los casos de las cárceles de Pavón y el Infiernillo en Guatemala, y más recientemente el calcinamiento de 358 reos en la cárcel de Comayagua en Honduras, son representaciones de un poder ya explícito. Costa Rica recepcionó este fenómeno en menor magnitud mediante el caso del homicidio de un privado de libertad de nombre Johel Fernández.  

Aún cuando las negociaciones de paz anunciaban un nuevo inicio para Centroamérica, es probable que no mucho haya cambiado desde tiempos del primer genocidio en la colonia. Por supuesto que no todo está perdido, y los esfuerzos de personas y organizaciones específicas son admirables. Este año, por primera vez después de 30 años desde que se le prendiera fuego a la Embajada de España con todo y embajador adentro, se tomaron acciones encaminadas a juzgar a Ríos Montt en Guatemala. En este sentido, esfuerzos como los de la organización de Rigoberta Menchú  son de admirar, pero siempre queda la pregunta de por qué su retribución electoral ha sido tan escasa, y de si su función en la sociedad guatemalteca procede de una especie de constructo intelectual de la comunidad internacional que realmente no tiene la incidencia deseada a lo interno de la sociedad guatemalteca.

Centroamérica, como la segunda región más violenta del orbe, sigue viviendo en un estado de intensa guerra y soñando con la paz. Algunos ven en el Estado un Leviatán hobbesiano que debe contener el estado de guerra constante de los pueblos. Otros se inclinan por una postura contractualista de la sociedad como consenso, como pacto fundante.  Entre ambas visiones del Estado parece haber una tensión, similar a la polaridad entre guerra y paz. Siendo el sistema democrático una invención de lo ecléctico, de la media, pareciera lo óptimo mantener ésta tensión en una especie de balance.

 San José, 25. Feb, 2012.



[1] Ferrajoli, Luigi. “Derecho y Razón”. Trotta, 1999.

Posted 5 years ago
Amores perros

Volvió mi perra hoy. Bueno, no volvió. Como el avergonzado patriarca tuve que ir a sacarla de el escarnio público porque estaba copulando con un perro de ningún abolengo ante la vista y paciencia de las congregaciones murmurantes de vecinos. Desnuda, porque ya no tenía su collar. Sucia como la perra que es. Sólo me faltó que me (ojo el pronombre posesivo lacerante) la tatuaran con un fierro y una letra escarlata. Y a mí de paso por propietario negligente. Y las miradas y comentarios de los vecinos -aparentemente tan ociosos durante el día- juzgaron mi descuido: que fulano le tuvo que dar sobros de comida; que desde ayer anda haciendo desastres por el barrio; que a sutano se le perdió una perra parecida. (¿Este último supongo que sugería que me estaba robando una perra prostituta ajena? “Sí claro, señor, ando por San José recogiendo perras en medio de la cópula sexual para someterme a su dedo juzgador y su doble moral canina). ¿De dónde salieron tantos vecinos en un lugar aparentemente desolado? No sé. Y mucho menos de cuándo acá les preocupa la cuestión social, bueno perruna. Su forma de manifestar solidaridad o preocupación por la cosa pública se parece mucho al maltrato público denigrante y a una especie de linchamiento colectivo. Pero bueno, ahí estaba el redondel hoy. 

Y después vino el espectáculo público y grotesco. Tomados de sus anos, mi perra trataba de correr hacia mí mientras un perro siamés renqueaba al final de su cuerpo. Aparentemente el vínculo de amor se disipa con agua fría, pero no había ni una gota cerca. Así que como consejo de una muchacha, tuve que aplicar el viejo adagio de que "el tiempo todo lo cura”. Mientras caminaba hacía mi, arrastrando ese apéndice de perro que cargaba, fui llevándola poco hacia mí hasta que finalmente se despegó la gran oruga de amor que eran los dos perros unidos en libre y escandaloso concubinato. 

Mae, odié tanto el libro del perro de Bush, y ahora terminé escribiendo igual. Todo se paga en la vida. Y pensar que fui a un seminario dónde comentaron ese libro por una hora.

Ahora me enfrento al dilema de recurrir al opus dei para una bula papal por considerar el aborto de células madre de perros bastardos. La otra opción es hacer la voluntad del proletariado y dejar que se reproduzcan libremente según la tradición medieval de que “se haga la voluntad del creador”. Haga los perros que pueda hacer felices. 

Parece que para este valentontín hasta los perros se animaron al romance. Qué vida.

Posted 5 years ago
Autoayuda

Hoy me levanté a las 6 am como recomienda Leonardo Perucci en Buen día. Si uno se va a dormir temprano, las células trabajan la mitad y uno envejece menos rápido, o más lento, cualquiera que sea la mejor opción. Si quiero algún día salir en TEDx Pura Vida tengo que dejar de ser bohemio. Hay que ver a las muchachas de Giros en repretel y cómo siempre amanecen de buen talante. Después desayuné como un campeón. El doctor Mauro dice que un buen desayuno al iniciar el día revitaliza la energía sexual. Tomé la receta de Tía Florita y no de Viviana, obviamente. Traté de no comer azúcares y tomé mi café con aspartame, porque la nutricionista que entrevista Edgar Silva en la mañana dice que la diabetes es un problema generalizado en los hombres mayores de treinta años. Pensé en que tengo que hacer el examen de la próstata en nueve años y que voy en cuenta regresiva desde el año pasado. Esto ya lo había dicho bien la doctora que entrevistó Adriana Durán la semana pasada. Boté los restos de mi desayuno, separando la basura biodegradable. Posteriormente, me puse a hacer aeróbicos con el muchacho del canal extra tv42. Estar en forma también me ayuda a correr en caso de que algún día me asalten, porque Pilar dijo en el noticiero, mientras transmitían en vivo un allanamiento, que ya no se puede salir a la calle, y tiene razón. El muchacho del abogado en su casa tuvo a Juan Diego Castro en su programa el otro día y él lo explicó muy clarito. ¿Qué se habrá hecho Camilo Rodríguez? En vista de que el experto motivacional de repretel, (sí, ése que antes era drogadicto pero que ahora tiene su propia iglesia) dijo que era necesario hacer las pases con sus arrepentimientos, tomé prestado el consejo que oí en Cristina y decidí hacer una carta de reproches, prendiéndole fuego cinco minutos después. No hay que sentir rencor. Si uno ve a Mauricio Hoffmann o a Kaká entiende por qué son exitosos. Otro ejemplo es este muchacho Kike Robles, que antes era gordito y ahora es operador satelital. Me siento tan bien. A veces tengo ansiedad, porque en la caja del Walmart el otro día no supe si leer “El Zen y la Motocicleta”, “El Monge que vendió su Ferrari” o la biografía de Steve Jobs. Sé que son ya libros viejos, y ya salieron otros nuevos, pero siempre me han gustado los clásicos. He estado pensando en quién pudo haberme robado mi queso, pero supongo que cuando uno tiene determinación el universo confabula a su favor. Si uno ve que los muchachos de Combate hacen ejercicio, se sienten y se ven bien, entonces ahí uno sabe que está en el camino correcto. Aunque a veces sienta que tanta autoayuda en realidad me está matando. Debe ser simplemente que no estoy haciendo las cosas suficientemente bien. Pero bueno, por eso mañana empezaré el día mejor, a las cinco.

Posted 5 years ago
La invención de un delito: Propiedad intelectual y vendedores ambulantes en Costa Rica.

En: Revista Paquidermo; 24.Ene.2012; 

http://www.revistapaquidermo.com/archives/5317

La propiedad intelectual es un constructo social de muy reciente aparición en las políticas penales en el mundo occidental. La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual se creó en 1967. Como un dato simbólico, la máxima organización de la propiedad intelectual no forma parte de la UNESCO, sino de la Organización Mundial del Comercio.

Al inicio de la postmodernidad, cuando Minuit en representación de la colonia holandesa compró Manhattan por veinticuatro dólares, los indígenas nativos americanos no tenían noción de lo que era la propiedad privada. La carta del jefe seattle “Toro Sentado” en donde pregunta “¿de quién es el cielo, de quién es el aire?”, se usa hoy como un recurso romántico en materia ambiental. Pero hay que ver frontalmente la realidad que su pregunta trata de responder. En realidad, y sin poesía, el jefe indígena no entendía la propiedad privada. El punto es  el siguiente: al aceptar los indígenas la compra, no sólo aceptan la venta del fundo específicamente, sino que tácitamente recepcionan el sistema social dentro del cual ésta venta se realiza. Legitiman la lógica del capitalismo. Recepcionan voluntariamente un sistema de vida, de organización social: la propiedad privada, la circulación de capitales. Legitiman el capitalismo, y dentro de éste, tambien reciben como adición sus patologías, es decir, el capitalismo salvaje y darwiniano.

El segundo ejemplo es el suicidio, o el aborto. El suicidio ha sidohistóricamente, primero un pecado, luego un delito, y más recientemente hay una corriente que aboga por que sea incluso un derecho humano. Así que en realidad, los cerca de cuatrocientos delitos que contiene un código penal son un catálogo de conductas punibles o no permitidas de acuerdo con los valores de la clase que ostenta el poder en determinado momento. En términos muy radicales, Marx, y luego Foucault, dirían que la democracia es la tiranía de la burguesía.

El tercer ejemplo es la Inquisición. Los procesos de Giordano Bruno y de Galileo Galilei ilustran con claridad la reacción del poder (Iglesia e inquisición) a la diseminación del conocimiento que representó la imprenta. Antes la Biblia tenía que ser leída e interpretada institucionalmete por un cura. La Reforma Protestante, habiéndose traducido la Biblia del latín a las lenguas vernáculas, posibilitó que más gente pudiera leer e interpretar la Biblia de maneras distintas. La Inquisición surgió como una reacción para reprimir este fenómeno, con la intención de no perder el monopolio que hasta entonces había tenido sobre el conocimiento. Bruno y Galilei sirven de chivos expiatorios para la posición ideológica de la Iglesia en ese momento, porque sirven como ejemplo para el resto de la comunidad científica. El proceso de Galilei, inquisitivo, penal, torturador, es para hacer una declaración de poder. Si la ciencia progresaba, la verdad o el conocimiento iban a salirse de las manos de la Iglesia, y pasarían a institucionalizarse en la academia. El proceso de Galilei viene a sentar un precedente al intentar dejar el poder de la interpretación en manos de la Iglesia por medio de la inquisición y de la represión.

Francis Bacon señaló alguna vez en sus Meditaciones: “quien ostenta conocimiento, ostenta el poder”. Orwell, cerca de dos siglos después, en su obra 1984, invirtió la frase: “quien ostenta poder condiciona el conocimiento”. Casualmente la sociedad inglesa industrialista de Bacon ofrece aún otro ejemplo de esta relación entre el monopolio del conocimiento y la represión. El Statute of Anne fue una forma clara de la Corona inglesa de monopolizar la producción bibliográfica, estableciendo el Copyright como un método de registro de la producción intelectual. Y decimos producción intelectual, porque esa noción del arte como mercancía, que descansa sobre una noción de autor individual, y que nace como producto del mercantilismo del siglo XVII, es precisamente la idea de producción cultural que, al mejor estilo de la crítica de Teodoro Adorno, objetiviza la expresión humana como si fuera un producto manufacturado.

De esta manera la protección de la propiedad intelectual y su correspondiente control punitivo, surgen como resultado de una presión externa. La Ley de Marcas surge a finales de la década de los noventa, y hay un gran interés económico en difundir la propiedad intelectual en la región. No es sino hasta el cambio de siglo en que se empieza a formar el discurso de la propiedad intelectual en Costa Rica. Se le otorga al Registro Nacional, con apoyo internacional, una oficina para patentes, marcas, diseños de utilidad, derechos de autor y en general, de propiedad intelectual. Se puede mencionar el ejemplo actual de SOPA como la evidencia de un interés económico e ideológico claro, abierto y muy poderoso en hacer de la propiedad intelectual un valor, un interés creado. De hecho, una de las posturas del anterior fiscal general Francisco D’Allanese fue la de no desgastar la estructura institucional del Estado porque había otras prioridades en la política criminal, en las que había que concentrar esfuerzos de manera más urgente. Tal vez eso ocasionó una serie de fricciones con intereses económicos. El compromiso de la fiscalía y del actual gobierno con la propiedad intelectual –y en realidad con el discurso represivo- ha sido más abierto. Ahora hay un interés muy deliberado, primero regionalmente, de impulsar el discurso de seguridad ciudadana, y dentro de esto, de aplicar las normas de sanción por la propiedad intelectual. El desalojo de los vendedores ambulantes es un resultado de estas dinámicas sociales.

Un último ejemplo es el que estamos experimentando en este momento en Costa Rica con el desalojo de los vendedores ambulantes que venden películas piratas en San José. Ayer, el mismo día en el que se repartió pan, arroz chino y circo en la Iglesia de la Soledad como una forma de consolidar relaciones económicas con otras potencias, en declaraciones dadas a la prensa Mario Zamora no quiso revelar cuál iba a ser la estrategia de aprensión a los vendedores ambulantes en San José. De una manera inquisitiva, Zamora aduce que en virtud de mejorar su efectividad, la operación será sorpresa.

En las noticias de la noche, un vendedor ambulante exhibe sus cajas al aire y reclama que ésta es su forma de subsistencia. Estamos de acuerdo en que la propiedad intelectual pretende proteger al autor, evitar casos como el de Charles Dickens, quien al visitar Estados Unidos se dio cuenta de que sus textos eran muy populares, sin él haber percibido en su vida una remuneración que le permitiera acaso una muerte digna. Sin embargo, dudo que el vendedor ambulante que entrevistaron tenga una idea del andamiaje de poder que embiste su ilegal oficio. La forma en la que éste se convirtió, como último eslabón en una larguísima cadena de producción, en una mercancía ilegal. La distinción del discurso punitivo, penal, represivo, es que a diferencia de las brechas que se construyen en lo ambiental, cultural, laboral o económico, el discurso represivo de política criminal utiliza, al mejor estilo de la ejecución de Damiens, el cuerpo, el sustrato físico del más débil para para hacer descansar todo el peso de un enorme Leviatán.

Posted 5 years ago
Excepcionalismo tico

En: Revista Paquidermo

15.Feb.2012

http://www.revistapaquidermo.com/archives/5578

Excepcionalismo tico

El día lunes 19 de Febrero de 2007, aparecieron muertos tres diputados salvadoreños del Parlamento Centroamericano. Sus cuerpos estaban calcinados sobre la carretera entre El Salvador y Guatemala. Aparentemente cargaban consigo 20 kilos de cocaína y un millón de dólares en efectivo. Por esta razón, se entendió como móvil del crimen un “tumbe”, es decir, un problema de drogas.

El caso Parlacen es muy simbólico en cuanto al estado de la región. Uno de los diputados asesinados era el hijo de Roberto D’Abuisson, el fundador del Partido Arena, entrenado en la Escuela de las Américas en Fort Bennington, Georgia, durante los conflictos armados en Centroamérica.

El triple homicidio se le atribuyó, según la justicia guatemalteca, a un diputado del Congreso de ese país. Sin embargo (según la versión recién publicada de un periodista costarricense que reside en el Salvador), la fiscal costarricense de la CICIG, Giselle Rivera, y un grupo de investigadores de ese órgano de las Naciones Unidas, lograron identificar que el crimen había sido efectuado por un grupo clandestino de policías, quienes formaban parte de una estructura de crimen organizado que operaba paralelamente desde la institucionalidad del gobierno de ese país.

El líder de ese grupo era un venezolano, Víctor Rivera, conocido como “Zacarías”, un “exconsultor en materia de seguridad” que había sido traído a El Salvador por el gobierno de Napoleón Duarte durante los Procesos de Paz en Centroamérica de inicios de la década de los noventa, pero que finalmente fue expulsado de ese país. El “consultor” fue entonces contratado por las autoridades guatemaltecas. Su tarea consistía en negociar secuestros, hacer perfiles criminológicos, en fin, sustituir al Estado en el monopolio de la violencia mediante una especie de contrato de servicios, avalado y apoyado por la institucionalidad del Estado guatemalteco.

Según un reporte de la CICIG, el grupo de Zacarías realizaba asesinatos, tráfico de drogas, lavado de dinero, secuestros, extorsiones y tumbonazos de drogas. Dentro de sus tareas, su organización, conocida como los “Riveritas” también se dedicaba a la “limpieza social” de criminales. De esta manera, en setiembre del 2006 se lleva a cabo la ejecución sistemática de 7 reclusos en la cárcel de Pavón, un lugar olvidado en donde el Estado guatemalteco había perdido presencia. Éste es uno de los principales casos que el exfiscal general costarricense, Francisco D’Allanese, llega a conocer al asumir su posición como comisionado de la CICIG en Guatemala, en sustitución del penalista español Carlos Castresana.

Con el gobierno de Álvaro Colom, quien estuvo presente hace dos días en la reunión de la Internacional Socialista en San José, la justicia guatemalteca juzga a la cúpula de la policía del gobierno anterior de Oscar Berger, por lo que parece una operación de “limpieza social” guíada por el Estado. Dentro de los acusados se encuentran el Ministro de Gobernación, Carlos Vielmann; el jefe de la policía, Erwin Sperissen; y el subdirector, Javier Figueroa. Para otros sectores de la sociedad guatemalteca, inclusive para los mismos funcionarios que habían ayudado en su origen, el órgano de las Naciones Unidas, la CICIG, se había salido fuera de control.

Viendo el caso de Johel Araya en la cárcel de la Reforma en Costa Rica, como uno de muchos ejemplos, no resulta difícil pensar en alguna especie de parecido entre las realidades de ambos países centroamericanos. Tampoco parece ser tan descabellado que posiblemente en Costa Rica empecemos a vivir estos escenarios tan complejos en un futuro próximo, si es que no los estamos viviendo ya desde hace algún tiempo.

Es importante que los(as) costarricenses no lleguemos a pensar que esta realidad centroamericana nos es intrascendente o ajena. Costa Rica, como el vecino de un asustado barrio de la clase media, ha decicido poner una aguja en la entrada de su frontera imaginaria, para que la realidad de la marginalización centroamericana no permee su idealización de un hogar supuestamente pacífico: la Suiza centroamericana, el lugar con más maestros que soldados. Leí en un ensayo publicado en esta revista sobre el llamado “excepcionalismo tico”. Es decir, esta burbuja costarricense en donde ni siquiera nos creemos centroamericanos, sino ladinos descendientes de europeos, ciudadanos de un primer mundo con latitudes meridionales. Es cierto que tuvimos un país con indicadores económicos superiores a los del resto de la región. Pero la partida de gente como Carmen Naranjo y Jorge Manuel Dengo son confirmaciones de que este bienestar es algo que procede de la solidaridad social.

Lo más digno de atención es determinar cuánto de estas dinámicas procede de un contexto geopolítico externo. Es importante señalar que la CICIG ha facilitado la idea de pensar en repetir el modelo de éste órgano a una escala regional para la América Central. A pesar de el progreso que se había experimentado, sustituyendo la “guerra contra las drogas” de Nixon, por un problema de salud pública, el anticomunismo férreo que proveyó la plataforma ideológica para los genocidios en la Centroamérica de los ochentas, parece haber sido suplantado por un “anti-terrorismo” global, y una “guerra contra el narcotráfico” local. Es importante reconocer estas dinámicas para evitar los errores del pasado, y para poder soñar con un futuro menos sombrío. Sustituir el odio de la represión por una visión común de país, esa capacidad de diálogo y visión, sí sería un verdadero y optimista excepcionalismo tico.

Posted 5 years ago
¿Intelectual, costarricense?

Los ejemplos son numerosos. Primero, el arzobispo que reclamó recato. Después René Castro…él, simplemente. Después la inmoralidad de la Extra. Luego el diputado Angulo, el chuchinga de Fabio Molina, ¡qué importa!…el bufón de turno. Bien me decía un amigo hace poco que según Camus, el poder para ser efectivo debía ser burdo y extravagante. Finalmente el tamal de Chema; el alcalde que hace pornografía con el municipio (¡qué cuota de realismo mágico!); la noticia de Kolbi sobre la muerte de Abelardo; las declaraciones de Laura Chinchilla sobre las familias sin hijos. Hoy el café de Starbucks. Mañana, habrá alguien más a quien criticar. A final de cuentas, ¿qué son dos líneas en el facebook? Viva la revolución contenida. Reproducir criterios con los que todos estarán de acuerdo. Ser un humanista a control remoto. La otra opción es no estar de acuerdo. Tratar a toda costa de no ser un yuppie o un hipster. Ser excepcional.

Nada más difícil que definir la función de un intelectual costarricense. No sólo por la definición de lo intelectual. Sino además, porque no hay nada más reaccionario que un intelectual costarricense. Nada le parece. Todo está mal hecho, o es obra de la conflagración. Como decía Kapuszinsky en las Guerras del Fútbol, “nada más adicto a la teoría de la conspiración que un centroamericano”. El intelectual critica, destruye, pero no crea. Tampoco es esto parte de su trabajo. Su función es el “berreo”, el desacuerdo. En el mejor de los casos, su función no es de observador, sino que es la movilización, la protesta, la marcha. Tampoco nos culpo. La lista de quejas es tan larga que no hay oportunidad de construir mientras otros parecen robarse el futuro de un país. Pero ahí la crítica se vuelve, una vez más, genérica, insondable, abyecta. Decía Alberto Cañas en “el uso y la práctica del chunche” que Costa Rica era un país compuesto por candidatos presidenciables. Todo el mundo es un presidente en potencia. No existen autoridades ni académicas, ni políticas. Somos igualiticos. Un arma de doble filo, la expresión libre. Por un lado, para bien y para mal de muchos y de pocos, desmorona las jerarquías, por el otro, hace más libre y democrática la discusión.

La búsqueda de originalidad y el miedo a ser fundamentalistas no debe llevarnos a defender lo indefendible. Un comentario xenófobo es eso, xenofobia. Un iphone vendido con estándares debajo de los mínimos de seguridad social no es algo justificable. Ya tenemos dos siglos de modelo industrialista. La discusión ya se dio. Nos toca defender esos mínimos.  

Entonces, ¿cúal es el rol que debe jugar el intelectual costarricense? ¿El arte por el arte? ¿El pragmatismo, la marcha y movilización multitudinaria? 

Creo que para empezar deberíamos librarnos del “choteo”. Hacer uso de nuestra individualidad en la opinión pública. Porque mientras hoy van a llover críticas al hecho de que deba o no deba existir un Starbucks en Costa Rica, los asuntos más estructurales de la sociedad costarricense se escabullen detrás de una agenda superflua. 

Es decir, a veces pareciera que nos definen la agenda de la protesta. Se arma un alboroto porque Kike Robles persigue a la gente con satélites de la CIA, “Combate” sigue siendo el programa más visto en Costa Rica antes de la entrevista de Chema, pero nadie escribe para quejarse porque el impuesto a las sociedades anónimas viene a financiar el discurso de la mano dura y de la seguridad ciudadana.  Y mientras nos debatimos sobre si Steve Jobs es más o menos filántropo que Mark Zuckerberg o Julian Assange, y mientras el tico –aún el que reclama-, se siente algo halagado de ahora poder irse a tomar un “macciatto tall” en su Apple, pasan desapercibidas las preguntas más estructurales y se ven limitadas paulatinamente nuestras libertades más fundamentales. 

El tico conoce los expresidentes de Estados Unidos de memoria, pero falla al tener una posición firme, decidida y erudita sobre la revolución nica. ¿Cúal es el verdadero conflicto en el Río San Juan? ¿Quién es Juan Diego Castro, como síntoma estructural de una sociedad? ¿Cómo hacemos para evitar el advenimiento de una mano dura? ¿Por qué los ticos somos racistas, por qué nos creemos tan excepcionales? Mucho hay de ideológico en crear esta burbuja de excepcionalismo tico.

Creo que esa es la función del intelectual costarricense. Crear reflexión en donde no había más que impulsos. Enseñarnos a los demás que el mundo que damos por sentado tiene otros puntos de vista que tal vez habíamos ignorado durante mucho tiempo. Entrar y sumergirse durante meses en lo más recóndito de la memoria histórica de su sociedad, y hacer surgir algo de optimismo en donde sólo había desencanto.


La salamandra del cataclismo de Damocles

El pleito es sobre el realismo mágico. Éste, tan fantástico y maravilloso.

Deliberadamente hago de ingenuo, defiendo al diablo, y tratando de autojustificar el circo suicida del caos latinoamericano, esbozo el argumento de que éste es más bien un propósito en sí mismo. En vista de que tenemos un octavo de toda etnia que ha poblado el planeta tierra en la sangre, el latinoamericano no necesariamente posee el fetichismo por el consumo. A pesar de la minoría que vive en adicción constante por la nueva pantalla plasma (o en sus formas más evolucionadas, con tener un apartamento en la quinta avenida de Manhattan, -una vez me topé a un tico que no había puesto pie en Nueva York pero que se sabía el mapa de memoria-), al observar la conciencia histórica de la región, yo digo que el latinoamericano no comparte los sueños de opio del libre mercado. Que no quiere comprarse ese cuento que tanto ha costado vender en éstas zonas del hemisferio. Que el latinoamericano (constructo eterno de una psyche académica colectiva que trata de generalizar lo perennemente particular) prefiere no trabajar una jornada extenuante. Prefiere no tener cañerías de primera, alumbrado público, sistemas de transporte público de lujo. Se contenta con un mínimo. Con un sistema que existe y puede invocar, aunque frecuentemente no funcione del todo. Prefiere pasar el día con su hijo, comprarle un uniforme de la liga o de saprissa, en vez de tener un estadio como el Wembley a cambio de doblar su jornada. Que los mandatarios que tenemos, son caricaturezcos porque es una forma compleja y cínica de burlarse del poder sin siquiera tener que ejercerlo. Y así, de manera muy velada, la pobreza se convierte en una fachada. Que un norteamericano me dijo una vez, que no entendía cómo un país podía vivir en tal estado de pobreza, y al mismo tiempo bailar cumbia y ser feliz de manera constante. Que a final de cuentas -digo yo- el latinoamericano es sabio, porque valora lo inmaterial, lo diáfano del tiempo, lo efímero de lo existencial.

 

Semejantes construcciones se elabora uno mismo seguro para poder lidiar con lo fantástico del realismo.

 

Sale a relucir el ejemplo de la suiza y de la alemana, que pactaron con unos nicaraguenses para ir a la playa, cierto día a cierta hora exacta. Al llegar la mañana, esperan tres horas, los tipos no llegan, los buscan en su casa y están haciendo la siesta. Dicen primero que el viaje se canceló, quince minutos después deciden ir y van montados en el carro camino a la playa. La suiza y la alemana no entienden ese sentido de espontaneidad, ese desorden voluntario. Les parece abyecto, autodestructivo, pero al mismo tiempo lo dicen con algo de fascinación.

 

Y viene la réplica. El europeo trabaja frenéticamente, sí. Pero esa visión del europeo estresado no es exacta. Al tener un sistema de salud, de educación, de cultura, de trabajo eficiente, puede despreocuparse. La elección de tomar drogas para subir la productividad, de convertirse en un objeto de mercado, es personal. A pesar del efecto que esto tiene sobre la política exterior regional de seguridad, por ejemplo, éstas conductas son tendencias minoritarias. Dentro de la envergadura de un sistema social tan extenso, queda suficiente espacio para procurarse una vida despreocupada. Se puede ser asistente en una oficina y conseguir tiquetes para buceo en Malasia unas dos veces al año; nadar en el lago de la comunidad; andar en ciclovías. 

 

Así que llegamos al semáforo de la Alianza Francesa en Avenida 7 y encontramos a un piedrero con un decadente sombrero de Santa Claus dándole vueltas a unas monedas en un vaso de coca cola. La pregunta es si lo encuentro mágico y maravilloso. La respuesta era que esas filas de enfermos en el ebais y en la caja, mientras los anestesiólogos se quejan de que el polvo le cae en las entrañas a la gente; la doble fila de madres solteras en los juzgados de familia pidiendo reconocimientos de paternidad; las filas de muchachos vestidos de reggaetoneros en el juzgado de flagrancia, detenidos como parte de una política de control social; las filas de mendigos recogiéndo sánguches enfrente del Hospital de Niños los domingos en la noche; todas esas filas son chivos expiatorios, costos ocultos pero aceptados de una decisión social sobre una forma de vivir. 

 

Y después termino una vez más con mi cita del discurso del Nobel de García Márquez. Que la salamandra del cataclismo de Damocles es de las cosas más maravillosas que he tenido ocasión de leer. Tuvo que esperar cien mil años para salir del mar, en hacerse mariposa para que dos seres humanos se murieran de amor. El cinismo de aceptar un premio en Estocolmo haciendo alarde de la soledad de América Latina como si fuera un chiste cruel. Que al final le creo, porque se compró una casa en Cuba y cuando lo oigo hablar de Latinoamérica me da una versión de la historia que no se escucha muy comúnmente, y porque ayudó con el Grupo Contadora a crear esfuerzos verdaderos de Paz en Centroamérica. Pero que al final a García Márquez lo leemos quienes reforzamos lo estático, y trato de buscar formas de concebir una idea original en lugares en donde sólo existe lo común. 

 

Así que al final, la explicación más sencilla casi siempre termina siendo la más correcta. Y la pobreza –más correctamente, la inequidad- de latinoamérica no parece una decisión sobre una forma de vivir, sino más bien una de sobrevivir.

Posted 5 years ago
El gobierno

 

Con los años uno empieza a desarrollar una capacidad para crear hábitos. A conocerse a uno mismo.

Ya uno sabe qué pequeñas cosas pueden determinar desde hora muy temprana, el infortunio o la grandiosidad de un cierto día. 

 En mi caso, por ejemplo, yo sé que no puedo empezar el día sin una taza de café perfecta. Es decir, si no hay leche, casi me dan ganas de enredarme de nuevo en las cobijas. Si no logré el grado máximo de alquimia entre las degradaciones de agua y sustancia (si el café me sale muy ralo o muy fuerte) es probable que de manera impulsiva y simultáneamente inconsciente empiece el día de mal humor. He tratado de dejar el café, pero como dice un principio del Talmud, “quien crea un siervo también crea un amo”. En fin, creo que al final estos detalles al borde de lo imperceptible son –paradójicamente- de las cosas más importantes de la vida. En la creación e interpretación de arte, me parece que la destreza de lograr una ejecucución elaborada que logre mantenerse minimalista, de no atiborrar con detalles barrocos una expresión, es la confirmación final de que se ha alcanzado un nivel de adiestramento sublime. Probablemente por esa razón este texto carezca precisamente de ese carácter.

En el bus que tomé hoy, a mi derecha había un hombre jornalero que venía de cortar vástagos de plátanos. Su nombre era Jorge. A su lado, su hija o pareja –no logré determinar su edad con certeza- jugaba con su teléfono celular. Tenía un juego que simulaba una guerra desde el personaje de un soldado gringo en Irak. El sonido del aparato iba muy bien con el motivo del juego, porque era infernal. Enfrente mío, un holandés con sandalias, y a mi lado, una maestra que viaja desde Sixaola todas las semanas para estudiar “hogar” (así me dijo) en un colegio profesional privado. Un negro con una guitarra se quitó los zapatos, dijo que necesitaba sentirse como en su casa, y sopresivamente empezó a tocar rancheras. Me quedé pensando en cómo la vida de toda esta gente se entrelaza de maneras azarosas.

El asunto es cómo estos hábitos socialmente reproducen costumbres. Es decir, creamos zonas de comodidad que llegan a regir nuestra forma de conllevar los días. Pasamos de querer un café por la mañana, a soñar el café perfecto, a comprar una máquina de expresso, a querer un macciatto con doble espuma con una pizca de canela y miel o una cucharadita de azúcar moreno en vez de azúcar de caña. Este acto de la compra de la máquina de café, por más superfluo que parezca, condiciona de manera muy fundamental todas las estructuras económicas, sociales sobre las que se cimentan la totalidad de las relaciones humanas. Estos mismos hábitos, estas mismas conductas individuales, al ser llevadas a ecuaciones más exponenciales, a procesos sociales, parecen reproducir costumbres. Vamos a ver.

El chofer de mi bus adelanta a un camión que lleva un contenedor cargado de materiales de contrucción importados. La labor del chofer del camión es llevar la mercadería de un punto a otro. Toda su visión de mundo sobre la vida, descansa, digamos, en la cosmovisión que le ofrece ese trayecto tres veces por semana. Limpia los retrovisores, revisa las llantas, llama a su familia desde esa cabina, y aprende a interpretar los signos del mundo externo desde ese lugar. Le interesa poco qué lleva en el vagón. Hoy fueron llantas de segunda importadas que producen un excedenten el mercado y afectan la economía de alguna manera, hechas con materiales que tuvieron que ser aprobados por alguna oficina gubernamental para que no afectaran la salud de las personas; mañana será ropa usada en donde se habían contrabandeado granadas, quién sabe. No le interesa. Tampoco tiene por qué interesarle mucho. Su trabajo es llegar del punto A al punto B cada semana. El chofer de mi bus le adelanta, y le agradece con un pitazo. El chofer del camión pita de vuelta y saluda con la mano.

La forma en que se construyó el Estado, la vida republicana, procede de una zona común de valores de un sector muy específico. Es, por decirlo de alguna manera, la representación del sector de tomadores de café. De los compradores de máquinas de expresso, o de los aspirantes a tener una. Por supuesto que hay otras formas de empezar el día. Hay quienes prefieren el yogurt, el jugo de frutas, el té o hasta simplemente agua. Pero digamos que por un asunto de mayoría, la democracia sólo nos da para representar a los tomadores de café, y discutir día por día, si el café perfecto debe llevar leche o dos de azúcar, o si el café con Splenda puede ser considerado café del todo. La idea es esperar a que un futuro utópico, podamos llegar a ampliar la discusión y no sólo hablar de gastronomía, sino no sólo de cultura, trabajo y educación (algunas sólo quieren hablar de seguridad). Pero además y sobretodo, se trata de elaborar formas de inclusión que abran el espectro de la discusión y de sus participantes.

Así que la fobia existencialista efímera que me dio como el pasajero ignoto de un bus sobre la carretera a Moín un sábado en la noche fue, si al aplicar y construir la noción de Estado, no estaremos manejando el camión de las ideologías sobre los pastizales de otra gente, e ignorando todas las formas ricas, diversas y distintas que hay de construir una sociedad, concentrándonos en manejar periódicamente de un punto A a un punto B en un trayecto, que a final de cuentas, mucho tiene de absurdo.

 22 Ene- Limón. 

 

Posted 5 years ago
"El Gaspar mudó de escondite. (…). Grande era su fuerza, grande era su danza. Su fuerza eran las flores. Su danza eran las nubes".
    
Miguel Angel Asturias, Hombres de Maíz.
On: Occupied, Indignados. 
So ist es Marat
das ist für sie die Revolution
Sie haben Zahnschmerzen
und sollten sich den Zahn Ziehen lassen
Die Suppe ist ihnen angebrannt
aufgeregt fordern sie eine bessere Suppe
Der einen ist ihr Mann zu kurz
sie will einen längeren haben
Einen drücken die Schuh
beim Nachbarn sieht er bequemere
Einem Poeten fallen keine Verse ein
verzweifelt sucht er nach neuen Gedanken
Ein Fischer taucht seit Studen die Angel ins Wasser
warum beißt kein Fisch an
So kommen sie zur Revolution
und glauben die Revolution gebe ihnen alles
Einen Fisch
einen Schuh
ein Gedicht
einen neuen Mann
eine neue Frau
und sie stürmen alle Befestigungen
und dann stehn sie da
und alles ist wies früher war
die Suppe angebrant
die Verse verpfuscht
der Partner im Bett
stinkend und verbraucht
und unseres ganzes Heldentum
das uns hinab die Kloaken trieb
können wir uns an den Hut stecken
wenn wir noch einen haben
“Die Verfolgung und Ermordung Jean Paul Marats dargestellt durch die Schauspielgruppe des Hospizes zu Charenton unter Anleitung des Hernn de Sade”. 
-Peter Weiss
Ya ves Marat
lo que para ellos es la revolución
ahora les duele un diente
y quieren que se lo extraigan
A éstos se les pegó la sopa
y quisieran otra sopa mejor en su cazuela
A aquella le parece que su marido es débil
quisiera otro más fuerte
Hay uno al que los zapatos le hacen sufrir muchísimo
mientras el vecino los tiene muy holgados; 
A ese poeta no se le ocurren buenas rimas
¿dónde encontrar la inspiración?
El pescador espera un pez desde hace horas
¿por qué ninguno pica?
Y así vienen a la Revolución
con la esperanza de que ella les procure todo eso; 
el pescado
los zapatos
la inspiración
un hombre nuevo
una mujer nueva
y asaltan todas las bastillas
y ahí los tienes como antes
y todo el heroísmo
que nos hizo descender al barro
podemos guindarlo en otro sitio
si es que nos queda un clavo para hacerlo
Peter Weiss. “Persecución y asesinato del Jean Paul Marat. Representado por el grupo teatral del manicomio de Charenton bajo la dirección del Marqués de Sade”. 
Posted 5 years ago
Hijos de las guerras 
Foto: Cecilienhof, antigua casa del emperador Guillermo de los Hohenzollern, que sirvió de sede para la conferencia de Potsdam en 1945. 

Cuarenta años tuvieron que pasar para que Estados Unidos entendiera, al menos desde un punto de vista retórico, que la “Guerra contra las Drogas” anunciada por Nixon en 1971, era -más bien-, un problema de salud pública. Que el Estado no puede estar en guerra contra sus propios ciudadanos porque ese postulado atenta contra su propia base filosófica. Las más recientes afirmaciones de Gil Kerliowsky, director de la oficina de política de Control de Drogas de Obama y de la Secretaria de Estado Hillary Clinton, pueden ser tomadas como una pequeña buena noticia.
Aún así, los millones que destina Estados Unidos al “Plan Colombia” y a la “Iniciativa Mérida” nos recuerdan un poco a la Escuela de las Américas; al entrenamiento que recibieron Roberto D'Abuisson, Romeo Lucas García, Efraín Ríos Montt -por citar tres ejemplos evidentes al punto de lo grotesco- para montar la estructura de una febril Doctrina de Seguridad Nacional. Con la excusa de salvar a Centroamérica del comunismo, se terminó creando un infernal genocidio.
Y fue precisamente en esos tiempos donde un financista de la campaña de Nixon, Robert Vesco, recibió protección de José Figueres. No pretendo repetir aquí la propaganda de un demagogo. Pero creo que el ejemplo evidencia una dinámica que ya tiene más de cuarenta años,  que ha definido a Centroamérica durante las últimas tres décadas, y que explica también el papel que juega el PLN en ese contexto: el narcotráfico.
La Conferencia Internacional de Apoyo a la Estrategia de Seguridad de Centroamérica que se realizó en Junio dejó muy claro el programa del PLN. No hay $15 millones para construir un puente sin platina que comunique al aeropuerto con el centro de la ciudad. Los puentes con buses escolares se caen literalmente sobre los costarricenses, exponiendo la imposibilidad del Estado de cumplir con el pacto social para el cual fue creado. Pero sí habrá la posibilidad de recibir $300 millones para nosotros mismos sigamos financiando el nuevo discurso de la seguridad ciudadana.
Así las cosas, y a pesar de Funes en el Salvador; de las 6 presidencias pacíficas en Guatemala desde Esquipulas II, y de lo que parece ser un progreso democrático en la región, ejemplos como Honduras o la conducta del PLN durante el TLC siguen enseñándonos que Centroamérica sigue siendo objeto de intervención. Como diría Reagan -a quien recientemente se le erigió un busto en Inglaterra- sobre el posicionamiento geográfico de Centroamérica, “el riesgo es demasiado”. Y lamentablemente, como el abrazo de Belgrano y San Martín en Yatasto, algunos procesos parecen regirse por inteligencia y estrategia militar, y no por consensos y democracia, por más que nos duela aceptarlo a quienes como Belgrano nos hemos dedicado a estudiar estos procesos, y no ha empuñar un fusil como lo hicieron San Martín o Morazán, -o como terminó haciéndolo él mismo en algún momento-.
Hace treinta años también leyó García Márquez su discurso “la soledad de América Latina” entre butacas de lujo. Lo triste es que el último reporte de UNODC indica que el consumo de drogas de los países desarrollados ha bajado paulatinamente, mientras que en Centroamérica crece sostenidamente. Mientras al costarricense no se le obligue a enfrentar la realidad que no quiere aceptar, seguirá viviendo en el realismo mágico. Y seguirá pensando que tal cosa es simple y normal, sin saber quiénes eran sus próceres, pero redimensionándolos con deliberada nostalgia como una forma de justificar su conciencia. Que tal cosa es algo de todos los días, viendo a los helicópteros caerse del cielo porque ya no les cabía más droga.
12. Oct. 2011. 

ladino, na.

(Del lat. latīnus, latino).

1. adj. Astuto, sagaz, taimado.

2. adj. Se decía del romance o castellano antiguo.

3. adj. Se decía de quien habla con facilidad alguna o algunas lenguas además de la propia.

4. adj. Am. Cen. mestizo.

5. adj. Am. Cen. Mestizo que solo habla español.

6. m. Ling. Lengua hablada en la antigua Retia.

7. m. Ling. Lengua religiosa de los sefardíes. Es calco de la sintaxis y del vocabulario de los textos bíblicos hebreos y se escribe con letras latinas o con caracteres rasíes.

8. m. Ling. Variedad del castellano que, en época medieval, hablaban los judíos en España, y que, en la actualidad, hablan los judeoespañoles en Oriente.



DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA - Vigésima segunda edición (www.rae.es)
Posted 5 years ago
One’s dictator is another’s freedom fighter.


The examples in history are quite documented. Kaiser Wilhelm was not prosecuted after World War I. Emperor Tenno was not indicted in the Tokyo Trials[1]. The reactions towards this historical figures of the “founding fathers” is generally full of contradictions. As a younger generation, you find people that acidly critize governments like Pinochet or even General Francisco Franco in Spain, but at the same time there are still people who refer to them as a sort of “necessary evil”, a person who did was had to be donewho brought estability in a controversial time. The fact that Keiko Fujimori ran for presidency this year in Peru is another example of this recurrent paradox. Always violence resembles this necessity for security. History, truth and the democratic system appear as fragile. As later generation, we are left with thousands of documents, testimonies, pictures and histories…and no trace of the truth. This is known and handled in small groups.

 The more I research into Latin America, I find that the work of lawyers in a democratic system is just another key role in a symbolic use of power. There can be no law in Anarchy. Thus, this  State of Emergency is shared with two other dominant power systems: politics and war. Coming from a country with no army, this comes as a surprise, despite the examples of neighbouring countries. The work of lawyers is only accesory to other powers like the military. I came to this idea after understading that the change that Belgrano and the May revolution in Argentina desired, could only be brought to reality once José de San Martin –a militar- could take on the revolutionary operations.[2] Up in the northern part of the region, military operations were run by Francisco Morazán. At some point, they actually met in Perú. The parallelism to Francisco Morazan’s actions only brings more questions into the ecuation in this period of the efervescence of republicanism in the region. Curiously, the freedom fighter of South America, and today the inspiration of the Chavez ideology, Morazán was born in Honduras and killed in Costa Rica in 1821. It was until this military phase, inspired by the French Revolution, take place, that Latin America could enter into the republican phase of the XIX Century. Coup d’Etat would become usual, but into the republican political system, where lawyers operate and law is the ground of domain.

I see the figure of Efraín Ríos Montt in Guatemala and get the same feeling towards this patriarchal, eternal power figure. Despite being accused of genocide, his operation “fusiles and frijoles” and the “Plan de Sánchez” ended up in the massacre of more than 60 villages in Guatemala as verified by the Truth Commission of the UN (Comisión de Esclarecimiento Histórico). Despite this background, Ríos Montt has ran for presidency two times, his attempts blocked by the Constitutional Chamber.

 His career started out, as other Central American Generals, like Roberto D’Abuisson in El Salvador, or Tiburcio Carías in Panamá, as a cadette of the School of the America’s in Fort Bennington, Georgia.  With the support of the U.S. government, Ríos Montt came to power by throwing out the elected president Jacobo Arbenz. The government of the United States, under the Clinton Administration, apologized for the intromission in domestic policy. Yet, today, the School of the Americas operates under the name Western Hemisphere Institute for Security Operation.[3] 

Last week, in Guatemala, the Central American nations met with Hillary Clinton, in order to discuss the possibility of a loan from the World Bank in order to support the war on drugs. 

One wonders if the two backgrounds are related to each other.



[1] The title is taken from the phrase of prof. Werle’s Manual on International Criminal Law.

[2] http://www.elhistoriador.com.ar/

Posted 5 years ago
Marxism and truth


“The philosophers have only interpreted the world, the point is to change it”. When Zizek came to Berlin last March, he “recognized excellence” in FU-Berlin as oppossed to HU. He stated that philosophers had dealt too much in the XIX Century with changing reality, and that we should start trying to think more about reality rather than having this impulse to change it constantly. He was making reference to the famous frase in the entrance of HU-Berlin. 

I could not disagree enough.

I think I realized I was becoming older when I found out that one phrase was not enough to explain reality. There would be always something that was left out. 

The phrase of Marx is one of many historic signs in Berlin. Even when the Wall fell, Berlin has numerous reminders of past glories. Some of them come from the “left”. Whatever this means. Communism is one of this sensibles words that cannot be spelled without touching the most sensitive nerves of postmodern both consciousness and unconsciousness. People will react strongly towards any comment that you issue on the matter. Any. 

But then what? Is the answer to rely on our comfort zone, to ignore these great realities, to create silence and taboo? I deny this method as an answer. When we finally dare to reach out and connect with other human beings on these difficult issues, then finally you find sincere communication. And there lies something initially unrecognizable, but perceivably important, essential. 

So, I respectfully try to address this issues.

What I find surprising is how selective the collective conscience (or the media?) can selectively choose it´s icons. 

It is surprising how people know Check Point Charlie as an emblematic tourist-spot, but I even met one or two germans from Berlin who did not know of the Monument to the Soviet Soldier in Treptower Park, which is quite imponent. The Gate of Brandenburg -sign of a german victory, of monarquic splendor- is well known to the general public, but the Memorial to the Soviet Soldier which is not far away, in Tierpark, Siegesäule, I think passes ignored to the majority of tourists.“ 

In the window of the Law Faculty of HU-Berlin, there is a motive in honor to Vladimir Lenin that "was left”. Apparently, there was a movement to remove it, which did not prospered. Maybe it is a reminder of how fast the world has changed in so little time. But then again, some times I feel like we have not changed at all. 

The other day I made a remark towards social movements in Central America. At the end of the lecture, a student came over and said “Hi, I am also a communist”. Through his polarization of the debate I understood how misunderstood I had been. This, according to past experience, will probably go on forever. Since some years ago I took the decision to just keep on explaining myself repeteadly. In the words of Brecht, “He who does not know the truth is only a fool. He who knows the truth and calls it a lie is a criminal.” But phrases are incomplete, they cannot explain reality without becoming dogmas, axioms of faith. So the question of Brecht leads us to the wider dimension of the pursuit of truth. No answers there. I mean, I am a law-abiding citizen. I do not want to get into politics. Like many others, I just want a simple life.

At night I went to a party. The germans started discussing their accents. One said, “we are all from the West”. Another replied “but we are all not commies”, as an explanatory, apologizing, joke. We all laughed. I remembered the remarks that I have been reading in the bathroom of the University, which proove that the “Wiedervereinigung” is still a difficult process. Even when you may not exercise a position towards an ideology, the only mention of this idea will leave corridors of silence in your audience. This is what happens with the word “communism” in Central America, at least.

The composition of the URNG, the Rebell army of Guatemala, shows the complexity and atomization of the social context. The Peace treaties of 1994-1996 were coordinated through the four generals of the URNG according to the main currents in the rebel movement, Gaspar Illom, Pablo Monsanto, Ronaldo Morán and Carlos Gonzales. The URNG, founded originally in the 1960´s in clandestinity, was officially founded in 1982.  The movement started out as a dissident current of militar structures, ended up gaining political force with the participation of students, the communist party and other social groups. The Union was formed from the ORPA (Organización del Pueblo en Armas), the FAR (Fuerzas Armadas Rebeldes), Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP), and the PGT (Partido Guerrillero del Trabajo). The URNG became an official political party in 1998 after the Peace Treaties. (http://www.urng-maiz.org.gt)

Son of the writer Miguel Angel Asturias, Ilom´s actual name was Rodrigo Asturias. He took part as many other of his countrymen in the conflict since his early childhood. His alias comes from a character in “Hombres de Maíz” (Maismenschen), one of the most representative books of his father. Of the four Guerilla officers, Asturias did not signed the Agreements because he was in exile, returned to the country in 1997 and died in 2005. Ricardo Arnoldo Ramírez de León, alias Ronaldo Morán died in 1998 of natural causes. Pablo Monsanto participated as a presidential Candidate for the ANN and is politically active (http://annguatemala.net/). Carlos Gonzáles (alias Ricardo Rosales Román)  started out in the PGT and became Congressmen in 2000-2004 with the URNG as a political party. He works today as a columnist in the newspaper “La Hora”( www.ricardorosalesroman.blogspot.com). 

Both phrases, Marx´s and Brecht´s that I have cited in this small comment, are also transcribed in Rosales´s blog. I wonder if those phrases can contain an explanation to a whole macrocosm. All I know is that when a person, -specially a scholar- decides to hand a gun, his decision must be a very lonely one. I try to put Marx´s life together, as a student in Berlin (1836-1840), his radical thought being shut down by the prussian authority. Marx finally graduated from Jena. I also try to connect this facts with the ideas of Morán more than a century later. All I can put together is that truth cannot be put in one phrase, although once in a while you find a really great one.

Posted 5 years ago
Putting the State to work


The history of Central America cannot be understood without the influence of clear external political currents. Even when the Captaincy General of Guatemala was dissolved and turned into the Central American Federal Republic in 1821, many of the sociological structures of colonialism, such as the repartimiento and the encomienda, would define -and still design today- the economic and cultural shape of the social context of the region: a strong creole (spanish descendants,mestizos or criollos) power structure that controls governmental institutions on one side, and an excluded marginal majority of indigenous peoples on the other. 

The external influence would continue in post-colonialism, or the republican era. The arousal of industrialism would strenghten the consolidation of a privilleged class, which also exercised pressure on maximizing the use and tenure of land. Thus, the agrarian context and the geopolitical position of Central America, gave birth to the “Banana Republics” concept, basically expressing the interest of foreign investment american companies such as United Fruit Company, in the agricultural use of the land. The figure of Minor C. Keith is paradigmatical in order to show this liason of commercial interests and public policy. The imposed governments of Manuel Estrada Cabrera and Jorge Ubico in Guatemala, Maximiliano Hernández Martínez in El Salvador and Tiburcio Carías in Honduras are a vivid example of this complexity which finally derived in wide repression. 

The purpose of this general frame is to emphasize that although our analysis is situated in the end of the 20th Century, violence in this sense of structural phenomena, almost inherent to the centralamerican region since colonial times. 

It is under the context of the tensions of agricultural economy that Jacobo Arbenz assumes power in 1954 in Guatemala, establishing an agrarian reform which assigns land and expropiates the agricultural industry. In the same year, following a plan of the CIA, the Presidency of Dwight D. Eisenhower supports a Coup on Arbenz, establishing a military, General Castillo Armas, as President of a Military Assembly. 

Moreover, the Cuban Revolution takes place in 1961, thus adding the ideological component of the Cold War to the existing political tensions. From then on, the intervention of the United States in the Central American policy has been the rule more than the exception. The School of the Americas -and the fact that it operates still today under a different name-, is the most evident example of the geopolitical interest of the U.S. in the region. One wonders if “communism” was simply changed for “terrorism” or “war on drugs”.

Thus, governmental institutions in Central America have traditionally been used as simbolic structures of domination, and they have sistematically excluded large portions of the population. Also considering that they have been fragile, more subject to military operations than to political ideologies, legal arguments or even simple ideas, it comes as no surprise that they posess rather limited legitimacy among their inhabitants. Even since colonial times, the population is used to welcome the new bishop in town with great respect, but to survive using the whisper of the spoken word and discretion. Even more important, since colonial times the institutional power is used to say one thing in the official context, but to do completely another. 

Changing this use of the mere simbolic use of the political institution into a practical, real use, proves a great challenge to the democracy process that started in 1980´s with the Peace Agreements.

Posted 5 years ago
Habermas

Jürgen Habermas held his speech on the “Crisis of the European Union” in HU-Berlin last Thursday. His approach, in general -and despite the numerous intricate elaborations of his thought-, was finally in favor and towards the construction of the long desired “european identity”.

His mental structure is based on two levels: the relationship between citizen and State at first, and secondly, a relationship between the citizen and this ideal construct, namely the European Union[1].

 The great reveal of the Habermas lecture was the dinamics of the construction of a social identity.  The question is wether this process is controlled and induced, or spontaneous. Of course it is both. But I think the surprise in my particular case is how artificially and externally it can actually be directed! The complaint was expressed in the lecture: “In this century, would it not be exactly possible to call yourself an european than a citizen of the world?”

 The question arises by the usage of the term “Latin America”.

I have had some problems tracing this word and it´s definition back to its etimological origin, specially with the comparison of the spanish terms with the german geographical terminology. In German you distinguish “Mittel” von “Zentral” Amerika. Generally in Spanish, Latin America is the name given to the countries from the Río Grande in southern Mexico, to the Patagonia in Argentina. Thus, usually, when you refer to “Centroamérica”, you refer to the 5 countries which have common historical background as they gained independence from the Vice-Kingdom of Spain in 1821 (historical criteria): Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua and Costa Rica. Should you add Panamá and the Caribbean Islands in the mix, then that would be called “Central America”. If you use a precolumbian criteria, then “Mesoamerica” is a concept coined actually by a HU-Scholar, Paul Kirchhoff, who worked in Mexico and developed an anthropological terminology based on a cultural criteria.

Last week, due to the gently invitation of the Ibero-american Institute, I had the opportunity to discuss with two historiographs, one from Brasil and the other from Canada. Their position was: there is no such thing as Latin America. They said: “We historians will find this notion quite disturbing. What relation can you find between the Aymará tribes in Bolivia, and the argentinian afro-cultures, for instance?” My case was simple: this identity is created through social processes.

 When you see that -for good or for bad, I am not taking sides here- Sandino and Arbenz in Central America were communist oriented Presidents who were overthrown by militar and postcolonial power (lately Zelaya in Honduras?), and that this story remotely ressembles the history of Allende in Chile, and that at the end the leader and hero for some in one country is at the same time, their genocidal dictator for others (despite the undisputable proof of a truth commission in some cases); that there is a strong cultural and economic division between indios and criollos; and that the political intrussion of foreign powers is a common denominator, then an identity is created through opposition. The horrible truth of identity in Latin America, is that this identity is created upon the idea of a common friend or enemy. So, to put in Kant´s terms: or reason towards the United States as hegemonic power is practical, not pure. It is a complicated love-hate relationship. Either you find cubans that are willing to take a boat and risk their 60 miles journey to Miami, or you find fanatic followers of the Chavez regime in Venezuela. As always, a region full where contradiction is probably the only parameter.

At the end, wether a induced or spontaneous process, the truth is that if you grab a white peace of paper, and write “Latin America” on it, the concept will evoke something…anything. And that is already an identity. The problem with a theory that is too general or to particular, is the same as with the polarized distinction between objective and subjective thought: we believe is this fictions so strongly, that we prevent ourselves from looking at our surroundings. We use this parameters in order to organize reality, and finally they end up converting into a mean in itself, we end up coordinating reality according to our existencial, fundamental parameters of science and rationality. So in terms of the definition of “Latin America”, either if you are looking at it from a general historical, or microscopical individual perspective, the end result is that you are being related to it. Identified with it.

The main question of this undeniable identity remains to be, what it is being used for.


[1] His speech basically resembled what I had read recently in one of his articles. Habermas, J. Konstitutionalisierung des Völkerrechts und die Legitimationsprobleme einer verfassten Weltgesellschaft. In: Rechtsphilosophie in 21 Jh. Suhrkampf, 2008.

Posted 5 years ago
Žižek

If postmodernity exists, so is Slavoj Žižek a symbol of it. You know him. The youtube-philosopher. He rubs his nose constantly, sweats, arranges his hair almost frenetically; rubs his beard; mixes up Hegel and Marx, Althusser, Benjamin, Schopenhauer, “Modern Times” of Chaplin, Lacan, his son´s Playstation, the theological  paradox of God, the Holy Spirit and the Starbucks parafernalia in one universal idea alltogether. To use his pop-culture rethoric, I will say that if The Matrix dilemma of human existence is a debate between a red and a blue pill, Žižek already had the whole jar of red pills some years ago… and totally OD´d.

There is probably no difference between reading his texts and meeting the man, but we act as if  there was a difference. “You came here to see the show“, said the Professor who introduced him in FU-Berlin (in fact I think he was actually paraphrasing Eminem). And to tell the truth, Žižek makes a circus out of your brain. Certainly the most popular philosopher in the world right now, I suppose that you could not write about him and not be either wrong or at least emphatically critized. But that is precisely the point: he creates a common place.  I think that is why he became so popular. Even when narrating a general universe, each person in the public seems to feel that they have specifically understood the unique personal interpretation of his theory. I want to bring attention on one idea that he explained that could be interesting to apply to this work on Central American Criminal Law. 

The idea is the re-interpretation of art history. Hegel´s logic was supposed to be a "mind of God prior to the creation of the world”. This megalomaniac-encyclopedia point of view of science, is what can be understood as a “hegelian totalitarism”. We can all relate to the desire of achieve divinity through science in Icarus or Prometheus, or even to Woody Allen when he says “I don’t want to become immortal through my work, I want to become immortal through not dying”. Thus, Žižek´s speech basically transports this idea into our common postmodernity, and uses parabolic examples: the example of Job´s suffering in the bible, the example of the crucification of Christ, or even the morals contained in an Starbuck´s coffee. One of the main ideas is the relationship between the general and the particular. “State is the self-conscience of a society”. How a particular stain, for example, seems to be an accident in a general universe. But at the same time, this stain becomes necessary in order to allow the existence of what we perceive as general, obvious and naturally fundamental, namely the universal background. He puts in controversial terms, there is no God without Christ. He addresses this topic by asking “Who really died on the Cross?”.   But the point is not religion or theology, although law inherits many of it´s basic answers through the unanswered yet ancestral questions of religion. 

The most influential legal example of postmodernity is the Nürnberg Trial. The Judgement ressembles Genesis. By writing history, the Tribunal creates history .  

The example related to art history is no different. When we take a piece of art from any period in history, and provide it with meaning in our own time and space -for example today, 2011, in Berlin-, then the sense of this work of art becomes a fusion between that period of time and my personal time quantum. The art piece becomes a new meaning to itself. It is repeteadly reborn as a “Third World” once and again. 

So I think I will hear the objection to my work also repeteadly: What is there common between Germany 1933-45 and Central American 1992-2011? They are two separate worlds, both in time and space. What could you possibly find common in this analysis? And then, of course the normal pragmatical approach: What for? 

Well, being that life-expectancy is still a reality, I think that the Woody-Allen-formula of the perishable inmortality and simplicity of ideas might be a useful approach to address this questions. Law commonly derives from the application of general principles to particular circumstances. Maybe if we could establish basic principles to protect the State of Law, we can also apply this principles to specific episodes of the human context. As far as we can keep this “third world” of democratic principles in motion, they can act to prevent other atrocities from taking place. This means, create the possibility of generally internalizing these principles as “normal, acceptable” paths of behavior, so that they can turn into rules and finally into norms, and finally into “law”. They can function as ways to keep the remembrance of the value of freedom as a general background of human experience. 

Other views on the lecture: 

Berhane-Aymero

University at Buffalo


Posted 5 years ago
2 notes 
Comments