NOTICIAS‎ > ‎

Diario del Viaje de Estudios (sexto día, 28 de Marzo)...

publicado a la‎(s)‎ 29 mar. 2018 3:20 por ADMINISTRADOR IES Pirineos   [ actualizado el 29 mar. 2018 3:47 ]
Último día del Viaje. 

Nos levantamos un poco tristes porque esto se acaba pero todavía nos queda por visitar otra ciudad calificada como “Patrimonio de la Humanidad” por la UNESCO: Úbeda. Hacia allí fuimos y desde el bus, vimos los cerros que parecen enmarcarla. Por cierto, la expresión “irse por los cerros de Úbeda”, tiene como versión más popular la que cuenta que un capitán de Alfonso VIII, llamado Alvar Fáñez (aquí un tanto humillado pero personaje importante porque contribuyó a “reconquistar” entre otras ciudades, Guadalajara), llegó tarde a una escaramuza contra los musulmanes por estar de amoríos por unos de esos cerros con su amada mora. 

Esta localidad, al igual que las visitadas Córdoba y Sevilla fue “reconquistada” por Fernando III, en 1233 por capitulación, es decir, se permitió la coexistencia de varias culturas bajo una condiciones. Está repleta de edificios singulares, siendo el estilo predominante y el que le ha dado la fama a nivel mundial, el renacentista. 

En primer lugar, visitamos el Hospital De Santiago con su fachada típica de este estilo basada en el orden, sobriedad y simetría y su patio de planta cuadrada (típica de la arquitectura civil, como es el caso; la circular vista ayer en el Palacio de Carlos V está relacionada con lo religioso o con la concepción divina del monarca) y doble arcada con columnas de mármol blanco. Después, llegamos a la Plaza de Vázquez De Molina, que cuenta con las principales arquitecturas de la ciudad: La Sacra Capilla del Salvador, proyectada por Diego de Siloé, el mismo que se encargó del diseño de la Catedral de Granada, vista ayer, y realizada por Vandelvira, uno de los arquitectos más importantes del Renacimiento español. Destaca el color oscuro de la caliza jienense y la torre con forma “ de cebolla”, típica de Centroeuropa. El Palacio de Vázquez De Molina, hoy Ayuntamiento, de tres cuerpos, destacando el superior con sus atlantes (figuras masculinas esculpidas) y cariatides ( femeninas). El Palacio del Deán Ortega, hoy Parador Nacional, y la Iglesia de Santa María de los Reales Alcázares, edificada sobre los restos de la Mezquita Mayor, enmarcada entre dos espadañas.

Seguimos callejeando y comprobamos la gran cantidad de bares con nombres de canciones de Joaquín Sabina y nos enteramos que nació aquí...parece como si esta ciudad nos quisiera decir: conocimiento, cultura, sí, pero también un poquito de vivir buscando placeres, que tanto aparecen en las letras de este genial cantautor.

Por último, nos detuvimos, ya fuera de esa Plaza, ante una portada que nos encantó, quizá porque sorprende después de ver tanto Renacimiento: la Iglesia de San Pablo, de estilo gótico isabelino, con arquivoltas acabadas en conopio, pináculos y balconada festoneada, típicos de este estilo. 

Dejamos Úbeda y, desde el bus comprobamos la importancia del olivo en la economía de esta provincia...kilómetros y kilómetros sin dejar de ver grandes extensiones de este pequeño y apreciado árbol. Tras varias paradas y, después de 2748 kms desde que salimos de Jaca hace 6 días, regresamos a nuestra ciudad con la maleta bien cargada de muy buenos recuerdos. 

Nos ha llovido, el tiempo no ha acompañado varios días pero el aire que se ha respirado entre nosotros ha sido sano, puro; hemos vivido una experiencia bonita, preciosa.

Íñigo, Arturo,Carlos,Ismael, Álex y Claudia. 

Agradecemos, finalmente, la labor de los profes que nos han acompañado, los que les han ayudado -animado a organizarlo-, a la AMyPA (increíble su labor)... ¡Salud para todos/as!





Comments