DE LOS ARAÑALES DE MUEL A LONGARES.

Habíamos acordado encontrarnos en la Estación Central de Autobuses antes de las 7:30 para sacar los billetes a Muel desde donde empezaríamos a andar hasta llegar a Longares. Acudieron Mª José, Gonzalo, José Ángel, Conchita, Mª Victoria, Antonia y Pascal. En Muel se uniría a nosotros Montse quien se había desplazado en coche, y en destino nos encontrariamos con Leandro, Juan Antonio y Bella. En total once personas participaron en la visita de Longares cuyo tema principal lo constituía la iglesia parroquial de Nª Srª de la Asunción, declarada Monumento Histórico-Artístico en 1967. Ocho efectuaron la caminata, y los tres restantes vinieron directamente en su automóvil.

Una mañana apacible de quietud atmosférica y temperatura benigna permitió que disfrutáramos del tibio de invierno y de un impecable cielo azul. Desarrollamos la marcha por el estrecho margen que discurre entre la vía del tren y las lomas esteparias que median entre Muel y el Campo de Cariñena, lo que implicaba tener que bordear franjas de abrojos, huebras y rastrojos.

Accedimos a Longares a las 11:40 por la Puerta Somera que abre el paso al interior de la población, después de tres horas de marcha, incluidos los 25 minutos que empleamos en restaurar haciendo el correspondiente alto en nuestro camino para alimentarnos. Esta puerta junto con la de Valencia y la de Zaragoza, que veríamos, amén de la fuente románica de los Machos, durante el paseo posterior a la visita de la Iglesia formaban parte del conjunto de cinco de que constaba la muralla de Ronda.

No pudimos disponer de la guía prevista para la visita a la Iglesia por haber cerrado el círculo de agrupados en esta salida en número inferior a 10 antes del día 16, si bien después en total acudieron 11. Tuvimos, por ende, que ingeniárnoslas en buscar otra persona entendida en este menester que ejerciera de cicerone. El Ayuntamiento de la villa nos proporcionó al Sr. Serapio, padre del Alcalde, quien después de mostrarnos el complejo parroquial y su origen románico sobre cuya base se empezó a edificar en el siglo XVI la actual iglesia orientada hacia el este que fue primero de nave única a la que se añadieron las dos laterales separadas por columnas anilladas, ajustándose así al modelo de planta salón (Hallenkirchen) de la Lonja de Zaragoza.

El retablo del altar mayor es escultórico y pictórico. En la nave norte se halla la capilla barroca de San José y el retablo de la Virgen de la Puerta, obra de José Lasarte en 1715 siendo la imagen una obra gótica del siglo XV. En el primer tramo de la nave sur se abre la capilla de la Anunciación con pórtico de columnas salomónicas de una sola pieza en piedra negra de Calatorao. Albergaba un excelso y muy venerado Ecce Homo, atribuido a Alonso Cano, que ahora ha sido trasladado al homólogo recinto lateral. Hay también urnas con reliquias de los mártires de la antigua iglesia romana San Vicente y San Gonzalo.

Nos introdujo el Sr. Serapio en las dos capillas secretas que ostentan retablos medievales, como el de Nª Srª de los Ángeles de estilo gótico, que en 1561 pasó a ser del apóstol Santiago, cuya tabla central se expone en el Museo de Barcelona, de incalculable valor histórico artístico. Han sido rehabilitados con esplendor y cuidada estética. En la segunda sacristía se encuentra la capilla de San Pedro con el retablo de la Virgen de la Misericordia que contiene en su base el cuerpo momificado e incorrupto de Isabel de Ledesma, madre de D. Diego Escolano. Destaca además una obra de arte única, la Inmaculada de Alonso Cano de 1658 y otros trabajos singulares como la pila bautismal de cerámica de Muel de 1556.

Salimos por el atrio principal para observar la torre mudéjar posterior a la fábrica románica de la Iglesia pero anterior a la actual que data de los siglos XVI y XVII y que fue declarada Monumento Nacional en 1967. Y después del cambio de impresiones de los agrupados dimos por acabada la visita para retomar el regreso a la ciudad algunos de los participantes en el autobús de las 14:39, habiendo partido en coches particulares todos los demás con anterioridad.