El mono y el escorpión

Una vez, en alguna parte, leí una historia. Hablaba de un mono y un escorpión. Habiendo llegado a la orilla de un gran río, el mono decide atravesarlo a nado. Apenas ha metido una pata en el agua, cuando oye una vocecilla que lo llama. Mira alrededor y, a poca distancia, ve a un escorpión.

 

“Oye –le dice el escorpión-, ¿serías tan amable de llevarme?”

 

El mono lo mira fijamente a los ojos.

 

 

“No tengo la menor intención. Con ese aguijón podrías atacarme mientra nado y hacer que me ahogar”.

 

“¿Por qué iba a hacerlo? –responde el escorpión-. Si tú te ahogaras, también moriría yo. ¿Qué sentido tendría?”

 

El mono piensa un poco y le dice: “¿Me juras que no lo harás?”

 

“¡Te lo juro!”

 

Entonces el escorpión sube a la cabeza del mono y el mono empieza a nadar hacia la otra orilla.

 

Cuando está casi a la mitad, siente de pronto un pinchazo en el cuello. El escorpión le ha picado.

 

“¿Por qué lo has hecho? –grita el mono-. ¡Ahora moriremos los dos!”

 

“Perdona –responde el escorpión-, no he podido evitarlo. Es mi naturaleza”.

 

                                                                            Susanna Tamaro, Respóndeme.

 

 

Ċ
Casado Torres Maria Mar,
28 mar. 2011 4:21
Comments