EL DIARIO DE CAMPO DEL MAESTRO PERMITE ENTONCES

  • Construir conocimiento desde los otros, con los otros y para los otros, en una relación que se horizontaliza, se discute, se dialoga, se confronta, se analiza y se dejan despejadas perspectivas de la reflexión critica. 
  • Ser responsable y coherente con lo que se enseña, valorar el crecimiento del alumno por sutil que este sea, impulsarlo a superar sus dificultades y no detenerse en sus debilidades. 
  • Trabajar con disciplina, discernir con prudencia, explicar con paciencia. Exigirse primero el maestro para poder exigir a los alumnos. 
  • Finalmente ayudará al maestro a ser un profesional “altamente competitivo”, por la realización humana que le ha de generar la reflexión que le propicia saber pedagógico, construcción de saber académico y sobre todo mejores relaciones pedagógicas para la intersubjetividad del conocimiento




 

Comments