Janukah

INTRODUCCION

El día 25 de Kislev comienza la conmemoración de Janucá. ¿Qué es Januká? Una fiesta establecida por los cohanim de Israel, específicamente de la familia de los Hasmoneos (Macabeos) para bendecir a Adonai y darle gracias, de generación en generación por la gran victoria que dio a nuestro pueblo sobre los invasores greco-sirios.

 

Alejandro el Grande fue un famoso rey griego que conquistó la mayor parte del mundo conocido de su día. Dominó todo el Próximo Oriente que incluía la tierra de Israel durante el siglo -IV a.M. Después de la muerte de Alejandro Magno (323 a.M.), los principales generales macedonios comenzaron a pelearse por los territorios del imperio y establecerse como reyes, 3 de ellos lo lograron; Ptolomeo en Egipto, la de Seleuco en Asia y la de Antioco en Macedonia y Grecia.

 

En el año 3628 (168 antes del nacimiento de nuestro Rebe), Antíoco Epífanes, el rey de los levanim, de los griegos, irrumpió en Jerusalem, holló la ciudad real y destruyó parcialmente el Templo luego de haberlo mancillado con sus sacrificios a sus dioses, usando sangre de cerdo.

Es interesante el nombre que tenia Antíoco, se hacía llamar Epífanes. Esta es una palabra griega que significa: encarnación de la divinidad, manifestación de la divinidad, en otras palabras, Antíoco, como el faraón primero y los babilonios después, se hacía pasar por una divinidad encarnada, es decir, un semidios, mitad hombre, mitad divino.

Como la gente que no tenía Torah lo creía así, entonces el culto al emperador, el culto a Antíoco Epífanes era parte de la cultura griega que fue luego importada a Roma y el resto, como ya sabemos, es historia bien conocida.

 

CULTURA GRIEGA

Para la creencia griega el ser humano es completo, perfecto y hermoso, de ahí que toda la cultura se centra en el hombre; los judíos de ese tiempo habían recibido un pacto con el Eterno, estatutos y decretos que los relacionaban con el Creador, su central porpósito es estudiar la Torah y guardar los Mitzvót, toda su vida se encierra en la relación con el Creador

 

En todo caso, Antíoco, el rey sirio considerado un dios, una vez que puso su pie en Israel se propuso imponer la cultura griega, el helenismo, sobre los judíos.

¿Qué le ofrecía Antíoco a nuestro pueblo?

Le ofrecía, primeramente, los juegos olímpicos, los estadios, la lucha libre, el boxeo, carreras de campo y pista, tirada de jabalina, de disco, etc.

En otras palabras, “entretenimiento”. Para ello había que construir estadios y eso se hizo.

También le ofrecía la filosofía griega, el pensamiento griego. Los grandes filósofos, las grandes filosofías griegas como medio de explicar el origen de la vida, el propósito de la vida y la manera cómo llegamos a este mundo, cómo debemos vivir en este mundo y cómo debemos participar en el proceso de la inmortalidad del alma para entrar en el mundo del olimpo, de los dioses griegos.

¿Qué más ofrecía en su ideal griego? El idioma de los filósofos. El griego, tanto el clásico como el coiné, el popular, el de la calle.

¿Qué más ofrecía? Libre tratado de comercio. Oportunidades de hacer inmensas riquezas, con seguridad y equidad para todos.

¿Qué más le ofrecía? Libre circulación. Un mundo sin fronteras, hablando en términos modernos, sin necesidad de visado.

¿Qué más le ofrecía? Seguridad. Un ejército griego garantizaría la paz y la seguridad para todos.

¿Cuál era el precio por esta mercancía? ¿Qué había que dar a cambio? ¿Era libre o tenía un costo?

Tenia un costo: aceptación de la cultura griega, aceptación de su ideología y de su religión: el paganismo.

 

CONFLICTO

Uno a favor del plan griego. Otros en contra. ¿En qué porcentaje?

70 % a favor y 30% en contra. En otras palabras, el camino a la asimilación era indetenible y la desaparición de Israel y su reemplazo por Grecia, cuestión de tiempo.

En otras palabras: la mayoría de los judíos dijeron: hagamos de Israel otra Grecia, seamos como los griegos, magníficos en comercio, magníficos en ciencia, magníficos en letras, magníficos en entretenimiento.

Esta gente sabe cómo vivir, cómo disfrutar la vida, cómo pasarla bien.

Y se inició un proceso de reversión del Judaísmo. Si el brit miláh es la manera cómo un niño judío entraba en el pacto avráhamico, ahora esos niños, hechos ya jóvenes, se operaban con los médicos griegos y se volvían a poner sus prepucios a fin de no sentirse “fuera de grupo”.

Todo iba muy bien al principio, excepto que un porcentaje de la nación dijo: “No” a la asimilación y se formó una guerra civil y militar en Israel.

Una guerra civil entre judíos a favor del plan de paz de los levanim y judíos a favor de la Torah y del Judaísmo.

Y una guerra militar, físicamente militar, entre insurgentes judíos dirigidos por la familia sacerdotal de la época, y los invasores sirios.

Así estaban las cosas en el año 3628 (168 antes del nacimiento de nuestro Rebe).

 

LA PROHIBICION

El semidiós sirio no era un estúpido. Era un filósofo, un gran general, un gran estadista, sabía que mientras Israel no abandonara completamente sus raíces judías, la asimilación no estaría completa.

Así que impuso tres medidas especiales en su plan de conquista del alma judía:

Primero: Prohibido el Shabat.

Segundo: Prohibido el Brit Milah.

Tercero: Prohibido Rosh Jódesh.

¿Por qué estas tres cosas? ¿Qué fue lo que vieron los griegos en estas tres cosas para llegar a suprimirlas legalmente?

¿Por qué específicamente estas tres: Shabat, Brit Milah y Rosh Jódesh?

A fin de recordar estas tres cosas, usamos en el Judaísmo la palabra Jamesh.

La Jota para Jódesh. La M para Milah. Y la Sh para Shabat.

Así que Jamesh, no lo confunda con Jametz, es una referencia a estos tres mitzvot específicos, decretados como prohibidos por el semidiós griego.

Básicamente, el Shabat, el Brit Milah y Rosh Jódesh, es lo que distingue a Israel del resto del mundo, es lo que nos da identidad, son nuestras raíces bíblicas, son nuestra cultura.

Shabat es una señal entre los hijos de Israel y Adonai.

Brit Milah es una señal entre los hijos de Israel y Adonai.

Rosh Jódesh expresa la santificación del tiempo, la manera de contar los meses, los días, los años y las cosas que deben ser hechas mes tras mes, como parte de nuestra forma de vida.

Antíoco sabía que la única manera de doblegar el alma judía y sacarla de su suelo judío, era eliminando el Shabat, el brit milah y el rosh jódesh, es decir, sustituyendo las tres marcas más distintivas del alma judía, de nuestras raíces hebreas.

Antíoco llegó a la conclusión que es imposible trasculturar a un judío, doblegar el alma de Israel, sin eliminar el Shabat, el brit milah y rosh jódesh, es decir, la santificación del tiempo.

 

En 1ª Macabeos 1:41-64:

1Ma 1:41 El rey publicó un edicto en todo su reino ordenando que todos formaran un único pueblo

1Ma 1:42 y abandonara cada uno sus peculiares costumbres. Los gentiles acataron todos el edicto real

1Ma 1:43 y muchos israelitas aceptaron su culto, sacrificaron a los ídolos y profanaron el sábado.

1Ma 1:44 También a Jerusalén y a la ciudades de Judá hizo el rey llegar, por medio de mensajeros, el edicto que ordenaba seguir costumbres extrañas al país.

1Ma 1:45 Debían suprimir en el santuario holocaustos, sacrificios y libaciones; profanar sábados y fiestas;

1Ma 1:46 mancillar el santuario y lo santo;

1Ma 1:47 levantar altares, recintos sagrados y templos idolátricos; sacrificar puercos y animales impuros;

1Ma 1:48 dejar a sus hijos incircuncisos; volver abominables sus almas con toda clase de impurezas y profanaciones,

1Ma 1:49 de modo que olvidasen la Ley y cambiasen todas sus costumbres.

1Ma 1:50 El que no obrara conforme a la orden del rey, moriría.

1Ma 1:51 En el mismo tono escribió a todo su reino, nombró inspectores para todo el pueblo, y ordenó a las ciudades de Judá que en cada una de ellas se ofrecieran sacrificios.

1Ma 1:52 Muchos del pueblo, todos los que abandonaban la Ley, se unieron a ellos. Causaron males al país

1Ma 1:53 y obligaron a Israel a ocultarse en toda suerte de refugios.

1Ma 1:54 El día quince del mes de Kisléu del año 145 levantó el rey sobre el altar de los holocaustos la Abominación de la desolación. También construyeron altares en las ciudades de alrededor de Judá.

1Ma 1:55 A las puertas de las casas y en las plazas quemaban incienso.

1Ma 1:56 Rompían y echaban al fuego los libros de la Ley que podían hallar.

1Ma 1:57 Al que encontraban con un ejemplar de la Alianza en su poder, o bien descubrían que observaba los preceptos de la Ley, la decisión del rey le condenaba a muerte.

1Ma 1:58 Actuaban violentamente contra los israelitas que sorprendían un mes y otro en las ciudades;

1Ma 1:59 el día veinticinco de cada mes ofrecían sacrificios en el ara que se alzaba sobre el altar de los holocaustos.

1Ma 1:60 A las mujeres que hacían circuncidar a sus hijos las llevaban a la muerte, conforme al edicto,

1Ma 1:61 con sus criaturas colgadas al cuello. La misma suerte corrían sus familiares y los que habían efectuado la circuncisión.

1Ma 1:62 Muchos en Israel se mantuvieron firmes y se resistieron a comer cosa impura.

1Ma 1:63 Prefirieron morir antes que contaminarse con aquella comida y profanar la alianza santa; y murieron.

1Ma 1:64 Inmensa fue la Cólera que descargó sobre Israel.

 

 

ASIMILACION

Un judío que no tenga sus días de Shabat, su brit milah y la santificación del tiempo según la Torah, pierde completamente su identidad judía y es un judío gentilizado.

Para decirlo de alguna manera: Un alma judía viviendo dentro de un nefesh y un basar gentil.

¿Será esto algo utópico o ha sido y continúa siendo una realidad?

Ante aquél desafío, el Helenismo, la cultura de los levanim, se iba imponiendo poco a poco en Israel. Miles de judíos se convirtieron al helenismo, aceptaron la cultura griega como su norma de vida y comenzaron a participar del espíritu griego, el espíritu de lo que ellos consideraron, era la mejor manera de disfrutar la vida.

Otros comenzaron a mezclar Judaísmo con Helenismo para lograr algo aun mejor.

 

RESISTENCIA

Pero otros, la minoría de aquella generación se opuso a todo tiempo de negociación y anticipó que la única manera que tenía Israel de sobrevivir como nación soberana, como nación llamada a ser el alma del mundo, “reino de cohanim y nación apartada exclusivamente para el servicio al Eterno”, sería rechazando completa y radicalmente la propuesta griega y aferrándose como nunca a la Torah y a la fe de los profetas.

 

En 2ª Macabeos 5:24-7:42:

2Ma 5:24 envió al Misarca Apolonio con un ejército de 22.000 hombres, y la orden de degollar a todos los que estaban en el vigor de la edad, y de vender a las mujeres y a los más jóvenes.

2Ma 5:25 Llegado éste a Jerusalén y fingiendo venir en son de paz esperó hasta el día santo del sábado. Aprovechando el descanso de los judíos, mandó a sus tropas que se equiparan con las armas,

2Ma 5:26 y a todos los que salían a ver aquel espectáculo, los hizo matar e, invadiendo la ciudad con los soldados armados, hizo caer una considerable multitud.

2Ma 5:27 Pero Judas, llamado también Macabeo, formó un grupo de unos diez y se retiró al desierto. Llevaba con sus compañeros, en las montañas, vida de fieras salvajes, sin comer más alimento que hierbas, para no contaminarse de impureza.

2Ma 6:1 Poco tiempo después, el rey envió al ateniense Geronta para obligar a los judíos a que desertaran de las leyes de sus padres y a que dejaran de vivir según las leyes de su Dios;

2Ma 6:2 y además para contaminar el Templo de Jerusalén, dedicándolo a Zeus Olímpico, y el de Garizim, a Zeus Hospitalario, como lo habían pedido los habitantes del lugar.

2Ma 6:3 Este recrudecimiento del mal era para todos penoso e insoportable.

2Ma 6:4 El Templo estaba lleno de desórdenes y orgías por parte de los paganos que holgaban con meretrices y que en los atrios sagrados andaban con mujeres, y hasta introducían allí cosas prohibidas.

2Ma 6:5 El altar estaba repleto de víctimas ilícitas, prohibidas por las leyes.

2Ma 6:6 No se podía ni celebrar el sábado, ni guardar las fiestas patrias, ni siquiera confesarse judío;

2Ma 6:7 antes bien eran obligados con amarga violencia a la celebración mensual del nacimiento del rey con un banquete sacrificial y, cuando llegaba la fiesta de Dióniso, eran forzados a formar parte de su cortejo, coronados de hiedra.

2Ma 6:8 Por instigación de los habitantes de Tolemaida salió un decreto para las vecinas ciudades griegas, obligándolas a que procedieran de la misma forma contra los judíos y a que les hicieran participar en los banquetes sacrificiales,

2Ma 6:9 con orden de degollar a los que no adoptaran el cambio a las costumbres griegas. Podíase ya entrever la calamidad inminente.

2Ma 6:10 Dos mujeres fueron delatadas por haber circuncidado a sus hijos; las hicieron recorrer públicamente la ciudad con los niños colgados del pecho, y las precipitaron desde la muralla.

2Ma 6:11 Otros que se habían reunido en cuevas próximas para celebrar a escondidas el día séptimo, fueron denunciados a Filipo y quemados juntos, sin que quisieran hacer nada en su defensa, por respeto a la santidad del día.

2Ma 6:12 Ruego a los lectores de este libro que no se desconcierten por estas desgracias; piensen antes bien que estos castigos buscan no la destrucción, sino la educación de nuestra raza;

2Ma 6:13 pues el no tolerar por mucho tiempo a los impíos, de modo que pronto caigan en castigos, es señal de gran benevolencia.

2Ma 6:14 Pues con las demás naciones el Soberano, para castigarlas, aguarda pacientemente a que lleguen a colmar la medida de sus pecados; pero con nosotros ha decidido no proceder así,

2Ma 6:15 para que no tenga luego que castigarnos, al llegar nuestros pecados a la medida colmada.

2Ma 6:16 Por eso mismo nunca retira de nosotros su misericordia: cuando corrige con la desgracia, no está abandonando a su propio pueblo.

2Ma 6:17 Quede esto dicho a modo de recuerdo. Después de estas pocas palabras, prosigamos la narración.

2Ma 6:18 A Eleazar, uno de los principales escribas, varón de ya avanzada edad y de muy noble aspecto, le forzaban a abrir la boca y a comer carne de puerco.

2Ma 6:19 Pero él, prefiriendo una muerte honrosa a una vida infame, marchaba voluntariamente al suplicio del apaleamiento,

2Ma 6:20 después de escupir todo, que es como deben proceder los que tienen valentía rechazar los alimentos que no es lícito probar ni por amor a la vida.

2Ma 6:21 Los que estaban encargados del banquete sacrificial contrario a la Ley, tomándole aparte en razón del conocimiento que de antiguo tenían con este hombre, le invitaban a traer carne preparada por él mismo, y que le fuera lícita; a simular como si comiera la mandada por el rey, tomada del sacrificio,

2Ma 6:22 para que, obrando así, se librara de la muerte, y por su antigua amistad hacia ellos alcanzara benevolencia.

2Ma 6:23 Pero él, tomando una noble resolución digna de su edad, de la prestancia de su ancianidad, de sus experimentadas y ejemplares canas, de su inmejorable proceder desde niño y, sobre todo, de la legislación santa dada por Dios, se mostró consecuente consigo diciendo que se le mandara pronto al Hades.

2Ma 6:24 «Porque a nuestra edad no es digno fingir, no sea que muchos jóvenes creyendo que Eleazar, a sus noventa años, se ha pasado a las costumbres paganas,

2Ma 6:25 también ellos por mi simulación y por mi apego a este breve resto de vida, se desvíen por mi culpa y yo atraiga mancha y deshonra a mi vejez.

2Ma 6:26 Pues aunque me libre al presente del castigo de los hombres, sin embargo ni vivo ni muerto podré escapar de las manos del Todopoderoso.

2Ma 6:27 Por eso, al abandonar ahora valientemente la vida, me mostraré digno de mi ancianidad,

2Ma 6:28 dejando a los jóvenes un ejemplo noble al morir generosamente con ánimo y nobleza por las leyes venerables y santas.» Habiendo dicho esto, se fue enseguida al suplicio del apaleamiento.

2Ma 6:29 Los que le llevaban cambiaron su suavidad de poco antes en dureza, después de oír las referidas palabras que ellos consideraban una locura;

2Ma 6:30 él, por su parte, a punto ya de morir por los golpes, dijo entre suspiros: «El Señor, que posee la ciencia santa, sabe bien que, pudiendo librarme de la muerte, soporto flagelado en mi cuerpo recios dolores, pero en mi alma los sufro con gusto por temor de él.»

2Ma 6:31 De este modo llegó a su tránsito. (No sólo a los jóvenes, sino también a la gran mayoría de la nación, Eleazar dejó su muerte como ejemplo de nobleza y recuerdo de virtud.)

2Ma 7:1 Sucedió también que siete hermanos apresados junto con su madre, eran forzados por el rey, flagelados con azotes y nervios de buey, a probar carne de puerco (prohibida por la Ley).

2Ma 7:2 Uno de ellos, hablando en nombre de los demás, decía así: «¿Qué quieres preguntar y saber de nosotros? Estamos dispuestos a morir antes que violar las leyes de nuestros padres.»

2Ma 7:3 El rey, fuera de sí, ordenó poner al fuego sartenes y calderas.

2Ma 7:4 En cuanto estuvieron al rojo, mandó cortar la lengua al que había hablado en nombre de los demás, arrancarle el cuero cabelludo y cortarle las extremidades de los miembros, en presencia de sus demás hermanos y de su madre.

2Ma 7:5 Cuando quedó totalmente inutilizado, pero respirando todavía, mandó que le acercaran al fuego y le tostaran en la sartén. Mientras el humo de la sartén se difundía lejos, los demás hermanos junto con su madre se animaban mutuamente a morir con generosidad, y decían:

2Ma 7:6 «El Señor Dios vela y con toda seguridad se apiadará de nosotros, como declaró Moisés en el cántico que atestigua claramente: "Se apiadará de sus siervos".»

2Ma 7:7 Cuando el primero hizo así su tránsito, llevaron al segundo al suplicio y después de arrancarle la piel de la cabeza con los cabellos, le preguntaban: «¿Vas a comer antes de que tu cuerpo sea torturado miembro a miembro?»

2Ma 7:8 El respondiendo en su lenguaje patrio, dijo: «¡No!» Por ello, también éste sufrió a su vez la tortura, como el primero.

2Ma 7:9 Al llegar a su último suspiro dijo: «Tú, criminal, nos privas de la vida presente, pero el Rey del mundo a nosotros que morimos por sus leyes, nos resucitará a una vida eterna.»

2Ma 7:10 Después de éste, fue castigado el tercero; en cuanto se lo pidieron, presentó la lengua, tendió decidido las manos

2Ma 7:11 (y dijo con valentía: «Por don del Cielo poseo estos miembros, por sus leyes los desdeño y de El espero recibirlos de nuevo).»

2Ma 7:12 Hasta el punto de que el rey y sus acompañantes estaban sorprendidos del ánimo de aquel muchacho que en nada tenía los dolores.

2Ma 7:13 Llegado éste a su tránsito, maltrataron de igual modo con suplicios al cuarto.

2Ma 7:14 Cerca ya del fin decía así: «Es preferible morir a manos de hombres con la esperanza que Dios otorga de ser resucitados de nuevo por él; para ti, en cambio, no habrá resurrección a la vida.»

2Ma 7:15 Enseguida llevaron al quinto y se pusieron a atormentarle.

2Ma 7:16 El, mirando al rey, dijo: «Tú, porque tienes poder entre los hombres aunque eres mortal, haces lo que quieres. Pero no creas que Dios ha abandonado a nuestra raza.

2Ma 7:17 Aguarda tú y contemplarás su magnifico poder, cómo te atormentará a ti y a tu linaje.»

2Ma 7:18 Después de éste, trajeron al sexto, que estando a punto de morir decía: «No te hagas ilusiones, pues nosotros por nuestra propia culpa padecemos; por haber pecado contra nuestro Dios (nos suceden cosas sorprendentes).

2Ma 7:19 Pero no pienses quedar impune tú que te has atrevido a luchar contra Dios.»

2Ma 7:20 Admirable de todo punto y digna de glorioso recuerdo fue aquella madre que, al ver morir a sus siete hijos en el espacio de un solo día, sufría con valor porque tenía la esperanza puesta en el Señor.

2Ma 7:21 Animaba a cada uno de ellos en su lenguaje patrio y, llena de generosos sentimientos y estimulando con ardor varonil sus reflexiones de mujer, les decía:

2Ma 7:22 «Yo no sé cómo aparecisteis en mis entrañas, ni fui yo quien os regaló el espíritu y la vida, ni tampoco organicé yo los elementos de cada uno.

2Ma 7:23 Pues así el Creador del mundo, el que modeló al hombre en su nacimiento y proyectó el origen de todas las cosas, os devolverá el espíritu y la vida con misericordia, porque ahora no miráis por vosotros mismos a causa de sus leyes.»

2Ma 7:24 Antíoco creía que se le despreciaba a él y sospechaba que eran palabras injuriosas. Mientras el menor seguía con vida, no sólo trataba de ganarle con palabras, sino hasta con juramentos le prometía hacerle rico y muy feliz, con tal de que abandonara las tradiciones de sus padres; le haría su amigo y le confiaría altos cargos.

2Ma 7:25 Pero como el muchacho no le hacía ningún caso, el rey llamó a la madre y la invitó a que aconsejara al adolescente para salvar su vida.

2Ma 7:26 Tras de instarle él varias veces, ella aceptó el persuadir a su hijo.

2Ma 7:27 Se inclinó sobre él y burlándose del cruel tirano, le dijo en su lengua patria: «Hijo, ten compasión de mí que te llevé en el seno por nueve meses, te amamanté por tres años, te crié y te eduqué hasta la edad que tienes (y te alimenté).

2Ma 7:28 Te ruego, hijo, que mires al cielo y a la tierra y, al ver todo lo que hay en ellos, sepas que a partir de la nada lo hizo Dios y que también el género humano ha llegado así a la existencia.

2Ma 7:29 No temas a este verdugo, antes bien, mostrándote digno de tus hermanos, acepta la muerte, para que vuelva yo a encontrarte con tus hermanos en la misericordia.»

2Ma 7:30 En cuanto ella terminó de hablar, el muchacho dijo: «¿Qué esperáis? No obedezco el mandato del rey; obedezco el mandato de la Ley dada a nuestros padres por medio de Moisés.

2Ma 7:31 Y tú, que eres el causante de todas las desgracias de los hebreos, no escaparás de las manos de Dios.

2Ma 7:32 (Cierto que nosotros padecemos por nuestros pecados.)

2Ma 7:33 Si es verdad que nuestro Señor que vive, está momentáneamente irritado para castigarnos y corregirnos, también se reconciliará de nuevo con sus siervos.

2Ma 7:34 Pero tú, ¡oh impío y el más criminal de todos los hombres!, no te engrías neciamente, entregándote a vanas esperanzas y alzando la mano contra sus siervos;

2Ma 7:35 porque todavía no has escapado del juicio del Dios que todo lo puede y todo lo ve.

2Ma 7:36 Pues ahora nuestros hermanos, después de haber soportado una corta pena por una vida perenne, cayeron por la alianza de Dios; tú, en cambio, por el justo juicio de Dios cargarás con la pena merecida por tu soberbia.

2Ma 7:37 Yo, como mis hermanos, entrego mi cuerpo y mi vida por las leyes de mis padres, invocando a Dios para que pronto se muestre propicio con nuestra nación, y que tú con pruebas y azotes llegues a confesar que él es el único Dios.

2Ma 7:38 Que en mí y en mis hermanos se detenga la cólera del Todopoderoso justamente descargada sobre toda nuestra raza.»

2Ma 7:39 El rey, fuera de sí, se ensañó con éste con mayor crueldad que con los demás, por resultarle amargo el sarcasmo.

2Ma 7:40 También éste tuvo un limpio tránsito, con entera confianza en el Señor.

2Ma 7:41 Por último, después de los hijos murió la madre.

2Ma 7:42 Sea esto bastante para tener noticia de los banquetes sacrificiales y de las crueldades sin medida.

 

 

Para el año 3639, (170 antes del nacimiento del Rebe), Matatai, el Cohen Hagadol y sus hijos, hicieron un llamado a los judíos que se habían mantenido fieles a la Torah a la rebelión contra los griegos y contra los judíos que apoyaban y habían aceptado el plan griego para Israel.

Así que fue por un lado una guerra civil y por el otro una guerra militar. Por un lado hubo que luchar contra las corrientes asimilacionistas y anexionistas de la mayoría de los líderes, incluyendo gobernantes y personas de influencia, así como los griegos mismos.

Para no hacer larga la historia, con la ayuda de Adonai, aquél puñado de judíos, relativamente menor en número y recursos militares, lograron echar a los griegos de Israel, conquistaron Jerusalem y el Templo.

 

RESTABLECIMIENTO DEL CULTO

Se limpió el Templo, se reconstruyó y se dedicó de nuevo al servicio del Eterno, los cohanim en su lugar, los leviim en su lugar y los hijos de Israel en su lugar.

El aceite de la Menorah no se encontró, excepto una jarra sellada por el Cohen Hagadol, pero solamente alcanzaría para un día. Se necesitarían varios días hasta producir aceite apropiado para el alumbrado de la Menorah.

No obstante, se dedicó el Templo, aunque solamente ardiera la Menorah por un día.

Pero un gran milagro pasó allá: ¡La Menoráh estuvo brillando y dando su luz dentro del Lugar Santo, todo el tiempo que los cohanim necesitaron para preparar el aceite del alumbrado según las especificaciones de la Torah!

Debido a este gran milagro, los sacerdotes, líderes de la nación en aquel momento, decretaron OCHO DÍAS DE FIESTA para recordar el milagro. Y de aquí surgió Januká.

Esta es la razón histórica que está detrás de Januká. Un gran festival que tuvo el respaldo del Eterno de forma milagrosa.

En 1ª macabeos 4:51-58

 

Luego de sus inicios, los jueces de Israel establecieron ciertas regulaciones que hacen de Januká una festividad de mucho color, de mucho significado y de mucha relevancia histórica para cada generación de los hijos de Israel.

 

LA MUJER

La mujer, por ejemplo, debe estar al lado de su marido para el encendido diario, pero mientras arde la luz de cada día, en su primeros treinta minutos, no trabaja, simplemente se relaja, sin hacer nada.

¿Por qué? En honor a la mujer judía por medio de la cual Januká pudo ser posible.

¿Cómo es esto? Los levanim habían decretado que toda mujer judía que estuviera lista para hacer su boda, debería acostarse con Antíoco Epífanes, la noche antes de su boda, para que éste la usara en sus placeres sexuales privados y solamente después podría ella casarse con su desposado.

Hubo una gran mujer judía, llamada Judith, hija de Matatai el cohen Hagadol, que la noche antes de su boda subió a la cama de Antíoco Epífanes. Y cuando éste estaba dispuesto para su maldad, luego de embriagarlo, Judith sacó el puñal que traía escondido en su ropa y se lo clavó en el corazón.

Este acto de una mujer judía que estuvo dispuesta a entregar lo más sagrado que tenía, su virginidad con tal de hacer libre a Israel, encendió el fuego de la rebelión hasta que finalmente los levanim fueron echados de la tierra de Israel y Januká fue posible.

En honor de Judith, en honor de la mujer judía, mientras la primera media hora de la luz de cada día se deja ver en cada hogar judío del mundo, los hombres podemos trabajar, pero no la mujer, ella está libre de cualquier cosa, para conmemorar la ocasión.

 

YESHUA

Una fiesta por mantener vivo el espíritu de la Torah, el espíritu del Judaísmo, el espíritu de la fe de nuestros profetas, de nuestro justo Mashiaj, como dijo Yashiyahu: “A la Torah y a los mitzvot, si no es conforme a esto, no les ha amanecido”.

Como sabemos, Yeshua, nuestro Rábi, no dejó pasar un año sin festejar Januká. Su costumbre era pasearse por el pórtico de Shlomo donde tenía lugar el encendido diario de las luces de Januká y el resto de las actividades asociadas con ella.

Llegó entonces Janukáh en Ierushaláim. Era invierno e, Iehoshua andaba en el Beit Ha-Mikdásh (Templo), en el Ulam Shlomó (portico de Salomón)”.  (Iojanán 10:22)

De hecho, Yeshua nos anticipó que debemos esperar la repetición de las condiciones dadas en Israel para el tiempo de la invasión greco-siria.

“Cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel”.

¿De qué habló el profeta Daniel? Sin duda una referencia a lo que hizo el autoproclamado semidiós griego en el Templo de Jerusalem, cuando se hizo pasar por dios y se hizo adorar como si fuera un dios y se hizo reconocer como una encarnación de Zeus, a quien le levantó una estatua en el Templo y donde ofreció un sacrificio con sangre de cerdo.

 

ACTUALIDAD

El hecho de que Januká ya había tenido lugar la primera vez y Yeshua introduce el tema de nuevo, significa que debemos esperar la repetición de la invasión de una fuerza extranjera en Israel para el tiempo de nuestra redención final.

En otras palabras, las condiciones que tuvieron lugar cuando ocurrió Januká la primera vez, se repetirán de nuevo para los días cercanos a nuestra redención final.

Todos nosotros sabemos las grandes batallas que se libran en Israel en este momento.

Un grupo de líderes que ocupan posiciones de gobierno altamente influyentes, a favor del helenismo, a favor de la entrega de Israel, a favor de dar las tierras de Israel a nuestros enemigos a cambio de un papel firmado por Arafat que les de “ paz y seguridad”.

¿Qué significa esa paz y seguridad? Hacer de Israel otro país occidental, una nación abierta, sin fronteras, próspera, donde cada cual haga lo que quiere, sin tener que pedirle permiso a nadie y donde la Torah y los mandamientos no sean enseñados en la escuela pública, sino una nación completamente secular, es decir, sin Torah.

O sea, no Shabat, no Milah, no Rosh Jódesh…

Este programa está avanzando en Israel y cuenta con un respaldo popular increíble.

Al mismo tiempo, tenemos una minoría que está en contra de dicho plan. Esta minoría está al mismo tiempo dividida. Por un lado los religiosos y por el otro, los tzadiquim, los judíos piadosos.

Hay que hacer una gran diferencia, que no tenemos que estar explicando detalladamente aquí.

Unido a esto, acaba de aprobarse, por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que el plan de paz para Israel, originalmente sugerido por Estados Unidos, Inglaterra y con el respaldo de la Unión Europea, tenga ahora también el respaldo de las Naciones Unidas.

En otras palabras, que sea un plan de las Naciones Unidas para resolver el problema en Israel, entre judíos y filisteos y el resto de la volátil región del medio oriente.

 

VENIDERO

Dicho en términos simples: las palabras de nuestro Rabí se van cumpliendo al pie de la letra, paso por paso, posición por posición, renglón por renglón, línea sobre línea.

¿Qué nos deparan los próximos años? Otra guerra civil en Israel y otra guerra militar.

Exactamente como en los años pasados que tuvo lugar la primera vez, lo que conmemoramos en Januká.

Para que esto tenga ocurra, el Templo tiene que ser reconstruido como señal de la voluntad de un grupo en Israel por volver en serio a la Torah. Esta será el servicio a Adonai de los tzadiquim.

Pero esa victoria durará poco tiempo, tres y medio años después, el Templo será profanado por los levanin modernos y entonces Adonai tendrá que hacernos otro milagro, otra luz tendrá que brillar.

Esta vez, la luz no brillará aquí abajo en la tierra, sino que será como una luz de relámpago que sale por el naciente y se extiende hasta el poniente y todo ojo le verá.

¿Dónde estamos nosotros en todo esto? ¿Qué significa Januká para nosotros este año?

¿Por qué vas a conmemorar Januká en tu casa? ¿Cuál será tu motivación al encender las luces de Januká?

Todos deben saber el gran milagro que Adonai nos hizo y que anticipa el gran milagro de la redención final que nos hará.

 

 

IDENTIDAD

Pero más importante que todo esto es que sepamos bien y que sepan bien nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos, por qué lo estamos haciendo.

¿Qué significó y qué significa Januká para nosotros hoy?

Que sepamos bien todos qué estamos enfrentando y qué hemos de enfrentar en el futuro cercano y que cada día que encendamos una de las ocho luces del festival, tengamos conciencia del lado en que estamos y por qué luchamos.

Solamente así Januká será magnífico y relevante para nuestra generación.

 

AVRAHAM

Avraham invirtió una enorme cantidad de dinero para comprar un pedazo de tierra donde enterrar a su esposa, nuestra madre Sarah.

Le dieron la tierra como regalía, pero el no la quiso regalada. La compró a su justo precio. Muchos miles de dólares al cambio de hoy.

¿Por qué pagó él ese precio tan alto por un pedazo de tierra donde enterrar su muerta?

Por el principio de la identidad. El no quería que Sarah fuera enterrada como una extranjera en Israel, sino como propietaria de Israel.

Y nos dejó el legado de un documento de venta válido para todas nuestras generaciones. La compra de la cueva de Macpelá fue el documento de pago de la transacción que luego completó Yahoshua en los días de la conquista de lo que había sido prometido a nuestro padre Avraham.

¿Por qué Avraham no aceptó el regalo de aquella tierra para enterrar a Sarah?

Porque de haberlo hecho, Sarah habría sido sepultada como extranjera, no como ciudadana y Sarah fue la primer primera dama de Israel, enterrada en la tierra que fue dada en herencia a nuestros padres y que compró Avraham con su propio dinero, de los hijos de Het.

¿Cuál es el principio que rige aquí? El principio de nuestra identidad.

 

BEN GURION

Hace algunos años atrás, cuando se daban los pasos finales para la creación del estado moderno de Israel, ben Gurión fue llamado a un juicio ante una corte británica, pues para aquel tiempo el mandato británico operaba aun en Israel.

Fueron traídos también ante el tribunal internacional, un cristiano y un filisteo.

Los tres estuvieron de pie ante el juez británico. Delante del cristiano, una Biblia.

Delante del filisteo, una copia del Korán.

Delante de ben Gurión, una copia de la Torah.

Cada uno prometió decir la verdad colocando su mano sobre los libros y cada uno expuso las razones por las cuales la tierra de Israel debería estar bajo su dominio.

Los filisteos, porque allí habían nacido y vivido por los últimos siglos.

Los cristianos, porque nunca habían salido de Israel y tenían allí sus lugares sagrados.

Entonces le llegó el turno a ben Gurión. Estuvo hablando 45 minutos sin parar.

Cuando terminó su exposición mostrando las razones por las cuales la tierra de Israel pertenece a los judíos, el juez le dijo:

“Ben Gurión, te he estado escuchando por 45 minutos y tengo algunas preguntas que hacerte”.

Diga su honoría, respondió ben Gurión.

Primero: ¿En qué país nació usted? En Plonsk, Polonia.

¿En qué año nació usted? En 1886.

¿Dónde pasó usted su infancia? En Polonia.

Bien, usted ha estado hablando sobre su derecho a esta tierra por 45 minutos, pero usted no nació aquí ni ha vivido aquí. Sin embargo, tengo frente a mí a dos personas, que nacieron aquí, sus padres nacieron aquí, sus abuelos nacieron aquí y esta es la única tierra del mundo que ellos conocen.

Y ahora viene usted, que no nació aquí, que no se crió aquí y me dice que es a usted a quien pertenece esta tierra.

Según las leyes de Inglaterra y el código internacional, la única manera que usted tiene de probar que su demanda es justa según la ley, es demostrarme que estas personas han estado usando una propiedad que es suya y de la cual usted tiene el título de propiedad, incluyendo algún documento de compra venta oficial.

¿Tiene usted ese documento?

Sí lo tengo, respondió ben Gurión.

¿Dónde está? ¡Muéstremelo!

“Aquí esta, su señoría, delante de sus propios ojos, es este libro sobre el cual usted me ha pedido que ponga mi mano. Aquí está el documento de tenencia de nuestra tierra”.

¿Entiendes el argumento de uno de los héroes modernos de nuestro pueblo?