578 días desde
Templo Nueva Jerusalén

PRIMERA EPÍSTOLA DE OMAR SÁNCHEZ

A LAS

IGLESIAS
 

  

CAPÍTULO 1

 

Salutación

 

1 Omar, siervo del Señor por la voluntad de Dios, llamado a predicar el evangelio de nuestro Señor Jesucristoa y a mostrar el caminob hacia Dios a través de su hijo Jesús el Cristo.

2 El ángel de Diosc trae mensaje de salvación y de condenación, de vida y de muerte; de nosotros depende cómo recibiremos al enviado de Dios. 3 Tenemos ante nosotros la oportunidad de abrazar las palabras del Señor y caminar por el camino estrecho que conduce a la vida.

4 Hermanos en las Iglesias esparcidas por el mundo, consiervos y coesclavos del Señord, les animo a que sigáis los pasos de nuestro Señor y Salvador Jesucristo y busquéis su guía para alcanzar las moradas celestialese prometidas para nosotros desde el principio de la creación de Dios. 5 No temáis, os ruego, a los que pueden matar vuestros cuerpos, más temed a los que pueden matar vuestros cuerpos y vuestras almasf y hacerlos merecedores del Gehenag preparado para las almas impías e inicuas. 6 Pedid al Padre que os llene del Espíritu Santo prometido por Jesús en el tiempo de su permanencia en la tierra, 7 rogad al Señor que os llene con su Santo Espíritu y guíe vuestras almas al cielo prometido, 8 velad unos por los otros 9 y mediante oración y ayuno permaneced en el camino del Señor. 10 Que la paz de nuestro Señor Jesucristo esté con todos vosotros y las Iglesias a las que pertenecéis.

 

Acción de gracias

 

11 En un tiempo acepto el Señor me mandó a que cambiara mi incorrecto modo de vivir y moldear mi vida según la voluntad de Dios.

12 Mediante su espíritu me llamó a seguir su derrotero y abandonar los anhelos de la carne, 13 y refrenar mi pecado para llenar las expectativas que nuestro Señor y Salvador me había impuesto.

14 Agradezco al Señor haber tocado mi corazón y mostrarme el error en el cual me encontraba y la dureza de mi corazón para aceptar que no soy nada sin Cristo y menos que nada sin su Padre, Jehová Dios, el creador de los cielos y de la tierra y todo lo que hay en ellos. 15 Yo, como muchos otros, hermanos míos, estoy muy agradecido con el Señor por recibirme en su santa presencia y ser llamado hijo de Dios. 16 No olvidéis hermanos, que no hay salvación fuera del Señor, y solo la muerte eterna nos aguarda si nos apartamos de los mandatos de Dios.

17 Estoy agradecido con Cristo Jesús por darme la oportunidad de proclamar el evangelio a aquellos que no han oído su voz y llevar el mensaje a las Iglesias suyas. 18 Un privilegio inmerecido, lo sé, puesto que reconozco haber estado apartado del Señor la mayor parte de mi vida; 19 pero, una comisión que cumpliré mientras el Señor me permita caminar sobre esta tierra, 20 y hasta que me lleve a su santa presencia en el cielo, 21 a la Nueva Jerusalénh, la Santa Ciudad de Dios.

 

Apartarse del pecado

 

22 El ángel del Señor me mostró el mensaje a las Iglesias que dicen ser adoradoras de Dios y que siguen los pasos y la voz del Señor Jesucristo 23 y que tienen la esperanza de ser tomados en el airei con el Señor para ser llevados a las moradas celestiales preparadas para los hijos de Dios.

24 No se extravíen, de Dios nadie se puede burlarj, todo lo que el hombre siembre, eso recogerá en la cosechak; de la misma manera que midas a las personas, serás medido; tal como juzgues, serás juzgadol. 25 No permitas que tu orgullo te nuble la vistam y creas estar haciendo la obra del Señor, 26 y no te des  cuenta  que  lo  que  realmente  estás  haciendo  sea  la  obra  de  Satanás. 27 Recuerda que el Diablo es astuton, 28 tiene más años de vida que cualquier habitante de la tierra y por lo tanto, 29 es más sabio que cualquiera de vosotros. 30 Aunque la sabiduría del Diablo es necedad comparada con la sabiduría de Dios.

31 No sigas tras los tesoros del mundoo, solo corromperán tu alma; 32 no vayas tras las recompensas del mundo, solo perderás tu premio en el cielo; 33 no corras tras el pecado, perderás tanto tu cuerpo, como tu alma y tu espíritu.

34 “Hijo mío – dice Jesús – apártate  de  los  placeres  que  te  ofrece el Diablo, que nada valen, 35 son tentadores para quienes están apartados del Señor, y mucho más tentadores para los que caminan con Dios, 36 puesto que los hijos de Dios son el blanco principal de Satanásp. 37 Pero tenemos un ayudante, el Espíritu Santo, que nos protegerá cuando clamemos a Dios por ayuda.”

 

La autoridad del Espíritu Santo

 

38 El Espíritu de Dios me habló diciéndome las palabras que escribo en esta carta para provecho de los cristianos pertenecientes a las Iglesias, 39 para que abandonen cualquier práctica de Satanás y se ajusten a las enseñanzas y estatutos contenidos en la Palabra de Dios, 40 no abandones la ley de Jehová Dios, pues eso te salvará tu alma en el día del juicio.

41 Lo que escribo no es mío, es de Dios, tomado de su Santa Palabra y con la guía de su Espíritu Santo. Por lo cual, espero hermanos, que no juzguéis duramente estas palabras, recordad que tú también serás juzgado por los tribunales celestiales de Dios. 42 Permitid que el Espíritu Santo os guíe en la lectura de esta carta y que estas palabras toquen tu corazón y penetren hasta lo más profundo de vuestras almas.

43 En un tiempo pasado, ciento veinte discípulosq de Cristo Jesús recibieron el Espíritu Santo manifestándose como lenguas de fuego sobre sus cabezas, 44 de igual modo, el mismo Espíritu puede morar en ustedes no sólo como lenguas de fuego, sino como un fuego abrasador que llena vuestras almas y vuestro espíritu. 45 Solo necesitáis permitirle a Dios que os envíe al consolador, al ayudante, al Espíritu que nos guiará a través de este mundo de Satanás y salir victoriosos en la guerra contra Satanás y sus demonios.

46 Bajo la autoridad de Dios, os envío esta carta, no para condenarlos, sino para exhortarlos a seguir los pasos de Cristo Jesús y recibir las hermosas coronas preparadas para vosotros por nuestro Padre, Jehová Dios. 47 Hablo mediante el Espíritu Santo. Si alguno piensa que lo que escribo no proviene de Dios, busque la guía de su Espíritu Santo y pregunte a Jehovár, o busque en la Palabra de Dios y 48 vea si lo que os escribo son herejías o es un mensaje dador de vida.

49 No me corresponde a mí juzgar, solo compartir lo que Dios me ha hablados.

 

a 1:1 – Mr 16:15; b 1:1 – Jn 14:6; c 1:2 – 2 Re 1:3; d 1:4 – Ro 13:6; e 1:4 – 2 Co 5:1; f 1:5 – Mt 10:28; g 1:5 – Sa 3:6; h 1:21 – Ap 3:12; i 1:23 – 1 Te 4:17; j 1:24 – Ga 6:7; k 1:24 – 2 Co 9:6; l 1:24 – Ap 20:13; m 1:25 – 2 Co 4:4; n 1:27 – Ge 3:1; o 1:31 – Lu 12:34; p 1:36 – 2 Co 2:11; q 1:43 – Hech 2:1-4; r 1:47 – So 1:6; s 1:49 – Heb 13:7;

 

 

 

CAPÍTULO 2

 

Unión de las Iglesias

 

1 Hermanos míos, siervos de Jesucristo, hijos de Dios y servidores de vuestros amados hermanos. 2 Os he escrito estas palabras lleno del Espíritu de Dios y 3 feliz por haber sido llamado por el Señor para compartir su palabra con las Iglesias que le sirven.

4 No pequéis hermanos, no seáis causa de división en las Iglesiasa, al contrario, con amor exhortad a los hermanos a permanecer juntos en unidadb, 5 nuestro adversario el Diablo anda como león tratando de devorar vuestras almasc, 6 no se lo permitáis, luchad contra él, oponeos a sus designios, seguid tras Cristo Jesús y así el Diablo huirá de vosotrosd.

 

Estar alertas contra el Diablo

 

7 Tened cuidado con las trampas de Satanás, es un Dragón astuto que conoce nuestras debilidades, sabe de que parte estamos desprotegidos y conoce muy bien cómo atacarnose y tener éxito en sus ataques malignos. 8 Vosotros debéis ser mansos como tiernas palomas, pero astutos como serpientesf, Satanás es una serpiente y como tal debemos conocer como ataca una serpiente para poder protegernos. 9 Más, no os confiéis hermanos, vosotros solos no podréis salir victoriosos contra el Diablo y sus demonios, 10 necesitáis el Espíritu Santog de Dios para que pelee a vuestro lado, 11 solo así podréis salir vencedores en su lucha contra las huestes demoníacas.

12 No pequéis hermanos, y si pecáis, buscad el perdón de Dios y corregid vuestras vidas.

13 No dejéis para otro día el pedir perdón a vuestros hermanosh que habéis ofendido o vituperado, 14 cada día trae sus propias cargas y sus propias recompensas, 15 que no se ponga el sol estando vosotros en estado airado.

 

Debemos buscar a Dios todos los días

 

16 Busca a Dios ahora que puede ser hallado, quizás mañana la muerte reclame de ti tu alma y ya no tengas oportunidad de buscar el rostro de Diosi.

17 Lee la Santa Palabra de Dios cada día, que no pase un día sin que no hayan leído las palabras del Creador.

18 Medita en la Ley de Dios, escudriña su Palabra. 19 Regocíjate con sus enseñanzas y búscale de continuo.

 

Oración y Ayuno

 

20 Dios promete que en el nombre de Cristo Jesús sanaremos enfermos, levantaremos muertos, expulsaremos demonios y haremos obras milagrosas. 21 Pero, muchos hermanos se preguntan, ¿por qué no puedo hacer eso? ¿qué impide que el Espíritu Santo obre a través mio?

22 En cierta ocasión en que los discípulos de Jesucristo no pudieron expulsar un demonio de una persona se preguntaron eso, y nuestro Señor Jesucristo les respondió: “Este género de demonios no sale más que con oración.j

23 Si hacemos esas cosas, podremos ordenarle a los demonios inmundos al igual que les ordenaba Cristo Jesús: “¡Les ordeno, demonios de Satanás, que salgan de la persona!”

24 Si quiere tener éxito en la lucha contra Satanás, debe practicar el ayuno de continuo y orark a Dios todos los días, cuanto te acuestes y cuando te levantes. 25 Satanás no descansa, de igual manera no debemos descansar nosotrosl.

 

CAPÍTULO 2 – a 2:4 – Is 59:2; b 2:4 – Jn 17:23; c 2:5 – 1 Pe 5:8; d 2:6 – Sa 4:7; e 2:7 – Ef 6:11; f 2:8 – Mt 10:16; g 2:10 – 2 Pe 1:21; h 2:13 – Ef 4:26; i 2:16 – Da 9:23; j 2:22 – Mr 9:23; k 2:24 – Dn 9:23; l 2:25 – Ec 11:6;

 

 

 

CAPÍTULO 3

 

Iglesia de Pornois

 

1 A la Iglesia de Pornoisa escribe Jesús: “Hermanos míos, hijos de mi Padre Jehová Dios, sé que tienen celo por hacer la voluntad de Dios, 2 pero las delicias de la carne les han resultado muy atractivas y no han sabido como refrenar vuestros cuerpos y los han mancillado con toda clase de fornicaciones y adulterios.”

3 Debemos tener cuidado con satisfacer nuestra carne de manera inmoral, Dios hizo sagrado el matrimonio y solo dentro de ese lazo es permitido tener relaciones sexuales. 4 Cualquiera que practica la inmundicia es inmundo delante de Dios. No se extravíen, no debes fornicar, no debes cometer adulterio, no debes acostarte con alguien que no es tu esposa o tu esposo. 5 Dios aborrece al hombre que se acuesta con un hombre como si fuera una mujer; y a la mujer que se acuesta con una mujer como si fuera un hombre; al que practica la fornicación con un animal, al que comparte su esposa o su esposo con otra persona; al que se acuesta con un niño o una niña para practicar la inmoralidad; al que desea la mujer de su prójimo y a la que desea al hombre ajenob.

6 Tengan cuidado hermanos, Dios está observándonos, nada escapa de su vistac, todo el que practica la inmundicia será arrojado al lago que arde con fuego y azufre, preparado para Satanás y sus demonios, lejos y apartado de Dios por toda la eternidad.

 

Iglesia de Pseudesin

 

7 A la Iglesia de Pseudesind escribe el Cordero: “Te he tenido como la gallina tiene sus pollitos debajo de sus alas, tiernamente los he cuidado bien para entregarlos a mi Padre, 8 pero he visto que les gusta la mentira, calumnian a sus hermanos y hablan todo tipo de vituperios solo para manchar la reputación de las personas, arrepiéntete si no quieres ser arrojado al infierno y sufrir el tormento eterno.”

9 No todos los que buscan al Señor entrarán al reino de los cielos, sino los que hacen la voluntad de Diose, y entre su voluntad está el no mentir, 10 ese es uno de los diez mandamientos dados a la nación de Israel, desde un principio Dios condenó las mentiras.

11 Sin embargo, ciertos hermanos en las Iglesias les gusta mentir y calumniar a sus hermanos, pensando que lo que hacen no es un pecado grave, ¡pero lo es! Y su fin es la muerte. 12 Los calumniadores sufrirán al recibir juicio adverso por parte de Dios.

13 No seáis mentirosos, no calumnien, no levanten toda suerte de falsos testimonios contra sus hermanos, no hablen cosas falsas en contra de sus hermanos, cualquiera que odia a su hermano es un homicida y los homicidas no entrarán al reino de Diosf.

 

Iglesia de Katheudousin

 

14 Esto es lo que dice nuestro Salvador a la Iglesia de Katheudousing: “Deja de dormir, ahora es el tiempo de estar despiertos, vengo como ladrón en la noche y ¡ay de aquellos que los encuentre dormidos! Se quedarán a padecer las abominaciones del anticristo.” 15 ¡Pobre de aquel que dormido se pierda la venida del Señor! Grande será su lamento al darse cuenta, una vez despierto,  que  se  ha  quedado  atrás  y  ya  han  partido  con  el  Señor  sus siervos fieles. 16 Muchos hermanos duermen, están somnolientos, piensan que el Señor Jesús se tarda en venir y aflojan el pasoh, 17 ya no les gusta alabar a Dios en las Iglesias, ya no predican, incluso les da flojera orar a Dios.

18 Renueva tus fuerzas, no desfallezcas, no permitas que el sueño te robe la recompensa de ir al cielo con Dios. 19 Cristo Jesús vendrá por ti, pero te dejará aquí si te encuentra durmiendo. Así que velad por vuestros espíritus para que podáis ser dignos de recibir al Señor en su venida.

 

Iglesia de Drakonis

 

20 El Señor dice a la Iglesia de Drakonisi: “Serpientes, prole de víboras, siervos de Satanás. Dicen que me sirven a mí y sin embargo hace las obras de mi adversario el Diablo. 21 Veo que son regulares en asistir a los cultos en las Iglesias y alaban el nombre de mi Padre, pero, practican todo tipo de hechicerías y encantamientos, brujerías y sortilegios; 22 además, lanzan todo tipo de demonios a mis hermanos al odiarlos.”

23 No se extravíen hermanos, Satanás es muy astuto al enviar sus demonios cuando alguno de vosotros odia a su hermano. 24 Le dan lugar al Diablo al aborrecer a sus hermanos.

25 Muchos incluso dentro de las Iglesias consultan a los adivinos, preparan brebajes y pociones 26 y lanzan maldiciones contra sus hermanosj.

27 Muchos de vosotros estáis siendo observados por mi padre en los cielos y él sabe que sois siervos de Satanás, 28 los cuales os habéis infiltrado dentro de las Iglesias 29 para corromper a los verdaderos hijos de Dios y contaminarlos con vuestras mentiras y hechicerías; 30 y lanzarles todo tipo de demonios para que los opriman y hagan sus vidas miserables.

31 No se confíen, Dios los conoce, y sabe quienes son los que aún declarando que son hijos de Dios, son Satanistas infiltradosk para contaminar las Iglesias.

 

A todas las Iglesias

 

32 Por lo cual, una vez que han sido engañados, deben recurrir al Espíritu de Dios y pedir que les aclare en que parte de sus vidas están equivocados y enderezar sus caminos.

33 Dentro de las Iglesias hay hermanos que en lugar de amoldar sus vidas según los designios del Gran Maestro, quieren que la Palabra de Dios se amolde a ellos. 34 Están en un error, Dios es un Dios de orden y como tal, debemos andar ordenadamente en nuestras vidas. 35 Muchos hermanos han salido de pandillas, sectas peligrosas, mafias y vidas inmorales, 36 pero, eso no les da permiso de seguir practicando tales cosas.

 

Iglesia Hagion

 

37 El Santo Hijo de Dios escribe a la Iglesia de Hagionl: “Hermanos míos, hijos del Dios Vivo, 38 vosotros que se han mantenido santos en este mundo inicuo, 39 vengan y disfruten de los refrigerios que mi Padre ha preparado para ustedes en las bodas del Cordero. 40 Vosotros sois dignos de misericordia pues habéis resistido los ataques de Satanás y sus demonios 41 y de aquellos que llamándose hermanos han dado muerte a sus compañeros de fe.”

42 Me da gusto saber que dentro de la mayoría de las Iglesias se encuentran hermanos en la fe que siguen las pisadas del Cordero de Dios. 43 Se han mantenido firmes contra las maquinaciones del Diablo y han aguantado con fe los proyectiles lanzados por los enemigos de Diosm.

44 ¡Que Dios los colme de bendiciones por no haberse contaminado con las inmundicias de este mundo! 45 Benditos sois todos vosotros los que luchan contra los enemigos de Dios, 46 no os canséis, Dios vela por vuestras almas y aguarda su día grande e inspirador de temor para dar a sus santos la corona de la vidan.

 

CAPÍTULO 3 – a 3:1 - fornicadores; b 3:5 – 1 Co 6:9,10; c 3:6 – Lu 8:17; d 3:7 - mentirosos; e 3:9 – 1 Jn 2:17; f 3:13 – 1 Jn 3:15; g 3:14 - dormilones; h 3:16 – Heb 10:37; i 3:20 - serpientes; j 3:26 – Os 4:2; k 3:31 – 2 Pe 2:1; l 3:37 - santos; m 3:43 – Ef 6:16; n 3:46 – Sa 1:12;

 

 

 

CAPÍTULO 4

 

La alegría de servir a Dios

 

1 Yo, Omar, escribo esto sabiendo que seguir los pasos de Dios nos da alegría, nuestra conciencia está tranquila y la paz que se deriva de ello no se compara con nada. 2 La paz de Dios es una recompensa que bien vale la penaa.

3 Sin embargo, no lo digo como si fuera mío lo que escribo aquí, sino como proveniente de nuestro Señor Cristo Jesús. 4 No os preocupéis por el día de mañana, Dios os proveerá lo que necesitéisb. 5 No os dejará desamparados. 6 Os dará alimento y os dará abrigo. 7 Y teniendo que comer y con que cubrirnos, estaremos contentos con esas cosasc.

8 No sean holgazanes en su manera de vivir, trabajen duro para el Señor, prediquen la Palabra de Dios, evangelicen a las naciones.

9 Dios quiere que cambiemos nuestras vidas y vivamos según él nos lo pide. 10 Hagamos caso al Señor y sigamos sus pasos.

 

 

 

 

Hacer la voluntad de Dios

 

11 Benditos son todos aquellos que escuchan la voz de Dios y la cumplen, 12 los que no se tapan los oídos para no escuchar las órdenes de Dios, 13 los que sin importarles lo que requiera, hacen lo que Dios les pide.

14 Bienaventurados los que aman a Dios y a sus hermanos, los que ven al necesitado y le tienden la mano para darle ayuda. 15 De ellos es el reino de los cielos. 16 Buscad primero el reino de Dios y las demás cosas serán provistas por vuestro Padre Jehová Dios. 17 Él se encargará de satisfacer nuestras necesidades.

18 Como nuestro Padre amoroso, hará lo necesario para que tengamos qué comer y con qué vestirnos. 19 Él se preocupa por nosotros. Desea lo mejor para nuestras vidas, nos ama y quiere que seamos felices. 20 No se aleje de Dios y él no se alejará de usted.

21 Si usted desea tener las bendiciones de Dios, debe de buscar estar bajo su sombra protectora. 22 Busque la justicia, busque la mansedumbred.

23 Dios quiere que usted se acerque a él encarecidamente, 24 pero quiere que lo haga por su propia voluntad. 25 Él nos ha dado el libre albedrío y permite que lo utilicemos.

 

CAPÍTULO 4 – a 4:2 – Heb 10:30; b 4:4 – Mt 6:25; c 4:7 – 1 Ti 6:8; d 4:22 – So 2:3;

 

 

 

CAPÍTULO 5

 

Ponerse la armadura de Dios

 

1 Tenemos lucha  contra  las  fuerzas  espirituales  inicuas  en  las  regiones  oscuras de Satanás. 2 Nuestra lucha no es contra carne, no es contra nuestros hermanos, es contra Satanás y sus huestes demoníacasa.

3 Vistan la armadura completa que proviene de nuestro Dios, Jehová. 4 Traer la armadura sobre nosotros nos protegerá de los ataques de Satanás el Diablo y sus demoniosb.

5 Los pies calzados con las botas de la evangelización, listos para salir a predicar a donde el Señor nos lo ordenec.

6 En la cabeza el yelmo de nuestro Salvador Cristo Jesús, el cual nos asegura que si continuamos fieles hasta el fin seremos salvos, 7 y esa salvación debemos compartirla con las demás personas para que salven sus almasd.

8 La coraza nos protegerá al ser portadores de la verdad. 9 Compartir la verdad con otros los traerá al camino del Señor y recibirán una morada en el cieloe.

10 El escudo de la fe. La fe no puede faltar en nuestras vidas, pues con ella podremos realizar milagros en el nombre de Jesucristo.

11 Y con tales milagros, infundiremos fe en los demás y los haremos hijos de Dios. Además, podremos protegernos de los ataques de Satanás, sus demonios y las personas a su serviciof.

12 La espada de la justicia logrará que ataquemos a nuestros enemigos y separemos la verdad de la mentira, la luz de la oscuridad. 13 Podremos ayudar a las personas a apartarlas del Diablo al atacarlo con nuestra espadag.

 

Modas del mundo

 

14 No permitan que las modas del mundo influyan sus vidas. 15 Ropas extravagantes, aretes ostentososh, tatuajes en la pieli, perforaciones y otras prácticas que el mundo realiza les resultan atrayentes a los cristianos.

16 Aléjese de todo lo que lleve la marca de la Bestia.

17 Las perforaciones en la piel han sido utilizadas por los agentes del Diablo en sus ritos. 18 Han utilizado tatuajes en la piel. 19 Si usted es un siervo de Dios no llevará tales signos sobre usted con una conciencia tranquila. 20 Borren toda marca sobre sus pieles que haga referencia a símbolos de Satanás. 21 Por lo tanto, vestíos de toda armadura que proviene de Dios para que os mantengáis firmes en la guerra contra lose enemigos de Dios.

22 Seguid tras la meta que está frente a sus ojos, seguid a Dios, escuchad a su hijo Cristo Jesús. 23 Mantente firme en tu puesto como soldado de Dios, 24 firme y resuelto a ganar la batalla contra el Diablo.

25 Pelead la excelente peleaj. Guerread como soldados dignos. 26 Mostrad que eres digno de portar la corona y las vestiduras blancas que Dios tiene preparadas para vosotros. 27 Mirad hacia delante, corred y alcanzad la meta. 28 Sabrás que la recompensa sobrepasa en mucho las grandes aflicciones que estás soportando en este momento a causa de las pruebas que el enemigo impone sobre todos vosotros. 29 No os canséis, recobrad fuerzas, el Señor está con todos vosotros.

 

CAPÍTULO 5 – a 5:2 – Ef 6:12; b 5:4 – Ef 6:11; c 5:5 – Ef 6:15; d 5:7 – Ef 6:17; e 5:9 – Ef 6:14; f 5:11 – Ef 6:16; g 5:13 – Ef 6:17; h 5:15 – 1 Jn 2:16; i 5:15 – Le 19:28; j 5:25 – 2 Ti 4:7;

 

 

 

CAPÍTULO 6

 

Busque la santidad

 

1 ¡Aléjese de todo lo inmundo!

2 No toque nada sacrificado a ídolos,  no  se contamine con la adoración a dioses falsos inicuos. 3 Todo eso es abominación a Jehová.

4 Jehová odia la adoración a demoniosa.

 

Salutaciones finales

 

5 Velad por vuestras almas, estad firmes en la fe. 6 Me regocijo al saber que el Señor está con ustedes y vendrá pronto.

7 Le pido a nuestro Dios Jehová, mediante su hijo Jesucristo, que bendiga sus vidas y las llene de dicha, que prosperen sus vidas y sean felices. 8 Espero que las palabras que el Espíritu Santo me ha dado para todos lleguen a su corazón y las atesore. 9 Le pido a Dios tener la oportunidad de conocer a cuantos hermanos en la fe pueda durante mi vida terrenal. 10 Y a quienes no pueda conocer en esta vida, 11 espero en Dios que me permita conocerlos a todos cuando recibamos la recompensa de vida eterna en los cielosb y con gozo alabemos al Señor día y noche.

12 Les envío mis más cordiales saludos y espero que se amen unos a otros así como nuestro Señor nos ha amado. 13 Yo, Omar, os escribo esta salutación de mi propia mano. 14 El Señor viene pronto, estemos alertas para recibirlo e irnos con él en las nubes al cieloc. 15 Que las bendiciones del Señor Jesucristo esté con todos vosotros. 16 Que mi amor en Cristo Jesús esté con todos vosotros y obtengamos la recompensa celestial. 17 Y el Señor nos permita reunirnos en su reino y juntos alabar a Dios por toda la eternidadd. 18 Reciban mi amor y oren por mí, así como yo oro por todos ustedes. 19 Que la paz de Dios esté sobre vosotros. Amén.

 

CAPÍTULO 6 – a 6:4 – Ap 9:20; b 6:11 – Heb 12:23; c 6:14 – Mr 14:62; d 6:17 – Lu 4:8;

 
 

ABREVIATURAS UTILIZADAS (EN ORDEN ALFABÉTICO)

 

Ap           Apocalipsis

Da            Daniel

Ec             Eclesiastés

Ef              Efesios

Ga            Gálatas

Ge           Génesis

Heb         Hebreos

Hech        Hechos

Is             Isaías

Jn            Juan

Le            Levítico

Lu           Lucas

Mr           Marcos

Mt           Mateo

Os           Oseas

Ro           Romanos

Sa            Santiago

So            Sofonias

2 Co        2 Corintios

1 Jn         1 Juan

2 Pe         2 Pedro

2 Re         2 Reyes

1 Te         1 Tesalonicenses

1 Ti         1 Timoteo

2 Ti         2 Timoteo

 

 

 

© 2008 Omar Sánchez

D.R. 2008 Guerreros de Dios

D.R. 2008 Iglesia de Jesucristo de la Nueva Jerusalén

 

Prohibida su reproducción total o parcial con fines de lucro y/o comerciales sin la autorización por escrito de su autor.

Se autoriza el libre uso y tránsito de este documento, siempre y cuando no lo altere.

El Copyright y el Autor deben permanecer de modo visible.