ENTREVISTAS

ELLEN COLLINSON

Hace algunas semanas nos llamaba la atención la victoria en Fontainebleau de Something Else, una tardía yegua hija de Sulamani que debutó a la inusual edad de seis años. Hemos hablado con su entrenadora y propietaria Ellen Collinson, que nos ha contado la peculiar historia de la yegua y nos ha presentado su trabajo como Iridóloga.


¿Cómo surge la posibilidad de comprar a Something Else?

De yearling, Something Else fue sacada a subasta por sus criadores Bloodstock Sagitarius. No cubrió el precio de reserva, creo que en parte debido a su mal comportamiento!! Era una potranca muy nerviosa, y no hay muchos entrenadores a los que les guste comprar potros 'tontos'! Así que regresó a la yeguada. Más adelante, siendo una 2 años, tuvo un accidente muy grave en la rodilla, se descubrió que iba a ser muy difícil de tratar y fue empeorando progresivamente. Su criador, el Sr. Cameron  (Sagitarius) me llamó ya que en esa época estábamos viviendo muy cerca y me preguntó si podía ir para mirar la pata y ver si puedo tratarla, ya que los veterinarios no estaban logrando nada. Le visité y le dije que sí podía tratarla, pero tendría que venir a mí establo. Cameron no querían a pagar por esto después de todos los otros gastos que ya había tenido, así que me preguntó si estaría interesada en comprarla. En ese momento no estaba realmente buscando otro caballo pero su cría fue muy buena y me encantó su actitud, así que acepté la compra por un precio pequeño debido a la lesión (en aquel momento su valor de mercado era mínimo con esa dolencia). La pata mejoró con el tratamiento y ahora hay sólo una leve cicatriz debajo de la rodilla, en realidad nunca le ha molestado.

 

¿Por qué llega tan tarde a las pistas?

Hace cinco años nos trasladamos a Francia, ya que quería seguir entrenando y la industria de carreras en Inglaterra está en mala situación debido a los corredores de apuestas y los premio de las carreras; con excepción de las grandes carreras, las dotaciones eran y siguen siendo muy pobres y los costes son muy altos, así que nos mudamos a Francia. Entonces Elsie (Something Else) tenía 2 años, y no empecé a trabajar con ella hasta que cumplió 3 años. Pensé que sería muy difícil, era y aún es todo un carácter. Sin embargo, pronto comprendí que sólo amaba los desafíos, así que fue fácil ponerla en marcha, quería aprender algo nuevo cada día y todavía le encanta hacer cosas diferentes. Entonces, cuando ya comenzaba su preparación, tuve un accidente y me rompí la rótula izquierda en una caída. Eso me costó un año y tres operaciones, y durante este tiempo no podía caminar y mucho menos montar, y Elsie y los otros caballos de la cuadra fueron parados. Hasta un año después no retomé el trabajo con ellos y por eso Elsie debutó con seis años de edad, cuando corrió tres veces.

 

Debutando tan tarde, parece lógico que sus primeras carreras fuesen tan malas…

La verdad es que me sentí decepcionada, pensé que quizá no era lo suficientemente rápida o lo suficientemente buena para el liso. Además, como nació y se crió en Inglaterra, era muy difícil encontrar carreras en liso en Francia, así que decidí ver si prefería las vallas. Le gustaba saltar, era como si hubiese nacido para ello, así que le di tres carreras sobre obstáculos. En la primera terminó 7ª de 17 corredores y era una carrera muy 'caliente', creo que corrió bien. En la siguiente carrera fue mal montada y terminó sin colocar, después fue a Pompadour y terminó quinta, pero se golpeó con el último obstáculo y volvió con una rodilla inflamada, así que decidí que no podía correr durante un tiempo sobre vallas, para evitar un nuevo impacto en la rodilla.

 

Y de repente, la yegua vuelve al liso y despierta…

Al descartar las vallas, como alternativa le di una carrera  en liso para mantener su forma; fuimos a La Roche Posay, hizo una carrera increíble y nos sorprendió a todos al ganar, le gustaba el liso!!! Así que también fue a Gramat una semana más tarde y ganó allí. Entonces fue a Vichy, tuvo una mala monta y terminó sexta. Después fuimos a Mont de Marsan y se le resbaló la silla, a pesar de eso logró terminar en cuarto lugar, pero fue descalificada ya que cuando la silla se deslizó el jockey perdido la mantilla del plomo! La volví a matricular en Mont de Marsan, pero mi coche se averió y no pudimos viajar. Fue entonces cuando la matriculé en Fontainebleau para darle una oportunidad a ver hasta donde podía llegar, y ganó de manera impresionante, no esperaba ganar pero confiaba que si ella sentía que podía se crecería.

 

La razón por la que corre tan a menudo es simplemente porque Elsie ama competir, encuentra el trabajo en casa aburrido y un viejo entrenador me dijo hace tiempo que los caballos no ganan dinero en los galopes en casa. Además, ella nunca está cansada después de una carrera, siempre se come todo y al día siguiente está tan fresca y dispuesta a trabajar como siempre. Espero correrla 2 o 3 veces más antes de que llegue el cambio de clima y el terreno vaya en contra de ella, le gustan las pistas rápidas.

 

A Ellen le quedan buen puñado de anécdotas sobre su yegua:

 Sabes la razón por la que se llama Something Else?? Cuando ella nació se puso de pie enseguida y estaba mamando de su madre a los 5 minutos, al verlo Mr. Cameron dijo “wow, this is Something Else!!” Después, cuando ella vino a mí cuadra, teníamos una cerca eléctrica en el campo para evitar que nuestro pequeño pony se escapase, así que no era muy alta; Elsie llegó al galope hasta allí, pero no la saltó; ella bajó la cabeza y los hombros y se agachó por debajo de la valla, dio una pequeña vuelta, pasó por debajo y se fue galopando por el campo… ahí dije “this is Something Else”!! El nombre ya estaba puesto, y es que realmente es otra cosa, todo un personaje, tan dulce y puede ser tan ardiente al mismo tiempo, nunca te haría daño, pero te desafiará.

 

¿Cómo empezó tu vinculación con el mundo de los caballos?

 Me crié en el norte de Inglaterra, de pequeña fui a un pony club, hice “hunted” y monté como aficionada de cuando en cuando. Mi marido era granjero y también montó saltos y como amateur. Trabajé para un muy buen entrenador de la vieja escuela, el cual me enseñó mucho sobre la psicología del caballo, y también sobre alimentación. Él alimentaba a los caballos con hierbas, lo cual despertó mi interés.

 

Entonces decides ir un paso más allá en la forma de tratarlos…

 He pasado casi 40 años en los establos y asesorando a personas sobre los problemas de sus caballos, y hace aproximadamente 20 años me titulé como Iridóloga para humanos, no porque quisiese tratar personas, si no para ser capaz de entender los problemas de los caballos mejor, o al menos cual era y donde estaba la causa de sus problemas, por lo que he dedicado muchos años a la investigación. Ahora también enseño a la gente cómo leer los ojos de los caballos (la mayoría de los iridólogos de Europa han sido alumnos míos o han aprendido con alguno de mis alumnos) es muy exacto, lo más parecido a los rayos X. Las radiografías y exámenes de sangre sólo pueden darte una parte de la información, pero iridología te lo dice todo, y el uso adecuado de hierbas para tratar las dolencias es uno de los mayores activos que creo que puede tener un propietario/entrenador de caballos. A menudo reviso los ojos Elsie, ellos me dicen si tiene cualquier tensión muscular, problemas digestivos, problemas de espalda, hígado, riñón o cualquier problema que sólo aparecería en un diagnóstico convencional cuando el caballo ya está enfermo. Así, se pueden tratar y prevenir las dolencias antes de que en realidad se conviertan en un problema.

 

Incluso tuviste un pequeño contacto con nuestro turf

Visité el centro de entrenamiento en Mijas, hace unos 10 años más o menos, para hacer iridología, pero creo que todavía era demasiado nuevo!!

 

¿En la actualidad entrenas o tratas caballos de otros propietarios?

Por el momento sólo tengo un permiso para entrenar, por lo que no puedo entrenar para otros propietarios. Es posible que solicite la licencia completa en un año o dos, sin embargo puedo coger caballos para su formación y evaluar problemas, por ejemplo caballos que tienen capacidad pero parecen haber perdido su forma. Realmente no pierden capacidad, pero por diferentes motivos pueden perder su forma ganadora.

 

Si alguno de tus lectores están interesado en la Iridología, pueden ponerse en contacto conmigo, estaría feliz de viajar a España para visitar las cuadras de los entrenadores o propietarios para evaluar a esos caballos que no son felices, a ver si puedo encontrar el problema. Más información sobre mí, el trabajo que desarrollo y testimonios de muchos clientes están en mi página web www.equineiridology.eu

Comments