Funcionamiento de los Juzgados de Familia en Santiago del Estero

BILLAUD, SEBASTIÁN - SAL, MARÍA TERESA

Filiación Institucional:

Billaud, Sebastián: Juez de Familia de 1ª Nominación, Poder Judicial de Santiago del Estero.

Sal, María Teresa: Empleada Poder Judicial Santiago del Estero

 

 

 

Resumen: El objetivo del presente trabajo tiene por finalidad brindar a los Congresistas una visión general de lo que ocurre en los Juzgados de Familia, haciendo incapié que para un buen funcionamiento de los mismos resulta necesaria la intervención de otras disciplinas, en especial la Psicología.

Dicha visión se formulará desde la experiencia adquirida como Juez de Familia, con carrera judicial de 15 años, por una parte, y por la otra, el humilde aporte de una empelada del Poder Judicial, estudiante de la Carrera de Psicología y próxima a recibirse. (Trabajo Final)

Se intentará realizar un análisis sobre el impacto que tuvo en la Justicia y en la Sociedad la creación y puesta en funcionamiento de los Juzgados de Familia en la Provincia de Santiago del Estero, partiendo de la premisa que en los mismos y en forma diaria se observan situaciones donde se vislumbra violencia, culpa, responsabilidad y poder. Siendo importante, a los fines de una mayor claridad y comprensión de lo que sucede en un Juzgado de Familia incluír: datos generales estadísticos, concretos y reales, extraídos del Juzgado de Familia de la ciudad de La Banda; las condiciones necesarias que un juez de familia debe tener para realizar entre otras, un buen gerenciamiento de su Juzgado y la intervención de equipos técnicos interdisciplinarios- Se concluye con un humilde aporte de ideas a la problemática planteada, con el propósito de concretar soluciones de fondo que beneficien al individuo y a su  familia, esto es, lograr eliminar el conflicto ayudando a la familia en crisis a encontrar un nuevo orden en su estructura familiar (Kemelmajer de Carlucci, Aída, “Principios Procesales y Tribunales de familia”, J. A. 1993-IV-676).

 

Desarrollo

Tal cual se expresó en la introducción del presente trabajo, se estima que en general, la visión misión que un Juez de Familia debe tener en su función, es la de ayudar a la familia en crisis a encontrar un nuevo orden en su estructura; así, para casos de conflictos de pareja  -divorcio por ejemplo-, a enseñar, a  hacer conocer  los cambios que el mismo produce en la figura, rol y función de los padres, la reacción de los hijos, etc.; para casos de violencia o de abusos –sean de índole a económico, psicológico o patrimonial- a neutralizar, eliminar o encausar la misma; etc.-

Por ello, resulta indispensable trabajar sobre datos concretos y reales a los efectos de poder elaborar las mejores soluciones que tiendan a dotar a los Juzgados de mayor efectividad en su diaria tarea, concientizando a los Funcionarios y al personal que, en cada expediente en trámite se encuentra en juego el bienestar del núcleo básico de nuestra sociedad, quien acude a la Justicia en búsqueda de soluciones y que, poco interesa que exista un ganador o un perdedor en el pleito, puesto que los hechos demuestran que de continuarse el litigio por mucho tiempo, toda la familia pierde, pues al resentirse seriamente el aspecto económico -honorarios de los abogados, peritos y demás gastos-, éste influye negativamente en lo afectivo y relacional del grupo familiar, alejándolo de acuerdos o de un posible reordenamiento de su estructura.

Se infiere que año tras año aumenta la cantidad de litigios en trámite, que incluso llegan a duplicar o triplicar las causas en trámite en los Juzgados Civiles.- Así también, surge de ellos que, en los años en los que nuestro país  transita por períodos de inestabilidad Institucional, con problemas económicos y sociales graves, aumentan considerablemente los expedientes, creciendo coincidentemente en aquellas provincias más pobres del país (Chaco, Formosa y Santiago del Estero).-

La diferencia  más notoria es que a medida que uno se va alejando de la ciudad capital, se enfrenta en forma más directa con la realidad de la pobreza, la marginación, la desnutrición, el analfabetismo,  familias enteras sin su documento nacional de identidad, los abusos y la violencia, etc siendo aún más  difícil para el grupo familiar contar con la ayuda del Estado (Psicólogos, Psiquíatras, Sociólogos, Psicopedagogos, Asistentes Sociales, etc.)-

Siguiendo este lineamiento, se ha manifestado que en este marco se diseña el juez de los nuevos tiempos, que no es precisamente el juez espectador, puro, histórico, neutro, sin ninguna relación con lo extrajurídico, confinado en el expediente..., sino el juez protagonista, que dialoga con las partes y que tiene frente a él a los autores del drama y los acompaña.

El modelo de justicia familiar, que es la justicia de colaboración o acompañamiento, en la cual el juez, sin perder de vista la imparcialidad, se coloca cerca de las partes adentrándose en el conflicto para orientarlas, buscando soluciones no traumáticas que contemplen los distintos intereses en juego, por ello con razón se ha dicho que más que un juez de sentencia, el Juez de Familia es un Juez de Audiencia.

Para esto es de gran valor la contribución de los Equipos Interdisciplinarios y en especial la colaboración del Psicólogo. El juez necesita el asesoramiento del Psicólogo que le aporte datos para su decisión, para su sentencia. Por parte de la Familia no existe un pedido de ayuda psicológica, en forma directa, sino de resolución legal a sus conflictos familiares, con la esperanza de que esta resolución ponga fin a los mismos pero esto no se alcanzará si no se dan cambios profundos y positivos en el grupo familiar y por lo cual resulta imprescindible la intervención de profesionales que traten de fondo sus problemas e intenten calmar el padecimiento emocional resultado de cualquier conflicto, durante el litigio y después del mismo.

Los actuales Juzgados de Familia, (tres en la ciudad Capital y uno en la ciudad de La Banda) cuentan cada uno con una secretaría, una prosecretaría, empleados -decretadores, atención  a mesa de entradas, uno o dos  abogados relatores; y como parte del equipo interdisciplinario: tres Asistentes Sociales; una Psicóloga y; únicamente  para los Juzgados de la ciudad capital, una Psicopedadoga.- 

Se informa que en la ciudad de La Banda, se cuenta con un solo Psicólogo que atiende todos los casos que se presenten en toda la jurisdicción, es decir:  atiende a los dos Juzgados de Crimen, al Juzgado Civil, al Juzgado de Familia y las dos defensorías, lo que demuestra a las claras las dificultades que ello acarrea, puesto que es imposible brindar al Justiciable la ayuda que requiere, en especial, en casos de violencia Familiar en la forma y con los fines previstos en la ley 6.308 y sus leyes modificatorias.-

 

Podemos concluir diciendo que si bien la Ley 6.308  incorporó, por primera vez en la Provincia de Santiago del Estero, el tratamiento específico de la problemática familiar, en especial los de violencia, donde fijó un procedimiento específico  para su abordaje, resulta imprescindible  el dictado de nuevas normas que contemplen un tratamiento integral de la problemática, acompañado por la capacitación del personal de los juzgados y la designación de un equipo interdisciplinario especializado  para que actúen como auxiliares técnicos de los Juzgados de Familia, con el apoyo de programas educativos o terapéuticos desde el ámbito gubernamental o privado. Por ello es URGENTE el estudio de nuestra realidad  a los efectos de crear redes de contención social, cultural  y económica que trabajen en forma coordinada.- En otras palabras, es necesario la construcción de redes que funcionen como Sistemas de apoyo: la Familia extensa, la escuela, la iglesia o Universidad.-

Si  los conflictos familiares se encuentran unidos a situaciones de pobreza, exclusión y marginalidad imposibles de superar  resulta dura la labor de los Jueces y abogados desde los estrados de la Justicia. –

 Por ello, y usando las palabras del Dr. Silvio Lamberti – abogado especializado en derecho de familia y violencia familiar para los casos de violencia familiar. La justicia debe ser la ultima instancia posible por parte del Justiciable, es decir, que el Estado a través de sus dependencias debe actuar ANTES y cumplir con la normas constitucionales vigentes en la Provincia y/o Nación.-

Como Titular de un Juzgado de Familia se puede decir que día a día se recibe en el Despacho al Justiciable, al hombre afligido por la falta de empleo, con ingresos insuficientes, con problemas de alcoholismo,  o de drogas por parte de sus hijos;  o aquella madre y/o esposa que necesita ser escuchada,  que necesita AYUDA por parte de un Estado que ha sido indiferente, ha estado ausente por largos años.-

Estas personas, desean que el Juez personalmente las escuche, las  ayude y las contenga, y si es posible, les busque una solución a su problema (mujer golpeada, analfabeta, con hijos con deserción escolar, con hijos, esposos o concubinos que trabajan  haciendo changas o  mendigando,  enfermos por el alcohol o  por las drogas, violentos,  abusadores, cansados de ser usados por los políticos de turno, etc.)-

El Estado debe tomar cartas en el asunto y ponerse a trabajar en forma conjunta para que lo normado en la Constitución, los Tratados Internacionales y leyes especiales no sean  letra muerta o un mero anhelo.

Conclusión

Luego de estas breves consideraciones y análisis de la realidad provincial, se puede concluir que, si bien es cierto la creación de los Juzgados de Familia significó un gran avance, las estadísticas, la prensa y la experiencia personal nos  muestran las evidentes dificultades que se presentan en los mismos.-

Muchas de esas dificultades, se deben en parte, a la gran cantidad de causas en trámite, la complejidad de las mismas, la importancia que cada una de ellas reviste y, en especial, a la falta de reglamentación de la Ley 6308, a la  ausencia de mecanismos alternativos de resolución de conflictos, de carácter obligatorio -como lo tienen otras provincias o países, con excelentes resultados-, y a la carencia de infraestructura y personal especializado que colabore en forma directa con el Juez.-

Con respecto a la capacitación del personal, cabe hacer la siguiente reflexión, ya en otras provincias, se estudió la necesidad de realizar en forma periódica, (cada 3 o cinco años) rotaciones del personal que desempeñe su trabajo en un Juzgado de Familia.-

Se comprobó que la circunstancia de trabajar diariamente  con conflictos de Familia, en donde existe una alta carga emotiva ocasiona problemas personales que influyen negativamente en toda la familia del empleado o en su entorno más inmediato.-

Dicha realidad lleva al Magistrado a tener que contar con un perfil muy particular para poder hacerse cargo del Juzgado, debe contar con una óptima idoneidad gerencial (liderazgo en todo el personal, contacto permanente y fluído con el equipo interdisciplinario; división de funciones de los empleados que tiendan a agilizar los trámites y evitar demoras burocráticas del expediente) y, en especial, ser una persona confiable, creíble, buena y honesta, es decir, poseer idoneidad ética para los Justiciables, pues los mismos le confiarán sus mas íntimos problemas, el bienestar y protección de sus hijos, etc.-

A criterio del suscripto, los graves problemas que vive la sociedad, debe en parte al desmembramiento de la familia, pues en toda organización que se diga civilizada, debe tener ésta –la familia- un rol importantísimo, como núcleo básico de sociabilización del ser humano, de desarrollo y crecimiento armónico, de sostén y guía para que los hijos y/o sus integrantes puedan tener un futuro digno, con trabajo, educación, bienestar, etc.-

Para la búsqueda de soluciones posibles, es indispensable conocer la realidad social, cultural y económica de la provincia,  y permitir a un pueblo, a una sociedad ingresar en el camino del crecimiento sostenido sobre bases firmes, que tengan en cuenta en especial la situación de los niños, que como siempre se dijo son el futuro de la patria o de un país.-

Por ello, se considera que los Juzgados de Familia no ayudan a la gente, sólo parchan los conflictos presentados en la contienda judicial; se brinda soluciones transitorias, pues la experiencia demuestra que el litigio o contienda judicial, vuelve a  manifestarse ante los Estrados del Juzgado cada dos o tres meses.-

Se considera que debería analizar la posibilidad de instaurar en los procesos de familia, la mediación prejudicial obligatoria; la creación del Consejero de Familia; como ocurre en otras provincias.- De ser así, disminuirían sensiblemente las causas judiciales en los Juzgados de Familia limitando el Juez a dictar resoluciones o intervenir cuando se viole o contravenga una norma de derecho. Con esa finalidad  y a los fines de aportar un pequeño grano de arena a la difícil tarea de un Juez de Familia, se agrega al presente, ideas que tienden a concretar, a hacer efectiva la presencia del Estado en la problemática Familiar.-   

1) Descentralizar el Poder Judicial.

2) Crear en cada Barrio de la Ciudad Centros de Asistencia Familiar, Atención Judicial y Social.

3) Etapa prejudicial obligatoria (Mediación)

4) Crear la figura de Consejero Familiar, quien contará con un equipo interdisciplinario formado por: un Psicólogo; un Sociólogo o Antropólogo; un Asistente Social. que intervengan en toda demanda de alimentos, tenencia, régimen de visitas, divorcios contenciosos, etc-

Los objetivos serán AYUDAR y Asistir al grupo familiar a solucionar cualquier tipo de problemática que afecte al mismo y/o a su la familia.-

Difundir programas que tiendan a Disminuir los casos de Violencia Familiar a través de políticas claras y masivas de prevención.-

Realizar campañas masivas en todos los medios de comunicación a fin de instalar el tema en la sociedad.-

Procurar una asistencia integral y multidisciplinaria a las víctimas y  al victimario y su entorno familiar tanto médica, jurídica como psicológica y otros.-

Bibliografía

Mendez Costa, Maria Josefa , “ Derecho de Familia” T.II, Ed. Rubianzal Culzoni, 1991
Zannoni , Eduardo, “Derecho Civil, Derecho de Familia” T.2. Ed. Astrea 1989
Apuntes extraídos de las Jornadas de Violencia Familiar “Un abordaje Institucional”, realizadas en el Poder Judicial de Santiago del Estero Jornadas días 20,21 y 22 de Abril del 2006, a cargo de el Dr. Silvio Lamberti y el Lic. Raul Mattiozzi.-
Manual de Doctrina y Jurisprudencia de Derecho de Familia del Dr. Ricardo Dutto.-
Datos Estadísticos del Juzgado de Familia, Departamento Banda y Robles de la Provincia de Santiago del Estero.-
Comments