Sevilla

Fotografías



Crónica de Fernando Marrero, S. I.

            El P. General llegó a la comunidad Portaceli procedente de Granada, en coche conducido por el Socio del Provincial y acompañado por el Asistente de Europa Meridional (Joaquín Barrero) y el Provincial de la Bética (Guillermo Rodríguez-Izquierdo). Antes había acudido el Provincial de España (Francisco José Ruiz Pérez). La hora de llegada fue a las 13:30, por lo que poco después tuvo lugar la comida con la comunidad, a la que se unió el P. José Juan Romero que había venido para el encuentro con los colaboradores en su calidad de organizador de los cursos de verano en El Puerto de Santa María.

Encuentro con Proyecto Universidad Loyola (9-11-2011)

         A las 16:15, el P. General tuvo un breve encuentro en una de las salas de visita de la casa con Ildefonso Camacho Laraña, SJ (presidente del patronato de la Fundación Universidad Loyola Andalucía), D. Felipe Benjumea Llorente (patrono y presidente del Consejo de Cooperación Universidad-Sociedad de la futura Universidad Loyola Andalucía) y D. Gabriel Pérez Alcalá (patrono y Director de ETEA)..
Encuentro con Proyecto Universidad Loyola

ETEA y Proyecto Universidad Loyola(9-11-2011)

    A las 16:30 el pequeño grupo anterior se sumó a otro mayor que reunía al Patronato de la Fundación Universidad Loyola Andalucía (que habían celebrado una reunión esa misma mañana), al Consejo General de INSA-ETEA y al patronato de la Fundación ETEA para el Desarrollo y la Cooperación. Con ellos mantuvo un encuentro en el que expresó algunas de las aportaciones que puede hacer a la sociedad una universidad de inspiración ignaciana y respondió a preguntas formuladas por algunos de los presentes.


Encuentro con Laicos colaboradores(9-11-2011)

Mientras se celebraba la reunión anterior afluían de distintos puntos de Andalucía los congregados para el encuentro con los colaboradores de la Compañía, cuyo número se puede estimar en unas 600 personas que llenaban la iglesia del colegio Portaceli. Recibieron al P. General con un cálido aplauso y tuvieron la ocasión de recibir las respuestas del P. General a preguntas que se le habían enviado.

En el encuentro, en el que se han dado cita colaboradores de las instituciones de la Compañía así como miembros de los grupos de espiritualidad ignaciana y familiares de jesuitas, el padre Nicolás ha querido destacar «la colaboración cada vez mayor entre laicos y jesuitas, tanto en cantidad como en calidad, para llevar a cabo una misión que es compartida por todos y que está por encima de la propia Compañía y de lo que cada uno de nosotros podemos hacer de forma individual».




 En este encuentro, en el que estuvo acompañado por el Provincial de la Bética de la Compañía de Jesús, Guillermo Rodríguez Izquierdo, y el también jesuita José Juan Romero, profesor emérito de ETEA, el General trató diversos temas como la educación, el liderazgo laico de las obras de la Compañía, la secularización, la interculturalidad, la identidad y la misión de la Compañía o el necesario equilibrio entre gestión empresarial y educación de calidad. Destacó valores como la vocación de servicio, la entrega y la dedicación, la compasión, o el compromiso en armonía con todos y llamó a los asistentes a «no quedarse indiferentes ante la realidad que nos rodea». Asimismo, afirmó que «tenemos que vivir nuestra vida cristiana de forma creíble, lo que implica no aceptar el prejuicio, la falsa devoción o la injusticia, así como aceptar en paz que hay otros que piensan de forma diferente». Finalmente, definió las características que debe tener un buen líder: «un corazón grande y una mirada alta», como la jirafa.


Intervención del Padre General ante los laicos colaboradores


Eucaristía en la iglesia de Portaceli (9-11-2011)

             Sin salir de la iglesia, tras un breve intermedio, se continuó con la Eucaristía. Más asistentes se unieron a la celebración, hasta unas 800 personas, pues se agregaron familias de jesuitas, antiguos alumnos, y otros amigos. En la homilía enfatizó la imagen de una Iglesia que tiene que recibir al mundo, la luz de fuera, y, al mismo tiempo, irradiar su luz hacia el mundo. Concluida la Eucaristía, las familias de los jesuitas se acercaron a saludar al P. General en la sacristía. Entre estos familiares se encontraban algunos cuyo familiar jesuita está en Japón, y, por lo tanto, son muy conocidos por el P. Nicolás. Acabó la apretada jornada sin signos de cansancio, muy al contrario, con una permanente sonrisa y cercanía.

Eucaristía presidida por el P. Adolfo Nicolás



Visita al Colegio Portaceli (10-11-2011)

           A las 9,15, acompañado de Juan Pablo Rodríguez Gutiérrez, director de las Fundaciones SAFA y LOYOLA, visitó el Colegio Portaceli. A sus puertas esperaba la directora Margarita Cuadra y el equipo directivo, así como un amplio grupo de colaboradores, en el hall de entrada. La directora guió al P. General y sus acompañantes por distintas dependencias del colegio, donde pudieron interactuar con algunos grupos de alumnos y participar en la oración de la mañana de un grupo de Primaria. Todos quedaron impresionados por la alegría de los niños y la naturalidad con que acogieron la presencia de este ilustre visitante, al que esperaban desde hacía días. Una alumna y un alumno (llamado también Adolfo) dirigieron unas palabras al P. General en las que expresaron su agradecimiento por la educación que reciben en el colegio. Uno, pequeño, le dijo, casi al oído: «Padre, rece por los niños de este colegio, que nosotros lo hacemos por usted». Después, en el patio, una multitud de alumnos pequeños cantaban y gesticulaban a coro una canción con letra tomada de unas palabras del P. General en Loyola, con ocasión del encuentro Magis que precedió a la JMJ de Madrid. Al final unos alumnos mayores le hicieron entrega de algunos regalos, entre ellos, una foto de la cara de la Virgen del Silencio, enmarcada en un bello marco.






Directivos de la Zona Sur del Sector de Educación (Fundaciones SAFA y Loyola, y colegios de Extremadura) (10-11-2011)

   Mientras el P. General recorría el colegio Portaceli, se iban concentrando en el Centro Arrupe, los directores de los Colegios de la Zona Educativa Sur del Sector Educación de la Provincia de España de la Compañía de Jesús. Esta Zona está integrada por los Colegios de la Fundación SAFA, Fundación Loyola y los Centros de Badajoz y Villafranca de los Barros, además de la Fundación Radio ECCA (que ya se encontró con el P. General en Las Palmas). A las 10:00, en la puerta del Centro Arrupe, Juan Pablo Rodríguez fue presentando uno a uno a los directores. En el salón de actos del Centro Arrupe fue respondiendo a las inquietudes que habían sido presentadas previamente por este colectivo.




Encuentro y Eucaristía con jesuitas (10-11-2011)

A las 12:00 los jesuitas venidos, fundamentalmente, de Jerez, El Puerto de Santa María, Huelva , Córdoba y los residentes en Sevilla pudieron saludar personalmente el P. General, siendo presentados por el P. provincial. En el salón de actos del Centro Arrupe el P. General se dirigió a ellos transmitiéndoles su visión de la Compañía universal y los retos que actualmente tiene que emprender, en un tono muy familiar. A continuación presidió la Eucaristía, en la que desarrolló, entre otras ideas, que hay que saber mirar con el ojo de la fe.

 





           Acabada la Eucaristía se hizo una foto de grupo con los jesuitas en la iglesia de Portaceli y todos se encaminaron a la biblioteca del colegio,  transformada en comedor para acoger a los 65 jesuitas de Andalucía Occidental.   

      



     

          Acabada la comida, los saludos y las fotos, “al filo” de las 17:15, despedimos al P. General y al asistente de Europa Meridional a las puertas de la casa, camino del aeropuerto, donde fueron conducidos por el P. provincial y su socio. 

La Compañía de Jesús en Andalucía Occidental

En Cádiz capital ha habido comunidad desde 1905 a 2007. En Jerez de la Frontera se inicia una residencia en 1876 que se traslada en 1970 a la parroquia Madre de Dios. En 1864 comenzó una comunidad en el Colegio de Puerto Real, trasladado a El Puerto de Santa María en 1866, donde convivió con el Noviciado de la Victoria hasta 1868. Posteriormente se instaló aquí el Noviciado de la nueva Provincia Bética (1924-1962).

En Córdoba se inaugura una comunidad en la Real Colegiata de San Hipólito en 1878, hubo una comunidad en el Seminario de Córdoba (1940-1965), y en 1965 se crea la actual comunidad San Roque González, vinculada a ETEA.. La residencia de Montilla (1944-2010) en cuya iglesia se conservan los restos de San Juan de Ávila, fue dedicada a centro misional hasta su cesión a la diócesis. De 1961 a 1970 estuvo en Córdoba el Noviciado S. Francisco de Borja. La residencia de Huelva comenzó después de la guerra civil española, y se inauguró el edificio en 1966 y la iglesia en 1973.

Después de la Restauración de la Compañía, la ciudad de Sevilla mantiene una residencia con sede cambiante hasta que se sitúa en 1880 en la calle Jesús del Gran Poder y en 1906 se construye el edificio que hoy habita. Una nueva comunidad se instala en el colegio de Villasís (1906), que se traslada a Portaceli en 1950. Se abrió la de San Pedro Claver (Torreblanca) en 1981 y la del Beato Pedro Fabro (Curia Provincial) en 1982. También existió la Comunidad de San Luis (1970-2003) que fue noviciado hasta 1999. Hubo un coetus de misión obrera en el Cerro del Águila (1967-1975) y otro parroquial en Valdezorras (1968-1980).