4. Noticias‎ > ‎

Ayuda a las personas que sufren el trauma postaborto, un nuevo servicio de sanación integral

publicado a la‎(s)‎ 13 ene. 2011 8:32 por Administrador de Esperanza y Vida   [ actualizado el 13 ene. 2011 8:35 ]


 
  • Desde el COF Diocesano ofrecemos el Proyecto Raquel, en alusión al Profeta Jeremías 31,15-17. Una ayuda integral, humana, psicológica y espiritual, para que las personas afectadas puedan curarse de sus heridas psicológicas y espirituales. “Es un ministerio de curación, misericordia y perdón”, afirma Vicki Thorn.
  • Un equipo responsable y especializado, coordinado por una psicóloga, estará a su disposición. Las personas interesadas pueden llamar al teléfono móvil 637 477 266, y serán atendidas con la máxima discreción y confidencialidad.


Comunicado del Centro de Orientación Familiar de la Diócesis de Burgos


En el Consejo de Dirección del COF, celebrado el 21 de Octubre de 2009, los Delegados de Familia y Vida nos encomendaron este nuevo servicio. Encomienda  que acogimos, desde un principio, con ilusión y con la conciencia clara de que podemos ofrecer una ayuda importante.
Pocos días después, el 2 de febrero de 2010, enviamos una carta a todos los Monasterios de Vida Contemplativa de la diócesis para que oraran por esta nueva iniciativa.
Un grupo de 15 personas hemos asistido a un Seminario de Formación sobre el Síndrome Postaborto. Son personas especializadas en Enfermería, Psicología, Psicopedagogía, Pastoral…
En octubre pasado, seis personas participamos en Madrid en una Jornada de Formación, presidida por Mons. Juan Antonio Reig Plá, Presidente de la Subcomisión de Familia y Vida de la CEE, y animada por Vicki Thonr, Fundadora del Proyecto Raquel.
Después de un tiempo de reflexión y trabajo, creemos que ya podemos dar a conocer esta nueva oferta: un servicio de  sanación del trauma postaborto.
Por supuesto que, como recordó  Benedicto XVI al Congreso Internacional sobre las llagas del aborto y del divorcio (Roma, 2008), “El juicio ético de la Iglesia con respecto al aborto provocado es claro y de todos conocido: se trata de culpa grave”; pero, a la vez, tenemos que ser profundamente compasivos y misericordiosos con las personas que, por muy distintos motivos, han abortad, dado el sufrimiento que una acción como ésta siempre implica para las personas afectadas.
Entrañable es lo que Juan Pablo II dice en la Encíclica “El valor inviolable de la vida humana”, n. 99. «Una reflexión especial quisiera tener para vosotras, mujeres que habéis recurrido al aborto. La Iglesia sabe cuántos condicionamientos pueden haber influido en vuestra decisión, y no duda de que en muchos casos se ha tratado de una decisión dolorosa e incluso dramática. Probablemente la herida aún no ha cicatrizado en vuestro interior. Es verdad que lo sucedido fue y sigue siendo profundamente injusto. Sin embargo, no os dejéis vencer por el desánimo y no abandonéis la esperanza. Antes bien, comprended lo ocurrido e interpretadlo en su verdad. […] Podéis confiar con esperanza a vuestro hijo a este mismo Padre y a su misericordia…».
También son muy iluminadoras y motivadoras las palabras de Benedicto XVI en el citado Congreso: «Expreso mi profundo aprecio por todas las iniciativas sociales y pastorales encaminadas a la reconciliación y a la atención a las personas heridas por el drama del aborto y del divorcio. Esas iniciativas constituyen elementos esenciales para la construcción de la civilización del amor que la humanidad necesita hoy más que nunca… Sólo con la actitud del amor misericordioso es posible acercarse a las víctimas para llevarles ayuda y permitir que se levanten y reanuden el camino de la existencia… El evangelio del amor y de la vida es también siempre evangelio de la misericordia…».
Estudios sobre este tema nos hablan de las graves, profundas y variadas secuelas ocasionadas por el aborto: síntomas de carecer físico, psicológico, afectivo-sexuales, morales etc. Problemas que pueden aparecer inmediatamente o pasado algún tiempo. Trauma que también se conoce con el nombre de Síndrome Postaborto.
Por lo mismo, estas personas necesitan una ayuda especializada para que puedan elaborar el duelo producido por el aborto, ya que éste siempre supone una pérdida, y así puedan recuperarse.
Desde el COF Diocesano ofrecemos el Proyecto Raquel, en alusión al Profeta Jeremías 31,15-17. Una ayuda integral, humana, psicológica y espiritual, para que las personas afectadas puedan curarse de sus heridas psicológicas y espirituales. “Es un ministerio de curación, misericordia y perdón”, afirma Vicki Thorn.
Un equipo responsable y especializado, coordinado por una psicóloga, estará a su disposición. Las personas interesadas pueden llamar al teléfono móvil 637 477 266, y serán atendidas con la máxima discreción y confidencialidad.
Ponemos en su conocimiento este nuevo servicio de sanación, con el ruego de que lo apoyen con su oración y, según vean en cada caso, lo den a conocer.
fr. Simón Portillo González, o.p.
Director del COF Diocesano de Burgos
Comments